Clara López Beltrán In Memoriam

Escribe Víctor Peralta Ruiz, Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS)

De forma inesperada el 13 de junio de 2024 se produjo el fallecimiento de la destacada historiadora boliviana Clara López Beltrán en su entrañable La Paz. Ella nació en esta misma ciudad andina el 15 de diciembre de 1951. Para quienes la conocimos y tuvimos la suerte de contar con su amistad, nos resultará duro aceptar su pérdida y no volver a disfrutar de su compañía y magisterio. Mi esposa Marta Irurozqui y yo conocimos a Clara en el Congreso Internacional “Poder y violencia en los Andes”, celebrado por el Centro Bartolomé de las Casas en la ciudad de Quito en 1990. Desde entonces ambos fuimos testigos de su prolífica producción historiográfica que será motivo de reflexión en este homenaje a su memoria.

Clara López Beltrán (en adelante y de modo cariñoso Clara) cursó sus estudios de licenciatura en Historia en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) en La Paz, en la que se tituló en 1976. Entre 1974 y 1977 asumió el puesto de profesora interina del curso de “Historia de la Cultura” en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la UMSA. De esta época ella recuerda la influencia intelectual de dos docentes, Juan Ossio y Alberto Crespo Rodas. Sería este último quien se convertiría en su mentor académico al incorporarla a la Sociedad Boliviana de Historia que fundara en 1972. Fue en la revista que edita esta institución, Historia y Cultura, que ella comenzó a publicar sus primeros ensayos de historia como “La justicia en el imperio incaico” (1985) y “El trabajo indígena en la Nueva Corónica de Guamán Poma” (1987). Clara rendiría homenaje a la trayectoria de su maestro con la compilación de su obra dispersa que tituló Fragmentos de la patria: doce estudios sobre la historia de Bolivia (2010), y también prologó. Años después Clara fue incorporada como miembro de número de la Academia Boliviana de la Historia y miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Genealógicas y Heráldicas.

Paralelamente a su trabajo como investigadora, tal como lo acaba de recordar su colega Luis Oporto Ordoñez[1], Clara emprendió una importante labor de rescate y divulgación de los archivos de su país. Temprano ejemplo de ello fue la publicación, en colaboración con Fernando Cajías, del índice provisional del Archivo de la Catedral de Santa Cruz de la Sierra (1977). Oporto destaca igualmente su pionera tarea en la organización archivística de la documentación estatal como encargada del Archivo Histórico del Banco Central de Bolivia (1988-1989) y en la evaluación de los archivos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos como representante del Instituto Boliviano de Cultura (1988).

Clara consideró que proseguir sus estudios en el extranjero le resultaba vital para fortalecerse como historiadora. La internacionalización de su trayectoria se inició cuando entró en contacto con el historiador italiano Marcello Carmagnani. En 1983, éste auspició su integración al Curso de Especialización en la Disciplina Histórica y Geográfica en la Universitá degli Studi di Torino (Italia). Como resultado de la obtención del grado en esta institución, equivalente al actual de una maestría, redactó una monografía que publicó en La Paz con el título de Estructura económica de una sociedad colonial. Charcas en el siglo XVII (1988). Con este texto, cuyo objetivo fue insertar la economía regional charqueña en el contexto colonial hispanoamericano y en el esquema económico del sistema mundial, Clara se consolidó como una de historiadoras renovadoras de la historia socioeconómica de dicha Audiencia. Como complemento de esta investigación, publicó, entre 1989 y 1991, artículos sobre la Compañía de Jesús y la minería potosina y la crisis general de fines del siglo XVII en Potosí.

Su segundo libro consistió en un pequeño manual titulado Biografía de Bolivia. Un estudio de su historia (1993). En el prólogo consideró que su relato era, a la vez, una herramienta para entender el país y “un compromiso personal con Bolivia”. A través de un sintético recorrido desde la prehistoria hasta la más reciente etapa contemporánea, no sólo se circunscribió a dar cuenta de los principales hitos cronológicos de las vidas política, social o económica bolivianas. También aportó novedosas interpretaciones relacionadas con el impacto del factor geográfico y la utilidad de valerse de la cartografía.

Clara emprendió sus estudios de doctorado en el departamento de Historia de la Universidad de Columbia en Nueva York en 1990. Bajo la asesoría de los connotados bolivianistas, Herbert Klein y Nicolás Sánchez Albornoz, en 1994 defendió con éxito su Tesis Doctoral sobre las familias de la elite paceña en el Antiguo Régimen español. Este trabajo, una vez revisado, fue publicado en Lima por el Instituto de Estudios Peruanos con el título de Alianzas familiares. Elite, género y negocios en La Paz. Siglo XVII (1998)[2]. Se trataba de un estudio prosopográfico de una generación de linajes de patricios criollos, compuesto por comerciantes y, en menor medida mineros y hacendados, que convivieron en una sociedad que aceptaba la llegada de migrantes de la península Ibérica dispuestos a insertarse en el juego de las estrategias familiares que aspiraba a reforzar el “blanqueamiento” social. La tesis central de esta obra fue que “la elite paceña se reprodujo por alianzas familiares y no por linaje como ocurría normalmente en el Antiguo Régimen”. En esa dinámica social sería central el papel de la mujer de la elite como garante de este círculo del poder. Así lo reflejaría también su trabajo titulado “La buena vecindad: las mujeres de la élite de la sociedad colonial del siglo XVII” publicado en Colonial Latin American Review en 1996.  

Al retornar a Bolivia en 1994, Clara accedió a la condición de profesora titular de la Carrera de Historia en la UMSA. También dictó cursos en la Universidad de Columbia, en la Universidad Industrial de Santander (Colombia), o en la Universidad Internacional de Andalucía (España). Su trayectoria docente en la más importante universidad de su país cesó en 2008 y fue retomada, entre marzo de ese año y junio de 2009, en la Universitá degli Studi di Torino (Italia), donde ejerció como docente e investigadora universitaria. Tras su renuncia a esta última institución, en adelante se desempeñaría como investigadora independiente y haría constar en sus trabajos su filiación institucional, primero, con la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” y, luego, con el Instituto de Investigación de Humanismo y Tradición Clásica de la Universidad de León (España).

Fue en la coyuntura finisecular cuando Clara comenzó a interesarse por el estudio de los viajeros europeos en la Bolivia amazónica de fines del siglo XIX. Ello le llevó a estrechar lazos institucionales de colaboración con sus colegas Chiara Vangelista en la Universitá degli Studi di Genova (Italia) y Pilar García Jordán en la Universitat de Barcelona (España). Esa temática también la vinculó con el Instituto Francés de Estudios Andinos. En octubre de 2002 Clara coordinó con Jean Vacher el Coloquio Internacional “Viajeros por el Nuevo Mundo y sus aportes a la ciencia (siglos XVIII y XIX)” con ocasión del bicentenario del nacimiento del naturalista francés Alcide d’Orbigny. Las actas de este evento se publicaron en el Boletín del IFEA de 2003, con un prólogo preparado por ambos coordinadores del evento. La colaboración de Clara con el IFEA se prolongó unos años más al centrar su nueva investigación en el estudio de los viajeros en la América Meridional del siglo XIX, y concretamente en la figura del naturalista italiano Luigi Balzan. En esa empresa fue apoyada por el Institute de Recherche pour le Développement (IRD) con sede en Bolivia, la Universitá di Bologna (Italia) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (España). Esta investigación dio como resultado el libro A carretón y canoa. La aventura científica de Luigi Balzan en Bolivia y Paraguay 1885-1893 (2008) que fue editada en Lima por el IFEA, el IRD, la Embajada de Italia y Plural editores. Clara consideró que los escritos científicos inéditos, que ella bien define como “invisibles”, de Balzan perfilaban una original descripción del paisaje amazónico en el que “la geografía fue el hilo conductor de sus observaciones sobre el territorio y sus características”. Cabe añadir como complemento a este momento de su trayectoria científica, su interés por personalidades italianas, como muestra su implicación en la traducción y edición del libro de Marcella Filippa, Hubiera sacudido las montañas. Georgina Levi en Bolivia 1939-1945 (2005). En esta obra se abordaba la trayectoria de esta política italiana que, como perseguida judía en su país, logró que se le concediera la residencia boliviana en 1938.

Otro escenario que se convertiría en lugar de estancia y de estudio de Clara fue la ciudad de Osaka en Japón. Allí se vinculó con el profesor Akira Saito, investigador del Museo Nacional de Etnología. Fruto de esta colaboración fue el libro colectivo editado por ambos en Osaka titulado Usos del documento y cambios sociales en la historia de Bolivia (2005). En esta obra interdisciplinaria participaron, además de ella, bolivianistas japoneses especializados en historia y etnología. Posteriormente, Clara dictó cursos en la Universidad de Osaka.

La última monografía que Clara llegó a editar fue La ruta de la Plata: de Potosí al Pacífico. Caminos, comercio y caravanas en los siglos XVI al XIX (2016). No sólo se trata de un minucioso estudio que reconstruye históricamente el trazado de la ruta caminera que da motivo al título, sino que inserta a la misma en el contexto de la totalidad de caminos troncales que existieron en la Audiencia de La Plata y que, después, se reorientaron con la creación de la República. Así la ruta de la Plata (Potosí-Arica) no se comprende sin su vinculación con el camino real (La Plata-Ayaviri), basado en el sistema vial inca conocido como Qhapac Ñan, y que luego los españoles reutilizaron para forjar el sistema colonial basado en la explotación minera en Potosí. Esta obra incluye además una novedosa descripción de la menos conocida ruta del Pescado (Lípez-Cobija) que se activó cuando la ruta de la Plata comenzó a decaer en el siglo XVIII.

Clara López Beltrán deja una obra sugerente, versátil y consolidada que permite identificarla como una genuina geo-historiadora. Su vocación por el estudio de la historia boliviana colonial y republicana fue, al mismo tiempo, un empeño por analizarla desde la óptica internacional, es decir, como un territorio clave del espacio sudamericano y del sistema global.


[1]https://ahoraelpueblo.bo/index.php/nacional/culturas/clara-lopez-beltran-1951-2024-historiadora-boliviana-con-trayectoria-internacional

[2] En 2012 se publicó la segunda edición aumentada y corregida en La Paz en la intervinieron como auspiciadores Plural editores y el Archivo y Biblioteca Nacionales deBolivia.

De la communauté paysanne à l’enseignement engagé du quechua. Georgina Maldonado : mobilités d’une enseignante péruvienne quechuaphone

La langue quechua n’est pas une langue commerciale, c’est une langue avant tout du cœur, de la vie, du travail”

Georgina Maldonado nispa[1]

Ce billet de blog est un compte rendu de notre table ronde avec l’enseignante de quechua Georgina Maldonado, qui a été tenue à l’Université Paris Cité le 9 avril 2024. Georgina Maldonado est une femme quechuaphone originaire de Colquemarca (Chumbivilcas – Cusco, Pérou). Elle a obtenu une Licence en éducation à l’Université Nationale San Antonio Abad del Cusco. Elle est traductrice et interprète   assermentée par le Ministère de Culture, et a enseigné le quechua dans au sein des universités de Salta (Argentine), Michigan University et Notre Dame (USA), ainsi qu’au Centre de recherche Centro Bartolomé de Las Casas, à l’Instituto Pastoral Andina Cusco (IPA),  dans l’association Cultural Peruano Alemán Región Inka (ACUPARI) ; et a été professeure d’école primaire dans des écoles rurales à Cusco. Georgina Maldonado a également participé, en tant qu’interprète, à des travaux de restitution de chercheur·euse·s, comme avec l’ethnomusicologue Holly Whistler en lien avec un documentaire de National Geographic sur la communauté Q’eros. Enfin, elle a co-écrit deux livres, « Para aprender a viajar así : movilidad en la vida de una mujer quechua » avec l’anthropologue Michael D.Hill en 2021, et « Gramática Quechua » avec Susanne Jakob lequel sera publié en 2024. Maldonado continue avec l’enseignement du quechua et l’accompagnement des chercheur.ses étrangers dans leurs terrains de recherche.

