El proyecto Modural: elaboración de una encuesta sobre prácticas de movilidad sostenible en Lima y Bogotá

Escriben Jérémy Robert, Vincent Gouëset  et Florent Demoraes, del programa MODURAL

Dos años después del primer seminario del proyecto ANR Modural, que tuvo lugar en Bogotá en marzo de 2020, en vísperas de la primera cuarentena relacionada con el Covid-19, el equipo pudo reunirse de nuevo cara a cara para el tercer seminario anual del proyecto, en Lima en marzo de 2022 (https://modural.hypotheses.org/1531). Este artículo ofrece una breve reseña de las investigaciones realizadas y en curso.

Foto 1 – 3er seminario anual Modural, en la Alianza Francesa de Lima (Créditos: M. Mauricio, marzo 2022)

El proyecto. Iniciado el 1 de enero de 2020, el programa Modural está financiado por la Agencia Nacional de Investigación francesa (ANR) por un periodo de cuatro años. Reúne a una veintena de investigadores, en el marco de una colaboración entre la Universidad de Rennes 2, el Instituto Francés de Estudios Andinos, la Universidad Católica de Perú y, en Colombia, las Universidades Nacional, Piloto, Santo Tomás y Tadeo Lozano. El proyecto se centra en un análisis comparativo de Lima y Bogotá, dos metrópolis de unos 10 millones de habitantes, muy extensas y altamente segregadas. Las condiciones de transporte son muy difíciles. Los problemas de congestión y contaminación hacen que la movilidad diaria sea el segundo motivo de insatisfacción en las encuestas de opinión, después de la inseguridad.

El proyecto estudia las prácticas individuales de viaje para trabajo y/o estudio, a diferencia de la mayoría de las investigaciones sobre movilidad en las ciudades latinoamericanas, que se centran principalmente en las políticas públicas y las reformas de la oferta de transporte. El objetivo es caracterizar en detalle las prácticas de movilidad e identificar los frenos que limitan y/o los factores que facilitan la adopción de prácticas de movilidad más sostenibles. Trata de comprender las rutinas, estrategias y elementos contextuales que influyen en las prácticas de las personas, ya sea en términos de limitaciones socioeconómicas, ubicación residencial o representaciones sociales. Se centra en las periferias populares, caracterizadas por una alta vulnerabilidad socioeconómica, una escasa oferta de transporte y una mala accesibilidad a los centros urbanos (empleo, educación y servicios).

El seminario de marzo de 2022. El tercer seminario anual de marzo de 2022 marcó un momento clave en el proyecto. Su objetivo era revisar las herramientas de recojo de información para poner en marcha las encuestas previstas para el primer semestre de 2022. Estas encuestas son el núcleo del proyecto y permitirán la producción de conocimientos actualizados sobre las prácticas de movilidad de los habitantes de la periferia de Lima y Bogotá. Se trata de una encuesta de modalidad mixta, incluyendo un cuestionario que se aplicará a una muestra de 800 hogares representativos de cuatro zonas de estudio en cada ciudad, y que se completará con entrevistas en profundidad y viajes comentados. Al mismo tiempo, se aplicarán entrevistas con los principales actores institucionales, políticos y operadores, para entender el contexto en términos de oferta de transporte.

La preparación de las encuestas. Las encuestas representan una etapa clave del proyecto. Requieren una preparación previa, que en este caso se llevó a cabo en plena pandemia. Esta crisis perturbó fuertemente la movilidad cotidiana en las ciudades estudiadas, así como las condiciones de desarrollo de la investigación (Gouëset et al., 2021 – hal-03005287).

Este tiempo de investigación “a distancia” se utilizó en primer lugar para explotar las fuentes secundarias, en particular los censos de población y las encuestas origen-destino disponibles en cada ciudad, con el fin de obtener una visión detallada de la movilidad cotidiana y seleccionar las futuras zonas de encuesta. Se eligieron cuatro zonas en cada ciudad, basándose en las condiciones de movilidad especialmente difíciles y el bajo nivel socioeconómico de su población. Estas zonas se diferencian entre sí por la topografía, la lejanía de los centros laborales, el acceso a las líneas de transporte masivo y la presencia de un mayor o menor grado de uso de la bicicleta (Robert et al., 2022 – hal-03328958v2).

Mapa 1 – Zonas seleccionadas para aplicar las encuestas Modural en Bogotá y Lima

Ante las repercusiones de la crisis sanitaria en la movilidad, quedó claro que había que integrar esta cuestión en la investigación. A la espera de que las condiciones sanitarias permitieran volver al terreno para aplicar las encuestas principales, se han puesto en marcha en 2020 varias acciones de investigación, con dispositivos exploratorios adaptados a las circunstancias, para obtener datos sobre las consecuencias de la crisis en la movilidad. En primer lugar, establecimos un protocolo de seguimiento a distancia de la crisis y sus repercusiones, que dio lugar a una sección “Covid” en el blog de investigación de Hipótesis del proyecto (https://modural.hypotheses.org/covid-19). Para entender la experiencia de los habitantes en esta crisis, realizamos entrevistas a distancia (por teléfono, WhatsApp, etc.) para conocer los impactos del encierro en el sector de Huaycán, en Lima. Paralelamente, se realizó un ejercicio de “crónicas familiares” con los alumnos de H. Sáenz, de la Universidad Santo Tomás de Bogotá. El objetivo era que los estudiantes confinados en sus casas familiares registraran los impactos de la pandemia en sus familias, y las estrategias desplegadas para afrontarla (Robert et al., 2021 – https://forumviesmobiles.org/carnets-des-suds/13789/les-mobilites-quotidiennes-bouleversees-par-la-crise-sanitaire-temoignages-de-la-situation-vecue-par).  

A partir de este trabajo exploratorio, a mediados de 2021 se elaboraron monografías en cada zona de estudio, basadas en fuentes secundarias y en entrevistas realizadas a distancia, o presenciales cuando las condiciones sanitarias lo permitían. El objetivo de estas monografías era caracterizar las condiciones de movilidad, las prácticas de los habitantes, los impactos de Covid-19 y las principales dificultades. Un año después del inicio de la pandemia, los relatos de las prácticas de movilidad ya han evolucionado. La contención y las restricciones más drásticas han pasado, y el impacto del Covid se siente sobre todo en el encarecimiento de ciertos medios de transporte, en particular en Lima con los mototaxis y la supresión de la “China” (media tarifa para trayectos cortos). También persiste el temor al contagio, especialmente en el sistema de transporte público, de nuevo saturado. El Covid forma parte ahora de las demás dificultades estructurales: tiempos de desplazamiento, costo, comodidad, inseguridad, accesibilidad, desniveles, infraestructuras, etc. La crisis también se refleja en las condiciones de trabajo, con una marcada discriminación entre los más acomodados, que pueden teletrabajar, y los más vulnerables, que se ven obligados a desplazarse para mantenerse a diario y que han sido los más afectados (Vega Centeno et al., 2022 – https://revistas.unal.edu.co/index.php/bitacora/article/view/99425).

Los aportes de la investigación exploratoria al diseño de sistemas de encuestas. Esta investigación ha permitido precisar las hipótesis de trabajo e identificar los puntos clave que deben tenerse en cuenta en las encuestas que se realicen. El primer punto se refiere al peso de las desigualdades y la inseguridad en las prácticas de movilidad, especialmente en los cambios modales (el paso de un modo de desplazamiento a otro). Un segundo elemento que se desprende de los testimonios se refiere a los efectos del género y a la movilidad relacionada con el cuidado(Sáenz Acosta, 2022 – https://ifea.hypotheses.org/4824), así como la importancia de captar las dinámicas y los arreglos intrafamiliares que se dan en el hogar (y no sólo las prácticas individuales consideradas en forma separada). Por último, los servicios relacionados con la movilidad parecen ser un sector refugio de empleo, no despreciable en los barrios populares, ya sea para el transporte de pasajeros (personas que alquilan o compran un mototaxi o un taxi) o para las entregas en bicicleta o moto.

El cuestionario de la encuesta, elaborado a lo largo de cinco meses, desde finales de noviembre de 2021, trata así de dar respuesta a las hipótesis iniciales del proyecto, que se han enriquecido con estas exploraciones. Está organizado en cinco módulos que abarcan las características de la vivienda y del hogar, los miembros del hogar, los desplazamientos al trabajo o a los estudios, los cambios observados desde el inicio de la pandemia y, por último, la calificación de los modos de desplazamiento y las perspectivas de cambio modal.

Encuesta piloto, trabajo de campo y debates. En febrero de 2022 se llevó a cabo una encuesta piloto con un cuestionario en 60 hogares en cada ciudad, complementada con entrevistas exploratorias y recorridos comentados(https://modural.hypotheses.org/1503). Esta fase de prueba permitió comprobar la operatividad de las herramientas de recojo de información en el terreno. El debate sobre estos primeros resultados durante el seminario de marzo puso de manifiesto varios elementos. Como primer punto, el hallazgo colectivo en la comprensión de la movilidad en los barrios populares nos invita a clarificar nuestra concepción de la movilidad sostenible. En particular, no debemos limitarnos a la definición clásica promovida por los organismos internacionales, sino captar la movilidad como elemento constitutivo de la calidad de vida de las poblaciones, especialmente en los barrios populares. La pandemia nos ha recordado que la movilidad no es un fin en sí mismo, sino un elemento que determina la calidad de vida. En plena crisis, no tener que movilizarse fue un privilegio de los más acomodados, mientras que los más desfavorecidos tenían que salir para sobrevivir.

La encuesta piloto también confirmó una de las hipótesis iniciales del proyecto: la movilidad pendular, que remite a los viajes regulares entre el domicilio y un lugar de trabajo fijo, no encaja con la complejidad de las prácticas de movilidad de los habitantes de los barrios populares periféricos. Por el contrario, se observa una multiplicidad de formas de movilidad, asociadas a empleos ocasionales, flexibles y multilocalizados. A menudo es difícil hablar de “rutinas”, y menos aún de lugares de trabajo fijos. Por lo tanto, captar estas movilidades en detalle es un reto para el investigador.

