Groupe de travail “Andes septentrionales: archéologie et histoire”

Membres: Claudia Afanador (Université de Nariño), Ángelo Constantine (ESPOL, Équateur), Daniela Balanzátegui (University of Massachusetts), Heimar Cortés, Alejandro Bernal, Felipe Cárdenas (indépendants – Colombie), Catherine Lara (IFEA).

L’objectif du groupe de travail Andes Septentrionales : archéologie et histoire, est de faire connaître les problématiques et apports les plus récents réalisés dans ces domaines et espace géographique, à travers un cycle de tables rondes animées par des chercheurs invités issus de divers horizons (confirmés, jeunes, universitaires, acteurs institutionnels, communautaires…). Les axes thématiques prévus à cet effet sont les suivants :

  1. Repenser les Andes Septentrionales à partir de l’archéologie historique
  2. Archéologie et ethnohistoire de la présence du Tawantinsuyo dans les Andes Septentrionales
  3. Les relations entre les hautes terres et les basses terres dans les Andes Septentrionales
  4. Chronologie des Andes Septentrionales
  5. De l’Archaïque au Formatif

La première table ronde (axe « Relations hautes terres basses terres »), a eu lieu le 22 novembre dernier. Elle a eu pour thème l’obsidienne dans l’archéologie de l’aire septentrionale andine, et a compté sur la participation d’Andrea Cuéllar (Université de Lethbridge, Canada), Eric Dyrdahl (Pontificia Universidad Católica del Ecuador) et Sthefano Serrano (Sacharxeos/Musée de Perucho, Équateur).

Première table ronde du GT Andes septentrionales: archéologie et histoire

Grupo de trabajo “Andes septentrionales: arqueología e historia”a

Integrantes: Claudia Afanador (Universidad de Nariño), Ángelo Constantine (ESPOL, Ecuador), Daniela Balanzátegui (University of Massachusetts), Heimar Cortés, Alejandro Bernal, Felipe Cárdenas (independientes – Colombia), Catherine Lara (IFEA).

El objetivo del nuevo grupo de trabajo Andes Septentrionales: arqueología e historia es dar a conocer las problemáticas y aportes más recientes realizados en estos ámbitos y espacio geográfico, a través de un ciclo de conversatorios virtuales protagonizado por panelistas invitados de distintos horizontes (experimentados, jóvenes, académicos, actores institucionales, comunitarios…). Los ejes temáticos contemplados con este fin son:

  1. Repensando los Andes Septentrionales desde la arqueología histórica
  2. Arqueología y etnohistoria de la presencia del Tawantinsuyo en los Andes Septentrionales
  3. Relaciones entre tierras altas y tierras bajas en los Andes Septentrionales
  4. Cronología de los Andes Septentrionales
  5. Del Arcaico al Formativo

El primer conversatorio (eje “Relaciones entre tierras altas y tierras bajas”), tuvo lugar el pasado 22 de noviembre. Tuvo como tema la obsidiana en la arqueología del área septentrional andina, y contó con la participación de Andrea Cuéllar (Universidad de Lethbridge, Canadá), Eric Dyrdahl (Pontificia Universidad Católica del Ecuador) y Sthefano Serrano (Sacharxeos/Museo de Perucho, Ecuador).

Primer conversatorio del GT Andes septentrionales: arqueología e historia

Remodelación y ampliación del IFEA en Lima (2da parte)

Durante los últimos meses, el trabajo de construcción y remodelación de nuestro local en el distrito de Barranco (Lima, Perú) sigue progresando. 

A continuación, les presentamos algunas imágenes del avance de la obra que se inaugurará en el primer trimestre del 2022. 

—-

Au cours des derniers mois, les travaux de construction et de rénovation de nos locaux dans le quartier de Barranco (Lima, Pérou) ont progressé. 

Voici quelques images de l’avancement des travaux qui seront inaugurés au premier trimestre 2022.

© Juan Carlos Balbuena

«Pensé que era el momento de hablar». La emergencia de la categoría de la violencia sexual en el conflicto armado como un problema público en Colombia, 1990-2008

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Liliana Rocío Chaparro Moreno, Universidad Nacional de Colombia

Reseña redactada por María Cegarra, doctoranda en Psicología en la Universidad Sorbonne Paris Nord (Francia).

Liliana Rocío Chaparro Moreno es abogada, ha trabajado en organizaciones sociales feministas, trabaja en el marco de los Derechos Humanos desde 2003 y ha acompañado a víctimas de violencia sexual en Colombia. Su tesis de doctorado tiene como objetivo comprender el proceso y las condiciones de emergencia de la categoría «violencia sexual» en el conflicto armado en Colombia, como un problema público entre los años 1990 y 2008. Las fuentes utilizadas por la ponente fueron: los movimientos de organizaciones sociales y de mujeres, ONGs, actores internacionales, la prensa escrita y entidades estatales.

La ponencia comienza haciendo alusión al caso de la periodista Jineth Bedoya, reportera que en el año 2000 fue secuestrada, golpeada y violada por los integrantes de un grupo paramilitar. Esta noticia fue tratada por los medios de comunicación internacionales como un caso de violencia sexual, sin embargo, en la prensa nacional de Colombia no hizo referencia a la violencia sexual, sólo informó sobre el secuestro y los golpes. Es en 2009 que Jineth Bedoya relata los hechos de manera integral en España, dando así título con la frase entre comillas a la presente ponencia y a la tesis. Liliana Rocío Chaparro Moreno problematiza así la manera con que en Colombia se creó un orden simbólico que posibilitó un clima en el que las víctimas pensaron que «ya era el momento de hablar».

Pese a que Colombia sufre con un conflicto armado desde hace varias décadas, no es sino a partir de la década de los noventa que la violencia sexual es asociada al conflicto armado a nivel público, sobre todo gracias al trabajo de las organizaciones de mujeres. Esta emergencia se cristaliza en el año 2008 porque la Corte Constitucional colombiana declara la elaboración de un catálogo de crímenes sexuales, a partir del cual se genera una agenda pública en torno a este asunto. La ponente señala cómo el lenguaje coproduce la realidad y no es únicamente un mero reflejo de la misma. Esta mirada arroja luz sobre una geografía del poder que opera con los «distintos saberes que se interrelacionan, se disputan, que reordenan y reclasifican, que generan discontinuidades, rupturas y continuidades». Si la narración configura el objeto, las fronteras de las cosas que se dicen y las cosas que no. No es hasta 2008 que aumentan las denuncias por parte de las víctimas de violencia sexual y es así que la cuestión se vuelve un problema público. Además, el lenguaje internacional se interrelaciona con las narrativas locales, generando transformaciones tanto en el derecho internacional como en el trabajo colombiano a partir de lo denominado como el “caso Colombia”.

A partir del año 1979, durante el gobierno de Julio César Turbay, la fuerte presencia estatal (a través de estatutos de seguridad) potencia de manera inesperada los movimientos sociales. En 1981 tiene lugar el primer encuentro feminista de Latinoamérica en la ciudad de  Bogotá,  que  será  crucial  para  la  experiencia  feminista  colombiana,  puesto  que  se comienza a tejer redes que antes no existían donde se comparten las experiencias de una violencia sexual que había sido naturalizada, silenciada y marginalizada en el discurso público.  Tras  la aprobación  de la actual y vigente Constitución Colombiana en 1991, específicamente a partir del año 1996, surgen nuevos procesos de negociación con las guerrillas y cabe destacar la aparición de organizaciones de mujeres que trabajan con los procesos de paz. Nace el movimiento feminista La Ruta de las Mujeres y surgen numerosos movimientos feministas. Entre los años 1996 y 2002 (recordemos que el proceso de paz del Caguán  en  Colombia  tiene  lugar  entre  1998  y  2002),  las  organizaciones  de  mujeres elaboran una nueva narrativa en la que hablan de una tríada de sufrimiento por el conflicto armado: por el asesinato de sus compañeros y padres, por el desplazamiento forzado y la violación. A partir de ahí, la participación de las mujeres en las negociaciones por la paz aumenta.

En 2002 se rompe el proceso de paz con las FARC en el Caguán y entra electo el nuevo presidente Álvaro Uribe Vélez, cuyo mandato moviliza un discurso de «lucha contra el  terrorismo».  En  este  punto,  las  organizaciones  de  mujeres  se  vuelven  clave  para demostrar  ante  las  comunidades  nacional  e  internacional,  a  través  de  la  denuncia  del ejercicio persistente de la violencia sexual, que el atroz conflicto armado en Colombia seguía activo.

Desde   el   2003,   la   ponente   señala   como   hallazgo   fundamental   un   giro epistemológico de la violencia sexual posibilitando su emergencia como categoría en torno a tres ejes: (1) la tecnificación del lenguaje, (2) el arma de guerra y (3) las estadísticas. (1) Se pasa de un lenguaje descriptivo a un lenguaje jurídico-penal que señala los crímenes internacionales  como  tal,  siendo  conjugado  esto  con  la  intensificación  que  toman  los estudios de Género y posibilitando el abordaje de la violencia sexual de manera explícita y definida. (2) La percepción de las mujeres como botín de guerra incorpora a la violencia sexual el carácter de «inevitable»; sin embargo, dicha percepción pasa a ser de «arma de guerra»  donde los  cuerpos  de las mujeres  son  campo  de batalla, lo  cual  permite una interpretación diferente de la violencia sexual: pasa a ser algo estratégico y político, y no un mero daño colateral de la guerra. (3) Se comienza a generar cifras sobre los casos de violencia sexual específica que hasta entonces no eran visibilizados junto con las cifras de masacres, torturas y desplazamientos.

A partir de aquí se comienza a interpretar el silencio de las víctimas como síntoma de la gravedad de esta violencia y de la ausencia de atención por parte del Estado. Se interpreta ese silencio como consecuencia del miedo y del trauma, y no como una decisión individual de cada víctima. Así, el miedo y el trauma dejan de ser individuales propios a cada víctima para pasar a considerarse como un problema público.

Las conclusiones se presentan en torno a los siguientes problemas en el país sobre la violencia sexual: la necesidad de las mujeres de (1) legitimar su presencia en los procesos de paz, (2) de evitar las amnistías y (3) de lograr medidas extraordinarias para demostrar la experiencia de las mujeres en la guerra como tan atroz como la de los hombres. El uso del lenguaje como instrumento que visibiliza y legitima (o no) el fenómeno de la violencia sexual, lo cual está conectado a cómo un problema pasa de ser privado a ser público. Con esta tesis se pretende así historizar un proceso que se mantiene latente en Colombia y en otros países latinoamericanos.

Tras la ponencia, se formularon varias preguntas y se nombraron varias referencias bibliográficas.

Una  primera  pregunta  trata  sobre  los  testimonios  de  la  violencia  sexual  como victimización y la relación víctima-victimario, donde el uso de la violencia sexual como arma de guerra es común también en el conflicto armado de Perú. Esta intervención habla sobre el sufrimiento de la violencia sexual infligida por soldados hombres hacia soldados hombres   en   el   ámbito   castrense,   dentro   de   la   formación   en   la   brutalización   e hipermasculinización, vivido como pérdida del honor masculino como hombres y también como  vulneración  del  cuerpo  que  lo  capacita  como  arma  a  ejercer  tal  violencia posteriormente. Este asunto es tratado por Jelke Boesten en su obra Sexual Violence During War   and Peace: Gender, Power,   and PostConflict   Justice   in Peru   (2014).   Liliana Chaparro  retoma  su  premisa  de  que  el  lenguaje  coproduce  la  realidad  y  la  narración configura el objeto y recuerda igualmente que la población LGBT no está recogida en las cifras como víctimas de la violencia sexual en Colombia hasta el año 2008.