            Notre travail avec la yachachiq[2] Georgina Maldonado dans le cadre de nos recherches doctorales sur le cas péruvien de stérilisations massives[3] d’une part, et sur l’incarcération des femmes à Cusco[4] de l’autre, est essentiel pour nos recherches : en partant des traductions linguistiques, il nous propose un prisme d’analyse essentiel pour nos sujets.


Georgina Maldonado :
  Ñañaykuna, turaykuna. Imaynallam kashankichis. Kusisqachu kashankichis. Qhalillachu kashankichis.[5]

Comment as-tu appris le quechua ? Comment as-tu commencé à l’enseigner ?

Le quechua est ma langue maternelle, toute mon enfance j’ai habité dans ma communauté de naissance qui est quechua. Dans les années 60, ma communauté n’avait pas d’école pour filles. Il y avait juste une école pour garçons. Mais mes parents disaient « c’est avec nous que doit terminer le fait d’être illettré, il faut que nos enfants sortent de ça ». C’est pour cela que ma migration commence à mes 12 ans. C’est dur de migrer, tu sors de ta famille, de ta maison, de ta nourriture, et aussi de ta langue; car tu entends une autre langue. C’était dur, et ça marque et ça fait aimer encore plus ta langue maternelle. C’est comme ça que j’ai fini ma scolarisation et que je suis entrée à l’université. Car je me disais, je ne veux pas que les autres enfants souffrent comme moi avec la migration, je veux devenir professeure, retourner à la communauté, et proposer un enseignement avec une pédagogie qui soit plus philosophique, qui ne répète pas tous les traumatismes produits par le Ministère de l’Éducation.

Ainsi, mon quechua s’alimente de plus en plus. J’ai travaillé 15- ans dans une communauté quechua, et pour moi c’était une richesse. Lorsqu’on travaille dans les communautés, le Ministère ne donne pas des formations pédagogiques ni méthodologiques et oublie que nous enseignons à des enfants quechuas. Alors, en tant qu’enseignante avec une vocation, tu te situes, tu t’identifies, tu t’engages dans la communauté, et tu fais une “éducation heureuse depuis les réalités [sociales] des communautés”. Parallèlement à l’enseignement que je faisais avec les enfants, j’étais en lien avec des prêtres de l’Église progressiste de la Théologie de la Libération. A travers l’Institut de Pastoral Andina (IPA, j’ai étais formé dans l’enseignement des deuxièmes langues.  C’est comme ça que j’ai commencé à enseigner le quechua , et jusqu’à aujourd’hui je continue.

Comment t’es-tu rendu compte que tu pouvais faire du quechua une carrière professionnelle ?

Une partie de ma scolarisation je l’ai fait en jouant, en chantant, heureuse dans ma communauté, tout en quechua. J’ai migré à la ville de Cusco pour finir l’école primaire. Je comprenais l’espagnol mais je ne pouvais pas répondre. Pendant mes années d’école primaire j’ai me suis rendu compte que si je n’apprenais pas l’espagnol, je ne pourrai rien faire. J’ai fait ma secondaire dans une école publique de nonnes espagnoles. Je pensais « sur qui je peux m’appuyer ? Où est ce que je peux entendre une camarade qui parle quechua ? ». Et j’avais une professeure qui nous amenait dans le jardin de l’école chercher des animaux, et un jour elle me demande en espagnol « tu viens d’où ? ». Je lui dis mon lieu de provenance et la nonne me répond « moi je suis d’Espinar », qui se situe dans la même province que la d’où je viens, c’était un endroit familier pour moi. Et ensuite elle me dit « tu parles quechua ? » et on a commencé à parler. C’est là que j’ai commencé à me dire « non, je ne vais pas m’enfermer dans l’idée que tout doit être en espagnol, petit à petit je vais découvrir qu’il y a des gens qui parlent quechua ». Quand je suis entrée à l’université publique, c’était à la faculté de chimie, car je n’avais pas de références professionnelles dans ma famille. Ensuite je me suis dit « Qu’est-ce que je fais là ? Je ne veux pas de ça », et j’ai changé vers la faculté d’éducation. Là j’ai trouvé des camarades qui venaient des provinces, qui parlaient quechua, et j’ai commencé à rendre public le fait que je suis quechuaphone


Gina enseñando. Fuente: Hill & Maldonado (2020: p.  48)

Qui sont tes élèves et quel est leur pays de provenance ?

Mes élèves viennent des sciences sociales et certains sont médecins. Les premières années, c’étaient principalement des étranger·res, et cela était une motivation pour les habitant·es des communautés quechuas qui se disaient « regarde, cet étranger parle quechua ». Alors les jeunes, les familles de Cusco, se disaient aussi « regarde, un états-unien, un français, un suisse, parle quechua, alors nos enfants doivent aussi le parler ». Ça fait partie des avantages de ne pas avoir oublié le quechua, car à travers le quechua je me considère une personne plus cosmopolite, j’ai beaucoup appris de mes étudiant·es, qu’iels soient péruvien·nes ou étranger·es, j’ai eu des bonnes opportunités pour voyager car iels ont partagé mon contact dans leurs universités.

Le fait de ne pas avoir oublié mon quechua, le fait d’avoir continué à m’identifier à ma culture, m’a donné l’opportunité d’aller à l’université de Salta en Argentine, ou à Michigan, là où une ancienne étudiante avait donné mon nom pour qu’on m’invite pour enseigner le quechua. Et c’est ainsi que l’apprentissage du quechua s’est instauré à la Michigan University.

Tu pourrais nous parler de ton engagement envers les luttes sociales et contre les injustices qui affectent les personnes quechuaphones ?

Association de soutien à la syndicalisation des « porteurs »[6] de Cusco

Quand on fait un travail qui naît réellement du cœur, de ta culture, tu cherches des occasions pour redonner ce que tu as appris. En 1985, Jens Meyer, un ami photographe allemand, m’a montré des témoignages des porteurs de Cusco (Cargadores de Soga) en m’indiquant qu’il fallait les traduire.

Les porteurs, monolingues et quechuas, étaient des travailleurs migrant à Cusco,  dormaient dans la rue car ils n’avaient pas de maison en ville, ils mettaient des cartons par terre, aux portes des Églises. Ils mangeaient dans une cantine appelé « comedor de los agachados » (cantine des accroupis). En 1985, les porteurs, avec le soutien de Jens, arrivent à s’organiser en format leur association appelé « Asociación Cargadores Soga del Cusco », mais la société cusquénienne l’avait sousestime, invisibilisé car ils étaient des migrants, quechuaphones, etc. De ce fait, en 1987 Jens Meyer cherche des ami·es avec un fort engagement social, des profesionel·les quechuaphones pour former l’association civile « Gregorio Condori Mamani » (Escalante & Valderrama 2021). L’objectif était de soutenir l’association des porteurs, ainsi nous avons pu demander du financement à l’organisation « Brott für die Welt ». Suite à cela, naît le projet « Maison du porteur » (Casa del Cargador), ayant comme objectif d’obtenir « une vie digne pour les porteurs ». La maison fournissait des services d’hébergement, cantine, et des ateliers de formation en échange d’un paiement symbolique pour éviter que cela devienne un projet d’assistanat. J’ai été la première présidente de l’association « Gregorio Condori Mamani ». En faisant partie de cette association sans fins lucratifs j’ai travaillé avec les porteurs, depuis leurs besoins, depuis leur langue, en me rappelant que quelques années auparavant j’avais aussi été une migrante.

Stérilisations forcées

En 2015 apparaît la campagne étatique « REVIESFO » dans le but de faire un recensement national des victimes de stérilisations forcées. Georgina Maldonado participe à ce moment historique en tant que traductrice des témoignages des victimes.

Dans les années 90, pendant le gouvernement de Fujimori, dans les communautés de tout le Pérou il y a eu lieu les stérilisations forcées des femmes quechuas. Être traductrice et interprète m’a donné l’opportunité de travailler dans les communautés durant le gouvernement de Fujimori dans lequel on a stérilisé sous contrainte des femmes de tout le Pérou. Nous avons reçu leurs témoignages pour que ces femmes stérilisées s’organisent et revendiquent leurs droits. Car stériliser va au-delà d’un problème personnel. Dans le monde andin, lors de la grossesse, lors de la naissance du bébé, nous évacuons les maladies et les maux. Maintenant que les femmes ne peuvent plus avoir d’enfants, elles ont des problèmes avec leurs maris. Car leur mari leur dit « ah toi t’as demandé une stérilisation car tu veux coucher avec Pedro, avec Juan, avec tout le monde ». Ça aussi c’est un grand problème. Maintenant ces femmes ont lancé un procès, elles se sont présentées comme association, comme organisation, pour qu’on leur donne une réparation. Car ce qu’on leur a fait c’est comme une mort, elles ont eu beaucoup de problèmes. Dans les communautés elles sont pointées du doigt « ah ! La stérilisée, la stérilisée ! ». 

Traduction de procès contre des personnes quechuaphones

Mon certificat de traductrice assermentée m’a ouvert les portes du Ministère de la Justice. Là aussi c’est très officiel : ces audiences, avec de super médailles, un juge, des procureurs, on fait sonner une cloche pour commencer l’audience… Et l’accusé·e est là, sans rien comprendre car tout le jugement c’est en espagnol, dans un langage trop formel. On est donc là pour traduire aux accusé·es, à celleux qui sont sortis de prison 40 minutes pour écouter leur audience. Alors, avec la traduction, ces personnes, qui ne savent pas à 100% où en est leur procès, au moins maintenant elles peuvent comprendre 10%. De même, nous, nous pouvons faire un suivi aux autorités, aux juges, aux procureurs. Car plus ils font d’audiences par jour, plus leur salaire est élevé. Nous on se rend compte que ce juge, ou ce procureur, avant l’audience, il n’a même pas lu le dossier de la personne accusée. Ils viennent vite, juste pour dire des formalités. Actuellement, nous les traducteur·rices, les interprètes, nous travaillons individuellement, mais heureusement nous communiquons entre nous, et nous sommes en train de nous organiser pour  pouvoir être plus entendu·es, et faire un suivi aux autorités.

Foto de la mesa redonda (Créditos: Victoria Gallion)

Pour moi il s’agit d’un travail social très difficile car dans beaucoup de cas nous avons les mains liées. Ces réalités ont toujours existé, mais nous ne pouvons pas rester bloquer sur le fait que ça a toujours été comme ça. Il faut changer. Il y a des têtes, des cœurs qui sentent. Car ce n’est pas juste qu’on t’enferme, qu’on t’enlève un organe de ton corps. Ce n’est pas des histoires inventées, ce sont des réalités. Ces personnes existent, elles parlent, seulement elles parlent quechua.

Ce travail social que tu fais c’est une façon de refermer le cercle avec des racines, c’est une façon de retourner à tes racines…

C’est vrai. Moi je me sens engagée dans ces problèmes, ces problèmes sont aussi les miens. Je crois à la phrase « revenir et redonner », car si j’avais oublié ma langue, je serais sortie de ma culture je ne ferais pas partie de ces travaux sociaux, revendicatifs. On dit tout le temps « le quechua est flemmard », dès qu’il y a un problème, même à l’université, peu importe ce qu’il se passait, on entendait « ah, c’est parce qu’il est quechua ». Et ça n’est pas comme ça, les quechuas, nous sommes toustes, notamment dans les communautés, les personnes les plus honnêtes. Si quelqu’un arrive chez nous, on lui donne à manger, un lit pour dormir, de la tendresse, sans penser à « combien on va me donner en échange ». Ces valeurs, ces richesses, qu’il y a dans le monde andin, il ne faut pas les perdre. Car souvent on pense que les gens de la ville, les gens qui parlent espagnol, ou le gens qui parlent anglais, français, ou allemand, sont les meilleurs. Les quechuas aussi doivent sentir qu’ils et elles ont de la valeur. Moi je me situe, je dis « je veux qu’on me connaisse ». Car dans mon village personne ne marchait avec des chaussures aux pieds, et moi je chéri ça : « comme c’est beau, j’ai pu marcher sur l’herbe, sur l’eau, directement ». C’est pas juste que, parce que tu ne portes pas de chaussures, on dise de toi : « celui-là il est pauvre, il est quechua », et tous ces adjectifs négatifs. Et tout cela dans le Pérou même. Du coup, moi, je suis heureuse de ne pas être dans ce cercle qui opprime, et je remercie tous mes élèves. Moi je les célèbre car elles/eux viennent avec une autre vision, en disant « cette culture a de la valeur ». Car des fois dans notre culture andine, une colline, une montagne, ou un autre élément naturel a de la vie,  nous aimons la montagne, nous sommes catholiques mais à travers cette montagne nous reconnaissons Dieu, la Terre, et ce sont donc des valeurs que les générations futures ne doivent pas oublier, il ne faut pas qu’elles oublient.

