“Retener a los indios” Indigenismo, educación y agencia campesina. Ayacucho (1920 – 1960)

Por José Carlos Banda (UPC)

El viernes 19 de julio, José Miguel Munive (UNMSM) presentó “Retener a los indios. Indigenismo, educación y agencia campesina. Ayacucho (1920-1960)”, un avance de la investigación que viene realizando de forma independiente y que se propone desarrollar en el marco de un futuro programa doctoral en Historia. Esta presentación se dio como parte de las Tardes de Jóvenes Investigadores, organizadas por el IFEA y el Institut des Amériques.

La investigación busca comprender la relación entre la agencia social y política en los Andes, y su relación con el indigenismo, entendido por Munive como un proyecto que fue apropiado por gobiernos de distintas vertientes ideológicas y que pretendió homogenizar a los campesinos andinos. Esto supone, para el investigador, ser conscientes de que en el Perú el indigenismo fue cooptado por el estado en momentos en que se sucedieron regímenes que fueron desde el fascismo peruano, con Sánchez Cerro a la cabeza, respaldado por destacados indigenistas como Dora Mayer de Zulen, o el progresismo de Bustamante y Rivero, quien puso a Luis E. Valcárcel a la cabeza del Ministerio de Educación.

José Miguel Munive busca aproximarse a las dinámicas y actitudes de los pueblos campesinos de Ayacucho frente a la educación y a las propuestas de desarrollo rural, específicamente en las provincias de Lucanas, Víctor Fajardo y la actual Huancasancos. El investigador propone que la población rural se apropió de las herramientas que proveyeron estas políticas para subvertir parte de su poder a partir de pequeños cambios o variaciones y, de ese modo, participar de la institucionalidad y reproducción del estado, y satisfacer sus aspiraciones de ascenso social.

José Miguel Munive // © T. Romero

Munive centra su atención en el rol de los campesinos letrados dentro de las comunidades: qué estrategias utilizaron para apropiarse de lo letrado y cómo esto se relaciona con la redefinición e instrumentalización de categorías étnicas e identidades políticas. En este sentido, la investigación plantea la colisión de dos visiones o proyectos: por un lado, el proyecto indigenista buscó fijar las identidades étnicas y normalizar a la población bajo la categoría de “indios” o “indígenas”; por otro lado, los campesinos venían subvirtiendo este proceso.

El investigador fundamenta su estudio en la reconstrucción de los circuitos regionales que propiciaron la formación de redes de acceso al conocimiento. La migración o circulación de personas por razones de trabajo o estudios les permitió adquirir distintos niveles de competencia letrada, así como habilidades y destrezas urbanas, posibilitando, al mismo tiempo, el flujo de ideas. De esta manera, escribanías, beneficencias públicas, agencias municipales, la circulación de prensa escrita, la lectura pública de periódicos, la conscripción militar y las colecciones hemerográficas en áreas rurales fueron espacios que facilitaron la adquisición de competencias letradas. Estos campesinos se convirtieron en intelectuales del campo y adquirieron el rol de mediadores del proyecto indigenista estatal. Para sustentar sus ideas, el investigador sigue algunas historias de vida, como la de Moisés Vizcarra, letrado autodidacta y fundador del periódico Sierra (1936-1972), o de Belisario Molina, campesino letrado calificado por las autoridades como “agitador y cabecilla indígena” o como “falso indio” según circunstancias de la política local. Munive contrastó estas trayectorias de movilidad social con casos de élites iletradas cuyo poder político entró en declive hacia fines de la primera mitad del siglo.

A partir de la década de 1940 (y hasta fines de los 60), el indigenismo adquirió auge internacional a partir de las resoluciones de los congresos indigenistas interamericanos. Durante esos años, por ejemplo, se crea el Instituto Indigenista Peruano (1948) y se realizan las misiones de la OIT que buscaban la incorporación de la llamada “población aborigen” a la “cultura moderna”. Desde el Ministerio de Educación, Luis E. Valcárcel impulsó la expansión de la escolaridad rural con la creación de los Núcleos Escolares Campesinos, política de larga duración que contó con apoyo técnico y económico de la cooperación norteamericana. Estas ideas se encontraban en plena circulación y los maestros fueron responsables de plasmarlas en la enseñanza pública.

