Unas pistas desde la geografía para comprender mejor la epidemia de coronavirus y controlarla

Évelyne Mesclier, geógrafa, directora del Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA)

La pandemia del coronavirus es un fenómeno directamente vinculado con la globalización, como ya se ha escrito en múltiples medios de comunicación. Pero para entenderla mejor y luchar adecuadamente contra ella, es necesario ir más allá de esa afirmación general y detenerse en las formas mismas de la globalización. Partiremos de una afirmación: el coronavirus no es un ser pensante, no ha inventado ninguna estrategia, no estamos en ninguna guerra; el coronavirus tan solo reproduce las formas de nuestro mundo actual, por la sencilla razón que su existencia depende de nuestra presencia y de nuestras interrelaciones.

Nuestro mundo actual no es en absoluto homogéneo, contrariamente a lo que expresiones como “la aldea global” dejaría imaginar. El mundo actual está interconectado, pero las interconexiones introducen muchas diferencias entre sitios muy interconectados y lugares que están por supuesto dentro del mundo global, pero mantienen una mayor distancia en términos de diversos tipos de flujos, y entre aquellos y sus márgenes y periferias. Ciertos sitios producen mucha mercancía para el mundo pero reciben a solo unas pocas centenas de personas foráneas, como las minas. Otros no producen nada, pero redistribuyen inmensas cantidades de personas y mercancías, como los grandes aeropuertos. Hay lugares que envían muchas personas hacia otros sitios sin recibir a muchas, como las áreas rurales ecuatorianas que proveyeron a España de obreros y empleadas domésticas. Las grandes metrópolis, las mayores áreas industriales del mundo, hacen un poco de todo esto a la vez, reciben y mandan de todo.

Cuando empezó a difundirse fuera de China, el coronavirus adoptó las formas mismas de la globalización. El mapa realizado por la John Hopkins University empezó a mostrar hacia inicios del mes de febrero una gran similitud con lo que el geógrafo Olivier Dollfus llamó el Archipiélago Megalopolitano Mundial: básicamente, la fachada Este del continente asiático, la fachada Oeste del continente europeo, y la fachada Este del continente norteamericano fueron los primeros lugares afectados por el coronavirus. Se añadió Irán, y otros países petroleros del Medio Oriente. La expansión de la enfermedad en Australia, nos demostró muy rápidamente algo esencial: que el coronavirus no se iba a detener cuando termine el invierno boreal, pues no se detenía con el verano austral. Los países más cercanos a China no fueron los primeros contaminados, o mucho menos: la India por ejemplo desarrolló el contagio después de los países europeos.

Cuando el virus llegó a América Latina, también llegó primero a los países más conectados, Brasil y México, a fines de febrero. Ecuador, con una gran cantidad de personas que migraron en décadas anteriores hacia España, supo de su primer caso unos días después. Después apareció en los países un poco menos conectados, Colombia y Perú. Un poco más tarde apareció en Bolivia, país con menos población, cuyos vínculos con el exterior son menos intensos, y no tiene grandes aeropuertos del tamaño de los de Bogotá o Lima. Puede ser que en uno que otro caso haya pasado desapercibido más tiempo en uno que otro país, sin embargo, las fechas de los primeros fallecimientos corroboran esta lógica.

Dentro de cada país, la ruta del coronavirus ha sido parecida. Se instaló primero en las áreas más dinámicas en términos de flujos. En el Perú llegó a Lima, cuya población está más en contacto con el mundo global. Apareció luego en las grandes ciudades del norte, las cuales están muy relacionadas con Lima, y en Iquitos, aparentemente un margen en el territorio peruano pero en realidad un centro para muchos intercambios y tráficos tanto con el resto de la Amazonía, como con el norte del Perú. Apareció bastante después en sitios menos conectados, como Ayacucho o Huancavelica.

Cuando cambiamos de escala y nos adentramos en el país, se notan las mismas dinámicas.  El sur del Perú está articulado alrededor de la “segunda capital” del país, Arequipa, y de ciudades como Cusco y Puno: este sistema tiene su propia dinámica, distinta a la del norte, tanto en la economía y hasta en el voto político, como en el coronavirus. Arequipa misma es la región que presenta hoy en día más casos, pese a ser Cusco más turística. Si nos acercamos aún más, dentro de Lima los barrios que tuvieron los primeros casos de contagio fueron los más acomodados, cuyos habitantes viajan más frecuentemente.

¿Qué podemos deducir de este mapeo rápido? El coronavirus no se desplaza en base a la proximidad, yendo de casa en casa como lo hicieron el agua y el barro de los “huaicos” durante el Niño costero de 2017. No se desplaza así porque nosotros los humanos tampoco nos relacionamos de esta manera en la época de la globalización. El coronavirus se desplaza siguiendo los mismos esquemas de los flujos que articulan nuestras redes económicas y de interacción social.

No soy especialista de la geografía de la salud y no soy epidemióloga; solo quisiera proponer aquí algunas pistas para la reflexión, a partir de los mapas que podemos tener en mente a estas alturas de la pandemia.

Controlar el estado de salud de las personas que se desplazan para juntarse con otras personas, para fines personales o económicos, tal vez sea la medida más importante de todas. Estas personas, que pueden ser asintomáticas, van de un punto a otro para encontrarse con un ser querido o un socio económico, y existe una fuerte probabilidad de que contagien a esta persona con la cual van a pasar mucho tiempo: varias horas o incluso días. Al parecer la situación es peor todavía cuando una persona portadora del coronavirus permanece con muchas otras personas en un lugar cerrado, como un crucero, un barco militar o un Parlamento, una mina, un penal. En Francia, en Corea del Sur, algunos de los principales focos de contagio han sido eventos religiosos. En Ecuador, en Argentina, han sido también fiestas de cumpleaños las que facilitaron los casos más impresionantes de contagio. En Italia, habría sido entre otras cosas un partido de futbol que facilitó la propagación en el norte del país.