Auteures :

Rosa Muriel Mestanza García Godos

Doctorante en Sociologie et Genre, LCSP, l’Université Paris-Cité, boursière de l’Institut Français d’Études Andines (IFEA) en 2022.

Sharie Neira Ríos

Doctorante en Sociologie et Genre, LCSP, l’Université Paris-Cité, rattachée à l’Institut Français d’Études Andines (IFEA) et ancienne coordinatrice du Pôle Andin Lima de l’Institut des Amériques (IdA).

Bibliographie/ Bibliografía :

Hill, M. D., & Maldonado, G. (2020). Para aprender a viajar así: Movilidad en la vida de una mujer quechua. USFQ Press. En ligne sur : https://fondoeditorial.iep.org.pe/producto/para-aprender-a-viajar-asi-movilidad-en-la-vida-de-una-mujer-quechua-ebook/

Q’eros Music: About The Documentary. (s. d.). Consulté 2 mai 2024, à l’adresse http://qerosmusic.com/documentary.php

REVIESFO. (2017, août 31). Archivo PNSRPF. https://1996pnsrpf2000.wordpress.com/reviesfo/

Testino, L. M. G. (1979). Los cargadores siempre morimos andando" La Muerte de Gregorio Condori Mamani (1979). SUR- Boletín Informativo Agrario. https://www.academia.edu/38504919/_Los_cargadores_siempre_morimos_andando_La_Muerte_de_Gregorio_Condori_Mamani_1979_

Valderrama, R., & Escalante, C. (2021 [1977]) Noqaykuq kawsayniyku. Autobiografías de Gregorio Condori Mamani y Asunta Quispe Huamán. Achawata: Lima.


[1] Nispa » en quechua veut dire « être en train de dire 

[2]« Professeure » en quechua

[3] R. Mestanza, « Les effets inatendus des stérilisations massives de femmes indiennes au Pérou des années 90 : Nouvelles mobilisations dans le Pérou (néo) fujimoriste », thèse en cours.

[4] S. Neira, « Colonialité à l’ère de la mondialisation néolibérale : femmes racisées, travail et emprisonnement au Pérou (fin du XXe siècle-début du XXIe », thèse  en cours.

[5] « Mes  sœurs, mes frères, comment allez- vous ? Etes-vous heureux, heureuses ? Est-ce que vous êtes bien ? Est-ce que votre santé va bien ? »

[6] Travailleurs qui sont payés pour porter des affaires et chargements

 De la comunidad campesina a la enseñanza comprometida del quechua. Georgina Maldonado: movilidades de una profesora peruana quechuahablante

El idioma quechua no es un idioma comercial, es un idioma más del corazón, de la vida, del trabajo

Georgina Maldonado nispa[1]


Este es un resumen de la mesa redonda con la profesora de quechua Georgina Maldonado, en la Université Paris-Cité el 9 de abril del 2024. Maldonado es una mujer quechuahablante originaria de Qolqemarca (Chumbivilcas-Cusco). Ella es Licenciada de la especialidad de Educación de la Universidad Nacional San Antonio de Abad del Cusco y traductora e intérprete certificada por el Ministerio de Cultura. Maldonado ha enseñado el quechua en el Instituto de Pastoral Andina Cusco (IPA), en el Centro Bartolomé de las Casas Cusco (CBC), en la Asociación Cultural Peruano Alemán Región Inka (ACUPARI), en las universidades de Salta (Argentina), Michigan University,  Notre Dame  University (EEUU),  y en escuelas rurales de Cusco como maestra de Educación Primaria. Maldonado también ha realizado trabajos de intérprete en procesos de restitución de investigaciones como el caso de la etnomusicóloga Holly Whistler quién trabajó un documental sobre la comunidad de Q’eros.

Maldonado ha co-escrito dos libros: « Para aprender a viajar así: movilidad en la vida de una mujer quechua » con el antropólogo Michael D. Hill en el año 2021 y el libro “Gramática Quechua” con Susanne Jakoc, el cual será publicado este 2024. Actualmente la profesora Maldonado continúa con la enseñanza aprendizaje del quechua y acompañamiento a investigadores nacionales y extranjeros en trabajos de campo.

Nuestro trabajo con la yachachiq[2] Georgina Maldonado en el marco de nuestras investigaciones de doctorado, por un lado sobre el caso peruano de esterilizaciones masivas[3] y por otro lado sobre el encarcelamiento de mujeres en el Cusco[4], es esencial para nuestras investigaciones: a(l) partir de traducciones lingüísticas, Georgina nos propone análisis esenciales para nuestras investigaciones. 


Georgina Maldonado :
  Ñañaykuna, turaykuna. Imaynallam kashankichis. Kusisqachu kashankichis. Qhalillachu kashankichis.[5]

¿Cómo aprendiste el quechua?¿  ¿cómo empezaste a enseñar?

El quechua es mi lengua materna, toda mi niñez he vivido en mi comunidad de nacimiento que es quechua y como comunidad no contaba con escuela para niñas en los años 60. Solo había una escuela para varones. Pero mis padres como muchos decían “en nosotros que se termine el no ser letrado y que los hijos salgan”. Por eso migré a los 12 años. Es duro migrar, porque sales de tu familia, de tu casa, de tu comida y también tu idioma porque escuchas otro idioma, era difícil pero eso nos marcó, quieres más a tu idioma. Y así terminé la educación primaria, secundaria e univesitaria. Porque yo decía, no quiero que otros niños sufran como yo migrando, yo quiero ser una profesora, volver a la comunidad y devolver una enseñanza con una pedagogía que tenga más filosofía y que no se repita todos esos traumas que vienen desde el Ministerio de la Educación. Entones todo eso hace que mi quechua se vaya alimentando cada vez más. Trabajé 15 años en una comunidad quechua. Y eso para mí era una riqueza. Cuando trabajamos allá en comunidades el Ministerio de Educación, no imparte Capacitación Pedagógica ni Metodológica y olvida que hay personas enseñando a niños quechuas. Entonces una profesora que tiene una vocación se ubica, se identifica, se involucra a la comunidad y trabaja  una “educación feliz desde las realidades de la comunidad”.  Paralelo a esa educación que hacía con los niños, tuve contacto con sacerdotes de la iglesia progresista de la Teología de la Liberación. A través del Instituto de Pastoral Andina (IPA), me capacitaron en la enseñanza de segundas lenguas. Así he empezado a enseñar el  quechua a adultos.

¿Cuándo te diste cuenta que con el quechua podías hacer una carrera?

Una parte de la educación primaria la estudié  jugando cantando, feliz en mi comunidad, todo en quechua. Migré a la ciudad de Cusco para terminar la primaria. Entendía el español, pero no tenía la facilidad para responder. En los años de primaria yo ya  había reflexionado  que si no aprendía el español no iba a poder hacer nada. Estudié la secundaria en un colegio público de monjas españolas. Y pensaba “¿en quién me apoyo?, ¿dónde escucho a una compañera que hable quechua?”. Y tenía una profesora, ella nos llevaba al jardín del colegio para buscar animalitos, y me pregunta en español “¿de dónde eres?” Y yo le digo mi procedencia, y la monja me contesta “yo soy de Espinar”. Espinar, es otra provincia muy cerca de mi pueblo, por eso era familiar para mí. Y luego me dice “¿hablas quechua?” y empezamos a hablar. Ahí empecé a decir “no, no me voy a encerrar en decir que solo es español, poco a poco voy a descubrir que hay gente que habla quechua”. Cuando entré a la universidad pública, ingresé a la facultad de Química, porque yo no tenía una referencia familiar de profesiones. Y luego dije “¿qué hago acá? Yo no quiero esto” y me cambié a la Facultad de Educación. Ahí encontré a compañeros que venían de provincias, que hablaban quechua y empecé a hacer público que soy quechuahablante.

Gina enseñando. Fuente: Hill & Maldonado (2020: p.  48)

¿Quiénes son tus alumnos y de qué países vienen?

Mis alumnos son de ciencias sociales y algunos médicos. En los primeros años eran más extranjeros y eso fue una motivación para habitantes de comunidades quechuas, ellos decían “mira, este extranjero habla el quechua”. Entonces también la juventud, las familias cuzqueñas, dicen “mira sí pues, un americano, un francés, un suizo, habla quechua, entonces que nuestros hijos también hablen”. Esas son las ventajas de no haber olvidado el quechua porque a través del quechua me considero una persona más cosmopolita, he aprendido mucho de los estudiantes, sean peruanos, extranjeros, he tenido buenas oportunidades de viajar porque ellos han dado mi nombre en sus universidades de origen.

El no haber olvidado mi quechua, haber seguido identificándome con mi cultura me ha dado oportunidad de ir a la universidad de Salta en Argentina, o en Michigan. Incluso una estudiante a la que le di clases en Cusco,  dio mi nombre para que me invitaran a enseñar, y así quedó instalada la enseñanza del quechua en la universidad de Michigan.

¿Nos podrías contar sobre tu compromiso con las luchas sociales e injusticias que afectan a las personas quechuahablantes?

(Asociación de apoyo a la sindicalización de cargadores del Cusco)

Cuando uno hace un trabajo real que nace de tu corazón, de tu cultura, buscas otros trabajos para devolver lo que has aprendido. En 1985, mi amigo alemán y fotógrafo, Jens Meyer, me mostró testimonios de Cargadores de Soga, indicándome que había que traducirlos. Los Cargadores, monolingües quechuas, eran trabajadores migrantes en Cusco, dormían en las calles sobre cartones, porque no tenían casa, dormían en las puertas de las iglesias. Comían en un comedor que aquellos años se llamaba “comedor de los agachados

En 1985, los cargadores con el apoyo de Jens, logran organizarse en una Asociación Civil llamada “Asociación Cargadores Soga del Cusco” pero,  la sociedad cusqueña desestimó, invisibilizó a esta organización porque eran migrantes, quechuahablantes etc. Entonces Jens Meyer, en 1987 busca amigos con alta sensibilidad social, profesionales y con manejo del quechua  para formar otra Asociación Civil llamada “Gregorio Condori Mamani” (Escalante & Valderrama 2021) cuyo objetivo es ser puente para la otra Asociación. Así pedimos financiamiento a “Pan Para el Mundo”, y lo conseguimos. Seguidamente, nace  el Proyecto “Casa del Cargador”, cuyo objetivo es conseguir “Vida digna para los Cargadores”. La casa ofrecía servicios de hospedaje, alimentación y capacitación a cambio de un pago simbólico, porque no queríamos realizar un trabajo asistencial. Yo fui la primera presidenta de la “Asociación Gregorio Condori Mamani”. Integrando esta Asociación sin fines de lucro, trabajé con y por los Cargadores, desde sus necesidades, desde su idioma, recordando que años atrás fui también una migrante.

Esterilizaciones forzadas

En el 2015 aparece una campaña del Estado peruano llamada “Reviesfo” con el objetivo de realizar un censo nacional de las víctimas de las esterilizaciones forzadas. Georgina Maldonado fue parte de este momento histórico como traductora de los testimonios de las víctimas. 

En los años 90, durante el gobierno de Fujimori en las comunidades de todo el Perú se realizaron las esterilizaciones forzadas  a mujeres quechuas. El Ministerio de Cultura, invitó a las Traductoras para recibir los testimonios de las mujeres esterilizadas. Hemos recibido ese testimonio para que esas mujeres esterilizadas se asocien y reclamen sus derechos. Porque esto de esterilizar, va más allá de un problema personal. Para el mundo andino, en cada embarazo, cuando nace tu wawita[6], botamos las enfermedades, los males. Ahora que las mujeres ya no pueden tener hijos, tienen problemas serios de salud, también tienen problemas con sus esposos, porque el esposo dice “ah tú has pedido esterilización porque quieres estar con Pedro, con Juan, con todos”. Eso también es un gran problema. Ahora estas señoras están en un proceso, se han presentado como mujeres asociadas, organizadas, para que se les retribuya porque es como una muerte que les han hecho, han tenido muchos problemas. En las comunidades son señaladas “¡ay esterilizada, esterilizada !”.

