EL VIA CRUCIS DE LA PAZ EN COLOMBIA

La difícil gobernabilidad en el posconflicto

Por Gina Paola Rodríguez (Becaria IFEA e investigadora del Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe – IEALC)

Colombia ha transitado diversos acuerdos de paz, pero se encuentra lejos de doblar la página de la violencia política. Más de cinco décadas en guerra con un saldo de 300 mil muertos, 8 millones de desplazados y 9.5 millones de hechos victimizantes[1] hacen del posconflicto un momento de gran vulnerabilidad para la sociedad colombiana.

Desde el comienzo de las negociaciones en Cuba en noviembre de 2012, la meta de la paz pareció perderse en el horizonte en diversos momentos. La desconfianza entre las partes fue el primer escollo, pero logró superarse para dar paso al “Acuerdo Final para la finalización del conflicto y el logro de una Paz sostenible y duradera”[2]. Cuando se creyó que lo más difícil había sido vencido, el proceso de paz estuvo a punto de expirar con el triunfo del No en el plebiscito de octubre de 2016. Reanimado y modificado en diversos ítems por el presidente Santos[3], el Acuerdo pudo superar la refrendación en el Congreso de la República en diciembre del año pasado.

Proceso de paz de La Habana. Foto: Alejandro Ernesto EFE

A un año de firmados los acuerdos con los que el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) buscaron finalizar el conflicto, varios factores mantienen a la paz en vilo. La dificultad para implementar lo pactado en medio de múltiples violencias (nuevas y recicladas) sumada a la falta de apoyo político para concretar legislativa e institucionalmente lo pactado con la insurgencia son los obstáculos que enfrenta el posconflicto en el corto plazo. De profundizarse, estos factores pueden hacer que la paz, de por si esquiva, escape por completo al alcance de los colombianos.

Violencias recicladas y nuevas conflictividades

Desde la instalación de las conversaciones en Cuba, un renovado orden ilegal se ha venido configurando en el país en articulación con las múltiples economías ilícitas enclavadas en los territorios. Como documenta la investigación de la Fundación Ideas para la Paz (2016), una serie de dinámicas vienen transformando el mapa de la conflictividad en el país: por un lado, la suplantación y transferencia de capacidades de las FARC-EP a las guerrillas en actividad (el Ejército de Libeeración Nacional- ELN  y el Ejército Popular de Liberación-EPL) y por otro la disputa entre estas, el neoparamilitarismo y la delincuencia común por el control de los territorios liberados; esta pugna se vincula con el control de las vías y recursos asociados al narcotráfico, la minería ilegal (incluido el coltán[4]) y las actividades predatorias como la extorsión, agudizando las ya críticas condiciones de seguridad.

Como agravante, las intervenciones del Estado se dirigen a los eslabones más débiles de la cadena, como los cultivadores de coca, y enfrentan serias dificultades para generar una respuesta integral y no exclusivamente represiva. La exacerbación de este último componente ha impedido la reconstrucción de un lazo de confianza y legitimidad entre el Estado colombiano y sus ciudadanos, un requisito indispensable para consolidación de la paz. Como muestra, el Paro Nacional Indígena, o “Minga por la Vida”, iniciado a finales de octubre, movilizó a cien mil colombianos en 24 de los 32 departamentos del país en protesta por la constante represión de la que son objeto los pueblos originarios y las comunidades afrodescendientes por parte de las fuerzas de seguridad[5] y en reclamo por la implementación del capítulo étnico del Acuerdo de Paz.

Las dificultades del Estado colombiano para garantizar la seguridad se hacen más evidentes ante los numerosos casos de asesinato de líderes sociales, defensores de derechos humanos y activistas políticos. Entre enero de 2016 y septiembre de 2017, 186 líderes han sido ejecutados por grupos paramilitares, según informes de organizaciones comunitarias y de DDHH (IECAH, 2017). Aunque el neoparamilitarismo se ha fortalecido en las zonas de donde han salido las FARC-EP, el gobierno  se niega a reconocer su existencia así como la sistematicidad de los hechos. También el asesinato de integrantes de las FARC-EP que han sido indultados o que están en proceso de reincorporación incumple con las garantías pactadas en La Habana. Hasta el momento, 37 integrantes de la ahora llamada “Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común” (FARC) han sido asesinados. Los integrantes de la organización ven en estas muertes la repetición del genocidio sufrido por la Unión Patriótica (UP), partido político de las FARC, en las décadas del 80 y 90.

Frente a este panorama, el fantasma de la deserción de los farianos recorre el país. Los defectos del proceso de reincorporación a la vida civil hacen prever que la actual cifra de 400 desertores seguirá en aumento. A los problemas referidos para garantizar la seguridad física, se suman gruesos inconvenientes en materia de seguridad jurídica, reincorporación material y reincorporación política. En el aspecto jurídico, la ley de amnistía funcionó parcialmente. Quienes lograron la libertad lo hicieron bajo la figura de gestores de paz y no en virtud de la Ley de amnistía, y quedan aún 1270 excombatientes en prisión. En cuanto a la reincorporación económica, el avance es mínimo. Según el informe de Observatorio de Seguimiento a la Implementación del Acuerdo de Paz (OIAP), de las 26 zonas veredales donde habrían de concentrarse los desmovilizados, solo 7 vieron sus construcciones de viviendas, carreteras y servicios públicos finalizadas y en 19 las obras quedaron inconclusas. Por otra parte, si bien al 30 de septiembre de 2017, 10.172 excombatientes de las FARC-EP habían recibido los recursos de la asignación única de normalización de dos millones de pesos (663 USD aprox.) y 9.843 habían sido vinculados al sistema de salud, sólo 3.850 estaban afiliados al sistema de pensiones y una cantidad  aun menor se encontraba inscrita en programas académicos (OIAP, 2017).

Por último, la reincorporación política se halla a medio camino y sin garantías. Pese al lanzamiento de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) como partido político a mediados de 2017 y al reciente anuncio de la candidatura presidencial de su líder, Rodrigo Londoño Echeverry “Timochenko”, la violencia ejercida contra los militantes de esta agrupación política dificulta su inserción en el juego democrático.

El déficit político o la paz sin quórum

La piedra angular de todo posconflicto es el modelo de justicia que se aplicará a los hechos ocurridos durante los enfrentamientos. La Justicia Transicional (JT), marco en el que habrán de conocerse y juzgarse los hechos del pasado, se caracteriza por su carácter excepcional y extraordinario, así como por su potencial para propiciar transformaciones en la justicia en el posconflicto e incluso a posteriori. Se trata, como señala Aukerman (2002), de una oportunidad para la reforma institucional, el ajuste normativo, y sobre todo, el cambio cultural en relación con la justicia. No obstante su excepcionalidad, la JT coexiste con la justicia ordinaria (JO) y con los valores culturales y filosóficos propugnados por esta. La coexistencia entre ambas no es sencilla, pudiendo ocurrir que la pregnancia de los valores de la JO pongan en riesgo la viabilidad de la JT.