En cambio pocas personas parecen haberse contagiado porque estuvieron en la calle, aun cuando uno de sus vecinos haya muerto del coronavirus. No sabemos aún si las personas se contagian yendo a hacer sus compras, aunque los empleados de los supermercados sí pueden contagiarse bastante fácilmente, como lo demuestran casos recientes. Pero ellos justamente comparten un espacio reducido con otras personas durante un tiempo largo, mucho más largo que en el caso de los compradores. Dentro de Lima, de la misma forma que a nivel mundial, el virus no parece difundirse a través de lógicas de proximidad, como lo haría por ejemplo un incendio: los mapas disponibles muestran más bien que los domicilios de las personas contaminadas están muchas veces alejados de varias cuadras los unos de los otros. En cambio, el virus está cada vez más presente en ciertos lugares de los barrios periféricos. El contagio se produce probablemente muchas veces lejos del domicilio de la persona en algún foco de contagio, en el sitio donde trabajaba, tal vez en ciertas líneas de transporte. Y es muy probable también que las formas espaciales que vemos en los mapas ahora tengan que ver con la segregación espacial de la aglomeración, es decir, la repartición muy desigual en el espacio de los niveles de bienestar, de educación, y por ende las ocupaciones laborales más frecuentes en cada tipo de barrio

Si el virus viaja con las personas principalmente, parece necesario limitar mucho los desplazamientos. No se pueden suprimir los viajes de repatriación entre los países, porque una persona que está en un país ajeno al suyo, donde se habla otro idioma, donde no puede acceder a su propio banco ni al sistema de salud donde tiene su seguro, donde no entiende a cabalidad las instrucciones del gobierno, está en una situación de fuerte vulnerabilidad y puede poner en riesgo a los demás.  En cambio, limitar los desplazamientos de las personas a lo largo y ancho de un mismo territorio nacional parece ser una forma factible de impedir que el virus llegue a cada localidad. Cerrar lo que los gobernadores de región o las autoridades de comunidades llaman “fronteras” – en realidad los límites de sus territorios de jurisdicción, el cual no tienen la competencia legal de cerrar -, probablemente no sea lo más útil:  el peligro mayor probablemente se producirá con la aparición de un “hijo” o “nieto” del pueblo. Dejar que pase por ahí un foráneo, una persona de una comunidad vecina, el cual no tendrá mayor contacto con nadie y seguirá su camino, es probablemente mucho menos peligroso.

Deberían tomarse precauciones muy especiales en todas las situaciones donde se desplazan grandes cantidades de personas y se juntan en unos pocos espacios. Con la cosecha del arroz, en el norte, si no se toman las precauciones del caso, probablemente – y lastimosamente – se notará a través del coronavirus el vínculo fuerte entre los valles costeños y “sus” sierras, de donde bajan los jornaleros. Pero el caso más preocupante a ese nivel es tal vez el de las grandes plantaciones agroexportadoras. La antropóloga Ana Lucía Araujo Raurau en Noticias Ser.Pe, señala que han sido autorizadas para seguir con sus actividades, pero no son objeto de inspecciones rigurosas. Sin embargo, esta actividad representa un desafío mayor, en cuanto supone “el traslado diario de miles de trabajadores hacia/desde los fundos” y la “utilización cotidiana de los comedores y vestidores”, de un tamaño ajustado a la eficiencia económica pero no a las necesidades de protección que implica una pandemia.

Desplazarse es uno de los derechos fundamentales de los seres humanos. Restringido para los peones de las haciendas, hasta que estas desaparecieron con la reforma agraria de 1969, es un derecho que permite escapar de los maltratos, conversar con los demás en forma más próxima que a través de las redes, aprender mucho más por todo lo que se llama “comunicación” que no incluye tan solo el verbo sino también los gestos, las sonrisas, el tacto…El recrudecimiento en el mundo del maltrato hacia las mujeres y los niños en las situaciones de confinamiento dan fe de ello. Si bien es importante limitar nuestros contactos con los demás, los desplazamientos “inofensivos” (pasear al perro en la calle, ir a caminar solo o con sus prójimos, encontrarse con una sola persona, trabajar en un ambiente ventilado y con muy pocas personas …) deberían poder ser pronto entendidos como tales, en tanto que los más peligrosos : juntar a trabajadores en un espacio poco ventilado, a escasos centímetros los unos de los otros para ahorrar el espacio, tendrían que ser re-evaluados totalmente. Entre los dos, las relaciones familiares suponen que cada cual se haga muy responsable de lo que está haciendo: juntarse entre pocas personas, no permanecer juntos por mucho tiempo y adoptar todas las precauciones de higiene que se han difundido.

Los geógrafos de la salud probablemente ya estén trabajando en entender cómo se difundió exactamente el contagio y cómo se podría aminorar su difusión en los próximos meses. Los datos necesarios son los de la pandemia, por supuesto, pero también lo son aquellos de los censos y las bases de datos de las instituciones, así como los numerosos trabajos de campo, llevados a cabo en medio urbano, peri-urbano y rural, que nos permitan entender el funcionamiento de la sociedad. Estos diversos datos son los que permitirán interpretar a los primeros. Son los que nos permitieron en el pasado elaborar unos atlas de las dinámicas del sur peruano y del territorio nacional en su conjunto. Algunos colegas están hoy en día trabajando en elaborar mapas actualizados y enriquecidos por nuevos enfoques, para entender situaciones como los intercambios comerciales, las migraciones, las nuevas formas de movilidad. Será importante juntar estos esfuerzos para reordenar nuestros territorios. Este ordenamiento no debería hacerse a partir de una visión teórica y a priori de qué cosa debería estar dónde, sino a partir del criterio de los sistemas que ya existen y que las personas que habitan los lugares necesitan en su vida cotidiana. Ojalá estos sistemas de la vida cotidiana puedan parecer por fin más importantes que los proyectos faraónicos y orientarnos hacia un territorio menos segregado, más democrático en las tomas de decisión, más respetuoso de los paisajes naturales y culturales, esenciales para una vida digna y rica, y también mejor organizado para enfrentar las epidemias del siglo XXI. 

CUARENTENA EN LA VICTORIA

Soy Miguel Carreño[1] y desde hace algunos años trabajo para el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA) a tiempo parcial y el resto de mi tiempo lo empleo en un pequeño negocio de taxi, turismo receptivo y compra y venta de repuestos automotrices. Quería compartir un poco mi experiencia personal respecto a la cuarentena que estamos viviendo por el Coronavirus.

Luego de los primeros 30 días de la cuarentena siento un poco la preocupación y ansiedad por la disminución en un 80% de mis ingresos económicos, y según la información que a diario recibimos de las autoridades, este proceso demorará varios meses. Mi negocio de taxi, de aproximadamente 17 años, se paralizó de un día a otro; mis clientes fijos cancelaron todos los servicios y veo difícil a corto plazo retomarlos, visto que el reinicio de las actividades comerciales será progresivo. Si agregamos que la sobre oferta de este servicio fue en aumento durante los últimos 12 meses por la competencia masiva de los taxis por aplicativo, retomarlo será más difícil aún. A quienes estaban bajo mi mando para poder cumplir con los servicios de taxi, les di libertad para que busquen generar sus propios ingresos. El incentivo que dará el gobierno a las MYPES para que sigan funcionando y no quiebren no alcanza a mi negocio porque no me reconocen como actividad formal del todo, ya que las unidades con las que cuento pasan el límite de años permitido para prestar el servicio de taxi (normativa dada por DGTU). Lo que no quiere decir que la relación de años de antigüedad signifique malas condiciones de funcionamiento de los carros; por el contrario soy muy cuidadoso de ello.