Traducción de juicios contra personas quechuahablantes

Mi certificación de ser traductora me abrió las puertas con el Ministerio de Justicia. Ahí también es muy oficial, esas audiencias, con súper medallas, un juez, fiscales, así y tocan campanita todavía para empezar. Y el acusado/a está allí sin entender nada porque toda la audiencia  es en castellano, con un lenguaje muy formal, entonces ahí estamos por lo menos para traducirle a la acusada, a la que ha salido de la cárcel por esos 40 minutos para escuchar su audiencia. Entonces con la traducción esa señora, ese señor, no sabe al 100% en qué está su proceso pero por lo menos ahora puede entender un 10%. Y también nosotros, podemos seguir a estas autoridades, jueces o fiscales, porque ellos si en el día tienen 10 audiencias, su sueldo sube. Pero nosotros estamos entendiendo que ese juez o ese fiscal antes de la audiencia ni siquiera ha leído el caso de esta persona acusada, vienen rápido solamente a decir palabras muy formales. Ahora los traductores, intérpretes estamos trabajando de forma individual, pero felizmente estamos en proceso de asociarnos para que podamos ser más escuchadas y hacer un seguimiento a estas autoridades.

Para mí ese es un trabajo social muy difícil porque en muchos casos tenemos las manos atadas. Esas realidades siempre han existido y no podemos quedarnos con de “siempre ha sido así”, hay que cambiar. Hay cabezas, hay corazones que ahora sienten. Porque no es justo que te encierren, que te quiten un órgano de tu cuerpo. No son cosas inventadas, son realidades, estas personas existen, hablan, solo que hablan quechua.

Foto de la mesa redonda (Créditos: Victoria Gallion)

Estos trabajos que haces en cuestiones sociales, son  maneras de cerrar el círculo con las raíces que tú tienes y una manera de regresar a las raíces quechua…

Es real, yo me siento involucrada en esos problemas, esos problemas son míos también. Yo creo en esa frase de “volver y devolver” porque si hubiera olvidado mi idioma me hubiera salido de mi cultura, no estaría participando en estos trabajos sociales, reivindicativos. Siempre dicen “el quechua es flojo”, cualquier problema que hay, hasta en la universidad, cualquier cosa que pasaba “ah es que es quechua” y no es así, los quechuas somos todos, en las comunidades, la gente más honesta. Llega alguien a su casa, le dan comida, cama, cariño, no están pensando “cuánto me van a dar”. Entonces esos valores, esas riquezas que hay en el mundo andino no hay que perderlas. Porque a veces se piensa que la gente de la ciudad, que la gente que habla español, o la persona que habla inglés, francés, alemán son los mejores. Los quechuas también tienen que sentir que valen. Yo me ubico, yo digo: “quiero que me conozcan”. Porque en mi pueblo nadie caminaba con zapatitos, y yo celebro eso: “qué bonito, he podido caminar en el pasto, en el agua, directamente”. No es justo que porque estás sin zapatos digan “este es pobre, este es quechua”, todos los adjetivos negativos, en el mismo Perú. Entonces yo estoy feliz de no estar en ese círculo que oprime, y en eso yo agradezco a todos mis alumnos, yo los celebro porque ellos vienen con otra visión, de decir “esta cultura vale”. Porque en nuestra cultura andina, el cerro, una montaña, u otro elemento de la naturaleza tiene vida, queremos a la montaña, somos católicos pero a través de esa montaña reconocemos a Dios, a la tierra, entonces esos son valores que esta generación posterior no tiene que olvidar, no debe olvidar.


Autoras/ Auteures:

Rosa Muriel Mestanza,

Estudiante de doctorado de la especialidad Sociología y Género- Universidad Paris-Cité (laboratorio LCSP), becaria del Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA) en el 2022.

Sharie Neira Ríos

Estudiante de doctorado de la especialidad Sociología  y Género Universidad Paris-Cité (laboratorio LCSP), doctoranda asociada al Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA), y ex coordinadora del Polo andino Lima del Institut des Amériques (IdA),

Bibliographie/ Bibliografía :

Hill, M. D., & Maldonado, G. (2020). Para aprender a viajar así: Movilidad en la vida de una mujer quechua. USFQ Press. En ligne sur : https://fondoeditorial.iep.org.pe/producto/para-aprender-a-viajar-asi-movilidad-en-la-vida-de-una-mujer-quechua-ebook/

Q’eros Music: About The Documentary. (s. d.). Consulté 2 mai 2024, à l’adresse http://qerosmusic.com/documentary.php

REVIESFO. (2017, août 31). Archivo PNSRPF. https://1996pnsrpf2000.wordpress.com/reviesfo/

Testino, L. M. G. (1979). Los cargadores siempre morimos andando" La Muerte de Gregorio Condori Mamani (1979). SUR- Boletín Informativo Agrario. https://www.academia.edu/38504919/_Los_cargadores_siempre_morimos_andando_La_Muerte_de_Gregorio_Condori_Mamani_1979_

Valderrama, R., & Escalante, C. (2021 [1977]) Noqaykuq kawsayniyku. Autobiografías de Gregorio Condori Mamani y Asunta Quispe Huamán. Achawata: Lima.


[1]« Nispa » en quechua quieres decir « diciendo »

[2]« Profesora » en quechua

[3]R. Mestanza, « Los efectos inesperados de las esterilizaciones masivas de mujeres indígenas en el Perú de los años 90’s : nuevas mobilizaciones en el Perú (neo) Fujimorista » , tesis en curso.

[4]S. Neira, « Colonialiad en la era de la globalización neoliberal : mujeres racializadas, trabajo y encarcelamiento en el Perú (fin del s.xx- inicios del s. xxi), tesis en curso.

[5]“Hermanas, hermanos, cómo están ? Están felices ? Se encuentran bien ? Están bien de salud ?

[6]« bébé » en quechua

Recordando a Tristan Platt (1944 – 2024)

Escribe Thérèse Bouysse-Cassagne, directora de investigación emérita en el CNRS (Francia)

El antropólogo británico, Tristan Platt falleció a los 80 años. Su muerte el 13 de marzo conmocionó a sus amigos, colegas y a las redes sociales en Bolivia. Intelectual reconocido por las instituciones de este país, Tristan recibió un sonado homenaje que consagraba su larga trayectoria científica durante el X Congreso Internacional de Estudios Bolivianos de 2019 en donde presentó su último libro. Lo esperaba y le hizo feliz.

Tristan estudió filosofía y letras en Oxford, (era titular de una maestría de dicha Universidad) y antropología social en la London School of Economics. En 1988 llegó a la Universidad de St. Andrews en Escocia para unirse al Departamento de Antropología y dirigir el Instituto de Estudios Amerindios, del que fue profesor emérito.

Entre 1970-71 realizó su primer trabajo de campo en el Norte de Potosí (Macha). Olivia Harris y Tristan se conocían desde su época estudiantil, juntos habían estudiado en el Departamento de Antropología de la London School of Economics y aconsejada por Tristan, Olivia decidió trabajar en el Norte de Potosí entre los laymi (1972-1974), donde llegó con su acostumbrado entusiasmo en compañía de su violín. Tristan y Olivia, procedían ambos de familias muy vinculadas con la música y su afición compartida les permitió amenizar muchas sesiones de trabajo cuando empezamos a constituirnos en equipo franco británico. Y cuando perdíamos la alegría, nos acordábamos a menudo de la cara de espanto que puso frente a nuestra asamblea un colega estadounidense que nos visitó en Londres, y nos reíamos de nuevo.

Es en 1976 cuando conocí a aquellos colegas británicos que se convertirían, sin que lo supiera entonces, en compañeros de un largo viaje de vida y de trabajo. Había decidido ir a Londres para reunirme con ellos con el propósito de discutir las investigaciones que estaba realizando sobre los colectivos aymaras del siglo XVI. Hablamos de nuestros intereses respectivos, y rápidamente nos dimos cuenta de nuestro común amor por Bolivia. En aquella fecha, Tristan recién llegado de un viaje a Macha había publicado “Espejos y maíz” (1976), el primer trabajo – en consonancia con la obra de Evans-Pritchard – que le hizo conocer a los científicos y militantes por la causa indigenista. Mientras tanto, Olivia con Xavier Albó habían editado su texto sobre las relaciones políticas y económicas entre campesinos y mineros del norte Potosí: Monteras y Guardatojos (1975). El marcado interés por la política boliviana de ambos perduró y se hizo manifiesto a lo largo de todos sus escritos.

Thierry Saignes viajó también a Londres el mismo año. Thierry y Tristan se habían conocido junto con Nathan Wachtel en Bolivia cuando Thierry era pensionnaire del IFEA. Thierry y yo éramos nativos del sur, estudiábamos en la Escuela de Estudios Superiores en Ciencias Sociales (EHESS) y teníamos el mismo director de tesis: el historiador mexicanista J. P. Berthe. Formábamos parte en aquel entonces del equipo de investigación de Nathan Wachtel. Con Thierry la complicidad había sido inmediata, fuimos compadres y nuestra amistad perduró hasta su muerte. Todos vivíamos la investigación con mucha pasión y optimismo y Olivia comenzaba a interrogarse sobre el significado del trabajo entre los laymi y la alegría que implicaba. Lo argumentó cuando escribió su libro “to make the earth bears fruit” que publicó en el 2000. Con Thierry Saignes cruzábamos a menudo “el Charco” en barco, con cestas cargadas de víveres y organizábamos pequeños festines en París cuando nuestros colegas a su turno nos visitaban. A Tristan le gustaba mucho la buena mesa y disfrutaba de estos momentos de amistosa convivialidad.

En este mismo año de 1976, John Murra profesor en la Universidad de Cornell fue invitado a la Universidad de Paris X- Nanterre por Eric de Dampierre, y el año siguiente dio un seminario en el EHESS, de tal modo que durante dos años pude aprovechar de su enseñanza y de los consejos que me dio mientras escribía mi tesis de doctorado, de la que leyó cada capítulo. Los trabajos de nuestros amigos británicos fueron desde sus inicios muy influenciados por él. Ambos estuvieron en Cornell y es allí donde Tristan aprendió quechua.

En el 76, Nathan y John habían tomado la iniciativa de publicar un número de la prestigiosa revista de los Annales E.S.C. n°5, 6 (1978), que era todavía la revista de Historia más difundida del mundo, y se dio la posibilidad de discutir sobre nuestros trabajos con varios historiadores y antropólogos del EHESS. Con aquel número, Annales se abría al conocimiento de una nueva área cultural al mismo tiempo que a nuevas formas epistemológicas. En esta revista, Tristan publicó por segunda vez su artículo pionero: “Espejos y maíz” bajo el título de “Symétrie en miroir” y publicamos, Olivia, Thierry y yo así como otros andinistas (Verónica Cereceda, Antoinette Molinié, y los arqueólogos Lautaro Núñez y A.M. Lorandi, entre otros). Este número especial titulado “Anthropologie historique des sociétés andines”, marcado por el estructuralismo y la teoría de la verticalidad fue durante un tiempo largo un clásico en el cual se demostraba la extraordinaria diversidad de los colectivos andinos. En efecto, Tristan formó parte de una generación que no paró de interrogarse sobre la organización de las formaciones políticas prehispánicas, el ayllu, los distintos niveles de las autoridades y sus relaciones con el estado inca, sobre los sistemas clasificatorios, las representaciones y prácticas simbólicas, así como sobre la noción de comunidad.

Las discusiones que teníamos Tristan, Olivia, Thierry y yo se fueron concretando paulatinamente en un proyecto franco-británico de etnohistoria andina. Los que habíamos trabajado en los archivos poseíamos muchos de los documentos que se publicarían ulteriormente en el libro “Qaraqara Charca: mallku, inca, rey”. Los compartimos y empezamos a estudiarlos.