Sharie Neira pregunta acerca de los grupos feministas que comienzan a empujar la generación de estadísticas sobre las víctimas y si la ponente ha podido entrevistar a algunas integrantes  de  los  grupos.  Pregunta  también  sobre  la  existencia  de  los  conflictos intrafeministas en el seno de estos movimientos y sobre quiénes exigían la presencia del Estado sobre esta cuestión, ya que le propio Estado es también un agente de violencia. Se menciona el libro Imbrication. Femmes, race et clase dans les mouvements sociaux de Jules Falquet (2019). Liliana responde que eligió no hacer entrevistas para poder estudiar la posterioridad de los sucesos y recomienda la lectura de la tesis de Carolina Vergel, Usages militants et institutionnels du droit à propos de la cause des femmes victimes du conflit armé en Colombie (defendida en 2013), que trata cómo el movimiento social de mujeres creó la causa de las mujeres en la guerra. Liliana comenta que en el encuentro de 1981 hay una ruptura y se gesta una red feminista paradójicamente «rota», debido a dos discursos que se oponen: uno que defiende la existencia de una experiencia femenina singular que otros movimientos no entienden, versus una perspectiva más marxista que señala un problema de clase que una vez resuelto, desemboca automáticamente en la desaparición de la opresión patriarcal. Finalmente, para responder a la pregunta de quiénes exigían la presencia del Estado sobre esta cuestión, Liliana menciona que fueron organizaciones como La Mesa de Trabajo Mujer y Conflicto Armado, La Casa de la Mujer, la Ruta Pacífica de las Mujeres, entre otras, las que reclamaron al Tribunal Constitucional que emitiera alineamientos de políticas públicas. Los movimientos que se oponen a la presencia del Estado no son las organizadas. Se concluye que el hecho de exigir la presencia del Estado no significó no cuestionar la militarización de la vida civil, entonces cabe preguntarse no tanto si se quiere al Estado en esta cuestión, sino cómo se le quiere.

Durante el conversatorio se mencionan además los siguientes trabajos:

Sed de sangre: Historia del combate cuerpo a cuerpo en las guerras del siglo XX, de Johanna Bourke (2008).

▪ Manhood   Deprived   and   (Re)constructed   during   Conflicts   and   International Prosecutions: The Curious Case of the Prosecutor v. Uhuru Muigai Kenyatta et al., Feminist Legal Studies, 1-19, de Gözde Turan (2016).

▪ Trabajo sobre las mujeres militares estadounidenses perpetradoras de violencia en la cárcel de Abu Ghraib en Irak, por Basuli Deb.

Presentación de Liliana Rocío Chaparro Moreno © IFEA

Bibliografía

Amnistía Internacional. «Colombia. Cuerpos marcados, crímenes silenciados. Violencia sexual contra las mujeres en el marco del conflicto armado», 12 de octubre de 2004. https://www.amnesty.org/ es/documents/document/?indexNumber=amr23%2f040%2f2004&language=es.

Asúa Batarrita, Adela. «El significado de la violencia sexual contra las mujeres y la reformulación de la tutela  penal  en  este  ámbito.  Inercias  jurisprudenciales».  En  Género,  violencia  y  derecho. Valencia: Tirant lo blanch, 2008.

Brownmiller, Susan. Against Our Will: Men, Women, and Rape. Reprinted edition. New York: Ballantine Books, 1975.

Das, Veena. «En la región del rumor». En Veena Das: Sujetos del dolor, agentes de dignidad, Primera edición. Colombia: Centro de Estudios Sociales, Universidad Nacional de Colombia; Instituto Pensar, Universidad Javeriana, 2008.

———. «La antropología del dolor». En Veena Das: Sujetos del dolor, agentes de dignidad, Primera edición. Colombia: Centro de Estudios Sociales, Universidad Nacional de Colombia; Instituto Pensar, Universidad Javeriana, 2008.

Engle, Karen. «A Genealogy of the Centrality of Sexual Violence to Gender and Conflict». En The Oxford Handbook of Gender and Conflict, editado por Dina Haynes, Fionnuala Ni Aolain, Nahla Valji, y Naomi Cahn, 132-44, 2018.

———. The Grip of Sexual Violence in Conflict: Feminist Interventions in International Law. Edición: 1. Stanford University Press, 2020.

Fassin, Didier. La razón humanitaria. Una historia moral del tiempo presente. 1a ed. Buenos Aires: Prometeo Libros, 2016.

Foucault, Michel. Genealogía del racismo. La Plata: Altamira, 2012.

———. La arqueología del saber. Traducido por Aurelio Garzón del Camino. Siglo XXI Editores, 2010.

Gusfield, Joseph R. La cultura de los problemas públicos: el mito del conductor alcoholizado versus la sociedad  inocente.  Traducido  por  Teresa  Arijón  y  Camila  Nijensohn.  Buenos  Aires:  Siglo Veintiuno Editores, 2014.

Halley, Janet. «Rape at Rome: Feminist Interventions in the Criminalization of Sex-Related Violence in Positive International Criminal Law». Michigan Journal of International Law 30 (2009): 1-124.

———. «Rape in Berlin: Reconsidering the Criminalisation of Rape in the International Law of Armed Conflict». Melbourne Journal of International Law 9, n.o 1 (2008): 78-124.

Henry, Nicola. «The Fixation on Wartime Rape Feminist Critique and International Criminal Law». Social   &   Legal   Studies   23,   n.o 1   (1   de   marzo   de   2014):   93-111.   https://doi.org/10.1177/0964663913499061.

———.  «Theorizing  Wartime  Rape  Deconstructing  Gender,  Sexuality,  and  Violence».  Gender  Society, 9 de octubre de 2015, 0891243215608780. https://doi.org/10.1177/0891243215608780.

Jelin, Elizabeth. «El género en las memorias». En Los trabajos de la memoria, 99-115. Madrid: Siglo XXI Editores España, 2002.

———. La lucha por el pasado: Cómo construimos la memoria social. Edición: 1. Buenos Aires, Argentina: Siglo XXI Editores, 2017.

Koselleck,  Reinhart.  Futuro  pasado:  para  una  semántica  de  los  tiempos  históricos.

Paidós, 1993.

———. Los estratos del tiempo: estudios sobre la historia. Traducido por Daniel Innerarity. Barcelona (España): Ediciones Paidós, 2013.

———.  «Un  texto  fundacional  de  Reinhart  Koselleck:  Introducción  al  “Diccionario  histórico  de conceptos político-sociales básicos en lengua alemana”». Anthropos: huellas del conocimiento, 2009, 92-105.

Lamus, Doris. De la subversión a la inclusión: movimientos de mujeres de la segunda ola en Colombia, 19752005.  Instituto  Colombiano  de  Antropología  e  Historia,  2010  .  http:// www.bdigital.unal.edu.co/47906/1/9789588181660.pdf.

Martin Alcoff, Linda. Violación y resistencia. Buenos Aires, Argentina: Prometeo Libros, 2019.

Scott, Joan. «Experiencia». Traducido por Moisés Silva. Revista de estudios de género, La ventana 2, n.o 13 (2001): 42-74. https://doi.org/10.32870/lv.v2i13.

Theidon, Kimberly. «1325 + 17 = ? Filling in the Blanks of the Women, Peace, and Security Agenda». En  The Oxford  Handbook of  Gender  and  Conflict,  editado  por Dina  Haynes,  Fionnuala  Ni Aolain, Nahla Valji, y Naomi Cahn, 145-56, 2018.

———. «Gender in Transition: Common Sense, Women, and War». Journal of Human Rights 6, n.o 4 (11 de diciembre de 2007): 453-78. https://doi.org/10.1080/14754830701693011.

———. «La teta asustada: una teoría sobre la violencia de la memoria», 2009.

Todorov, Tzvetan. Frente al limite. México, D.F.: Siglo XXI, 1993. ———. Los abusos de la memoria. Barcelona: Ediciones Paidós, 2000.

Traverso, Enzo. A sangre y fuego. De la guerra civil europea, 19141945. Buenos Aires, Argentina: Prometeo Libros, 2009.

———. La historia como campo de batalla. Buenos Aires, Argentina: Fondo de Cultura Económica, 2012.

Troncoso  Pérez,  Lelya  Elena,  y  Isabel  Piper  Shafir.  «Género  y  memoria:  articulaciones  críticas  y feministas». Athenea Digital. Revista de pensamiento e investigación social 15, n.o 1 (3 de marzo de 2015): 65-90. https://doi.org/10.5565/rev/athenea.1231.

Van Alphen, Ernst. «Experiencia, memoria y trauma: síntomas de discursividad». En Trauma, cultura e historia: reflexiones interdisciplinarias para el nuevo milenio, editado por Francisco A Ortega, 195-216. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, Centro de Estudios Sociales, 2011.

Vergel Tovar, Carolina. «Les usages militants et institutionnels du droit à propos de la cause des femmes victimes  du  conflit  armé  en  Colombie».  Université  Paris  Ouest  Nanterre  La  Défense  Ecole doctorale de Droit et Science Politique UFR de Droit et Science Politique (DSP), 2013.

Vigarello, Georges. Historia de la violación. Siglos XVI-XX. Feminismos. España: Ediciones Cátedra, 1999.

Viseur Sellers, Patricia. Procesos penales sobre violencia sexual en conflicto: La importancia de los derechos  humanos  como  medio  de  interpretación,  s.d.  http://mesadeapoyo.com/wp-content/ uploads/2018/12/Patricia-Sellers-Procesos-penales-sobre-violencia-sexual-en-conflicto.pdf.

———. «The context of sexual violence: sexual violence as violations of international humanitarian law».  En  Substantive  and  Procedural  Aspects  of  International  Criminal  Law,  editado  por Gabrielle Kirk McDonald y Olivia Swaak-Goldman, 263-332. Kluwer Law International, 2000. h   t   t   p   s   :   /   /   b   o   o   k   s   .  g   o   o   g   l   e   .   c   o   m   .   c  o   /   b   o   o   k   s  id=63n_4CkGiMYC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepa ge&q&f=true.

Wood,  Elisabeth.  «Rape  during  war  is  not  inevitable:  variation  in  wartime  sexual  violence».  En Understanding and Proving International Sex Crimes.pdf, editado por Morten Bergsmo y AB Skre. Oslo: Torkel Opsahl Academic Epublisher, 2012. http://elisabethwood.commons.yale.edu/ files/wood-rape-is-not-inevitable-in-war-2012.pdf.

———.  «Sexual  Violence  during  War:  Variation  and  Accountability».  En  Collective  Violence  and International  Criminal  Justice:  An  Interdisciplinary  Approach,  editado  por  Alette  Smeulers. Antwerp ; Portland, OR: Intersentia, 2010.

———. «Violencia sexual durante la guerra: hacia un entendimiento de la variación». Análisis Político 66 (agosto de 2009): 3-27.

Homenaje a Xavier Ricard Lanata, un franco-peruano paradigmático

Escribe Jean-Joinville Vacher, Director de Investigación Emérito del Instituto de Investigación para el desarrollo (IRD), Ex Director del Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA)

Xavier Ricard Lanata falleció el último 5 de septiembre debido a un cáncer. Tenía 48 años.

Franco-peruano de nacimiento y de esencia, dedicó sus pletóricas actividades y sus múltiples trabajos a entretejer lazos entre las culturas y los países así como al combate enérgico, generoso y valiente en pro de la preservación de la vida y de la tierra frente a la destrucción y al desmoronamiento actuales. Poseedor de una vasta cultura y de una curiosidad insaciable, nos propone, a través de su formación como etnólogo, politólogo, filósofo y ecólogo, una reflexión original, holística e intercultural de las civilizaciones de hoy y del mañana.

Luego de haber cursado estudios de ciencias políticas y de filosofía en París, se inició en la problemática del desarrollo y de la sostenibilidad en Zimbabue y en Tanzania.