Finalmente, se organizaron dos visitas de campo durante el seminario, a Pachacútec, Independencia y Huaycán, y a Villa María del Triunfo, con el objetivo de conocer de cerca la realidad de las condiciones de movilidad en nuestras zonas de estudio. Esta inmersión permitió recordar el peso de la geografía como limitante de la movilidad: ya sea la pendiente, con escaleras y caminos tortuosos por donde sólo pasan las motos; la arena en Pachacútec; o el clima, con el sol en verano, que contrasta con la humedad que hace especialmente resbaladizas las vías sin pavimentar en invierno, etc. Ante estas limitaciones, los mototaxis parecen ser una solución, sobre todo para la “última milla”, no sólo para ganar tiempo o llevar una carga, sino también para protegerse del sol. En las carreteras empinadas y en los caminos pedregosos, uno se siente “como en una licuadora” (para retomar una expresión de P. Vega Centeno), lo que invita al investigador a cuestionar la comodidad y la salud, tanto de los usuarios como de los choferes. Hay otras vías que deben explorarse y que serán objeto de análisis en los próximos meses, basado en el material empírico original que se recogerá a través de la encuesta.

Los dilemas de la movilidad sostenible. Los debates sobre cómo identificar adecuadamente las prácticas de movilidad y las especificidades que caracterizan a las periferias de la clase popular alimentan finalmente una reflexión más general sobre las condiciones y posibilidades de una movilidad más sostenible. En última instancia, el análisis de las prácticas de movilidad muestra que el problema no sea tanto estudiar las posibilidades de un cambio hacia modos considerados como sostenibles (transporte público y modos activos), puesto que ya se utilizan ampliamente; sino más bien considerar los riesgos de una desafección del transporte público, agravada por la pandemia, y un cambio hacia modos poco sostenibles, como el automóvil o la moto lineal. Este dilema, entre otros, se debatió en un conversatorio público organizado durante el seminario y difundido por Internet. Con el título “Los dilemas de la movilidad sostenible. Una mirada desde Lima y Bogotá” y realizado con el apoyo del Instituto Francés de Estudios Andinos – IFEA y MOVEMOS, Asociación de Autopistas VINCI para la Movilidad Sostenible, este evento público contó con la presencia de Mariana Alegre de Lima Cómo Vamos (Perú), Pablo Vega Centeno de la PUCP (Perú) y Carlos Felipe Pardo de NUMO (Colombia), con Vincent Gouëset de la Universidad de Rennes 2 (Francia) como moderador(Ver el vídeo : https://www.facebook.com/ifeanet/videos/556961342392763/). Mostró el interés de cuestionar la movilidad sostenible a la luz de las prácticas de los habitantes, para confrontar los mandatos internacionales con las realidades de nuestras ciudades.

Continuará…

Le projet Modural : préparation d’une enquête sur les pratiques de mobilité durable à Lima et Bogota

Par Jérémy Robert, Vincent Gouëset  et Florent Demoraes, du programme MODURAL

Deux ans après le premier séminaire du projet ANR Modural qui s’est tenu à Bogota en mars 2020, à la veille du premier confinement lié au Covid-19, l’équipe a pu se réunir de nouveau en présentiel pour le 3ème séminaire annuel du projet, à Lima en mars 2022 (https://modural.hypotheses.org/1531). Le présent billet propose un bref bilan des recherches réalisées et en cours.

Photo 1 : 3ème séminaire annuel Modural, dans les locaux de l’Alliance Française à Lima (Crédit : Milton Moreno, mars 2022)

Le projet. Initié le 1er janvier 2020, le programme Modural est financé par l’Agence nationale de la recherche (ANR), pour une durée de quatre ans. Il regroupe une vingtaine de chercheurs, dans le cadre d’un partenariat entre l’Université Rennes 2, l’Institut Français d’Etudes Andines, l’Université Catholique du Pérou et en Colombie, les Universités Nationale, Piloto, Santo Tomás et Tadeo Lozano. Le projet porte sur une analyse comparée de Lima et Bogotá, deux métropoles d’environ 10 millions d’habitants, très étalées et fortement ségrégées. Les conditions de transport y sont très difficiles. Les problèmes de congestion et de pollution font de la mobilité quotidienne le deuxième motif d’insatisfaction dans les enquêtes d’opinion, après l’insécurité.

Le projet est centré sur l’étude des pratiques individuelles de déplacement, à l’inverse de la plupart des recherches sur les mobilités dans les métropoles latino-américaines, qui sont axées avant tout sur les politiques publiques et sur les réformes de l’offre de transport. En prenant pour objet les navettes quotidiennes vers le lieu de travail ou d’étude, son but est de caractériser de manière fine les pratiques de mobilité, et d’identifier les freins et les leviers qui limitent ou au contraire facilitent l’adoption de pratiques de mobilités plus durables. Il cherche à comprendre les routines, les stratégies, et les éléments de contexte qui influencent les pratiques habitantes, que ce soit en termes de contraintes socio-économiques, de localisation résidentielle ou encore de représentations sociales. Il s’intéresse en priorité aux périphéries populaires, caractérisées par une grande vulnérabilité socio-économique, une offre de transport déficiente et une mauvaise accessibilité aux centralités urbaines (emploi, éducation et services).

Le séminaire de mars 2022. Le 3ème séminaire annuel tenu en mars 2022 marque un moment clé dans le projet. Il a eu pour objectif la révision des outils de collecte d’information afin de lancer les enquêtes prévues au premier semestre 2022. Ces enquêtes constituent le cœur du projet et doivent permettre la production de connaissances actualisées sur les pratiques de mobilités des habitants des périphéries de Lima et de Bogota. Il s’agit d’un dispositif mixte, constitué d’une enquête par questionnaire, qui sera appliquée à un échantillon de 800 ménages représentatifs de quatre zones d’enquête dans chaque ville, et complété par des entretiens approfondis et des parcours commentés. En parallèle, des entretiens aux principaux acteurs institutionnels, politiques et opérateurs, permettront de saisir le contexte en termes d’offre de transport.

En amont, la préparation des enquêtes. Les enquêtes représentent une étape phare du projet. Elles supposent un travail de préparation conséquent en amont, qui dans le cas présent a été mené en pleine crise du Covid. Cette dernière a en effet fortement perturbé les mobilités quotidiennes dans les villes étudiées, et aussi les conditions de réalisation de la recherche (Gouëset et al., 2021 – hal-03005287).

Mapa 1 – Zonas seleccionadas para aplicar las encuestas Modural en Bogotá y Lima

Ce temps de recherche « à distance » a d’abord été mis à profit pour l’exploitation des sources secondaires, en particulier les recensements de population et les enquêtes origine-destination disponibles dans chaque ville, avec l’objectif de dresser un panorama détaillé des mobilités quotidiennes et de sélectionner les futures zones d’enquêtes. Quatre zones ont été choisies dans chaque ville, au regard des conditions de mobilités particulièrement difficiles et du faible niveau socio-économique de leur population. Ces zones se distinguent entre elles de par leur topographie, leur éloignement, l’accès à des lignes de transports de masse, ou encore de la présence d’un usage plus ou moins fort du vélo (Robert et al., 2022 – hal-03328958v2). 

Au vu des impacts de la crise sur les mobilités, il est rapidement apparu incontournable d’intégrer cette question à la problématique de recherche. En attendant que les conditions sanitaires permettent un retour sur le terrain nécessaire à l’enquête, plusieurs actions de recherches ont donc été lancées courant 2020, avec des dispositifs exploratoires adaptés aux circonstances, pour produire des données sur les conséquences de la crise sur la mobilité. Nous avons d’abord établi un protocole de suivi à distance de la crise et de ses impacts, qui a donné lieu à une rubrique « Covid » sur le carnet de recherche Hypotheses du projet ( https://modural.hypotheses.org/covid-19). Afin de saisir le vécu de cette crise par les habitants, nous avons mené des entretiens à distance (par téléphone, WhatsApp, etc.) pour connaître les impacts du confinement dans le secteur de Huaycán à Lima. En parallèle, un exercice de « chroniques familiales » a été conduit avec les étudiants de H. Sáenz, de l’Université Santo Tomás à Bogota. L’objectif était que les étudiants confinés dans leur domicile familial consignent les impacts de la pandémie sur leur famille, et les stratégies déployées pour y faire face (Robert et al., 2021 – https://forumviesmobiles.org/carnets-des-suds/13789/les-mobilites-quotidiennes-bouleversees-par-la-crise-sanitaire-temoignages-de-la-situation-vecue-par).    

Dans la continuité de ces travaux exploratoires, des monographies ont été élaborées mi-2021 dans chaque zone d’enquête, sur la base de sources secondaires et d’entretiens menés en distanciel ou en présentiel quand les conditions sanitaires le permettaient. L’objectif de ces monographies était de caractériser les conditions de mobilité, les pratiques habitantes, les impacts du Covid-19 et les principales difficultés. Un an après le début de la pandémie, les témoignages sur les pratiques de mobilité ont déjà évolué. Le confinement et les restrictions les plus drastiques sont passées, et l’impact du Covid se ressent surtout dans l’augmentation des coûts de certains modes de transport, en particulier à Lima avec les mototaxis et la suppression de la « China » (une réduction des tarifs pour les trajets courts). La peur de la contagion persiste aussi, notamment dans les transports publics de nouveau surchargés. Le Covid s’insère maintenant parmi les autres difficultés structurelles (temps de trajets, coût, commodité, insécurité, accessibilité, pentes, infrastructures, etc.). La crise se reflète par ailleurs dans les conditions de travail, avec des discriminations marquées entre les mieux lotis ayant possibilité de télétravailler, et les plus fragiles, obligés de se déplacer pour vivre au quotidien et qui ont été le plus durement touchés (Vega Centeno et al., 2022 – https://revistas.unal.edu.co/index.php/bitacora/article/view/99425). 

Les apports des recherches exploratoires pour la conception des dispositifs d’enquêtes. Ces recherches ont permis de préciser les hypothèses de travail et d’identifier des points clés à prendre en compte dans les enquêtes à mettre en œuvre. Un premier point concerne le poids des inégalités et de l’insécurité dans les pratiques de mobilité, notamment lors des changements modaux (passage d’un mode de déplacement à un autre). Un deuxième élément qui ressort des témoignages concerne les effets de genre et la mobilité liée au care (Sáenz Acosta, 2022 – https://ifea.hypotheses.org/4824, tout comme l’importance de saisir les dynamiques à l’œuvre à l’échelle du ménage (et non pas seulement les pratiques individuelles prises indépendamment les unes des autres) pour capter les arrangements intrafamiliaux. Enfin, les services liés à la mobilité apparaissent comme un secteur d’emploi refuge non négligeable dans les quartiers populaires, en particulier en ces périodes de crises, que ce soit pour le transport de passagers (personnes qui louent ou achètent un mototaxi ou un taxi) ou les livraisons à vélo ou à moto.

