El Perú en el siglo XIX : perspectivas de estudio

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Patricio Alvarado Luna (PUCP/ IFEA) y Ronald Elward (UNMSM)

 “Marchas, contramarchas, derrotas y victorias: el ejército realista bajo el mando de José Manuel de Goyeneche y Joaquín de la Pezuela, 1809-1816” (Patricio Alvarado Luna)

El viernes 23 de febrero del 2018, Patricio Alvarado Luna presentó una parte de su tesis de maestría en Historia (PUCP/becario IFEA 2017), que analiza los efectos y configuraciones geopolíticas originadas por las acciones del ejército realista, comandado por Goyeneche y Pezuela, durante las guerras de independencia (1809-1816). La concepción del espacio geográfico, tanto en la etapa final de la época colonial como en la construcción de narrativas históricas en el presente, corresponde a uno de los principales intereses de este investigador. La historia nacional y tradicional ha tendido a construirse en espacios territoriales determinados por la soberanía del Perú actual. Sin embargo, esta óptica puede limitar el entendimiento del alcance de ciertos procesos históricos. En este caso en particular, el proceso revolucionario y contrarrevolucionario acontecido en el Alto Perú es un suceso que involucra no solamente a Bolivia, sino también al Perú. Es así como la investigación de Alvarado pretende unir y entrar en diálogo con otras narrativas históricas mediante la corriente historiográfica de “historias conectadas”, y así superar percepciones centralistas que son características de la historiografía tradicional.

Las fuentes que maneja el historiador se dividen entre oficiales y privadas. Las primeras corresponden principalmente a material oficial como memorias de gobierno y documentación estatal. Esta fuente de información es valiosa al mostrar la postura de la administración virreinal en torno al proceso independentista. Sin embargo, esta fuente tiene sus límites y sesgos, por lo que es necesario cotejar con otro tipo de información. Es en ese sentido que la información documental de carácter privado es vital. Entre las cartas personales y bandos se puede obtener información complementaria e íntima, debido a su carácter privado. Asimismo, la gran colección documental que Alvarado consultó y recopiló provino de distintos archivos, tanto de Sudamérica como Europa. El Archivo General de la Nación de Perú, el Archivo Nacional de Bolivia, y el Archivo General de Indias, así como el Archivo de Simancas, estos dos últimos en España.

La crisis de la monarquía española en 1808, con la abdicación de Fernando VII, permitió la aparición del fenómeno “juntista” en América. La búsqueda de estas regiones por autonomía y soberanía, pero sin separación del imperio español. Este hecho produjo una pugna de poder entre quienes se mantenían fieles al depuesto rey español y los que apoyaban a Carlota Joaquina, hermana de Fernando VII y pretendiente a la regencia de España. Estas rencillas escalaron en violencia en el Alto Perú, así que el virrey del Perú, Abascal, decidió mandar al presidente de la Audiencia del Cuzco, Goyeneche, para acabar con este accionar. Según Abascal, era necesario que sea Goyeneche ya que el mensaje que quería transmitir era que un americano estaba llevando a cabo la contrarrevolución. Una manera de manifestar la fidelidad de los americanos a la monarquía española.

Jose Manuel de Goyeneche

El mando de Goyeneche sobre el ejército realista del Alto Perú eventualmente iba a terminar. En 1813, a partir de problemas y presiones internas, iba a ser reemplazado por el peninsular Pezuela. El nuevo jefe del ejército se preocupó, a diferencia de Goyeneche en conocer la geografía y la población de la región. Buscó identificar las motivaciones que dirigió a los habitantes del Alto Perú en adherirse a la causa insurgente. Con este reconocimiento del territorio, Pezuela logró tener más éxito en las campañas militares. Es así como hacia 1816, las corrientes independentistas que provenían de Argentina decidieron incursionar al Perú por Chile en vez de Bolivia.

En este periodo la población del Alto Perú se encuentra halada por diferentes frentes: independentistas y realistas. El contacto de los altos mandos del ejército de ambos bandos con las comunidades y autoridades locales es clave para entender no solamente el derrotero de las guerras de independencia, sino las dinámicas sociales entre la élite y los sectores populares en dicha región. El cambio de mando entre Goyeneche y Pezuela muestra un claro indicio de lo vital que resultaba hacer un reconocimiento territorial, tanto para fines estratégicos como para prevenir que la causa insurgente crezca.

Las preguntas realizadas al investigador se centraron en las fuentes y metodología. Arthur Morenas preguntó sobre sobre los problemas qué podría enfrentar el investigador a la documentación histórica en archivos. Alvarado respondió que dependía del tipo de fuente y del archivo en cuestión. En su experiencia, los archivos que visitó para su investigación brindaron una atención rápida y óptima. Posiblemente uno de los inconvenientes que podría aparecer es que no todos los materiales tienen una copia, más aún si son privados. Así que, si alguien más está consultando dicho documento, podría ser un problema. Afortunadamente, la digitalización de materiales históricos es una iniciativa que está generalizándose cada vez más. Asimismo, Raúl Alencar preguntó sobre los materiales que provienen de los sectores populares. En esta época, la documentación existente proviene mayoritariamente de las élites. Alvarado finaliza que llegó a consultar información de carácter judicial y penal, pero la dificultad de rescatar la voz de los sectores populares en dicho tiempo todavía es problemática.

