La cuarentena desde mi balcón

Por José Olivera Espinoza, miembro del equipo IFEA (Bliblioteca)

Desde el domingo 15 de marzo, fecha en que se decretó la cuarentena en el Perú, la vida nos cambió a todos, ahora a diario en casa con mi familia, vemos y escuchamos las noticias por parte del Gobierno dándonos a conocer las nuevas medidas y restricciones; bonos, plazos, las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), la Compensación por Tiempos de Servicio (CTS), la Oficina de Normalización Previsional (ONP), vienen siendo temas nunca antes tratados tanto como ahora.

Hace algunas noches pude observar desde mi balcón, punto privilegiado, envidiable y estratégicamente adaptado con vista hacia el mundo exterior, a los “hombrecitos de blanco” quienes llegaban escoltados por una unidad de la Policía Nacional y se estacionaban en la calle del frente, seguramente para trasladar a otra persona contagiada con este mortal virus que nos azota, hombrecitos que a diario arriesgan su vida por otros. Aquí por mi barrio, Breña (cuadra 6 de la Av. Brasil) el acostumbrado tráfico bullicioso y la aglomeración de personas por ser una avenida importante y con mucho comercio, cambiaron radicalmente, una vez que empezó el toque de queda. Ahora solo transitan vehículos de la policía, ambulancias y el serenazgo del distrito, al ejército no se le ve por estos lares y luego, conforme van pasando las horas esta zona parece un pueblo fantasma, hasta las 8 de la noche, momento en el que salimos todos los vecinos a aplaudir y cantar nuestro himno nacional como ya se ha hecho costumbre y luego todo vuelve a la calma.

Foto: José Olivera, Breña, Lima- Perú

La inmovilización social obligatoria, el confinamiento, la cuarentena, el toque de queda, son sinónimos de quedarte en casa y ha cambiado abruptamente nuestros horarios  y rutinas. Nuestros hijos ya no van al colegio y han asumido un sistema virtual de aprendizaje nuevo para ellos a su corta edad.

Los mercados de mi zona están abarrotados de personas que tienen que hacer largas colas y por turnos poder ingresar para hacer sus compras, también hay un conocido supermercado a tres cuadras,  en donde se debe obtener un ticket por orden de llegada para poder ingresar, debido a que el horario de atención se ha reducido hasta las 3pm. A pesar de que no hay escasez, algunos comerciantes han elevado considerablemente el precio de los productos básicos demostrando que hay algunos inescrupulosos que se aprovechan del momento y la necesidad.

En el Hospital del Niño que está situado al lado del edificio donde vivo, el personal ha denunciado 23 casos positivos de COVID-19, en el departamento de nutrición. El 17 de abril por la mañana, salieron a los exteriores para protestar y exigir la destitución del director del nosocomio y de  la jefa de dicho departamento por su desidia y negligencia,  ya que al parecer no habrían tomado las medidas sanitarias pertinentes  y el número de infectados podría aún elevarse.

Todos los comercios alrededor permanecen cerrados: tiendas de venta de instrumental quirúrgico y ortopedias, el transporte público es limitado, los nuevos proyectos de vivienda, tales como edificios de departamentos, en unos casos han suspendido la venta y en otros han paralizado la culminación de sus obras, un gran centro comercial que ocupa toda una manzana, cerró por completo y los comerciantes ambulantes, algunos informales ya no están más.

En casa hemos planificado salir solo un día a la semana para poder abastecernos de lo esencial y así evitar estar expuestos a cualquier contagio. Durante el día mis hijos cumplen con las tareas escolares, mi esposa y yo nos dedicamos a los quehaceres, a mantenernos ocupados en diversas actividades  y a la vez compartir momentos de distracción con nuestros pequeños. La comunicación telefónica y virtual se ha convertido en algo cotidiano y es el medio por el cual me comunico con mis padres y mis hijos mayores, quienes también están acatando este encierro necesario, y si bien estamos conectados a diario para saber sobre nuestra salud, es imposible no extrañarlos, sólo espero que esto pase pronto y podamos volvernos a ver nuevamente…pero sin mascarillas.

Actualmente estamos orientando a nuestros hijos ya que las clases virtuales iniciaron oficialmente y nos toca cumplir al lado de ellos el mismo horario. Algunas veces y cuando queda un tiempo por las noches, trato de leer un libro o alguna publicación ajena a toda esta crisis a fin de disiparme.
Si bien no sabemos si se levanta parcialmente la cuarentena, desde mi punto de vista no lo veo conveniente a pesar que hay muchas personas que decidieron salir a las calles sin respetar dicha medida. Lo que se viene es preocupante debido a que no se ha podido avanzar en cuanto una vacuna que nos permita desenvolvernos en nuestra vida diaria sin la preocupación de ser contagiados.

Lo más seguro por ahora y aún así se levante la cuarentena y por el bien de mi familia, es permanecer en casa y a buen recaudo.

Foto: José Olivera