Le questionnaire d’enquête dont l’élaboration s’est échelonnée sur 5 mois depuis fin novembre 2021 tente ainsi de fournir les éléments de réponses aux hypothèses initiales du projet, enrichies par ces explorations. Il s’organise en cinq modules qui portent sur les caractéristiques du logement et du ménage, les membres du ménage, les déplacements pour aller au travail ou étudier, les changements observés depuis le début de la pandémie et finalement, la qualification des modes de déplacements et les perspectives de changement modal.

Enquête pilote, terrains et discussions. Une enquête pilote par questionnaire a été réalisée en février 2022 auprès de 60 ménages dans chacune des deux villes, et complétée par des entretiens et parcours commentés exploratoires (https://modural.hypotheses.org/1503). Cette phase test a permis de confronter les outils de collecte d’information au terrain. La mise en discussion de ces premiers résultats lors du séminaire de mars a fait ressortir plusieurs éléments. Sur le fond, les avancées collectives dans la compréhension des mobilités dans les quartiers populaires nous invitent à préciser notre conception de la mobilité durable. Il s’agit notamment de ne pas se limiter à une définition classique promue par les instances internationales dans leurs agendas, mais bien de saisir la mobilité comme un élément constitutif de la qualité de vie des populations, surtout en périphérie populaire. La pandémie notamment a rappelé que la mobilité n’est pas une finalité, mais bien un élément déterminant cette qualité de vie. Au plus fort de la crise, ne pas avoir à se mobiliser était un privilège des plus aisés, alors que les plus défavorisés devaient sortir pour survivre.

L’enquête pilote a aussi confirmé une hypothèse initiale du projet : la mobilité pendulaire, définie comme une mobilité régulière entre le domicile et un lieu de travail fixe, ne convient le plus souvent pas pour décrire les pratiques de mobilité des habitants des quartiers populaires périphériques. On observe au contraire une multiplicité de formes de mobilité, associées à des emplois éventuels, flexibles, multilocalisés. Il est souvent difficile de parler de routines, et encore moins de lieux fixes de travail. Capter finement ces mobilités représente alors un défi pour le chercheur.

Finalement, deux visites de terrain ont été organisées durant le séminaire, à Pachacútec, Independencia et Huaycán ainsi qu’à Villa María del Triunfo, avec l’objectif de cerner d’un peu plus près la réalité des conditions de mobilité dans nos zones d’enquêtes. Cette immersion a permis de rappeler le poids de la géographie comme contrainte pour la mobilité : que ce soit la pente, avec les escaliers et les routes tortueuses où ne passent que les mototaxis ; le sable à Pachacútec ; ou encore le climat, avec le soleil en été, ou l’humidité qui rend les accès non goudronnés particulièrement glissants, etc. Face à ces contraintes, les mototaxis apparaissent comme une solution notamment pour le « dernier tronçon » (la ultima milla), non seulement pour gagner du temps, ou porter une charge, mais aussi pour se protéger du soleil. Sur les routes escarpées et les chemins rocailleux, on est secoué « comme dans mixeur » (pour reprendre l’expression de P. Vega Centeno), ce qui invite le chercheur à s’interroger sur la commodité et sur la santé, aussi bien pour les usagers que pour les petits opérateurs de transport. D’autres pistes sont à explorer et feront l’objet d’une analyse plus approfondie dans les mois à venir, à partir du matériel empirique original qui sera collecté grâce à l’enquête.

Les dilemmes de la mobilité durable. Les discussions sur la façon de bien relever les pratiques de mobilité et les spécificités qui caractérisent les périphéries populaires alimentent finalement une réflexion plus générale sur les conditions et les possibilités d’une mobilité plus durable. Finalement, l’analyse des pratiques montrent que le problème est peut-être moins d’étudier les possibilités d’un usage plus fréquent des modes dits durables (le transport public et les modes actifs, qui sont d’ailleurs déjà largement utilisés) que d’envisager les risques d’un report vers les transports individuels motorisés et d’une désaffection des transports collectifs aggravée sous l’effet de la pandémie. C’est un sujet qui a été discuté, lors d’un débat organisé à l’occasion du séminaire et diffusé en ligne. Intitulé “Los dilemas de la movilidad sostenible. Una mirada desde Lima y Bogotá” et réalisé avec le soutien de l’Institut Français d’Etudes Andines – IFEA et MOVEMOS, Association VINCI Highways pour la Mobilité Durable, il nous a permis de convier Mariana Alegre de Lima Cómo Vamos (Pérou), Pablo Vega Centeno de la PUCP (Pérou) et Carlos Felipe Pardo de NUMO (Colombie), sous la modération de Vincent Gouëset de l’Université Rennes 2 (France) (Voir la vidéo : https://www.facebook.com/ifeanet/videos/556961342392763/). Il en ressort l’intérêt d’un regard décalé, basé sur l’analyse des pratiques habitantes, pour confronter les injonctions de la mobilité durable aux réalités de nos villes.

A suivre.

Mudanza de la biblioteca y la librería

Mientras continuan las obras de construcción del nuevo local del IFEA en Barranco se inició en el mes de marzo el proceso de mudanza de la librería y la biblioteca.
A continuación, compartimos algunas imágenes del traslado a sus nuevas instalaciones, que acogerán al público luego de su inauguración en el mes de junio.

….

Alors que les travaux de construction se poursuivent dans les nouveaux locaux de l’IFEA à Barranco, le processus de déménagement de la librairie et de la bibliothèque a commencé en mars.
Nous vous présentons ci-dessous quelques images du déménagement dans ces nouvelles installations, qui seront ouvertes au public après leur inauguration en juin.

© C. Baldassari
Al iniciar la mudanza recordamos a nuestra querida Alina Wong (1959 – 2021) © C. Baldassari

Vídeo mudanza de la biblioteca © J. Olivera


Ingreso a la casona del IFEA en Barranco, abril 2022. © K. Pacheco
Habilitación de la nueva librería del IFEA. Barranco, abril 2022. © K. Pacheco

Aliocha Maldavsky y Charlotte Quinquis colaboran en la instalación de los libros. © V. Ponce de León
Nuevo almacén de la biblioteca © V. Ponce de León

MOVILIDAD Y CUIDADO: BOGOTÁ EN TIEMPOS DE COVID19

Hernando Sáenz Acosta[1]

A mediados del mes de marzo de 2020 se implementaron las primeras restricciones a la movilidad en Bogotá. Frente a la propagación del virus SARS-COV-2 se pusieron en marcha acciones para reducir los desplazamientos diarios intentando, de esa forma, minimizar el número de personas contagiadas y de aliviar la presión sobre los centros hospitalarios[2]. A partir de ese momento comenzó una etapa en la cual muchos hogares readaptaron sus espacios domésticos para llevar a cabo sus actividades laborales y educativas. Sin embargo, no todos tenían las mismas posibilidades de quedarse en casa y tuvieron que implementar estrategias adicionales para mantenerse a salvo tanto ellos como sus familias. Estos arreglos al interior de los hogares no estuvieron exentos de la reproducción de las brechas de género. Las mujeres vieron cómo aumentaba su carga de trabajo en la vivienda que estaba ahora ocupada por todos sus integrantes de manera permanente (Robert, Goueset, Demoraes, Ñiquen, Sáenz, Pereyra & Rodríguez, 2021)

Las restricciones a la movilidad también se enfrentaron a la realidad de miles de trabajadores que derivaban sus ingresos de actividades informales desarrolladas en el espacio público, particularmente de vendedores ambulantes. La situación escaló a tal punto de demandar el despliegue de redes de solidaridad que incluían desde el apoyo privado, comunitario y /o familiar hasta la puesta en marcha de programas de transferencias monetarias a los hogares que estaban pasando las mayores dificultades. Como lo señalan algunas encuestas realizadas en aquellos meses se observó un aumento de la tasa de desempleo en la ciudad afectando especialmente a las mujeres y a los jóvenes. Los hogares redujeron el número de comidas al día y en los medios de comunicación se hizo frecuente las escenas de trapos rojos colgados en las ventanas de las viviendas como señal de que allí habitaban hogares en situaciones de precariedad[3].

Para inicios de 2021 comenzaron a aplicarse las primeras vacunas y aunque parecía vislumbrarse el final de la pandemia comenzaron a aparecer nuevas variantes que llevaron a tomar la decisión de continuar con restricciones parciales a la movilidad. Varios centros de educación y espacios de trabajo continuaron con las modalidades virtuales y en otros casos comenzaron a darse algunos avances en un retorno a la presencialidad parcial. Para inicios de 2022 aún continúan algunas medidas como las del uso de mascarillas en los espacios públicos y restricciones de aforo para determinados eventos. Gracias a los avances en las tasas de vacunación también se ha relajado la presión sobre la red hospitalaria distrital.

El cuidado y la gestión urbana

La existencia de esta pandemia a una escala global planteó reflexionar acerca de las actividades relacionadas con el cuidado. En un primer momento, la apelación al autocuidado se justificó en virtud de cuidar también a otras poblaciones que tenían mayor riesgo de enfermar y/o de morir: personas con comorbilidades y los adultos mayores. Posteriormente se visibilizó la importancia de determinadas profesiones orientadas al cuidado, especialmente la enfermería, la medicina, el trabajo doméstico remunerado, el trabajo del cuidado no remunerado, etc., actividades realizadas principalmente por las mujeres.

En este contexto la agenda planteada en el plan de desarrollo de la alcaldesa Claudia López no podía ser más pertinente[4]. Abogar por una ciudad del cuidado aparecía como una tarea urgente especialmente en tiempos de pandemia. La puesta en marcha del Sistema Distrital del Cuidado representó un paso importante para llamar la atención sobre las condiciones de vida de las mujeres cuidadoras y permitió la articulación intersectorial para la puesta en marcha de programas y proyectos dirigidos a esta población. Entre sus objetivos están el reconocimiento de las personas que realizan estas tareas; la puesta en marcha de iniciativas para la redistribución de estas tareas entre hombres y mujeres y en tercer lugar la reducción de los tiempos de trabajo no remunerado de las personas que realizan tareas del cuidado.