Mi otra actividad consiste en el turismo receptivo a pequeña escala y nace en coordinación con un par de amigos que con esfuerzo compraron un par de departamentos en la zona de Miraflores para ahí hospedar a menor costo hotelero a turistas especialmente de origen europeo. Mi función era los traslados del aeropuerto, city tours por la ciudad, salidas cortas a Pachacamac, ejes cortos de turismo costeño como Lunahuana, Paracas-Nazca y la ciudadela de Caral. Todo quedó cancelado al 100% y por varios meses por el cierre de los aeropuertos.

Finalmente la compra y venta de repuestos automotrices (teniendo básicamente 3 talleres a los cuales atendía), también se perdió. Dichos talleres demorarán en volver a abrir, eran en locales alquilados y tendrán que resolver primero ese tema, pagar a su personal y servicios. Y aunque ellos sí recibirán el incentivo económico dado por el gobierno, esto formará parte de un plan de re estructuración que llevará su proceso.

Esto es una breve descripción de cómo me veo afectado laboralmente por la cuarentena, no seré ni el primero ni el último en pasar por situación similar.

Mi hija de 3 años comenzaba el colegio y ya todo el gasto que ello implica lo había realizado porque lo tenía planificado desde los meses anteriores. Hoy recibe clases por la página web del colegio y aunque no es igual debemos adaptarnos, y en este proceso nosotros como papás también estamos aprendiendo. Pero sí noto preocupación de los papás respecto a cómo harán con el pago de las pensiones, ya que ellos consideran que no pueden pagar igual una formación educativa presencial y una a distancia, donde los centros educativos ahorran gastos de servicios y otros que se dan cuando es presencial. Es un tema sobre el que el Ministerio de Educación aún no ha dado una respuesta clara. Para mi opinión el año escolar está perdido.

Mis compañeros del IFEA saben que tengo a mi mamá, una anciana de 92 años bajo mi cuidado, y más aún ahora que ella sufrió hace un año aproximadamente un ACV isquémico (accidente cerebro vascular) y era atendida por 2 enfermeras en turnos rotativos. A la fecha ya tuvimos que prescindir de una de ellas por falta de presupuesto y en el mes de mayo se le recortará a solo 3 veces por semana a la que quedó en labores, siendo nosotros los hijos quienes asumiremos los cuidados asistenciales.

En el tema alimenticio hemos hecho un plan de qué cosas están de estación, como frutas y tubérculos que están a menor costo en los mercados (solo yo hago las compras). Se planifica el menú semanal: 2 días de menestra, 2 veces pollo, 2 carnes y 1 de pescado, líquidos en base a cebada, piña y melón, no se pierde nada. Las raciones son en menor cantidad para no engordar ante la falta de actividad física, pero sin descuidar estar bien nutridos.

Toda la cadena comercial, económica y de servicios está fuertemente afectada, las medidas dadas por el presidente y su equipo de trabajo creo que han sido acertadas, y otras deben o deberán ajustarse de acuerdo a la realidad de las distintas regiones del país (por ejemplo las de difícil acceso por falta de infraestructura vial, u otras en donde la presencia de la autoridad está desprestigiada). Sin necesidad de ir muy lejos, creo que una de las fallas fue dar fondos para que los alcaldes distritales, regionales repartan ayuda social. Hemos visto por distintos medios que estos beneficios no llegan a las personas más necesitadas y con menores recursos.

La oposición critica al presidente Vizcarra por intentar ganar créditos políticos en vista a las próximas elecciones generales en abril del 2021. Estas críticas de la oposición son pésimas y la mayoría ya no se deja engañar y rechaza ese tipo de actitudes. Vizcarra se ha encontrado con un escenario donde la infraestructura con la que contamos no depende de él sino de sus antecesores, que hicieron mal uso de los recursos con tanta corrupción en hospitales donde no hay luz y no existen las condiciones para la instalación de las máquinas correspondientes.

También en un punto y aparte me preocupa cómo va a quedar el tema de los procesos de corrupción contra Odebrecht, Toledo, Humala, Castañeda, PPk, Keiko, Villarán. Mi temor pasa por los arreglos que se puedan estar haciendo bajo la mesa ante la coyuntura que estamos viviendo. No hay que perder de vista este punto.

Para terminar, sé que muchos hogares pasarán momentos difíciles en los próximos meses, la reactivación económica demorará desde mi análisis quizás hasta 1 año. Lo peor está por llegar en los días 22 y 23 de abril como lo han dicho, pero será peor si desconocemos y no acatamos las disposiciones y en corto plazo tenemos un rebrote ante la necesidad de volver a retomar nuestras actividades. Después que pase todo esto, ni yo, ni tú, ni el Perú ni el Mundo seremos los mismos.

[1] Miguel vive en La Victoria, un distrito céntrico y densamente poblado de Lima, Perú.

Distrito de La Victoria, Lima – Perú (Voz y vídeo Miguel Carreño)

El derecho humano al agua en Colombia y la crisis del coronavirus

Entrevista a Pedro Ignacio Bernal Forero, economista, docente e investigador en la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia (Bogotá), hecha por Évelyne Mesclier, directora del IFEA

El trabajo de investigación de Pedro Ignacio Bernal Forero se enfoca en diversos aspectos institucionales de la provisión del servicio de agua potable, en particular la relación entre el derecho y la economía a propósito de la provisión del servicio de agua potable.

El Boletín del IFEA publica un artículo suyo titulado: “El núcleo residual del derecho humano al agua en Colombia. El papel del discurso económico en su delimitación” en su número 48 (2). El lector encontrará adjunto las primeras páginas del texto (cf. link al final de esta entrevista[1]).

¿Qué es el núcleo residual del derecho humano al agua?

Desde la Constitución Política de 1991 y la Ley 142 de 1994 de servicios públicos domiciliarios, estos servicios pueden ser prestados por empresas privadas, para lo cual no solo se eliminó el monopolio público, sino que se instauraron reglas favorables que estimulan la participación privada. Las empresas tienen la posibilidad (y obligación) de suspender, e incluso desconectar a los usuarios que no paguen sus facturas, pues el servicio tiene un tratamiento de mercancía en la ley.

La población más pobre y vulnerable del país tiene dificultades para pagar sus facturas, pese a que la ley autoriza otorgar subsidios a una parte de los consumos básicos de esta población. No obstante, esto es insuficiente. En Bogotá, por ejemplo, en 2018 cerca de una tercera parte de los hogares tenía el servicio suspendido o cortado (en 2017 fueron más de la mitad). Dos terceras partes de los hogares en esta situación correspondían a los más pobres.

