Vulnerabilidad social en la política de gestión de riesgo de desastre (Lurigancho-Chosica)

Tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA: Presentación de André Anaya (PUCP)

Reseña redactada por Jorge Bayona, doctorando en historia por la Universidad de Washington

El viernes 18 de septiembre se realizó una nueva sesión de las Tardes de Jóvenes Investigadores, en la cual tuvimos la oportunidad de conocer la investigación de André Anaya titulada: “El desastre des-naturalizado: enfoque de vulnerabilidad social en la política de gestión de riesgo de desastre (GRD) en Lurigancho-Chosica, Quebrada Carosio”. Tras una interesante exposición, los asistentes y el ponente pudieron intercambiar pareceres al respecto.

Siguiendo a autores como Fischer, Giddens, Beck y Wilches-Chaux, y por medio de su caso de estudio de la Quebrada Carosio en Lurigancho-Chosica, Anaya propone que las teorías de ciencias sociales tienen un aporte que brindar a la Gestión de Riesgo de Desastres (GRD). Es decir, en lugar de solo estudiar el riesgo y la vulnerabilidad que presentan los “desastres naturales” desde la perspectiva de las ciencias físicas y la ingeniería, un enfoque en el que se incluye la perspectiva de las ciencias sociales resulta más efectivo. Esta perspectiva, al entrar en diálogo con los habitantes de la zona para comprender sus necesidades y recoger sus conocimientos, tendrá mejores resultados que una aproximación prescriptiva vertical, en la cual los científicos e ingenieros se limitan a dar instrucciones a la población respecto de las medidas que se tomarán.

Anaya ilustró la necesidad del diálogo con las poblaciones locales con un ejemplo muy sugerente. En una ocasión, las autoridades decidieron enviar maquinaria pesada a remover piedras y detritos que podrían resultar una amenaza en caso de lluvias. Esta iniciativa prosiguió pese a las advertencias de las habitantes de la zona, quienes les indicaban que al realizar esta obra en los tempranos meses del año, se exponían a las mismas lluvias cuyo efecto querían minimizar. En efecto, cuando llegaron las lluvias, el agua arrastró la maquinaria pesada quebrada abajo donde causó daño entre las viviendas de la zona.

Por medio de su trabajo de campo, Anaya diagnosticó las características de las comunidades que residen en la Quebrada Carosio. Se tratan de asentamientos humanos llamados Buenos Aires y Moyopampa, respectivamente. Según Anaya, entre sus diferencias tenemos que, si bien ambos están conformados por migrantes que llegaron a los alrededores de Lima, en Moyopampa habitan mayormente personas que están “de paso”, en el sentido de que residen en viviendas alquiladas mientras consolidan su situación laboral y social en la ciudad, y que tienen la intención de mudarse a un lugar más céntrico tras un período relativamente breve. Como resultado de la constante circulación de residentes, la cohesión social en este asentamiento humano es más débil. En cambio, Buenos Aires, pese a tener una infraestructura más precaria que Moyopampa, tiene una población más estable y, por ende, mayor cohesión social. Esto incide en la manera en que se pueden organizar para resistir los desastres naturales en la zona.

Presentación de André Anaya © IFEA

Según Anaya, una perspectiva de ciencias sociales ayudará a reducir los efectos adversos de los desastres naturales. Si bien se han hecho avances que han posibilitado una mayor integración con la comunidad local, todavía no se ha alcanzado el potencial completo. Con un aporte de las ciencias sociales se podría articular una mejor respuesta al desastre, con medidas como el desarrollo de capacidades de la población local, alineación de participación e intereses, y manejo de la información y conocimiento. Estos aportes llevarían a una mejora en los medios para prevenir los efectos perjudiciales, así como en la evaluación de los problemas y limitaciones de los proyectos GRD existentes.

BIBLIOGRAFÍA 

Bates, Frederick L. (ed.). 1982. Recovery, Change and Development: A Longitudinal Study of the Guatemalan Earthquak Athens, Georgia: Department of Sociology, University of Georgia.  

Beck, Ulrich. (1998). La sociedad del riesgo: hacia una nueva modernidad. Editorial: Paidos.   