Una de las formas en que opera el Sistema Distrital del Cuidado es a través de las manzanas del cuidado. Son áreas que concentran servicios de cuidado nuevos y existentes que bajo un criterio de proximidad permiten a las personas cuidadoras tener una oferta de servicios sin tener que caminar más de 20 minutos. Allí se trata de ofrecer un tiempo de calidad para el autocuidado de la cuidadora mientras se atiende también las necesidades de las personas cuidadas (menores de cinco años, población con discapacidad, et.).  Según la información del sitio web existen siete manzanas del cuidado en funcionamiento en Bogotá. Al ser de escala zonal representan todo un desafío para cambiar el enfoque que tradicionalmente tiene la planeación urbana e incluir la dimensión de género y de interseccionalidad en el diseño de las políticas públicas urbanas[5].

© H. Saenz

La movilidad del cuidado

Una dimensión específica de estas tareas del cuidado corresponde a la movilidad que realizan estas personas en la ciudad. Como parte de la agenda distrital y de un trabajo intersectorial se ha comenzado a caracterizar la movilidad del cuidado en la ciudad de Bogotá. En primer lugar, el estudio de la movilidad del cuidado responde a una serie de críticas que se han estado levantando frente a la gestión urbana de las ciudades y particularmente de las latinoamericanas y que se resumen en el carácter androcéntrico de la planeación urbana, la construcción de las ciudades y el diseño de los sistemas de transporte los cuales no reconocen las necesidades de la población femenina. En el caso de la movilidad se privilegia aquella que corresponde a desplazamientos lineales hogar-trabajo-hogar (movilidad pendular) (Secretaría Distrital de Movilidad, 2021)[6].

La movilidad del cuidado, por contraste, corresponde a las actividades que realizan en su mayoría las mujeres y están asociadas a las tareas del cuidado de otras personas (menores de edad, población adulto mayor, población con algún tipo de discapacidad) y suele ser de tipo poligonal, más próxima del lugar de vivienda y en algunas ocasiones superpuesta a movilidades pendulares (sea por motivos de estudio o educación) exigiendo el uso de varios medios de transporte (Sánchez de Madariaga, 2009; Zucchini, 2015). Este tipo de situación representa una sobrecarga para las mujeres que como lo señala la Encuesta de Uso del Tiempo dedican más tiempo al cuidado en relación a los hombres[7].

@ H. Saenz

A partir de dos estudios de caso se ofrece una caracterización de la población cuidadora y de su movilidad en tiempos de COVID 19. La principal conclusión es que debido a las restricciones impuestas en materia de movilidad se redujeron los desplazamientos siendo la necesidad de servicios médicos el motivo principal de estos viajes. Esta es una situación que también generó un estrés adicional a las cuidadoras quienes se enfrentaban a los riesgos de salud para ellas y las personas que cuidaban (Secretaría Distrital de Movilidad, 2021).

La existencia de brechas de género en el uso del tiempo es un aspecto que ya había sido identificado en algunas encuestas realizadas en 2016 y 2017. La principal consecuencia de estas disparidades corresponde al incremento en las cargas de trabajo de las mujeres y las limitaciones en el tiempo para realizar otras actividades como educarse, recreación o la posibilidad de un trabajo remunerado. Ahora bien, la demanda por cuidado puede diferir de acuerdo a la localización en el espacio metropolitano ya que existen diferencias en términos de estructura poblacional que hace que, por ejemplo, mientras en algunas zonas las tareas del cuidado sean principalmente sobre población infantil en otras lo sea en torno a población adulto mayor. Se suma a lo anterior la estructura del hogar y en particular el tipo de jefatura, así como el nivel de ingresos (Secretaría Distrital de Movilidad, 2021).

Los recorridos analizados en el informe señalan también la concentración de la oferta de servicios médicos y particularmente de servicios de medicina especializada en el centro ampliado de la ciudad. Esto significa que para quienes habitan en las zonas con peores condiciones de movilidad estos desplazamientos sean más costosos (en tiempo y recursos monetarios) y las experiencias de viajes sean más negativas. Justamente, en términos de usos del tiempo la realización de estos viajes en horarios pico, cuando la movilidad es más difícil en la ciudad, genera determinadas presiones emocionales en las mujeres cuidadoras tanto por la necesidad de llegar a tiempo a las consultas o exámenes a realizar como por las eventualidades en materia de seguridad física puesto que pueden ser víctimas de delitos como el hurto o el acoso sexual (Secretaría Distrital de Movilidad, 2021).

En el caso de las mujeres cuidadoras entrevistadas en el estudio realizado por la Secretaría Distrital de Movilidad se señalaron diferentes barreras de acceso como son el estado de las veredas o andenes pasando por la infraestructura de los paraderos hasta la oferta de rutas y la frecuencia con que operan los servicios de transporte público y el acceso a los mismos que se hace difícil por la disposición de torniquetes. Por último, cuando el hogar o la cuidadora tiene bajos ingresos también se suman los problemas de accesibilidad en términos de costos monetarios (Secretaría Distrital de Movilidad, 2021). La movilidad del cuidado debe entenderse también a la luz de las barreras que enfrenta la persona que es cuidada. Por ejemplo, en Prada (2021) se entrevistó un grupo de mujeres con discapacidad visual quienes señalaron ser cuidadoras o ser cuidadas por algún familiar y enfrentar diferentes barreras para su movilidad en la ciudad.

© H. Saenz

Las experiencias de los viajes que realizan las cuidadoras llaman la atención sobre el tema de la salud mental puesto que la sobrecarga de las tareas de cuidado sobre la mujer se manifiesta de forma negativa generalmente en relación con lugares por donde debe transitar o incluso en determinadas etapas del recorrido. Esta sensación negativa se refuerza además cuando se observa la falta de apoyo de las redes familiares y/o comunitarias y especialmente de parte de los hombres quienes participan de forma parcial en estas tareas bien sea por la persistencia de una cultura patriarcal y la reproducción de estereotipos de género como por las dificultades cuando son ellos los que realizan movilidades pendulares por motivos de trabajo y estudio, pero estarían dispuestos a colaborar (Secretaría Distrital de Movilidad, 2021).

Por último, se menciona la ausencia casi total de actividades de autocuidado realizadas por las mujeres lo que implica que efectivamente los efectos dejados por el trabajo del cuidado y los viajes de cuidado sean muy negativos en la salud física y mental de estas personas. Cuando se identificaron algunas estrategias se señalaron aquellas de tipo individual (relacionadas con la belleza) y de tipo interpersonal (relacionadas con las redes de apoyo familiar o comunitario) (Secretaría Distrital de Movilidad, 2021).

Reflexiones finales

La crisis sanitaria generada por la pandemia del COVID 19 ha permitido una mayor visibilidad del tema del cuidado en campos como el de la gestión urbana. Uno de los principales desafíos consiste en que no se reduzca a programas ejecutados solamente en un periodo de gobierno distrital. Sea por el contexto global y local o por una orientación transversal de su plan de desarrollo se ha planteado una ciudad del cuidado y derivado de ello el reto de mejorar las condiciones de vida de las mujeres cuidadoras incluyendo en particular las condiciones en que se desplazan por la ciudad.

El riesgo, como se ha mencionado para el caso de otras poblaciones vulnerables es que la pandemia lejos de representar una oportunidad para la reivindicación de sus derechos se torne en una nueva forma de exclusión. Si bien se menciona, por ejemplo, la reducción en el número de viajes y que el motivo principal haya sido la salud cabe preguntarse acerca de  los efectos generados a raíz de las transformaciones experimentadas en el mismo espacio de la vivienda. La convivencia con otros miembros de la familia realizando actividades de teletrabajo o de educación virtual representó en algunos casos una sobrecarga para las mujeres en tanto debían atender demandas tales como el apoyo a las tareas de los menores de edad.

Si bien el informe de caracterización de los viajes de cuidado se realizó para dos zonas de la ciudad aporta un valioso instrumental metodológico para el desarrollo de nuevas investigaciones, así como recomendaciones para una mejor captura de información de instrumentos tales como las Encuestas Origen-Destino.

REFERENCIAS

Robert. J, Goueset. V, Demoraes. F, Ñiquen. J, Sáenz. H, Pereyra. O, & Rodríguez. D (2021) Les mobilités quotidiennes bouleversées par la crise sanitaire: témoignages de la situation vécue par les habitants de Bogotá et Lima. En: Forum vies mobiles. 
https://forumviesmobiles.org/carnets-des-suds/13789/les-mobilites-quotidiennes-bouleversees-par-la-crise-sanitaire-temoignages-de-la-situation-vecue-par

Jirón, P., & Gómez, J. (2018). Interdependencia, cuidado y género desde las estrategias de movilidad en la ciudad de Santiago. Tempo Social, 30(2), 55-72.

Jirón, P., Carrasco, J.-A., & Rebolledo, M. (2020). Observing gendered interdependent mobility barriers using an ethnographic and time use approach. Transportation Research, 140, 204-214.

Montoya-Robledo, V., & et al, .. (2020). Gender stereotypes affecting active mobility of care in Bogotá. Transportation Research Part D: Transport and Environment, 86, 1-12.

Moscoso, M., López, J. S., Montoya, V., Quiñones, L. M., Gómez, L., Lleras, N., . . . Vega, J. (2020). Mujeres y Transporte en Bogotá: Las cuentas. Bogotá: Despacio & WRI. Obtenido de www.despacio.org/hacemos

Prada, V (2021) Movilidad cotidiana de mujeres con discapacidad visual: un acercamiento a sus experiencias y estrategias para desplazarse en la ciudad de Bogotá. Tesis de Pregrado. Facultad de Sociología, Universidad Santo Tomás. Disponible en https://repository.usta.edu.co/handle/11634/34866

Rodríguez, D (2021) Yo salgo, tú te quedas. Brechas de género que se agrandan en pandemia. Tesis de Pregrado. Facultad de Sociología. Universidad Santo Tomás. Disponible en: https://repository.usta.edu.co/handle/11634/43255

Secretaría Distrital de Movilidad & Secretaría Distrital de la Mujer. (s.f.). Mujeres, trabajo y movilidad sostenible. Bogotá: Secretaría Distrital de Movilidad & Secretaría Distrital de la Mujer.

