Dinámicas de plantación en contextos ilegales: explicando la producción de coca en Colombia

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Miryam Nacimento, CUNY – The Graduate Center (EEUU)

Reseña redactada por Antonio Pérez Balarezo, doctorando en Prehistoria por la Université de Paris Nanterre (Francia)

La irrupción de cultivos ilícitos en Colombia desde fines de la década de 1980 ha generado impactos de valores incalculables a nivel ambiental, social, económico y político en los países andinos. Particularmente, en lo que se refiere al cultivo ilícito de hoja de coca, cifras oficiales de la ONU muestran que Colombia albergó, en 2020, 154000 hectáreas de coca y produjo 1137 toneladas de cocaína. De ese total, el gobierno de Iván Duque señaló haber erradicado 130000 hectáreas en el mismo año, produciendo así una afectación de cerca de 301 millones de dólares a las organizaciones del narcotráfico. Pero, ¿qué significan estas cifras, juzgadas como históricas por el gobierno colombiano, a nivel socio-político? En otras palabras, más allá de la evidente y persistente política pública de erradicación forzosa como estrategia general de combate a las drogas ilícitas, ¿cuáles son las repercusiones de la existencia de cultivos ilícitos en la configuración de la sociedad y el estado colombianos? En el marco de su tesis de doctorado titulada Cultivos ilusorios, plantas ilícitas y construcción de estado en Colombia, Miryam Nacimento aborda ésta y otras preguntas desde un ángulo distinto al propuesto por investigaciones anteriores: el de la producción de conocimiento por parte del estado, el sector agrario y la sociedad civil alrededor de la planta de coca. Se trata, pues, de comprender la formación del estado colombiano en el marco de la reciente intensificación de la violencia derivada de la guerra contra las drogas, a través de la información (o, en algunos casos, desinformación) producida sobre la coca en varios sectores de la sociedad y el aparato estatal colombiano. Entender el imaginario estatal, en última instancia.

En este contexto mayor, el de su investigación doctoral, el viernes 26 de marzo de 2021, M. Nacimento presentó la ponencia titulada Dinámicas de plantación en contextos ilegales: explicando la producción de coca en Colombia durante unos de los periódicos Encuentros de Jóvenes Investigadores (EJI) organizados por el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA). El objetivo de esta ponencia fue analizar el poder explicativo del concepto de plantación histórica para entender la producción ilícita de coca en Colombia. Así mismo, y a la inversa, se buscó explorar la posible contribución del estudio de la coca ilícita al concepto de plantación. Desde el inicio de la presentación, M. Nacimento señaló que la plantación, como útil teórico-metodológico, permite explicar ciertas características del cultivo de coca que habrían escapado a conceptualizaciones anteriores. Entender estas características resultaría indispensable a fin de cartografiar los diferentes modos de existencia de los cultivos de coca en Colombia y explorar las diversas repercusiones sociopolíticas a nivel micro y macro-regional. Tras un breve repaso de las principales propuestas teóricas sobre el concepto de plantación disponibles en la literatura, y luego de señalar, entre otros elementos, que la expansión de las fronteras agrarias concretizada por el estado colombiano preparó el camino para la emergencia de plantaciones ilegales, M. Nacimento propuso y discutió una conceptualización mucho más flexible de la plantación centrada en la interrelación de diversas formas de explotación de la tierra, mano de obra y del medio ambiente. 

Permítaseme detenerme un momento en este punto. Para un prehistoriador que estudia los fenómenos técnicos paleoamericanos con el objetivo de lograr una mínima comprensión del devenir evolutivo entre ser humano y medio ambiente, resulta altamente provechoso encontrar puntos en común entre distintas metodologías humanistas. Detallemos por qué. Durante su presentación, M. Nacimento se preocupó por la diversidad —al parecer inherente— de las manifestaciones correspondientes a las unidades de producción ilícita de coca en Colombia. Ella percibe, sin embargo, que tal diversidad puede ser explicada a partir de un concepto-eje compartido: la plantación. Parecería posible señalar, entonces, que diversas formas comparten un mismo concepto. A la diversidad e inestabilidad de la expresión material de los cultivos ilícitos de coca, subyacen ciertos criterios que estructuran el concepto de plantación, cuya estabilidad teórica deberá demostrarse. En el campo de la prehistoria, es prácticamente cotidiano trabajar con una multiplicidad de manifestaciones técnicas y, ante ellas, dudar sobre el sentido antropológico que debe otorgárseles. En esta dinámica de diagnosis extremadamente delicada, existen globalmente dos opciones: o nos sumergimos en la especificidad de cada diferencia percibida, o buscamos lo imperceptible, es decir, el punto de contacto de esas diferencias. El ejercicio epistemológico, en realidad, es doble, pues es necesario recorrer las teselas para observar el mosaico que configuran. El trabajo de campo de M. Nacimento está justamente orientado a definir los criterios que articulan ese mosaico, es decir el concepto de plantación. Si bien se señaló que el sistema de plantaciones en Colombia tiende a reducir todas las diversidades de agentes y esquemas agrarios, ello es únicamente informativo de uno de los criterios del concepto de plantación en Colombia: la lógica predatoria anclada en el monocultivo. Otros criterios discutidos por M. Nacimento corresponden a: un sistema unificado, totalizador y totalizante de captación de rentas; el control territorial; el auge de los intermediarios en la cadena productiva; y el camuflaje como esquema operativo. La ponencia concluyó, por consiguiente, en la potencialidad heurística del concepto de plantación para los fines de una explicación antropológica del fenómeno de los cultivos ilícitos de coca en Colombia.

Sin duda, la aplicación del concepto de plantación traerá muchos beneficios en la explicación que busca M. Nacimento. Sin embargo, durante la ponencia y la discusión posterior, no fueron tan evidentes las eventuales transformaciones epistemológicas de las que el concepto mismo de plantación podría ser objeto luego del estudio de la diversidad de expresiones agrícolas en Colombia. Esto, por supuesto, obedece más al carácter de la presentación —limitada en el tiempo y en el avance de la investigación— que a una falta de atención de la expositora. Cabe resaltar que la sección de discusión se vio enriquecida por una multiplicidad de intervenciones del público, concentradas en las características del trabajo de campo, la construcción y aplicación de metodologías, los aspectos más sociales en torno al fenómeno del cultivo de coca en Colombia, el interés de la antropología política de lo ilegal en las plantaciones, la identidad y/o ciudadanía de los cocaleros, entre otros aspectos.

Quizá el mayor mérito del trabajo de investigación de M. Nacimento resida en el enfoque metodológico desarrollado, que intenta superar las tipologías de las unidades agrícolas ilícitas en Colombia, y tiende hacia una geografía cultural de amplio signo antropológico. Desde nuestra perspectiva, es únicamente en los límites de esta configuración metodológica que será posible otorgar peso explicativo a las estadísticas muchas veces protagonistas de aventuradas propagandas políticas. 

Presentación de Miryam Nacimento © IFEA

Bibliografía

Haraway, Donna, Noboru Ishikawa, Scott F. Gilbert, Kenneth Olwig, Anna L. Tsing, and Nils Bubandt. 2016. “Anthropologists Are Talking – About the Anthropocene.” In Ethnos: Journal of Anthropology, 81:535–64. ttps://doi.org/ 10.1080/00141844.2015.1105838.

Li, Tania Murray. 2018. “After the Land Grab: Infrastructural Violence and the ‘Mafia System’ in Indonesia’s Oil Palm Plantation Zones.” Geoforum 96 (November): 328–37.

Mintz, Sidney W. 1986. Sweetness and Power: The Place of Sugar in Modern History. New York: Penguin Books.

Tsing, Anna. 2017. “A Threat to Holocene Resurgence Is a Threat to Livability.” In The Anthropology of Sustainablity, edited by Marc Brightman and Jerome Lewis. New York: Palgrave Studies in Anthropology of Sustainability.

Prehistoria antigua de la América andina: aportes desde la tecnología lítica

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Antonio Pérez Balarezo, Université Paris Nanterre (Francia).

Reseña redactada por César Bazán Seminario, doctorando en sociología por el Instituto de Sociología de la Universidad de Friburgo y el Arnold-Bergstraesser Institut (Alemania).

El viernes 23 de abril de 2021 se llevó a cabo la sesión mensual del grupo de jóvenes investigadores del Instituto Francés de Estudios Andinos. En esa ocasión, Antonio Pérez Balarezo hizo una presentación de los avances de su trabajo doctoral en prehistoria, con foco en las Américas bajo la asesoría de Érick Boëda, en la Universidad Paris Nanterre.

Con las desventajas de no estar familiarizado con la jerga científica en prehistoria y de ser completamente ajeno al tema de investigación de Pérez Balarezo, haré una reseña de la ponencia presentada y de la posterior discusión. Tengo a mi favor, que la explicación del expositor tomó en cuenta que se dirigía a un público lego en menesteres de prehistoria. Con meridiana claridad, Pérez Balarezo explicó el ABC de conceptos y teorías, cuestiones que en círculos más familiarizados con la prehistoria se darían por sentados. El tema amplio de su investigación es el comienzo de la población de América del Sur por parte del ser humano. 

El inicio significó aclarar para el público, cuáles son las principales teorías sobre el poblamiento de América: el modelo de cronología corta (Clovis-first), el modelo de cronología intermedia (Clovis-second) y el modelo de cronología larga. El uso de mapas e imágenes ayudaron a seguir las rutas que habrían utilizado los seres humanos para poblar el continente. Así mismo, nos explicó en qué consistió el uso de tecnologías líticas, es decir, la transformación de la piedra.

De ese modo, a partir del análisis de las herramientas líticas, Pérez Balarezo cuestionó los paradigmas Clovis y se mostró más cercano a los márgenes de un modelo de cronología larga, aunque también esbozó críticas a este modelo.

Las preguntas de investigación que guían el trabajo doctoral del expositor son las siguientes: ¿Cuáles son las características técnico-funcionales de las industrias líticas de Sudamérica occidental durante el Pleistoceno final? ¿Cómo evolucionaron los sistemas técnicos a través de las diferentes etapas del Pleistoceno final? ¿Estamos frente a sistemas técnicos diferentes? ¿Cuáles son los linajes técnicos que pueden ser reconstruidos? ¿Cuáles son las dinámicas demográficas y tecno-culturales? La amplitud, en número y en temática, de las preguntas de investigación no fue motivo de cuestionamiento en el foro.

Probablemente la falta de cuestionamiento se haya debido al conocimiento experto mostrado por Pérez Balarezo para la explicación previa, que dejó al público –o al menos a mí– con la sensación de ser un neófito en la materia y con las dudas de si podría plantear algún comentario que valga la pena. 

Lo que sí generó una consulta del público fue la amplitud de lugares para trabajo de campo. Pérez Balarezo previó para su tesis doctoral analizar material proveniente de nueve conjuntos líticos provenientes de los siguientes sitios arqueológicos: Colección El Jobo (Perú); Colección El Camare-Las Lagunas (Venezuela); Colección El Abra-Tequendama (Colombia); Cacao 1.A (Argentina): Capa 5 (1); Huaca Prieta (Perú): Unit 12-C23; El Palto (Perú): fases unifaciales y bifaciales; Pikimachay (Perú): zonas h y h1; Monte Verde I-II (Chile); y Pilauco PB-s (Chile).

A la fecha de la exposición, el trabajo de campo estaba bastante avanzado. Ante la consulta, Pérez Balarezo sostuvo que en efecto el trabajo de campo era amplio, pero viable, pues se trataba de material que estaba en colecciones. Además su asesor respaldó la amplia y ambiciosa propuesta. 

Las preguntas del debate fueron por varios rumbos. Una de las primeras preguntas vinculó el presente con la prehistoria: ¿qué hace que las poblaciones emigren? Desde su mirada de arqueólogo, Pérez Balarezo planteó que la explicación basada únicamente en cuestiones climáticas es muy limitada. Apostando a la resiliencia del ser humano, invitó a que se piensen otros motivos de acuerdo a la población que se decida estudiar.

Luego la discusión tomó rumbo hacia las relaciones de poder en la academia arqueológica: las diferentes escuelas, las fundaciones que financian los elevados costos académicos, etc. Vinculado a esto, se debatió el uso de nuevos enfoques para analizar el material arqueológico. Con ocasión de la publicación del artículo “Female hunters of the early Americas” de Haas y otros y otras, la conversación abordó el feminismo y el uso de evidencia para sustentar los hallazgos.

En la línea de criticar las relaciones de poder en la academia, el debate asumió una perspectiva decolonial, que Pérez Balarezo saludó. Eso se vio reforzado por la primera diapositiva de su presentación, que era efectivamente un guiño al Sur Global. Se trataba de una versión libre del mapa de América del Sur invertido de Joaquín Torres García.

En conclusión, la sesión fue enriquecedora para los y las asistentes y para el expositor. Se trató de un grupo humano entrenado en el debate interdisciplinario, pero ajeno a la disciplina del expositor. A pesar de eso, la exposición fluyó con naturalidad y el debate abordó diferentes aspectos relacionados con la arqueología y con otras de las disciplinas que estaban representadas en el foro.

Presentación de Antonio Pérez Balarezo © IFEA

Bibliografía

Boëda E, Ramos M, Pérez A, Hatté C, Lahaye C, et al. (2021) 24.0 kyr cal BP Stone artefact from Vale da Pedra Furada, Piauí, Brazil: Techno-functional analysis. PLOS ONE 16(3): e0247965. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0247965

Boëda E, Gruhn R, Vialou A, Aschero C, Vialou D, Pino M, Gluchy M, Pérez A & Ramos M. (2021) The Chiquihuite Cave, a Real Novelty? Observations about the Still-ignored South American Prehistory, PaleoAmerica, 7:1, 1-7, DOI: 10.1080/20555563.2020.1851500

Suárez R, Ardelean C, Editores. (2019). People and Culture in Ice Age Americas: New Dimensions in Paleoamerican Archaeology. University of Utah Press.

Comando Matico: el uso de medios digitales frente a la pandemia por Covid-19

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Danna Duffó Chapilliquén, Pontificia Universidad Católica del Perú. 

Reseña redactada por Luis Felipe Torres, doctorando en Antropología Social por el Museo Nacional (UFRJ).

El día 26 de febrero de 2021, en el marco de los Encuentros de Jóvenes Investigadorxs organizados por el IFEA, se realizó la presentación de la ponencia “Comando Matico: el uso de medios digitales frente a la pandemia por COVID-19”. La ponencia estuvo a cargo de Danna Duffó, antropóloga de la PUCP, que presentó su tesis de licenciatura en proceso de elaboración sobre un tema de gran importancia para el campo de la salud intercultural.

