Los estragos del Covid-19 en el patrimonio arqueológico: una mirada desde el Perú

Por Catherine Lara, doctora en Arqueología e investigadora del IFEA en Lima

El Perú cuenta con al menos trece mil sitios arqueológicos. Esta visibilidad del patrimonio arqueológico lo ha vuelto imprescindible del entorno social. Es así como los imaginarios y discursos identitarios de distintos actores han buscado proteger o al contrario explotar esta materialidad a través del tiempo (Chamussy et al. 2010 [1]). Ésta es asimismo muy frágil. Quizás no sea lo primero en lo que se piense al estallar grandes crisis, pero no por ello deja de padecer sus consecuencias, en ocasiones con creces. La pandemia del Covid-19 lo demuestra una vez más, tal como lo ilustramos a continuación con ejemplos provenientes del Perú, pero que son también la realidad de otras partes del continente americano y del mundo. Esta realidad gira principalmente en torno a dos fenómenos: los atentados en contra del patrimonio y el desplomo de los medios humanos y económicos necesarios al mantenimiento de los vestigios arqueológicos.

Incremento de huaqueos e invasiones

El saqueo (o huaqueo) y las invasiones de yacimientos arqueológicos están terminantemente prohibidos en el Perú, y son duramente sancionados por las leyes del país. Desde luego, estas prácticas existen desde hace mucho tiempo. Sin embargo, parecen haberse intensificado a raíz de la crisis del Covid-19.

Por dar unos cuantos ejemplos nada más, en un artículo publicado el pasado 15 de junio, UN Diario daba a conocer la angustiada denuncia presentada por el alcalde de Portada de la Sierra (provincia de Pacasmayo), sobre la situación de la zona arqueológica de Cerro Pitura. Desde el inicio de la cuarentena, esta zona ha sido especialmente afectada por un notorio incremento del huaqueo, que ocasionó una destrucción masiva del sector, a raíz de lo cual se perdieron objetos de gran valor[2] . Un caso distinto fue reportado en pleno Cusco, en donde funcionarios estatales sorprendieron a una banda de huaqueros excavando clandestinamente en una casa antigua a finales del pasado mes de junio[3].

Los sitios arqueológicos “famosos” también fueron afectados. Es el caso de Chankillo (Áncash), patrimonio cultural de la nación. A principios de mayo, representantes culturales y policiales constataron el implemento ilegal de infraestructura agrícola dentro de la zona arqueológica[4]. Por su parte, Caral sufrió múltiples invasiones desde fines de abril[5]. En junio, el Ministerio de Cultura publicó una nota informativa sobre las acciones realizadas para desalojar a los invasores[6].

A raíz de estos incidentes, el Ministerio de Cultura tomó medidas para incentivar a la población a denunciar los atentados al patrimonio, a través del implemento de un decreto legislativo[7], y la apertura de una línea WhatsApp[8]. Como resultado, en mayo, la entidad ya había recibido más de 50 denuncias por deterioro de sitios arqueológicos[9]. Es muy probable que estas infracciones patrimoniales sean en realidad mucho más numerosas, en especial en sitios poco mediáticos o ubicados en zonas aisladas.

Restos humanos dispersados por huaqueros (desierto de Sechura) / Foto: C. Lara

El incremento de estos atentados al patrimonio a raíz de la crisis del Covid-19 se podría explicar por dos factores.

En primer lugar, ante la crisis económica actual, la venta de objetos provenientes de excavaciones clandestinas o la invasión de tierras pueden presentarse para algunos como fuentes alternativas de beneficios económicos. En el caso del huaqueo, la cuarentena coincidió además con la Semana Santa, periodo popularmente considerado como propicio al hallazgo de objetos arqueológicos de valor. En ciertas áreas arqueológicas, los moradores consideran tener derechos legítimos sobre la explotación de objetos precolombinos (Canghiari 2012[10]). Lo cual nos remite a la discusión sobre la diversidad de percepciones existentes en torno a la noción de patrimonio, e inclusive la legitimidad de este concepto. Un debate complejo que no desarrollaremos aquí, pero que sin duda debe ser tomado en cuenta en el contexto actual.