Luego, es en el Perú en donde desarrolla una remarcable investigación etnológica sobre el chamanismo de las mesetas alto-andinas. Este estudio será publicado tanto en Francia como en el Perú: “Ladrones de sombra. El universo religioso de los pastores del Ausangate” (Les voleurs d’ombre. L’univers religieux des bergers de l’Ausangate). Este encuentro con los pastores andinos desarrollará su pasión por el diálogo entre las culturas y las miradas cruzadas que aplicará como director adjunto del Centro de estudios regionales andinos Bartolomé de las Casas (CBC) en Cusco entre los años 2002 y 2007. Durante este periodo, Xavier Ricard Lanata implementó una fructuosa colaboración con diferentes instituciones francesas, tales como el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA).

De regreso a Francia, entre el 2008 y el 2014, trabaja para el Comité Católico contra el Hambre y para el Desarrollo (CCFD – Terres Solidaires) como director de cooperación internacional.

Estas diferentes experiencias refuerzan, como él lo señala, “la necesidad de colocarnos en el lugar del otro” y su compromiso “para una transición ecológica y la existencia de una fraternidad universal que se preocupe de preservar el equilibrio y la belleza del mundo” que plasmará en su libro “Blanche est la terre” (2017).

Entre el 2015 y el 2016, se integra a la Escuela Nacional de Administración (ENA) con el objetivo de poder aplicar sus ideas en el seno del poder público. De 2017 a 2020, ejercerá sucesivamente las funciones de Administrador Civil en la Dirección General del Tesoro y de Consejero en la Agencia Francesa para el Desarrollo (AFD).

Sus ideas originales, su libertad intelectual y su profunda convicción de luchar con energía contra la depredación originada por el capitalismo contemporáneo que está conduciendo al mundo hacia su destrucción y por el surgimiento de una sociedad más justa y viable, constituyen los pilares de sus dos últimas obras: “La tropicalisation du Monde” (2019) y “Demain la Planète: quatre scénarios de déglobalisation” (2021). En su última aparición en público, habló de “una indispensable insurrección de las consciencias”.

Por su presencia y trayectoria, Xavier Ricard Lanata fue y será una constante inspiración y un modelo intelectual, político, ético y de humanismo.

Hommage à Xavier Ricard Lanata, un franco-péruvien paradigmatique

Par, Jean-Joinville Vacher, Directeur de Recherche Émérite de l’Institut de Recherche pour le Développement (IRD), Ex Directeur de l’Institut Français d’Études Andines (IFEA)

Xavier Ricard Lanata, s’est éteint le 5 septembre passé suite à un cancer. Il avait 48 ans.

Franco-péruvien de naissance et d’essence, il a dédié ses activités pléthoriques et ses multiples ouvrages à tisser des liens entre les cultures et les mondes et au combat énergique, généreux et courageux pour la préservation du vivant et de la terre face à l’effondrement et la destruction actuels. D’une culture foisonnante, d’une curiosité insatiable, il nous offre par sa formation d’ethnologue, de politologue, de philosophe et d’écologue une réflexion originale, holistique et interculturelle sur les mondes d’aujourd’hui et de demain.

Suite à des études de sciences politiques et de philosophie à Paris, il s’initie aux problématiques de développement et de durabilité au Zimbabwe et en Tanzanie.

Puis c’est au Pérou, au début des années 2000, où il développe une remarquable recherche ethnologique de terrain sur le chamanisme des hauts plateaux andins. Cette étude sera l’objet d’une publication en France et au Pérou : « Les voleurs d’ombre. L’univers religieux des bergers de l’Ausangate » (Ladrones de sombra. El universo religioso de los pastores del Ausangate). Cette rencontre avec les bergers andins développera sa passion pour le dialogue entre les cultures et les regards croisés qu’il appliquera comme directeur adjoint du Centre d’études régionales andines Bartolomé de las Casas (CBC) à Cuzco entre 2002 et 2007. Pendant cette période, Xavier Ricard Lanata a mis en place une collaboration fructueuse avec différentes institutions françaises, dont l’Institut Français d’Études Andines (IFEA).

De retour en France, il travaille pour le Comité Catholique contre la Faim et le Développement (CCFD-Terres Solidaires) comme directeur des partenariats internationaux de 2008 à 2014.

Ces différentes expériences renforcent comme il l’écrit « la nécessité de nous convertir au regard de l’autre » et son engagement « pour une transition écologique et une fraternité universelle soucieuse de préserver les équilibres et la beauté des mondes » qu’il transmettra dans son livre « Blanche est la terre » (2017).

En 2015 et 2016, il intègre l’École Nationale d’Administration (ENA) avec l’objectif de pouvoir appliquer ses idées au sein de la puissance publique. Il exercera successivement de 2017 à 2020 les fonctions d’Administrateur Civil à la Direction Générale du Trésor puis de Conseiller à l’Agence Française de Développement (AFD).

Ses idées originales, sa liberté intellectuelle et sa profonde conviction de lutter avec énergie contre la prédation du capitalisme contemporain vers la destruction du monde et pour l’avènement d’une société plus juste et viable constituent les piliers de ses deux derniers ouvrages  « La tropicalisation du Monde (2019) et « Demain la Planète : quatre scénarios de déglobalisation (2021) ». Dans sa dernière participation publique, il évoquait « une indispensable insurrection des consciences ».

Xavier Ricard Lanata par sa présence, ses actions et ses œuvres fut et sera une constante inspiration et un modèle intellectuel, politique, éthique et d’humanisme.

Sexualidades y afectos de mujeres lesbianas afrodescendientes y blancas/mestizas en Cali, Colombia: la entrevista y el terreno

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de María Cegarra, Universidad Sorbonne Paris Nord (Francia)

Reseña redactada por Maëlle Lucas, doctoranda en geografía en la Universidad Rennes 2 (Francia)

El pasado 13 de agosto, durante el Encuentro mensual de los Jóvenes Investigadorxs del IFEA, María Cegarra, doctoranda de psicología en la Universidad Sorbonne Paris Nord, nos presentó el marco teórico y los primeros avances de su trabajo doctoral, desde Cali, donde está actualmente realizando su trabajo de campo. María Cegarra busca entender la experiencia y el discurso en el ámbito de la sexualidad de mujeres caleñas afrodescendientes y mestizas, lesbianas y de clase media y popular. Llegó a Colombia en un momento de muchos cambios, con la pandemia de la Covid-19 y con el Paro Nacional que ocurrió en los últimos meses. Este último evento se ve reflejado en la afectividad de las personas encontradas durante el trabajo de campo, y tiene un impacto en la forma de vivir su sexualidad en el ámbito doméstico y privado y fuera de él.

Marco teórico

María Cegarra empezó su presentación con una definición de las principales teorías que enmarcan su tesis, para que la audiencia tenga una idea más precisa de dónde parte su investigación. El feminismo decolonial es central para entender la opresión múltiple que viven las mujeres que María Cegarra pudo entrevistar. Además de la estigmatización por su orientación sexual, muchas mujeres son invisibilizadas por el feminismo blanco europeo. El feminismo decolonial busca responder a esta falla. La herencia colonial sigue presente en un imaginario que construye y define lo que deben ser el cuerpo y el deseo femeninos. Aquí se puede mencionar el trabajo de Mara Viveros Vigoya que habla de sexualización de la raza (Viveros Vigoya, 2008) y describe este vínculo del imaginario colonial entre origen étnico y sexualidad. Un elemento importante para tener en cuenta es que el color de la piel está vinculado con el nivel de vida, en un contexto racializado donde el cuerpo es el lugar privilegiado de la dominación.

Fernando Urrea Giraldo habla de pigmentocracia para definir una jerarquía de poder según el color de la piel (Urrea Giraldo y La Furcia, 2014). La otra forma de opresión que se evidencia en el trabajo de María Cegarra es la alterización de las mujeres lesbianas. Monique Wittig describe este fenómeno en On ne naît pas femme, publicado en 1980.

Contexto caleño

En una segunda fase de su presentación, María Cegarra nos describió el contexto caleño en el que está realizando su encuesta. Busca comparar las trayectorias sexuales de mujeres caleñas lesbianas, en una ciudad en la que la protesta social del sector LGBTQI+ está teniendo cada vez más peso. El censo del DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas) nos da alguna información sobre la población estudiada. En Cali viven 258 000 personas afrodescendientes, en una ciudad de aproximadamente 2 millones de habitantes. Se observa una bajada significativa de la población identificada como negra, raizal o palenquera en Colombia entre el 2005 y el 2018. En relación a un menor acceso a recursos económicos estables, el nivel educativo de esta población está por debajo del nivel educativo del total de la población colombiana. Estudian menos personas NARP (población Negra, Afrocolombiana, Raizal o Palenquera) en la educación superior y en posgrado. Cali y el departamento del Valle del Cauca concentran parte de esta población negra afrocolombiana. En el mapa, se puede observar que estas personas se concentran también en los sectores orientales de la ciudad, que son los más pobres.

Cuestiones de metodología y avances de las primeras entrevistas

La recopilación de datos se hace principalmente por entrevistas individuales en profundidad. Se conciben como un conversatorio. Y también se usa el método de la observación etnográfica. El objetivo es de 30 entrevistas, con 50% de mujeres que se identifiquen como afrodescendientes y 50% de mujeres como mestizas, todas lesbianas o bisexuales. Se usa también la técnica de la bola de nieve. A nivel de la ética de la metodología, es importante que las personas entrevistadas estén al tanto de la información que se va a generar. Aquí es importante mencionar que María Cegarra parte del conocimiento situado, es decir que se “anuncia” como mujer blanca, española, lesbiana y de clase trabajadora, y todos estos elementos la sitúan epistemológicamente en el entorno de su trabajo de campo. Teniendo en cuenta estos datos, insiste en la precaución que se debe tener para no caer en una colonización académica, discursiva y epistémica. Considera que el saber está producido por las mujeres entrevistadas y que el resultado de su trabajo será el reflejo de un diálogo con esta parte de la sociedad colombiana en un tiempo dado. Para facilitar el contacto visual con la persona, no se toman notas durante la entrevista. María Cegarra cerró su presentación con una interrogación sobre la legitimidad de definir la identificación étnica de las personas entrevistadas.

Discusión

La discusión se abrió con esta pregunta, y con la dificultad de identificarse en las sociedades latinoamericanas, donde lo étnico está muy vinculado con lo socio-económico, y afirmarse como mestizo si uno tiene la piel de color claro, puede ser una forma de borrar su posición social dominante. María Cegarra elige seguir la auto-identificación de las personas entrevistadas. Una proposición interesante surgió de la discusión, con la idea de preguntar también cómo la sociedad identifica a estas personas.

El segundo tema importante de la discusión giró alrededor de la metodología elegida y la relación de poder que se establece en las entrevistas. Por un lado, la persona entrevistada es la que detiene la información que busca la investigadora y esto le da poder. Pero por otro lado, desde un punto de vista macro-sociológico, no hay que olvidar la posición de poder que le da a la investigadora el hecho de ser blanca, europea y con capital académico.

Otra sugestión que salió de la conversación es la de considerar la grabadora como un actor de la entrevista, y observar qué pasa cuando se prende y cuando se apaga. Más allá de esto, María Cegarra busca tener en cuenta el comportamiento del cuerpo, que también brinda una información muy rica para la investigación.

La discusión se cerró con consejos bibliográficos, y surgió la idea de contactar a investigadores claves para la investigación, con los que se podrían también hacer entrevistas, como las antropólogas Ochy Curiel y Mara Viveros.

Calí, 2021 ©María Cegarra

Bibliografía

CURIEL, Ochy, La nación heterosexual. Análisis del discurso jurídico y el régimen heterosexual desde la antropología de la dominación, Bogotá, Brecha lésbica, en la frontera, 2013.

Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), Análisis regional de los indicadores sociodemográficos, 2005/2018.

QUIJANO, Aníbal, « Colonialidad del poder, globalización y democracia », Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Nuevo León, nº 7 et 8, 2002.