Secretaría Distrital de Movilidad (2021) Informe de consultoría 2020-2019 realizado por Proyectamos S.A., para la caracterización sobre los viajes de cuidado, con enfoque diferencial y de género, a partir del desarrollo de cartografías basadas en técnicas etnográficas.

Soto Villagrán, P. (2019). Análisis de la movilidad, accesibilidad y seguridad de las mujeres en tres Centros de Transferencia Modal (CETRAM) de la Ciudad de México. Ciudad de México: BID.

Zucchini, E. (2015). Género y transporte: análisis de la movilidad del cuidado como punto de partida para construir una base de conocimiento más amplia de los patrones de movilidad. El caso de Madrid. Madrid: Tesis doctoral.

SITIOS WEB

Encuesta Nacional de Uso del Tiempo https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema-2/pobreza-y-condiciones-de-vida/encuesta-nacional-del-uso-del-tiempo-enut

Plan de Desarrollo 2020-2024. Un nuevo contrato social y ambiental para la Bogotá del siglo XXI. https://bogota.gov.co/asi-va-el-plan/

Programa MODURAL https://modural.hypotheses.org/

Sistema Distrital de Cuidado http://www.sistemadecuidado.gov.co/

FOTOS

Las fotografías fueron tomadas en el marco de varios recorridos realizados en 2021 a la zona de Bosa Porvenir, localizada al suroccidente de la ciudad. Se trata de una zona periférica con serios problemas de movilidad y en donde se localiza también una manzana del cuidado. Hace parte también de las zonas de estudio del Programa MODURAL.

[1] Doctor en Planeación Urbana y Regional. Docente-investigador de la Facultad de Sociología de la Universidad Santo Tomás, Bogotá. Este documento recoge algunos resultados parciales del proyecto “Retos de una ciudad del cuidado: la movilidad cotidiana de las mujeres cuidadoras en Bogotá” que contó con el apoyo de una beca otorgada por Instituto Francés de Estudios Andinos IFEA en 2021. Así mismo esta investigación hace parte del Programa MODURAL “Las prácticas de la movilidad sostenible en las metrópolis de América Latina: Estudio comparativo de Bogotá (Colombia) y Lima (Perú) financiado con recursos de la Agencia Nacional de Investigación de Francia ANR) y bajo la coordinación de Vincent Goueset y Florent Demoraes (UMR ESO 6590 CNRS / Universidad Rennes 2).

[2] Una descripción más detallada de las medidas impuestas en Bogotá durante la pandemia en la página web del Programa MODURAL https://modural.hypotheses.org/covid-19

[3] Para un seguimiento más detallado ver la Encuesta Pulso Social disponible en la página web del Departamento Nacional de Estadística DANE. https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/encuesta-pulso-social .

[4] Claudia López asumió la alcaldía de Bogotá en enero de 2020. En abril del mismo año y en un momento ya marcado por la propagación del COVID 19, fue aprobado el Plan de Desarrollo “Un nuevo contrato social y ambiental para la Bogotá del siglo XXI”. Para más detalles https://bogota.gov.co/asi-va-el-plan/

[5] En este documento no se presenta una evaluación de las Manzanas del Cuidado. Para más información del Sistema Distrital de Cuidado ver http://www.sistemadecuidado.gov.co/

[6] Las investigaciones en este campo de la gestión urbana son recientes. En la revisión presentada en el estudio de la Secretaría Distrital de Movilidad se citan los trabajos de Sánchez de Madariaga (2009); Zucchini (2015); Jirón & Gómez (2018); Jirón, Carrasco & Rebolledo (2020); Moscoso et al (2020); Montoya-Robledo et al (2020); Secretaría Distrital de la Movilidad y Secretaría de la Mujer, s.f.).

[7] Las cifras más recientes indicaban que entre septiembre de 2020 y agosto de 2021 las mujeres dedicaron 7 horas y 46 minutos al día en actividades de trabajo no remunerado mientras que para los hombres era de 3 horas y 6 minutos. Para más información ver https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema-2/pobreza-y-condiciones-de-vida/encuesta-nacional-del-uso-del-tiempo-enut

Migraciones de retorno y desigualdades: algunas consecuencias de la pandemia en Puyca, un pueblo agrícola de los Andes surperuanos

Por Mélanie Lercier Castelot, doctoranda en antropología (Université Rennes 2) y voluntaria internacional en el IFEA[1] (melanie.lercier@live.fr)

Preguntas iniciales

            A dos años del inicio de la pandemia por covid 19, ¿cuáles son los primeros efectos estructurales que los antropólogos pueden observar en su campo? ¿Cómo se manifiestan la pandemia y sus consecuencias en las zonas rurales de los Andes peruanos?

            Más allá de estas primeras preguntas, tenía (no sin aprensión) otras de carácter más práctico en mente cuando viajaba al pueblo de Puyca (La Unión, Arequipa, Perú) dos años después de mi último trabajo de campo: ¿cómo reaccionarán los puyqueños al verme? ¿Las autoridades me pedirán que haga una cuarentena? ¿Me rechazarán? ¿Cómo podré convivir con mi familia de acogida cumpliendo las normas sanitarias?

            Para contestar a estas preguntas, me basaré en mi experiencia de campo más reciente, de diciembre de 2021, la primera desde el inicio de la pandemia, ya que las sucesivas restricciones sanitarias me han imposibilitado cualquier retorno al campo más temprano. Cuando el contacto se ha cortado durante tanto tiempo, no es nada fácil retomar su investigación de campo donde se había quedado, sabiendo que este virus había transformado el mundo entero. No había forma que un lugar, tan remoto como Puyca, sea la excepción a la regla: las normas de convivencia ya no iban a ser las mismas que antes y no había forma de saber hasta qué punto se había alterado la vida cotidiana allá antes de viajar al campo.

            Puyca carece de infraestructuras: la carretera que llega hasta el pueblo se parece más a un camino de herradura; la luz (y, por lo tanto, la señal telefónica) es intermitente; y hasta hace muy poco (y esto fue una de las sorpresas de la pandemia), no entraba allí internet. Todos estos elementos dan cuenta de la amplitud del corte del contacto con el campo durante estos dos últimos años.

            Me he resistido en los primeros tiempos de la pandemia a hacer un análisis del impacto del covid en mi terreno por dos motivos. Primero, no quería, por apuro, saltarme las etapas del largo proceso etnográfico. El etnógrafo recoge los datos con tiempo, observa lo que está sucediendo para luego procesar y analizar la información; y no podía omitir este proceso. Además, como ser humano, ¿cómo podía entender lo que sucedía en otro lugar mientras no entendía yo misma lo que sucedía a mi alrededor? El segundo motivo me parecía aún más ineludible: no tenía acceso tanto directo como indirecto al campo, no podía comunicarme con el pueblo, y, por lo tanto, no tenía datos tangibles y sólidos que pudiera analizar con el debido rigor científico. Entonces, me pareció preferible esperar a que, entre confinamientos, medidas sanitarias y restricciones de todo tipo, pudiera viajar al pueblo para recoger informaciones de primera mano sobre los impactos del covid. Tengan en cuenta que estas son primerísimas informaciones que, obviamente, necesitarán ser completadas en trabajos de campo ulteriores. Pero al menos nos permiten tener una idea más precisa de la manera cómo la pandemia ha ido afectando lugares remotos del Perú que no salen en los noticieros, y apenas en informes oficiales.

El campo

            Puyca es un pueblo de idioma quechua y castellano, ubicado a 3600 m.s.n.m. en el cañón de Cotahuasi (provincia La Unión, Arequipa, Perú). Es la cabecera del distrito de Puyca, el cual tiene una extensión de 1500 km² aproximadamente y es limítrofe al noreste con las regiones de Apurímac y Cusco. El pueblo de Puyca se ubica a unas 12 horas de la capital regional, Arequipa. Se trata de una localidad rural (como todo el cañón de Cotahuasi) cuyos pobladores son mayormente agricultores quienes viven de la agricultura de subsistencia[2]. Por lo tanto, la relación con la tierra es sumamente importante, evidenciada en los numerosos rituales y fiestas realizadas para conseguir la fertilidad de los cultivos. Esta relación con la tierra es central en el presente caso y merece ser desarrollada a continuación.

Vista de Puyca © M. Lercier

            Por la falta de infraestructuras antes mencionada, Puyca está fuera de los circuitos turísticos, más aún desde la pandemia. Aunque no está desconectado[3] de los procesos nacionales, no es exagerado decir que Puyca ha sido (y todavía es) marginado a lo largo del periodo republicano. Sin embargo, no fue lo suficientemente remoto para escapar del covid y sus consecuencias, lo que cuestiona su supuesto aislamiento, resaltando los vínculos con el exterior.

Los impactos del covid 19 en Puyca: algunas aproximaciones

            Esta breve nota se concentra en lo que me parece ser el impacto más obvio y con más consecuencias de la pandemia sobre la vida de los puyqueños: el fenómeno migratorio. Mi hipótesis sostiene que el retorno de los residentes[4] a Puyca para vivir incrementa las desigualdades preexistentes en la sociedad local.

            En Perú y frente a la pandemia, la estrategia de supervivencia de cientos de migrantes que habitaban las ciudades fue regresar a sus pueblos de origen[5]. Puyca no es la excepción a la regla. Muchos residentes regresaron al pueblo, algunos por unos meses, otros de manera más duradera. Me centraré aquí en el último grupo, ya que su retorno ha acarreado cambios duraderos en el pueblo que pude observar durante mi último trabajo de campo. En periodos de crisis, la agricultura de subsistencia, antes rechazada por “el progreso” —lo cual significa, para los puyqueños, una ascensión social sólo posible mediante la migración a la ciudad y una profesionalización[6]—, se convierte en una seguridad alimenticia. Por lo tanto, frente a la falta de perspectivas en ciudades confinadas y a la emergencia alimentaria, muchos optaron por regresar al pueblo para cultivar las chacras familiares.