Muchas personas en esta situación acuden a la Acción de Tutela, que es un mecanismo de justicia constitucional diseñado para proteger derechos fundamentales reconocidos en la Carta Política colombiana. La Corte Constitucional suele reconocer el derecho al agua por su vínculo con derechos fundamentales como la vida digna y la salud. Pero este reconocimiento es restringido: solo 50 litros por persona al día, y las personas beneficiadas deben suscribir un compromiso de pago, pues se debe respetar el contrato mercantil que protege el derecho de la empresa. Por esto afirmo que el derecho humano al agua es residual, se subordina al de las empresas.

 ¿Existen alternativas para el acceso de la población al agua potable?

Frente a las restricciones legales para acceder al servicio de agua como un derecho universal y gratuito, ha habido numerosas iniciativas para reformar la ley y la misma Constitución. Sin embargo, ninguna ha tenido una respuesta favorable en el Congreso.

Algunas ciudades, en especial Bogotá desde 2012, reconocen el derecho a un mínimo vital de agua gratuito (6 metros cúbicos por hogar al mes) para los hogares más pobres (estratos 1 y 2). Este beneficio es adicional a los subsidios del orden nacional.

¿Qué problemas plantea la crisis del coronavirus en relación con el derecho al agua y qué soluciones se han adoptado?

El Gobierno Nacional entendió que tenía que actuar frente a esta crisis, y expidió un decreto de emergencia social ordenando reconectar a los hogares que tuvieran el servicio suspendido o cortado por falta de pago, pero exceptuó de este beneficio a aquellos que se hubieran reconectado de manera fraudulenta. A estos últimos se les suministraría agua por medio de carrotanques.

Sin embargo, esta medida es de excepción: solo se aplicará mientras dure la crisis, y el costo del servicio provisto tendrá que ser pagado después por los hogares; es decir, sigue primando el criterio económico de protección a los intereses empresariales por encima de consideraciones de solidaridad social.

La medida de excepción se aplica en virtud del alto grado de contagiosidad del virus, buscando limitar su propagación al resto de la población, no tanto pensando en el bienestar y la salud de la población más pobre y vulnerable. Prueba de ello es que, en “condiciones normales” (sin Coronavirus), no se suelen tomar medidas similares, pese a que la población en condiciones de extrema pobreza está más expuesta a epidemias, menos contagiosas como el dengue, el cólera, la malaria y todo tipo de enfermedades gastrointestinales relacionadas con la falta de agua potable o de mala calidad de esta.

¿Qué reflexión harías para los países del área andina?

En nuestros países tenemos problemas de acceso similares, por ejemplo bajas coberturas de los servicios de agua potable y saneamiento. Ecuador y Bolivia adoptaron recientemente constituciones que reconocen el acceso al agua potable como un derecho, desde una perspectiva pública, lo cual puede facilitar la implementación de soluciones en busca de la universalización.

La actual crisis nos debe poner a reflexionar acerca del modelo de acceso al agua potable (y a los demás servicios públicos, como la salud) existente en nuestros países, que debería ser verdaderamente universal, de calidad y sin restricciones, y no una excepción para situaciones de emergencia como la actual.


[1] BIFEA n°48 (2) p. 199-205  (por razones técnicas vinculadas con la crisis actual, a la fecha de publicación de esta nota aún no se ha podido imprimir y difundir la versión definitiva de este y los otros artículos del boletín)

La Epidemia sudamericana, 1717-1720

Por Gabriela Ramos, profesora de historia de América Latina, Universidad de Cambridge

En la puerta del horno se quedó El cuerpo en palabras: religión, salud y humanidad en los Andes coloniales, que aparecerá en las ediciones del IFEA.

El libro recién había entrado a la imprenta y tenía fecha de presentación para la penúltima semana de abril cuando se declaró la emergencia por la epidemia y una infinidad de actividades debieron postergarse de manera indefinida. Esta súbita paralización, cuando ya faltaba muy poco para que saliera a la circulación luego de larga y paciente preparación -me refiero no solamente a la investigación y escritura, sino también a la evaluación del manuscrito, correcciones y trabajo de edición-, es algo a la vez irónico y representativo de los temas que aborda y sobre los que he estado trabajando en los últimos años: los lazos entre la religión, la salud, las ideas sobre el cuerpo y las formas de gobierno en sus dos grandes ámbitos: político y de las consciencias.

Subrayo aquí los aspectos más relevantes[1] sobre la epidemia sudamericana de 1717-1720 – 