HARAWAY, Donna, Des singes, des cyborgs et des femmes. La réinvention de la nature, Paris, Jacqueline Chambon, 2009.

LANDER, Edgardo (ed.), La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas latinoamericanas, Buenos Aires, CLALSO, 2000.

LUGONES, María, « Heterosexualism and the Colonial/Modern Gender System », Hypatia, Vol. 22, No. 1, 2007.

URREA-GIRALDO, Fernando, LA FURCIA, Ange, « Pigmentocracia del deseo en el mercado sexual Trans de Cali, Colombia », Sexualidad, Salud y Sociedad, nº 16, pp. 121-152, 2014.

URREA-GIRALDO, POSSO QUICENO, Jeanny (ed.), Feminidades, sexualidades y colores de piel. Mujeres negras, indígenas, blancas-mestizas y transgeneristas negras en el suroccidente colombiano, Cali, Universidad del Valle, 2015.

URREA-GIRALDO, Fernando, VIVEROS VIGOYA, Mara, WADE, Peter, (ed.) Raza, etnicidad y sexualidades. Ciudadanía y multiculturalismo en América Latina, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 2008.

VIVEROS VIGOYA, Mara, La sexualización de la raza y la racialización de la sexualidad en el contexto latinoamericano actual, México, D.F., 2008, pp. 168-198.

WITTIG, Monique, «On ne naît pas femme», NQF, nº 8, 1980, pp. 75-84.

Economías coloniales de la salud. Hospitales en el Virreinato de Perú, siglos XVI–XVII

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Camille Sallé, European University Institute/EHESS (Francia)

Reseña redactada por Ruth Jimenez Nina, estudiante de maestría en Lingüística Antropológica en el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (México)

Camille Sallé es doctorante en Historia de la European University Institute y de la EHESS. Su presentación en el Encuentro de Jóvenes Investigadores analiza la temática del hospital como una institución de salud, caridad y como sistema de asistencia en el contexto colonial de la explotación minera en Potosí en los siglos XVI y XVII. 

La autora nos invita a reflexionar sobre los hospitales de esa época, no solo como instituciones de atención a los enfermos y de disciplinarización del cuerpo y alma, sino como instituciones multidimensionales que involucran prácticas y dinámicas económicas, políticas y sociales y también como instituciones mediadoras de transacciones de caridad. Sallé explicó que la tradición hospitalaria europea que perpetuaba un principio de justicia distributiva por clases sociales, es decir, el derecho a acceso de salud era otorgado de acuerdo al nivel social del paciente. En ese contexto, la caridad era un mecanismo de redistribución, pero no pretendía cambiar el orden social más bien mantenerlo. 

Este principio de justicia distributiva segregacionista fue aplicado en el sistema hospitalario en Lima, por ejemplo, pero no en Potosí donde se tiene registros que el mismo hospital servía a españoles, indígenas y negros. Sin embargo, la perpetuación jerárquica se mantenía, todas las personas eran atendidas en el mismo lugar, pero tenían diferentes derechos: un español pagaba por su cura y la de sus dependientes (por “caridad”), los indígenas podían ser atendidos gratis (por “caridad”) toda vez que paguen un tributo anual hospitalario. 

Profundizando el contexto potosino, se debe tomar en cuenta que esta ciudad fue de las más importantes en el siglo XVI, y su importancia radica específicamente en la extracción de plata de esa época y actualmente es el mejor ejemplo de economía extractivista. El sistema laboral de la mita forzaba a todos los tributarios masculinos entre los 18 y 50 años a trabajar durante seis meses en la mina. 

El único hospital de esta ciudad, fundado en 1555 y administrado por españoles, se llamó Hospital de los Naturales (también llamado de indios) de Potosí y se encargaba de proveer salud física y espiritual (evangelización de indígenas y transacciones para la salvación del alma) para todos. En esta ocasión, la autora nos compartió la trayectoria de 4 personas registradas en este hospital. El caso que se analizó a profundidad fue el de Luca Villca, un indígena que estaba en Potosí para cumplir con la mita, y quien sufre un accidente laboral, se interna en el hospital y después un año muere. La esposa de este mitayo, Angélica Calina, inicia una acción legal contra Gonzalo de Fúnez, el empleador de su esposo, a la que después renuncia por 75 pesos pagados por Gonzalo de Fúnez, de los que 65 son para ella y 10 son donación para la parroquia. 

Según las obligaciones legales, Leyes de Toledo de 1574 y Ordenanzas de Minas de 1608, el maestro de mina debía responder por sus empleados. Había un marco legal para pedir compensación económica en casos de muerte (hasta 200 pesos) y también “enfermedad” (2 pesos/día), pero los trabajadores debían estar hospitalizados para acceder a esa compensación. Por lo tanto, el hospital en Potosí en esa época era una institución de control y justificación para acceder a derechos económicos ligados al trabajo y en este sentido, es una institución de mecanismo de redistribución de justicia diferente. 

Finalmente, la autora y los participantes de la reunión de jóvenes investigadores observaron la necesidad de redefinir el concepto de “caridad”. En los registros hospitalarios se consideraba “limosna”, por lo tanto, caridad cuando un español pagaba la curación de su esclavo, su mitayo y demás dependientes, en cambio la tasa anual hospitalaria que pagan los mitayos, se registra como eso, pago de tasa. Lo que se denomina “caridad”, parece más bien una cuestión política y colonial porque crea una diferencia entre quien puede hacer caridad y quién no. La caridad otorga beneficios espirituales, como la salvación del alma, poder político y prestigio y está reservada para los españoles. Finalmente, los comentarios también llevaron a pensar sobre la manera en la que la atención medica provista por los empleadores podía responder a intereses económicos, ya no era rentable que un trabajador muera o esté enfermo. 

Bibliografía

Abreu Laurinda, « Igraja, caridade e assistência na Península Ibérica (sécs. XVI-XVIII): estratégias de intervençao social num mundo em transformaçao », Edições Colibri, 2004.

Arrom Silvia Marina, Containing the poor: the Mexico City Poor House, 1774-1871, Durham, Duke University Press, 2000.

Barry Jonathan et Jones Colin, Medicine and charity before the welfare state, Routledge, 1991.

Cahill David, « Financing Health Care in the Viceroyalty of Peru: The Hospitals of Lima in the Late Colonial Period », The Americas, octobre 1995, vol. 52, no 2, pp. 123‑154.

Cavallo Sandra, Charity and Power in Early Modern Italy: Benefactors and Their Motives in Turin, 1541-1789, Cambridge University Press, 1995, 304 p.

Clouse Michele L., Medicine, Government and Public Health in Philip II’s Spain: Shared Interests, Competing Authorities, Routledge, 2011, 219 p.

Cruz Enrique Normando, La política social en el antiguo regimen: cofradías, hospitales, profesión médica, declaraciones de pobreza y montepíos en Jujuy (Argentina) en el período colonial, San Salvador de Jujuy, Centro de Estudios Indígenas y Coloniales (CEIC), 2009.

GÓMEZ PABLO F., « Hospitals and Public Health in the Sixteenth-Century Spanish Caribbean », in Ida Altman et David Wheat (dirs.), The Spanish Caribbean and the Atlantic World in the Long Sixteenth Century, University of Nebraska Press, 2019, pp. 211‑232.

Grafe Regina, « Empires of Charity: Imperial Legitimacy and Profitable Charity in Colonial Spanish America », New Global Studies, 2018, vol. 12, no 2, pp. 131–155.

Grell Ole Peter, Cunningham Andrew et Arrizabalaga Jon (dirs.), Health care and poor relief in Counter-Reformation Europe, London ; New York, Routledge, 1999, 309 p.

Henderson John, The renaissance hospital: healing the body and healing the soul, New Haven, Yale University Press, 2006.

Huguet Termes M. Teresa, Ciudad y hospital en el Occidente Europeo, 1300-1700, Lleida, Milenio, 2014.

Lane Kris, Potosi: The Silver City That Changed the World, First edition., Oakland, California, University of California Press, 2019, 272 p.

Estrategias de enfrentamiento de la violencia de género contra mujeres indígenas en Ecuador. Un análisis desde el pluralismo jurídico emancipatorio

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Liliam Fiallo, Universidad Andina Simón Bolívar (UASB Ecuador)

Reseña redactada por Pauline Vandenbossche, doctoranda en ciencias políticas por la Universidad Lyon Lumière (Francia)

El 18 de junio de 2021, Liliam Fiallo, estudiante de doctorado en sociología en la Universidad Andina Simón Bolivar (UASB Ecuador), presentó la ponencia “Estrategias de enfrentamiento de la violencia de género contra mujeres indígenas en Ecuador. Un análisis desde el pluralismo jurídico emancipatorio.” En esta ocasión la ponente presentó parte de los resultados de su investigación doctoral.

El objetivo de la investigación doctoral es comprender la situación que atraviesan dos grupos de mujeres indígenas en Ecuador cuando están expuestas a violencias de género, y cómo las mujeres denuncian a la justicia su caso de violencia de género. En suma, la investigación analiza el pluralismo jurídico ecuatoriano, y la manera en la que las mujeres indígenas pueden elegir entre presentar su caso a la justicia ordinaria o a la justicia indígena.

Los dos grupos de mujeres investigados están localizados, por una parte, en la provincia costera Tsachila Santo Domingo que tiene siete comunas en el país. Por otra parte, Liliam Fiallo se acercó a mujeres de Colta en el Chimborazo, una provincia de los Andes que agrupa 170 comunas. Si bien las dos localidades son diferentes por el área geográfica y por el número de comunas agrupadas, Liliam Fiallo ha decidido enfocarse en ambas zonas porque son lugares marcados por una fuerte lucha social, y por la presencia de organizaciones de desarrollo y por misiones católicas y evangélicas, lo cual ha impactado las prácticas en las instituciones legales y ha incentivado la movilización de las organizaciones de mujeres. 

Durante su investigación, Liliam Fiallo ha principalmente entrevistado a fiscales, a lideresas, a representantes comunitarias y a las mujeres víctimas de violencia. También ha hecho un estudio documental jurídico. Sus fuentes ofrecen un panorama de diferentes experiencias y puntos de vista que permiten entender el problema del acceso a la justicia de parte de las víctimas de violencia de género en Ecuador.

La ponente presentó entre otros datos, el principio de igualdad jerárquica en Ecuador y las cifras de mujeres víctimas de violencia de género, según el área de residencia, la etnia de pertenencia y la edad. Estas cifras oficiales colectadas por el Instituto Nacional de Estadística y Censos en el 2019 demuestran que más de la mitad de todas las mujeres registradas han sufrido violencias de género, más que todo en el área urbana (65,7%) y entre los 30 y 44 años (68,8%). La etnia indígena es la tercera etnia más afectada por la violencia de género (el 64% de las mujeres indígenas ha sufrido violencia de género en su vida), después de las etnias afrodescendientes y mestizas (respectivamente 71,8% y 65,1%). 

Decidimos enfocar el resumen de esta presentación sobre dos puntos que nos parecen ser muy interesantes, los cuales vamos a presentar a continuación.

Primero, el hecho de que las mujeres víctimas de violencia puedan elegir entre la justicia ordinaria  y la justicia indígena es sumamente interesante. En efecto, aprendimos a partir de situaciones concretas de los casos presentadas por Fiallo, que contrariamente a los diferentes estudios académicos que consideran la representación jurídica necesaria – por parte de expertos de derecho y/o de justicia – para que las víctimas acedan a la justicia; hay ciertas mujeres que decidieron en “autonomía” hacia qué tipo de justicia preferían dirigirse. Si bien no todas las mujeres denuncian su caso, varias mujeres a quienes la joven investigadora conoció, tienen una socialización jurídica y saben lo que quieren y esperan de la justicia ordinaria o indígena. Al respecto, los asistentes sugirieron a Fiallo de profundizar el estudio de la socialización jurídica de las mujeres víctimas de violencia de género para entender las condiciones sociales y jurídicas que permitan que unas quieran denunciar. Por ejemplo, la obligación oficial de poner una denuncia y designar un responsable, puede ser un límite o una discriminación    para las víctimas en el escenario jurídico.