Cenepred, Indeci, & PCM. (2014). Plan Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres PLANAGERD 2014—2018 (CENEPRED). Lima, Perú.   

Clifford, Roy A. (1956). The Rio Grande Flood: A Comparative Study of Border Communities. National Research Council Disaster Study, No.7. Washington, D.C.: National Academy of Sciences.  

Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea ECHO. (2016). Línea de base comunitaria de las quebradas Carosio y Mariscal Castilla del distrito de Lurigancho – Chosica [Lína de base]. Lima, Perú.  

Dynes, Russell (1988). Cross-Cultural International Research: Sociology and Disaster. In International Journal of Mass Emergencies and Disasters 6, pp. 101- 129, August                      1988. Recuperado de http://www.ijmed.org/articles/131/ (1975). The Comparative Study of Disaster: A Social Organizational Approach. Deparment of Sociology, Disaster Research Center.   

Ferradas, Pedro:

  • (2000). Las aguas del cielo y de la tierra (1o edición). Perú: PREDES.;
  • 2013). Riesgo de Desastres y Desarrollo. In Soluciones Practices. Lima, Perú.
  • (2015). La memoria es también porvenir. Lima, Perú.: Soluciones Prácticas.  

Fischer, Henry. (2003). The Sociology of Disaster: Definitions, Research Questions, & Measurements. In International Journal of Mass Emergencies and Disasters. Vol. 21, No.1, 91 – 107.  

Giddens, Anthony. (1999). Un mundo desbocado. Editorial: (Taurus). Recuperado dehttps://eva.udelar.edu.uy/pluginfile.php/506145/mod_resource/content/1/Gidden s%2C%20Anthony%20-%20Un%20mundo%20desbocado.pdf (consulta: 15/04/2019)   

Indeci. (2018). Informe Técnico No 19-2018-INDECI/10.1. Recuperado dehttp://sigrid.cenepred.gob.pe/sigridv3/storage/biblioteca//4575_informe-tecnico19-2018-indeci101.pdf  

Kuroiwa, Julio. (2002). Reducción de desastres. Viviendo en armonía con la naturaleza. Lima, Perú: PNUD. 

Lavell, Alan, F., Eduardo (Ed.). 

  • (1996). Estado, sociedad y gestión de los desastres en América Latina. Editorial: Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina (La Red).    
  • (1993). Ciencias Sociales y desastres naturales en América Latina: un encuentro inconcluso. Revista EURE (Vol. XXI, Nº 58), pp. 73-84, Santiago de  Chile, octubre 1993.   

Maskrey, A. (Ed.). (1993). Los desastres no son naturales. Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina. Recuperado de https://www.desenredando.org/public/libros/1993/ldnsn/

Presidencia del Consejo de Ministros (PCM). 

Quarantelli. E. L. (1986). What should we study? Questions and suggestions for researchers about the concept of disasters*. Disaster Research Center University of Delaware. 

Gestión de riesgo y emergencia en el medio urbano

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Reflexión metodológica sobre la práctica de terreno en la interrelación entre disciplinas desde un enfoque deductivo: la geografía y la antropología al servicio de la gestión del riesgo y la emergencia en el medio urbano. El caso de Barrios altos, Lima, Perú

Presentación de Marie Pigeolet (Université Paris I Panthéon Sorbonne / IFEA)

Desde el terremoto de 1970 hasta el embate del fenómeno del Niño Costero en 2017, la ciudad de Lima ha sufrido en las últimas décadas las consecuencias de la incapacidad del Estado para prevenir y gestionar la crisis provocada por los desastres naturales. Sin embargo, a lo largo de este periodo la ciudad ha experimentado un crecimiento urbano sostenido que demuestra una evidente capacidad de recuperación frente a los sucesivos embates de la naturaleza. Marie Pigeolet, doctoranda en Geografía de la Universidad Paris I Panthéon Sorbonne e integrante del Grupo de investigación para la gestión de riesgos y desastres de la Pontificia Universidad Católica del Perú, sostiene que dicha capacidad de respuesta está marcada por prácticas informales vinculadas a la organización del territorio y que funcionan al margen de las normas establecidas por organismos oficiales ante los cuales la población expresa una fuerte desconfianza.