La visita a la provincia de Chucuito (1574) y la de Huánuco (1563) eran los dos documentos que en aquel tiempo habían ofrecido modelos para el estudio de las sociedades prehispánicas de los Andes. Todavía se desconocía gran parte de la historia de la región Qaraqara Charca y los documentos que teníamos la intención de estudiar eran más complejos y diversos que los de las dos visitas publicadas.

En el año 1978 no sabíamos que aquel libro iba a ser el objeto de un trabajo que nos iba a ocupar 20 años.

Thierry falleció brutalmente en 1992, fue un trauma para todos y una enorme pérdida para el libro que estaba todavía en ciernes. Después de esta fecha los que sobrevivimos nos pusimos a estudiar con más intensidad, si cabe. Dependiendo de nuestro talento, cada uno de nosotros – o a veces dos – nos hicimos cargo de la introducción de un capítulo del libro. Una vez escrita esta versión, el texto que volvía era enmendado por los demás. Esta manera de trabajar condujo a interminables discusiones e inevitables frustraciones.

Thierry trabajaba muy rápidamente y antes de fallecer había escrito varios textos que fueron incorporados en la versión final del libro. Para Thierry, la diplomacia era un arte y él conseguía sortear los problemas de preeminencia que se plantearon con Tristan desde el inicio del trabajo. Como en las batallas rituales (tinku) que estudiaba en Macha, el enfrentamiento permitía a Tristan definir constantemente sus ideas y su territorio. Él era, además, de los que no dan treguas. Amante de la obra del filósofo escocés Collingwood, Tristan dejó escrita su visión de la Historia y del oficio de historiador. Escribió que “reconstruir las intenciones humanas, los pensamientos y las acciones que fundamentan, dan origen a y en cierto sentido dan cuenta de las huellas (es así como consideraba los documentos), es pues, uno de los principales objetivos de la historia” y para lograrlo Tristan “imaginaba lo que pudo haber ocurrido – e incluso debió haber ocurrido – aunque no quede evidencia directa de ello“. Y es este método que aplicó en un estudio sobre Potosí que compartió con P. Quisbert (Tristan Platt y Pablo Quisbert, “Conociendo el silencio y fundiendo horizontes: el encubrimiento del encubrimiento de Potosí́”. Historia y Cultura, v. 33 (2008), pp. 11-38). Respaldado por su fecunda imaginación, Tristan daba fácilmente el salto de la hipótesis (pudo haber ocurrido) a la interpretación (debió haber ocurrido) lo que nos dejaba a menudo perplejas a Olivia y a mi, sobre todo cuando los documentos existían o nos parecían lo suficientemente explícitos.

Es en este contexto, que compartimos las dos la escritura de un artículo “Pacha en torno al pensamiento aymara” y escribí otro en el libro suyo “Inside and outside the law”.

En 2006 presentamos los tres en el congreso de bolivianistas de Sucre nuestro libro finalmente impreso, bajo el título de Mallku, Inca, Rey. Historia de la confederación Qaracara-Charka.  (Institut Français d’Etudes Andines, Ambassade de France en Bolivie, Insitute of Latin American Studies (Londres), Goldsmith’s College (Londres), University of St Andrews, Institute of Andean Research (New York), Inter-American Foundation (Washington), Fundación del Banco Central de Bolivia, La Paz, 1500p).

Este fue para nosotros un momento largamente esperado. Habíamos conseguido acabar un enorme trabajo, a pesar de todas las dificultades que implicó.

En 1982, Tristan publicó “Estado boliviano y ayllu andino. Tierra y tributo”, tema que había empezado a estudiar más de 10 años antes. Tristan abordaba las reformas liberales del siglo XIX y en esta obra desarrollaba una idea central: la de pacto de reciprocidad entre Estado y ayllu. Polanyi entendía la reciprocidad como fundadora del lazo social entre los individuos y consideraba la economía como un proceso institucionalizado. Tristan, por su parte, demostró cómo el desarrollo de la economía liberal era incompatible con el funcionamiento de las tierras comunales y consideró que fomentaba la constitución de pequeños propietarios. Demostró cómo los primeros decenios de la República contribuyeron a la desaparición del ayllu con la instauración de un sistema tributario, basado para las sociedades andinas sobre aquel famoso “pacto de reciprocidad”. Con la Revolución de 1952, la creación de los sindicatos campesinos cuyos dirigentes entraron en concurrencia con las autoridades tradicionales, este pacto estalló y con el impuesto agrario del 83 fue suprimido.

Como Tristan lo demostró en su último libro (2019) basado en el archivo personal del curaca alasaya de Macha es en 1994 con la ley de participación Popular que los ayllus desaparecieron. En esta obra Tristan se basó en el archivo personal de la familia Carbajal, curacas de la parcialidad alasaya del gran ayllu Macha, que contenía un conjunto de documentos que cubrían un período de unos 60 años. Estos fueron digitalizados mediante el apoyo de la Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia y de la Biblioteca y Archivos de la Asamblea Legislativa y publicados en un DVD que acompañó el libro titulado “Defendiendo el techo fiscal”. En este libro Tristan presentaba la contribución territorial como un medio de resistencia frente a los hacendados y corregidores.

En octubre de 2022, Tristan emprendió un viaje que lo llevó a Chile, Bolivia y España. Teníamos que encontrarnos los dos en el XI Congreso Internacional de Etnohistoria de Santiago de Chile donde iban a rendirme un homenaje a comienzos de noviembre. No pude acudir por motivos familiares y di mi charla desde la distancia. Sin embargo, Tristan participó del homenaje, dio varias clases en Santiago y en Arica, antes de viajar a Sucre y volver a España.

Este fue su último viaje a los Andes.

Lo que nos cuenta la tierra: Valle del Sondondo

Escribe Patricia Aparicio Martínez, Universidad de Toronto y PUCP

El valle de Sondondo es considerado un área excepcional y única para el estudio de los sistemas de aterrazamiento ya que conserva más de 5600 ha de andenes prehispánicos, muchos de los cuales continúan en uso actualmente con métodos de cultivo ancestrales. Esta espectacular área cuenta con importantes investigaciones arqueológicas de significativos andinistas como la Dra. Schreiber, el Dr.  Meddens o la Dra. Ann Kendall.

Tras esas importantes contribuciones entre el 2005 y el 2015 se vivieron unos años de escasa actividad investigadora en la zona hasta que la Pontificia Universidad Católica del Perú, desde el Departamento de Arquitectura y Urbanismo inicia un proyecto interdisciplinar para el estudio del paisaje cultural del valle de Sondondo. Desde entonces han comenzado a surgir nuevas líneas de investigación y actuaciones en el valle de Sondondo por parte de diversas instituciones, entre ellas el IFEA.

A través del siguiente video- documental se cuenta cómo surgió el proyecto de investigación en Arqueología Agraria: La Formación de los paisajes agrarios en los Andes Centrales del Perú. El estudio del paisaje agrario y ganadero prehispánico del valle de Sondondo, Perú, una de estas ramas de investigación que se gesta desde el proyecto liderado por la PUCP.

A través de este video se cuentan los notables resultados obtenidos en estos años de investigación y la importancia del estudio de los sistemas agrarios para comprender las sociedades complejas de los Andes. Una longeva Historia Agraria que pervive hasta nuestros días. Por ello, en este video también se quiere reflejar la importancia del denso conocimiento agroecológico que los habitantes del valle de Sondondo aún conservan y gracias al cual podemos hablar de un paisaje resiliente y único.

Viviendo en plantaciones: agronegocios y luchas políticas en el proceso de acaparamiento de tierras en Ica

El 16 de febrero del 2024, en el marco de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs, asistimos a la ponencia de Alejandra Huamán Tejo, MSc en antropología, medioambiente y desarrollo de la University College London y oficial de proyectos en justicia climática de Oxfam Perú

Reseña realizada por Lucero Reymundo Dámaso.

© A.Huamán Tejo

La investigación de maestría de Alejandra Huamán Tejo aborda la producción de desigualdades sociales en los paisajes de agroindustria en la costa peruana, específicamente en el valle de Ica durante la crisis política y la emergencia sanitaria de 2020. Recurriendo a conceptos analíticos de la ecología política y la antropología social, la disertación cuestiona el discurso hegemónico de la agroindustria como motor del desarrollo agrícola moderno, que se distancia de la agricultura familiar por poseer tecnología adecuada para satisfacer la demanda global de alimentos.

La expansión de los agronegocios en el valle de Ica posee una importancia estratégica debido a su capacidad para producir alimentos altamente demandados en el mercado global como espárragos, la palta y algunos frutos. A pesar de que son presentados como industrias con prácticas productivas eficientes, riego tecnificado y generadores de puestos de trabajo, las cifras revelan la debilidad de su modelo. Según una encuesta del Instituto de Estudios Peruanos, durante los meses junio y agosto de 2020, el 57% de los peruanos enfrentaban inseguridad alimentaria, una cifra que en el sector económico D/E y en áreas rurales alcanzó el 75%, mientras entre las mujeres, durante el mismo periodo, el 43% redujo su ingesta de alimentos. 

Para abordar los desafíos planteados, Huamán Tejo adoptó un enfoque multidisciplinario. Identificó tres áreas de influencia de los agronegocios: una comunidad de trabajadores migrantes en la zona norte, cooperativas que compiten por el acceso al agua con los agronegocios en la zona sur y las comunidades campesinas en crisis que gestionan el agua de las lluvias en la zona este. Finalmente, el trabajo de campo se realizó con los trabajadores temporales de la zona norte. Los principales hallazgos de la investigación son explicados a través de tres dispositivos de poder. El poder invisible refiere a las formas de dominación ocultas en el discurso de desarrollo que afectan a los trabajadores, precarizando sus condiciones económicas y de vida, sin beneficios sociales, salarios dignos, viviendas o acceso de servicios públicos. Por otra parte, el poder oculto opera a nivel del aparato estatal, los grandes capitales capturan a los sectores políticos del ejecutivo, imponiendo ajustes institucionales y normativos para ampliar la frontera agrícola despojando a comunidades campesinas de sus territorios. Por último, el poder visible representa la coerción, el desprestigio y las amenazas que enfrentan los trabajadores organizados sindicalmente.

La noción de crisis como una categoría temporal es central en esta investigación. Se reconoce que las crisis son experimentadas desde un pasado, afectando la percepción de un futuro incierto. En la coyuntura del paro del 2020, sería más preciso abordar la problemática como una “policrisis”, en el sentido desarrollado por Adam Tooze; es decir, una superposición masiva de crisis que peligrosamente escalan hacia un escenario insospechado. Más allá de la simple suma de “crisis”, especial atención requieren los conflictos alrededor de la gestión del agua, el impacto en las tareas de cuidado de las mujeres y la emergencia de nuevos liderazgos.

En última instancia, la ponencia de Alejandra pone de relieve la necesidad de un enfoque etnográfico para desmontar los discursos del desarrollo y comprender las practicas cotidianas de los trabajadores de las agroindustrias.

Ponencia de Alejandra Huamán Tejo en el IFEA (Jr. Batalla de Junín 306)
© V.Artano-Garmendia

Pastores y circuitos ganaderos en Castrovirreyna: conflictos e intereses alrededor de los ayllus y pueblos de la doctrina de Chocorbos – Huaytará (1648-1652)

El 26 de enero del 2024, en el marco de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs, asistimos a la ponencia de Edwin Gonzales Rojas, historiador en la Universidad Nacional Mayor San Marcos , con estudios de maestría en historia mención en estudios andinos en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Fotografía : Edwin Gonzales Rojas

La presentación tuvo como base el trabajo de tesis de maestría del ponente y está basada en la consultación de numerosas fuentes primarias (testimonios, cartas y peticiones de pagos etc.) del Archivo General de la Nación, del Archivo General de Indias y de los archivos arzobispales de Lima y Ayacucho.

El enfoque microhistórico permitió observar la articulación entre los sectores administrativos, económicos y religiosos de la región con énfasis en las actividades pastoriles. El estudio paralelo de la historia de los encomenderos y de los curos de la doctrina de Chocorbos-Huaytará ilustra muy bien las evoluciones administrativas de la región.  

Ilustración micro histórica de un fenómeno: el caso del cura Joseph de Arango.