El estudio se realiza en el contexto de la crisis sanitaria por COVID-19 en el Perú, exacerbada por una deficiente gestión gubernamental en materia sanitaria, donde las iniciativas de la sociedad civil y el desarrollo de estrategias auto-gestionadas han sido fundamentales para enfrentar la pandemia en el país. Asimismo, el colapso del sistema de salud y la incertidumbre sobre los tratamientos de un virus desconocido, dieron espacio para iniciativas de tratamiento alternativas a las prescritas por el sistema de salud pública. 

La investigación presentada se interesa en la iniciativa llamada el “Comando Matico”. Este colectivo es conformado por mujeres y hombres activistas pertenecientes al pueblo indígena Shipibo (comunicadores, artistas, profesores, políticos, etc.), que ofrecen tratamiento gratuito a pacientes con COVID-19 a través de la medicina tradicional de su pueblo. Mediante el uso de plantas medicinales y técnicas como la vaporización, hasta la fecha han atendido a más de 800 pacientes, tanto presencialmente en la ciudad de Pucallpa, como por medios virtuales.    

El tema principal del estudio es analizar los usos políticos que el Comando Matico hace de los medios digitales, en particular de la red social Facebook. La ponente explora cómo el Comando Matico utiliza esta red para visibilizar los logros y el reconocimiento que viene teniendo su accionar durante la emergencia sanitaria que vive el país. Pero además, sugiere que el Facebook es utilizado también en el marco de un proyecto político simbólicamente mayor al mismo Comando Matico. De esta manera, el estudio se enfoca en la importancia de los medios digitales y nuevas tecnologías como medios de acción política (Ulfe y Canepa, 2014). 

En primer término, se hizo énfasis en la lucha de los pueblos indígenas ante la falta de apoyo del Estado en el marco de la pandemia. De hecho, el Comando Matico se presenta en su red social Facebook en base a una aguda crítica al gobierno peruano: “somos un grupo humano multidisciplinario de jóvenes indígenas, que luchamos para salir de esta pandemia mundial llamado COVID-19, demostramos la valentía y compromiso ante una autoridad que no atiende a la población vulnerable.” En este sentido, el estudio resalta cómo los medios digitales del Comando Matico forman parte de un reclamo de los pueblos indígenas en el Perú ante el aparato estatal, por causa de su histórica desatención a los pueblos amazónicos.

Adicionalmente, las redes sociales del Comando Matico vienen posicionando la agencia de los pueblos indígenas y su capacidad de autogestión. Esto está relacionado fuertemente a la reivindicación de los conocimientos tradicionales indígenas y en específico de la medicina tradicional amazónica, la cual viene tomando gran importancia para la población local en el contexto actual.

Actualmente, la iniciativa viene recibiendo apoyo de diversos sectores activistas para la mejoría de su infraestructura de atención, aun cuando se mantiene vigente la falta de apoyo del sector estatal. A largo plazo el proyecto tiene el objetivo de establecer un hospital intercultural, en donde se pueda desarrollar en la práctica un diálogo entre la oferta sanitaria occidental y los saberes medicinales de los pueblos amazónicos.

La presente investigación recurre a la etnografía virtual como metodología de trabajo (Hine, 2004). Se hace una revisión exhaustiva de los discursos presentes en el Fan Page del Comando Matico y de los perfiles de sus integrantes. Asimismo, se realizan entrevistas y conversaciones por medios virtuales con los integrantes del Comando Matico, y de personas allegadas o involucradas con su labor. 

La discusión acerca de la ponencia tuvo diversos matices, pero en su mayor parte coincidieron en resaltar el reto metodológico que impone la pandemia de COVID-19 para el trabajo de campo etnográfico. En este sentido, los antropólogos vienen explorando nuevos campos de investigación adecuados a este contexto, donde el trabajo de campo virtual va tomando decidido protagonismo mientras se mantiene el distanciamiento social como regla sanitaria en el marco de la pandemia.  

Se coincidió en que el estudio propuesto sobre los usos políticos de las redes sociales del Comando Matico es de gran interés para explorar sobre los nuevos campos de acción política de los pueblos indígenas, que se han venido insertando crecientemente al uso de los medios digitales en los últimos años. Asimismo, se resaltó oportunidad para explorar los nuevos usos y técnicas de la medicina tradicional indígena Shipiba, así como el nivel de (des)articulación que presenta con el aparato de salud estatal. Este tipo de investigaciones son consideradas centrales para buscar caminos para acortar la brecha entre las políticas interculturales promulgadas por el Estado y su aplicación en el terreno.

Presentación de Danna Duffó © IFEA

 Bibliografía

Hinea, C. (2004). Etnografía virtual. Barcelona: Editorial UOC. Recuperado de http://www.digitaliapublishing.com/a/36913/

Ulfe, M. E., & Cánepa, G. (2014). Performatividades contemporáneas y el imperativo de la participación en las tecnologías digitales. Anthropologica, N°33 Lima: PUCP

 

 

Funciones y percepciones del testimonio de víctimas en la Jurisdicción Especial para la Paz de Colombia

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Pauline Vandenbossche, Universidad Lyon Lumière (Francia).

Reseña redactada por Liliam Fiallo, doctoranda en derecho por la Universidad Andina Simón Bolívar (Ecuador).

En el conversatorio realizado el 29 de enero de 2021, Pauline Vandenbossche dio a conocer los principales hallazgos de su trabajo doctoral sobre el proceso de paz en Colombia; específicamente el rol de los testimonios de las víctimas en los procesos judiciales sostenidos en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). La autora comienza exponiendo un par de interrogantes centrales de su investigación: 1) ¿Por qué algunas personas quieren o deben explicar su dolor en un proceso judicial? 2) ¿Cómo son percibidos estos testimonios por parte de los magistrados? Los hallazgos que presenta responden a sus observaciones etnográficas de las audiencias públicas realizadas por JEP, así como a entrevistas a mujeres víctimas, realizadas a inicios del 2020. Pauline señala como una de las limitaciones del trabajo el hecho de que no pudo seguir realizando entrevistas, debido al COVID. 

La creación de la JEP en el año 2016 respondió al contexto de la firma del Acuerdo de Paz entre el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos y la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). La autora sostiene que la JEP fue pensada para aplicar una ‘centralización de las víctimas’ en el trabajo judicial, de aquí que el acceso a esta jurisdicción no se produce a título individual. El acceso de las víctimas es mediado por organizaciones sociales, que deben acoger un mínimo de dos casos, con el fin de presentarlos a la JEP. La organización debe tener, además, la capacidad material para agrupar varias personas víctimas de un mismo hecho y recopilar detalles específicos de los casos, para lograr llevarlos a la justicia.

Luego de la ponencia, pasamos a la etapa de preguntas. Liliam Fiallo preguntó sobre este tema si Pauline tuvo oportunidad de comprender cómo funciona el proceso de acogida de casos, y si existen conflictos entre las víctimas y las organizaciones. En respuesta a esta interrogante, la ponente se refirió a este procedimiento como una ‘barrera burocrática’. Vandenbossche señaló que, de las entrevistas realizadas, pudo identificar dos problemas fundamentales. El primero es que algunas víctimas no quieren acogerse a los casos que no tienen, a su vez, muchas víctimas. Esto se debe a que la JEP acoge los casos de organizaciones que cuentan con una acumulación mayor de casos individuales. Una manera en que esta situación ha sido contrarrestada es con un trabajo de persuasión, para lograr sumar casos individuales al informe de las organizaciones. El otro problema encontrado es el desacuerdo de las víctimas con la calificación jurídica de los crímenes como violaciones de derechos humanos. Hay personas que no quieren acogerse a estos procesos porque la JEP solo puede sancionar con 20 años de privación de libertad como máximo. Las víctimas plantean que los hechos responden a una política de Estado, por tanto, no son violaciones de derechos humanos sino crímenes de lesa humanidad. Esta fue la situación de las “Madres de Soacha”, que inicialmente no quisieron acogerse a la JEP, aunque finalmente acordaron hacerlo.

Ante la pregunta realizada por Justine Biancotto sobre las posibilidades de acceso individual a la JEP, la ponente planteó que otra de las maneras de presentar los casos frente a la JEP es cuando, de oficio, se abren macro-casos. En estos, los magistrados piden que las víctimas presenten individualmente sus casos, dentro de procesos que se encaminan a investigar la ocurrencia de violaciones de derechos humanos o delitos de lesa humanidad, tomando como referencia el criterio de la representatividad y de la territorialización. Este proceso, señaló, también tiene elementos en contra, entre ellos, que no se ha podido eliminar totalmente la dispersión de los casos. 

En respuesta a sus principales preguntas de investigación, Pauline señaló dos dimensiones centrales en su análisis: 1) la reapropiación del espacio de la justicia por la palabra, y 2) el testimonio como construcción de la identidad de las víctimas. Sobre la primera dimensión, la autora resaltó el rol de los testimonios de las víctimas como pruebas judiciales. Los testimonios permiten, en esta línea, aclarar los hechos, dar detalles sobre los mismos. Ello es relevante ya que “escuchar ciertas víctimas y darles la palabra dentro de los procesos judiciales (investigaciones, audiencias), no ha sido un hecho permanente en las instituciones de justicia que tratan de violencias de guerra, tanto al nivel internacional como nacional. Decidir que las víctimas hablen y tomar en cuenta su palabra responde a cierta concepción del juicio y de la justicia” (Pauline Vandenbossche en resumen de la presentación). Por otra parte, en las audiencias las víctimas también suelen ponerse de acuerdo para proponer de qué manera quieren ser reparadas. Estas recomendaciones son frecuentemente acogidas por los magistrados, con lo cual las víctimas se ubican como controladores de la gestión pública.

Esta acción colectiva, acompañada de una capacidad propositiva y de control, está muy relacionada con el rol de los testimonios en los procesos de creación de identidad de las víctimas. Estas se construyen en el acto de los testimonios como tal. “Las emociones son bienvenidas en el tribunal”, dijo Pauline haciendo referencia a las palabras de una jueza frente a una de las ‘madres de Soacha’. Pero la autora también hizo referencia a los sentimientos de rabia que sirven a las personas comparecientes para activar su agencia, denunciar, pedir a los jueces, etc. Ello, a pesar del riesgo que implica el testimonio para la propia vida. La autora sostuvo que este acercamiento al rol de la víctima no es común en la literatura, donde generalmente estas son representadas desde el dolor y la pérdida.

Sobre esta segunda parte de la presentación surgieron comentarios muy valiosos, que se ubicaban en las coordenadas metodológicas. 

Liliana Chaparro, sugirió que Pauline tomara en cuenta la diferente incidencia que los diversos tipos de hechos conocidos por la JEP pueden tener en la manera de presentar los testimonios y constituirse como sujetos. Son perfiles diferentes de víctimas, tienen trayectorias diversas, de modo que valdría la pena hacer esa diferenciación metodológica al momento de fundamentar los casos y procesar la información. Lo mismo podría aplicarse para el caso de los magistrados de la JEP, cuyos orígenes son también diferentes de otros magistrados que vienen de la carrera judicial.

César Bazán planteó la necesidad de que Pauline realizara más entrevistas, en orden de dar respuesta a sus preguntas de investigación. Es necesario conocer de primera mano -y no a partir únicamente de las audiencias- el criterio de las personas sobre por qué declaran en los tribunales, con qué fin. Rescató que, como mismo ha expresado Pauline, el testimonio de la víctima está mediado por una negociación colectiva, donde pueden haber perdido los matices las experiencias individuales. Sobre este mismo punto Sharie Neira Rios apuntó que las personas que pasan por un proceso judicial -ya en calidad de víctimas o de acusadas- repiten muchas veces la misma historia, de modo que puede encontrarse con testimonios pre-hechos. De aquí la importancia de hacer las entrevistas preguntando indirectamente por los hechos relacionados con el incidente traumático. 

En la misma cuerda, Mélanie Lercier sugirió evaluar los silencios entre las víctimas, o cómo se pueden poner de acuerdo para dar una versión de los hechos en público. Para ello sugiere entender el silencio como el contraste entre relatos oficiales y personales, lo cual pudiera enriquecer mucho el análisis sobre la construcción de la identidad de las víctimas a través de los relatos personales Vs. Relatos colectivos. Liliana Chaparro animó también a Pauline a consultar trabajos bibliográficos de Kimberly Theidon que abordan a las víctimas sin romantizarlas puesto que no hay que pensar que existe una verdad que las víctimas tienen oculta y que hay que descubrir. Esto se podría lograr profundizando en las entrevistas.

Bibliografía

Barbot, J., & Dodier, N. (2014). Repenser la place des victimes au procès pénal. Le répertoire normatif des juristes en France et aux États-Unis. Revue française de science politique, 62(3), 407-433. 

Claverie, É. (2006). Les victimes saisies par le tribunal pénal international pour l’ex-Yougoslavie. In S. Lefranc, Après le conflit, la réconciliation ? (Michel Houdiard éditeur).

Claverie, É. (2012). Mettre en cause la légitimité de la violence d’État. La justice pénale internationale comme institution, comme dispositif et comme scène. Quaderni, 78, 67-83. 

Di Gore, S. (2012). La participation de la victime à la procédure devant le Tribunal spécial pour le Liban. Revue Québécoise de droit international, 25(2), 143-174. 

Díaz, A. M., & Marin R., C. A. (Éds.). (2008). Colombia: El espejismo de la justicia y la paz. Balance sobre la aplicación de la ley 975 de 2005 (Comisión Colombiana de Juristas). http://www.corteidh.or.cr/tablas/ r36533.pdf 

Dodier, N., & Barbot, J. (2016). La force des dispositifs. Annales. Histoire, sciences sociales, 2, 421-450. 

Jakšić, M., & Ragaru, N. (2019). Le témoignage comme preuve. Itinéraires judiciaires des victimes. Présentation du dossier. Droit et société, 2(102), 227-241. 

Mosquera Rosero-Labbé, C. (2018). La progresiva emergencia de las víctimas como agentes políticos en Colombia. In A. Vargas Velazquez (Éd.), Transición, democracia y paz (Universidad Nacional de Colombia, p. 203-228).

La colonialidad del poder y el sistema de justicia: una exploración marrón y decolonial

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de César Bazán Seminario, Instituto de Sociología de la Universidad de Friburgo & Arnold-Bergstraesser Institut.