Segundo, una crítica mayor que ha hecho Liliam Fiallo a partir de sus observaciones es que, según ella, que las políticas públicas sobre violencia de género o violencia sexual no toman en cuenta la dimensión socio-étnica de las mujeres. Dicho de otro modo, no se consideran las características étnicas y culturales de las mujeres indígenas para aplicar medidas de protección, prevención y atención frente a violencias de género. Sin embargo, según la ponente, es imprescindible generar una política pública que incluya la etnia de las víctimas al analizar la violencia de género. Cuando se le preguntó por qué consideraba  importante la generación de una política como tal, Fiallo respondió que algunas mujeres que ha conocido y entrevistado sugirieron este cambio, por lo cual la joven investigadora consideró la importancia de la interpretación intercultural de los derechos humanos. Después de esta interesante conclusión, las demás asistentes le aconsejaron a Liliam que no tome como tal las palabras de sus entrevistadas, sino que cuestione el motivo por el cual las dijeron y entender la posición social desde la cual estas mujeres opinaron. En efecto, sería muy interesante profundizar las características sociales de estas mujeres que tienen una reflexión política o mejor dicho, que politizan las violencias de género y su propia experiencia de víctimas de violencia de género, para entender en profundidad la opinión y las esperanzas sobre la justicia de parte de ciertas mujeres indígenas ecuatorianas víctimas de violencia de género.

Presentación de Liliam Fiallo © IFEA

Bibliografía

CAAP. “De tsachelas a campesinos: Apuntes para el conocimiento del proceso de transición”. En Del indigenismo a las organizaciones indígenas, AAVV, 91-117. Quito: Abya Yala, 1985. 

Cooperación Alemana Deutsche Zusammenarbeit. Con más de cinco sentidos. Prevención y lucha contra la violencia hacia mujeres indígenas y afroamericanas y mujeres en zonas rurales. Lima: Tarea Asociación Gráfica Educativa, 2012. 

Lang, Miriam, y Anna Kucia, comps. Mujeres indígenas y justicia ancestral. Quito: UNIFEM, 2009.

Merry, Sally E. Human Rights and Gender Violence: Translating International Law into Local Justice. Chicago: The University of Chicago Press, 2006

Moore, Sally F. Law as Process: An Anthropological Approach. Londres, Henley y Boston: Routledge & Kegan Paul, 1978.

O ́Connor, Erin. Género, Indígenas y Nación. Las contradicciones de construir el Ecuador, 1830-1925. Quito: Abya Yala, 2016.

Pacari, Nina. “Jurisdicción y Justicia Indígena. Debates en Bolivia y Ecuador hoy”. Conversatorio, Universidad Andina Simón Bolívar, Quito, 19 de junio de 2019.

Pequeño, Andrea. “Violencia de género y mecanismos de resolución comunitaria en comunidades indígenas de la sierra ecuatoriana”. En Mujeres indígenas y Justicia ancestral, compilado por Miriam Lang y Ana Kucia, 81-89. Quito: UNIFEM, 2009.

Prieto, Mercedes. Estado y colonialidad. Mujeres y familias quichuas de las Sierra ecuatoriana, 1925-1975. Quito: FLACSO-Ecuador, 2015.

Santos, Boaventura de Sousa y Agustin Grijalva. Justicia indígena, plurinacionalidad e interculturalidad en Ecuador, compilado por Agustin Grijalva y Boaventura de Sousa Santos, 11-48. Quito: Abya Yala/Fundación Rosa Luxemburg, 2012.

Tapia, Silvana. “Criminalising Violence Against Women. Feminism, Penalty and Rigths in Post-Neoliberal Ecuador”. Tesis doctoral, Universidad de Kent, 2017, https://kar.kent.ac.uk/62463/.
Thomas, Marc S. “Legal Pluralism and Interlegality in Ecuador. The La Cocha Murder Case”, Cuadernos del CEDLA, 24 (2009).

Vásquez, Norma. “¿Complementariedad o subordinación? Distintas maneras de entender la relación entre mujeres y hombres en el mundo indígena”. En Pueblos indígenas y derechos humanos, coordinado por Mikel Berraondo, 293-309. Bilbao: Universidad de Deusto, 2006. 

Nuestros parientes del bosque: relaciones entre comunidades nativas e indígenas aislados en Madre de Dios

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Luis Felipe Torres, Universidad Federal de Rio de Janeiro (Brasil)

Reseña redactada por Danna Duffó Chapilliquén, licenciada en antropología por la Pontificia Universidad Católica del Perú 

El pasado 28 de mayo de 2021, tuvo lugar uno de los Encuentros de Jóvenes Investigadorxs que el IFEA organiza mensualmente. En aquella fecha, Luis Felipe Torres, doctorando en Antropología Social por la UFRJ, presentó la ponencia  «Nuestros parientes del bosque: relaciones entre comunidades nativas e indígenas aislados en Madre de Dios». Partiendo del trabajo de campo que inició en 2018 en la comunidad nativa de Monte Salvado (Madre de Dios), Luis Felipe expuso algunos de sus hallazgos preliminares sobre las dinámicas relacionales entre dos pueblos de la Amazonía peruana.

El principal énfasis de la investigación recae en las relaciones que se generan entre los pueblos Yine y Mashco Piro, pertenecientes a la familia lingüística Arawak. Por un lado, los Mashco Piro son un pueblo considerado en situación de aislamiento por el Estado peruano, mientras que los Yine han tenido contactos frecuentes con personas externas al grupo desde el siglo XVI. En ese sentido, se relata las maneras en que sus distintos procesos históricos han configurado maneras de ser en el mundo que hoy en día configuran las interacciones que establecen entre sí.

La labor etnográfica de Luis Felipe ha estado enmarcada en la normativa legal del Perú, país donde existen políticas que pretenden proteger a los grupos considerados vulnerables desde el aislamiento. Es así que, en lugar de aproximarse a las razones por las que los Mashco Piro hoy en día entablan contacto con los Yine, su trabajo se basa en cómo estos últimos entienden tales interacciones, concretamente, desde su concepción sobre la historia y el parentesco. En este sentido, se retoma a Peter Gow (1991), quien postuló que entre los Yine, ambos aspectos forman parte de un mismo proceso.

Se problematiza, entonces, la noción de historia que tienen los Yine a partir de su forma de ser en el mundo desde la perspectiva chamánica. Para el mundo de los ‘abuelos lamentablemente muertos’, o Yineru, ello implicaba entablar relaciones con distintos seres para aprender a usar sus poderes y tener la posibilidad de curar. En este sentido, se parte del enfoque perspectivista trabajado por Viveiros de Castro (2012) para aproximarse a la noción de una humanidad que es compartida entre especies y que se diferencia en los distintos cuerpos o ‘ropajes’ que toman. Desde esta postura, el mundo sería transformacional, ya que permitiría cambiar de punto de vista a través del conocimiento de las plantas, los animales y demás seres. Si bien entre algunos Yine se trata de preservar los conocimientos chamánicos, existe la noción extendida de que los Mashco Piro -al estar en mayor contacto con el bosque- los tienen potenciados.

Posteriormente, el ponente hace un recuento sobre algunos procesos de contacto clave que establecieron los Mashco Piro y los Yine con grupos colonizadores. Mientras que los Mashco tomaron un camino hacia la guerra y el refugio, los Yine pasaron por un proceso de asentamiento nuclear y aprendieron conocimientos de los ‘otros’ para protegerse y vivir en el ‘mundo de los blancos’. Como se relata, la actual concepción del ‘buen vivir’ que sostienen los Yine implica crear un asentamiento y entra en pugna con la vida en el bosque.

En ese sentido, la interacción que los Yine entablan hoy en día con los Mashco Piro implica una tensión entre pretender preservar los conocimientos chamánicos e intentar ‘amansar’ a este grupo. Los encuentros que hoy en día establecen se dan por medio de la entrega de objetos y alimentos cultivados a los que los Mashco Piro no tienen acceso. Es a través de este intercambio que los Yine hacen a este grupo sus parientes; lo que no significa hacer alianzas matrimoniales, sino dejar el mundo de la afinidad potencial y tener la certeza de que el vínculo no ocasionará conflictos bélicos.

De tal forma, mientras que desde la perspectiva del Estado el aislamiento es necesario para la protección de los Mashco Piro, para los Yine, esto comprende hacerlos parientes para que adquieran conocimientos de los ‘otros’ que los ayudarán a protegerse ellos mismos de ser esclavizados. 

Al finalizar la presentación, la discusión giró alrededor de diversos temas, incluyendo las distintas nociones de civilización, protección y cuidado que mantienen los Yine. Siguiendo esa línea, se comentó sobre la conformación de relaciones asimétricas, en las que el ‘grupo contactado’ trata de ‘pacificar’ a los otros desde la pretensión del cuidador, del que protege. Por un lado, este accionar parte de una concepción del ‘ser salvaje’, influenciada por la presencia evangélica y colonizadora, pero también de la noción indígena de la protección y el cuidado, que no es la misma que se entiende desde el Estado. Finalmente, se discutió sobre el papel de las mujeres en el parentesco -quienes mantienen los vínculos en la comunidad- y se sugirió no perder de vista el contexto en el que se dan las dinámicas de género para poder incluir esta perspectiva dentro de la investigación.

Presentación de Luis Felipe Torres © IFEA

Bibliografía

Albert, Bruce y Ramos, Rita eds. 2002. Pacificando o branco: cosmologias do contato no norte-amazônico. Albert, Bruce y Ramos, Rita eds. São Paulo: UNESP

Belaunde, Luisa Elvira (2008) El recuerdo de luna: género, sangre y memoria entre los pueblos amazónicos. Lima: CAAAP

Gow, Peter. 1991. Of mixed blood. History and Kinship in Peruvian Amazonia. Oxford Claredon Press. Matos, Marcos (2018) Organização e história dos Manxineru do alto rio Iaco. Tese de Doutorado – UFSC

Opas, Minna. 2014 Ambigüedad epistemológica y moral en el cosmos social de los yine. – Anthropologica 31(31), 167–89.

Ramos, Alcida Rita (1980) Hierarquia e simbiose: relações intertribais no Brasil. São Paulo: Hucitec
Ribeiro, Darcy (2017 [1962]) Os indios e a civilização: a integração das populações indígenas no Brasil

Moderno. São Paulo: Global

Smith, Alejandro (2015) Yineru plaji: voces del pueblo indígena Yine. Lima: Ministerio de Cultura

Souza, Márcio. 2015. Amazonia Indígena. Rio de Janeiro: Record

Stengers, Isabelle. 2018. A proposição cosmopolítica. Revista do Instituto de Estudos Brasileiros, Brasil, n. 69, p. 442-464.