El cura Joseph de Arango asumió el cargo de cura de la doctrina de Huaytará en 1645. A su llegada, la doctrina estaba conformada de 29 cofradías que gestionaban más de 14 000 cabezas de ganado. Bajo su mando, la administración eclesiástica llegó al control económico de la doctrina al servicio de un proyecto familiar de dominio económico. Los pleitos generados en su contra en 1651 y 1652 demuestran que el cura interfirió en los asuntos económicos para favorecer intereses económicos familiares, situación que creó conflictos en la doctrina. Otro aspecto relevante del estudio es la interferencia de Mateo de Arango, hermano del cura y alcalde provincial, que presionó y chantajeó a los posibles testigos para impedir el procedimiento eclesiástico.

Además de ser relevante sobre la potencia de la familia de Arango en la región, este estudio ilustra la interrelación muy fuerte de las administraciones políticas y religiosas con el ámbito económico.

Para completar el panorama administrativo de la región de Huamanga en el siglo XVII, se propuso abordar los circuitos ganaderos de los valles intermedios de costa sierra (Ica, Castrovirreyna, Huaytará, Chocorvos, Huamanga). Establecidos en la época estudiada, se definieron posteriormente como circuitos de arrieraje en los cuales Huamanga era un lugar central.

La ponencia ayudó a entender el funcionamiento administrativo de la época, las preocupaciones de la población, pero también la compleja relación entre los diferentes actores de la sociedad.

Ponencia de Edwin Gonzales Rojas en el IFEA (Jr. Batalla de Junín 306)
© V.Artano-Garmendia

Los caminos de la transición energética

La circulación del litio, del cobre y de otros metales estratégicos en los Andes meridionales

Bolivia-Chile, del 5 al 11 de diciembre de 2023

Reporte de pasantía con la misión científica : por Calista Poupeau-Escobar, pasantía supervisada por el Instituto de investigación para el desarrollo (IRD) en Bolivie y el Instituto Francés de Estudios Andinos

Del 5 al 11 de diciembre realicé una pasantía para documentar una misión científica internacional organizada por varias instituciones como el Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD-Bolivia, representación regional), el IRP-Atacama SHS, el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA), el Centro de Investigación y Documentación de las Américas (CREDA), la Dirección Regional de Cooperación (RDC), el Instituto Francés de Chile, las Embajadas de Francia en Bolivia, Chile y Argentina, la Universidad Católica del Norte (Antofagasta/San Pedro de Atacama) y la Universidad Arturo Prat(Iquique). Esta misión científica se titula “Los caminos de transición energética. La circulación del litio, el cobre y otros metales en los Andes de Sur”.

La misión incluyó un total de 32 personas de diferentes instituciones y países. Viajamos muchos kilómetros desde La Paz hasta el norte de Chile, luego desde Iquique hasta San Pedro de Atacama antes de regresar a La Paz.

Du 5 au 11 décembre, j’ai fait un stage pour documenter une mission scientifique internationale organisée par plusieurs institutions telles que l’Institut de Recherche pour le Développement (IRD-Bolivie, représentation régionale), l’IRP-Atacama SHS, l’Institut français d’études andines (IFEA), le Centre de recherche et de documentation sur les Amériques (CREDA), la Direction Régionale de la Coopération (RDC), l’Institut français du Chili, les Ambassades de France en Bolivie, Chili et Argentine, l’Universidad Católica del Norte (Antofagasta/San Pedro de Atacama) et l’Universidad Arturo Prat (Iquique). Cette mission scientifique s’intitulait « Les chemins de la transition énergétique. La circulation du lithium, du cuivre et d’autres métaux stratégiques dans les Andes méridionales ».

La mission comprenait au total 32 personnes venant de différentes institutions et de différents pays. Nous avons parcouru de nombreux kilomètres à partir de La Paz en Bolivie jusqu’au nord du Chili, puis d’Iquique jusqu’à San Pedro de Atacama avant de revenir à La Paz.

El 5 de diciembre salimos en tres vehículos desde La Paz para llegar a Iquique. Cruzamos el Altiplano boliviano y luego de pasar el salar de Coipasa cruzamos la frontera chilena por Colchane. Llegamos a Iquique de noche.

Le 5 décembre, nous sommes partis à trois voitures depuis La Paz pour rejoindre Iquique. Nous avons traversé l’Altiplano bolivien, et après avoir dépassé le salar de Coipasa nous avons traversé la frontière chilienne à Colchane. Nous sommes arrivés à Iquique à la nuit.

El 6 de diciembre comenzó con una visita colectiva a una mina de sal muy cercana a Iquique llamada Cordillera. Esta mina pertenece a una empresa americana y tiene su propio puerto a 30km de la zona minera. La mina emplea a 120 personas pero solo 25 de ellas forman parte de la empresa; los demás forman parte de empresas subcontratistas. Los 7 días de la semana, las 24 horas del día, se utilizan 40 camiones para transportar sal desde la mina hasta el puerto. La mina produce un total de 8 millones de toneladas de sal al año y utiliza aproximadamente 1 millón de litros de combustible para el transporte.

Le 6 décembre, la journée a commencé par la visite collective d’une mine de sel très proche d’Iquique appelée Cordillera. Cette mine appartient à une entreprise américaine et possède son propre port à 30 km de la zone minière. La mine emploie 120 personnes mais seules 25 d’entre elles font partie de l’entreprise ; les autres font partie d’entreprises sous-traitantes. 7 jours sur 7 et 24h sur 24, 40 camions sont utilisés pour transporter le sel de la mine au port. La mine produit un total de 8 millions de tonnes de sel par an et utilise environ 1 million de litres de combustible pour le transport.

Al regresar de la visita y después de comer, nos dirigimos a la Universidad para asistir a una conferencia sobre la transición energética. Tres investigadores chilenos realizaron presentaciones sobre el tema y luego todos los participantes debatieron sobre el futuro de la energías renovables.

Au retour de la visite, et après le déjeuner, nous sommes allés à l’Université pour assister à une conférence sur la transition énergétique. Trois chercheurs chiliens ont fait des présentations sur le sujet, et l’ensemble des participants a ensuite débattu sur l’avenir des énergies renouvelables.

El 7 de diciembre salimos de Iquique para llegar al pueblo de Tocopilla, siguiendo un camino costero por varios cientos de kilómetros hacia el sur. Tocopilla es un pequeño pueblo portuario considerado “zona de sacrificio” por toda la contaminación de su costa. Este antiguo puerto minero ahora depende de la pesca.

Le 7 décembre, nous avons quitté Iquique pour rejoindre la ville de Tocopilla, en suivant une route côtière pendant plusieurs centaines de kilomètres vers le Sud. Topocilla est une petite ville portuaire au cœur d’une région considérée comme une « zone de sacrifice » à cause de toute la contamination de sa côte. Cet ancien port minier dépend désormais de la pêche.

Al llegar a Tocopilla asistimos a una conferencia en el teatro municipal presentando tres proyectos que contribuyen a la descarbonización y la transición a energías renovables. Conocemos la historia de esta ciudad, que ha sido moldeada por las actividades extractivas: guano, salitre y quizás el litio. La exportación de cobre pasa por otros puertos más al sur.

En arrivant à Tocopilla, nous avons assisté dans le théâtre municipal à une conférence présentant trois projets qui contribuent à la décarbonisation et à la transition vers les énergies renouvelables. Nous apprenons l’histoire de cette ville, qui a été façonnée par les activités extractives : le guano, le salpêtre et bientôt, peut-être, le lithium. L’exportation du cuivre passe par d’autres ports plus au Sud.

El 8 de diciembre nos dirigimos a Mejillones, pasando por Cobija y Gatico. Este pueblo está ubicado en una zona costera, al norte del antiguo pueblo abandonado boliviano de Cobija, a 60km al norte de Tocopilla se encuentra la casona del Gatico. Propiedad que conserva parte de los mejores momentos de la época del salitre chileno. Los orígenes de esta ciudad se remontan al año 1832, cuando aún pertenecía a Bolivia. A principios del siglo XIX, esta zona minera era conocida por el transporte de minerales y diversos flujos marítimos. Además, la ciudad contaba con instalaciones públicas avanzadas. El día 25 de Julio de 1940, una fuerte inundación afectó la ciudad y provocó la caída de la ciudad de Gatico. En Cobija visitamos las ruinas de la producción de salitre, ya que los lugares de producción y exportación que ahora se encuentran abandonados.

Le 8 décembre, nous nous sommes dirigés vers Mejillones, en passant par Cobija et Gatico. Cette ville est située dans une zone côtière, au nord de la ville bolivienne abandonnée de Cobija. À 60km de Tocopilla se trouve La Casona de Gatico, propriété qui préserve une partie des meilleurs moments de l’ère du salpêtre chilien. Les origines de cette ville remontent à 1832, alors qu’elle appartenait encore à la Bolivie. Au début du XIXe siècle, cet espace minier était connu pour le transport de minéraux et les divers flux maritimes. De plus, la ville disposait d’équipements publics avancés. Le jour du 25 Juillet 1940, une forte inondation affecta la ville et provoqua la chute de la ville Gatico. À Cobija, nous avons visité les ruines de la production de salpêtre, car les lieux de production et d’exportation sont désormais abandonnés.

Luego continuamos el camino hacia Mejillones donde nos reunimos con los funcionarios de la alcaldía para discutir temas ambientales y políticos.

Puis nous avons poursuivi la route vers Mejillones où nous nous sommes réunis avec les édiles de la mairie pour discuter des enjeux environnementaux et politiques.

El 9 de diciembre continuamos el camino por el desierto de Atacama. Primero nos detuvimos en el sitio de la antigua mina de salitre de Chacabuco, que estuvo activa en la primera mitad del siglo XX, antes de ser convertida, en 1973, en un campo de concentración para opositores a la dictadura del general Pinochet.

Le 9 décembre, nous avons continué la route à travers le désert d’Atacama. Nous avons tout d’abord fait un arrêt sur le site de l’ancienne mine de salpêtre de Chacabuco, qui était active dans la première moitié du XXe siècle, avant d’être reconvertie, en 1973, en camp de concentration pour les opposants à la dictature du général Pinochet.

Continuamos el camino hacia San Pedro de Atacama, desviándonos hacia una de las minas de cobre más grandes del mundo: Chuquicamata, cerca del pueblo minero de Calama. Vimos el campamento minero donde aún viven los mineros y los enormes camiones volquetes que transportan la tierra excavada a los escoriales.

Nous avons poursuivi la route vers San Pedro de Atacama, en faisant un détour par l’un des plus grands sites d’extraction de cuivre au monde : Chuquicamata, près de la ville minière de Calama. Nous avons vu le campement minier où logent encore les travailleurs de la mine, et les énormes camions à bennes transportant la terre excavée vers les terrils.

Al llegar a San Pedro de Atacama asistimos a dos conferencias sobre el rol de la mujer en la minería. Un orador desarrolla la noción de “fuera del sitio” para explicar en qué medida la transición energética y los metales que requiere, como el litio, se basan en un conjunto de otras actividades que contribuyen a la perpetuación de una economía del carbono, que mueve lejos de los objetivos de transición energética. No tuvimos tiempo de visitar las fabricas chilenas de producción de litio, esta conferencia nos dio elementos para comprender las ambivalencias de la transición energética, que beneficia a los países del Norte pero que se basa en las economías de carbono del sur.

En arrivant à San Pedro de Atacama, nous avons assisté à deux conférences sur le rôle des femmes dans l’extraction minière. La notion de « off site » est développée par une conférencière pour expliquer dans quelle mesure la transition énergétique, et les métaux qu’elle nécessite comme le lithium, repose sur un ensemble d’autres activités qui contribuent à la perpétuation d’une économie carbonée, ce qui éloigne des objectifs de transition énergétique. Même si nous n’avons pas eu le temps de visiter les usines chiliennes de production de lithium, cette conférence nous a donné des éléments pour comprendre les ambivalences de la transition énergétique, qui bénéficie aux pays du Nord mais qui repose sur les économies carbonées du Sud.