© L. Miramont

En este periodo, la investigación presta especial atención al entrenamiento recibido por los maestros en la Escuela Normal de Mujeres Nuestra Señora de Lourdes de Ayacucho, y a sus metodologías de trabajo para identificar las necesidades educativas de los pueblos. Formadas como etnólogas, con una fuerte influencia del culturalismo norteamericano, las maestras debían desplegar una serie de estrategias de investigación y diagnóstico como paso previo a su intervención en las comunidades campesinas. La “acción educativa de la escuela” tenía como premisa que el maestro debía trascender el espacio de las aulas escolares e integrarse a la vida comunitaria.

Transformar socialmente la vida campesina a través de la alfabetización en quechua (como fase previa a la castellanización) y la promoción de la sanidad –ambos ejes gravitantes de la política educativa indigenista– fue la misión encomendada a esta generación de maestras y maestros rurales. Pero, al mismo tiempo, esta política tuvo entre sus principales objetivos retener a los campesinos como trabajadores del campo, estabilizando y reproduciendo roles y jerarquías asociadas a una idea preconcebida de lo que debía ser la “raza indígena” y del lugar que correspondía los campesinos andinos en la sociedad peruana. En palabras del investigador, el proyecto estatal buscó producir una forma de “indianidad” ideada por los propios indigenistas.

Los campesinos no se quedaron pasivos frente a esta política, pues no quisieron acomodarse a lo que el proyecto indigenista pensaba que ellos deberían ser. Esto se manifiesta, por ejemplo, en el rechazo a que sus hijos reciban una educación en quechua, distinta a la de las escuelas urbanas, o a la categoría jurídica de comunidad de indígenas. Su deseo fue apropiarse de las herramientas lingüísticas y jurídicas para poder trabajar e integrarse en zonas urbanas.

Para sustentar sus postulados, el trabajo de Munive se basa en distintas fuentes de investigación, primarias y secundarias, trabajo etnográfico, entrevistas y documentación de archivo. Esto resulta clave porque los efectos de la educación en cada localidad se encuentran conectados con procesos específicos de cada localidad. Al seguir los lineamientos de la investigación cualitativa y el análisis de casos, el trabajo no pretende caracterizar un proceso homogéneo, sino comprender su multiplicidad tomando como muestra el caso de los pueblos rurales del sur de Ayacucho.

Debate

Los asistentes al seminario aportaron comentarios y formularon preguntas acerca de aspectos conceptuales y metodológicos. Tania Herrera propuso considerar una aproximación de clase que permita definir a los sujetos de investigación y entender de quiénes son (campesinos o indios) y qué lugar ocupan en la sociedad rural. Diego Sánchez destacó la apropiación de la literacidad como factor que empoderó a los actores subalternos a la vez que fue utilizada como mecanismo disciplinar por la escuela rural. Asimismo, consideró pertinente distinguir las formas de resistencia en las que se manifiesta la agencia campesina, sea a través de la migración o el acceso a la lectura. Lucie Miramont, doctoranda en Antropología de la Universidad de Toulouse, recomendó revisar los planteamientos teóricos de Henri Favre y James Scott. Partiendo del trabajo de este último, Miramont introdujo la noción de infrapolítica para analizar los pequeños cambios y variaciones que se dan lugar en las escuelas, entendidos estos como formas de resistencia discretas.