Vilaça, Aparecida (2002) Making kin out of others in Amazonia. The Journal of the Royal Anthropological Institute, Vol. 8, No. 2 (Jun., 2002), pp. 347 -365

Viveiros de Castro. 2012. A inconstância da Alma Selvagem e outros ensaios de Antropologia. São Paulo – UBU

Remodelación y ampliación del IFEA en Lima – Galería fotográfica

Remodelación y ampliación del IFEA en Lima

Escribe Aliocha Maldavsky, directora del IFEA

Después de la obtención de la licencia de edificación en enero del 2021 y tras las autorizaciones municipales, el 26 de abril de 2021 comenzaron en Barranco los trabajos de construcción de la biblioteca del IFEA y de remodelación de la casona. Este proyecto inmobiliario, iniciado por Évelyne Mesclier, directora de 2016 a 2020, permitirá ofrecer a inicios del año 2022 una plataforma única a todas las misiones del Instituto, reuniendo en un solo lugar los investigadores, los servicios administrativos, de edición, de comunicación y de documentación.
Leer el artículo / Lire l’article en français

Fachada de la sede administrativa del IFEA en Barranco, Lima. Julio 2019 © K. Pacheco
Vista desde el fondo, futuro espacio de la sala de lectura, agosto 2021 © A. Maldavsky
Equipo de la construcción, agosto 2021 © A. Maldavsky

Vers la réhabilitation du patrimoine de la Vallée du Sondondo, une recherche-action

Par Aliocha Maldavsky, directrice de l’IFEA; Silvia Dana-Echevarria, presidente de l’association Les Amis du Patrimoine et Évelyne Mesclier, directrice de l’IFEA (2016-2020)

Cet article a été initialement publié dans la Lettre d’information – INSHS Nº71, pages. 29-31[1]

La vallée du Sondondo – © Aliocha Maldavsky 202o

Le projet « Valorisation du patrimoine de la vallée de Sondondo », coordonné par l’Institut Français d’Études Andines-IFEA, est né de l’initiative de l’association française Les Amis du Patrimoine, fondée par une diplômée de l’Université Catholique du Pérou, dont l’objectif est de faire connaître à la communauté internationale le patrimoine culturel d’une vallée des Andes. Celle-ci, la “Vallée du Sondondo”, est située dans le centre-sud du Pérou, entre 2500 et 5000 mètres d’altitude, dans les provinces de Lucanas et Sucre, département d’Ayacucho. Six municipalités, Aucará, Cabana, Carmen Salcedo, Huaycahuacho, Chipao et Huacaña sont regroupées dans cette entité qui correspond aux bassins-versants des rivières Sondondo, Negromayo et Mayobamba.

Ayacucho a été l’épicentre du conflit interne qui a embrasé le Pérou dans les années 1980 et 1990, l’affrontement entre un mouvement de guerilla d’inspiration maoïste et l’État faisant des dizaines de milliers de victimes, entre civils et belligérants. Une grande partie de la population de la vallée a alors migré vers la capitale, Lima, ou vers le piémont côtier de la cordillère, en quête de sécurité et de travail. Malgré le retour à la paix, les taux d’émigration restent aujourd’hui élevés chez les jeunes. La principale activité économique est l’agriculture, sur de petites exploitations, avec des débouchés commerciaux limités.

Si l’on pense au sauvetage du patrimoine, c’est qu’il y a danger : de destruction, de disparition, d’oubli. Le signal d’alarme, dans le cas de la vallée du Sondondo, est venu de la société civile. Malgré l’éloignement, les associations de migrants préservent les liens avec leurs localités d’origine, organisant des activités festives dans la capitale en l’honneur de leurs saints patrons, des mini-projets d’œuvres sociales à destination des familles vivant dans la vallée et des initiatives de rénovation des églises. Dans la vallée, la relation au patrimoine se manifeste par des fêtes religieuses, de rites populaires, comme la fête de l’eau Hatun Raymi, ou de danses, comme la Chimaycha, Los Negritos et la danse des Ciseaux, et par l’identification de sites archéologiques dans le paysage, mais aussi des peintures rupestres, comme celles de Paquare. Les rituels contribuent aussi à la vitalité de la langue quechua. Beaucoup de familles appartiennent par ailleurs à des “communautés paysannes”, une institution héritière des communautés indigènes, reconnue par l’État péruvien.

Intérieur de l’église de Cceca – © Aliocha Maldavsky 2020

La Vallée du Sondondo a ainsi pu être identifiée comme un espace d’intérêt patrimonial particulier. L’église d’Aucará a été déclarée patrimoine culturel de la nation par le ministère de la Culture en 2011. En 2019, la Vallée est reconnue comme “itinéraire culturel d’intérêt” par le Ministère du Tourisme et déclarée d’intérêt national par le congrès. Un dossier d’inscription au patrimoine mondial de l’UNESCO est en cours de préparation. Cette reconnaissance se fonde sur une appréhension systémique de la Vallée comme “paysage culturel vivant”, qui associe des éléments naturels à son anthropisation. En effet, cette zone se caractérise par ses impressionnantes terrasses de culture, ses systèmes complexes d’irrigation, ses villages de réduction d’origine coloniale, avec leurs églises baroques rurales et leurs chapelles. On peut aussi souligner l’ancienneté des vestiges liés à l’élevage de camélidés dans la puna et le nombre et l’importance des sites archéologiques, dans un cadre naturel de montagnes, de lacs et de canyons, qui comprend des points d’observation des condors.

Cependant, la vallée est aujourd’hui mal reliée au reste du territoire national. Des pistes permettent d’accéder à une grande partie des éléments marquants du paysage culturel, mais cet ensemble est mal connu et s’est dégradé plus rapidement pendant et après le conflit armé.

En 2019, pendant la semaine de l’Amérique Latine à Paris, Les Amis du Patrimoine présente l’état de dégradation des peintures coloniales des XVIIe et XVIIIe siècles abritées par l’église d’Aucará. Attaquées par un champignon, ces œuvres, dont « La Virgen del Carmen y Las Almas Penitentes del Purgatorio », étaient en train de disparaître. Une équipe de restauration française part alors mener une opération de sauvegarde de la toile, lors d’un séjour d’un mois, financé grâce à la mobilisation de la collectivité péruvienne et française.

Dans la continuité de cette expédition, l’IFEA et l’association les Amis du Patrimoine ont obtenu l’appui de l’ambassade de France au Pérou pour mettre sur pied un projet de réhabilitation et de sauvegarde du patrimoine de la vallée. Des financements FSPI (Fonds de solidarité pour les projets innovants) et ALIPH (Fondation Alliance internationale pour la protection du patrimoine dans les zones de conflit, qui intervient pour la première fois en Amérique du Sud) ont été obtenus en 2020. Le projet compte sur l’appui du ministère de la Culture péruvien, de l’archevêché d’Ayacucho, d’Icomos-Pérou.

Inauguré le 4 août 2020, le projet vise à récupérer la mémoire collective à travers la conservation des peintures, la réhabilitation des toits des églises, et un travail scientifique en archéologie, histoire et anthropologie, s’appuyant sur l’expérience de la France en matière de conservation et la réhabilitation de monuments historiques sur des bases scientifiques solides. A long et moyen terme, cette réhabilitation patrimoniale peut servir de relais à un développement touristique culturel et avoir des effets économiques.

Soutenu par l’Ambassade de France au Pérou, l’IIFEA coordonne le volet scientifique du projet, ainsi que l’étude des perspectives de valorisation patrimoniale et touristique. L’association Les Amis du Patrimoine mène les actions de protection et de conservation des toiles de l’église d’Aucará, et dirige également la recherche architecturale et la mise en valeur des églises à travers la sauvegarde de leurs toits. Les deux entités collaborent à la définition initiale, aux adaptations du calendrier et aux activités du projet.

Sauvegarde du tableau La Virgen del Carmen y Las Almas Penitentes del Purgatorio – © Munay 2019

Dans ce cadre, la proposition de recherche scientifique de l’IFEA est résolument pluri et interdisciplinaire. Si les églises et leurs tableaux sont au départ du projet, la recherche scientifique s’intéresse en priorité aux populations locales qui les ont construites, ce, dans une perspective archéologique, historique et anthropologique. Les chercheurs entendent retracer l’histoire de ce territoire, en commençant par la configuration ethno-politique des populations qui habitaient la vallée avant l’arrivée des Espagnols, ainsi que par les changements survenus après la première présence hispanique, qui ont reconfiguré les relations culturelles, politiques, économiques, sociales et religieuses, ainsi qu’au milieu physique, du XVIe siècle de notre ère à nos jours. Cela suppose une collaboration étroite entre les disciplines. Les vestiges matériels étudiés par les archéologues doivent permettre d’expliquer le paysage religieux andin, les premiers temples coloniaux de la vallée de Sondondo, ainsi que les vestiges domestiques de la première occupation hispanique de la vallée. Ce matériel archéologique est complété par des recherches inédites dans des archives des communautés paysannes et quatre fonds d’archives paroissiaux présents dans la vallée, en plus des archives nationales et régionales, afin d’établir un diagnostic documentaire. Des ethnographies sur l’organisation socioculturelle et le système de vie communautaire permettront de compléter ces données, en donnant leur place aux récits et histoires transmis par la tradition orale. Enfin, les chercheurs identifieront des circuits potentiels de routes et de chemins pour valoriser le patrimoine et les opportunités de développement touristique : cette information sera rendue accessible par le biais de plates-formes audiovisuelles sur Internet. Les résultats des recherches seront diffusés dans des publications académiques et de vulgarisation auprès des habitants de la vallée de Sondondo et des citoyens en général.

L’association Les Amis du Patrimoine concentre, quant à elle, ses efforts sur la protection du patrimoine architectural, artistique et immatériel des quatorze églises principales de la Vallée du Sondondo, à travers des actions de prévention et de valorisation par les collectivités locales, en lien avec les chercheurs et des experts en architecture et restauration. Pour étudier le patrimoine artistique de la vallée et nourrir l’histoire des toiles coloniales situées dans l’église d’Aucará, un premier inventaire photographique des biens meubles contenus dans chacune de celles-ci a été effectué, qui complétera la recherche historique. Deux groupes de conservateurs provenant de Cuzco et de Lima ont la tâche de stabiliser huit grands tableaux, selon une méthodologie présentée au ministère de la Culture péruvien. Dans une deuxième étape, une équipe française prendra la relève. Avant de commencer des travaux de conservation des toits, l’association est en train d’établir des plans actualisés. Priorité est donnée aux professionnels originaires de la vallée dans la composition des équipes de travail qui effectuent les mesures : cette inclusion des habitants dans la réhabilitation du patrimoine constitue une dimension essentielle du projet. A cette occasion, des ateliers virtuels d’information avec les habitants et les autorités locales ont été menés localement en décembre 2020 et pendant le premier trimestre de 2021, avec la participation de l’IFEA. La forte affluence à ces rencontres montre l’intérêt de la société civile pour ce projet, ainsi que la volonté d’y contribuer concrètement.

Malgré des débuts difficiles en raison de la crise sanitaire, une grande partie des activités prévues ont pu être entreprises. Par prudence, pour ne pas être un vecteur de contagion pour les habitants, les différents acteurs du projet se sont obligés à mener dans un premier temps leurs activités à distance : la reprise des travaux sur le terrain est prévue à partir du 2e trimestre 2021.

Pour l’IFEA, le projet « Valorisation du patrimoine de la vallée de Sondondo » constitue une expérience de projet pluridisciplinaire et de collaboration avec les populations locales, sur la base de financements diversifiés. C’est également une voie fructueuse d’accès à un large public. En effet, à travers la sauvegarde du patrimoine, hérité et légué, l’engagement des individus et des collectivités s’associe à la recherche scientifique, incorporant des objectifs institutionnels, locaux et internationaux, dont on espère des retombées économiques et sociales à moyen et long terme.