            Antes de la pandemia, la tendencia general[7] era la siguiente: una vez terminada la secundaria, los jóvenes migraban a la ciudad en búsqueda de un trabajo o para seguir sus estudios. Sólo una mínima parte de estos nuevos residentes regresaba a vivir al pueblo, a menudo después de varios años pasados en las ciudades de Arequipa o Lima. Parece que la pandemia ha revertido esta tendencia. El regreso de los residentes ha sido repentino y masivo. En este proceso, muchos han contagiado de covid a sus familiares en el pueblo.

            Este retorno de los residentes a Puyca ha sacado a la luz las discrepancias entre los puyqueños más ricos[8] y más pobres. De hecho, si estas desigualdades siempre han existido, no se veían de manera tan nítida antes de la pandemia, debido mayormente a la falta de convivencia cotidiana entre residentes y lugareños. No hay que subestimar el rol de la convivencia en la creación de una identidad compartida. En Puyca, convivir significa relacionarse con un mismo territorio y con las entidades no humanas que allí viven[9], así como compartir la misma comida, producto de las chacras.

            En lo que se refiere a los residentes y los lugareños, ellos limitaban sus interacciones a algunas oportunidades, mayormente las fiestas que atraen un importante flujo de migrantes. Es sabido que las fiestas en los Andes son un fuerte momento de competencia, donde los cargantes enseñan de manera pública su devoción religiosa, pero sobretodo sus riquezas (símbolo de su éxito económico y social), y buscan, por este medio, adquirir prestigio en la comunidad de origen[10]. Esta dinámica también existe en Puyca. No es raro que en las fiestas, los cargantes sean residentes que han regresado en esta oportunidad para hacer muestra de sus riquezas al costear fiestas siempre más onerosas. El incremento del costo de la fiesta es un tema ampliamente criticado por los lugareños, quienes se quejan de que cada vez menos jóvenes quieran asumir el cargo[11]. Sin duda, la migración urbana agudiza este fenómeno, ya que genera mayores ingresos económicos, lo cual participa del aumento del costo de la fiesta según la dinámica competitiva antes mencionada. Es de temer que se agudizará aún más con el regreso de los residentes al pueblo como consecuencia de la pandemia. A mediano plazo, puede que se incrementen estas desigualdades económicas entre los ex residentes quienes han ahorrado de años de trabajo asalariado e invierten su capital en tierras y casas, y los lugareños quienes viven de una precaria agricultura de subsistencia y no tienen muchos ingresos alternativos. Hasta se puede suponer que, a la larga, los ex residentes se convertirán en un grupo restringido de campesinos ricos quienes acapararán los cargos religiosos y políticos[12], conformando una nueva élite local.

            Si bien el regreso de los residentes acentúa las desigualdades en las fiestas, también las acentúa en la posesión de las tierras. Desde su retorno a Puyca, el precio de las chacras ha aumentado fuertemente, lo cual perjudica a los campesinos más pobres, quienes, a falta de tener suficientes tierras, se dedican a un trabajo no asalariado cumpliendo el rol de partidario[13]. Esto remite a la organización social de las haciendas locales, que nunca fueron expropiadas y cuyos restos son todavía visibles en el paisaje local. Esta hipótesis se confirma cuando una se entera de que los mistis (el nombre que se les da a los ex hacendados) venden los terrenos que todavía tienen en Puyca a los que pueden comprarlos a pesar de la subida de los precios —es decir, a los residentes. Entonces, ¿Puyca retornará al modelo de una concentración de las tierras por algunas familias afortunadas?

            Aunque no puedo aportar una respuesta, la diferenciación económica entre los residentes y los lugareños se ve en el paisaje local. Casas de ladrillo (un material costoso) de varios pisos al estilo urbano, han ido emergiendo en tan sólo algunos meses en Puyca, lo cual contrasta con las usuales casas de adobe (un material económico y local) y de calamina de un solo piso. Cabe precisar que la mayoría de estas casas nuevas se ubican en la calle principal del Puyca[14], antes monopolizada por los mistis. Por dar directamente sobre el municipio esta calle, todavía está asociada con las autoridades políticas, a su vez asociadas en el imaginario local con los mistis, quienes ocuparon todos los cargos políticos del pueblo hasta hace poco.

            Al contrario, algunos lugareños han optado por una táctica de habitat disperso. En vez de ir cada día de su casa en el pueblo a las chacras, varios han construido casas rústicas en sus chacras donde se van a vivir de varios días a varias semanas al mes, según las necesidades del calendario agrícola. Hace falta señalar aquí dos cosas. Primero, parece que este fenómeno es un retorno a una práctica ya abandonada que todavía practicaban las generaciones anteriores. Luego, según me ha señalado uno de estos lugareños, la presencia de casas en las chacras favorecería prácticas de ayuda mutua (ayni) entre los habitantes de una misma zona agrícola, lo cual recuerda el sistema del ayllu prehispánico. Es de suponer que se trata de una táctica de preservación y reforzamiento del ayni dentro de un grupo reducido que convive en un mismo espacio. Eso respondería a una paulatina desaparición del ayni, amenazado por la migración a la ciudad. Según nuestros informantes, los residentes de regreso al pueblo se negarían a participar en el ayni, lo cual hubiera dificultado la última cosecha de maíz, que, si bien fue buena, careció de mano de obra. En los años 1970 en Yucay (Cusco), Antoinette Molinié ya señalaba un fenómeno similar entre los campesinos ricos (quienes no querían y/o no eran capaces de participar en el ayni) y los campesinos pobres (quienes dependían de esta ayuda mutua no asalariada para sobrevivir)[15]. Sería interesante ver si existen continuidades en la práctica del ayni en relación con las desigualdades socioeconómicas en los pueblos agrícolas de la sierra sur del Perú analizando otros casos desde un punto de vista diacrónico.

            Finalmente, cabe señalar que la diferenciación económica que resulta de la migración genera un acceso desigual a los cuidados de salud, especialmente en lo que se refiere al covid 19. El acceso a los cuidados de salud siempre ha sido precario en Puyca ya que la provincia carece de un hospital (el más cercano está en Aplao, Castilla) y el pueblo tiene un mero puesto de salud. Tan sólo en mis trabajos de campo, he visto a varios puyqueños fallecer de patologías o heridas no mortales porque no recibieron la atención médica adecuada. Como era de esperar, esto se ha agudizado en el contexto de pandemia. Los que tienen síntomas de covid, muchas veces contagiados por los migrantes de visita, tienen que sacarse una prueba en el puesto de salud y confinarse varios días mientras el puesto de salud espera los resultados (se nos comunicó un promedio de 5 días), y eso antes de recibir cualquier tipo de tratamiento. Este plazo excesivo les resultó mortal a varios lugareños, quienes fallecieron de covid sin recibir ningún cuidado. Eso refleja las dificultades y falta de presupuesto con los que se encuentran los puestos de salud y los pacientes a los que atienden en lugares remotos, situación que, sin ser nueva, se ha agudizado con la pandemia.

            Aquí también se opera una diferenciación entre los más ricos y los más pobres. Tal como señalaba una informante, los que tienen familiares en la ciudad pueden pedir que les envíen medicinas y otras herramientas de cuidado. Para los que no pueden movilizar estos recursos económicos y/o humanos, el único remedio son las plantas medicinales que se encuentran en los cerros cercanos, las mismas que, tomadas en infusión, sirven contra la gripe y los resfríos. Aquí, como en muchas otras zonas del Perú, el monto exorbitante de una sola botella de oxígeno (7000 soles aproximadamente[16]) hace que esta ayuda esté totalmente fuera del alcance económico de los puyqueños.

Conclusiones

            A modo de conclusión, se puede decir que la pandemia ha agudizado tendencias latentes en Puyca. Las desigualdades dentro de la sociedad local se han hecho visibles con los flujos migratorios ocasionados por la pandemia. Cuando los residentes regresan masivamente a vivir al pueblo, emergen las jerarquías económicas y sociales del grupo. Lo más interesante en el presente caso, es que las diferencias de capital entre lugareños y residentes acarrean dinámicas de acaparamiento de las tierras y probablemente de los cargos religiosos y políticos a mediano plazo, con el riesgo de que se conforme una élite reducida que nos recuerda el monopolio no muy antiguo de los hacendados locales. Como es ampliamente recordado por los puyqueños hasta ahora, estos últimos también habían llegado del exterior hace casi dos siglos antes de acaparar las tierras de Puyca. Frente a los trastornos ocasionados, parece que ciertos lugareños adoptan estrategias de resistencia que contribuyen a reforzar unidades sociales más pequeñas, tal como la construcción de casas en las chacras para consolidar el sistema del ayni entre los campesinos de una misma zona agrícola.

            A manera de apertura, sólo mencionaré que esta visibilización de las tensiones entre los residentes y los lugareños es de particular interés, ya que todos se definen como “indígenas” en oposición a los “mistis[17]. Esta autodefinición identitaria es el resultado directo del régimen de haciendas que ha habido hasta fechas recientes en Puyca. Se trata de una manera de mantener viva la distinción entre los ex hacendados y su antigua mano de obra[18]. Sin embargo, estas categorías sociales se presentan como homogéneas cuando en realidad muchas desigualdades las caracterizan, como se puede ver con el retorno de los residentes a Puyca. La pandemia ha permitido sacar a la luz las tensiones preexistentes en el grupo indígena. Queda por observar en los próximos años si estamos asistiendo a la génesis de una nueva élite local.

[1] Esta nota fue redactada gracias a la Beca Louise Beyrand et Olivier Toussaint 2018. Agradezco a mis colegas Johnatan Vega Slee, Lucie Miramont y Théo Milin Bervas por su atenta lectura y sus valiosos comentarios.

[2] Según el Estado peruano, Puyca es una zona de pobreza extrema.

[3] En el artículo “Geopoética de identidad y lo cholo en el Perú: migración, geografía y mestizaje” (Crónicas Urbanas (12), 2007), la antropóloga Gisela Cánepa cuestiona la relación todavía muy frecuente que se hace en Perú entre el difícil acceso geográfico a ciertas localidades de los Andes y su presunto aislamiento de las esferas supralocales. Al respecto, subraya la exotización de estos lugares y de sus pobladores, quienes, por su “arcaísmo”, representarían a los ancestros incaicos de los peruanos. Obviamente, esta imagen errónea difiere de la realidad y perjudica a los pobladores de estas localidades remotas.