Reseña redactada por Miryam Nacimiento, doctoranda en antropología cultural por el Centro de Graduados de la Universidad de la Ciudad de Nueva York – CUNY

El viernes 18 de diciembre de 2020, durante las Tardes de Jóvenes Investigadores, se llevó a cabo la exposición y posterior discusión de la investigación: “La colonialidad del poder y el sistema de justicia: una exploración marrón y decolonial”, realizada por César Bazán Seminario, estudiante de doctorado de la Universidad de Freiburg, Alemania. Con base a la revisión de expedientes fiscales, la conducción de entrevistas y la asistencia a audiencias judiciales, el estudio analiza la actuación de la Policía Peruana y del sistema de justicia durante el conflicto social en torno al proyecto minero de extracción de cobre “Las Bambas”, en Cotabamba, región Apurímac – Perú. Específicamente, se discutió el tratamiento policial y judicial de las protestas, las cuales estuvieron motivadas por modificaciones en el programa ambiental de la empresa extractiva de capitales chinos que operaba en el área. Inspirado en la aproximación teórica decolonial propuesta autores como Aníbal Quijano y Enrique Dussel, la investigación pregunta: ¿cómo se manifiesta la colonialidad del poder en los actores del sistema de justicia? La principal expresión de la colonialidad en lo sucedido en “Las Bambas” se identifica en la presencia de divisiones dicotómicas que estructuran las relaciones sociales y la vida diaria de los actores tales como civilización/ barbarie, centro/periferia o amigo/enemigo, oposiciones que emergen en la modernidad y que constituyen patrones de la “colonialidad del poder”.

Estas dualidades se manifiestan, por ejemplo, en el Plan de Operaciones implementado por la Policía Peruana para hacer frente a las protestas, en el cual los manifestantes no son tratados como ciudadanos ejerciendo su legítimo derecho a protestar, sino como terroristas o adversarios, a quienes se les intenta incluso de vincular con grupos subversivos. Para César Bazán, este tratamiento a la población local responde a una lógica racial que pone en desventaja a comunidades rurales, quechua hablantes y de piel “marrón” como las de Cotabamba. Por otro lado, la relación comercial entre China y Perú también expresa un vínculo colonial en tanto el poder económico protagónico global del primero se contrapone al rol periférico del segundo, en su calidad de país productor de materias primas. La colonialidad se manifiesta también en la subordinación de la Policía a la empresa con la que firma convenios remunerados para brindarle seguridad. Finalmente, se aludió al respaldo legal que reciben los intereses comerciales y extractivos por parte del sistema de justicia en tanto se obstaculizó la determinación responsabilidades por las tres muertes ocurridas durante las protestas.

La discusión posterior giró principalmente en torno a la utilización de categorías inspiradas en la teoría decolonial para la descripción de los actores. Específicamente, el expositor y las asistentes se detuvieron en la caracterización de manifestantes como “personas de piel marrón”, racializadas y criminalizadas por parte de otras “personas de piel marrón” (policías y abogados). De igual manera, se discutió las nociones de centro/periferia y Norte versus Sur Global, así como su utilidad para describir las complejas dinámicas de poder que hacen parte del conflicto en “Las Bambas” y que no necesariamente pasarían por un relacionamiento dicotómico por parte de los involucrados. Esto último se refleja, por ejemplo, en las difíciles condiciones de trabajo de la misma Policía. César Bazán Seminario argumentó que el tratamiento conceptual propuesto intenta dar cuenta del racismo y eurocentrismo, rasgos de “la colonialidad del poder”, y que influyen en las decisiones que toman los actores para favorecer a los intereses extractivos en desmedro de los manifestantes locales, comúnmente identificados como “no civilizados”. Finalmente, cabe destacar que Bazán Seminario conjuga el trabajo académico con el activismo en un colectivo de abogados, con el fin no solo de entender la relación entre el derecho y la colonialidad del poder, sino también de reivindicar lo que él designa como “lo marrón” o aquello que no es blanco.  

BIBLIOGRAFÍA

QUIJANO, Aníbal. (1992). Colonialidad y Modernidad/Racionalidad. Perú Indígena. 13 (29), pp. 11-20.

QUIJANO, Aníbal. (2000). Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina. En: Lander, Edgardo (compilador). La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas latinoamericanas, pp. 122-151.

QUIJANO, Aníbal. (2007). Colonialidad del poder y clasificación social. En: Santiago Castro-Gómez y Ramón Grosfoguel (editores). El giro decolonial. Reflexiones para una diversidad epistémica más allá del capitalismo global. Bogotá: Siglo del Hombre Editores, Universidad Central, Instituto de Estudios Sociales Contemporáneos y Pontificia Universidad Javeriana, Instituto Pensar: 93-125.

WALLERSTEIN, Immanuel. 2006. Análisis de sistemas-mundo: una introducción. 2da edición. México DF: Siglo XXI.

El rapado: La violencia de Sendero Luminoso contra las mujeres andinas

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Renzo Aroni Sulca, Universidad de Columbia – Nueva York (23 de octubre 2020)

Reseña redactada por Anaïs Vidal-Jaumary, doctoranda en Historia por el IHEAL y la PUCP

Renzo Aroni nos presenta un capítulo de su tesis de doctorado en el cual aborda el tema del corte de cabello de mujeres andinas (rapado) en el medio de la masacre de sus esposos, realizada por Sendero Luminoso, (distrito de Huamanquiquia, 1 de julio de 1992). 

Renzo examina el significado cultural y simbólico de estos actos en este contexto y período, es decir, en las comunidades andinas durante el conflicto armado. Su investigación se centra en dos preguntas: ¿Por qué los senderistas raparon el cabello de estas mujeres y cómo justifican sus acciones? Y ¿qué relatos ofrecen las mujeres que sufrieron esta misma acción?

Las primeras fuentes del investigador son los testimonios de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) y las entrevistas con una senderista que participó en la masacre y que habla de su decisión de cortar las trenzas de las mujeres en lugar de matarlas. Notamos que su justificación y argumentos contrastan con los testimonios de las viudas. 

Para poder entender la masacre del 1 de julio, el investigador contextualiza su estudio detallando el desarrollo de la coalición campesina de resistencia y también, la violencia retributiva de Sendero Luminoso. Detalla también el relato de esta masacre, tal como fue contado por testigos el 9 de abril del 2002 durante la cuarta sesión de las audiencias públicas en Ayacucho, organizada por la CVR.    

Según los testimonios y los puntos de vista de los y las entrevistados(as); el significado del corte de cabello por la fuerza, de las trenzas en este caso particular, por parte de los senderistas, varía bastante. Primero, este puede representar una manera de castigar sin matar, incluso, por demanda de parte de estas mujeres para salvar sus vidas. En segundo lugar, es un acto mucho más grave, humillante. Esta acción violenta en contra de una colaboración o supuesta colaboración con los enemigos de Sendero Luminoso, sucedió en el medio del terror, torturas y pérdida de seres queridos. El trauma persistió no sólo en el período de crecimiento del cabello sino también el resto de sus vidas: “Era como matarnos”. En este contexto, el corte se entiende histórica y culturalmente como un acto de castigo, como una humillación pública. Si esta forma de violencia física fue usada por los senderistas entre otros castigos corporales, el investigador subraya que este método violento se practicaba a veces, en los pueblos andinos. Siguiendo la mirada de Carlos Iván Degregori, lo analiza como una continuación de la antigua sociedad señorial. 

Más allá de la humillación, el corte de cabello tiene un significado importante en la cosmovisión andina. De hecho, el cabello es parte integral del cuerpo de la mujer, físicamente pero también en su concepción cultural. Es una manifestación de la fuerza vital y es importante subrayar que el cabello caído, cortado, debe ser quemado para que el alma de la persona no sufra de la pérdida. Por ello, Renzo Aroni menciona que las mujeres recogieron sus trenzas al día siguiente de la masacre. Su investigación se apoya, también, en trabajos sobre el corte de cabello de las mujeres francesas durante la Segunda Guerra Mundial, en relación con las acusaciones de traición por acostarse con el enemigo[1]

Finalmente, desde la concepción andina, el corte de cabello tiene significados diferentes y mucho más profundos que los propuestos por el informe de la CVR y otros estudios, los cuales se concentran en el castigo humillante. Ahí, se combinan varias formas de violencia: agresión física, punitiva, psicológica, incluso sexualizada.

BIBLIOGRAFÍA

Aroni, Renzo. “Huamanquiquia: Indigenous Peasant Resistance against the Shining Path in Peru.” Ph.D. Diss., University of California, Davis, 2020.

Boesten, Jelke. Sexual Violence during War and Peace: Gender, Power, and Post-Conflict Justice in Peru. New York: Palgrave Macmillan, 2014.

Coxshall, Wendy. “Rebuilding Disrupted Relations: Widowhood, Narrative and Silence in a Contemporary Community in Ayacucho, Peru.” Ph.D. Diss., University of Manchester, 2004.

Sebba, Anne. Les Parisiennes: How the Women of Paris Lived, Loved and Died in the 1940s.London: Weidenfeld & Nicolson, 2016.

Sherrow, Victoria. Encyclopedia of Hair: A Cultural History. London: Greenwood Press, 2006.

Theidon, Kimberly. Intimate Enemies: Violence and Reconciliation in Peru. Philadelphia: University of Pennsylvania Press, 2013.

Virgili, Fabrice. Shorn Women: Gender and Punishment in Liberation France. Translated from the French by John Flower. Oxford and New York: Berg Publishers, 2002.

[1] https://www.abc.es/historia/abci-cruel-castigo-resistencia-francesa-prostitutas-tuvieron-sexo-nazis-201808230139_noticia.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F

Narraciones de la Independencia del Perú: presentación de Anaïs Vidal-Jaumary (IHEAL/PUCP)

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Por Mélanie Lercier, voluntaria internacional IFEA y doctoranda en antropología por la Universidad Rennes 2

            El 20 de noviembre del 2020 se llevó a cabo una nueva sesión de las Tardes de los Jóvenes Investigadores del IFEA. Con enfoque histórico y antropológico, Anaïs Vidal-Jaumary nos presentó parte de su tesis doctoral en una ponencia titulada “Narraciones de la Independencia del Perú”. Anaïs analizó, 200 años después de darse la Independencia, los relatos del evento por pobladores tanto rurales como urbanos en el Cañón del Colca (Arequipa), Apurímac, Cusco y Lima capital. Partiendo de la observación de que existe una versión de la historia de la independencia peruana que predomina, Vidal-Jaumary procuró acercarse a las percepciones personales del evento histórico, con la meta de elaborar un panorama de las visiones peruanas acerca de la Independencia, y explorar las posibles causas y consecuencias del desarrollo de distintos relatos históricos.

            Por lo tanto, ella planteó las siguientes preguntas: ¿cuáles son las visiones de la Independencia que se enfrentan? ¿En qué las diferencias de percepción son un objeto de estudio particular? ¿Cuál es el papel de la Historia y del historiador(a) frente a tales disimilitudes? ¿Cuáles son las opciones para llegar a un relato nacional más cercano a los hechos históricos?

            Para contestar estas interrogantes, la ponente se basó en una abundante bibliografía historiográfica, la cual le ayudó a enmarcar su trabajo de archivo en Perú. Retomando un concepto de Carlos Contreras y Luis Miguel Glave, Vidal-Jaumary destacó principalmente tres maneras de ver el proceso de emancipación política del Perú, al hablar de Independencia concedida, conseguida y concebida.

            Por otro lado, Vidal-Jaumary amplió su método histórico con un enfoque antropológico, al hacer trabajo de campo en varios lugares del Perú para recoger las narraciones locales sobre la Independencia. Complementó estas entrevistas con encuestas realizadas en línea.

            Varios resultados salieron del trabajo de campo de Vidal-Jaumary. Primero, un aspecto muy interesante a nivel local fue la presencia de distintas formas de hacer memoria y manejar símbolos comunes para crear identidades fluctuantes, lo cual reforzó las hipótesis iniciales de la ponente. Además de cuestionar la noción de la «Identidad peruana», ello permitió ver el panorama de los relatos de la Independencia según la relevancia a nivel local de ciertos acontecimientos históricos. Así, en algunos lugares, los pobladores se refirieron a un pasado incaico mientras que en otros recurrieron a personajes simbólicos como Túpac Amaru II, Micaela Bastidas y Alfonso Ugarte. Como bien remarcó la ponente, estos símbolos muy poco tienen que ver con la Independencia peruana sino con eventos históricos más recientes, desde la guerra del Pacífico a la Reforma agraria de 1969 y las políticas indigenistas del s.XX, cuyo impacto en las memorias locales depende de la ubicación geográfica de las poblaciones entrevistadas. A manera de apertura, Vidal-Jaumary mencionó el impacto de la migración urbana y/o transnacional en estos relatos.

            La ponente también presentó los límites de una investigación multisituada, que por su riqueza también trae demasiado material para una tesis doctoral, lo cual seguramente llevará a Anaïs a explorar parte del tema en un trabajo post-doctoral.

            Después de la presentación hubo un tiempo de intercambio entre el público y la ponente. Varias preguntas de los asistentes trataron del tema de la metodología usada para el trabajo de campo, entre otras: ¿cómo había seleccionado a sus entrevistados? ¿Había entrevistado a sabios locales? ¿Existen distintos relatos según el género de los entrevistados?

            Vidal-Jaumary dio luces sobre su proceso de investigación, precisando que su único criterio había sido la elección de personas con distintas edades mas no el género o la educación. Asimismo, la elección de los lugares donde hacer trabajo de campo fue más el resultado de criterios logísticos y personales. Para contestar preguntas complementarias, Vidal-Jaumary remarcó que articulaba sus fuentes según la dinámica de la historia comparativa y había limitado sus zonas de estudio a tres lugares a pesar de la riqueza de los relatos en el norte del Perú y la Amazonía, ya que tal cantidad de datos supera el objetivo de una tesis doctoral. Finalmente, Vidal-Jaumary insistió en la importancia del conflicto y la guerra en los relatos de la Independencia en tanto tema asociado con el reforzamiento de la identidad nacional.

