Rumores de mutilación: ansiedades en torno a la rebelión de Iquitos de 1921-1922

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Jorge Bayona, Asia Research Institute of the National University of Singapore (Indonesia)

Reseña redactada por Noémi Fablet, doctoranda en historia en la Universidad Rennes 2 (Francia).

Jorge Bayona defendió hace poco su tesis doctoral en Historia: “Contesting dismemberment: rumor, revolt, and empire in Peru and the Philippines (1920-1930)”, donde analiza los rumores de separatismo de la década del veinte con un enfoque comparativo entre Perú y Filipinas. 

Para el primer Encuentro de Jóvenes Investigadorxs del IFEA del año 2022, decidió presentarnos parte de un capítulo de su tesis, el cual se centra en el espacio peruano de principios de los años 1920, precisamente en un conflicto interno que estalló en la periferia de la República del Perú, en Iquitos, ubicado en el territorio amazónico.

Para empezar, Jorge ha mencionado un aspecto fundamental de su investigación: el estudio de los rumores. Las reflexiones de Luise White (2000) le sirvieron de base para entender los rumores como una fuente histórica valiosa. Efectivamente, nos ha explicado que estudiar los rumores permite medir los parámetros de la especulación creíble. En su caso, el estudio de los rumores permitió desvelar los temores en torno a la pérdida de territorio, una amenaza bien arraigada entre los peruanos en aquella época, que se alimentaba de ansiedades tanto territoriales como coloniales.

Antes de profundizar el análisis, Jorge hizo un breve recuento del acontecimiento estudiado y lo contextualizó: el 5 de agosto de 1921, bajo la presidencia de Augusto B. Leguía, estalló un golpe de Estado muy localizado y sin derramamiento de sangre, en Iquitos, donde se proclamó un gobierno revolucionario. Esa rebelión, liderada por el capitán del Ejército Guillermo Cervantes, fue rápidamente derrotada; sin embargo, dio lugar a distintos rumores, tanto en el centro político de Lima, como en la periferia amazónica, rumores que el historiador se proponía desvelar.

Primero, Jorge Bayona ha comparado la recepción del conflicto desde Iquitos, corazón de la rebelión, con la recepción del mismo acontecimiento desde Lima, el lejano centro de poder – insistió en la distancia entre ambos espacios, que resumió de la siguiente manera: para ir de un punto a otro, son 14 000 kilómetros de viaje por mar. A partir de ahí, evoca dos ciclos de rumores. El primero, que se origina en Iquitos, expresa el miedo, difundido por los rebeldes, a una mutilación del territorio nacional. Esa pérdida hubiera sido planificada por el presidente Leguía desde la capital, en beneficio de la república fronteriza de Colombia. En el segundo ciclo de rumores, que parte de la capital peruana, el responsable ya no es el presidente sino la rebeldía, que habría fraguado una secesión.

Para Jorge Bayona, esas mutilaciones son fantasías que vienen a sacar a luz las ansiedades de la República criolla, respecto a un territorio lejano y cuyo control, desde Lima, resulta sumamente frágil. Este territorio periférico, mayormente compuesto por tierras indígenas, es considerado como nacional cuando, en realidad, el poder central tiene más bien una relación de metrópoli a “colonia de ultramar”, sacando provecho de los abundantes recursos naturales, sin lograr imponer su soberanía sobre el territorio.

A partir de los dos ciclos de rumores de mutilación que pudo identificar, el ponente analizó su significado y las complicaciones políticas que encerraban. En cuanto a los rumores desde Iquitos, eran un aporte al objetivo más concreto de derrocar el gobierno de Leguía; dicho de otro modo, servían la causa anti-Leguía. Luego, Jorge se detuvo en los rumores desde Lima: la prensa trató la rebelión como un acontecimiento de poca relevancia para el país, siendo presentada simplemente como un asalto al banco por una “horda”, sin duda pronto derrotada. De hecho, este rumor se apoyaba en un elemento histórico ya que sí, los rebeldes asaltaron a los bancos de Perú y Londres para luego repartir el dinero entre los funcionarios de Iquitos que no habían sido pagados en un contexto de crisis económica. Entonces, desde la prensa oficial, se resta importancia al evento como si fuera un asalto común y corriente. La revista Variedades de la misma época mostró en su portada a un ministro de gobierno muy relajado, en zapatillas, sentado en un cómodo sillón, sin duda para resaltar la poca alarma que reinaba en las altas esferas del gobierno. El acontecimiento fue tratado como una provocación cualquiera, aislada, fugaz.