[4] En Puyca, se designa a los que se fueron a vivir a la ciudad como “residentes”, en oposición con los “lugareños” quienes viven en el pueblo.

[5] Sobre el tema, ver: https://ojo-publico.com/3199/casi-250000-peruanos-retornaron-en-pandemia-zonas-rurales

[6] Para los puyqueños, el “trabajo” es un trabajo asalariado, al contrario de las actividades agrícolas.

[7] Esta migración ha incrementado a partir de los años 1980, cuando el poder de los hacendados locales se mermó bajo la influencia consecutiva de la reforma agraria de 1969 y del conflicto armado interno (1980-2000).

[8] Esta “riqueza” de los residentes es relativa. Si bien en Puyca ellos son más adinerados que los lugareños, en la ciudad, hacen parte de los pobladores más pobres. Por lo tanto, durante los confinamientos, sus gastos excedían sus ingresos. Al contrario, en Puyca, el producto de las chacras permite gastar poco en comida. Entonces, los residentes pueden invertir su plata, en particular para comprar tierras, lo cual da acceso a los cargos religiosos y políticos locales. Señalemos además que el costo de vida es mucho menor en Puyca que en la ciudad. Por ejemplo, en diciembre de 2021, se podía comprar 4 panes por 1 sol en Puyca, mientras que en Arequipa, eran 2 panes por 1 sol.

[9] Aunque no tengo espacio aquí para desarrollar estas cuestiones ontológicas, me inspiro mayormente en el concepto de “colectivo” propuesto por Philippe Descola para designar a un conjunto de seres humanos y no humanos unidos por relaciones interespecíficas. Este término se opone a “sociedad” que, según un enfoque antropocéntrico, sólo se aplica a los seres humanos: https://www.franceculture.fr/emissions/les-cours-du-college-de-france/la-composition-des-collectifs-formes-dhybridation-15-introduction

[10] Ver sobre este tema: Karsten Paerregaard, “Ayni Unbounded: Cooperation, Inequality, and Migration in the Peruvian Andes”, The Journal of Latin American and Caribbean Anthropology (2017); Wilton Martínez y Paul Gelles, Transnational fiesta, 1992, University of California (1992); Antoinette Molinié, La vallée sacrée des Andes, Lima: Institut Français d’Études Andines (1982), entre otros.

[11] Pude presenciar este fenómeno en varias oportunidades, especialmente en el 2018, cuando los jóvenes quienes se habían hecho voluntarios para asumir el cargo de la fiesta patronal habían renunciado algunos días antes de la fiesta por no poder asumir su costo.

[12] Ver Antoinette Molinié, La vallée sacrée des Andes, Lima: Institut Français d’Études Andines (1982).

[13] Campesino que trabaja las tierras de otro puyqueño, a menudo un migrante que no vive en el pueblo, a cambio de la mitad de la cosecha. Si bien ya no viven en el pueblo, muchos mistis recurren a los partidarios para mantener intactas sus tierras (y por lo tanto, para mantener cierto dominio en Puyca).

[14] Puyca está dividido de manera bipartita por una calle central (donde termina la carretera). Durante todo el periodo de las haciendas y hasta fechas recientes, en la calle principal y la parte de abajo vivían los mistis y en la parte de arriba vivían los indígenas.

[15] Ver Antoinette Molinié, La vallée sacrée des Andes, Lima: Institut Français d’Études Andines (1982).

[16] En el momento en el que escribo esta nota (enero de 2022), el sueldo mínimo en Perú es de 930 soles mensuales (equivalente a 242$). Por vivir de la agricultura de subsistencia, la mayoría de los lugareños en Puyca gana menos de este sueldo mensual.

[17] Estos términos no son los de la antropóloga sino de los mismos puyqueños.

[18] Es el tema de una tesis doctoral en curso y será profundizado en este marco.

Migrations de retour et inégalités : quelques conséquences de la pandémie à Puyca, un village agricole du sud des Andes péruviennes

Par Mélanie Lercier Castelot, doctorante en anthropologie (Université Rennes 2) et volontaire internationale à l’IFEA [1] (melanie.lercier@live.fr)

Interrogations initiales

            Deux ans après le début de la pandémie de covid 19, quels sont les premiers effets structurels que les anthropologues peuvent observer sur leur terrain ? Comment la pandémie et ses conséquences se manifestent-elles dans les zones rurales des Andes péruviennes ?

            Au-delà de ces questions initiales, j’en avais (non sans appréhension) d’autres de nature plus pratique en tête lorsque je me suis rendue dans le village de Puyca (La Unión, Arequipa, Pérou) deux ans après mon dernier travail de terrain : comment les Puyqueños vont-ils réagir en me voyant ? Les autorités vont-elles me demander de faire une quarantaine ? Vont-elles me rejeter ? Comment vais-je pouvoir vivre avec ma famille d’accueil tout en respectant les règles sanitaires ?

            Pour répondre à ces questions, je m’appuierai sur mon expérience de terrain la plus récente, en décembre 2021, la première depuis le début de la pandémie, les restrictions sanitaires successives ne m’ayant pas permis de retourner sur le terrain plus tôt. Lorsque le contact a été coupé pendant si longtemps, il n’est pas facile de reprendre ses recherches sur le terrain là où on les avait laissées, sachant que ce virus avait transformé le monde entier. Un endroit aussi reculé que Puyca ne faisait pas exception à la règle : les normes de cohabitation n’étaient plus les mêmes qu’avant et il était impossible de savoir dans quelle mesure la vie quotidienne avait été modifiée avant de se rendre sur le terrain.

            Puyca manque d’infrastructures : la route qui mène au village ressemble davantage à un chemin de terre ; l’électricité (et donc le réseau téléphonique) est intermittente ; et jusqu’à très récemment (et c’est l’une des surprises de la pandémie), il n’y avait pas d’accès à Internet. Tous ces éléments laissent imaginer à quel point le contact avec le terrain a été rompu au cours des deux dernières années.

            Au début de la pandémie, j’ai résisté à l’idée de faire une analyse de l’impact du covid sur mon terrain pour deux raisons. Tout d’abord, je ne voulais pas, dans la précipitation, sauter les étapes du long processus ethnographique. L’ethnographe prend le temps de collecter les données, d’observer ce qui se passe, avant de traiter et d’analyser les informations, et je ne pouvais pas faire l’impasse sur ce processus. D’ailleurs, en tant qu’être humain, comment pouvais-je comprendre ce qui se passait ailleurs, tout en ne comprenant pas moi-même ce qui se passait autour de moi ? La deuxième raison me semblait encore plus incontournable : je n’avais aucun accès direct ou indirect à mon terrain, aucune communication avec le village, et donc aucune donnée tangible et solide que je puisse analyser avec la rigueur scientifique qui s’impose. C’est pourquoi il m’a semblé préférable d’attendre qu’entre les confinements, les mesures sanitaires et les restrictions de toutes sortes, je puisse me rendre au village pour recueillir des informations de première main sur les impacts du covid. Veuillez noter qu’il s’agit ici d’informations préliminaires, qui devront évidemment être complétées par d’autres travaux de terrain. Mais au moins, celles-ci nous donnent une idée plus précise de la façon dont la pandémie a touché des régions reculées du Pérou qui n’apparaissent pas dans les journaux, ni même dans les rapports officiels.

Le terrain

            Puyca est un village quechuaphone et hispanophone situé à 3600 m d’altitude dans le canyon de Cotahuasi (province de La Unión, Arequipa, Pérou). Il est la capitale du district de Puyca, qui a une superficie d’environ 1500 km² et est bordé au nord-est par les régions d’Apurímac et de Cusco. La ville de Puyca est située à environ 12 heures de la capitale régionale, Arequipa. Il s’agit d’une localité rurale (comme l’ensemble du canyon de Cotahuasi) dont les habitants sont principalement des agriculteurs qui vivent de l’agriculture de subsistance[2]. La relation à la terre est donc extrêmement importante, comme en témoignent les nombreux rituels et fêtes organisés pour assurer la fertilité des cultures. Ce rapport à la terre est central dans le cas qui nous occupe et mérite d’être développé ci-après.

© M. Lercier

            En raison du manque d’infrastructures mentionné plus haut, Puyca est hors des circuits touristiques, encore plus depuis la pandémie. Bien qu’il ne soit pas déconnecté[3] des processus nationaux, il n’est pas exagéré de dire que Puyca a été (et est toujours) marginalisé tout au long de la période républicaine. Cependant, il n’a pas été suffisamment éloigné pour échapper au covid et à ses conséquences, ce qui remet en cause son supposé isolement et souligne ses liens avec le monde extérieur.

Les impacts du covid 19 à Puyca : quelques éléments de réponse

            Cette brève note se concentre sur ce qui me semble être l’impact le plus évident et le plus conséquent de la pandémie sur la vie des Puyqueños : le phénomène migratoire. Mon hypothèse est que le retour des residentes [4]à Puyca pour y vivre augmente les inégalités préexistantes dans la société locale.

            Au Pérou, face à la pandémie, la stratégie de survie de centaines de migrants urbains a été de retourner dans leur village d’origine[5]. Puyca ne fait pas exception à la règle. De nombreux residentes sont revenus au village, certains pour quelques mois, d’autres de façon plus permanente. Je me concentrerai ici sur ce dernier groupe, car leur retour a apporté au village des changements durables que j’ai pu observer lors de mon dernier travail de terrain. En temps de crise, l’agriculture de subsistance, auparavant rejetée au bénéfice du “progrès” — qui pour les Puyqueños signifie une ascension sociale uniquement possible par la migration en ville et la professionnalisation[6] —, devient une sécurité alimentaire. Ainsi, face au manque de perspectives dans les villes confinées et à l’urgence alimentaire, beaucoup ont choisi de retourner au village pour cultiver les terres familiales.

            Avant la pandémie, la tendance générale[7] était la suivante : après avoir terminé le collège (secundaria), les jeunes migraient en ville à la recherche d’un emploi ou pour poursuivre leurs études. Seule une petite fraction de ces nouveaux residentes revenait vivre au village, souvent après plusieurs années passées dans les villes d’Arequipa ou de Lima. La pandémie semble avoir inversé cette tendance. Le retour des residentes a été soudain et massif. Lors de ce processus, beaucoup ont infecté leurs proches du village avec le covid.