  • Puede interpretarse esta epidemia como un producto de la globalización. Como consecuencia de cambios en la posición de España frente a otros poderes europeos, especialmente Inglaterra, luego de la derrota española en la Guerra de Sucesión, a inicios del siglo XVIII el puerto y ciudad de Buenos Aires incrementó de forma considerable su contacto con el exterior a través del crecimiento notable del tráfico de esclavos y la intensificación del comercio legal y clandestino de mercancías entre Europa e Hispanoamérica.
  • La epidemia tuvo una duración aproximada de tres años: 1717-1720.
  • Informes oficiales enviados a Madrid desde Lima en diciembre de 1720 sostienen que la epidemia cobró 400 mil muertes, una cifra posiblemente exagerada pero en cualquier caso imposible de verificar.
  • Debido a su extensión geográfica y a su gravedad, la epidemia se ha comparado a las que siguieron a la invasión española, en el siglo XVI.
  • La enfermedad siguió el curso de las principales rutas comerciales de la época: tuvo su origen en Buenos Aires, continuó por el actual Noroeste argentino, causó importantes estragos en Potosí, siguió al Cuzco, donde causó 60 mil muertos, golpeó Arequipa y posiblemente llegó a Lima. La presencia de la epidemia en la capital del virreinato es debatible, aunque algunos aseguran que causó 60 mil víctimas. En el capítulo investigo si esto fue así y por qué. Algunas fuentes indican que la epidemia atacó al Paraguay, Arica y también Huánuco. Es posible que en esta última localidad no se tratase del mismo fenómeno, sino que se hayan producido brotes epidémicos como resultado de la llegada de misioneros franciscanos a la región.
  • Dadas sus características, es posible que se haya tratado de una fiebre hemorrágica, es decir, una enfermedad parecida al Ébola, en la que el contagio se produce vía la saliva expulsada por el portador al toser y estornudar. La enfermedad se iniciaba con los síntomas propios de la gripe, y terminaba con severas hemorragias. Puede ser que la infección fuese traída por los barcos que transportaban esclavos, ya que en la costa occidental del África son endémicas varios tipos de fiebres hemorrágicas. En mi trabajo también considero la posibilidad de que el brote epidémico se debiese a una variedad del virus conocido como Virus Junín, endémico a la pampa argentina, y que tiene como vector a un roedor que vive en los rastrojos. Dado lo escueto de la información documental y la escasa comprensión de lo que sucedía en la época, es prácticamente imposible saber cómo pudo expandirse.
  • La investigación muestra que las autoridades en las distintas ciudades golpeadas por la epidemia tuvieron muy poca capacidad de respuesta, si alguna. Las principales medidas de protección fueron la cuarentena y el cierre de las vías de comunicación. Estas acciones se vieron contrarrestadas por las procesiones y otras actividades religiosas en las que la población intentó hallar algún alivio. Frente a la falta de organización e iniciativa de las autoridades civiles, la Iglesia tuvo un papel protagónico en la mayoría, si no todas, las ciudades que sucumbieron a la enfermedad.
  • Para Potosí, contamos con una de las mejores crónicas que se hayan escrito de un evento de esta naturaleza en el período colonial (Historia de la Villa Imperial de Potosí, de Bartolomé de Arzáns de Orsúa). Especial motivo de preocupación en esta ciudad y emporio minero fue la interrupción de los trabajos en las minas y la dificultad para continuar con el aprovisionamiento de mitayos, muchos de los cuales regresaron a sus lugares de origen en cuanto tuvieron noticia de las muertes numerosas que causaba. En actitud que revela su preocupación por no interrumpir la producción minera, así como su total incomprensión de la forma cómo se transmitía la enfermedad, el corregidor de Potosí propuso ampliar el área sujeta a enviar trabajadores al asiento minero. Se desconoce si se concretaron los planes de incorporar más regiones y trabajadores a las labores en las minas, aunque la expansión de la epidemia hacia el norte de la región puede apoyar esta suposición.
  • Las explicaciones de carácter religioso abundaron para dar cuenta de lo que ocurría: el pecado, el olvido de Dios, el excesivo interés por el placer y el dinero. Por esta razón, las ciudades afectadas recurrieron a los rezos colectivos y a las procesiones. Sin embargo, también encontramos otros puntos de vista: algunos de quienes escribieron años después sobre lo ocurrido, mencionan que el culpable pudo ser el contrabando y sugieren que la enfermedad posiblemente llegó de Europa en uno de los barcos que transportaban mercadería para internarla y venderla ilegalmente en el Perú. Otros hicieron referencia a una epidemia de peste que asoló el norte de Africa y el puerto de Marsella en las mismas fechas. Como era usual, se dijo que las emanaciones infectas o miasmas que circulaban en el aire fueron la causa. Los sabios del virreinato peruano como Peralta y Barnuevo e Hipólito Unanue, atribuyeron el brote epidémico al paso de un cometa y a un eclipse total de sol. Todas estas explicaciones, y actitudes indican las grandes dificultades que existen para estudiar estos fenómenos en momentos en que la medicina y las ciencias de la salud estaban muy poco desarrolladas o eran inexistentes.
  • La información sobre el número de víctimas y los lugares afectados es contradictoria y no se podrá verificar. ¿Qué pasó en el virreinato peruano después de la epidemia? Sabemos que, poco tiempo después de que este fenómeno llegara a su fin, la producción en Potosí repuntó y que, años más tarde la administración española intentó llevar adelante una de las reformas administrativas más importantes de su historia, empezando por un nuevo censo de población y una reforma del tributo indígena, que llevó a cabo el virrey José de Armendáriz y Perurena, mejor conocido como Marqués de Castelfuerte. Las consecuencias de estas medidas tuvieron un peso enorme y se prolongaron durante el resto del siglo XVIII.

 

[1] Se incluyen aquí las primeras páginas del capítulo sobre esa epidemia.

La pandemia del coronavirus: un nuevo reto social y cultural para Colombia

Por Julie Massal, doctora en ciencias políticas e investigadora del IFEA en Bogotá

La pandemia del “coronavirus” llegó a Colombia, en proporciones aún modestas (con cerca de 800 casos conocidos y 13 muertos al 31 de marzo). En Bogotá desde el 20 de marzo y a nivel nacional desde el 25, se declaró la cuarentena, y en muchas regiones, hay toques de queda en pueblos y veredas. Las medidas de protección se acompañan de algunas propuestas dirigidas hacia las poblaciones que se encuentran en las situaciones más vulnerables, por la falta de acceso al agua y a los servicios básicos, entre ellos el acceso a la salud. Por ejemplo, en Bogotá los sectores más pobres recibirán ayuda bajo la forma de canastas básicas y se anunció la suspensión del pago de algunos servicios públicos (luz, agua); también se anticipó que se reconectaría a los usuarios cuyos servicios como el de acueducto habían sido suspendidos por falta de pago. Pero en regiones más aisladas, las condiciones  de pobreza y de débil acceso a los servicios básicos pueden potenciar los efectos negativos de la pandemia en la población menos protegida. Si bien las consignas de distanciación social, de gestos de higiene y de cuarentena se han tomado a nivel nacional, sus efectos no serán los mismos en todo el territorio, afectado por numerosas desigualdades sociales y por distintas formas de violencia y control territorial por los actores armados, criminales o mafiosos.

El panorama político, en efecto, es contrastado: la violencia contra los líderes sociales no da tregua, afectando a jóvenes líderes y ex combatientes en proceso de reinserción, en varias partes del país. A esto se añade la estigmatización contra algunas personas sospechosas de portar el virus. Esto es más preocupante todavía cuando esta estigmatización se dirige específicamente contra los líderes sociales, pues implica para ellos un mayor peligro, debido a que se convierten en blancos todavía más vulnerables. En efecto, la pandemia ha implicado, en muchas regiones, restricciones a la movilidad aún más estrictas que de costumbre; por tanto esos líderes no pueden escapar en caso de ser amenazados por su actuar político y ser blanco de estigmatización puede disminuir el apoyo que reciben de las comunidades, lo que los expone aún más. Al mismo tiempo los organismos internacionales y nacionales de control y monitoreo de la paz tienen mayor dificultad para acceder a esas regiones. 

Pero también hay señales alentadoras de una movilización de las instancias de implementación de la paz, particularmente de la Comisión de la Verdad que llamó a los actores armados a cesar sus actividades. El ELN, guerrilla aún en actividad, anunció el 30 de marzo un cese al fuego unilateral por un mes (del 1 al 30 de abril) como “gesto humanitario” debido a la pandemia, acatando el llamado del Secretariado General de la ONU a cesar los conflictos armados en el mundo entero. La Conferencia Episcopal y la Misión de verificación de la ONU, que vigila la implementación de la paz, también han apoyado este llamado. La agenda de la paz se mueve con la pandemia, también. En el contexto de una implementación de la paz, aun frágil, pero decidida a pesar de los obstáculos, por parte de la sociedad colombiana, éstas son señales que, sin sobrevaluarlas, son dignas de atención y seguimiento.