BIBLIOGRAFÍA 

ANDERSON Benedict, Imagined communities: reflections on the origin and spread of nationalism, Londres, Verso, 1991 

ANNA Timothy, La caída del Gobierno español en el Perú: el dilema de la independencia, Lima, Instituto de Estudios Peruanos (IEP), 2003 

BOLESLAO Lewin, La Rebelión de Túpac Amaru, y los orígenes de la emancipación americana, Hachette, Buenos Aires, 1957 

BONILLA Heraclio, Metáfora y realidad de la Independencia en el Perú, Lima, IEP, 2001 

BONILLA Heraclio, CHAUNU Pierre, HALPERÍN Tulio, HOBSBAWM E. J., SPALDING Karen, VILAR Pierre, La independencia en el Perú, Lima, IEP, 1972  

CHAMBERS Sarah, From subjects to citizens: honor, gender, and politics in Arequipa, Peru, 1780-1854, University Park, The Pennsylvania State University Press, 1999 

CONTRERAS Carlos, GLAVE Luis Miguel, La independencia del Perú ¿concedida, conseguida, concebida?, Lima, IEP, Estudios sobre el Bicentenario, 2015 

CONTRERAS Carlos et O’PHELAN GODOY Scarlett (coord.), Perú. Tomo 1, 1808-1830: crisis imperial e independencia, Madrid, Fundación Mapfre, 2013 

DE LA BARRA Felipe, El Indio Peruano en las etapas de la conquista y frente a la República, Lima, Talleres Gráficos del Servicio de Prensa, Propaganda y Publicaciones Militares, 1948 

DRINOT Paulo, Historiografía, identidad historiográfica y conciencia histórica en el Perú, Lima, Universidad Ricardo Palma, Ediciones universitarias, 2006 

DURAND FLÓREZ Luis, Independencia e integración en el plan político de Túpac Amaru, Lima, P.L. Villanueva Editor, 1974 

 FLORES-GALINDO Alberto, Arequipa y el sur andino: ensayo de historia regional (siglos XVIII-XX), Lima, Editorial Horizonte, 1977 

KLAIBER Jeffrey, Independencia, iglesia y clases populares, Lima, Universidad del Pacifico (UP), 1980 

LYNCH Nicolás, La independencia: ¿obtenida o concedida?, OtraMirada, 2015. Disponible à www.otramirada.pe/la-independencia-¿obtenida [en línea] 

MC EVOY Carmen, La utopía republicana: ideales y realidades en la formación de la cultura política peruana, 1871-1919, Lima, PUCP, 1997 

MENDÉZ GASTELUMENDI Cecilia, Incas sí, indios no: apuntes para el estudio del nacionalismo criollo en el Perú, Lima, IEP, 1993 

MORÁN RAMOS Luis Daniel, “La independencia peruana, una polémica permanente. Reflexiones acerca de la historia y los historiadores”, En Praxis en la Historia. Revista del Taller de Estudios Histórico – Filosóficos. Año I. N° 2. UNMSM, 2004 

O’PHELAN Scarlett (compiladora), La independencia del Perú. De los Borbones a Bolívar, Lima, Instituto Riva Agüero, PUCP, 2001 

O’PHELAN GODOY Scarlett, La independencia en los Andes: una historia conectada, Lima, Fondo Editorial del Congreso del Perú, 2014 

PERALTA RUIZ Víctor, Entre la fidelidad y la incertidumbre, El virreinato del Perú entre 1808 y 1810, In 1808: la eclosión juntera en el mundo hispano, CHUST CALERO Manuel, México, Fondo de Cultura Económica, 2007 

PERALTA RUIZ Víctor, La independencia y la cultura política peruana (1808-1821), Lima, IEP, Fondation M.J. Bustamante de la Fuente, 2010 

PUENTE CANDAMO José A. de la, Notas sobre la causa de la independencia del Perú, Lima, Librería Studium, 1970 

TEMPLE AGUILAR Ella Dunbar, La acción patriótica del pueblo en la emancipación: Guerrillas y montoneras, Lima, Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia del Perú, 6 volúmenes, 1971 (compilación) 

Bourses Aides à la Mobilité

Appel à candidatures 2021

Conditions financières de la bourse970 euros mensuels

Les candidat(e)s présenteront un projet de recherche original en Archéologie (hors terrains péruviens) ou en Sciences humaines ou sociales impliquant un travail de terrain à réaliser en Bolivie, en Colombie, en Équateur ou au Pérou (ou sur plusieurs de ces pays).

Information, appel à candidature et formulaire 👇

http://www.ifea.org.pe/convocatorias/

⚠️ Date limite de candidature : 07 décembre (à 17h, heure de Lima)

Convocation 2021

Formulaire aides à la mobilité 2021

Vulnerabilidad social en la política de gestión de riesgo de desastre (Lurigancho-Chosica)

Tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA: Presentación de André Anaya (PUCP)

Reseña redactada por Jorge Bayona, doctorando en historia por la Universidad de Washington

El viernes 18 de septiembre se realizó una nueva sesión de las Tardes de Jóvenes Investigadores, en la cual tuvimos la oportunidad de conocer la investigación de André Anaya titulada: “El desastre des-naturalizado: enfoque de vulnerabilidad social en la política de gestión de riesgo de desastre (GRD) en Lurigancho-Chosica, Quebrada Carosio”. Tras una interesante exposición, los asistentes y el ponente pudieron intercambiar pareceres al respecto.

Siguiendo a autores como Fischer, Giddens, Beck y Wilches-Chaux, y por medio de su caso de estudio de la Quebrada Carosio en Lurigancho-Chosica, Anaya propone que las teorías de ciencias sociales tienen un aporte que brindar a la Gestión de Riesgo de Desastres (GRD). Es decir, en lugar de solo estudiar el riesgo y la vulnerabilidad que presentan los “desastres naturales” desde la perspectiva de las ciencias físicas y la ingeniería, un enfoque en el que se incluye la perspectiva de las ciencias sociales resulta más efectivo. Esta perspectiva, al entrar en diálogo con los habitantes de la zona para comprender sus necesidades y recoger sus conocimientos, tendrá mejores resultados que una aproximación prescriptiva vertical, en la cual los científicos e ingenieros se limitan a dar instrucciones a la población respecto de las medidas que se tomarán.

Anaya ilustró la necesidad del diálogo con las poblaciones locales con un ejemplo muy sugerente. En una ocasión, las autoridades decidieron enviar maquinaria pesada a remover piedras y detritos que podrían resultar una amenaza en caso de lluvias. Esta iniciativa prosiguió pese a las advertencias de las habitantes de la zona, quienes les indicaban que al realizar esta obra en los tempranos meses del año, se exponían a las mismas lluvias cuyo efecto querían minimizar. En efecto, cuando llegaron las lluvias, el agua arrastró la maquinaria pesada quebrada abajo donde causó daño entre las viviendas de la zona.

Por medio de su trabajo de campo, Anaya diagnosticó las características de las comunidades que residen en la Quebrada Carosio. Se tratan de asentamientos humanos llamados Buenos Aires y Moyopampa, respectivamente. Según Anaya, entre sus diferencias tenemos que, si bien ambos están conformados por migrantes que llegaron a los alrededores de Lima, en Moyopampa habitan mayormente personas que están “de paso”, en el sentido de que residen en viviendas alquiladas mientras consolidan su situación laboral y social en la ciudad, y que tienen la intención de mudarse a un lugar más céntrico tras un período relativamente breve. Como resultado de la constante circulación de residentes, la cohesión social en este asentamiento humano es más débil. En cambio, Buenos Aires, pese a tener una infraestructura más precaria que Moyopampa, tiene una población más estable y, por ende, mayor cohesión social. Esto incide en la manera en que se pueden organizar para resistir los desastres naturales en la zona.

Presentación de André Anaya © IFEA

Según Anaya, una perspectiva de ciencias sociales ayudará a reducir los efectos adversos de los desastres naturales. Si bien se han hecho avances que han posibilitado una mayor integración con la comunidad local, todavía no se ha alcanzado el potencial completo. Con un aporte de las ciencias sociales se podría articular una mejor respuesta al desastre, con medidas como el desarrollo de capacidades de la población local, alineación de participación e intereses, y manejo de la información y conocimiento. Estos aportes llevarían a una mejora en los medios para prevenir los efectos perjudiciales, así como en la evaluación de los problemas y limitaciones de los proyectos GRD existentes.

BIBLIOGRAFÍA 

Bates, Frederick L. (ed.). 1982. Recovery, Change and Development: A Longitudinal Study of the Guatemalan Earthquak Athens, Georgia: Department of Sociology, University of Georgia.  

Beck, Ulrich. (1998). La sociedad del riesgo: hacia una nueva modernidad. Editorial: Paidos.   

Cenepred, Indeci, & PCM. (2014). Plan Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres PLANAGERD 2014—2018 (CENEPRED). Lima, Perú.   

Clifford, Roy A. (1956). The Rio Grande Flood: A Comparative Study of Border Communities. National Research Council Disaster Study, No.7. Washington, D.C.: National Academy of Sciences.  

Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea ECHO. (2016). Línea de base comunitaria de las quebradas Carosio y Mariscal Castilla del distrito de Lurigancho – Chosica [Lína de base]. Lima, Perú.  

Dynes, Russell (1988). Cross-Cultural International Research: Sociology and Disaster. In International Journal of Mass Emergencies and Disasters 6, pp. 101- 129, August                      1988. Recuperado de http://www.ijmed.org/articles/131/ (1975). The Comparative Study of Disaster: A Social Organizational Approach. Deparment of Sociology, Disaster Research Center.   

Ferradas, Pedro:

  • (2000). Las aguas del cielo y de la tierra (1o edición). Perú: PREDES.;
  • 2013). Riesgo de Desastres y Desarrollo. In Soluciones Practices. Lima, Perú.
  • (2015). La memoria es también porvenir. Lima, Perú.: Soluciones Prácticas.  

Fischer, Henry. (2003). The Sociology of Disaster: Definitions, Research Questions, & Measurements. In International Journal of Mass Emergencies and Disasters. Vol. 21, No.1, 91 – 107.  

Giddens, Anthony. (1999). Un mundo desbocado. Editorial: (Taurus). Recuperado dehttps://eva.udelar.edu.uy/pluginfile.php/506145/mod_resource/content/1/Gidden s%2C%20Anthony%20-%20Un%20mundo%20desbocado.pdf (consulta: 15/04/2019)   

Indeci. (2018). Informe Técnico No 19-2018-INDECI/10.1. Recuperado dehttp://sigrid.cenepred.gob.pe/sigridv3/storage/biblioteca//4575_informe-tecnico19-2018-indeci101.pdf  

Kuroiwa, Julio. (2002). Reducción de desastres. Viviendo en armonía con la naturaleza. Lima, Perú: PNUD. 

Lavell, Alan, F., Eduardo (Ed.). 

  • (1996). Estado, sociedad y gestión de los desastres en América Latina. Editorial: Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina (La Red).    
  • (1993). Ciencias Sociales y desastres naturales en América Latina: un encuentro inconcluso. Revista EURE (Vol. XXI, Nº 58), pp. 73-84, Santiago de  Chile, octubre 1993.   

Maskrey, A. (Ed.). (1993). Los desastres no son naturales. Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina. Recuperado de https://www.desenredando.org/public/libros/1993/ldnsn/

Presidencia del Consejo de Ministros (PCM). 

Quarantelli. E. L. (1986). What should we study? Questions and suggestions for researchers about the concept of disasters*. Disaster Research Center University of Delaware. 

CONVOCATORIA JJA 2020

Desde su creación en 2008, las Jornadas de los Jóvenes Americanistas (JJA) tienen un doble objetivo: contribuir a poner en relación a jóvenes investigadores que trabajan sobre América Latina y constituir así una comunidad científica en el ámbito de las Ciencias Humanas y Sociales.

Al promover el diálogo entre jóvenes investigadores de diversas disciplinas, instituciones académicas y procedencias, especializados en diferentes periodos y áreas geográficas, las Jornadas potencian la confrontación de enfoques, métodos de análisis y herramientas hermenéuticas.
Para su undécima edición, que tendrá lugar en Ciudad de México (18-20 de junio) y en Madrid (18-19 de junio), los organizadores de las JJA proponen una convocatoria centrada en las “Circulaciones de saberes y relaciones de poder (de la época prehispánica a nuestros días)”.

En Ciudad de México, las Jornadas se desarrollarán en el marco de un taller y vendrán precedidas de un coloquio internacional titulado “Agarrar el siglo XX por el cuello. Mitologías europeas y estados del mundo: un balance”, del 15 al 17 de junio. La inscripción a las JJA en México presupone la asistencia al coloquio.

Organizan:

  • Instituto Francés de Estudios Andinos (UMIFRE 17, USR 3337, Lima)
  • Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (UMIFRE 16, USR 3337, México)
  • École des Hautes Études Hispaniques et Ibériques (Casa de Velázquez, Madrid)
  • Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED, Madrid)
  • Institut des Amériques (IDA)

Con el apoyo de: Instituto Francés de América Latina (IFAL)

Descargar convocatoria 2020 // Formulario de inscripción

Fecha límite de inscripción: viernes 31 de enero de 2020 (10h – hora de México / 17h – hora de Madrid)

 

« Retener a los indios » Indigenismo, educación y agencia campesina. Ayacucho (1920 – 1960)

Por José Carlos Banda (UPC)

El viernes 19 de julio, José Miguel Munive (UNMSM) presentó “Retener a los indios. Indigenismo, educación y agencia campesina. Ayacucho (1920-1960)”, un avance de la investigación que viene realizando de forma independiente y que se propone desarrollar en el marco de un futuro programa doctoral en Historia. Esta presentación se dio como parte de las Tardes de Jóvenes Investigadores, organizadas por el IFEA y el Institut des Amériques.

La investigación busca comprender la relación entre la agencia social y política en los Andes, y su relación con el indigenismo, entendido por Munive como un proyecto que fue apropiado por gobiernos de distintas vertientes ideológicas y que pretendió homogenizar a los campesinos andinos. Esto supone, para el investigador, ser conscientes de que en el Perú el indigenismo fue cooptado por el estado en momentos en que se sucedieron regímenes que fueron desde el fascismo peruano, con Sánchez Cerro a la cabeza, respaldado por destacados indigenistas como Dora Mayer de Zulen, o el progresismo de Bustamante y Rivero, quien puso a Luis E. Valcárcel a la cabeza del Ministerio de Educación.

José Miguel Munive busca aproximarse a las dinámicas y actitudes de los pueblos campesinos de Ayacucho frente a la educación y a las propuestas de desarrollo rural, específicamente en las provincias de Lucanas, Víctor Fajardo y la actual Huancasancos. El investigador propone que la población rural se apropió de las herramientas que proveyeron estas políticas para subvertir parte de su poder a partir de pequeños cambios o variaciones y, de ese modo, participar de la institucionalidad y reproducción del estado, y satisfacer sus aspiraciones de ascenso social.