L’église de San Francisco de Pampamarca- © Héctor Ascorra 2021

[1] https://www.inshs.cnrs.fr/sites/institut_inshs/files/download-file/lettre_infoINSHS_71.pdf

Hacia la rehabilitación del patrimonio del Valle del Sondondo, una investigación-acción

Escriben Aliocha Maldavsky, directora del IFEA; Silvia Dana-Echevarria, presidenta de la asociación de Les Amis du Patrimoine y Évelyne Mesclier, directora del IFEA (2016-2020)

Este artículo fue publicado originalmente en francés en Lettre d’information – INSHS Nº71, pág. 29-31[1]

El valle del Sondondo – © Aliocha Maldavsky 2020

El proyecto “Valorización del patrimonio del Valle del Sondondo”, coordinado por el Instituto Francés de Estudios Andinos – IFEA, nació de la iniciativa de la asociación francesa los Amis du Patrimoine, fundada por una egresada de la Pontificia Universidad Católica del Perú, cuyo objetivo es dar a conocer a la comunidad internacional el patrimonio cultural de un valle de los Andes. Éste, el “Valle de Sondondo”, está situado en el sur central del Perú, entre los 2000 y 5000 metros de altura, en la provincia de Lucanas y Sucre, departamento de Ayacucho. Seis distritos, Aucará, Cabana, Carmen Salcedo, Huaycahuacho, Chipao y Huacaña forman parte de esta unidad que corresponde a la cuenca hidrográfica de los ríos Sondondo, Negromayo y Mayobamba.

Ayacucho fue epicentro del conflicto interno que afectó al Perú en los años 1980 y 1990, el enfrentamiento entre el movimiento de guerrilla de inspiración maoísta y el Estado generó decenas de miles de víctimas entre civiles y beligerantes. Gran parte de la población del valle emigró entonces a la capital, Lima, o hacia la costa, en busca de seguridad y trabajo. A pesar de finalizar el conflicto, la tasa de emigración sigue siendo alta entre los jóvenes. La principal actividad económica es la agricultura, en pequeñas explotaciones, con intercambios comerciales limitados.

Si se piensa en salvar el patrimonio, es porque se considera en peligro: de destrucción de desaparición, de olvido. La señal de alarma, en el caso del valle de Sondondo, vino desde la sociedad civil. A pesar de la distancia, las asociaciones de migrantes preservan los vínculos con sus localidades de origen, organizando actividades festivas en la capital en honor a sus santos patronos, pequeños proyectos de obras sociales destinadas a las familias que viven en el valle e iniciativas de renovación de las iglesias. En el valle, la relación con el patrimonio se manifiesta a través de las fiestas religiosas, de costumbres populares, como la fiesta del agua Hatun Raymi, o las danzas, como la Chimaycha, los Negritos y la danza de tijeras, y la identificación de sitios arqueológicos en el paisaje, pero también a través de pinturas rupestres, como las de Paquare. Los rituales contribuyen así a la vitalidad de la lengua quechua. Muchas familias pertenecen además a las “comunidades campesinas”, una institución heredada de las comunidades indígenas, reconocida por el Estado peruano.

Interior de la iglesia de Cceca – © Aliocha Maldavsky 2020

El Valle del Sondondo ha sido identificado como un espacio de interés patrimonial particular. La iglesia de Aucará fue declarada patrimonio cultural de la nación por el Ministerio de Cultura en 2011. En 2019, el Valle fue reconocido como “itinerario cultural de interés” por el Ministerio de Turismo y fue declarado de interés nacional por el congreso. Una postulación de inscripción a patrimonio mundial de la UNESCO está en curso. Este reconocimiento se basa en una comprensión sistémica del Valle como un “paisaje cultural vivo”, que asocia elementos naturales con su antropización. En efecto, esta zona se caracteriza por sus impresionantes terrazas de cultivo, sus complejos sistemas de irrigación, sus poblados de origen colonial, con sus iglesias barrocas rurales y sus capillas. También podemos destacar la antigüedad de los vestigios ligados a la crianza de camélidos en la puna y a la cantidad e importancia de los sitios arqueológicos, en un entorno natural de montañas, lagos y cañones, que comprende puntos de observación de cóndores.

Sin embargo, el valle está hoy en día mal conectado al resto del territorio nacional. Las rutas permiten acceder a gran parte de los elementos claves del paisaje cultural, pero es poco conocido y se ha deteriorado más rápidamente durante y después del conflicto armado.

En 2019, durante la semana de América latina en París, los Amis du Patrimoine presentaron el estado de degradación de pinturas coloniales del siglo XVII y XVIII albergadas por la iglesia de Aucará. Atacadas por un hongo, estas obras, entre ellas “La Virgen del Carmen y Las Almas penitentes del purgatorio”, estaban desapareciendo. Un equipo de restauración francés llevó a cabo una operación de protección del lienzo, durante una estadía de un mes, financiada gracias a la movilización de la colectividad peruana y francesa.

Tras esta expedición, el IFEA y la asociación los Amis du Patrimoine obtuvieron el apoyo de la Embajada de Francia en el Perú para poner en marcha un proyecto de rehabilitación y de protección del patrimonio del valle. Financiamientos FSPI (Fondo de Solidaridad para proyectos innovadores) y ALIPH (Fundación Alianza Internacional para la protección del patrimonio en zonas de conflicto que interviene por primera vez en América del Sur) fueron obtenidos en 2020. El proyecto cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura peruano, de la arquidiócesis de Ayacucho y de Icomos Perú.

Inaugurado el 4 de agosto de 2020, el proyecto busca recuperar la memoria colectiva a través de la conservación de pinturas, la rehabilitación de los techos de las iglesias y un trabajo científico en arqueología, historia y antropología, apoyándose en la experiencia francesa en materia de conservación y rehabilitación de monumentos históricos con bases científicas sólidas. A largo y mediano plazo, esta rehabilitación patrimonial puede servir de relanzamiento del desarrollo turístico cultural y tener efectos económicos.

Apoyado por la Embajada de Francia en el Perú, el IFEA coordina el aspecto científico del proyecto, así como el estudio de las perspectivas de valorización patrimonial y turística. La asociación Amis du Patrimoine lleva a cabo acciones de protección y de conservación de los lienzos de la iglesia de Aucará, y dirige igualmente la investigación arquitectural y la puesta en valor de las iglesias a través de la conservación de sus techos. Las dos entidades colaboran en la definición inicial, los ajustes del calendario y las actividades del proyecto.

Salvaguarda del cuadro de La virgen del Carmen y las almas penitentes del Purgatorio – © Munay 2019

En este marco, la proposición de la investigación científica del IFEA es definitivamente pluri e interdisciplinaria. Si las iglesias y sus pinturas son el corazón el proyecto, la investigación científica se centra sobre todo en las poblaciones locales que las construyeron, eso, en una perspectiva arqueológica, histórica y antropológica. Los investigadores pretenden trazar la historia de este territorio, comenzando por la configuración etno-política de las poblaciones que habitaron el valle antes de la llegada de los españoles, así como por los intercambios surgidos después de la primera presencia hispana, que fueron reconfigurando las relaciones culturales, políticas, económicas, sociales y religiosas, así como el medio físico desde el siglo XVI de nuestra era hasta nuestros días. Ello supone una colaboración estrecha entre las disciplinas. Los vestigios materiales estudiados por los arqueólogos deben permitir explicar el paisaje religioso andino, los primeros templos coloniales del valle de Sondondo, así como los vestigios domésticos de la primera ocupación hispana del valle. Este material arqueológico se completa con investigaciones inéditas en los archivos de las comunidades campesinas y cuatro fondos de archivos parroquiales presentes en el valle, además de archivos nacionales y regionales, a fin de establecer un diagnóstico documentario. Etnografías, sobre la organización sociocultural y el sistema de vida comunitaria permitirán completar estos datos, dándole un lugar a los relatos e historias transmitidas por la tradición oral. Finalmente, se han identificado circuitos potenciales de rutas y de caminos para valorizar el patrimonio y las oportunidades de desarrollo turístico: esta información será accesible a través de plataformas audiovisuales en Internet. Los resultados de las investigaciones serán difundidos en publicaciones académicas y de vulgarización entre las y los habitantes del Valle del Sondondo y la ciudadanía en general.

La asociación los Amis du Patrimoine, concentra sus esfuerzos en la protección del patrimonio arquitectónico, artístico e inmaterial de las catorce iglesias principales del Valle de Sondondo, a través de acciones preventivas y de valorización por parte de las comunidades locales, en asociación con expertas y expertos en arquitectura y restauración. Para estudiar el patrimonio artístico del valle y alimentar la historia de las pinturas coloniales situadas en la iglesia de Aucará, un primer inventario fotográfico de bienes muebles contenidos en cada una de ellas completará la investigación histórica. Dos grupos de conservadores provenientes de Cusco y de Lima tienen la tarea de estabilizar ocho grandes pinturas, según una metodología presentada al Ministerio de Cultura peruano. En una segunda etapa, se unirá un equipo francés. Antes de comenzar los trabajos de conservación de los techos, la asociación está estableciendo los planos actualizados. Dando prioridad a profesionales originarios del valle en la composición de equipos de trabajo que efectuarán las medidas: esta inclusión de los habitantes en la rehabilitación del patrimonio constituye una dimensión esencial del proyecto. Para esta ocasión, talleres virtuales de información con los habitantes y las autoridades locales han sido desarrollados localmente en diciembre 2020 y durante el primer trimestre del 2021 con la participación del IFEA.  La numerosa afluencia a estos encuentros muestra el interés de la sociedad civil por este proyecto, así como la voluntad de contribuir concretamente.

 A pesar de un inicio difícil en razón de la crisis sanitaria, gran parte de las actividades previstas han podido empezar. Por prudencia, para no ser un vector de contagio para los habitantes, los diferentes actores del proyecto se han obligado a mantener durante un primer tiempo sus actividades a distancia: el regreso al trabajo de campo empezó en el 2do trimestre del 2021.

Para el IFEA, el proyecto “Valorización del patrimonio del Valle del Sondondo” constituye una experiencia de proyecto pluridisciplinario y de colaboración con las poblaciones locales, basado en financiamientos diversificados.  Es igualmente una vía fructuosa de acceso al gran público. En efecto, a través de la salvaguarda del patrimonio, heredado y legado, el compromiso de los individuos y de las comunidades, asociado a la investigación científica, incorporando objetivos institucionales, locales e internacionales, de los que se espera obtener beneficios económicos y sociales a mediano y largo plazo.

La iglesia de San Francisco de Pampamarca- © Héctor Ascorra 2020

[1] https://www.inshs.cnrs.fr/sites/institut_inshs/files/download-file/lettre_infoINSHS_71.pdf

Políticas de recuperación / renovación de espacios públicos para pobres

A propósito de la “Alameda/Boulevard (¿?) del Bicentenario” (Surquillo, Lima)[1]

Escribe Johnatan Vega Slee, historiador de la UNMSM, Magíster de investigación en Antropología por la FLACSO – Ecuador, ex becario IFEA.

Introducción

En abril de 2020, el “Mercado San Felipe” de Surquillo registró una de las tasas de contagio por covid-19 (41.36%) más altas reconocidas en cualquier establecimiento comercial. El “Mercado” se dividía en tres: Centro Comercial San Felipe, Asociación de Pequeños Comerciantes San Lorenzo y Asociación de Comerciantes San Carlos. Las miradas acusadoras apuntaron contra las dos últimas, que la opinión pública calificó de “informales” y “antihigiénicas” por ocupar las calles, a diferencia de la primera [ver figura 1]. Tras la presión mediática, la Municipalidad Distrital de Surquillo (MDS) decidió desalojarlos. Algunos fueron reubicados temporalmente en un espacio enrejado donde se encuentran una pequeña cancha deportiva y juegos para niños.

Figura 1. División del “Mercado San Felipe” y reubicación de algunos comerciantes

© Alva, Catherine & Vega, Johnatan (2021), con base en Google Earth

Después del desalojo y la destrucción de los puestos, la MDS anunció la “recuperación” del lugar con la construcción de la “Alameda del Bicentenario” en ambas calles. El resultado de la obra se enmarca en lo que he denominado: “políticas de recuperación/renovación de espacios públicos para pobres”. El presente escrito reflexiona sobre los detalles de la implementación del proyecto y sus significados para la ciudad.