En Colombia tal parece ser el caso. Como analiza Molano (2016) las expectativas de los colombianos en torno a la justicia están más cerca de la demagogia punitiva que de la justicia restaurativa. Así, “se tiende a ver la justicia como un castigo o sanción que se impone a un sujeto como condición acaso necesaria para la satisfacción del derecho de otro”, es decir, ha echado raíces la idea de que “los problemas sociales deben resolverse mediante la intervención del aparato punitivo del Estado, y de que dicha intervención es efectiva sólo en función y proporción directa de su severidad. Esta demagogia punitiva -insiste el autor- sobre-simplifica el debate público sobre los fines y los límites de la justicia penal” (Molano, 2016:19).

La observación de Molano explica, en parte, las dificultades que ha experimentado la Jurisdicción Especial para la Paz en su concepción y reglamentación. El llamado a la mano dura contra la guerrilla ha sido uno de los emblemas de campaña de los opositores al proceso de paz que más receptividad ha tenido entre los colombianos. En diversos momentos, la insistencia de ciertos grupos de presión en judicializar a los ex-guerrilleros según los cánones de la justicia ordinaria, e incluso con mayor severidad, pusieron en peligro la continuidad del proceso de paz.

La otra parte que explica el retraso en la implementación de la JT es el clientelismo endémico del parlamento colombiano. Con enorme esfuerzo y tras meses de estar paralizada en el Congreso, finalmente pudo ser aprobada la Ley estatutaria que reglamenta la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). La disolución de la coalición oficialista en el Congreso y la cercanía de las elecciones legislativas y presidenciales (marzo y mayo de 2018) motivaron diversas estrategias de dilación por parte de los congresistas que buscaron sacar provecho de la urgencia presidencial para exigir dádivas y cargos que les permitan enfrentar los próximos comicios. Durante meses, un número inaudito de congresistas se declaró impedido para participar en la votación del Reglamento de la JEP, impidiendo completar el quórum aprobatorio. La lentitud[6] de los legisladores provino de su particular interpretación de la conexión entre la participación política de la FARC y lo reglamentado en la JEP.  Según el Acuerdo Final, las personas que dejaron las armas y tienen responsabilidades en crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad pueden excepcionalmente ejercer el derecho político de ser elegidos, previa manifestación expresa de acogerse a la Jurisdicción. Sin embargo, la ley estatutaria debía aclarar cómo se puede ejercer un cargo de elección popular y, al mismo tiempo, acatar las restricciones que imponga el Tribunal de Paz.

Con sendas modificaciones respecto a lo pactado en La Habana, la aprobación de la JEP, columna vertebral de la Justicia Transicional, pudo resolverse antes del vencimiento del fast track[7], o vía rápida. Sin embargo, quedan pendientes 11 leyes ordinarias, 18 decretos, tres leyes estatutarias, dos leyes orgánicas y dos actos legislativos para completar el paquete contemplado en el Acuerdo Final, que deberán seguir el curso ordinario en el Congreso durante el 2018.

Pasito a pasito

Más allá del ralentismo descrito, algunos elementos del Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SVJRN) que contempla el Acuerdo de Paz, han ido avanzando. La reglamentación del Sistema, la selección de los magistrados de la JEP, la designación de la directora de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas y la reglamentación de la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición (CEV) son algunas muestras.

Este último paso es fundamental en el imperativo moral y político de ofrecer Verdad y Reparación a las víctimas del conflicto armado y recomponer el tejido social afectado por la violencia.  Conformada por once miembros y presidida por el sacerdote jesuita Francisco de Roux, la CEV tendrá como objetivo “contribuir al esclarecimiento de lo ocurrido, de acuerdo con los elementos del mandato y ofrecer una explicación amplia de la complejidad del conflicto, de tal forma que se promueva un entendimiento compartido en la  sociedad, en especial de los aspectos menos conocidos del conflicto, como el  impacto del conflicto en los niños, niñas y  adolescentes y la violencia basada en género, entre otros”. Además deberá “promover y contribuir al reconocimiento de las víctimas como ciudadanos y ciudadanas que  vieron sus derechos vulnerados y  como sujetos políticos de importancia para la transformación del país” y “el reconocimiento individual y colectivo de las responsabilidades por parte de todos aquellos que directa o indirectamente participaron en el conflicto” (Art. 2, Decreto 588/2007).

De lo citado se colige que, más que publicar un informe sobre la verdad del conflicto armado, que como sabemos no va a ser única y causará disputas, la CEV será un mecanismo de memoria que jalone procesos de reconciliación y de participación de las víctimas con miras a su reparación. Un país como Colombia, que lleva más de medio siglo en conflicto armado, necesita con urgencia  identificar cuáles han sido los patrones de comportamiento violento y proponer posibles terapéuticas. El trabajo de la Comisión le permitirá a los colombianos entender por qué pasó lo que pasó y cómo evitar que vuelva a ocurrir. Es una tarea compleja de cumplir en los tres años que tendrá de existencia la CEV y que difícilmente dejará satisfechos a todos, pero que deberá realizarse con el mayor rigor posible. Como en el caso de otras Comisiones de la Verdad, como las de Perú, Sudáfrica, Argentina o Chile, la CEV colombiana se orientará a la búsqueda de la verdad sin implicaciones judiciales, pero su particularidad radicará en el reto de reconstruir un conflicto de larga duración, de enorme magnitud y complejidad y con una  abrumadora cantidad de víctimas.

Lo que se viene…

Ningún proceso de paz es un camino rectilíneo y fácilmente transitable. A veces toma la forma de un vía crucis, un recorrido tortuoso y extenuante de una estación a otra, donde la redención amenaza con disiparse antes de llegar a destino. Tras sufrir el impacto político, económico y social de una confrontación armada, la sociedad colombiana encara el desafío de superar la violencia, reconstruir su institucionalidad, recuperar la convivencia civil, neutralizar las causas y catalizadores del enfrentamiento armado, e impedir su reactivación o transmutación.

En este trasegar, dos elementos dificultan el logro de una paz sostenible y duradera. De un lado, el carácter parcial de los Acuerdos, que se han negociado y firmado con uno de los protagonistas de la violencia y han dejado por fuera a otros que muy pronto han tomado las banderas, las zonas y los negocios de quienes salieron de la confrontación. Urgen, en este sentido, el avance de las conversaciones con el ELN y el EPL, así como la adopción de medidas tendientes al desmonte definitivo del neoparamilitarismo. La otra amenaza al proceso de paz, es el escaso avance en la implementación de los acuerdos destinados a la reparación de las víctimas y a garantizar la no repetición de hechos de violencia, que ha traído como consecuencia nuevas violaciones de derechos humanos tanto por parte de los grupos armados como del propio Estado.

En este contexto tan complejo, el presidente Santos debe jugarse el todo por el todo para lograr que el Congreso le cumpla a la paz. Junto a él, los partidos políticos, la Corte Constitucional, el gobierno en todos sus niveles, las FARC y, por supuesto, la sociedad colombiana tienen que aportar los cimientos para que la paz prevalezca.

Minga por la vida. Foto: El Nuevo Diario

 REFERENCIAS

Aukerman, M. (2002). Extraordinary evil, ordinary crime: A Framework for understanding transitional justice. Harvard Human Rights Journal, 15, 39-96.

Fundación Ideas para la Paz (FIP) (2016). Economías criminales en clave de postconflicto: Tendencias actuales y propuestas para hacerles frente. Bogotá: FIP.

Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) (2017). Los asesinatos de líderes sociales dificultan la paz en Colombia. [en línea]. Disponible en: https://www.iecah.org/index.php/articulos/3257-los-asesinatos-de-lideres-sociales-dificultan-la-paz-en-colombia

Molano, A., (2015). “Justicia para el posconflicto: viejos y nuevos problemas en escenarios complejos”, en Andrés Molano (comp.). El posconflicto en Colombia: Reflexiones y propuestas para recorrer la transición. Bogotá: Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga: Fundación Konrad Adenauer Colombia.

Observatorio de Seguimiento a la implementación del Acuerdo de Paz (OIAP) (2017). ¿En qué va la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz? [en línea] Disponible en: https://goo.gl/XM62Bo

Rodríguez, G., (2016). “¿Cesó la horrible noche? Marchas y contramarchas de la paz en Colombia”, Revista Política Latinoamericana N° 3, julio-diciembre [en línea]. Disponible en: http://www.politicalatinoamericana.org/revista/index.php/RPL/issue/view/3

[1] Según datos de la Unidad de Víctimas hay doce crímenes prevalentes en las denuncias: desplazamiento forzado, homicidio, mutilaciones por minas, secuestro, tortura, reclutamiento de menores, despojo de tierras, agresión sexual, amenazas y atentados, desaparición forzada y robo de bienes.

[2] Los Acuerdos giran en torno a seis temas: 1. Reforma Rural Integral, 2. Participación Política; 3. Cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo; 4. Verdad, Justicia y Reparación para las Víctimas; 5. Drogas ilícitas y 6. Mecanismos de implementación y verificación. El texto final puede consultarse en: http://www.altocomisionadoparalapaz.gov.co/procesos-y-conversaciones/Paginas/Texto-completo-del-Acuerdo-Final-para-la-Terminacion-del-conflicto.aspx

[3] Para una descripción más detallada de las modificaciones realizadas al Acuerdo tras el plebiscito ver: Rodríguez (2016).

[4] El coltán es un mineral utilizado para la fabricación de componentes en microelectrónica, telecomunicaciones y en la industria aeroespacial. Su escasez y enorme demanda en el mercado internacional hacen de su explotación ilegal una fuente de sangrientos enfrentamientos como atestigua el caso de la República del Congo.

[5] El antecedente inmediato del Paro indígena fue la masacre de entre 7 y 15 campesinos, presuntamente por efectivos de la Policía, en la población de Tumaco al sur del país. El ataque ocurrió el 5 de octubre cuando más de 1.000 campesinos avanzaban por la zona selvática de Alto Mira tratando de impedir la erradicación de cultivos de coca en un pulso con las fuerzas de seguridad. A la fecha los hechos continúan sin esclarecerse.

[6]  El Congreso lleva más de siete meses discutiendo los proyectos de ley referentes al Sistema Nacional de Innovación Agropecuaria y la Adecuación de tierras y de la Reforma Política y  el de las Circunscripciones Especiales de Paz, incluso con modificaciones que irían en contra de lo pactado en La Habana y del espíritu del Acuerdo.

[7]  El fast track es un mecanismo contemplado en el acto legislativo número 1 de 2016, que reduce de ocho a cuatro el número de debates requeridos en el Congreso para la aprobación de leyes y reformas constitucionales vinculadas con el proceso de paz cuyo funcionamiento está previsto hasta el 30 de noviembre de 2017.

Appel à candidatures 2018

L’IFEA a clôturé ses appels à candidatures le 15 décembre 2018. Trois types de bourses, accordées à partir du premier trimestre de 2018, appuient la recherche en Archéologie et en Sciences humaines et sociales. Il s’agit :

  • des Bourses Andines ouvertes à des chercheurs ou étudiants provenant des pays où l’IFEA développe ses activités : Bolivie, Colombie, Équateur et Pérou
  • de la Bourse Brignardello ouverte aux archéologues péruviens, français ou européens inscrits en université française
  • des Aides à la mobilité destinées aux Français ou Européens inscrits dans des universités françaises dont le terrain de recherche se trouve dans les pays andins (Bolivie, Colombie, Équateur, Pérou)

La liste de candidats sélectionnés sera publié dans la page web de l’IFEA.

 

Workshop et conférence finale du programme BlueGrass, Sao Paulo, 6 -10 novembre 2017

Par Jérémy Robert (IFEA)

Le 4ème workshop et la conférence finale du programme BlueGrass se sont tenus à Sao Paulo, au Brésil, en novembre 2017. Cet événement a permis un travail de synthèse à partir des études de cas ainsi qu’une réflexion sur l’intérêt de la mise en œuvre de l’analyse des coalitions d’acteurs multiniveaux. Les discussions ont mis en évidence les enjeux (et les difficultés) de la comparaison et l’intérêt d’une analyse fine des conflits et des jeux d’acteurs pour saisir la complexité des changements politiques. Elles ont permis de définir des axes de réflexion transversaux avec l’objectif de valoriser les résultats des recherches dans une série de publications collectives : les hydrocracies locales, l’émergence et l’institutionnalisation des politiques environnementales, le rôle des experts ou encore le gouvernement des minorités et l’activisme.

Cette réunion des chercheurs du programme a été aussi l’opportunité d’un échange avec le public dans le cadre d’une conférence donnée par Bernard Barraqué sur les « Conflits de l’eau dans les Amériques. Une approche comparative », suivies des interventions d’Ana Paula Fracalanza et Patrick Laigneau sur les conflits et des politiques de l’eau dans le contexte brésilien. La semaine de travail s’est conclue par une visite de l’usine de traitement de l’eau de San Lorenzo accompagnée par les ingénieurs de la SABESP (opérateur à Sao Paulo).

Cette semaine d’échange a clôturé 4 années de recherche sur les conflits et les politiques de l’eau dans les villes d’Amériques. Elle n’est cependant qu’une étape supplémentaire dans le processus collectif – interdisciplinaire et international – de réflexion et de production de connaissance sur les enjeux de l’eau, et qui continue de fournir des perspectives nombreuses et stimulantes.

 

 

 

BlueGrass (2014- 2017) – Les luttes pour « l’or bleu » : des mobilisations locales pour l’eau à l’internationalisation des politiques environnementales. Une analyse multi-niveaux. Programme de recherche ANR mené dans plusieurs pays d’Amérique: Brésil, Etats-Unis, Mexique, Pérou et Bolivie. Ce programme est porté par l’unité mixte internationale du CNRS EGlobes et l’university of Arizona à Tucson en partenariat avec le CEMCA, l’IFEA et l’Université de São Paulo au Brésil.

Workshop y conferencia final del programa BlueGrass, Sao Paulo, 6 -10 noviembre 2017

Por Jérémy Robert (IFEA)

El 4to workshop y la conferencia final del programa BlueGrass se realizó en Sao Paulo, Brasil, en noviembre de 2017. Este evento ha permitido un trabajo de síntesis a partir de estudios de caso así como también una reflexión sobre el interés de la puesta en marcha del análisis de las coaliciones de actores multiniveles. Las discusiones pusieron en evidencia los desafíos (y  las dificultades) de la comparación y el interés de un análisis cuidadoso de los conflictos y de los roles de los actores para comprender la complejidad de los cambios políticos. Ellos han permitido definir ejes transversales de reflexión con el objetivo de valorizar los resultados de las investigaciones en una serie de publicaciones colectivas: las hidrocracias locales, la emergencia y la institucionalización de las políticas ambientales, el rol de los expertos o el gobierno de las minorías y el activismo.