José Miguel Munive consideró pertinente un enfoque de clase, no obstante observó que dicha perspectiva no siempre encaja con la realidad de los pueblos rurales. En un nivel de análisis local, señaló, podemos distinguir que los actores se desplazan con solvencia entre una y otra adscripción étnica o definición de clase, identificándose como indios o campesinos mestizos según las circunstancias y sus necesidades inmediatas. La adquisición de distintos niveles de competencia letrada o habilidades urbanas hizo posible instrumentalizar estas definiciones en distintos contextos. Por otra parte, enfatizó que lejos de pensar en términos de resistencia, el proceso de la literacidad rural muestra que los campesinos andinos optaron por negociar con las prerrogativas del proyecto estatal tomando las herramientas convenientes para satisfacer sus aspiraciones. Ello les permitió participar de la institucionalidad del estado, reproducir la cultura hegemónica, y en asimismo, la exclusión étnica.

© T. Romero

Juan Carlos Estenssoro, historiador y profesor de la Universidad de París III Sorbone Nouvelle, introdujo el término educación corporativa para designar la lógica de los actores sociales para acceder al conocimiento recurriendo al aprendizaje y ejercicio de diversos oficios. Estenssoro consideró necesario, en primer lugar, establecer una articulación entre la primera parte de la investigación, correspondiente a las formas de aprendizaje corporativo y autodidacta, y la segunda, sobre la expansión de la educación estatal escolarizada. Estas dos formas de educación, ¿conviven?, ¿se sustituyen una a la otra? ¿Estamos frente a dos vías paralelas o a una evolución? ¿Cómo historizar el proceso de la escolaridad rural respecto a las problemáticas de la primera parte? Junto a estas interrogantes, el historiador planteó indagar en qué medida el carácter estatal de las escuelas rurales marcó estos espacios de construcción social. Desde su punto de vista, estaríamos frente a un espacio no compartido donde la literacidad es vista como un saber delegado o subalterno por parte de las élites locales. ¿Qué sucede con estas élites, quienes a la vez que se distinguen de la población campesina prescinden de educar a sus propios hijos? Estenssoro observó que, dada la evidencia, estamos frente a un caso en el que la convención tradicional de cultura letrada vs cultura popular no funciona y que esto es debido a que los sistemas de distinción de dichas élites no pasan necesariamente por la educación.  En segundo lugar, Estenssoro enfatizó que es necesario ser conscientes de que al hablar de comunidad indígena e indígenas estamos hablando de conceptos jurídicos –cuyos orígenes se encuentran en la legislación colonial–, no culturales. Finalmente, recomendó ampliar la cronología del estudio hacia 1880 en los años del primer indigenismo para entender la lógica de la educación corporativa y la lectura social.

Cecilia Méndez, historiadora y profesora de la Universidad de California en Santa Bárbara, destacó la originalidad del proyecto en la medida que propone trascender los recientes estudios sobre el indigenismo de los años 40 y 60. Méndez preguntó acerca del origen social de los maestros rurales. ¿Quiénes son estos maestros?, ¿se trata de hijos de hacendados?, ¿de pequeños funcionarios del estado? Al respecto, contrastó el caso de México donde la política estatal creó escuelas para maestros indígenas, en tanto que en el Perú se trataría más bien de un movimiento misti y de un proyecto contradictorio que busca desindianizar, por un lado, y al mismo tiempo retener a los “indios” en el campo. En segundo lugar, planteó interrogarse respecto a si el propósito de disciplinar los cuerpos se vió reforzado por los regímenes militares que tuvieron lugar durante el periodo y hasta qué punto, tomando en cuenta que se trata de un momento de avance agresivo de la castellanización en donde el propio indigenismo tiene una presencia fascista. En tercer lugar, la historiadora propuso indagar qué sucedió después, con el fin este mundo de hacendados, mestizos y mistis, qué quedó de estos proyectos en el contexto posterior de aparición de Sendero Luminoso, considerando el papel de tuvo la escuela en su formación. Al final de su intervención, Méndez cuestionó la noción de agencia en la medida en que su uso implica partir del supuesto de que los campesinos andinos no tenían capacidad de acción política. Señaló que a diferencia del enfoque con que se estudia la historia de los sectores populares, los académicos prescinden del término agencia cuando abordan el estudio de las elites. En tal sentido, su uso conduciría a replicar los mismos estereotipos que la investigación se propone cuestionar.