Sin embargo, parece que la censura calló unos rumores que sí circularon. Si la prensa no lo dejó transparentar directamente, el fantasma del separatismo se cuela de alguna manera. Jorge Bayona lo ha mostrado a partir de un artículo del Centro Loretano, que desmiente la amenaza de secesión, acotándola a puras imaginerías. Luego, lo ha demostrado a partir de discursos posteriores a la rebelión, que desmentían la llamada “campaña separatista”, reivindicando más bien un patriotismo profundo (aquí se basaba en las memorias de 1922 de un militar que participó en el golpe abortado, Samuel Terros Videla). Así que el rumor aparece desde la negación. Por lo tanto, Jorge Bayona supone que tuvo que circular entre la población limeña, a pesar de que no apareciera inmediatamente en la prensa, y dado que posteriormente se ensañaron en desmentirlo. De algún modo, para que hubiera tanta discusión en torno al separatismo, es que esa idea no era tan inverosímil, sobre todo cuando el recuerdo de la pérdida del Acre estaba todavía vivo.

El historiador concluyó volviendo a hechos reales, posteriores a la rebelión fracasada de Guillermo Cervantes: los tratados territoriales en que Perú cedió parte de la región del Putumayo. Así vemos que los rumores de amenaza a la integridad territorial del país estaban arraigados en lo real, ya que la idea de que Leguía iba a vender parte del territorio se concretizó. En el año 1922, fue suscrito con Colombia el tratado Salomón Lozano, ratificado 5 años más tarde, cediéndole la parte norte de la región del Putumayo, delimitada por el río del mismo nombre. Por lo cual, el rumor difundido, tanto desde Iquitos como desde Lima, de una amenaza de mutilación territorial descansaba en una realidad suspendida que se concretizó unos meses después.

La ponencia se prolongó con un diálogo entre el ponente y los participantes. Aquí proponemos un resumen de lo que se dijo. Aliocha Maldavsky empezó dando algunas referencias en francés en torno a los rumores:  

  • Aldrin, P. (2003). Penser la rumeur Une question discutée des sciences sociales. Genèses, no50, 126-141. https://www.cairn.info/revue-geneses-2003-1-page-126.htm)
  • Soria, M., & Billoré, M. (Eds.) (2011). La rumeur au Moyen Âge: Du mépris à la manipulation, Ve-XVe siècle. Rennes: Presses universitaires de Rennes
  • Corbin, A. (1990) Le village des cannibales, Paris : Flammarion

Jorge Bayona precisó su enfoque. Distinguió lo que dice la prensa y el rumor, que se encuentra en los vacíos o desmentidos de la prensa. Por ejemplo, subrayó que la oposición supuestamente muy difundida al tratado del 1922 era invisible en la prensa ya que la censura era bien potente. Precisó también la noción de territorio nacional como cuerpo, “el geocuerpo” (Thongchai , 1994) desde la cual la separación de parte del territorio es vista como una mutilación dolorosa. En ese sentido, el imaginario del territorio nacional no toma en cuenta el hecho de que, en realidad, los territorios periféricos son más bien territorios indígenas que se sueltan del dominio del poder central. Esa ansiedad de separatismo demuestra finalmente lo frágil del control sobre esos territorios.

En cuanto a los indígenas, principales habitantes de la zona del Putumayo, llama la atención que no aparezcan en el discurso y resulten perfectamente invisibilizados, de tal modo que el territorio nos aparece, primero que todo, como un espacio de riquezas naturales deshabitado. No surge la preocupación por los indígenas bajo la dominación colombiana, pero sí el temor a perder recursos naturales. Cuando la temática indígena aparece en el debate, en boca de un senador cauchero, Julio César Arana, es para preparar su desplazamiento hacia el sur del río Putumayo y preservar así la mano de obra. De tal modo que la preocupación por los derechos de los habitantes de esta zona no existe, y si hay una preocupación, esa es económica.