Esta reunión de los investigadores del programa significó también la oportunidad de un intercambio con el público en el marco de una conferencia a cargo de Bernard Barraqué sobre los «Conflictos del agua en las Américas. Una aproximación comparativa», seguida de las intervenciones de Ana Paula Fracalanza y Patrick Laigneau sobre los conflictos y las políticas del agua en el contexto brasileño. La semana de trabajo concluyó con una visita a la planta de tratamiento de agua de San Lorenzo en compañía de los ingenieros de la SABESP (operador de Sao Paulo).

Con esta semana de intercambios, concluyeron 4 años de investigación sobre los conflictos y las políticas del agua en las ciudades americanas. Sin embargo, no se trata más que de una etapa suplementaria en el proceso colectivo – interdisciplinario e internacional – de reflexión y de producción de conocimiento sobre los problemas del agua, y que continúa proporcionando perspectivas numerosas y estimulantes.

 

 

 –

BlueGrass (2014- 2017) – Las luchas por el «oro azul»: de las movilizaciones locales por el agua a la internacionalización de las políticas ambientales. Un análisis multinivel. Programa de investigación del ANR realizado en numerosos países de América: Brasil, Estados Unidos, México, Perú y Bolivia. Este programa es conducido por la unidad mixta internacional del CNRS EGlobes y la Universidad de Arizona en Tucson en asociación con el CEMCA, el IFEA y la Universidad de Sao Paulo en Brasil.

 

Cycle « Sujétion et émancipation en Amérique latine et les Caraïbes »

En Colombie, l’année 2017 a été l’occasion d’organiser le cycle de conférences « Sujétion et émancipation en Amérique latine et les Caraïbes ». Ces nombreuses rencontres scientifiques internationales ont permis une réflexion sur l’histoire de la puissance coloniale et les formes de soumission, de libération et de résistance qui lui furent associées. Promus par la coopération bilatérale universitaire, ces événements ont contribué au dialogue entre linguistes et  historiens  français et colombiens.

La réflexion a cherché également à aborder l’historialisation des différentes articulations entre la  race, la classe et le genre, afin de comprendre quelles ont été les modalités de la négociation du pouvoir. De façon transversale, les rôles des femmes, les peuples autochtones, les afro-descendants, les métis et tous ceux considérés comme anormaux, ont été considérés pour pouvoir découvrir la spécificité de chaque processus inscrit dans un moment historique précis.

En bref, la dynamique qui existe entre les réalités locales et les aspects globaux, tels que la puissance coloniale, a été au centre de la réflexion de cet événement qui a été divisé en six cycles :

  • Premier cycle « Subjugation Coloniale » avec la Conférence « Race et temps : un défi » pour les historiens » de Jean-Frédéric Schaub (EHESS CRBC – Mondes américains) et des commentaires de Max s. Hering Torres (UNAL) et Marguerite Garrido (Université des Andes, Université Externado, Université d’Oxford)

  •  2éme cycle  « Illustration : entre l’égalité et le racisme »  avec la conférence « Orangs-outans et esclaves : limites de l’humanité dans le débat illustré», présentation de Silvia Sebastiani (CRH-EHESS, European University Institute) et les commentaires de Georges Lomné ( Université Paris-Est Marne-la – La – Vallée) et Max S. Hering Torres (UNAL).

  • Troisième cycle « L’esclavage et la liberté » avec la Conférence « Fuir,  payer ou se révolter : libération de l’esclavage dans les Amériques jusqu’à 1851 » présentation de Aline Helg (Université de Genève) et les commentaires de Marixa Lasso (UNAL).

  • Quatrième cycle : « Mémoire, colonialité et transmodernité », avec  «L’Europe des Caraïbes et la colonialité de la mémoire » conférence de Manuela Boatca (Université de Fribourg) et les commentaires de Santiago Castro-Gomez (Pontificia Université Javierana)

  • Cinquième cycle «  Multiculturalisme : émancipation ou assimilation ? », Conférence « Dérives du multiculturalisme en Colombie : utopies ethniques et promotion du marché patrimonial » de Marta Zambrano (UNAL) et les commentaires de Vince Curiel (UNAL)
  • Sixième cycle : « Expressions oraless et Littératures autochtones en Colombie. Vers une émancipation de l’écriture ? », avec la conférence « Oralités graphiques et visions cérébrales des textualités autochtones contemporaines » par Miguel Rocha Vivas (Pontificale Université Javeriana) et les commentaires de Laura Lema Silva.

Les rencontres ont été organisées conjointement par l’Institut des Amériques (IdA), l’Institut Français d’Études Andines, l’UNAL, l’Université Marne – la Vallée et GRECOL, dans le cadre de l’année France / Colombie saisons croises 2017.

Texte : IFEA – Colombie

Crédits photos :  Institut des Amériques, Pole andin Bogotá

AIDES À LA MOBILITÉ 2018

L’Institut Français d’Études Andines (UMIFRE 17 MEAE/CNRS USR 3337) propose plusieurs bourses d’Aides à la mobilité d’une durée variable, allant de 3 à 9 mois, éventuellement renouvelables.

Aides à la recherche de terrain destinées aux étudiants de Master 2 Recherche et aux Doctorants inscrits en thèse dans l’une des disciplines relevant des Sciences humaines et sociales ou des Sciences de la vie, ces bourses seront réparties sur une période allant du 1er septembre 2018 au 31 août 2019.

Les candidatures aux Aides à la Mobilité 2018 sont ouvertes aux ressortissants de l’Union européenne, à condition qu’ils soient francophones et inscrits dans une université française.

Conditions financières de la bourse: 970 euros mensuels.

 Les candidats présenteront un projet de recherche original en Archéologie (hors terrains péruviens) ou en Sciences humaines ou sociales impliquant un travail de terrain à réaliser en Bolivie, en Colombie, en Équateur ou au Pérou (ou sur plusieurs de ces pays).

La priorité sera donnée aux projets ayant un lien avec les axes de recherche de l’unité (ww.ifea.org.pe/investigacion).

La sélection des candidatures prendra en compte la qualité intrinsèque des projets et l’aptitude des candidats à les mener.

Les étudiants n’ayant pas encore soutenu leur Master 2 lors de l’examen des dossiers pourront voir leur candidature retenue sous réserve de l’obtention le 30 juin 2018 au plus tard de leur diplôme avec la mention Bien ou Très Bien. Ils feront les démarches nécessaires à leur inscription en thèse de Doctorat avant leur départ.