En segundo lugar, las denuncias de actividades de huaqueo o de invasiones son generalmente realizadas por moradores, funcionarios del sector cultura o por las fuerzas policiales. Así, la restricción de circulación decretada por el Estado de Emergencia dejó el campo libre para los infractores.

A través de la presencia de profesionales y la participación de las comunidades, los proyectos de investigación arqueológica son también una manera de proteger los sitios. Desde luego, estos proyectos fueron suspendidos durante el periodo de inmovilización social. El incidente ocurrido en el sitio de Huacatón (provincia de Huaral, departamento de Lima), ocasionó una intensa controversia en la comunidad arqueológica del país.

Antes del inicio del aislamiento social, el arqueólogo Peter van Dalen había obtenido la debida autorización para excavar el yacimiento. Dado los peligros inminentes de destrucción del sitio, luego de declarado el Estado de Emergencia a mediados de marzo, el investigador tomó la iniciativa de seguir con la excavación. Aseguró que el Ministerio de Cultura tenía conocimiento de aquello, y que se habían tomado las debidas precauciones sanitarias para garantizar la seguridad del personal[11].

No obstante, el Ministerio de Cultura desconoció las declaraciones del investigador. A comienzos de abril, suspendió la excavación mediante un operativo policial, aduciendo que el proyecto constituía una infracción a las normas de inmovilización social, que había puesto en peligro al equipo de trabajo[12]. Aproximadamente un mes más tarde, un morador cavó ilegalmente una trocha de más de 40 metros de largo a través de Macatón con maquinaria pesada, ocasionando una destrucción notoria de los vestigios arqueológicos del sitio[13].

Debilitamiento de los vestigios por falta de mantenimiento y financiamiento

A raíz de la inmovilización social obligatoria, los museos arqueológicos tuvieron que cerrar y reducir drásticamente las actividades del personal in situ[14]. Esta situación afectó a los vestigios muebles e inmuebles, los cuales requieren un mantenimiento permanente. Es el caso de las Huacas del Sol y de la Luna, cuyos murales polícromos sufrieron deterioros no despreciables durante la cuarentena[15]. Por lo que, a más de los gastos generados por las tareas de mantenimiento habituales, serán necesarias nuevas inversiones para reparar los daños ocasionados a raíz de la pandemia.

Detalle de un mural de Huaca de la Luna. Foto: C. Lara

Así como el patrimonio arqueológico ocupa un lugar preponderante en la actividad turística del Perú, esta última contribuye notoriamente a financiar al sector arqueológico. El cierre de los museos a raíz de la inmovilización social generó pérdidas económicas significativas desde este punto de vista. Luego del levantamiento de la cuarentena, se establecieron protocolos sanitarios para que los museos puedan volver a abrir desde el mes de julio, garantizando la salud de los visitantes[16]. Pero aquello también tiene un costo, por lo que el Gobierno Central ofreció una ayuda de 5,8 millones de dólares al sector[17]. En Lambayeque, los museos Tumbas Reales y Sicán están esperando la llegada de estos fondos para poder implementar las medidas de bioseguridad necesarias al regreso del público[18].

En Machu Picchu, la reapertura del sitio estaba inicialmente prevista para el primero de julio. No obstante, ante la falta de presupuesto para reforzar y equipar el centro de salud aledaño, las autoridades decidieron asimismo postergar la reanudación de la actividad turística[19]. La noticia tiene consecuencias paradójicas. Por un lado, es positiva, en la medida en que Machu Picchu sufre cada vez por la afluencia creciente de visitantes[20]. Por otro lado, la economía de la región depende fuertemente de la actividad turística ligada al patrimonio arqueológico[21], por lo que la postergación de la reapertura de los sitios es desalentadora. Las dificultades económicas subsiguientes bien podrían dar un argumento más a los partidarios de la polémica construcción del nuevo aeropuerto del Cusco. Esta iniciativa lanzada en el 2017[22] generó intensas discusiones entre quienes argumentan que este proyecto traería una bonanza económica para todos los sectores sociales de la zona, y quienes al contrario sostienen que esta construcción es una amenaza para la preservación del patrimonio natural y cultural del Valle Sagrado, que solo enriquecerá a unos pocos.