Bibliografía sugerida (Recomendación de José Miguel Munive)

CAVERO, R.,2014 – La educación de los excluidos. Ayacucho 1900-1961. Propuesta del Estado, el pensamiento de los maestros y los indígenas como actores educativos, 358 pp. Ayacucho: Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga.

CONTRERAS, C. & OLIART, P., 2014 – Modernidad y educación en el Perú. Serie diversidad cultural 8, 151 pp. Lima: Ministerio de Cultura.

CUETO, M., 2000 – El regreso de las epidemias: salud y sociedad en el Perú del siglo XX, 256 pp. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

DE LA CADENA, M., 2004 – Indígenas mestizos: raza y cultura en el Cuzco, 385 pp. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

ESPINOZA, G. A., 2010 – The Origins of the Núcleos Escolares Campesinos or Clustered Schools for Peasants in Peru, 1945-1952. Naveg@mérica. Revista electrónica de la Asociación Española de Americanistas, 4: 1-18

ESTENSSORO, J.C., 2003 – Del paganismo a la santidad: la incorporación de los indios del Perú al catolicismo, 1532-1750, 586 pp. Lima: Instituto Francés de Estudios Andinos, Pontificia Universidad Católica del Perú, Instituto Riva Agüero.

FEIERMAN, S., 1990 – Peasant Intellectuals. Anthropology and History in Tanzania, xii+340 pp. Madison, Wisconsin: The University of Wisconsin Press.

FOUCAULT, M., 2011 – The Birth of Biopolitics. Lectures at the College de France, 1978-1979, xvii+346. New York: Palgrave Macmillan.

GIRAUDO, L. & SÁNCHEZ, J.-M. (eds.), 2011– La ambivalente historia del indigenismo: campo interamericano y trayectorias nacionales (1940-1970), 295 pp. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

GONZALES, O., 2008 – Indigenismo, nación y política. Perú, 1904-1930. Intellectus, 1.

GONZALES, O., 2011 – El Instituto Indigenista Peruano: una historia por conocer. In: La ambivalente historia del indigenismo: campo interamericano y trayectorias nacionales (1940-1970) (Laura Giraudo & Juan Martín Sánchez, eds.): 133-153. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

HEILMAN, J. P., 2018 – Rebeliones inconclusas. Ayacucho antes de Sendero Luminoso, 332 pp. Lima: La Siniestra

JOHNSON, W., 2003 – On agency. Journal of Social History, 37 (1): 113-124.

LARSON, B., 2003 – Capturing Indian Bodies, Hearths, and Minds. The Gendered Politics of Rural School Reform in Bolivia, 1920s-1940s. In: Making Nation. Gender, Idigeneity, and the State in the Andes (Andrew Canessa, ed.) 32-59. Tucson: The University of Arizona Press.

LARSON, B., 2007 – La invención del indio iletrado: pedagogía de la raza en los Andes bolivianos. In: Formaciones de la indianidad. Articulaciones raciales, mestizaje y nación en América Latina (Marisol de la Cadena, ed.): 117-147. Popayán: Envión.

LUND, S., 1997 – On the Margin. Letter Exchange among Andean Non-Literates. In: Creating Context in Andean Cultures (Rosaleen Howard-Malverde, ed.): 185-195. New York: Oxford University Press.

LLAMOJHA MITMA, M. & HEILMAN, J. P., 2016 – Now Peru is Mine: The Life and Times of a Campesino Activist, 239 pp. Durham: Duke University Press.

MÉNDEZ, C., 2011 – De indio a serrano: Nociones de raza y geografía en el Perú, siglos XVIII-XIX. Histórica, v. 35, 1: 53-103.

PENT, S., 2016 – Bridging the Rural-Urban Divide: Peru’s CPDIT, 1917- 1927, 248 pp. Saarbrücken: Lambert Academic Publishing.