Date limite de candidature : 15 DÉCEMBRE 2017 (à minuit, heure de Paris)

Télécharger convocation : http://www.ifea.org.pe/convocatorias/pdf/convocation-aides-mobilite2018.pdf

Formulaire de candidature : http://www.ifea.org.pe/convocatorias/doc/formulaire-aides-mobilite2018.doc

Débat sur l’ interculturalité,  l’Éducation Interculturelle Bilingue (EIB) et les politiques publiques (Équateur)

Par Sarah Dichy-Malherme (Université de La Rochelle/ Université París-Nanterre/ IFEA)

Dans un contexte d’ouverture du Gouvernement équatorien pour le « dialogue national » avec les mouvements sociaux et en particulier avec les organisations indigènes, Anne-Gaël Bilhaut, représentante de l’Institut Français d’Études Andines en Équateur et Teresa Carbonell, enseignante de l’École de Philosophie et anthropologie appliquée à l’Université Polytechnique Salésienne (UPS) et le groupe de recherche sur la philosophie de l’éducation (GIFE), ont organisé le 27 octobre, un « débat sur l’interculturalité, l’éducation Interculturelle bilingue (EIB) et les politiques publiques ». Le but a été de réunir des chercheurs, des formateurs et des membres d’organisations indigènes, pour présenter et échanger leurs expériences, réflexions et perspectives sur les défis de l’éducation bilingue interculturelle. Après l’introduction du Hernán Hermosa, enseignant de l’UPS, Floralba Aguilar, coordonnatrice du GIFE, a insisté sur le besoin de développer la philosophie de l’éducation, comme savoir mondialisateur et critique, qui permet de créer les conditions de possibilité d’une éducation pour la coexistence. Ensuite, l’anthropologue Patricio Guerrero, animateur du groupe de discussion, a évoqué la philosophie originaire de l’éducation bilingue, vers la voix des « mamans » Dolores Cacuango et Tránsito Amaguaña, fondatrices des écoles indigènes  de Cayambe dans les années 1940 : elles n’ont pas seulement voulu partager « le pouvoir secret des écritures », mais aussi , par leur travail, semés les graines de l’interculturalité, aujourd’hui constitutionnellement reconnue grâce à un processus de lutte de longue durée, qui est encore à achever.

Crédits photo: Universidad Politécnica Salesiana

Quatre présentations ont permis de soulever la question des perspectives différentes, académiques et politiques. Sarah Dichy-Malherme (doctorante à l’Université de La Rochelle et de Paris-Nanterre, associée à l’IFEA), a commencé avec une réflexion sur « Les territoires de l’éducation en Equateur ». Basé sur une analyse du discours des acteurs des associations indigènes et de la EIB, elle a essayé de prouver que le système et les établissements d’enseignement bilingues, particulièrement dans la ville, sont perçus comme une nouvelle forme de territoire communautaire, qui se défend contre un État potentiellement colonisateur. L’exposition de Teresa Carbonell (enseignante de l’UPS, membre du GIFE et doctorante de l’Université du Pays Basque) sur « L’EBI dans l’Amazonie : savoirs et épistémologies en peuples et nationalités amazoniennes en Equateur » a permis de mettre en évidence l’échec des politiques publiques de l’éducation dans les communautés de l’Oriente équatorien. Il a également souligné les lacunes concrètes du système, en particulier l’inadéquation des infrastructures et le manque de connaissance des langues ancestrales par les enseignants. Etsa Franklin Sharupi, coordinateur de la Commission de l’Éducation de la Confédération des Nationalités Indigènes Amazoniennes de l’Équateur (CONFENIAE), a parlé de la « perspective politique des peuples indigènes amazoniennes de l’Equateur », qu’il a présentée comme a présenté une « proposition depuis l’insurrection et le droit », par le biais d’un récit historique de l’implantation de la EIB dans l’Amazonie, mais aussi la lecture du mandat pour la « Restauration du système de l’éducation interculturelle bilingue » préparé par la CONFENIAE ces derniers mois. Enfin, à partir de son expérience comme enseignant dans l’UPS, Fredy Simbaña EIB (doctorant de l’Université Autonome de Barcelone), a présenté quelques « Perspectives de l’enseignement de la cosmovision et les savoirs en la formation des enseignants ». Il a insisté en particulier sur le besoin de contextualiser l’étude des spiritualités dans les disciplines de formation des enseignants.

Sarah Dichy-Malherme (Université de La Rochelle/ Université París-Nanterre/ IFEA) / Crédits photo: Universidad Politécnica Salesiana

Après les présentations, il y a eu un échange avec le public  – de 100 à 130 personnes, pour la plupart des étudiants de philosophie et anthropologie appliquée de l’EIB et de l’UPS – ils ont exprimé leurs doutes, mais aussi leurs propres expériences concernant la situation de l’EIB et les défis qu’elle rencontre, tant depuis les politiques publiques comme depuis les associations indigènes.

Anne-Gaël Bilhaut (IFEA) / Crédits photo: Universidad Politécnica Salesiana

Pour clôturer l’événement, Anne-Gaël Bilhaut a proposé de prolonger le débat avec d’autres réunions, pour approfondir sur les questions mentionnées : qu’est-ce l’éducation propre et comment y parvenir ? Quelle est la place des langues ancestrales dans l’enseignement ? Comment former les enseignants de l’EIB ? Elle a conclu en invitant le public à participer au Congrès International d’Anthropologie, shuar et achuar, organisé en avril de 2018 par l’IFEA avec  l’appui de l’UPS.

Congres: « Inégalités urbaines en Amérique Latine”

Par Quentin Marchand (Université Paris 1 Panthéon Sorbonne (UMR PRODIG) / IFEA)

Un an presque jour pour jour après la réunion d’Habitat III à Quito (Équateur) et du nouvel agenda urbain qui fut adopté dès lors, on pouvait penser que tout avait été dit sur la question urbaine. C’est pourtant à partir de l’expérience de cette rencontre mondiale, qu’est née l’idée d’organiser dans la capitale équatorienne un colloque international autour des inégalités urbaines en Amérique latine et dans la région andine. L’organisation de cette nouvelle réunion de travail répondait à un double impératif. D’une part, aller au-delà de la frustration vécue lors des sessions d’Habitat III en proposant de renouveler le débat sur les inégalités urbaines depuis les études urbaines. D’autre part, s’approprier le nouvel agenda urbain en regroupant les différents réseaux de recherche urbaine pour partager des réflexions communes sur le devenir des villes d’Amérique latines et particulièrement de la région andine.

L’évènement, organisé dans les locaux de la FLACSO, a réuni près de 70 communications scientifiques et accueilli des conférences magistrales et des présentations de livres pour se terminer par une sortie de terrain dans les quartiers populaires de Quito. L’IFEA et la coopération régionale française ont contribué à la réussite de l’évènement par la mobilisation de son réseau de chercheurs pour renforcer la dimension régionale de cette réunion qui compta sur la présence de nombreux participants des pays andins (Pérou, Bolivie, Equateur et Colombie), mais aussi du cône sud (Chili, Argentine, Paraguay) et de l’Amérique centrale (Mexique, Panama). Il est aussi important d’indiquer l’appui de nombreuses autres institutions : universités (Pontificia Universidad del Perú, Universidad Externado de Colombia, Universidad Privada de Bolivia, Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, Instituto de Altos Estudios Nacionales), instituts et groupes de recherche (CLACSO, Delft Institute of Water Educacion de l’UNESCO).