En la vida cotidiana, también hay muchos “pequeños cambios”, que tal vez no lo sean tanto, y de los cuales no se sabe si se olvidarán apenas termine la cuarentena o si su efecto será más duradero. La distancia social en las colas del supermercado o la tiendita, la prohibición del abrazo, la imposibilidad de “tomarse un tintico”, expresión que en Colombia es una metáfora de muchas relaciones sociales, tanto en la amistad como en los negocios; la calma sorprendente de una ciudad como Bogotá bulliciosa y llena de música…Hay una atmósfera distinta con la desaparición, al menos en algunos barrios, de los vendedores ambulantes que venden cigarrillos, caramelos, una aromática, o que alquilan “minutos” de celular, en las esquinas. Sí, llama la atención la paulatina invisibilidad de todo este “mundo de la calle” y de la gente que vive del “rebusque”, una especie de “Sistema D” (como decimos en Francia), ultra eficiente. El rebusque es la forma de buscar ganarse la vida, a como dé lugar, al vender de todo y sacarle provecho a cualquier oportunidad, con algo de reciclaje de piezas usadas y mucha creatividad a veces. ¿Que irá a pasar con esta economía “informal” pero tan difundida y que da cierta forma a la vida cotidiana? Este es un ejemplo entre tantos de los cambios a diario que ya ha ocasionado la pandemia del coronavirus en Colombia.

Como en otras partes del mundo, las dudas y las incógnitas son las que predominan, y no termina el asombro frente a todo lo que queda en veremos, lo que se creía no podía ocurrir. Pero la pandemia no tendrá los mismos efectos, en particular en las poblaciones más vulnerables, en todo el país, ni en todos los países, y no se ha enfrentado de la misma manera en todas partes, como lo muestra la diversidad de situaciones en América latina. El reto para pensar todo lo que está por cambiar o ya cambió, en la vida diaria, la economía, las relaciones culturales y sociales, la paz o la política, en la ciudad o el campo, es inmenso. Y habrá que hacerlo mirando lo que pasa alrededor nuestro, en nuestro entorno inmediato, por ahora, en la tienda o el barrio. Luego, habrá que pensar cómo investigar en este mundo cambiante y cómo esta pandemia cambia nuestra relación al mundo.

Cuarentena en Lima

Por Irene Valitutto, urbanista y doctoranda CNRS (UMR 8586 – PRODIG)

Lima, 22 de Marzo del 2020

Este momento histórico está marcado por algo difícilmente previsible: una pandemia global, que desde hace unos meses se expande a través de distintos países, siguiendo nuestras rutas internacionales. No creo se trate de una “guerra”, como muchos jefes de estado quieren definirla. Creo al revés, que estamos frente a un evento que difícilmente podremos comparar con algo que conocemos. Esto no ocurre porque estemos carentes de epidemias anteriores, sino porque hoy los medios de comunicación nos permiten una difusión de información global, inmediata y transversal a todas clases sociales. Las maneras de desplazarnos nunca fueron tan rápidas y masivas. Estos factores, también influencian nuestras conciencias y nuestros vínculos, en este momento particular. La metáfora bélica me parece desubicada frente a una amenaza invisible como un virus. Es peligroso hablar de “enemigo”, dándole a un virus un cuerpo que no tiene. El hecho que sea una entidad casi inmaterial, hace que este virus genere todavía más miedo (como siempre hace lo desconocido).  Como usualmente también, el miedo, tiende a separar en lugar de acercar. Es ahí, que me parece pase algo distinto, y al contrario de cualquier guerra, la medida de seguridad tomada frente a este virus, es una medida que demanda “solidaridad”. A los jefes de gobierno no les queda otra opción que pedir a sus ciudadanos que se queden en casa, para cuidarse entre sí, para no contaminarse y no sobrecargar el sistema sanitario, que no se encuentra listo para tal eventualidad.

Lo novedoso de esta pandemia entonces es la manera de enfrentarla, y esta condición de “cuarentena” que ya pensábamos imposible en nuestra época contemporánea, y en que nos encontramos hoy día (casi todos, según la creencia de cada jefe de gobierno).

El tema principal de mis estudios de doctorado, y la razón por la que me encuentro en Lima es investigar sobre sus políticas de gestión de riesgo y de crisis, en una prospectiva vinculada al territorio. Mi mirada está enfocada sobre riesgos clasificados como de “origen natural”. Estos riesgos, como los de terremoto por ejemplo, son los que están definidos para amenazas que podemos cuantificar, cartografiar y a las que podemos aproximarnos con cierta predictibilidad. Este factor clave, nos concede la posibilidad de prepararnos a la crisis que estos riesgos podrían generar, porque conocemos sus efectos y podemos anticiparlos. La diferencia con la situación actual es que en el caso de una epidemia (como otros riesgos antrópicos), es difícil prever su desarrollo y la manera en la que se propagará. La respuesta a una enfermedad desconocida es siempre algo inédito, porque la amenaza es cada vez nueva y distinta, de la que no conocemos el antídoto. No solo no podemos preparar una respuesta específica, porque mientras esto está pasando estamos estudiando el fenómeno para entenderlo, sino que además, cada vez tenemos que reinventar un nuevo protocolo a seguir (confinamiento, distancia de seguridad, lavado de manos etc.) según sus características.

Es interesante ver cómo, en este caso, la estrategia adoptada es una larga negociación entre la opinión de los expertos, que aconsejan el confinamiento como la medida más eficaz en este momento, y los poderes públicos, que intentan salvaguardar un sistema económico vigente y su regular actividad. Así que, una de las características de esta crisis, a diferencia de otras localizadas y territorializadas, parece ser que su propagación invisible afecta sin distinciones la entera estructura social, sacudiendo su sistema organizacional.

Aunque haya muchas más preguntas que se abran sobre estas mismas medidas de respuesta y prevención, y muchas dudas acerca de cómo se seguirá gestionando esta situación de crisis, o que la impresión que el mundo que se verá después ya no será el mismo….yo estoy un poco perdida frente a estas grandes preguntas, que obviamente acompañan mis días, pero que al mismo tiempo las deconstruyo diariamente, para poder vivir e intentar vencer mis temores cotidianos.

Me limitaré entonces a darle una visión o mejor, un sentido, muy personal, a una situación tan universal, en la que me siento cerca de mucha gente que está viviendo situaciones muy parecidas.

La mía es la mirada de una italiana, que hace años vive “en exilio voluntario”, como lo definiría Cortázar, en París, estoy en Lima desde enero, ciudad donde hoy se cumple la primera semana de cuarentena. Pienso que mi condición de “extranjera” en los lugares donde elegí vivir, y que ya considero “mi casa” de alguna manera, influencian mi mirada.

Lima me recibió en manera excepcional, con personas que de repente me hicieron sentir en mi hogar. Creo muy profundamente que los lugares son personas antes de ser paisajes. Creo también, que para mi generación, ya no es posible no pensar a la gente querida como una red de puntos dispersos en un mapa.

Así que hace unos días, desde mi cuarto-oficina de Barranco, estoy diariamente conectada con Roma, París y Londres, donde las personas que quiero viven otras cuarentenas, en distintas condiciones, influenciadas por diferentes regímenes políticos.