Presentación de Jorge Bayona © IFEA

Bibliografía

Barclay, Frederica. (2009). El estado federal de Loreto, 1896: centralismo, descentralización y federalismo en el Perú, a fines del siglo XIX. 1a. ed. Travaux de l’Institut français d’études andines ; t. 266. Lima : Cuzco, Peru: Instituto Francés de Estudios Andinos ; Centro de Estudios Regionales Andinos “Bartolomé de Las Casas.

Thongchai Winichakul. (1994). Siam Mapped: A History of the Geo-Body of a Nation. Honolulu: University of Hawaii Press.

White, Luise. (2000). Speaking with Vampires: Rumor and History in Colonial Africa. Studies on the History of Society and Culture. Berkeley, Calif.: University of California Press.

Vulnerabilidad social en la política de gestión de riesgo de desastre (Lurigancho-Chosica)

Tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA: Presentación de André Anaya (PUCP)

Reseña redactada por Jorge Bayona, doctorando en historia por la Universidad de Washington

El viernes 18 de septiembre se realizó una nueva sesión de las Tardes de Jóvenes Investigadores, en la cual tuvimos la oportunidad de conocer la investigación de André Anaya titulada: “El desastre des-naturalizado: enfoque de vulnerabilidad social en la política de gestión de riesgo de desastre (GRD) en Lurigancho-Chosica, Quebrada Carosio”. Tras una interesante exposición, los asistentes y el ponente pudieron intercambiar pareceres al respecto.

Siguiendo a autores como Fischer, Giddens, Beck y Wilches-Chaux, y por medio de su caso de estudio de la Quebrada Carosio en Lurigancho-Chosica, Anaya propone que las teorías de ciencias sociales tienen un aporte que brindar a la Gestión de Riesgo de Desastres (GRD). Es decir, en lugar de solo estudiar el riesgo y la vulnerabilidad que presentan los “desastres naturales” desde la perspectiva de las ciencias físicas y la ingeniería, un enfoque en el que se incluye la perspectiva de las ciencias sociales resulta más efectivo. Esta perspectiva, al entrar en diálogo con los habitantes de la zona para comprender sus necesidades y recoger sus conocimientos, tendrá mejores resultados que una aproximación prescriptiva vertical, en la cual los científicos e ingenieros se limitan a dar instrucciones a la población respecto de las medidas que se tomarán.

Anaya ilustró la necesidad del diálogo con las poblaciones locales con un ejemplo muy sugerente. En una ocasión, las autoridades decidieron enviar maquinaria pesada a remover piedras y detritos que podrían resultar una amenaza en caso de lluvias. Esta iniciativa prosiguió pese a las advertencias de las habitantes de la zona, quienes les indicaban que al realizar esta obra en los tempranos meses del año, se exponían a las mismas lluvias cuyo efecto querían minimizar. En efecto, cuando llegaron las lluvias, el agua arrastró la maquinaria pesada quebrada abajo donde causó daño entre las viviendas de la zona.

Por medio de su trabajo de campo, Anaya diagnosticó las características de las comunidades que residen en la Quebrada Carosio. Se tratan de asentamientos humanos llamados Buenos Aires y Moyopampa, respectivamente. Según Anaya, entre sus diferencias tenemos que, si bien ambos están conformados por migrantes que llegaron a los alrededores de Lima, en Moyopampa habitan mayormente personas que están “de paso”, en el sentido de que residen en viviendas alquiladas mientras consolidan su situación laboral y social en la ciudad, y que tienen la intención de mudarse a un lugar más céntrico tras un período relativamente breve. Como resultado de la constante circulación de residentes, la cohesión social en este asentamiento humano es más débil. En cambio, Buenos Aires, pese a tener una infraestructura más precaria que Moyopampa, tiene una población más estable y, por ende, mayor cohesión social. Esto incide en la manera en que se pueden organizar para resistir los desastres naturales en la zona.