Crédits photo: FLACSO – Ecuador

Partant de la question fondamentale du rôle des villes dans la génération et la reproduction d’inégalités, les tables thématiques se sont orientées autour de trois axes de réflexions : villes intermédiaires et territoires, services urbains et infrastructures et enfin l’espace public. Le premier axe a permis de revenir sur les enjeux de la croissance actuelle des villes secondaires. Les difficultés rencontrées pour définir cette catégorie émergente témoignent du positionnement problématique des villes intermédiaires dans la hiérarchie urbaine. Confrontés à des problèmes de plus en plus urbains, la réponse des pouvoirs publics est souvent limitée dans un contexte de décentralisation incomplète. Le second axe a été l’occasion de questionner, à travers les infrastructures, le rôle de grands projets dans l’évolution actuelle des mécanismes de la fabrique urbaine.  La participation de nouveaux acteurs et la dilution des frontières entre public et privé brossent de nouveaux scénarios de gouvernance, tandis que la discussion autour de l’urbanisme de projet fait émerger des nouvelles conceptions de la ville (dense-fluide). Finalement, le troisième axe a permis d’identifier le rôle fondamental des conflits dans la détermination de ce qui est public dans la ville : (re) définition des biens communs et affirmation du droit à la ville face aux logiques de fermeture et/ou de privatisation de l’espace.

Interculturalidad, Educación Intercultural Bilingüe (EIB) y políticas públicas en Ecuador

Por Sarah Dichy-Malherme (Universidad de La Rochelle/ Universidad París-Nanterre/ IFEA)

En un contexto de apertura del gobierno ecuatoriano al “diálogo nacional” con los movimientos sociales, y en particular con las organizaciones indígenas, Anne-Gaël Bilhaut, representante del Instituto Francés de Estudios Andinos en Ecuador, y Teresa Carbonell, en representación de la carrera de Filosofía y Antropología aplicada de la Universidad Politécnica Salesiana (UPS) y del Grupo de Investigación en Filosofía de la Educación (GIFE), organizaron el 27 de octubre un “Conversatorio sobre interculturalidad, Educación Intercultural Bilingüe (EIB) y políticas públicas”. El objetivo era reunir investigadores, formadores y miembros de las organizaciones indígenas, para presentar e intercambiar experiencias, reflexiones y perspectivas sobre los retos de la Educación Intercultural Bilingüe. Después de la introducción de Hernán Hermosa, docente de la UPS, Floralba Aguilar, coordinadora del GIFE, insistió sobre la necesidad de desarrollar la filosofía de la educación, como saber globalizador y crítico, para crear las condiciones de posibilidad de una educación para la convivencia. Luego, el antropólogo Patricio Guerrero, moderador del conversatorio, recordó la filosofía originaria de la educación bilingüe, a través de la voz de las “mamás” Dolores Cacuango y Tránsito Amaguaña, fundadoras de las escuelas indígenas de Cayambe en los años 1940: no sólo quisieron compartir el “secreto poder de las escrituras”, sino que por su labor sembraron las semillas de la interculturalidad, hoy constitucionalmente reconocida gracias a un proceso de lucha de larga duración, que todavía está por completar.

Créditos foto: Universidad Politécnica Salesiana

Cuatro ponencias permitieron plantear el tema desde distintos enfoques, académicos y políticos. Sarah Dichy-Malherme (doctoranda de las Universidades de La Rochelle y París-Nanterre, asociada al IFEA), empezó con una reflexión sobre los “Territorios de la educación en el Ecuador”. Partiendo de un análisis del discurso de los actores de las organizaciones indígenas y de la EIB, intentó demostrar que el sistema y los establecimientos educativos bilingües, sobre todo en la ciudad, se perciben como una nueva forma de territorio comunitario, que se trata de defender frente a un Estado potencialmente colonizador. La exposición de Teresa Carbonell (docente de la UPS, miembro del GIFE y doctoranda de la Universidad del País Vasco) sobre “La EIB en la Amazonía: saberes y epistemologías en los pueblos y nacionalidades amazónicas en el Ecuador” permitió evidenciar las fallas de las políticas públicas de educación en las comunidades del oriente ecuatoriana. También hizo hincapié en las carencias concretas del sistema, en particular la inadecuación de las infraestructuras y la falta de conocimiento de las lenguas ancestrales por parte de los profesores.

Intervención de Sarah Dichy-Malherme (Universidad de La Rochelle/ Universidad París-Nanterre/ IFEA) / Créditos foto: Universidad Politécnica Salesiana

Etsa Franklin Sharupi, coordinador de la Comisión de Educación de la Confederación de Nacionalidades Indígenas Amazónicas del Ecuador (CONFENIAE), expuso la “Perspectiva política de los pueblos indígenas amazónicos del Ecuador”, que presentó como una “propuesta desde la insurgencia y el derecho”, mediante un recorrido histórico de la implantación de la EIB en la Amazonía, pero también la lectura del Mandato para la “Restitución del Sistema de Educación Intercultural Bilingüe” elaborado por la CONFENIAE en los últimos meses. Finalmente, desde su experiencia docente en la carrera de EIB de la UPS Fredy Simbaña (doctorando de la Universidad Autónoma de Barcelona) presentó algunas “Perspectivas de la enseñanza de la cosmovisión y el saber en la formación docente”. Insistió en particular sobre la necesidad de contextualizar el estudio de las espiritualidades en las carreras de formación docente.

Comentarios finales de Anne-Gaël Bilhaut (IFEA) / Créditos foto: Universidad Politécnica Salesiana

Después de las ponencias, se abrió un debate con el público presente – unas 100-130 personas, en su mayoría estudiantes de las carreras de Filosofía, Antropología Aplicada y EIB de la UPS – que expresó sus dudas, pero también sus propias experiencias relativas a la situación de la EIB y a los retos que se deben enfrentar, tanto desde las políticas públicas como para las propias organizaciones indígenas. Al cerrar el evento, Anne-Gaël Bilhaut propuso prolongarlo con otros encuentros, para profundizar en las cuestiones mencionadas: ¿Qué es la educación propia y cómo lograrla? ¿Cuál es y debe ser el lugar de las lenguas ancestrales en la enseñanza? ¿Cómo capacitar a los docentes de la EIB? Concluyó invitando a los presentes al Congreso internacional de Antropología shuar y achuar, coorganizado en abril de 2018 por el IFEA con el apoyo de la UPS.

 

 

 

Convocatoria de Becas 2018

El IFEA abre su convocatoria de becas y ofrece apoyo para la investigación en arqueología, ciencias humanas y  sociales a partir del 1er trimestre de 2018. Propone para ello tres tipos de beca:

  • Becas Andinas dirigidas a investigadores(as)/ estudiantes provenientes de los países en los que el IFEA desarrolla sus actividades: Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.
  • Beca Brignardello dirigida a arqueólogos(as) peruanos(as), franceses(as) o europeos(as) de universidades francesas.
  • Aidès à la mobilité para franceses(as) o europeos(as) de universidades francesas cuyo terreno de investigación se encuentre en los países andinos (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú).

Detalles y formularios: http://www.ifea.org.pe/convocatorias/

Nouveaux jeunes chercheurs

L’IFEA a le plaisir de vous annoncer l’arrivée de deux jeunes chercheurs à son siège administratif à Lima. D’abord, Marie Pigeolet, boursière d’aide à la mobilité 2017, doctorante en Géographie  à l’Université Paris 1- Panthéon Sorbonne qui travaille sur le thème : “ Penser la gestion de crise et sa préparation : le rôle des savoirs informels et de la dimension religieuse.”  Son terrain d’étude est la ville de Lima.