Digo esto porque los pensamientos que más me angustian en este momento, tienen que ver con la lejanía y el cierre de fronteras. En tiempos normales, el solo saber que cualquier ser querido sea alcanzable en unas horas de avión, convierte las distancias, por lo menos para mí, en algo abstracto. Una idea que casi se disuelve con las video-llamadas, los textos compartidos en tiempo real, los chats, los mails y todas estas formas de mantener un contacto constante e inmediato. Alguna vez, la distancia quiso decir ausencia absoluta, porque no solo era lejanía, sino ausencia de comunicación. Hoy creo que el concepto de distancia se transforma y toma muchas dimensiones distintas, y creo que, por primera vez, este cierre de fronteras del país donde estoy e igualmente de los países donde están las personas que quiero, me obliga a volver a pensar en una dimensión física de la distancia, de los cuerpos y sobre todo de las fronteras.

Obviamente sé que hablo de una posición muy privilegiada, y que estos son temas que trabajamos diariamente en nuestras reflexiones con otros colegas. Empero, pienso también que vivir esta experiencia, y resentir estas emociones en primera persona, tiene un valor distinto y afecta la manera de deconstruir y rearticular nuestros discursos y nuestras miradas. Así que, entre las muchas interpretaciones que puedo dar a esta situación, me hallo en la posición de valorar este aporte “humano” a nuestra práctica profesional como investigadores, que creo parte imprescindible del proceso de reflexión.

Lo que valoro es inventar cada día una nueva manera de entrar en contacto con el otro y fortalecer este vínculo, así como hacen las redes de familiares, amigos, colegas, que están acá como ahí, porque en este momento de encierro, las distancias de unos metros se parecen más que nunca a las distancias de miles de kilómetros.

Nota sobre la situación

Por Sylvie Taussig, investigadora CNRS – IFEA

Hay una dificultad para escribir sobre lo que pasa, primero como investigadora, pero también cuando uno tiene un poco de sentido moral.

Como investigadora, me alimento del trabajo de campo. El terreno tampoco es una vox dei, o mejor dicho, no es una generación espontánea: se crea, sus límites se constituyen, aunque se disputen, el terreno es un artefacto. Pero si me llevó años (incluso décadas) de trabajo crear cierta capacidad para organizar los hechos (lo que se llama cierta inteligencia del terreno), esta organización no es una idea especulativa, sino una especulación y ponderación. La relación con los hechos se transforma en una carrera de investigador: al principio, los hechos se forman y provocan la reflexión, a menudo por asombro; más tarde, cuando nuestro conocimiento se ha estructurado en la heurística, una herramienta que, sin pretender ser verdadera, muestra su eficacia logrando no reducir la realidad, no aplastarla bajo la teoría, los hechos la verifican o la niegan.

Por lo tanto, una parte importante de nuestra actividad consiste en la autocrítica o la vigilancia, o la clarividencia: sobre todo, debemos tener cuidado de no clasificar los hechos a priori, quedándonos con aquellos que nos son convenientes, lo que se llama un sesgo. El vaivén entre la escritura, la reflexión y el campo es el deseo, sin duda utópico, de eliminar los prejuicios, siempre como último recurso ideológico.

En mi caso, durante mucho tiempo, los hechos fueron los libros, o mejor dicho, como soy latinista, el idioma y la filología. Viniendo a trabajar en la era contemporánea, y luego, cada vez más, navegando a largo plazo, y por lo tanto, manejando datos muy heterogéneos en un cerebro que orquesta una multidisciplinariedad interna, tengo que arbitrar entre los hechos hermenéuticos (si puedo dejar ir esa palabra) y la realidad, sabiendo que la realidad ya es una representación: recoger la palabra de la gente, observar los paisajes, deconstruir las ideas, todo esto implica una flexibilidad de la mente y la escritura, y la escritura es de hecho la piedra de toque. Se trata de verificar, en una ida y vuelta incesante, que mi vigilancia (por lo tanto, una metafunción intelectual) asegure que es efectivamente incesante, como el látigo del domador de circo asegura(ba) que la cabeza del león no se inmovilice, y que sigue reconstituyendo un campo de visión interpretable, pues los hechos y los datos tienen más vida que menos después de haber sido organizados por escrito.

Ahora bien, en el caso actual de la « pandemia » (¿cómo no recordar, por las comillas », la dificultad de nombrar de qué se trata?), ¿cuál sería nuestro terreno? Estamos en aislamiento social, es decir, no tenemos más contacto que con amigos (sesgo emocional) y algunos comerciantes – en mi caso, también está el médico local que viene de otra cultura y le gusta intercambiar conmigo y un político en Lima. En estas condiciones, tal vez habría que hacer algún microtrabajo sobre las reacciones y comentarios de las pocas personas que vienen a entregar una botella de gas o un pollo, pero sería breve y, sobre todo, apenas se hablaría del tema: se trataría sobre todo de explicar cómo, en una situación excepcional, es o no necesario recurrir a mecanismos extramercantiles, especialmente en las zonas rurales. 

Otra solución sería escribir el diario del confinamiento, ya sea la imposibilidad de quedarse solo en la habitación o el júbilo de hacerlo. Pero por una parte, ya he dedicado una novela a este tema (Prison, 2001), luego viví durante muchos años una ruptura total de mi vida social por razones de salud, de la que resultó un libro indefinible y preciso (Ma tête de l’autre, 2012), y no estoy aquí, una investigadora francesa en el Perú, viviendo en condiciones extremadamente confortables en relación con la población que me rodea, segura de mi salario, dominando un jardín, para fungir de »escritor burgués que endilga el diario de mi confinamiento ».

Hay una posibilidad que sigue abierta: he comenzado un trabajo sobre la comunidad NewAge en mi pueblo – para pintar un cuadro de sus creencias y convergencias – y otro sobre la aparición concomitante y « espontánea » de mensajes que saturan estas redes de New Age, a raíz de lo que se ha presentado como « la Amazonia está ardiendo ». La oportunidad es única aquí – y el campo es Facebook, un campo que requiere decodificadores especiales, debido al algoritmo cuyas modalidades de operación frustran los métodos de investigación clásicos en las ciencias humanas. Sin embargo, cada vez se están aclarando más varios rasgos (conspiración, ecología profunda, antisemitismo) en relación con las afirmaciones psicológicas (libertad de pensamiento), certezas ideológicas y una visión gnóstica inmanentista, además del hecho de que los diversos candidatos al liderazgo espiritual local (después de la muerte del líder el año pasado) están compitiendo a través de Facebook para imponer su autoridad a la comunidad de “gringos” dedicada a la medicina espiritual, y esto podría alimentar el capítulo de un libro en curso -y en espera, porque la ansiedad por los cercanos y los lejanos, en todo el mundo, sumada a la carga familiar y a los rumores de la mente, que, dejada a sí misma, oscila entre un concurrido café del comercio y un foro mundial de eminentes pensadores, hace que las manos tiemblen (y la pluma acaba de renunciar – la oportunidad de comprobar que los lapiceros chinos son de muy mala calidad y que, para nosotros, esta necesidad básica, pronto desaparecerá. ¿Cómo podemos pensar sin papel, lapicero, garabatos, silencios?).