La Alameda del Bicentenario

En setiembre, la MDS promocionaba la “recuperación” de 2760 m2 de área para los peatones, así como los pilares de la obra: prioridad peatonal, entorno seguro para el juego, verde urbano, espacios de calma y descanso, accesibilidad universal y distanciamiento físico, y espacios para el encuentro [ver figura 2]. Las imágenes del proyecto auguraban grandes mejoras urbanas para la zona, la cual carece, históricamente, de áreas verdes y espacios públicos de calidad. Sin embargo, la realidad fue completamente distinta.

Figura 2. Proyecto “Alameda del Bicentenario” – Surquillo

© Facebook de la Municipalidad Distrital de Surquillo (16/09/2020)

Primero, el riesgo y la vulnerabilidad. En octubre, se habilitaron pistas anchas y veredas estrechas. Frente a ellas, el peligro era evidente: los peatones debían estar muy atentos para cruzar la nueva pista de San Carlos, de doble sentido, junto a su intersección, San Felipe, también de doble sentido. Los únicos espacios para los peatones eran las dos veredas estrechas de San Carlos que miden 1.30 m. y 2 m. Es decir, su diseño contraviene la normativa del Reglamento Nacional de Edificaciones (RNE) para zonas comerciales, que exige, como mínimo, 2.40 m. Por eso, las personas deben casi rozarse para transitar por allí, exponiéndose a contagios, o accidentes, ya que, en ocasiones, la situación los empuja a caminar por la pista. Para noviembre, San Carlos pasó a ser pista de una vía.

Segundo, la sensación de inseguridad. Tanto San Carlos como San Lorenzo cuentan con largos muros ciegos[2] e iluminación tenue. A pesar de ello, en las noches, los vecinos aprovechaban el menor flujo de autos para generar espacios de socialización y diversión en las pistas, con amigos o hijos, quienes, por ejemplo, jugaban fulbito, manejaban bicicleta o patines [ver figura 3]. Tal situación daba cuenta de la necesidad urgente de espacios públicos acordes.

Figura 3. Niña patinando en la pista de la calle San Carlos

© Johnatan Vega Slee (19/11/2020)

Tras la instalación de pistas y veredas, la pregunta era: ¿qué pasó con la Alameda? Para fines de 2020, la MDS ya no la mencionaba, ahora solo se hablaba de un “Boulevard”. Tampoco incluía a San Carlos en la obra, solo a San Lorenzo. Vale señalar que la alameda se define como una calle amplia con álamos, mientras que el boulevard es un espacio ancho y arbolado para pasear o descansar. Sin embargo, la obra final no se acopla a ninguna de las dos definiciones.

Para enero de 2021 se realizó la inauguración del “Boulevard San Lorenzo” junto con la premiación del concurso de pintura sobre pallets que promovió la MDS y la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML). El “Boulevard” consta de dos veredas y una pista en una cuadra. Encima de ella se pintaron algunas líneas amarillas aleatoriamente, se colocaron muebles y macetas de madera, pallets en el suelo como rampas o asientos, y pequeños árboles a los lados. Además, se cercó la calle con un par de rejas y macetas. Y, finalmente, los pallets del concurso se colgaron en un muro ciego. Todo quedó colorido a la vista [ver imagen 4].

Figura 4. Vista del Proyecto “Alameda del Bicentenario” en calle San Lorenzo – Surquillo

© Johnatan Vega Slee (13/2/2021)

Políticas de recuperación/renovación de espacios públicos para pobres

Haciéndole favor a la obra, lo que hicieron podría calificarse como “urbanismo táctico”, pero distorsionado. El urbanismo táctico busca generar procesos de transformación en el espacio urbano a través de intervenciones puntuales en las que se involucra la ciudadanía.

En este caso, hay dos problemas importantes: (i) la concepción errónea del urbanismo táctico (aunque no es casual, sino que obedece a otras condicionantes que se señalan más adelante), y (ii) la participación ciudadana. Sobre el primer punto, tal concepción deviene en la entrega del urbanismo táctico como obra pública municipal final, cuando, por el contrario, debiese ser el punto de partida para generar cambios junto con la ciudadanía. Sobre el segundo punto, no se involucraron aquí ni a los comerciantes ni a los vecinos de los alrededores.

El espacio de “recuperación/renovación” es contiguo a Casas Huertas. En este barrio, el más denso y hacinado del distrito, la oportunidad para contar con áreas verdes y espacios públicos de calidad se ha perdido constantemente. Sucedió en los años sesenta, cuando se creó el Mercado y los comerciantes ocuparon las calles aledañas[3]. Y sucede nuevamente, ahora bajo la responsabilidad de la MDS y la MML, quienes tuvieron la oportunidad de ofrecer mejores espacios a una zona relegada históricamente, hacinada y marginada, pero la desperdiciaron. Inclusive, contraviniendo su proyecto inicial, asunto por el cual tendrían que responder[4].

El discurso de las autoridades era la supuesta necesidad de “recuperar” el espacio; sin embargo: ¡nadie lo secuestró! La MDS sabía de la presencia de los comerciantes, hasta los validaron cobrándoles una cuota mensual. El argumento de la “recuperación” se basó en los discursos higienistas del contexto del covid-19, que asocian la presencia de los comerciantes y el mercado en la vía pública con lo antihigiénico, precario, arcaico e informal, y que, por lo tanto, requiere ser erradicado. De este modo, poco o nada importan los significados del lugar, pues no solo era un espacio de comercio, sino también de encuentro, convivencia y solidaridad, que formaba parte de las memorias y vidas tanto de vecinos como de comerciantes, muchos de los cuales habitan el barrio Casas Huertas. Así, se vacían de significados los lugares para intentar construir, verticalmente, otros nuevos, de arriba hacia abajo, sin más intervención que las de las gerencias de desarrollo urbano o municipios.

La MDS señaló que buscaba implementar mejoras para la zona. Culminada la obra, la pregunta es: ¿cuáles fueron esas mejoras? La “recuperación” consistió en la instalación de mobiliario frágil y temporal, cuyo tiempo de vida es corto (ya están desgastados y rotos), así como fácilmente desechable por ser móvil (bancas, pallets, macetas y rejas), pudiendo pasar de ser un espacio “recuperado” para la gente a una pista en pocos minutos [ver figuras 5 y 6].

Figura 5. Vista del Proyecto “Alameda del Bicentenario” en calle San Lorenzo – Surquillo

© Johnatan Vega Slee (3/5/2021)

Figura 6. Mobiliario desgastado y roto

© Johnatan Vega Slee (3/5/2021)

La concepción de la obra, que podría valorarse a primera vista como una distorsión del urbanismo táctico, obedece también a la mala reputación de algunos barrios de la ciudad (estigmas territoriales). Estos estigmas, señalan los teóricos, tienen efectos sobre cómo los agentes de la sociedad sienten, piensan y actúan. De tal forma, en este caso, se explicaría el proceder de funcionarios y planificadores de la MDS y la MML respecto a la zona, la cual, a lo largo de su historia, ha sido asociada a valores negativos[5], que se han visto reforzados por los discursos higienistas de los tiempos del covid-19.

Por tales motivos, sostengo que la obra se enmarca en una política que podría denominarse como “recuperación/renovación de espacios públicos para pobres”. Son políticas pensadas para barrios históricamente pobres, marginados y/o estigmatizados, que carecen, desde antaño, de áreas verdes y espacios públicos de calidad, a quienes se les entrega tales “obras” como grandes cambios urbanos a su favor. Aquí, la operación se realiza a través de: primero, una materialidad frágil, precaria y temporal, que, en el caso en mención, instala mobiliario de tales características en lugares donde nunca existieron bancas fijas y adecuadas para la gente, planta árboles enclenques y uniformes donde —después de los años cuarenta— no los hubo, y/o cuelga pallets de colores para adornar el vacío que ellos mismos produjeron tras el desalojo, evidenciando el impacto urbano de los muros ciegos para generar sensación de inseguridad. Segundo, se complementa con un diseño urbano agresivo, tanto por la estrechez de veredas y la accesibilidad a las mismas, como por la priorización del auto por encima del peatón.

El caso expuesto encuentra su símil en el barrio Monserrate, del Cercado de Lima. Allí, la MML instaló mobiliario de madera como asiento, árboles pequeños cercados por pedazos de madera y mallas, y trozos de madera regados en el suelo para el juego de los niños. Y planean continuar su política a través del programa “Limeños al Bicentenario”, que, señala, busca “recuperar” 54 espacios públicos en “zonas priorizadas” de Lima.

En suma, este tipo de intervenciones, antes que mejoras, significan reafirmar la fragilidad, vulnerabilidad, precariedad y sensación de inseguridad características de aquellos barrios, consolidando la marginalidad y estigmas asociados históricamente con ellos.

Cierre

En el caso expuesto, el nombramiento del proyecto como “Alameda del Bicentenario” resulta una alegoría pertinente de las “políticas de recuperación/renovación de espacios públicos para pobres”. Es decir, es un proyecto trunco, que inicialmente se planteó como Alameda, después como Boulevard, pero que finalmente no fue ninguno. Es, más bien, una casualidad, ya que, antes que nada, en el fondo, son solo pistas y veredas que siguen reproduciendo el problema de fondo: falta de reales espacios públicos de calidad. Su denominación “Bicentenario” podría interpretarse como la falsa promesa republicana de la clase política, un adjetivo que, a pesar de estar en contexto con los 200 años de vida independiente, en estos tiempos, ya no cuenta con significación alguna para la ciudadanía. O quizá sí, quizá eso sea la concreción de la promesa republicana, quizá eso es lo que nos tiene a bien ofrecer la clase política dirigente: la reafirmación de espacios precarios y marginados con infraestructura que va acorde a las características físicas y simbólicas de los barrios en donde se implementan. En suma, el proyecto en su conjunto es la reafirmación y evidencia del desprecio hacia los pobres y sus barrios. Entonces, la pregunta final sería: ¿estamos dispuestos a seguir aceptándolo?


[1] Agradezco los comentarios de Rosa Huayre y Franklin Velarde a la versión preliminar.

[2]  Son paredes o muros sin ventanas, ni puertas, ni otras aberturas. Tales características físicas generan la sensación de inseguridad en los ciudadanos que transitan por este tipo de infraestructuras.

[3] Para más detalles, ver: https://ifea.hypotheses.org/4129

[4] Se solicitó información a la MDS sobre el proyecto Alameda del Bicentenario a través de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública. Transcurridos 38 días hábiles (28 más de lo debido), no se obtiene respuesta.

[5] En 1949, discursos higienistas justificaron, en parte, la segregación del barrio de Surquillo del distrito de Miraflores. Así, en el distrito naciente de Surquillo se acumularon una serie de desventajas físicas y simbólicas.

Subalternos autónomos

Transformaciones periurbanas y tráfico de tierras en el contexto de una sociedad de mercado: Carabayllo, Lima

Tesis de Antropología de Nekson Pimentel Sánchez, en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (2017).

Resumen:

La presente tesis, presentada por Nekson Pimentel Sánchez para obtener el grado de Licenciado en Antropología por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, busca describir y explicar las trasformaciones periurbanas y su relación con el tráfico de tierras, propiedad parcelaria, desarrollo de mercado de suelo urbano y las prácticas clientelares que adquieren sentido en el estilo de vida de los sujetos sociales en escenarios de expansión urbana dispersa y de una sociedad de mercado.

Carabayllo es un distrito que en las últimas décadas viene experimentando una pérdida sustancial de tierras agrícolas periurbanas debido a la formación de nuevos asentamientos urbanos, que ha tenido repercusiones en el estilo de vida, la estructura espacial así como en la organización del trabajo de los pobladores. Espacios periurbanos, como Punchauca,  viven un escenario de dispersión urbana y diferenciación socioespacial, en que interactúan diferentes actividades y prácticas, como la producción agropecuaria, desarrollo de programas inmobiliarios, tráfico de tierras y construcción de redes clientelares.

Consultar el pdf aqui: TESIS Nekson Pimentel Sánchez 2017