Nous accueillons aussi le nouveau coordinateur du Pôle Andin de l’Institut des Amériques à Lima : Arthur Morenas, doctorant en Sciences politiques de l’Université de Strasbourg. Sa thèse aborde l’étude des politiques économiques au Pérou, en utilisant les apports de la science politique pour comprendre quelles sont les mécanismes sociaux, politiques et économiques qui interviennent dans leur construction et mise en œuvre. En tant que coordinateur de l’IdA à  Lima, Arthur participera à l’organisation d’événements académiques pour son institution et l’IFEA.

Nous leur souhaitons beaucoup de réussite dans leurs recherches !

Marie Pigeolet (Crédits photo: K. PACHECO)

Arthur Morenas (Crédits photo: K. PACHECO)

Miradas cruzadas sobre las estaciones del metro en Lima-Callao

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Quentin Marchand (IFEA) y Karina Chávez (PUCP)

La presentación se realizó el 31 de marzo de 2017. Esta se centró en los procesos de desarrollo de la infraestructura del metro y sus impactos en el territorio urbano de Lima. Cruzando las miradas de dos disciplinas diferentes pero complementarias y teniendo como objetivo establecer una relación entre dos análisis sobre el mismo objeto de estudio: las estaciones de metro de Lima. Además de hacer dialogar a la sociología urbana con la geografía política, la meta era enriquecer el conocimiento sobre las estaciones enfrentando las visiones tanto de los diferentes grupos de actores como los de la gestión de la infraestructura y los actores locales. Karina y Quentin vienen dialogando desde hace un año y han realizado algunos trabajos de campo en conjunto para cruzar sus maneras de ver y pensar las estaciones.

Caracterizar el encuentro entre el metro y el territorio de Lima-Callao: del espacio del proyecto al lugar de la estación – Quentin Marchand 

Su trabajo propone una mirada detallada al desarrollo de la línea 2 del metro que se lleva a cabo en una nueva era para el transporte en Lima iniciada por la inauguración de dos medios de transporte masivo: el Metropolitano (2010) y el Tren Eléctrico (2012-2014) y un re intervención del sector publico después de veinte años de liberalización del transporte, así como  también un cambio de paradigma del transporte a la movilidad. Con seis líneas seleccionadas por el Estado mediante el Decreto Supremo 059-2013, la llegada del metro en Lima simboliza la voluntad de modernizar y racionalizar el sistema de transporte.

Créditos mapa: Q. Marchand

Su investigación analiza dos espacios que evolucionan en paralelo: el espacio del proyecto y el espacio del territorio. En efecto, el proyecto tiene vida propia pero debe a veces interactuar con actores del territorio, pues está administrado por la Municipalidad Metropolitana de Lima y las municipalidades distritales y también intervienen actores urbanos de transporte, operadores y asociaciones de comerciantes. Sin embargo, el proyecto no se conecta lo suficiente con el territorio y en esta medida, en este escenario de gobernanza surge el papel de los actores internacionales de conectar los dos espacios a través de instrumentos como las cooperaciones técnicas.

En esta perspectiva, la estación de metro pareció el espacio de análisis adecuado para observar la articulación entre los espacios de proyecto y territorio, ya que el encuentro ocurre en este lugar. En efecto, la función primera de la estación es de articular territorio y red, pero también representa una nueva centralidad  potencial así como un lugar de interconexión con diferentes modos de transporte.

El objetivo de la tesis es profundizar en la relación entre territorio e infraestructura de transporte y cuestionar los diferentes espacios del encuentro: entre la infraestructura y el ordenamiento urbano, el proyecto de metro y la gobernanza, el lugar de la estación y las prácticas urbanas. Articulando esos tres ejes de reflexión, plantea la problemática siguiente: ¿en qué medida el encuentro entre el metro y el territorio urbano de Lima en las estaciones de metro pone a prueba la gobernanza de la ciudad, generando incertidumbres sobre el ordenamiento de la ciudad y las prácticas que caracterizan los lugares de su implementación?

Crédito: Q. Marchand

El investigador resalta tres hipótesis. Primero, la implementación de estaciones de metro consideradas como ‘instalación fija relevante del ordenamiento urbano’ provoca una serie de impactos físicos sobre la ciudad que hay que gestionar y controlar. Segundo, el proyecto de metro es considerado como un “espacio de excepción” que se enfrenta al momento de aterrizar  en el territorio a las problemáticas de gobernanza urbana en las escalas metropolitanas y locales. Tercero, las estaciones de metro consideradas como lugar de la ciudad conllevan una cierta visión de la urbanidad que puede entrar en conflicto con las prácticas urbanas observadas alrededor de ella.

Su investigación se apoya sobre tres líneas (L1, L2 y L3) que corresponden a las tres dimensiones consideradas en la temporalidad de desarrollo de un medio de transporte de masa: el momento del estudio y la planificación (L3), el momento de la construcción y la negociación (L2) y el momento de la operación y el funcionamiento (L1). Como la línea 2 está todavía en construcción, trabaja también sobre la línea 1, para para entender cómo funcionan los estaciones y cuáles son los impactos.

En este sentido, eligió como casos de estudio principales a tres estaciones de la línea 2 (Estación Central, 28 julio y Santa Anita) y trabaja de manera menos sistemática sobre otras estaciones de la línea 1 como la de Villa el Salvador. Estas estaciones, terminales o de interconexión, apuntan como caso de estudio los retos de la integración territorial de la infraestructura y los cambios que se pueden generar en el ordenamiento urbano. Por ejemplo, en el caso de la estación Central como futuro centro intermodal en el centro histórico se plantea el reto de ampliar el espacio público para acoger los flujos de pasajeros, en un espacio que ha sido fragmentado por los distintos proyectos viales que se desarrollaron durante la era de expansión del uso del automóvil en Lima.

El estudio de la línea 1 en comparación y en relación con el desarrollo de la línea 2 presenta también la ventaja de observar las diferencias entre una línea hecha sin una concesión de la construcción con una diseñada y construida a través de una concesión. Eso permite entender el cambio en la manera de construir los  grandes proyectos de infraestructura, de una inversión estatal hasta la llegada de las asociaciones público-privadas, que encarnan una nueva manera de construir la ciudad.

Créditos fotos: L. Boudet

Además de observaciones de campo alrededor de las estaciones y de entrevistas semi-directivas con los actores del lugar, Quentin Marchand combina entrevistas, con distintos actores de las escalas del territorio y del proyecto, desde el nivel local hasta los actores estatales y privados, con observaciones de talleres sobre el transporte integral e integrado a la ciudad, organizados por los proveedores de fondos internacionales. Observando distintos actores de Lima y otras ciudades intercambiar su visión del transporte y el concepto de movilidad así como los problemas que encuentran permite comprender los clivajes conceptuales y las relaciones de poder. Adicionalmente, une esos datos con un estudio en detalle del desarrollo de la obra y realiza mapas de síntesis para ver los impactos que se proyectan en cada estación (cambio de suelo, llegada de nuevas actividades, etc.).

El propósito de su tesis no es encontrar un modelo “ideal” de integración de la estación en su entorno sino de entender cómo se llena el vacío dejado por las acciones públicas – el espacio entre la infraestructura y el territorio.

Habitar la Estación: estrategias para la organización y apropiación del espacio, por ambulantes y mototaxistas en la estación de metro Villa el Salvador – Karina Chávez

Karina Chávez presentó su trabajo de campo para su tesis de licenciatura sobre la apropiación del espacio público alrededor de la estación de Villa el Salvador por dos grupos: los trabajadores ambulantes y los mototaxistas.