¿Pueden estas prácticas aportar elementos útiles para la gestión de riesgos? ¿Ha contribuido la informalidad a la capacidad de recuperación de la ciudad? Pigeolet planteó estas preguntas como punto de partida de su investigación doctoral que tiene por objetivo identificar e integrar los saberes de la población urbana con el conocimiento de los especialistas en gestión de riesgos. En octubre de 2017, inició la primera etapa de su trabajo de campo en la zona de Barrios Altos, perteneciente al distrito del Cercado de Lima. El pasado 26 de enero, Pigeolet presentó los resultados preliminares de esta primera parte de su investigación y una reflexión sobre metodología interdisciplinaria que reúne herramientas de la geografía y la antropología. La presentación se desarrolló en tres partes. La primera consistió en una exposición del marco teórico aplicado en la definición del problema de investigación y la metodología a emplear. En la segunda Marie expuso los avances y dificultades suscitados a lo largo de su práctica de terreno y sus implicancias en la posterior reelaboración de su hipótesis de trabajo. En la parte final, planteó una discusión acerca de los aportes y límites de la metodología interdisciplinaria.

Una elaboración deductiva: planteamiento del problema y metodología

Resiliencia, informalidad e incertidumbre fueron los conceptos que orientaron la problematización planteada por la investigación. Pigeolet señala que la resiliencia es un concepto útil para entender la capacidad de recuperación de sistemas urbanos expuestos a riesgos naturales y sociales, en la medida en que supone múltiples respuestas en los planos espacial, social e institucional (Reghezza & Rufat, 2015). En realidades urbanas caracterizadas por la incapacidad institucional del Estado para afrontar tales situaciones, la interrogante acerca de las formas de responder a la crisis nos lleva al terreno de las prácticas y acciones informales que con tal propósito despliega la población y que involucran una suma de saberes cotidianos que no son partícipes de las normas administrativas y científicas (Sierra, 2016). Para dar cuenta de estos saberes, Marie introduce la noción de “conocimiento informal”, el cual cumpliría una función relevante en la gestión de emergencias. En ese sentido, propone identificar cómo los saberes informales contribuyen a tomar decisiones ante eventos que cuestionan la definición de la realidad, es decir, en situaciones de “agujero negro” o incertidumbre, donde lo normativo es puesto de lado y las acciones son regidas por el pánico (Gilbert, 1992).

En el caso de Lima, este conocimiento estaría imbricado en el conjunto de representaciones y valores asociados a la sensibilidad religiosa de la población y su vinculación con la organización del espacio. Por esta razón, la investigadora se interesó por comprender el papel de la vida espiritual en la organización del espacio en Barrios Altos, barrio donde se encuentran numerosos conventos e iglesias que durante el periodo colonial estaban consagrados a la evangelización de la población local.

Procesión del Señor de los Milagros (Créditos M. Pigeolet)

¿En qué medida la dimensión religiosa, sus discursos, actores e historia expresan una relación original con el territorio que puede contribuir a la gestión de riesgos?, es la pregunta que orientó la investigación de Marie Pigeolet. En el campo de la geografía social la pertinencia de esta interrogante se respalda en el hecho de que la organización territorial deriva de las prácticas sociales y la valoración y funciones conferidas a cada espacio, en este caso, iglesias, mercados, zonas comerciales, recorridos para ir a la escuela. Desde su perspectiva, estos elementos y su relación con las sensibilidades de la población hacen necesaria la colaboración entre la geografía y el trabajo antropológico. Mediante una metodología que combinó entrevistas, encuestas e itinerarios comentados, Pigeolet se propuso identificar elementos que evidencien la complementariedad entre el conocimiento “profano” (informal) y el conocimiento “experto” (Deboulet & Nez, 2013) y los aportes que la gestión urbana puede tomar de la intersección entre ambos saberes.