José Miguel Munive // © T. Romero

Munive centra su atención en el rol de los campesinos letrados dentro de las comunidades: qué estrategias utilizaron para apropiarse de lo letrado y cómo esto se relaciona con la redefinición e instrumentalización de categorías étnicas e identidades políticas. En este sentido, la investigación plantea la colisión de dos visiones o proyectos: por un lado, el proyecto indigenista buscó fijar las identidades étnicas y normalizar a la población bajo la categoría de “indios” o “indígenas”; por otro lado, los campesinos venían subvirtiendo este proceso.

El investigador fundamenta su estudio en la reconstrucción de los circuitos regionales que propiciaron la formación de redes de acceso al conocimiento. La migración o circulación de personas por razones de trabajo o estudios les permitió adquirir distintos niveles de competencia letrada, así como habilidades y destrezas urbanas, posibilitando, al mismo tiempo, el flujo de ideas. De esta manera, escribanías, beneficencias públicas, agencias municipales, la circulación de prensa escrita, la lectura pública de periódicos, la conscripción militar y las colecciones hemerográficas en áreas rurales fueron espacios que facilitaron la adquisición de competencias letradas. Estos campesinos se convirtieron en intelectuales del campo y adquirieron el rol de mediadores del proyecto indigenista estatal. Para sustentar sus ideas, el investigador sigue algunas historias de vida, como la de Moisés Vizcarra, letrado autodidacta y fundador del periódico Sierra (1936-1972), o de Belisario Molina, campesino letrado calificado por las autoridades como « agitador y cabecilla indígena » o como « falso indio » según circunstancias de la política local. Munive contrastó estas trayectorias de movilidad social con casos de élites iletradas cuyo poder político entró en declive hacia fines de la primera mitad del siglo.

A partir de la década de 1940 (y hasta fines de los 60), el indigenismo adquirió auge internacional a partir de las resoluciones de los congresos indigenistas interamericanos. Durante esos años, por ejemplo, se crea el Instituto Indigenista Peruano (1948) y se realizan las misiones de la OIT que buscaban la incorporación de la llamada “población aborigen” a la « cultura moderna ». Desde el Ministerio de Educación, Luis E. Valcárcel impulsó la expansión de la escolaridad rural con la creación de los Núcleos Escolares Campesinos, política de larga duración que contó con apoyo técnico y económico de la cooperación norteamericana. Estas ideas se encontraban en plena circulación y los maestros fueron responsables de plasmarlas en la enseñanza pública.

© L. Miramont

En este periodo, la investigación presta especial atención al entrenamiento recibido por los maestros en la Escuela Normal de Mujeres Nuestra Señora de Lourdes de Ayacucho, y a sus metodologías de trabajo para identificar las necesidades educativas de los pueblos. Formadas como etnólogas, con una fuerte influencia del culturalismo norteamericano, las maestras debían desplegar una serie de estrategias de investigación y diagnóstico como paso previo a su intervención en las comunidades campesinas. La « acción educativa de la escuela » tenía como premisa que el maestro debía trascender el espacio de las aulas escolares e integrarse a la vida comunitaria.

Transformar socialmente la vida campesina a través de la alfabetización en quechua (como fase previa a la castellanización) y la promoción de la sanidad –ambos ejes gravitantes de la política educativa indigenista– fue la misión encomendada a esta generación de maestras y maestros rurales. Pero, al mismo tiempo, esta política tuvo entre sus principales objetivos retener a los campesinos como trabajadores del campo, estabilizando y reproduciendo roles y jerarquías asociadas a una idea preconcebida de lo que debía ser la « raza indígena » y del lugar que correspondía los campesinos andinos en la sociedad peruana. En palabras del investigador, el proyecto estatal buscó producir una forma de “indianidad” ideada por los propios indigenistas.

Los campesinos no se quedaron pasivos frente a esta política, pues no quisieron acomodarse a lo que el proyecto indigenista pensaba que ellos deberían ser. Esto se manifiesta, por ejemplo, en el rechazo a que sus hijos reciban una educación en quechua, distinta a la de las escuelas urbanas, o a la categoría jurídica de comunidad de indígenas. Su deseo fue apropiarse de las herramientas lingüísticas y jurídicas para poder trabajar e integrarse en zonas urbanas.

Para sustentar sus postulados, el trabajo de Munive se basa en distintas fuentes de investigación, primarias y secundarias, trabajo etnográfico, entrevistas y documentación de archivo. Esto resulta clave porque los efectos de la educación en cada localidad se encuentran conectados con procesos específicos de cada localidad. Al seguir los lineamientos de la investigación cualitativa y el análisis de casos, el trabajo no pretende caracterizar un proceso homogéneo, sino comprender su multiplicidad tomando como muestra el caso de los pueblos rurales del sur de Ayacucho.

Debate

Los asistentes al seminario aportaron comentarios y formularon preguntas acerca de aspectos conceptuales y metodológicos. Tania Herrera propuso considerar una aproximación de clase que permita definir a los sujetos de investigación y entender de quiénes son (campesinos o indios) y qué lugar ocupan en la sociedad rural. Diego Sánchez destacó la apropiación de la literacidad como factor que empoderó a los actores subalternos a la vez que fue utilizada como mecanismo disciplinar por la escuela rural. Asimismo, consideró pertinente distinguir las formas de resistencia en las que se manifiesta la agencia campesina, sea a través de la migración o el acceso a la lectura. Lucie Miramont, doctoranda en Antropología de la Universidad de Toulouse, recomendó revisar los planteamientos teóricos de Henri Favre y James Scott. Partiendo del trabajo de este último, Miramont introdujo la noción de infrapolítica para analizar los pequeños cambios y variaciones que se dan lugar en las escuelas, entendidos estos como formas de resistencia discretas.

José Miguel Munive consideró pertinente un enfoque de clase, no obstante observó que dicha perspectiva no siempre encaja con la realidad de los pueblos rurales. En un nivel de análisis local, señaló, podemos distinguir que los actores se desplazan con solvencia entre una y otra adscripción étnica o definición de clase, identificándose como indios o campesinos mestizos según las circunstancias y sus necesidades inmediatas. La adquisición de distintos niveles de competencia letrada o habilidades urbanas hizo posible instrumentalizar estas definiciones en distintos contextos. Por otra parte, enfatizó que lejos de pensar en términos de resistencia, el proceso de la literacidad rural muestra que los campesinos andinos optaron por negociar con las prerrogativas del proyecto estatal tomando las herramientas convenientes para satisfacer sus aspiraciones. Ello les permitió participar de la institucionalidad del estado, reproducir la cultura hegemónica, y en asimismo, la exclusión étnica.

© T. Romero

Juan Carlos Estenssoro, historiador y profesor de la Universidad de París III Sorbone Nouvelle, introdujo el término educación corporativa para designar la lógica de los actores sociales para acceder al conocimiento recurriendo al aprendizaje y ejercicio de diversos oficios. Estenssoro consideró necesario, en primer lugar, establecer una articulación entre la primera parte de la investigación, correspondiente a las formas de aprendizaje corporativo y autodidacta, y la segunda, sobre la expansión de la educación estatal escolarizada. Estas dos formas de educación, ¿conviven?, ¿se sustituyen una a la otra? ¿Estamos frente a dos vías paralelas o a una evolución? ¿Cómo historizar el proceso de la escolaridad rural respecto a las problemáticas de la primera parte? Junto a estas interrogantes, el historiador planteó indagar en qué medida el carácter estatal de las escuelas rurales marcó estos espacios de construcción social. Desde su punto de vista, estaríamos frente a un espacio no compartido donde la literacidad es vista como un saber delegado o subalterno por parte de las élites locales. ¿Qué sucede con estas élites, quienes a la vez que se distinguen de la población campesina prescinden de educar a sus propios hijos? Estenssoro observó que, dada la evidencia, estamos frente a un caso en el que la convención tradicional de cultura letrada vs cultura popular no funciona y que esto es debido a que los sistemas de distinción de dichas élites no pasan necesariamente por la educación.  En segundo lugar, Estenssoro enfatizó que es necesario ser conscientes de que al hablar de comunidad indígena e indígenas estamos hablando de conceptos jurídicos –cuyos orígenes se encuentran en la legislación colonial–, no culturales. Finalmente, recomendó ampliar la cronología del estudio hacia 1880 en los años del primer indigenismo para entender la lógica de la educación corporativa y la lectura social.

Cecilia Méndez, historiadora y profesora de la Universidad de California en Santa Bárbara, destacó la originalidad del proyecto en la medida que propone trascender los recientes estudios sobre el indigenismo de los años 40 y 60. Méndez preguntó acerca del origen social de los maestros rurales. ¿Quiénes son estos maestros?, ¿se trata de hijos de hacendados?, ¿de pequeños funcionarios del estado? Al respecto, contrastó el caso de México donde la política estatal creó escuelas para maestros indígenas, en tanto que en el Perú se trataría más bien de un movimiento misti y de un proyecto contradictorio que busca desindianizar, por un lado, y al mismo tiempo retener a los « indios » en el campo. En segundo lugar, planteó interrogarse respecto a si el propósito de disciplinar los cuerpos se vió reforzado por los regímenes militares que tuvieron lugar durante el periodo y hasta qué punto, tomando en cuenta que se trata de un momento de avance agresivo de la castellanización en donde el propio indigenismo tiene una presencia fascista. En tercer lugar, la historiadora propuso indagar qué sucedió después, con el fin este mundo de hacendados, mestizos y mistis, qué quedó de estos proyectos en el contexto posterior de aparición de Sendero Luminoso, considerando el papel de tuvo la escuela en su formación. Al final de su intervención, Méndez cuestionó la noción de agencia en la medida en que su uso implica partir del supuesto de que los campesinos andinos no tenían capacidad de acción política. Señaló que a diferencia del enfoque con que se estudia la historia de los sectores populares, los académicos prescinden del término agencia cuando abordan el estudio de las elites. En tal sentido, su uso conduciría a replicar los mismos estereotipos que la investigación se propone cuestionar.

Bibliografía sugerida (Recomendación de José Miguel Munive)

CAVERO, R.,2014 – La educación de los excluidos. Ayacucho 1900-1961. Propuesta del Estado, el pensamiento de los maestros y los indígenas como actores educativos, 358 pp. Ayacucho: Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga.

CONTRERAS, C. & OLIART, P., 2014 – Modernidad y educación en el Perú. Serie diversidad cultural 8, 151 pp. Lima: Ministerio de Cultura.

CUETO, M., 2000 – El regreso de las epidemias: salud y sociedad en el Perú del siglo XX, 256 pp. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

DE LA CADENA, M., 2004 – Indígenas mestizos: raza y cultura en el Cuzco, 385 pp. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

ESPINOZA, G. A., 2010 – The Origins of the Núcleos Escolares Campesinos or Clustered Schools for Peasants in Peru, 1945-1952. Naveg@mérica. Revista electrónica de la Asociación Española de Americanistas, 4: 1-18

ESTENSSORO, J.C., 2003 – Del paganismo a la santidad: la incorporación de los indios del Perú al catolicismo, 1532-1750, 586 pp. Lima: Instituto Francés de Estudios Andinos, Pontificia Universidad Católica del Perú, Instituto Riva Agüero.

FEIERMAN, S., 1990 – Peasant Intellectuals. Anthropology and History in Tanzania, xii+340 pp. Madison, Wisconsin: The University of Wisconsin Press.

FOUCAULT, M., 2011 – The Birth of Biopolitics. Lectures at the College de France, 1978-1979, xvii+346. New York: Palgrave Macmillan.

GIRAUDO, L. & SÁNCHEZ, J.-M. (eds.), 2011– La ambivalente historia del indigenismo: campo interamericano y trayectorias nacionales (1940-1970), 295 pp. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

GONZALES, O., 2008 – Indigenismo, nación y política. Perú, 1904-1930. Intellectus, 1.

GONZALES, O., 2011 – El Instituto Indigenista Peruano: una historia por conocer. In: La ambivalente historia del indigenismo: campo interamericano y trayectorias nacionales (1940-1970) (Laura Giraudo & Juan Martín Sánchez, eds.): 133-153. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

HEILMAN, J. P., 2018 – Rebeliones inconclusas. Ayacucho antes de Sendero Luminoso, 332 pp. Lima: La Siniestra

JOHNSON, W., 2003 – On agency. Journal of Social History, 37 (1): 113-124.

LARSON, B., 2003 – Capturing Indian Bodies, Hearths, and Minds. The Gendered Politics of Rural School Reform in Bolivia, 1920s-1940s. In: Making Nation. Gender, Idigeneity, and the State in the Andes (Andrew Canessa, ed.) 32-59. Tucson: The University of Arizona Press.

LARSON, B., 2007 – La invención del indio iletrado: pedagogía de la raza en los Andes bolivianos. In: Formaciones de la indianidad. Articulaciones raciales, mestizaje y nación en América Latina (Marisol de la Cadena, ed.): 117-147. Popayán: Envión.

LUND, S., 1997 – On the Margin. Letter Exchange among Andean Non-Literates. In: Creating Context in Andean Cultures (Rosaleen Howard-Malverde, ed.): 185-195. New York: Oxford University Press.

LLAMOJHA MITMA, M. & HEILMAN, J. P., 2016 – Now Peru is Mine: The Life and Times of a Campesino Activist, 239 pp. Durham: Duke University Press.

MÉNDEZ, C., 2011 – De indio a serrano: Nociones de raza y geografía en el Perú, siglos XVIII-XIX. Histórica, v. 35, 1: 53-103.

PENT, S., 2016 – Bridging the Rural-Urban Divide: Peru’s CPDIT, 1917- 1927, 248 pp. Saarbrücken: Lambert Academic Publishing.

RAMOS, G. & YANNAKAKIS, Y., 2014 – Introduction. In: Indigenous Intellectuals. Knowledge, Power and Colonial Culture in Mexico and the Andes (Gabriela Ramos & Yanna Yannakakis, eds.): 1-17. Durham: Duke University Press.

OLIART, P., 2011 – Políticas educativas y la cultura del sistema educativo en el Perú, 277 pp. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

SALA I VILA, N., 2016 – Saberes, ciencias y política en la formación del Estado en el Perú decimonónico. In: Incertidumbres y distancias. El controvertido protagonismo del Estado en el Perú (Romeo Grompone, ed.): 147-171. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

SALOMON, F. & NIÑO-MURCIA, M., 2011 – Lettered Mountain. A Peruvian Village’s Way with Writing, 392 pp. Durham: Duke University Press.