De manera general, pase lo que pase, el desplomo del flujo de turistas (y por ende, de los ingresos generados para los museos) es inevitable. En primer lugar, porque los protocolos sanitarios exigen naturalmente aforos reducidos[23]. En segundo lugar, porque pese al levantamiento de la cuarentena, la pandemia se halla en plena expansión en el Perú, lo cual puede ser disuasivo para el turismo interno. Finalmente, la apertura de las fronteras internacionales prevista de momento para el mes de octubre implica que los turistas extranjeros no estarían regresando sino a fin de año, lo cual perjudica asimismo considerablemente a la economía de los museos[24]

Afluencia turística en Huaca de la Luna. Foto: C. Lara

Balance y perspectivas

Al igual que otros fenómenos que se han venido discutiendo desde el inicio de la pandemia, lo expuesto anteriormente no es nuevo. Lo que hizo la crisis del coronavirus es evidenciar aún más y en ocasiones exacerbar realidades que ya existían antes. Las situaciones aquí recopiladas ponen de manifiesto los dilemas que se pueden presentar a la hora de tener que definir prioridades entre salud, economía, en ocasiones legalidad, y en este caso, cultura.

La agravación de la crisis económica será sin duda un incentivo para huaqueros e invasores. Es de esperar que, con el levantamiento de la cuarentena, la mayor circulación de personas alrededor de los espacios arqueológicos desaliente los atentados al patrimonio. Al igual que en otros lugares del mundo, los museos aprovecharon la inmovilización social para promocionarse activamente en la web. Sin duda alguna, este tipo de iniciativas también contribuye a sensibilizar al público. Quizás la reanudación de los proyectos arqueológicos permita apoyar asimismo en ese sentido. Al parecer, aquello puede tomar tiempo todavía desde un punto de vista institucional, especialmente en medio de la incertidumbre causada por el levantamiento de la cuarentena en plena expansión de la pandemia. En cuanto a las investigaciones co-dirigidas por arqueólogos extranjeros, frente a la incógnita existente en torno a la fecha de apertura de las fronteras internacionales, fueron en mayoría aplazadas al próximo año.

En definitiva, se vienen tiempos muy duros para el patrimonio arqueológico del Perú y los distintos profesionales que gravitan en su torno. Tal como lo puso de manifiesto el colectivo G.I. Sociedades Prehispánicas del Litoral – Yungas en el encuentro “Arqueología peruana en tiempos de pandemia: presente y futuro”[25], más que nunca será necesaria una buena coordinación entre todos los miembros de la comunidad arqueológica, en relación con las entidades públicas, para visibilizar adecuadamente la gravedad de la situación y encontrar soluciones sostenibles a largo plazo.


[1] Chamussy V., Goepfert N., Touchard A.  2011 « La pratique de la huaquería au Pérou : un patrimoine détruit à 90% ». In Halte au pillage !, G : Compagnon & J.-L. Le Quellec (éds.), pp.314-333. Éditions Errance, Paris.

[2] https://undiario.pe/2020/06/15/denuncian-invasiones-y-huaqueo-en-zona-arqueologica-de-cerro-pitura

[3]https://larepublica.pe/sociedad/2020/06/20/cusco-intervienen-a-13-huaqueros-en-una-casona-vieja-del-cercado-video-lrsd/

[4]https://andina.pe/agencia/noticia-alerta-sector-cultura-detecta-trabajos-no-autorizados-zona-arqueologica-chankillo-795557.aspx

[5] https://elperfil.pe/peru/lima/arqueologa-denuncia-invasion-en-ciudad-sagrada-de-caral?fbclid=IwAR2136_0z0LRWR1J46cGCxQ9C11FO3Gd14jMKp_NBODl2Fv5inagT1IB_2Y