Su investigación supone que la habilitación de un metro genera nuevas dinámicas urbanas en las estaciones. Primero, el espacio tiene un uso económico, como oportunidad en áreas con precaria infraestructura urbana. Segundo, la habilitación configura nodos de aglomeración que son lugares de conexión que requieren interconexión modal y abastecimiento de servicios. Finalmente este espacio combina dinámicas socio-espaciales diferenciadas entre lo local y lo metropolitano por zonas y temporalidades.

Su trabajo de campo buscó entender como los mototaxistas y los trabajadores ambulantes articulan sus estrategias al funcionamiento del metro en Villa el Salvador. Karina define estos nuevos espacios como espacios sociales dentro del cual hay actores que tiene una posición específica. En este sentido, la meta de la tesis es identificar las estrategias del ordenamiento popular a partir de dinámicas con el espacio, el tiempo y formas de interacción con los usuarios y otros actores en el espacio. La elección de la estación de Villa el Salvador se justifica porque es un nodo terminal con potencial de centralidad ya que cuenta con un flujo de 24 000 personas aprox. cada día, lo cual impacta en las oportunidades de un territorio de baja renta que tiene una débil gestión institucional.

Créditos foto: K. Chávez

Su enfoque consistió en una aproximación cualitativa a través de la etnografía, entrevistas dirigidas y semi-dirigidas, sondeos y conversaciones, con la meta de recolectar información de actores claves e identificar las jerarquías en el uso del espacio. Después, procedió a una operacionalización metodológica que identificó tres dimensiones: pública (condiciones físicas y formales), organizativa (formas de organización, interacción y negociación) y territorial (ocupación o apropiación). Ello permitió entender cómo se organiza el espacio y el tiempo en la estación de Villa El Salvador y articularlo con las reglas de ordenamiento de los dos grupos elegidos, como actores permanentes en el lugar.

Los dos grupos identificados tienen estrategias distintas, pero ambos están a cargo del espacio, su regulación y su limpieza. Los trabajadores ambulantes son mayormente mujeres, organizadas según criterios de antigüedad, residencia y localización en el espacio. Hacen turnos por lugar para evitar peleas y pagan por su mantenimiento, de modo que se apropian del espacio después de una negociación con la municipalidad y el apoyo de juntas vecinales.

Los mototaxistas son hombres, organizados por directivas y se distinguen según sean líderes, socios, conocidos o piratas. Se diferencian por grupos gestionando símbolos de confianza con referencia a la estación: polos, chalecos, gorros, carteles. Tienen una relación más amical e instrumental en comparación con las mujeres. Ellos tienen exclusividad de su localización, la gestionan (hacen cuotas para rellenar huecos en la pista) y la defienden. Estas organizaciones reconocen tres dificultades principales: la seguridad ya que la zona se vuelve insegura cuando el servicio del tren termina, la fiscalización que existe a través de vías no institucionales y la infraestructura que tiene un diseño poco flexible y un mantenimiento precario.

Créditos foto: K. Chávez

Créditos foto: K. Chávez

Reseña redactada por Candice PIGEARD (Sciences Po Paris/ IFEA)

RDV de l’IFEA : Cristóbal Gnecco « La ruine du Qhapaq Ñan »

Il y a trois ans, le Comité du Patrimoine Mondial de l’UNESCO a inscrit sur sa liste le Qhapaq Ñan, système de chemin dans les Andes, dans la catégorie « itinéraire culturel ». La conférence « La ruine du Qhapaq Ñan » présentée par Cristóbal Gnecco, anthropologue de l’Université du Cauca (Colombie), est le résultat d’une étude ethnographique sur la patrimonialisation du chemin, c’est-à-dire, des politiques et des actions qui l’ont transformé en un bien patrimonial, ainsi que des conséquences produites par cette déclaration.

La rencontre a eu lieu le 5 septembre dernier dans le cadre des RDV de l’IFEA. C’était une présentation post-archéologique qui ne cherchait pas à présenter le patrimoine comme un objet naturalisé (qui ne serait discuté mais réglementé) mais qui visait plutôt à faire découvrir des récits, des publics et même des mises en scène. Le regard qui voit le chemin, les relations et les significations entre êtres humains, pas entre les choses ; en présentant les effets des activités patrimoniales sur les personnes et comment celles-ci entrent en rapport avec leurs divers objets discursifs ; les lieux d’interaction (sites, musées, livres, vidéos, brochures) comme espaces construits où se déroule la matérialité du social et de la politique.

Les RDV de l’IFEA sont des conférences organisées avec le soutien de l’Ambassade de France au Pérou, l’Institut pour la Recherche et le Développement (IRD) et l’Alliance Française de Lima.

Cristóbal Gnecco (Crédits photo: K. PACHECO)

Symposium international « Récits Subalternes : des voix depuis l’archéologie péruvienne »

Ces dernières décennies, sous l’influence des critiques de l’archéologie traditionnelle, la discipline a connu un tournant significatif, passant d’un regard centré sur le « matériel » à une plus grande attention  postée de « vies sociales » du passé. La reconnaissance de ces « voix réduites au silence » est une tâche en attente et nécessaire pour l’archéologie péruvienne.

Dans le but de dé-construire les histoires officielles et d’encourager l’incorporation des histoires alternatives à partir de la reconnaissance de ces « voix subalternes » le World Archeological Congress (WAC) et l’Institut Français d’Études Andines ont organisé le symposium : « Récits subalternes : des voix depuis l’archéologie péruvienne » avec le soutien du Centre Bartolomé de las Casas, l’association SER, le Conseil supérieur de la recherche scientifique et l’Alliance Française de Lima.

Henry Tantaleán, Luis Armando Muro (coordinateurs scientifiques) et Evelyne Mesclier (Directrice de l’IFEA) (Crédits photo: K. PACHECO)

L’objectif de cette rencontre était d’examiner l’impact de ces représentations dans les communautés contemporaines urbaines, péri-urbaines et rurales et d’analyser comment les populations s’identifient elles-mêmes, si elles rejettent ou mettent à l’épreuve ces discours. Un dialogue multi vocal indispensable a été établi et il se confronte aux discours officiels de l’académie et des institutions gouvernementales.

L’événement, qui s’est tenu du 31 août au 1 septembre à l’Alliance Française à Lima, a rassemblé de nombreux chercheurs péruviens et internationaux tels que: Cristóbal Gnecco (Université du Cauca, Colombie), César W. Astuhuamán Gonzáles (Ministère de la Culture Pérou), Andrea Gonzáles Lombardi (Université d’Illinois à Chicago, USA), Francesca Fernandini Parodi (PUCP), Franco Mora (Équipe Péruvienne d’Anthropologie Médico-Légale), Pablo García (Université de St Andrews, Ecosse), Carolina de Belaúnde (Institut d’Études Péruviens, Pérou / Université de Bonn, Allemagne), Raúl H. Asensio (Instituto de Estudios Peruanos), Lucio Quisiyupanqui (dirigeant de la communauté de Pumamarka / Université National Mayor de San Marcos, Pérou), entre autres.

Óscar Espinoza Martín (UNMSM), Francesca Fernandini Parodi (PUCP) et Sofía Chacaltana (Universidad Antonio Ruiz de Montoya) (Crédits photo: K. PACHECO)