En relación a los saberes informales vinculados a la religiosidad, se realizó cincuenta entrevistas con fieles y representantes de la cofradía Señor de los Milagros, además de conversaciones con académicos especialistas en religiosidad popular y un representante de la Comisión Episcopal de Acción Social sobre las acciones desplegadas para responder al impacto del fenómeno del Niño en el norte de Lima. Se realizó también tres itinerarios comentados que incluyeron encuestas puerta a puerta en 17 quintas de Barrios Altos para determinar la percepción de sus habitantes respecto a los espacios y recorridos que prefieren utilizar los habitantes en razón de su seguridad o accesibilidad. De otro lado, se buscó una aproximación con los saberes expertos mediante entrevistas a especialistas de ProLima, organización municipal que cuenta con información técnica que data de 1950, y con arquitectos del proyecto Lima Sin Riesgo, quienes trabajan con juntas vecinales en Barrios Altos en la reducción de riesgos cotidianos ante incendios, colapso de viviendas y desastres naturales.

Itinerarios Comentados

Fortalezas y límites de una elaboración deductiva

La confrontación entre la hipótesis con el trabajo de campo arrojó puntos de contraste que exigieron cuestionar la problematización inicial de la investigación y considerar redirigir su objeto hacia la dinámica de los actores en la gestión de emergencia de un fenómeno perturbador.

Si bien los entrevistados se identificaron como católicos practicantes el resultado de las encuestas puso en evidencia que la iglesia no ejerce una influencia decisiva en la organización del espacio para los vecinos de Barrios Altos. Esta cumple una función más bien relacionada con el apoyo moral y psicológico y su papel en la gestión de emergencias estaría limitado a la distribución de donaciones a las personas más afectadas. Por otra parte, los vecinos de las quintas no poseen una organización colectiva que reúna esfuerzos ante situaciones de crisis; el problema más importante que convoca su participación es el de la propiedad.

En vista de estos resultados, la investigadora considera que es preciso desplazar su enfoque hacia el papel de las instituciones, entre ellas la iglesia, dejando de lado los aspectos referidos a las devociones populares. La elaboración de una nueva problematización implicará el examen de la presencia de las instituciones religiosas a escala nacional en coordinación con el gobierno, los organismos no gubernamentales y la ciudadanía, así como ampliar el espectro de amenazas a problemas como la delincuencia, el colapso de viviendas y los incendios, pues restringir el análisis, señala la investigadora, falsearía los desastres naturales falsearía los resultados.

Pigeolet sostiene que si bien el papel de los discursos religiosos en las acciones de los ciudadanos resultó menos influyente de lo esperado, la metodología planteada permitió esclarecer el lugar de las instituciones religiosas como actores en la gestión de la emergencia. Señala asimismo que la proximidad a la dimensión sensible respecto al espacio local propiciada por los itinerarios le permitió entender dinámicas sociales marcadas por la informalidad de las que no es posible obtener información en las fuentes oficiales. No obstante, recalcó la necesidad de ampliar el horizonte de la investigación a la función de las instituciones religiosas en tanto actores, lo que implica analizar con más profundidad el aspecto sociopolítico en una escala nacional.

Vivienda precaria en Barrios Altos (Créditos- M. Pigeolet)

Debate

Los asistentes al seminario plantearon comentarios e interrogantes que se centraron especialmente en cuestiones metodológicas y en el diseño de la pregunta de investigación.

Andrés Figallo destacó que la investigación introduzca el concepto de resiliencia para entender la gestión de riesgos en el contexto urbano, pues permite interpretar el potencial de recuperación de la ciudad en tanto sistema en constante evolución. De igual forma destacó la propuesta de examinar el papel de la iglesia como actor en la gestión del desastre dada su capacidad logística y de movilización de recursos. Jorge Luis Avila Cedrón consideró relevante el aporte del trabajo de campo realizado por Marie puesto que propone integrar a los diversos actores que participan en la gestión del riesgo, incluyendo actores locales no gubernamentales cuya acción es efectiva en el momento de la crisis. Puso énfasis en las posibilidades que ofrece el estudio para indagar acerca de las capacidades de autogestión de la población.

Evelyne Mesclier, directora del IFEA, cuestionó el carácter interdisciplinario de la metodología planteando la interrogante acerca de si herramientas como las encuestas y entrevistas no son también propias de la geografía social, y señaló el paralelo de los itinerarios comentados con las cartografías mentales. Jeremy Robert observó la necesidad de redirigir los procedimientos de búsqueda. Consideró que las encuestas y posiblemente las preguntas planteadas no fueron las más favorables para la obtención de la información esperada. En tal sentido, consideró pertinente plantear otras maneras de observar las prácticas y comportamientos asociados a la sensibilidad religiosa y la gestión de riesgos. Complementando el comentario de Robert, José Miguel Munive sugirió recurrir a la etnografía de las prácticas sociales y económicas relacionadas con la institucionalidad religiosa y su posicionamiento en el espacio. La observación participante permitiría aproximarse a las prácticas y acaso obtener información que puede aparecer velada en las respuestas de los entrevistados.