RAMOS, G. & YANNAKAKIS, Y., 2014 – Introduction. In: Indigenous Intellectuals. Knowledge, Power and Colonial Culture in Mexico and the Andes (Gabriela Ramos & Yanna Yannakakis, eds.): 1-17. Durham: Duke University Press.

OLIART, P., 2011 – Políticas educativas y la cultura del sistema educativo en el Perú, 277 pp. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

SALA I VILA, N., 2016 – Saberes, ciencias y política en la formación del Estado en el Perú decimonónico. In: Incertidumbres y distancias. El controvertido protagonismo del Estado en el Perú (Romeo Grompone, ed.): 147-171. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

SALOMON, F. & NIÑO-MURCIA, M., 2011 – Lettered Mountain. A Peruvian Village’s Way with Writing, 392 pp. Durham: Duke University Press.

STREET, J. C. & STREET, B., 2004 – La escolarización de la literacidad. In: Escritura y sociedad. Nuevas perspectivas teóricas y etnográficas (Virginia Zavala, Mercedes Niño Murcia & Patricia Ames, eds.): 181-210. Lima: Universidad del Pacífico, Instituto de Estudios Peruanos, Pontificia Universidad Católica del Perú.

THOMPSON, E. P., 2001 – The essential E.P. Thompson, x+498 pp. New York: New Press.

WILSON, F., 2014 – Ciudadanía y violencia en el Perú: una ciudad andina (1870-1980), 381 pp. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

Zavala, V. et.al. (eds.), 2004 – Escritura y sociedad. Nuevas perspectivas teóricas y etnográficas, 459 pp. Lima: Universidad del Pacífico, Instituto de Estudios Peruanos, Pontificia Universidad Católica del Perú.

Gestión de riesgo y emergencia en el medio urbano

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Reflexión metodológica sobre la práctica de terreno en la interrelación entre disciplinas desde un enfoque deductivo: la geografía y la antropología al servicio de la gestión del riesgo y la emergencia en el medio urbano. El caso de Barrios altos, Lima, Perú

Presentación de Marie Pigeolet (Université Paris I Panthéon Sorbonne / IFEA)

Desde el terremoto de 1970 hasta el embate del fenómeno del Niño Costero en 2017, la ciudad de Lima ha sufrido en las últimas décadas las consecuencias de la incapacidad del Estado para prevenir y gestionar la crisis provocada por los desastres naturales. Sin embargo, a lo largo de este periodo la ciudad ha experimentado un crecimiento urbano sostenido que demuestra una evidente capacidad de recuperación frente a los sucesivos embates de la naturaleza. Marie Pigeolet, doctoranda en Geografía de la Universidad Paris I Panthéon Sorbonne e integrante del Grupo de investigación para la gestión de riesgos y desastres de la Pontificia Universidad Católica del Perú, sostiene que dicha capacidad de respuesta está marcada por prácticas informales vinculadas a la organización del territorio y que funcionan al margen de las normas establecidas por organismos oficiales ante los cuales la población expresa una fuerte desconfianza.

¿Pueden estas prácticas aportar elementos útiles para la gestión de riesgos? ¿Ha contribuido la informalidad a la capacidad de recuperación de la ciudad? Pigeolet planteó estas preguntas como punto de partida de su investigación doctoral que tiene por objetivo identificar e integrar los saberes de la población urbana con el conocimiento de los especialistas en gestión de riesgos. En octubre de 2017, inició la primera etapa de su trabajo de campo en la zona de Barrios Altos, perteneciente al distrito del Cercado de Lima. El pasado 26 de enero, Pigeolet presentó los resultados preliminares de esta primera parte de su investigación y una reflexión sobre metodología interdisciplinaria que reúne herramientas de la geografía y la antropología. La presentación se desarrolló en tres partes. La primera consistió en una exposición del marco teórico aplicado en la definición del problema de investigación y la metodología a emplear. En la segunda Marie expuso los avances y dificultades suscitados a lo largo de su práctica de terreno y sus implicancias en la posterior reelaboración de su hipótesis de trabajo. En la parte final, planteó una discusión acerca de los aportes y límites de la metodología interdisciplinaria.