STREET, J. C. & STREET, B., 2004 – La escolarización de la literacidad. In: Escritura y sociedad. Nuevas perspectivas teóricas y etnográficas (Virginia Zavala, Mercedes Niño Murcia & Patricia Ames, eds.): 181-210. Lima: Universidad del Pacífico, Instituto de Estudios Peruanos, Pontificia Universidad Católica del Perú.

THOMPSON, E. P., 2001 – The essential E.P. Thompson, x+498 pp. New York: New Press.

WILSON, F., 2014 – Ciudadanía y violencia en el Perú: una ciudad andina (1870-1980), 381 pp. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

Zavala, V. et.al. (eds.), 2004 – Escritura y sociedad. Nuevas perspectivas teóricas y etnográficas, 459 pp. Lima: Universidad del Pacífico, Instituto de Estudios Peruanos, Pontificia Universidad Católica del Perú.

Formaciones de estatalidad

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Gina Paola Rodríguez (IEALC / IFEA)

Formaciones de estatalidad: Elementos para repensar el Estado en América Latina

El 17 de noviembre 2017, Gina Paola Rodriguez, Doctora en ciencias sociales e investigadora del Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe (IEALC) de la Universidad de Buenos Aires, presentó avances de la investigación que desarrolla gracias al apoyo del IFEA. En continuidad con lo que fue su tesis doctoral, sustentada en el 2015, su trabajo actual elabora un ejercicio comparado de las dinámicas de violencia parainstitucional en Perú y Colombia en el contexto de sus conflictos armados internos. Para esta sesión de las Tardes de Jóvenes Investigadores la expositora se concentró en el caso colombiano y avanzó en  algunas hipótesis interpretativas sobre el caso peruano que eventualmente pueden ser útiles para  analizar otros países latinoamericanos.

La intervención empezó señalando que la inestabilidad política que ha conocido Colombia desde su nacimiento como República ha sido la fuente de numerosas violencias en las que se intersectan motivaciones políticas, económicas y hasta de sangre. De todas estas violencias, aquella de tipo parainstitucional ha sido la menos investigada en comparación con otras como la violencia insurgente. De ahí que el objetivo de la investigadora consista en indagar el papel de la violencia ejercida por agentes que actúan en modo paralelo al Estado en defensa del statu quo en el proceso ampliado de construcción del Estado y el poder político.

La presentación constó de cuatro partes. En primer lugar, Rodríguez expuso el concepto de “estatalidad” señalando que se trata de un concepto polisémico y complejo cuya definición tradicional merece ser repensada a la luz de este estudio de caso. Luego, presentó las diversas fases y ciclos de la violencia parainstitucional que han dinamizado la construcción del orden en Colombia entre 1945 y 2010. En la tercera parte, formuló la pregunta por las posibles interpretaciones de este fenómeno anunciando una disyuntiva: ¿se tratará de una crisis del Estado o de una estatalidad ad hoc? ¿Será la violencia parainstitucional un componente de la estatalidad? Según la investigadora, el análisis de la violencia parainstitucional a la luz del proceso de construcción del orden, exige repensar las representaciones del Estado elaboradas a partir de binomios clásicos como legal/ilegal, Estado/sociedad civil y público/privado. Lo que casos como el colombiano y el peruano mostrarían, es la existencia de un punto intermedio, una zona gris que no es dejada al azar y que permitiría al Estado construir y mantener su autoridad.  Finalmente, las ideas expuestas condujeron a una discusión acerca de la situación peruana y los posibles puntos de comparación con la experiencia colombiana.

De las definiciones de la estatalidad hasta una lectura de la violencia parainstitucional

 Antes de exponer los diferentes momentos que componen su investigación, Rodríguez quiso definir el concepto de violencia parainstitucional a partir de cuatro características. Primero, que esta violencia tiene por objeto mantener el statu-quo a través de la represión y el disciplinamiento por la vía del terror. Segundo, que discurre de manera simultánea a la violencia estatal, pero a través de organizaciones o grupos con dinámicas de funcionamiento propias. Tercero, que sirve de complemento y/o suplemento a las fuerzas estatales. Cuarto, que reviste un status organizacional que se define a la vez como legal e ilegal.

Según Rodríguez, la noción de estatalidad suele estar asociada a las capacidades desplegadas por el aparato estatal, el sector público o las burocracias, perdiendo de vista otro tipo de relaciones y actores sociales que también permiten establecer el orden y la coacción sobre un territorio dado. Si bien muchas de estas relaciones se formalizan en un sistema legal surgido del Estado y respaldado por él, muchas otras escapan a lo debidamente sancionado por derecho. De ahí que un concepto más complejo de estatalidad deba comprender -además de  la política legal-formal que establece el estado de derecho, los deberes y libertades ciudadanas etc.- aquella estructura informal y a veces ilegal que asegura los intereses de clase del Estado y garantiza su mantenimiento en el tiempo.

El carácter bifronte de la estatalidad ha sido señalado en trabajos como el del jurista alemán Ernst Fraenkel (1941) quien postuló la noción de “estado dual” para referirse a aquel tipo de organización política en la que el estado de excepción y el estado de normalidad coexisten en un espacio y un tiempo dado. En otro contexto y con otro problema en la mira, el sociólogo argentino Matias Dewey (2012), propuso el término “estatalidad híbrida” para describir cómo las capacidades del Estado incluyen tanto aquellas legales y normadas por el derecho, como otras de tipo ilegal e informal, de tal modo que la estatalidad se construye gracias a la acción de actores estatales como de no estatales. Los aportes de Fraenkel y Dewey, entre otros, nutrieron la interpretación de Rodríguez acerca de los modos en los que el Estado colombiano construye su soberanía apoyado en el despliegue de la violencia parainstitucional.

A partir de allí, las preguntas que planteó la investigadora fueron las siguientes: ¿qué forma adquieren estas prácticas en Colombia entre 1945 y 2010?, ¿de qué manera estos modos de operación nos devuelven una imagen distinta de las capacidades del Estado colombiano, más allá de las visiones que apuntan a su debilidad endémica?

El caso colombiano: análisis de los ciclos de violencia parainstitucional

La investigadora dividió analíticamente su periodo de estudio en cinco ciclos o etapas que,  si bien conservan líneas de continuidad, se diferencian por el tipo de actores, las modalidades de ejercicio de la violencia y el recurso a elementos normativos con fines de disciplinamiento.

El primer ciclo se produce entre 1946 y 1958 en el marco de la exacerbación de los conflictos entre los partidos liberal y conservador. La violencia parainstitucional estuvo agenciada por grupos parapoliciales como los “Pajáros”, los “Contrachusmeros” y los “Aplanchadores”, creados por terratenientes, comerciantes y políticos de filiación conservadora que asumieron la tarea de disciplinar por la vía del terror a los militantes liberales y las poblaciones consideradas “disidentes”. Esta época estuvo marcada también por la creación de “La Chulavita”, una policía compuesta en su totalidad por efectivos afines al partido conservador que ejercían su “fuerza de ley” sobre aquellos que no compartían el mismo sistema de valores.

Cuadro de Fernando Botero. El Cazador. Fuente: Colección « Violencia en Colombia ». Museo Nacional de Colombia.

El segundo ciclo se extiende entre 1958 y 1978 y se diferencia del anterior tanto por los actores comprometidos como por las técnicas empleadas. La violencia extrema entre los partidos tradicionales cedió el paso a un acuerdo de élites que mantuvo en la periferia a las terceras fuerzas. El pacto de 1957, conocido como Frente Nacional, prescribió la alternancia del poder entre los dos partidos por un periodo de 16 años así como la división milimétrica de la burocracia estatal. Esta resolución, aunada a otros factores como la influencia de la Revolución Cubana y la agudización de la pobreza y desigualdad en el país, marcaron el surgimiento de grupos guerrilleros como  las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) como alternativas armadas de oposición política. En este contexto, y en sintonía con lo acaecido en el resto de América Latina, se produjo la consolidación de la Doctrina de Seguridad Nacional promocionada por los Estados Unidos en su lucha anticomunista través de la formación de fuerzas militares de todo el continente. La confrontación, otrora fundada en la afiliación partidista, se convirtió ahora en una confrontación de clase, que relocalizó la mira de “amenazas” para el Estado en las movilizaciones sociales, campesinas, estudiantiles y gremiales consideradas peligrosas para el orden y la seguridad de la nación. Como mecanismo de funcionamiento de la paralegalidad el periodo combinó la proclamación recurrente del Estado de sitio con la persecución armada y el encarcelamiento de las fuerzas de oposición.

El tercer ciclo empieza en el año 1978 y se extiende hasta 1991. Se caracteriza por el involucramiento de los grupos narcotraficantes en la formación de una nueva generación de grupos de violencia parainstitucional. Los grupos paramilitares surgen como un modo de enfrentar a las guerrillas y defender intereses sectoriales a partir de la asociación entre fuerzas del Estado y grupos de narcotraficantes. Creados con la misión de liberar los territorios que estaban bajo la influencia de las guerrillas, operaron una contrarreforma del poder político y económico en los territorios. La estrategia que hasta entonces se mantuvo al margen de la ley empezó a ser convalidada a partir del año 1991, cuando el Estado colombiano legalizó la  creación de las Cooperativas de Seguridad y Vigilancia con el nombre de CONVIVIR. Se trató de grupos de civiles habilitados para tener armamento y funciones de vigilancia, seguridad y control sobre el territorio.

Con distintos alcances y características, la situación colombiana encuentra su análoga en Perú  que, en los años 1991 y 1992 asistió a la legalización de los Comités de Autodefensa (CAD), encargados del combate a Sendero Luminoso. Funcionando de manera informal desde comienzos de los ochenta, dichos Comités fueron finalmente convalidados en tiempos del fujimorismo para asistir a las Fuerzas Armadas y a la Policía en la lucha contra el terrorismo. En ambos casos, la frontera entre civiles y militares se hizo porosa y la multiplicación y  expansión de estos grupos por el territorio nacional produjo un agravamiento sin precedentes de la violencia. Sin embargo, mientras en Perú, la acción contrainsurgente de los CAD permitió la derrota de Sendero Luminoso, en Colombia el efecto espejo entre insurgencia y contrainsurgencia escaló el conflicto de manera geométrica sin lograr la rendición militar de ninguno de los bandos.

Siguiendo con el caso colombiano, Rodríguez describió la estrategia de expansión de los grupos paramilitares.  En un comienzo, se trató de grupos que operaban localmente y estaban desarticulados entre sí. Sin embargo a comienzos de los 2000 iniciaron un proceso de articulación nacional con el que buscaron presentarse ante la opinión pública como una organización centralizada y jerárquica que exigía al Estado colombiano un “proceso de paz”, similar al adelantado con la insurgencia. A partir del año 2003, se inició un cuestionado proceso de desarme y amnistía de los grupos paramilitares bajo la ley de “Justicia y Paz”, con resultados desalentadores tanto por la impunidad en la que quedaron sus crímenes como por la persistencia de sus estructuras políticas y militares a lo largo del territorio nacional.

El último ciclo empieza a partir de esta época y persiste hasta hoy en una coyuntura de fragmentación, dispersión y rearme de los antiguos grupos de autodefensa. Puede decirse que los esfuerzos del Estado colombiano por desmovilizar a los grupos paramilitares han fracasado. Los residuos del paramilitarismo han configurado el fenómeno conocido como  Bandas Criminales Emergentes (BACRIM), que mantienen a la población en vilo no sólo por su participación en actividades como la extorsión y los mercados ilícitos, sino por su abierta intervención en la configuración de los poderes políticos regionales y nacionales.

La escombrera, operación Orión.  Fotografía de Jesús Abad Colorado[1] (2002)

Por otra parte, en 2012 se inició el proceso de paz con las FARC, que ha atravesado numerosas dificultades no sólo para su firma e implementación. Tras lo logrado en La Habana, si bien se observa una baja en las muertes producto del conflicto armado, causa perplejidad el inusitado aumento de homicidios en el marco de enfrentamientos entre bandas de crimen organizado por el control de las economías y territorios otrora controlados por las FARC. La persistencia de la violencia  y la criminalidad por parte de los ex-paramilitares después del 2003 mantiene la estrategia de disciplinamiento de las poblaciones contrarias al modelo neoliberal de expansión extractivista. Así, desde el año 2016 han sido asesinados más de 200 líderes sociales, campesinos e indígenas. Por supuesto, lo acaecido a partir de 2012 amerita un análisis más detenido.

En el caso peruano, la persistencia de los Comités de Autodefensa en tiempos del posconflicto remite a otras dinámicas. Extinguido su poder de fuego, estas agrupaciones mantienen actualmente su formación con miras al logro de un reconocimiento de derechos por parte de Estado. A su pedido de visibilización como “héroes de la Pacificación”, se suman  demandas concretas de mejoramiento de sus condiciones de vida (becas, indemnizaciones, etc.) y de articulación de su accionar en los esquemas locales de seguridad ciudadana.

¿Una soberanía estatal a través de la desmonopolización de la violencia?

Para Rodríguez, la delegación de la violencia en grupos paraestatales, más que una crisis del Estado puede constituir un modo de estatalidad ad hoc. A fin de mantener su soberanía, los Estados desmonopolizan eventualmente el uso de la fuerza en grupos de civiles. La estrategia encuentra sus límites cuando dichos grupos adquieren una autonomía que hace imposible su control por parte del Estado. Aunque no se puede arribar a una conclusión definitiva en torno al proceso histórico, es posible pensar que el Estado colombiano es un Estado que, en una estrategia sui generis, ha permitido y oficiado el uso privatizado de la violencia como una estrategia para construir y mantener el statu quo. De manera paradójica, el Estado jugó un papel de disolución y redistribución del monopolio de la violencia a fin de preservar su existencia. En este sentido, la guerra en Colombia no es tanto el producto de un Estado ausente o de un Estado víctima que ha sido incapaz de contener la formación de grupos de violencia paraestatal, sino de uno que quiso hacerlos funcionar (por acción u omisión) para sus propios fines, con resultados inesperados. Esta puede ser una hipótesis de trabajo para pensar  en otros Estados considerados “fracasados” por exhibir una modalidad desconcentrada de ejercicio de la violencia.  La investigación concluye sosteniendo la necesidad de reparar en las dinámicas de producción del orden y la estatalidad que se construyen en las zonas grises: de legalidad e ilegalidad, de normalidad y excepción, de autoritarismo y democracia, con miras a devolver la complejidad al proceso histórico.