Una ilustración de la noción de « off-site » © Calista Poupeau-Escobar

El 10 de diciembre se presentó la defensa de tesis de Rodrigo Azocar Duarte sobre el litio en Chile. Nicolas Richard (IFEA), Claude Le Gouill (IRD) et Franck Poupeau (CREDA) son los investigadores franceses que conformaron el jurado.

Le 10 décembre, une soutenance de thèse a été présentée par Rodrigo Azocar Duarte sur le lithium au Chili. Nicolas Richard (IFEA), Claude Le Gouill (IRD) et Franck Poupeau (CREDA) sont les chercheurs français qui sont membres du jury.

Finalmente, el 11 de diciembre tomamos el camino de regreso a La Paz, en el auto del IRD. Luego de cruzar la frontera chilena, recorrimos muchos kilómetros por caminos bolivianos, a lo largo de hermosas lagunas pobladas de flamencos rosados, aguas termales, pequeños salares, humedales donde viven manadas de llamas. Continuamos la carretera que conecta la mina de San Cristóbal (la única gran mina a cielo abierto de Bolivia) con Uyuni. Seguimos el Salar de Uyuni, que alberga las fabricas nacionales de producción de litio hacia el sur y que es también un sitio turístico (los operadores turísticos llegan a San Pedro d’Atacama desde Uyuni cruzando el desierto de sal y la frontera entre Bolivia y Chile en 3 o 4 dias, mientras que nosotros hicimos esta ruta en un solo día).

Enfin, le 11 décembre, nous avons repris la route du retour vers La Paz, dans la voiture de l’IRD. Après avoir traversé la frontière chilienne, nous parcourons de nombreux kilomètres sur des routes boliviennes, le long de belles lagunes peuplées de flamants roses, de sources d’eau chaude, de petits salars, de zones humides où vont paître les troupeaux de lamas. Nous rejoignons la route qui relie la mine de San Christobal (la seule grande mine à ciel ouvert de Bolivie) à Uyuni. Nous longeons le Salar de Uyuni qui abrite au sud les usines nationales de production de lithium et qui est aussi un site touristique mondialement connu (les tour operateurs rejoignent San Pedro d’Atacama depuis Uyuni en traversant le désert de sel et la frontière boliviano-chilienne en 3 ou 4 jours, alors que nous avons fait cette route en une seule journée).

¡Gracias a los y las asistentes al seminario por su recibimiento y su apoyo! 

Merci à tou·te·s les participant·es au séminaire pour leur accueil et pour leur aide !

Repensando la rebelión de Juan Santos Atahualpa

El 15 de diciembre del 2023, en el marco de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs, asistimos a la ponencia de José Manuel Abril Martin, doctorando en historia de la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona).

© David Sancho

La ponencia tuvo por objetivo la exposición y el análisis de las diferentes fuentes historiográficas sobre una de las rebeliones del siglo XVIII, la rebelión de Juan Santos Atahualpa. Pretendió esclarecer una rebelión sobre la que se sabe muy poco, pero sobre la que se ha escrito mucho.

Se trata de una rebelión atípica dentro de las insurrecciones sucedidas a lo largo del siglo XVIII, considerada por Steve Stern (1990) una rebelión de frontera y que iniciaría el concepto que definió como “era de las revoluciones andinas”, la cual finalizaría con la Gran Rebelión de Tupac Amaru II a finales de siglo. Asimismo, su excepcionalidad se debe a que se desconocen muchos aspectos de ésta debido a que no hay documentos emanados de los protagonistas del movimiento, sino que todos provienen de agentes externos, ya sea de los franciscanos o de los oficiales de la Corona.

La presentación de Jose Manuel Abril Martin planteó un retorno a las fuentes disponibles para analizarlas y replantear la visión que tenemos sobre la rebelión. Para él, el alto grado de mediatización de esta rebelión se puede dividir en varias fases historiográficas

  • Contemporánea, difundida por los franciscanos que convirtieron a Juan Santos en un idólatra aliado con los jesuitas e ingleses. Desde este punto de vista, la rebelión hubiera sido al nombre del catolicismo. 
  • Nacional, transmitida por los oficiales de la Corona que achacan el levantamiento a los métodos de conversión de los misioneros. 
  • Republicana, que, desde la perspectiva de la utopía andina y en paralelo a la figura simbólica de Atahualpa como ‘el último inca’, presentan a Juan Santos Atahualpa como ‘el primer nacionalista peruano’ y como primer prócer de la independencia del Perú. 
  • Académica, que lo convirtió en una figura mesiánica. 

Después de este recorrido historiográfico, hay que enfatizar la falta de fuentes directas que provoca una falta de precisión sobre los eventos. En este contexto, José Manuel José Abril propone usar otro tipos de fuentes : un análisis de los hechos relacionados como las rebeliones anteriores pero también de la documentación de personajes adjacentes a los acontecimientos. 

A modo de conclusión de la presentación, se planteó el constante problema de las fuentes y de los intereses (económicos, políticos etc.) que conllevan su producción. 

Ponencia de Jose Manuel Abril Martín en el IFEA (Jr. Batalla de Junín 306)
© V.Artano-Garmendia

¿Para que servía la cerámica Mochica? Reflexiones acerca de los estudios funcionales aplicados a la cerámica

El 24 de noviembre del 2023, en el marco de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs, asistimos a la ponencia de Pauline Coat, doctoranda en arqueología de la universidad París 1 Panthéon-Sorbonne.

Reseña realizada por Edwin Gonzales Rojas, doctorando en la PUCP.

La presentación de Pauline Coat se basó en un primer itinerario de su tesis doctoral.

La ponencia inició con definiciones sobre el estudio aplicativo del análisis funcional con base en cuatro ejes de análisis particulares: morfofuncional (tamaño, forma y capacidad de las vasijas), tecnofuncional (propiedades de la materia y elecciones funcionales de los artesanos), traceológico (huellas de uso de vasijas y huellas tafonómicas) y químico y microscópico. El análisis funcional cumple un doble objetivo: entender la función proyectada por el artesano y restituir la función efectiva del artefacto realizado por el usuario.

Pauline Coat toma en consideración los aportes de la etnoarqueología, para crear referencias contemporáneas en la interpretación de las vasijas arqueológicas. Para tal finalidad se buscó espacios donde se mantiene la “tradición” de cocinar en ollas de barro, alejada de las grandes ciudades. Se estudió la región de Piura, en las ciudades de Chulucanas, Catacaos, Simbilá y pueblos de Batanes, Pedregal Grande y Molino Azul.

Para esta ponencia se presentaron los primeros resultados del análisis traceológico de las abrasiones presentes en los cancheros, botellas de asa estribo y cantaros como son la desaparición del engobe e inclusiones aparentes a partir de un agente abrasivo (granos de arena, almacenamiento boca abajo). En la muestra arqueológica se encontró un patrón en los cantaros y ollas domésticas: presentan hollín y residuos quemados. A partir de estas características se realiza una descripción de los cantaros, ollas chicheras y la utilización funcional es estos artefactos.

Desde la perspectiva etnoarqueológica, la ponencia presenta una descripción detallada de los procesos de preparación de la chicha y uso de las ollas. Las etapas de preparación de la chicha dejan huellas como los residuos de caliza en los tinajones, derrames orgánicos en la superficie externa fuera del suelo, descamaciones con cúpulas en la pared interna del cántaro. El análisis etnoarqueológico sirve para el estudio de la cerámica mochica. En el caso particular de un florero de gran tamaño ubicado en sitio Huacas de Moche que contiene registro de líquidos ácidos en el fondo de la vasija. A partir de los estudios funcionales aplicados a la cerámica se permiten ver las vasijas como objetos activos en el espacio cotidiano.

El análisis etnoarqueológico de la cerámica desde la tradiciones populares implican un reto por el constante cambio de los usos de los artefactos: el uso de ollas de aluminio en reemplazo de ollas de barro por ejemplo, pero en pueblos como Catacaos se mantiene el uso de ollas de barro.

La ponencia a modo de conclusión resalta los resultados vinculados al uso de las vasijas en contexto ritual doméstico, asimismo desde la etnoarqueología se encuentra una realidad compleja en cuanto a la conservación de las tradiciones en la costa norte del Perú.

Visita al santuario arqueológico de Pachacamac : coloquio internacional sobre el Spondylus

El 17 de noviembre, en el marco del coloquio “La concha 𝑆𝑝𝑜𝑛𝑑𝑦𝑙𝑢𝑠: balance y perspectivas desde la arqueología andina y mesoamericana”, se trasladaron al santuario arqueológico de Pachacamac los panelistas del evento.

El coloquio, que se llevó a cabo en nuestra sede en Lima, fue organizado por Catherine Lara (UMR 8068/IFEA), Philippe Béarez y Julio Cotom (UMR 7209), teniendo como objetivo realizar un balance de las hipótesis vigentes en torno a la interpretación del papel político, económico y simbólico desempeñado por las especies de 𝑆𝑝𝑜𝑛𝑑𝑦𝑙𝑢𝑠 del Pacífico entre las sociedades prehispánicas que habitaban los Andes y Mesoamérica.

Durante el recorrido se visitaron varios contextos compuestos por abundantes especímenes de concha Spondylus. El grupo fue recibido por Denise Pozzi-Escot, directora del complejo. Las arqueólogas Rocío Villar y Janet Oshiro aseguraron la visita guiada del museo, así como de las estructuras monumentales del santuario.

Compartimos a continuación algunas imágenes del recorrido.

Le 17 novembre, dans le cadre du colloque “La coquillage 𝑺𝒑𝒐𝒏𝒅𝒚𝒍𝒆 : bilan et perspectives de l’archéologie andine et mésoaméricaine”, les participants de la rencontre se sont rendus au sanctuaire archéologique de Pachacamac.

Le colloque, qui s’est déroulé à notre siège de Lima, a été organisé par Catherine Lara (UMR 8068/IFEA), Philippe Béarez et Julio Cotom (UMR 7209), dans le but de faire le point sur les hypothèses actuelles concernant l’interprétation du rôle politique, économique et symbolique joué par le sanctuaire archéologique de Pachacamac, Le rôle politique, économique et symbolique joué par les espèces de 𝑺𝒑𝒐𝒏𝒅𝒚𝒍𝒆 du Pacifique parmi les sociétés précolombiennes qui peuplaient les Andes et la Mésoamérique.

Plusieurs contextes composés d’abondants spécimens de coquilles de Spondylus ont été découverts au cours de la visite. Le groupe a été accueilli par Denise Pozzi-Escot, directrice du complexe. Les archéologues Rocío Villar et Janet Oshiro ont assuré la visite guidée du musée ainsi que des structures monumentales du sanctuaire.

Nous partageons quelques images de la visite ci-dessous.

© Fotos: K. Pacheco

Inicio del recorrido en el Museo del Santuario Arqueológico. © K. Pacheco
Inicio del recorrido por el Santuario Arqueológico de Pachacamac © K. Pacheco
Co-organizadores del coloquio: Julio Cotom y Philippe Béarez (UMR7209). © L. Márquez
De pie: Miguel Carreño (IFEA), Philippe Béarez, Richard Lunnis, Janet Oshiro, Catherine Lara, Rocío Villar. Sentados: Julio Cotom, Irène Favier, Daniel Bauer, Leonardo Márquez, Cynthia Estrada y José Narvaéz. © K. Pacheco

Puertas Abiertas – Galería

El 10 de noviembre del 2023 organizamos una tercera edición de las “Puertas Abiertas del IFEA” en donde recibimos un amplio público venido de todas partes de Lima, quienes pudieron descubrir nuestras instalaciones y participar en diversas actividades programadas a lo largo del día.

Bienvenidos al IFEA (Jr. Batalla de Junín 306) – Recepción a cargo de personal del IFEA : Marcos Marín, Jesús Guzman y Miguel Carreño © K.Pacheco

Iniciamos la jornada con la proyección de la película “IFEA 2021- 2022. Genesis de un espacio publico” (ver película), dedicada a la historia de la construcción de nuestra nueva sede. El proyecto de construcción, que estuvo a cargo de Román Bauer Arquitectos y Esarquitectura, fue galardonado con el Premio Nacional de Arquitectura, categoría Revalorización del Patrimonio, en la XIX Bienal de Arquitectura (Cusco, 2022). También fue seleccionado dentro de los 20 proyectos finalistas del Premio Oscar Niemeyer 2022 y resultó finalista en la Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito 2022 en la categoría “Intervención en Arquitectura Patrimonial”.