Una elaboración deductiva: planteamiento del problema y metodología

Resiliencia, informalidad e incertidumbre fueron los conceptos que orientaron la problematización planteada por la investigación. Pigeolet señala que la resiliencia es un concepto útil para entender la capacidad de recuperación de sistemas urbanos expuestos a riesgos naturales y sociales, en la medida en que supone múltiples respuestas en los planos espacial, social e institucional (Reghezza & Rufat, 2015). En realidades urbanas caracterizadas por la incapacidad institucional del Estado para afrontar tales situaciones, la interrogante acerca de las formas de responder a la crisis nos lleva al terreno de las prácticas y acciones informales que con tal propósito despliega la población y que involucran una suma de saberes cotidianos que no son partícipes de las normas administrativas y científicas (Sierra, 2016). Para dar cuenta de estos saberes, Marie introduce la noción de “conocimiento informal”, el cual cumpliría una función relevante en la gestión de emergencias. En ese sentido, propone identificar cómo los saberes informales contribuyen a tomar decisiones ante eventos que cuestionan la definición de la realidad, es decir, en situaciones de “agujero negro” o incertidumbre, donde lo normativo es puesto de lado y las acciones son regidas por el pánico (Gilbert, 1992).

En el caso de Lima, este conocimiento estaría imbricado en el conjunto de representaciones y valores asociados a la sensibilidad religiosa de la población y su vinculación con la organización del espacio. Por esta razón, la investigadora se interesó por comprender el papel de la vida espiritual en la organización del espacio en Barrios Altos, barrio donde se encuentran numerosos conventos e iglesias que durante el periodo colonial estaban consagrados a la evangelización de la población local.

Procesión del Señor de los Milagros (Créditos M. Pigeolet)

¿En qué medida la dimensión religiosa, sus discursos, actores e historia expresan una relación original con el territorio que puede contribuir a la gestión de riesgos?, es la pregunta que orientó la investigación de Marie Pigeolet. En el campo de la geografía social la pertinencia de esta interrogante se respalda en el hecho de que la organización territorial deriva de las prácticas sociales y la valoración y funciones conferidas a cada espacio, en este caso, iglesias, mercados, zonas comerciales, recorridos para ir a la escuela. Desde su perspectiva, estos elementos y su relación con las sensibilidades de la población hacen necesaria la colaboración entre la geografía y el trabajo antropológico. Mediante una metodología que combinó entrevistas, encuestas e itinerarios comentados, Pigeolet se propuso identificar elementos que evidencien la complementariedad entre el conocimiento “profano” (informal) y el conocimiento “experto” (Deboulet & Nez, 2013) y los aportes que la gestión urbana puede tomar de la intersección entre ambos saberes.

En relación a los saberes informales vinculados a la religiosidad, se realizó cincuenta entrevistas con fieles y representantes de la cofradía Señor de los Milagros, además de conversaciones con académicos especialistas en religiosidad popular y un representante de la Comisión Episcopal de Acción Social sobre las acciones desplegadas para responder al impacto del fenómeno del Niño en el norte de Lima. Se realizó también tres itinerarios comentados que incluyeron encuestas puerta a puerta en 17 quintas de Barrios Altos para determinar la percepción de sus habitantes respecto a los espacios y recorridos que prefieren utilizar los habitantes en razón de su seguridad o accesibilidad. De otro lado, se buscó una aproximación con los saberes expertos mediante entrevistas a especialistas de ProLima, organización municipal que cuenta con información técnica que data de 1950, y con arquitectos del proyecto Lima Sin Riesgo, quienes trabajan con juntas vecinales en Barrios Altos en la reducción de riesgos cotidianos ante incendios, colapso de viviendas y desastres naturales.