 Discusión – debate

La presentación fue seguida por un debate centrado en el concepto del monopolio de la violencia y en la comparación que podría ser establecida con el caso peruano.

Arthur Morenas señaló el aspecto importante de la construcción de un discurso y de prácticas sobre el monopolio de la violencia, que también puede ser una forma de invisibilizar formas de dominación gubernamental y no gubernamental. En este caso de estudio, opinó que le parece interesante el trabajo de Rodríguez, cuestionando categorías que los investigadores no suelen cuestionar cuando trabajan sobre el Estado. Terminó preguntando a Rodríguez como incluiría la problemática de la aceptación de formas de dominación en su estudio de caso. Esta forma de comportarse, Rodríguez la identifica según el concepto de Bourdieu de la violencia simbólica. Sin embargo, la violencia simbólica también es sujeta a la disputa permanente entre el Estado y otros agentes no gubernamentales. Sería interesante ver como se construye esta violencia simbólica a través de estudios etnográficos como los de Cecilia Méndez. Esta presentación también hace reflexionar sobre el aspecto económico y el binomio publico/privado sobre el territorio peruano y el control real del estado en la emergencia de inversión privada.

Gerardo Huamaní quiso hacer el paralelismo con la identidad peruana, la Nación peruana que aparece como fraccionada mientras ciertos miembros del gobierno afirman que existe una nación unida. A su parecer, en el caso peruano, la nación puede ser al mismo tiempo unida y fraccionada. El concepto de Estado nación, en este caso, supone que el monopolio se ha logrado por los Estados y que es algo acabado, mientras que la investigadora percibe el Estado como un proceso movible, como lo define el antropólogo Ponciano del Pino en su libro “En nombre del gobierno”.

La historiadora Trilce Lask señaló que el control del Estado sobre ciertos espacios fue casi inexistente. La investigadora propone una perspectiva de las acciones del Estado basada en las estrategias económicas y la necesidad de acoger a las inversiones extranjeras que fueron muy florecientes en la época de la violencia paramilitar. De esta manera, Rodríguez nos mostró las múltiples realidades del poder en un proceso que no se construye necesariamente sobre la efectividad del Estado sobre un territorio específico.

Evelyne Mesclier, directora del IFEA, cuestionó la comparación que se podría estar haciendo entre el caso colombiano y el caso peruano en la medida en que la presencia de los Comités de Autodefensa y los grupos paramilitares se explican por un contexto político e histórico diferente, en cada caso. Otra pregunta fue: si el Estado colombiano se ha construido como un espacio con muchos poderíos regionales dónde se ve una repartición de grupos poderosos en varias ciudades como Medellín por ejemplo.  En lo que concierne el regionalismo, Rodríguez afirmó que Colombia es un país muy fragmentado regionalmente y culturalmente y esto se sumó al hecho de que había también una débil infraestructura pública de rutas y caminos para conectar las diversas regiones del país. Por otro lado, hay un centralismo político y administrativo que recién se va a modificar a partir del año 1986 a través una ley que  dictaminó la elección popular de alcaldes y la descentralización presupuestal.

José Miguel Munive señaló un paralelismo entre la historia de Perú en el siglo XIX y lo que sucedió en la guerra contra Sendero Luminoso a finales del siglo XX. En ambas coyunturas, el Estado peruano, con el fin de legitimarse,  delegó o negoció el ejercicio de la violencia con la población civil, especialmente con la población campesina. Actualmente estas manifestaciones pueden ser observables en la zona acerca de Ayacucho y cerca de la zona del VRAEM con grupos herederos de los comités de autodefensa.

Jeremy Robert preguntó por la metodología etnográfica del caso peruano y a partir de ahí la discusión se centró en el trabajo de campo realizado por la investigadora en Ayacucho. Al respecto, Rodríguez comentó que hasta el momento, su trabajo se ha centrado en la realización de entrevistas a antiguos miembros de Comités de Autodefensa. El trabajo de clasificación e interpretación de la  información recopilada es la etapa a seguir. La extracción de conclusiones provisorias en el futuro promete ser laboriosa en la medida en que la información oficial respecto a los CAD es más bien escasa.

BIBLIOGRAFÍA

Agamben G. (2004), Estado de excepción, Homo Sacer II; Pre-Textos, Valencia

Ansaldi W y Giordano V. (2012), América Latina. La construcción del orden. Tomo II. De las sociedades de masas a las sociedades en procesos de reestructuración; Arie, Buenos Aires

Aranguren M. (2011), Mi confesión. Carlos Castaño revela sus secretos. La Oveja Negra, Bogóta

Bourdieu Pierre (1989-1992), Sobre el Estado. Cursos en Collège de France, Anagrama, Barcelona, 2014

Campbell Bruce (2002), “Death Squads: Definition, Problems and Historical Context”, in Campbelle B y Brenner A (comps). Death Squads in Global Perspective: Murder with Deniability; Plagrave, Macmillan, 2002, pp.19-26.

Fraenkel Ernst (1941), The Dual State. A contribution to the theory of Dictatorship, Oxford University Press, New York

Centeno M.  (2014) Sangre y deuda. Ciudades, Estado, y Construcción de la nación en América Latina; Ediciones Universidad Nacional de Colombia, Bogóta

Comisión Nacional de Reparación y Rehabilitación (2007), Disidentes, rearmados y emergentes ¿bandas criminales o tercera generación paramilitar? Comisión Nacional de Reparación y Rehabilitación, Bogóta.

Dewey M. (2012), “The making of Hybrid Stateness: Sources of Police Performance in the Conurbano”, Revista de Ciencia Política, Vol. 32, N°3, 2012, pp. 659-672

Elías N. (2004), El proceso de la civilización. Investigaciones Psico-genéticas y Socio-genéticas; Fondo de Cultura Económica, México.

Foucault M. (2008), Vigilar y Castigar; Siglo XXI, Buenos Aires

Fund for Peace, Fragile State Index [en linea]. Disponible en : http://fsi.fundforpeace.org/rankings-2015 (Consultado 27/08/2015)

González F., Bolívar I. y Velásquez T. (2003),  Violencia Política en Colombia. DE la nación fragmentada a la construcción del Estado; CINEP, Bogóta

Kalyvas S. y Ana A. (2005), “Paramilitarismo: una pespectiva teórica”, en A. Rangel (ED.), El poder paramilitar; Fundación Seguridad y Democracia, Bogóta, Planeta, pp.24-45

Mann M. (1986), The sources of social power, Cambridge University Press, Cambridge

Medina G., Carlos y T. Ardila (1994), La violencia parainstitucional, paramilitar y parapolicial e Colombia; Rodríguez Quito Editores, Bogóta

Palacio G.(1994) (Comp.),  La irrupción del paraestado. Ensayos sobre la crisis colombiana; ILSA-CEREC, Bogóta

Palacios M (1995), Entre la legitimidad y la violencia. Colombia. 1875-1994; Norma, Santafé de Bogóta, 1995

Pécaut D. (1987), Orden y violencia en Colombia (1930-1954); Siglo XXI, Bogóta

Rangel A. (2005), El poder paramilitar; Fundación Seguridad y Democracia/Editorial Planeta, Bogóta

Rodriguez, G. P. (2015), El Leviatán en la sombra, Condiciones socio-históricas de la violencia parainstitucional en Colombia (1945-2010), Tesis Doctoral; Faculdad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires

Rodríguez G. P., “Violencia parainstitucional y cruzada antipopular en Colombia (1946-1958)”, en Asaldi Waldo y Giordano Verónica. América Latina. Tiempos e Violencias, Ariel, Buenos Aires, 2013, pp.93-114

Romero M. (2003), Paramilitares y autodefensas 1982-2003; IEPRI, Planetas, Bogóta

Rotberg R. (2003) “Failed States, Collapsed States, Weak States: Causes and Indicators” en Rorberg R. (Ed.). State failure and state weakness in a time of terror; The World Peace Fundation, Brookings Institution Press, Cambridge, pp.1-16

Thomson J. (1994), Mercenaries, Pirates and Sovereigns; State-Building and Extraterritorial Violence in Early Modern Europe; Princeton University Press, Princeton

Tilly C. (1985), “War Making and state Making as Organized Crime”, en Bringing in the State Back In; Cambridge University Press, Cambridge

Tilly C. (1992), Coerción capital y los Estados europeos 990-1990; Alianza, Madrid

Weber M. (1984), Economía y Sociedad; Fondo de Cultura Económica, México

[1] https://www.semana.com/nacion/articulo/la-foto-que-dejo-al-descubierto-los-desmanes-de-la-operacion-orion/438656-3

Reseña redactada por Marie Pigeolet (PRODIG -CNRS / Université Paris 1) con el apoyo de Gina Paola Rodríguez (IEALC)

El programa Filemaker & Estudio de redes

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Coralie Razous, doctoranda en Historia de la Universidad de Toulouse 2 Jean Jaurès

El tema central de la Tarde de Jóvenes Investigador@s realizada el 27 de abril de 2018 fue la presentación del programa de gestión de base de datos: FileMaker Pro, una herramienta de trabajo que puede ser muy útil para investigadores de varias disciplinas de las ciencias sociales y que ofrece varias posibilidades y perspectivas para sus usuarios.

Como no se puede presentar una herramienta de trabajo sin hablar del marco teórico y metodológico en el cual se inscribe, Coralie empezó presentando su investigación, que se centra en el estudio de las redes intelectuales que establecieron pensadores peruanos en exilio en Europa entre 1919 y 1930. Coralie señaló que la presentación del programa es también un pretexto para presentar la metodología y los cuestionamientos del estudio de redes.

Redes de intelectuales entre América latina y Europa

El objeto de estudio de Coralie son las derechas en el Perú. A través de un enfoque histórico, la investigadora busca cuestionar no tanto las organizaciones y los partidos políticos, sino más bien la transmisión y circulación de ideas y los individuos que interactúan en estos intercambios. Se trata de salir de una visión unidimensional de la circulación de ideas, con la hipótesis de que América no es un lugar de llegada pasiva de ideas fabricadas en Europa. Su reflexión empieza a nivel de tres intelectuales: José de la Riva-Agüero, Francisco García Calderón y José Pardo y estudia las redes que construyeron en Europa en los años 20 con las derechas francesas, españolas e italianas.

El método de estudio usado para esta investigación utiliza a la vez los aportes de la historia de los intelectuales y la historia intelectual (Dosse 2003). La historia de los intelectuales trata de volver inteligible la vida y trayectoria de los intelectuales en función a sus estudios, sus lecturas, sus redes y su relación con el poder. La historia intelectual busca inscribir, dentro de un contexto, la producción escrita del intelectual, y en esto va más allá de una simple historia de las ideas. Aplicando este método a su propio objeto, Coralie señaló que en su trabajo busca trazar las trayectorias de los intelectuales peruanos en Europa en los años 20, elucidar sus redes y por otra parte estudiar el contexto intelectual de estos años, analizando las producciones escritas.

Créditos foto: L. MIRAMONT

¿Cómo pensar las derechas en el Perú?

De la misma manera, Coralie busca romper, de alguna manera, con una visión mecánica de las nociones y características que se emplean para cualificar a las personas y partidos de derecha entre los años 20-30. Al contrario, el enfoque de la investigadora es cuestionar el uso y los significados, en el contexto, de estas nociones y características. Entre estas categorías, está la noción de fascismo, que tuvo cierta importancia en el contexto de los años 20-30. ¿Qué significa el fascismo en los años 20 en el Perú? ¿Cómo era percibido? ¿Era un fenómeno lejano o solo un modelo político más? son algunas de las preguntas que plantea Coralie, para evitar encerrarse en un cuestionamiento que solo buscaría averiguar si las personas o los partidos estudiados eran o no fascista. Un tipo de pregunta dual que resultaría poco perspicaz en el marco de una investigación científica.

La noción de red y su uso para estudiar la circulación de ideas entre Europa y América

Según Martin Granjean (2018) existen 3 usos del término red. Primero, la red se puede usar como una metáfora para describir una situación (una red de transportes urbanos, por ejemplo). En segundo lugar, el término puede utilizarse para representar y formalizar lo que dice una fuente. Al contrario, en su tercer uso: la noción de red busca reunir varias fuentes y trazar los vínculos entre informaciones heterogéneas. Es esta última perspectiva en la cual se inscribe el trabajo de Coralie. Su punto de partida se encuentra en la formalización de la red intelectual de José de la Riva-Agüero, a partir de numerosas y amplias fuentes: veinte volúmenes de quinientas páginas que contienen sus cartas y correspondencias. Para gestionar con la mayor eficiencia sus datos, Coralie usa el programa FileMaker Pro.

Presentación del programa

En la segunda parte de la tarde, Coralie presentó el programa y algunas de las posibilidades que permite su utilización. Una de las principales ventajas que ofrece FileMaker Pro es la posibilidad de crear uno o varios modelos de tablas con categorías. Las tablas que sirven de referencia para organizar y sistematizar una serie de fichas, en el caso de Coralie: fichas de correspondencias entre intelectuales. Luego, el programa tiene varias herramientas para buscar y seleccionar fichas según la información que el investigador necesita. Otra herramienta útil: la posibilidad de crear vínculos y conexiones entre diferentes tablas, para no perder información y mantener de manera permanente las diferentes tablas actualizadas. Una vez organizada su base de datos y las informaciones de investigación, el usuario tiene la posibilidad de convertir sus fichas en tablas Excel, para por ejemplo realizar análisis estadísticos, gráficos o geométricos.

Preguntas e intercambio con la investigadora

La presentación de Coralie Razous generó varias preguntas y comentarios de parte de l@s investigador@s presentes.

Sobre la dimensión metodológica, siguiendo la perspectiva y el enfoque metodológico presentado, se le recomendó a Coralie acercarse a una literatura que propone conciliar el estudio de redes y la perspectiva de Bourdieu del espacio y de los campos sociales. El programa de gestión de base de datos y la perspectiva presentada por la investigadora, que busca inscribir la circulación de las ideas en su contexto social y político así como en la trayectoria de los intelectuales, permiten este acercamiento. Primero, la gestión de datos que propone el programa Filemaker ofrece la posibilidad de generar una base de datos que se pueda usar en la teoría del espacio social. Segundo, la teoría de los campos sociales como espacios dinámicos permite abordar tanto los conflictos intelectuales para la definición de los conceptos y principios políticos legítimos así como los recursos que utilizan los intelectuales para llegar a estos objetivos. Estos recursos dependen bastante del contexto político-social pero también de estas relaciones y redes que la investigadora se propone investigar. Por ejemplo, el sociólogo francés Francois Denord (Denord 2015; Denord & Rosental 2013) propone conciliar estas dos perspectivas, usando el estudio de las redes entre individuos como una manera de acercarse con mas detalle a las relaciones efectivas que existen entre individuos, o conjunto de individuos, en un espacio social.