Al iniciar la tarde participamos del conversatorio: “Actualidad de la investigación sobre la Amazonia“, en donde buscamos aproximarnos a algunas investigaciones recientes sobre el ámbito amazónico y las dinámicas sociopolíticas que afectan a sus pueblos. Por una parte, Cynthia Cárdenas Palacio (UFAM) y Andrés Napurí (UNMSM) comentaron dos libros publicados por intelectuales indígenas, en los que los ponentes colaboraron como co-autora y co-editor, respectivamente. Por otra parte, Thomas Moore (ICCA) y Diego Rázuri (CBC) presentaron sus trabajos sobre la noción de “territorio” y sus usos por parte de federaciones y comunidades indígenas de la región del Madre de Dios. El moderador de la sesión fue el investigador Raphaël Colliaux (IFEA). La sesión concluyó tras el debate con el público y la realización de un segundo sorteo de publicaciones.

A continuación realizamos la proyección de: “Travesías urbanas, movilidad desde las periferias limeñas“, documental que presenta el trayecto diario de cuatro personas que viven en la periferia de Lima para llegar a su trabajo. El documental tiene como objetivo dar a conocer las condiciones de movilidad que viven millones de personas cuando se desplazan desde las periferias de Lima (Perú) para trabajar o estudiar. Está compuesto por cuatro vídeos que ilustran las experiencias de Wendoly, Roberto, Lisa y Johnson, mostrando cómo viajan y que estrategias utilizan para llegar seguros y a tiempo a su destino.
“Travesías urbanas” fue producido como parte del programa de investigación ANR Modural (2020-2024) sobre prácticas de movilidad sostenible en Lima y Bogotá, gracias al apoyo de MOVEMOS, Asociación VINCI Highways. (Ver los vídeos)

Luego de la presentación Jérémy Robert (Responsable Científico del programa Modural en Perú) intercambió comentarios y opiniones con el publico asistente, teniendo como moderadora a Irène Favier (directora del IFEA), y la tarde concluyó con un nuevo sorteo de publicaciones.

Para finalizar la jornada organizamos el conversatorio: ¿Cómo difundir las ciencias sociales? Perspectivas desde fuera de la academia. Participaron como invitados Merlin Chambi, historiador y youtuber de La Biblioteca de Merlin, Yanira Ccencho educadora y activista del quechua en Tiktok (@yanira_ccencho) y Verónica Villarán de la librería feminista Placeres compulsivos.

Raconte l’indépendance depuis ton village, ton quartier ou ta ville 2024

Le projet Raconte l’indépendance depuis ton village lance la troisième édition du concours d’essais « Raconte l’indépendance depuis ton village, ton quartier ou ta ville ». Comme pour la première et la deuxième version du concours, organisées respectivement en 2013 et 2021, la proposition vise à démocratiser la mémoire de l’indépendance et à dépasser les dates officielles qui privilégie Lima, en intégrant les voix et les perspectives des différentes régions et villes appartenant autrefois à la vice-royauté du Pérou. Elle cherche ainsi à promouvoir et à reconnaître le travail des chercheurs locaux et régionaux.

Le concours a été lancé le 7 novembre, lors d’un programme spécial proposé par le site d’information La Mula.pe (voir vidéo). Il s’adresse aux citoyens et citoyennes de plus de 18 ans qui souhaitent faire des recherches et contribuer à la connaissance du processus d’indépendance du Pérou dans une perspective décentralisée. Les travaux doivent être originaux et inédits, et peuvent être rédigés en espagnol, en quechua, en aymara ou dans toute autre langue parlée sur le territoire national. Ils seront reçus entre le 6 juillet et le 6 août 2024 et seront évalués de manière anonyme par un jury international.

Les lauréats seront récompensés en décembre 2024, dans le cadre des célébrations du bicentenaire de la bataille d’Ayacucho.

Dans le cadre du projet, le Moteur de recherche : Sources documentaires de l’Indépendance a également été lancé lors d’un événement en ligne organisé le 14 novembre, avec la participation de : Víctor Peralta, membre du Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid, l’historien Juan Carlos Estenssoro, de l’Université Paris 3 – Sorbonne Nouvelle, Carla Granados, doctorante de l’Université Paris 3 – Sorbonne Nouvelle, Juan Cobo, de l’Université de Californie à Santa Barbara, et Maria del Pilar Ramírez, de la Fondation Neogranadina.

Le moteur de recherche permet d’effectuer des recherches précises dans les documents de la Collection documentaire du Sesquicentenaire de l’indépendance du Pérou. (Consulter le moteur de recherche)

Le projet Raconte l’indépendance depuis ton village est soutenu par l’Institut français d’études andines, l’Université de Californie à Santa Barbara, l’Université de Paris III Sorbonne Nouvelle, l’Université nationale San Cristóbal de Huamanga, l’Université nationale Mayor de San Marcos, la Fondation historique Neogranadina, l’Institut d’études péruviennes et le site d’information La Mula.pe.

Téléchargez le règlement du concours et suivez les activités (page Facebook officielle)

Narra la independencia desde tu pueblo, tu distrito y tu ciudad 2024

El proyecto Narra la independencia desde tu pueblo lanza la tercera edición del concurso de ensayos “Narra la independencia desde tu pueblo, tu distrito o tu ciudad”.

Al igual que con la primera y segunda versión del concurso realizadas en 2013 y 2021 respectivamente, la propuesta busca democratizar la memoria de la independencia e ir más allá de la fecha oficial que privilegia Lima incorporando voces y perspectivas desde las diversas regiones y pueblos que fueron parte del virreinato del Perú. De esta manera se busca promover y reconocer el trabajo de investigadoras e investigadores locales y regionales.

El concurso fue lanzado el 7 de noviembre con un programa especial via el portal La Mula.pe (ver video) y está dirigido a ciudadanos y ciudadanas mayores de 18 años con deseos de investigar y contribuir al conocimiento del proceso de la independencia peruana desde una perspectiva descentralizada. Los trabajos deberán ser originales e inéditos y podrán ser redactados en castellano, quechua, aimara o en cualquier otra lengua hablada en el territorio nacional. Serán recibidos entre el 6 de julio y el 6 de agosto del 2024 y evaluados anónimamente por un jurado académico internacional.

Los ganadores serán premiados en diciembre del 2024, en el marco de las celebraciones por el bicentenario de la batalla de Ayacucho.

Como parte del proyecto se lanzó también el Motor de búsqueda: Fuentes documentales de la Independencia en un evento en línea realizado el 14 de noviembre y en el que participaron: Víctor Peralta, miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Madrid, Juan Carlos Estenssoro historiador de la Université Paris 3 – Sorbonne Nouvelle, Carla Granados doctoranda de la Université Paris 3 – Sorbonne Nouvelle, Juan Cobo de la Universidad de California en Santa Bárbara y Maria del Pilar Ramírez de la Fundación Neogranadina.

El motor de búsqueda ofrece la posibilidad de realizar búsquedas simultáneas e individualizadas de los documentos que forman parte de todos los volúmenes de la Colección Documental del Sesquicentenario de la Independencia del Perú. (Consultar el motor de búsqueda)

El proyecto Narra la independencia desde tu pueblo  cuenta con el apoyo del Instituto Francés de Estudios Andinos, la Universidad de California en Santa Bárbara, la Universidad de Paris III Sorbonne Nouvelle, la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la Fundación Histórica Neogranadina, el Instituto de Estudios Peruanos y el portal La Mula.pe.

Descargar las bases del concurso y seguir las actividades (página facebook oficial)

La extracción de sal como fundamento socioeconómico e identitario de los grupos afrodescendientes de Santa Catalina de Salinas en el valle del Chota-Mira, Ecuador

© María Emilia Fierro

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs

Presentación de Jorge Fernando Flores Troya, doctorando de la Universidad Estatal de Nueva York en Binghamton

Reseña realizada por Pauline Coat, doctoranda de la universidad Paris 1 Panthéon-Sorbonne.

La ponencia del doctorando Jorge Fernando Flores Troya tenía como objetivo aclarar el papel desempeñado por ls grupos africanos y afrodescendientes esclavizados en la producción y comercio de sal en el valle del Chota-Mira en Ecuador durante la época colonial del hacendatario (siglos XVII y XVIII). El investigador se interesa particularmente al caso de la parroquia rural de Santa Catalina de Salinas durante el control jesuita. Por la escasez de fuentes históricas, se sabe poco sobre la producción de sal durante la época colonial en el valle del Chota-Mira, y sobre la integración de la gente esclavizada en el proceso de producción y comercialización de este mineral.

Así, Flores Troya desarrolla su investigación alrededor de 2 objetivos:

  • entender la relación entre la elaboración de sal y sus diferentes actores, aclarando cómo la
    sal fue incorporada a la vida de los africanos esclavizados y sus descendiente
  • entender cómo este mineral contribuyó a la economía de los grupos esclavizados en la
    parroquia de Santa Catalina de Salinas

Jorge Fernando Flores Troya avanza la hipótesis de que la extracción de sal en Santa Catalina de Salinas perduró en mano de los afrosalinenses durante la presencia jesuita y los subsecuentes periodos, con poco o nulo control de las haciendas. Para llevar a cabo su investigación, Flores Troya eligió un acercamiento multidisciplinar, utilizando la historia, la etnografía, y la arqueología.


El aporte de las fuentes históricas
El sistema hacendatario se hace hegemónico en el valle del Chota-Mira a partir de 1610, y las profundas transformaciones demográficas, económicas, y políticas inducidas por la colonización benefician entre otros a la orden jesuita que se consolida como una congregación potente desde finales del siglo XVII. En esta época, los jesuitas trajeron numerosos esclavos africanos para trabajar en las haciendas cañeras del valle del Chota-Mira. Los documentos históricos demuestran una activa participación de los jesuitas y haciendas laicas en la producción y comercio de sal, pero no especifican quiénes eran las personas que trabajaban en estas haciendas, ni cómo la elaboración de la sal pasó de manos indígenas a manos africanas. Algunas referencias a grupos subalternos en los documentos históricos permiten sin embargo al investigador suponer la participación de los africanos esclavizados y afrodescendientes en esta actividad.


Los testimonios etnográficos
La elaboración de la sal en el valle del Chota-Mira es interrumpida a finales del siglo XVII o inicios del siglo XVIII y se redescubre a principios del siglo XIX antes de desaparecer de nuevo en la década del 1970, suplantada por la explotación de la caña de azúcar. Pero en décadas posteriores, la población de la parroquia de Santa Catalina de Salinas rehabilita esta actividad desde una perspectiva cultural.
Para los salinenses contemporáneos explotar la sal no es solamente una actividad económica sino que también participa de una afirmación identitaria de los actuales pobladores de Santa Catalina de Salinas. Esta actividad es una manera de rescatar el patrimonio local y de mantener viva la memoria colectiva del pasado en la región. Desde un punto de vista económico, se mantienen los modelos heredados de la época colonial, a saber el trueque y el contrabando,  recuerdo de las estrategias de los esclavos para sacar provecho de la producción de sal en la que se veían obligados a trabajar sin retribución alguna.


Las pruebas de la arqueología
Jorge Fernando Flores Troya realizó un trabajo de prospección, excavación, y análisis del material excavado en 3 sitios del valle del Chota-Mira. El material analizado permite dar pruebas de que la explotación de la sal perdura durante la colonia tardía, y posiblemente hasta la República. Además, algunos tipos de cerámica encontrados en las excavaciones son típicos productos de intercambio que hubieran podido ser comprados por esclavos africanos y afrodescendientes, ya que ellos no fabricaban cerámica sino que la compraban.

En sus pensamientos finales, Jorge Fernando Flores Troya concluye que las fuente históricas etnográficas y arqueológicas dan índices de la explotación del sal como una parte importante de la vida de los afrodescendientes en el valle del Chota-Mira desde la época colonial hasta el presente. Los habitantes actuales del valle y de Santa Catalina de Salinas actúan para el mantenimiento de esta actividad ancestral como parte de su patrimonio material e inmaterial.