Las intervenciones finales de Jeremy Robert y Evelyne Mesclier se centraron en la cuestión de la pregunta de investigación. Robert señaló que abrir la interrogante desde el lado de la religiosidad en lugar de la gestión de riesgos sería más productivo que el recorrido inverso. Comenzar por reflexionar porqué la elección de lo religioso y no de otros aspectos de la vida social y cultural de la población podría abrir nuevos elementos de comprensión, puesto que poner en primer plano el acopio de elementos útiles para los expertos en gestión de riesgos podría orientar el estudio hacia la obtención de un inventario restándole capacidad teórica y explicativa. En la misma línea Evelyne Mesclier anotó que elegir como punto de partida  una interrogante propia de las llamadas “ciencias duras” (en relación a la gestión de riesgos) y no de las ciencias sociales podría llevar hacia lugares comunes que en lugar de poner en valor el conocimiento popular, lo descalifican al considerarlo carente de autoridad en comparación con las recomendaciones dadas por los expertos.

Reseña redactada por José Miguel Munive Vargas (UNMSM)

Referencias bibliográficas ( Recomendación de Marie Pigeolet)

BENNAFLA, K. 2015 – “Informalité”, notion à la une de Géoconfluences. Visto en: http://geoconfluences.ens-lyon.fr/informations-scientifiques/a-la-une/notion-a-la-une/notion-a-la-une-informalite
DEBOULET, A. & NEZ, H. (dir.), 2013 – Savoirs citoyens et démocratie urbaine, 137 pp. Rennes: Universidad de Rennes.

GARCIA-ACOSTA, V. 2005 – El riesgo como construcción social y la construcción social de riesgos. Desacatos. Revistas de ciencias sociales, 19: 11-24.

GILBERT, C., 1992 – Le pouvoir en situation extrême. Catastrophes et Politique, 268 pp. París : L’Harmattan.

GROSJEAN, M. & THIBAUD J.-P. 2001 – L’espace urbain en méthodes, 217 pp. Marsella: Editions Parenthèses.

MCFARLANE, C., 2016 – Repenser l’informalité : la politique, les crises et la ville. Lien social et Politiques, 76: 44‑76. Visto en: http://id.erudit.org/iderudit/1037065ar

MORELLE, M. et. al., 2016 – L’informalité politique en ville. 8 chercheurs et 9 villes face aux modes de gouvernement urbain. L’Espace Politique [en ligne], 29. Visto en: https://espacepolitique.revues.org/3806

RAULET-CROSET, N., COLLARD, D. & BORZEIX, A., 2013 – Les apports des parcours commentés. Appréhender l’espace dans les organisations éphémères. Revue internationale de psychologie et de gestion des comportements organisationnels. Supplément (HS) : 109-128

REGHEZZA-ZITT, M., 2006 – Réflexions autour de la vulnérabilité métropolitaine : la métropole parisienne face au risque de crue centennale, 385 pp. Tesis doctoral en Geografía, Universidad de Nanterre, Paris X.

REGHEZZA-ZITT, M. & RUFAT, S., 2015 – Résiliences, sociétés et territoires face à l’incertitude, aux risques et aux catastrophes, 227 pp. París: ISTE Editions.

ROBERT, J., 2012 – Pour une géographie de la gestion de crise : de l’accessibilité aux soins d’urgence à la vulnérabilité du territoire à Lima. Tesis doctoral en Geografía, Universidad de Grenoble

RODRÍGUEZ CANALES,  J. 2014 – Tres aspectos de la participación política de la iglesia. Revista de investigación (Arequipa), 5: 48-62.SIERRA, A. et. al., 2009 – Experiencias de gestión de riesgos en Lima: actores y territorios urbanos. Bulletin de l’Institut français d’études andines, 38 (3): 777-797.