Presentación de André Anaya © IFEA

Según Anaya, una perspectiva de ciencias sociales ayudará a reducir los efectos adversos de los desastres naturales. Si bien se han hecho avances que han posibilitado una mayor integración con la comunidad local, todavía no se ha alcanzado el potencial completo. Con un aporte de las ciencias sociales se podría articular una mejor respuesta al desastre, con medidas como el desarrollo de capacidades de la población local, alineación de participación e intereses, y manejo de la información y conocimiento. Estos aportes llevarían a una mejora en los medios para prevenir los efectos perjudiciales, así como en la evaluación de los problemas y limitaciones de los proyectos GRD existentes.

BIBLIOGRAFÍA 

Bates, Frederick L. (ed.). 1982. Recovery, Change and Development: A Longitudinal Study of the Guatemalan Earthquak Athens, Georgia: Department of Sociology, University of Georgia.  

Beck, Ulrich. (1998). La sociedad del riesgo: hacia una nueva modernidad. Editorial: Paidos.   

Cenepred, Indeci, & PCM. (2014). Plan Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres PLANAGERD 2014—2018 (CENEPRED). Lima, Perú.   

Clifford, Roy A. (1956). The Rio Grande Flood: A Comparative Study of Border Communities. National Research Council Disaster Study, No.7. Washington, D.C.: National Academy of Sciences.  

Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea ECHO. (2016). Línea de base comunitaria de las quebradas Carosio y Mariscal Castilla del distrito de Lurigancho – Chosica [Lína de base]. Lima, Perú.  

Dynes, Russell (1988). Cross-Cultural International Research: Sociology and Disaster. In International Journal of Mass Emergencies and Disasters 6, pp. 101- 129, August                      1988. Recuperado de http://www.ijmed.org/articles/131/ (1975). The Comparative Study of Disaster: A Social Organizational Approach. Deparment of Sociology, Disaster Research Center.   

Ferradas, Pedro:

  • (2000). Las aguas del cielo y de la tierra (1o edición). Perú: PREDES.;
  • 2013). Riesgo de Desastres y Desarrollo. In Soluciones Practices. Lima, Perú.
  • (2015). La memoria es también porvenir. Lima, Perú.: Soluciones Prácticas.  

Fischer, Henry. (2003). The Sociology of Disaster: Definitions, Research Questions, & Measurements. In International Journal of Mass Emergencies and Disasters. Vol. 21, No.1, 91 – 107.  

Giddens, Anthony. (1999). Un mundo desbocado. Editorial: (Taurus). Recuperado dehttps://eva.udelar.edu.uy/pluginfile.php/506145/mod_resource/content/1/Gidden s%2C%20Anthony%20-%20Un%20mundo%20desbocado.pdf (consulta: 15/04/2019)   

Indeci. (2018). Informe Técnico No 19-2018-INDECI/10.1. Recuperado dehttp://sigrid.cenepred.gob.pe/sigridv3/storage/biblioteca//4575_informe-tecnico19-2018-indeci101.pdf  

Kuroiwa, Julio. (2002). Reducción de desastres. Viviendo en armonía con la naturaleza. Lima, Perú: PNUD. 

Lavell, Alan, F., Eduardo (Ed.). 

  • (1996). Estado, sociedad y gestión de los desastres en América Latina. Editorial: Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina (La Red).    
  • (1993). Ciencias Sociales y desastres naturales en América Latina: un encuentro inconcluso. Revista EURE (Vol. XXI, Nº 58), pp. 73-84, Santiago de  Chile, octubre 1993.   

Maskrey, A. (Ed.). (1993). Los desastres no son naturales. Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina. Recuperado de https://www.desenredando.org/public/libros/1993/ldnsn/

Presidencia del Consejo de Ministros (PCM). 

Quarantelli. E. L. (1986). What should we study? Questions and suggestions for researchers about the concept of disasters*. Disaster Research Center University of Delaware.