Créditos foto: L. MIRAMONT

Las intervenciones también subrayaron el carácter inédito del trabajo de Coralie, ya que las derechas en el Perú han sido poco estudiadas. A manera de comparación, Gustavo Pastor dijo que la perspectiva de Coralie que busca cuestionar la construcción y el uso de las categorías (“derecha”, “fascismo”) es útil y también es importante, por ejemplo, en el estudio del indigenismo. De hecho, el indigenismo, el fascismo, la derecha, la izquierda son categorías que nacieron en un contexto sociohistórico particular y el deber del investigador es tratar de entender quienes las crearon y cómo estas categorías han sido empleadas en estos contextos particulares.

Bibliografía:

Sobre la presentación:

Bohoslavsky, Ernesto; Boisard, Stéphane, « Las derechas en América latina en el siglo XX: problemas, desafíos y perspectivas », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 25/01/2016, consulté le 10/06/2017 sur http://nuevomundo.revues.org/68802.

Compagnon, Olivier, L’adieu à l’Europe. L’Amérique latine et la Grande Guerre (Argentine et Brésil, 1914-1939), Paris, Fayard, 2013.

Dard, Olivier (éd.), Doctrinaires, vulgarisateurs et passeurs des droites radicales au XXe siècles (Europe-Amériques), Bern ; Berlin ; Bruxelles [etc.], Peter Lang, 2012.

Dosse, François, La marche des idées : histoire des intellectuels, histoire intellectuelle, Paris, La Découverte, 2003.

Grandjean, Martin, « Représenter la complexité. La visualisation de réseaux appliquée aux sources historiques », séminaire Histoire et Humanités Numériques, Framespa UMR 5236, 26/03/2018.

Sitographie

Blog de Claire Lemercier sur les réseaux et les outils informatiques en histoire :

https://hypotheses.org/author/lemercier

FileMaker Webdirect, exemple de bases en archéologie :

https://fm01.db.huma-num.fr/fmi/webd#

Sobre los comentarios :

Denord François, « Géométrie des Réseaux sociaux », in Frédéric Lebaron et Brigitte Le Roux (dir.), La méthodologie de Pierre Bourdieu en action espace culturel, espace social et analyse des données, Paris, Dunod, 2015.

Denord François et Rosental Paul-André, « Comment lier l’économique et le social ? Une analyse structurale des lieux d’expertise sous le régime de Vichy », Gouvernement et action publique, 2013, vol. 2, no 2, p. 183.

 

Reseña redactada por Arthur Morenas (Institut des Amériques – IdA, Pôle Andin Lima)

Appel à communication :  Journée des Bolivianistes 2018

Suite au succès des deux précédentes Journées des Bolivianistes, qui se sont déroulées en 2016 et en 2017, le Centre de Recherches sur l’Action Locale (CERAL EA-3968), l’Université Paris 13 – Sorbonne Paris Cité ainsi que l’Institut Français d’Études Andines (IFEA) ont le plaisir d’organiser la Journée des Bolivianistes 2018, qui se déroulera le jeudi 7 juin 2018 et aura pour thème :

« Quelles perspectives pour l’État plurinational de Bolivie ? »

Les propositions de communication, en espagnol ou en français, ne doivent pas faire plus de 4000 signes. Elles doivent être renvoyées avant le lundi 16 avril 2018 aux adresses mails suivantes : victor.audubert@univ-paris13.fr et jean-rene.garcia@academie-sciences.fr
Elles seront examinées par le comité scientifique, qui rendra sa décision début mai. Les
communications présentées durant cette journée d’étude pourront faire l’objet d’une publication.

Comité scientifique

Coordinateur :
– Jean-René Garcia (Vice-Doyen de l’UFR Droit, Sciences Politiques et Sociales de
l’Université Paris 13-Sorbonne Paris Cité, Professeur des Universités associé en droit
public, HDR en droit, HDR en sciences politiques, HDR en philosophie).

Membres :
– Victor Audubert (Doctorant en droit public, Université Paris 13)
– Philippe Boulanger (Docteur en droit public)
– Nicolas Clinchamps (Maître de conférence-HDR en droit public, Université Paris 13)
– Christine Delfour (Professeur des universités en sciences politiques, Université ParisEst Marne-la-Vallée)
– Morgan Donot (Docteure en sciences politiques, Université Paris 3 Sorbonne Nouvelle)
– Renée Fregosi (Maître de conférence-HDR en sciences politiques, Université Paris 3
Sorbonne Nouvelle)
– Franck Laffaille (Professeur des universités en droit public, Université Paris 13)
– Diego Landivar (Docteur en sciences économiques, Université d’Auvergne)
– Jean-Jacques Ménuret (Maître de conférence en droit public, Université Paris 13)
– Antoine Pécoud (Professeur des universités en sociologie, Université Paris 13)
– Sebastián Urioste (Docteur en sciences politiques, IEP de Paris)
– Nelson Vallejo-Gomez (Docteur en philosophie, GRECOL-ALC, FMSH)
– Patrice Vermeren (Professeur des universités en philosophie, Université Paris 8)

Comité d’organisation
– Victor Audubert (Doctorant en droit public, Université Paris 13)
– Élise Gadea (Doctorante en anthropologie, Université Paris 3 Sorbonne Nouvelle – IFEA)

Telecharger appel

El Perú en el siglo XIX : perspectivas de estudio

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Patricio Alvarado Luna (PUCP/ IFEA) y Ronald Elward (UNMSM)

 “Marchas, contramarchas, derrotas y victorias: el ejército realista bajo el mando de José Manuel de Goyeneche y Joaquín de la Pezuela, 1809-1816” (Patricio Alvarado Luna)

El viernes 23 de febrero del 2018, Patricio Alvarado Luna presentó una parte de su tesis de maestría en Historia (PUCP/becario IFEA 2017), que analiza los efectos y configuraciones geopolíticas originadas por las acciones del ejército realista, comandado por Goyeneche y Pezuela, durante las guerras de independencia (1809-1816). La concepción del espacio geográfico, tanto en la etapa final de la época colonial como en la construcción de narrativas históricas en el presente, corresponde a uno de los principales intereses de este investigador. La historia nacional y tradicional ha tendido a construirse en espacios territoriales determinados por la soberanía del Perú actual. Sin embargo, esta óptica puede limitar el entendimiento del alcance de ciertos procesos históricos. En este caso en particular, el proceso revolucionario y contrarrevolucionario acontecido en el Alto Perú es un suceso que involucra no solamente a Bolivia, sino también al Perú. Es así como la investigación de Alvarado pretende unir y entrar en diálogo con otras narrativas históricas mediante la corriente historiográfica de “historias conectadas”, y así superar percepciones centralistas que son características de la historiografía tradicional.

Las fuentes que maneja el historiador se dividen entre oficiales y privadas. Las primeras corresponden principalmente a material oficial como memorias de gobierno y documentación estatal. Esta fuente de información es valiosa al mostrar la postura de la administración virreinal en torno al proceso independentista. Sin embargo, esta fuente tiene sus límites y sesgos, por lo que es necesario cotejar con otro tipo de información. Es en ese sentido que la información documental de carácter privado es vital. Entre las cartas personales y bandos se puede obtener información complementaria e íntima, debido a su carácter privado. Asimismo, la gran colección documental que Alvarado consultó y recopiló provino de distintos archivos, tanto de Sudamérica como Europa. El Archivo General de la Nación de Perú, el Archivo Nacional de Bolivia, y el Archivo General de Indias, así como el Archivo de Simancas, estos dos últimos en España.

La crisis de la monarquía española en 1808, con la abdicación de Fernando VII, permitió la aparición del fenómeno “juntista” en América. La búsqueda de estas regiones por autonomía y soberanía, pero sin separación del imperio español. Este hecho produjo una pugna de poder entre quienes se mantenían fieles al depuesto rey español y los que apoyaban a Carlota Joaquina, hermana de Fernando VII y pretendiente a la regencia de España. Estas rencillas escalaron en violencia en el Alto Perú, así que el virrey del Perú, Abascal, decidió mandar al presidente de la Audiencia del Cuzco, Goyeneche, para acabar con este accionar. Según Abascal, era necesario que sea Goyeneche ya que el mensaje que quería transmitir era que un americano estaba llevando a cabo la contrarrevolución. Una manera de manifestar la fidelidad de los americanos a la monarquía española.

Jose Manuel de Goyeneche

El mando de Goyeneche sobre el ejército realista del Alto Perú eventualmente iba a terminar. En 1813, a partir de problemas y presiones internas, iba a ser reemplazado por el peninsular Pezuela. El nuevo jefe del ejército se preocupó, a diferencia de Goyeneche en conocer la geografía y la población de la región. Buscó identificar las motivaciones que dirigió a los habitantes del Alto Perú en adherirse a la causa insurgente. Con este reconocimiento del territorio, Pezuela logró tener más éxito en las campañas militares. Es así como hacia 1816, las corrientes independentistas que provenían de Argentina decidieron incursionar al Perú por Chile en vez de Bolivia.

En este periodo la población del Alto Perú se encuentra halada por diferentes frentes: independentistas y realistas. El contacto de los altos mandos del ejército de ambos bandos con las comunidades y autoridades locales es clave para entender no solamente el derrotero de las guerras de independencia, sino las dinámicas sociales entre la élite y los sectores populares en dicha región. El cambio de mando entre Goyeneche y Pezuela muestra un claro indicio de lo vital que resultaba hacer un reconocimiento territorial, tanto para fines estratégicos como para prevenir que la causa insurgente crezca.

Las preguntas realizadas al investigador se centraron en las fuentes y metodología. Arthur Morenas preguntó sobre sobre los problemas qué podría enfrentar el investigador a la documentación histórica en archivos. Alvarado respondió que dependía del tipo de fuente y del archivo en cuestión. En su experiencia, los archivos que visitó para su investigación brindaron una atención rápida y óptima. Posiblemente uno de los inconvenientes que podría aparecer es que no todos los materiales tienen una copia, más aún si son privados. Así que, si alguien más está consultando dicho documento, podría ser un problema. Afortunadamente, la digitalización de materiales históricos es una iniciativa que está generalizándose cada vez más. Asimismo, Raúl Alencar preguntó sobre los materiales que provienen de los sectores populares. En esta época, la documentación existente proviene mayoritariamente de las élites. Alvarado finaliza que llegó a consultar información de carácter judicial y penal, pero la dificultad de rescatar la voz de los sectores populares en dicho tiempo todavía es problemática.

“La élite indígena cusqueña durante el siglo XIX (1781-1896)”(Ronald Edward)

Ronald Edward realizó la presentación de su tema de maestría en Historia (UNMSM). Esta se centra en el análisis de la asimilación y resistencia cultural de la élite indígena cuzqueña en la transición de colonia a república (1781-1896). Edward expresa que la historiografía sobre los remanentes de esta élite es mínima. Es natural caer en la concepción errónea que luego de la independencia estos personajes desaparecieron, dado que su rol dentro de la élite social republicana quedó silenciado. La hipótesis que maneja el investigador es que este grupo no desapareció, sino que migró a otros poblados para mantener su vigencia. Mientras que la ciudad del Cuzco comenzó un proceso de “acriollamiento” en las esferas de poder luego de la independencia, los remanentes de la élite cuzqueña tuvieron que trasladarse a las localidades rurales de San Jerónimo y San Sebastián, donde siguieron ejerciendo cargos administrativos incluso durante la última parte del siglo XX.

Presentación de Ronald Eldward (Foto L. Miramont)

Para poder rastrear y determinar esta hipótesis, Edward realizó una investigación de carácter cualitativo y cuantitativo. Mediante la consulta de fuentes documentales como oficios, censos políticos, propiedades y biografías logró determinar la transformación de la participación política de esta élite. De las 88 familias que logró rastrear, 2/3 de ellas tuvieron individuos que ejercieron el cargo de cacique entre 1781-1812. Asimismo, cinco individuos de estas familias fueron elegidos electores parroquiales para la junta de gobierno en Cádiz (1812-1814). Durante la etapa inicial de la república, 1824-1854, los miembros de esta élite comenzaron a ser poco a poco desplazados. Varios miembros en la transición pertenecieron al colegio electoral, así como también fueron alcaldes y recaudadores de tributo. Sin embargo, en el transcurrir de los años la participación de ellos en las altas esferas de poder disminuiría. En la segunda parte del siglo XIX, pocos remanentes de esta élite indígena todavía permanecen en la ciudad del Cuzco. El resto se trasladó a los pueblos de San Jerónimo y San Sebastián, donde cumplirían un rol dirigente durante los siguientes 100 años.

Complementando a la información de archivo, Edward tuvo la oportunidad de entrevistar a los descendientes de estas familias que todavía viven en dichas localidades. A partir de estos contactos logró determinar de qué manera este grupo social se percibe. La identidad que ellos proclaman es inca, y esto les da legitimidad en sus poblados. En la actualidad, el respeto hacia estas familias proviene de una tradición establecida a fines del siglo XIX, pero inicialmente el reconocimiento hacia este grupo social provenía de su pasado prehispánico. Otra muestra de la adaptación de esta población es que en ese momento comenzaron a funcionar ayllus en esas localidades, en contraste con el Cuzco. Persiste en ellos la idea de haber sido vencidos, pero no se consideran subordinados.

Posteriormente surgieron preguntas sobre la exposición de Edward. La primera interrogante fue cómo se desarrolló el proceso de trabajo. El investigador explicó que tardó unos 5 años en lograr copilar la información que extrajo de los cabildos, protocolos notariales y libros parroquiales. El punto principal era determinar quién era quién, para así poder clasificar a los sujetos de estudio. Además, documentación como nacimientos, defunciones y testamentos fueron vitales para relacionar y armar los integrantes de las familias cuzqueñas. La siguiente pregunta fue cómo las familias en San Jerónimo y San Sebastián todavía mantienen un poder administrativo y representativo en las comunidades. Edward responde que principalmente mediante la tradición y liderazgo de estas familias, desde fines del siglo XIX y a lo largo del siglo XX, han logrado posicionarse en estas comunidades porque han sido servido los intereses de la población. Así que hay una tradición forjada y que, además, es legitimada por su pasado incaico.

Reseña redactada por Raúl Alencar (PUCP)