[6] https://www.gob.pe/institucion/cultura/noticias/169223-desalojan-a-personas-que-invadieron-sitio-arqueologico-de-vichama-en-vegueta-huaura

[7] https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/decreto-legislativo-que-refuerza-acciones-y-establece-medida-decreto-legislativo-n-1467-1865717-1/

[8] https://andina.pe/agencia/noticia-ministerio-cultura-insta-a-poblacion-a-denunciar-invasion-o-dano-zonas-arqueologicas-795357.aspx

[9] https://larepublica.pe/sociedad/2020/05/11/coronavirus-en-peru-ministerio-del-cultura-recibio-mas-de-50-denuncias-por-ataques-contra-zonas-arqueologicas-durante-estado-de-emergencia/?fbclid=IwAR1D_VTnPlsA5Pzru3ckoU5A5jsUDm2X_ZqkRVRwfEecDYyK50Rjs9HG4co

[10] Canghiari, E. 2012 « ¿Huaqueros? Lamentablemente no tenemos: legitimación y reivindicación en el saqueo de tumbas prehispánicas ». In Espacios, tradiciones y cambios en Conchucos, S. Venturoli ed., pp. 36-65. Progetto Archeologico Antropologico “Antonio Raimondi”, Bologne.

[11] https://limagris.com/un-ministerio-de-cultura-en-piloto-automatico-contra-el-arqueologo-pieter-van-dalen/

[12] https://www.radionacional.com.pe/noticias/regionales/ministerio-de-cultura-rechaza-excavaciones-en-sitio-arqueologico-cementerio-macaton-en-chancay

[13] https://www.gob.pe/institucion/cultura/noticias/151084-afectacion-en-un-area-del-sitio-arqueologico-cementerio-macaton-huaral

[14] https://www.gob.pe/institucion/cultura/noticias/169223-desalojan-a-personas-que-invadieron-sitio-arqueologico-de-vichama-en-vegueta-huaura

[15] https://rpp.pe/peru/la-libertad/trujillo-murales-de-la-huacas-del-sol-y-la-luna-en-peligro-por-falta-de-mantenimiento-noticia-1270335?fbclid=IwAR0k-ajDUqi6yP58TpPjXkY1JqHf9xQGuXxh3ryJqqsQdMUlOV2ZPpoA-UQ

[16] https://www.gob.pe/institucion/cultura/noticias/189357-ministerio-de-cultura-elabora-protocolo-de-salubridad-para-museos-y-sitios-arqueologicos-del-pais

[17] https://gestion.pe/peru/coronavirus-peru-reactivacion-economica-machu-picchu-afina-protocolos-para-volver-a-recibir-visitantes-en-julio-covid-19-nndc-noticia/

[18] https://larepublica.pe/sociedad/2020/06/30/lambayeque-museos-reabriran-puertas-tras-implementar-medidas-sanitarias-lrnd/

[19] https://larepublica.pe/sociedad/2020/06/20/machu-picchu-no-reabrira-sus-puertas-este-1-de-julio-cusco-reactivacion-turistica-lrsd/

[20] https://ojo-publico.com/1678/machu-picchu-descansa-obligado-por-la-pandemia

[21] https://larepublica.pe/sociedad/2020/06/27/cusco-machupicchu-devolvio-4-millones-de-soles-por-visitas-canceladas-durante-la-cuarentena-lrsd/

[22] http://www.rfi.fr/es/contenu/20190810-nuevo-aeropuerto-de-cusco-queda-bajo-la-mira-de-la-unesco

[23] https://www.infobae.com/america/agencias/2020/06/14/machu-picchu-limitara-visitantes-cuando-vuelva-a-abrir-sus-puertas-en-julio/

[24] https://mercadosyregiones.com/2020/06/18/cusco-120-000-personas-esperan-el-reinicio-del-turismo-en-la-region/

[25] https://www.facebook.com/GrupoYungas/videos/?ref=page_internal