Itinerarios Comentados

Fortalezas y límites de una elaboración deductiva

La confrontación entre la hipótesis con el trabajo de campo arrojó puntos de contraste que exigieron cuestionar la problematización inicial de la investigación y considerar redirigir su objeto hacia la dinámica de los actores en la gestión de emergencia de un fenómeno perturbador.

Si bien los entrevistados se identificaron como católicos practicantes el resultado de las encuestas puso en evidencia que la iglesia no ejerce una influencia decisiva en la organización del espacio para los vecinos de Barrios Altos. Esta cumple una función más bien relacionada con el apoyo moral y psicológico y su papel en la gestión de emergencias estaría limitado a la distribución de donaciones a las personas más afectadas. Por otra parte, los vecinos de las quintas no poseen una organización colectiva que reúna esfuerzos ante situaciones de crisis; el problema más importante que convoca su participación es el de la propiedad.

En vista de estos resultados, la investigadora considera que es preciso desplazar su enfoque hacia el papel de las instituciones, entre ellas la iglesia, dejando de lado los aspectos referidos a las devociones populares. La elaboración de una nueva problematización implicará el examen de la presencia de las instituciones religiosas a escala nacional en coordinación con el gobierno, los organismos no gubernamentales y la ciudadanía, así como ampliar el espectro de amenazas a problemas como la delincuencia, el colapso de viviendas y los incendios, pues restringir el análisis, señala la investigadora, falsearía los desastres naturales falsearía los resultados.

Pigeolet sostiene que si bien el papel de los discursos religiosos en las acciones de los ciudadanos resultó menos influyente de lo esperado, la metodología planteada permitió esclarecer el lugar de las instituciones religiosas como actores en la gestión de la emergencia. Señala asimismo que la proximidad a la dimensión sensible respecto al espacio local propiciada por los itinerarios le permitió entender dinámicas sociales marcadas por la informalidad de las que no es posible obtener información en las fuentes oficiales. No obstante, recalcó la necesidad de ampliar el horizonte de la investigación a la función de las instituciones religiosas en tanto actores, lo que implica analizar con más profundidad el aspecto sociopolítico en una escala nacional.

Vivienda precaria en Barrios Altos (Créditos- M. Pigeolet)

Debate

Los asistentes al seminario plantearon comentarios e interrogantes que se centraron especialmente en cuestiones metodológicas y en el diseño de la pregunta de investigación.

Andrés Figallo destacó que la investigación introduzca el concepto de resiliencia para entender la gestión de riesgos en el contexto urbano, pues permite interpretar el potencial de recuperación de la ciudad en tanto sistema en constante evolución. De igual forma destacó la propuesta de examinar el papel de la iglesia como actor en la gestión del desastre dada su capacidad logística y de movilización de recursos. Jorge Luis Avila Cedrón consideró relevante el aporte del trabajo de campo realizado por Marie puesto que propone integrar a los diversos actores que participan en la gestión del riesgo, incluyendo actores locales no gubernamentales cuya acción es efectiva en el momento de la crisis. Puso énfasis en las posibilidades que ofrece el estudio para indagar acerca de las capacidades de autogestión de la población.

Evelyne Mesclier, directora del IFEA, cuestionó el carácter interdisciplinario de la metodología planteando la interrogante acerca de si herramientas como las encuestas y entrevistas no son también propias de la geografía social, y señaló el paralelo de los itinerarios comentados con las cartografías mentales. Jeremy Robert observó la necesidad de redirigir los procedimientos de búsqueda. Consideró que las encuestas y posiblemente las preguntas planteadas no fueron las más favorables para la obtención de la información esperada. En tal sentido, consideró pertinente plantear otras maneras de observar las prácticas y comportamientos asociados a la sensibilidad religiosa y la gestión de riesgos. Complementando el comentario de Robert, José Miguel Munive sugirió recurrir a la etnografía de las prácticas sociales y económicas relacionadas con la institucionalidad religiosa y su posicionamiento en el espacio. La observación participante permitiría aproximarse a las prácticas y acaso obtener información que puede aparecer velada en las respuestas de los entrevistados.