“La élite indígena cusqueña durante el siglo XIX (1781-1896)”(Ronald Edward)

Ronald Edward realizó la presentación de su tema de maestría en Historia (UNMSM). Esta se centra en el análisis de la asimilación y resistencia cultural de la élite indígena cuzqueña en la transición de colonia a república (1781-1896). Edward expresa que la historiografía sobre los remanentes de esta élite es mínima. Es natural caer en la concepción errónea que luego de la independencia estos personajes desaparecieron, dado que su rol dentro de la élite social republicana quedó silenciado. La hipótesis que maneja el investigador es que este grupo no desapareció, sino que migró a otros poblados para mantener su vigencia. Mientras que la ciudad del Cuzco comenzó un proceso de “acriollamiento” en las esferas de poder luego de la independencia, los remanentes de la élite cuzqueña tuvieron que trasladarse a las localidades rurales de San Jerónimo y San Sebastián, donde siguieron ejerciendo cargos administrativos incluso durante la última parte del siglo XX.

Presentación de Ronald Eldward (Foto L. Miramont)

Para poder rastrear y determinar esta hipótesis, Edward realizó una investigación de carácter cualitativo y cuantitativo. Mediante la consulta de fuentes documentales como oficios, censos políticos, propiedades y biografías logró determinar la transformación de la participación política de esta élite. De las 88 familias que logró rastrear, 2/3 de ellas tuvieron individuos que ejercieron el cargo de cacique entre 1781-1812. Asimismo, cinco individuos de estas familias fueron elegidos electores parroquiales para la junta de gobierno en Cádiz (1812-1814). Durante la etapa inicial de la república, 1824-1854, los miembros de esta élite comenzaron a ser poco a poco desplazados. Varios miembros en la transición pertenecieron al colegio electoral, así como también fueron alcaldes y recaudadores de tributo. Sin embargo, en el transcurrir de los años la participación de ellos en las altas esferas de poder disminuiría. En la segunda parte del siglo XIX, pocos remanentes de esta élite indígena todavía permanecen en la ciudad del Cuzco. El resto se trasladó a los pueblos de San Jerónimo y San Sebastián, donde cumplirían un rol dirigente durante los siguientes 100 años.

Complementando a la información de archivo, Edward tuvo la oportunidad de entrevistar a los descendientes de estas familias que todavía viven en dichas localidades. A partir de estos contactos logró determinar de qué manera este grupo social se percibe. La identidad que ellos proclaman es inca, y esto les da legitimidad en sus poblados. En la actualidad, el respeto hacia estas familias proviene de una tradición establecida a fines del siglo XIX, pero inicialmente el reconocimiento hacia este grupo social provenía de su pasado prehispánico. Otra muestra de la adaptación de esta población es que en ese momento comenzaron a funcionar ayllus en esas localidades, en contraste con el Cuzco. Persiste en ellos la idea de haber sido vencidos, pero no se consideran subordinados.

Posteriormente surgieron preguntas sobre la exposición de Edward. La primera interrogante fue cómo se desarrolló el proceso de trabajo. El investigador explicó que tardó unos 5 años en lograr copilar la información que extrajo de los cabildos, protocolos notariales y libros parroquiales. El punto principal era determinar quién era quién, para así poder clasificar a los sujetos de estudio. Además, documentación como nacimientos, defunciones y testamentos fueron vitales para relacionar y armar los integrantes de las familias cuzqueñas. La siguiente pregunta fue cómo las familias en San Jerónimo y San Sebastián todavía mantienen un poder administrativo y representativo en las comunidades. Edward responde que principalmente mediante la tradición y liderazgo de estas familias, desde fines del siglo XIX y a lo largo del siglo XX, han logrado posicionarse en estas comunidades porque han sido servido los intereses de la población. Así que hay una tradición forjada y que, además, es legitimada por su pasado incaico.

Reseña redactada por Raúl Alencar (PUCP)

Conectando océanos, vínculos sociales y éxodos mercantiles en el trayecto comercial Lima – Saint Malo

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s IFEA

Presentación de Raúl Alencar

La intervención de Raúl Alencar (PUCP) se realizó el 17 de marzo de 2017 y consistió en la presentación de su proyecto inicial de tesis de doctorado en Historia con el que busca analizar las relaciones sociales entre comerciantes y las diferentes políticas comerciales europeas de la primera mitad del siglo XVIII.

