La pandemia del coronavirus: un nuevo reto social y cultural para Colombia

Por Julie Massal, doctora en ciencias políticas e investigadora del IFEA en Bogotá

La pandemia del “coronavirus” llegó a Colombia, en proporciones aún modestas (con cerca de 800 casos conocidos y 13 muertos al 31 de marzo). En Bogotá desde el 20 de marzo y a nivel nacional desde el 25, se declaró la cuarentena, y en muchas regiones, hay toques de queda en pueblos y veredas. Las medidas de protección se acompañan de algunas propuestas dirigidas hacia las poblaciones que se encuentran en las situaciones más vulnerables, por la falta de acceso al agua y a los servicios básicos, entre ellos el acceso a la salud. Por ejemplo, en Bogotá los sectores más pobres recibirán ayuda bajo la forma de canastas básicas y se anunció la suspensión del pago de algunos servicios públicos (luz, agua); también se anticipó que se reconectaría a los usuarios cuyos servicios como el de acueducto habían sido suspendidos por falta de pago. Pero en regiones más aisladas, las condiciones  de pobreza y de débil acceso a los servicios básicos pueden potenciar los efectos negativos de la pandemia en la población menos protegida. Si bien las consignas de distanciación social, de gestos de higiene y de cuarentena se han tomado a nivel nacional, sus efectos no serán los mismos en todo el territorio, afectado por numerosas desigualdades sociales y por distintas formas de violencia y control territorial por los actores armados, criminales o mafiosos.

El panorama político, en efecto, es contrastado: la violencia contra los líderes sociales no da tregua, afectando a jóvenes líderes y ex combatientes en proceso de reinserción, en varias partes del país. A esto se añade la estigmatización contra algunas personas sospechosas de portar el virus. Esto es más preocupante todavía cuando esta estigmatización se dirige específicamente contra los líderes sociales, pues implica para ellos un mayor peligro, debido a que se convierten en blancos todavía más vulnerables. En efecto, la pandemia ha implicado, en muchas regiones, restricciones a la movilidad aún más estrictas que de costumbre; por tanto esos líderes no pueden escapar en caso de ser amenazados por su actuar político y ser blanco de estigmatización puede disminuir el apoyo que reciben de las comunidades, lo que los expone aún más. Al mismo tiempo los organismos internacionales y nacionales de control y monitoreo de la paz tienen mayor dificultad para acceder a esas regiones. 

Pero también hay señales alentadoras de una movilización de las instancias de implementación de la paz, particularmente de la Comisión de la Verdad que llamó a los actores armados a cesar sus actividades. El ELN, guerrilla aún en actividad, anunció el 30 de marzo un cese al fuego unilateral por un mes (del 1 al 30 de abril) como “gesto humanitario” debido a la pandemia, acatando el llamado del Secretariado General de la ONU a cesar los conflictos armados en el mundo entero. La Conferencia Episcopal y la Misión de verificación de la ONU, que vigila la implementación de la paz, también han apoyado este llamado. La agenda de la paz se mueve con la pandemia, también. En el contexto de una implementación de la paz, aun frágil, pero decidida a pesar de los obstáculos, por parte de la sociedad colombiana, éstas son señales que, sin sobrevaluarlas, son dignas de atención y seguimiento.

En la vida cotidiana, también hay muchos “pequeños cambios”, que tal vez no lo sean tanto, y de los cuales no se sabe si se olvidarán apenas termine la cuarentena o si su efecto será más duradero. La distancia social en las colas del supermercado o la tiendita, la prohibición del abrazo, la imposibilidad de “tomarse un tintico”, expresión que en Colombia es una metáfora de muchas relaciones sociales, tanto en la amistad como en los negocios; la calma sorprendente de una ciudad como Bogotá bulliciosa y llena de música…Hay una atmósfera distinta con la desaparición, al menos en algunos barrios, de los vendedores ambulantes que venden cigarrillos, caramelos, una aromática, o que alquilan “minutos” de celular, en las esquinas. Sí, llama la atención la paulatina invisibilidad de todo este “mundo de la calle” y de la gente que vive del “rebusque”, una especie de “Sistema D” (como decimos en Francia), ultra eficiente. El rebusque es la forma de buscar ganarse la vida, a como dé lugar, al vender de todo y sacarle provecho a cualquier oportunidad, con algo de reciclaje de piezas usadas y mucha creatividad a veces. ¿Que irá a pasar con esta economía “informal” pero tan difundida y que da cierta forma a la vida cotidiana? Este es un ejemplo entre tantos de los cambios a diario que ya ha ocasionado la pandemia del coronavirus en Colombia.

Como en otras partes del mundo, las dudas y las incógnitas son las que predominan, y no termina el asombro frente a todo lo que queda en veremos, lo que se creía no podía ocurrir. Pero la pandemia no tendrá los mismos efectos, en particular en las poblaciones más vulnerables, en todo el país, ni en todos los países, y no se ha enfrentado de la misma manera en todas partes, como lo muestra la diversidad de situaciones en América latina. El reto para pensar todo lo que está por cambiar o ya cambió, en la vida diaria, la economía, las relaciones culturales y sociales, la paz o la política, en la ciudad o el campo, es inmenso. Y habrá que hacerlo mirando lo que pasa alrededor nuestro, en nuestro entorno inmediato, por ahora, en la tienda o el barrio. Luego, habrá que pensar cómo investigar en este mundo cambiante y cómo esta pandemia cambia nuestra relación al mundo.