Las intervenciones finales de Jeremy Robert y Evelyne Mesclier se centraron en la cuestión de la pregunta de investigación. Robert señaló que abrir la interrogante desde el lado de la religiosidad en lugar de la gestión de riesgos sería más productivo que el recorrido inverso. Comenzar por reflexionar porqué la elección de lo religioso y no de otros aspectos de la vida social y cultural de la población podría abrir nuevos elementos de comprensión, puesto que poner en primer plano el acopio de elementos útiles para los expertos en gestión de riesgos podría orientar el estudio hacia la obtención de un inventario restándole capacidad teórica y explicativa. En la misma línea Evelyne Mesclier anotó que elegir como punto de partida  una interrogante propia de las llamadas “ciencias duras” (en relación a la gestión de riesgos) y no de las ciencias sociales podría llevar hacia lugares comunes que en lugar de poner en valor el conocimiento popular, lo descalifican al considerarlo carente de autoridad en comparación con las recomendaciones dadas por los expertos.

Reseña redactada por José Miguel Munive Vargas (UNMSM)

Referencias bibliográficas ( Recomendación de Marie Pigeolet)

BENNAFLA, K. 2015 – “Informalité”, notion à la une de Géoconfluences. Visto en: http://geoconfluences.ens-lyon.fr/informations-scientifiques/a-la-une/notion-a-la-une/notion-a-la-une-informalite
DEBOULET, A. & NEZ, H. (dir.), 2013 – Savoirs citoyens et démocratie urbaine, 137 pp. Rennes: Universidad de Rennes.

GARCIA-ACOSTA, V. 2005 – El riesgo como construcción social y la construcción social de riesgos. Desacatos. Revistas de ciencias sociales, 19: 11-24.

GILBERT, C., 1992 – Le pouvoir en situation extrême. Catastrophes et Politique, 268 pp. París : L’Harmattan.

GROSJEAN, M. & THIBAUD J.-P. 2001 – L’espace urbain en méthodes, 217 pp. Marsella: Editions Parenthèses.

MCFARLANE, C., 2016 – Repenser l’informalité : la politique, les crises et la ville. Lien social et Politiques, 76: 44‑76. Visto en: http://id.erudit.org/iderudit/1037065ar

MORELLE, M. et. al., 2016 – L’informalité politique en ville. 8 chercheurs et 9 villes face aux modes de gouvernement urbain. L’Espace Politique [en ligne], 29. Visto en: https://espacepolitique.revues.org/3806

RAULET-CROSET, N., COLLARD, D. & BORZEIX, A., 2013 – Les apports des parcours commentés. Appréhender l’espace dans les organisations éphémères. Revue internationale de psychologie et de gestion des comportements organisationnels. Supplément (HS) : 109-128

REGHEZZA-ZITT, M., 2006 – Réflexions autour de la vulnérabilité métropolitaine : la métropole parisienne face au risque de crue centennale, 385 pp. Tesis doctoral en Geografía, Universidad de Nanterre, Paris X.

REGHEZZA-ZITT, M. & RUFAT, S., 2015 – Résiliences, sociétés et territoires face à l’incertitude, aux risques et aux catastrophes, 227 pp. París: ISTE Editions.

ROBERT, J., 2012 – Pour une géographie de la gestion de crise : de l’accessibilité aux soins d’urgence à la vulnérabilité du territoire à Lima. Tesis doctoral en Geografía, Universidad de Grenoble

RODRÍGUEZ CANALES,  J. 2014 – Tres aspectos de la participación política de la iglesia. Revista de investigación (Arequipa), 5: 48-62.SIERRA, A. et. al., 2009 – Experiencias de gestión de riesgos en Lima: actores y territorios urbanos. Bulletin de l’Institut français d’études andines, 38 (3): 777-797.