El contexto histórico en el que se ubica el proyecto, el periodo borbónico temprano, ha sido identificado por el autor como una etapa poco atendida por la historiografía. Para comprenderlo es necesario remontarnos a procesos como el monopolio comercial de España con sus colonias americanas. Una de las finalidades de este sistema fue el de controlar la extracción de metales y el comercio desde y hacia América. El principal dispositivo para su consolidación fue el sistema de flotas y galeones que consistía en el resguardo obligatorio de las flotas comerciales por barcos de guerra. La piratería, las afrentas y el contrabando eran riesgos que buscaron ser superados con el establecimiento de flotas militares en la península ibérica, en el Caribe y en el Pacifico.

El sistema era principalmente financiado por el “impuesto a la avería” que recaía sobre los comerciantes y que se vio considerablemente incrementado durante el siglo XVII. Esto incentivó una gradual expansión del fraude en la declaración de mercancías, así como al contrabando por rutas y puertos no autorizados. Estas prácticas fueron llevadas a cabo principalmente por mercaderes franceses, ingleses, holandeses y genoveses que encontraban oportunidad en los problemas de abastecimiento de manufactura por parte de España.

Raúl Alencar (Historia- PUCP)

En esta etapa un personaje como Louis de Lille refleja esta generalización de estas prácticas. Belga y amigo cercano del rey Louis XIV, establece una red de contrabando paralela a los intercambios legales con consentimiento de las autoridades que se beneficiaban ilícitamente. Asimismo en estrecha relación con el director de la compañía negrera y en confabulación con el virrey logran hacer muchos beneficios y acumulan fortunas con el tráfico ilícito e irregular de mercancías.

Por otra parte, los cambios dinásticos de Habsburgo a Borbón ponen a España en posición de dependencia en relación a Francia, por el apoyo militar recibido. A través de la alianza con Louis XIV, Francia busca tener mayores concesiones comerciales para alcanzar mercados americanos. Se genera una tolerancia a los desplazamientos cada vez más importantes de mercaderes franceses que colocan productos directamente en plazas importantes como Panamá, Caracas, Buenos Aires y Lima. Así, la presencia francesa fue particularmente elevada en relación a otros orígenes europeos (esto ha sido trabajado por autores tales como Malamud en la obra Cádiz y Saint Malo en el comercio colonial peruano: 1698-1725).

Como parte de sus políticas expansivas el rey de Francia formaliza dos compañías navieras comerciales, la Empresa del Mar de Sur y la Empresa de la China que representan al reino a través de las rutas mercantiles. Pronto se dan cuenta que negociar con los virreinatos americanos es muy rentable debido a la demanda de manufactura muy poco satisfecha por España.

El proceso se ve reflejado por otra parte en el establecimiento de casas comerciales pertenecientes a familias de Saint-Malo. Desde ese puerto bretón, en ese entonces el más importante en comercio con América, se exportaban principalmente productos manufacturados como telas, y tuvo a su vez un rol importante en el tráfico de esclavos de origen africano. Las elites de Saint-Malo estaban interesadas en plata sin sellar, no declarada a las autoridades y de difícil trazabilidad. El auge se da entre 1700 y 1725, cuando estalla la cuádruple guerra de España contra Francia.

Posteriormente, aparece un nuevo orden comercial post-monopólico que sacude fuertemente los vínculos mercantiles tanto para las elites comerciales limeñas como las de Saint-Malo. Inglaterra juega un rol clave, tras enfrentamientos bélicos en los que España se ve obligada a negociar la paz dando mayores concesiones a los ingleses. Ello también marca el fin del sistema de flotas y galeones, establecido en el siglo XVII, que se ve reemplazado por el “navío de registro” que consistió en un registro de la carga de cada barco en el puerto de salida y destino, ya sin necesidad de escoltas. Por otra parte, se le dio a Inglaterra la posibilidad de enviar una flota comercial una vez al año a Panamá.

En este contexto, el objetivo principal de la investigación presentada es analizar el auge y la decadencia del circuito comercial entre Lima y Saint-Malo, desde una perspectiva de historias conectadas. Esta perspectiva busca realizar un análisis histórico balanceado de diferentes regiones vinculadas del mundo, y tiene como vocación superar el etnocentrismo historiográfico al equilibrar fuentes e interpretaciones de sociedades distintas.

En este sentido, el contacto social y comercial entre limeños y pobladores de Saint-Malo son dos aspectos centrales a ser estudiados. En cuanto a los agentes comerciales limeños, implica primordialmente personajes nacidos en América y que en este sentido tendrían una identidad “criolla” o “americana”. El análisis se basa en el examen de archivos vinculados a personajes y familias asentadas en ambos puertos, las fuentes principales son notariales y empresariales, como la Agenda de Lima. Cabe mencionar que la revisión de fuentes francesas es una tarea aún pendiente para este proyecto.

Reseña redactada por Manuel Etesse (Paris Descartes- PUCP)