La cuestión de lo que puedo escribir ahora, como investigadora, es moral, política, estética, y se plantea con más vigor que cuando escribía Prisión (sin matar a mis hijos y sin ser condenado a cadena perpetua). En primer lugar, porque vivir aquí desde hace tiempo hace imposible « endilgar » nada. Tal vez porque la época actual incrimina como impostura y posible blackface cualquier trabajo de la imaginación que haría hablar en lugar de los que no pueden hablar o son invisibles. Y finalmente porque este miedo – la aparición de mi muerte, de la muerte de los que amo – me hace muy difícil la necesaria tarea de separar a la investigadora del ser emocional.  O, por el contrario, hace aún más necesario trabajar sobre uno mismo: ¿qué papel juega mi identidad de investigadora en el concierto de mis identidades? ¿Qué utilidad tiene para mí? ¿Qué utilidad tiene para los demás?

Esta dificultad moral y política es quizás también lo que hace que nuestra posición sea tan aguda. Aquí estoy hablando de los investigadores, no de mí. Confinados como los demás (tal vez algunos conciudadanos, expatriados o turistas, harían un diario de la transgresión, tal vez se unirían a los que abogan por el rechazo de cualquier medida gubernamental o incluso invitan a la gente a no creer en esta « historia del virus », declarando que es muy útil para los que quieren establecer el « nuevo orden mundial », pero no creo que, como investigadores del CNRS o su equivalente, podamos hacerlo sin traicionar el deber moral, no de nuestra profesión, sino de lo que hemos descubierto, transmitido, exaltado, en lo que se llama las humanidades), estamos allí sin estar allí. Allí en Perú, y allí en Francia. Esta posición, no entre dos sillas, sino en una « biquidad », que golpeaba ayer, ya no tiene mucho sentido hoy. ¿Dónde estamos ahora? Cuando estamos confinados a nuestra casa, ¿seguimos en Perú? En primer lugar, estamos en casa, con nosotros.

Sucede que vivir « lejos » (la patria sigue siendo el centro del mundo, incluso para quienes eligen un exilio definitivo, y sabemos que las diásporas mantienen un anclaje simbólico e incluso teleológico que la fórmula de Pessah,suspendido este abril, « el próximo año en Jerusalén » ilustra muy bien) también hace que no vivamos en ninguna parte, y esto coincide fuertemente con este mundo de nuevas tecnologías.

Para mí, que trabajo en cuestiones de globalización intelectual y espiritual, la circulación de las ideas, los bienes simbólicos y los hombres que los llevan, y cuyos « amigos » están realmente dispersos por todo el mundo, nunca me pareció que este Coronavirus fuera una cosa pequeña, y corrí al médico el 20 de enero – tuve una pequeña y desagradable tos seca.

Este virus, cuya peligrosidad, estando lejos, medimos con este esfuerzo imaginativo que es el esfuerzo fundamental del investigador, sabíamos que si golpeaba a las personas con las que vivimos, a nuestros vecinos, a la gente del mercado, a los que viven en pequeños comercios, y a aquellos con los que nos hemos vinculado más y uno de los cuales sabemos que tiene diabetes (una prevalencia importante aquí) o enfermedades cardíacas, o incluso a los que hemos ayudado cuando una prueba médica después de una caída en la cabeza estaba muy por encima de los recursos del hogar; este virus, si golpeaba a los niños, del que sabemos que, incluso en la clase de nuestros hijos, en la escuela del pueblo, el 30% son anémicos; este virus, del que sabíamos que, si golpeaba hasta el punto de que requería reanimación, simplemente no existía, fue para nosotros inmediatamente globalizado.

Vendría hasta aquí: conocemos les circulaciones transnacionales, conocemos las cifras de turismo (los 3.500 visitantes diarios de Machu Picchu más los 4.000 de la montaña de siete colores hablan por sí mismos) y observamos los « chifas » (restaurantes chino-peruanos) y el « made in China » en la mayoría de las mercancías. Los que venimos de lejos sabemos que no estamos solos: para atenernos a los franceses, los « franceses en el Perú », « franceses en Lima », « franceses en Tarapoto » son nombres, números, empresas -sin olvidar a los estudiantes- y pequeñas organizaciones sociales, aunque se trate de una agregación a través de Internet. Lo mismo ocurre con los peruanos en Francia.

Así es nuestro mundo cotidiano, y nuestrodesplazamiento a través del Atlántico rara vez es una aventura – algunos investigadores lamentan los tiempos heroicos.

La necesidad de confinamiento nos pareció obvia –tales fueron las medidas del ejecutivo peruano, de cerrar las escuelas antes de que se hablara siquiera de ello en Francia – y la incomprensión crecía cada día sobre lo que estaba sucediendo en Francia. Tal vez después de cuatro años fuera de Francia, se olviden las necesidades de una sociedad muy avanzada; sin llegar a mirar las cosas con los ojos de los que viven con poco más que nada, nos encontramos con los cortes de agua de la red pública, la falta de agua caliente, una casa donde la temperatura desciende cada noche a 14 grados, nada que comprar en las tiendas más allá de la satisfacción de las necesidades básicas (y nos divertimos dándonos el gusto de una bulimia de consumo cuando se presenta la oportunidad, como un campesino del siglo XIX que llegaba a París):  aquí, para el período de aislamiento social, mis vecinos tienen choclo(maíz) y habas, tendrá que ser suficiente y será suficiente. También hay vegetales, por suerte es el final de la temporada de lluvias. Sin embargo los choclos están empezando a inclinar sus cabezas: pronto la cosecha. ¿Lo prohibirá el presidente? Eso es lo que me preocupa.

Cuando salgo de compras, me encuentro con la figura familiar del altote simplón que lleva hierba a las vacas de alrededor – tal es su función social, no creo que sepa hablar – o tantos otros que tienen cuys (conejillos de indias) en casa y han tenido que salir a recoger comida para ellos. Otros vuelven con leche, las vacas no se ordeñan a sí mismas, y estarán en casa a la hora del toque de queda.

La realidad francesa, el confort francés, la imposibilidad vital para tal y tal, visto en las redes, de pasar 15 días sin ir a la peluquería de repente parece lunar.

Mi amigo, el filósofo Michel Tibon-Cornillot, falleció del coronavirus el 28 de marzo. Le dedico a él, y a su trabajo, este texto que escribí el 22 de marzo de 2020.