            Ce retour des residentes à Puyca a mis en lumière les disparités entre les Puyqueños les plus riches[8] et les plus pauvres. En effet, si ces inégalités ont toujours existé, elles n’étaient pas aussi clairement visibles avant la pandémie, principalement en raison du manque de cohabitation quotidienne entre les residentes et les lugareños. Le rôle de la cohabitation dans la création d’une identité partagée ne doit pas être sous-estimé. À Puyca, vivre ensemble signifie se lier au même territoire et aux entités non-humaines qui y vivent[9], ainsi que partager la même nourriture, qui est le fruit des chacras.

            En ce qui concerne les residentes et les lugareños, ils limitaient auparavant leurs interactions à quelques occasions, principalement les fêtes qui attirent un flux important de migrants. Les fêtes dans les Andes sont connues pour être un moment d’intense compétition, lors duquel les cargantes affichent publiquement leur dévotion religieuse, mais surtout leur richesse (symbole de leur réussite économique et sociale), et cherchent, par ce biais, à acquérir du prestige dans la communauté d’origine[10]. Cette dynamique existe également à Puyca. Il n’est pas rare que lors des fêtes, les cargantes soient des residentes étant revenus à cette occasion pour montrer leur richesse en finançant des fêtes toujours plus onéreuses. Le coût croissant de la fête est d’ailleurs largement critiqué par les lugareños, qui se plaignent que de moins en moins de jeunes veulent accepter les charges rituelles (cargos)[11]. Sans aucun doute, la migration urbaine accentue ce phénomène car elle génère des revenus plus élevés, ce qui contribue à l’augmentation du coût de la fête suivant la dynamique concurrentielle mentionnée ci-dessus. Il est à craindre qu’il soit encore davantage exacerbé par le retour des residentes au village en raison de la pandémie. À moyen terme, ces inégalités économiques risquent de se creuser entre les anciens residentes qui ont économisé pendant des années de travail salarié et qui investissent leur capital dans des terres et des maisons, et les lugareños qui vivent d’une agriculture de subsistance précaire et n’ont guère d’autres revenus. Nous pouvons même supposer qu’à long terme, les ex-residentes deviendront un groupe restreint de paysans riches qui monopoliseront les fonctions religieuses et politiques[12], formant ainsi une nouvelle élite locale.

            Si le retour des residentes accentue les inégalités dans les fêtes, il accentue aussi les inégalités quant à l’accès aux terres. Depuis leur retour à Puyca, le prix des chacras a fortement augmenté, au détriment des paysans les plus pauvres qui, faute de terres suffisantes, se dédient au travail non rémunéré de partidario[13]. Ceci renvoie à l’organisation sociale des haciendas locales, qui n’ont jamais été expropriées et dont les vestiges sont encore visibles dans le paysage local. Cette hypothèse se confirme lorsque l’on apprend que les mistis (nom donné aux anciens propriétaires d’hacienda) vendent les terres qu’ils possèdent encore à Puyca à ceux ayant les moyens de les acheter malgré la hausse des prix, c’est-à-dire les residentes. Puyca va-t-elle revenir au modèle d’une concentration des terres par quelques familles fortunées ?

            Bien que je ne puisse apporter de réponse, la différenciation économique entre les residentes et les lugareños est visible dans le paysage local. Des maisons de style urbain à plusieurs étages en briques (un matériau coûteux) sont apparues en seulement quelques mois à Puyca, ce qui contraste avec les habituelles maisons à un étage en adobe (un matériau local bon marché) et en calamine. Il est intéressant de noter que la plupart de ces nouvelles maisons sont situées dans la rue principale de Puyca[14], auparavant monopolisée par les mistis. Cette rue donnant directement sur la mairie, elle est encore associée aux autorités politiques, elles-mêmes associées dans l’imaginaire local aux mistis, qui occupaient toutes les fonctions politiques du village jusqu’à récemment.

            Au contraire, certains lugareños ont opté pour une tactique d’habitat dispersé. Au lieu de se rendre chaque jour de leur maison au village à leurs chacras, plusieurs ont construit des maisons rustiques sur leurs terres où ils vont vivre de quelques jours à plusieurs semaines par mois, selon les besoins du calendrier agricole. Deux choses sont à noter ici. Tout d’abord, il semblerait que ce phénomène soit un retour à une pratique abandonnée mais qui était encore pratiquée par les générations précédentes. Ensuite, comme me l’a fait remarquer un de ces lugareños, la présence de maisons sur les chacras favoriserait les pratiques d’entraide (ayni) entre les habitants d’une même zone agricole, ce qui n’est pas sans rappeler le système préhispanique de l’ayllu. Il s’agit vraisemblablement d’une tactique visant à préserver et à renforcer l’ayni au sein d’un petit groupe cohabitant dans un même espace. Cela répondrait à une disparition progressive de l’ayni, menacé par la migration en ville. Selon nos informateurs, les residentes revenant au village refuseraient de participer à l’ayni, ce qui aurait rendu difficile la dernière récolte de maïs, qui, bien que bonne, manquait de main-d’œuvre. Dans les années 1970, à Yucay (Cusco), Antoinette Molinié soulignait déjà un phénomène similaire entre les paysans riches (qui ne voulaient et/ou ne pouvaient pas participer à l’ayni) et les paysans pauvres (qui dépendaient de cette aide mutuelle non rémunérée pour survivre)[15]. Il serait intéressant de voir s’il existe des continuités dans la pratique de l’ayni par rapport aux inégalités socio-économiques dans les villages agricoles des hauts plateaux du sud du Pérou en analysant d’autres cas d’un point de vue diachronique.

            Enfin, il convient de noter que la différenciation économique résultant de la migration génère une inégalité d’accès aux soins de santé, notamment en ce qui concerne le covid 19. L’accès aux soins de santé a toujours été précaire à Puyca, car la province ne dispose pas d’hôpital (le plus proche se trouve à Aplao, Castilla) et le village n’a qu’un simple dispensaire (puesto de salud). Rien qu’au cours de mes travaux de terrain, j’ai vu plusieurs Puyqueños mourir de pathologies ou de blessures non mortelles faute d’avoir reçu les soins adéquats. Comme on pouvait s’y attendre, cette situation a été exacerbée en contexte de pandémie. Les personnes présentant des symptômes de covid, souvent infectées par des migrants en visite, doivent être testées au dispensaire et confinées pendant plusieurs jours en attendant les résultats (5 jours en moyenne, selon nos informateurs), avant de recevoir un quelconque traitement. Ce délai excessif a été fatal à plusieurs lugareños, qui sont morts du covid sans avoir reçu aucun soin. Ceci reflète les difficultés et le manque de budget auxquels sont confrontés les dispensaires des endroits reculés et leurs patients, une situation qui, bien que n’étant pas nouvelle, s’est aggravée avec la pandémie.

            Ici aussi s’opère une différenciation entre les riches et les pauvres. Comme l’a souligné une informatrice, les personnes ayant de la famille en ville peuvent demander l’envoi de médicaments et de matériel médical. Pour ceux qui ne peuvent pas mobiliser ces ressources économiques et/ou humaines, le seul remède restant sont les plantes médicinales se trouvant sur les montagnes proches, les mêmes qui, prises en infusions, sont utilisées contre la grippe et le rhume. Ici, comme dans de nombreuses autres régions du Pérou, le coût exorbitant d’une seule bouteille d’oxygène (environ 7000 soles[16]) rend cette aide totalement hors de portée des Puyqueños.

Conclusions

            En définitive, nous pouvons dire que la pandémie a exacerbé des tendances latentes à Puyca. Les inégalités au sein de la société locale sont devenues visibles avec les flux migratoires provoqués par la pandémie. Lorsque les residentes reviennent en masse vivre au village, les hiérarchies économiques et sociales du groupe émergent. Le plus intéressant dans le cas présent est que les différences de capital entre les lugareños et les residentes entraînent des dynamiques d’accaparement des terres et probablement des charges religieuses et politiques à moyen terme, avec le risque de la formation d’une élite réduite, ce qui n’est pas sans ressembler au monopole pas si ancien des hacendados locaux. Comme les Puyqueños aiment le rappeler aujourd’hui encore, ces derniers étaient également arrivés de l’extérieur il y a près de deux siècles avant de s’emparer des terres de Puyca. Face aux bouleversements provoqués, il semble que certains lugareños aient adopté des stratégies de résistance qui contribuent à renforcer de plus petites unités sociales, comme la construction de maisons sur les chacras pour consolider le système d’ayni entre les paysans d’une même zone agricole.

            En guise d’ouverture, je mentionnerai simplement que cette visibilisation des tensions entre les residentes et les lugareños est particulièrement intéressante car tous se définissent en tant qu'”indígenas” par opposition aux “mistis[17]. Cette autodéfinition identitaire est le résultat direct du régime d’haciendas ayant existé jusqu’à récemment à Puyca. Il s’agit d’une façon de maintenir la distinction entre les anciens hacendados et leur ancienne main-d’œuvre[18]. Cependant, ces catégories sociales sont présentées comme homogènes alors qu’en réalité, de nombreuses inégalités les traversent, comme nous pouvons le constater avec le retour des residentes à Puyca. La pandémie a mis en lumière les tensions préexistantes au sein du groupe indígena. Il reste à voir dans les années à venir si nous assistons à la genèse d’une nouvelle élite locale.


[1] Cette note a été rédigée grâce à la Bourse Louise Beyrand et Olivier Toussaint 2018. Je remercie mes collègues Johnatan Vega Slee, Lucie Miramont et Théo Milin Bervas pour leur lecture attentive et leurs précieux commentaires.

[2] Selon l’État péruvien, Puyca est une zone d’extrême pauvreté.

[3] Dans l’article “Geopoética de identidad y lo cholo en el Perú: migración, geografía y mestizaje” (Crónicas Urbanas (12), 2007), l’anthropologue Gisela Cánepa remet en question le lien encore très fréquent établi au Pérou entre l’accès géographique difficile à certaines localités andines et leur isolement supposé des sphères supralocales. Elle souligne à cet égard l’exotisation de ces lieux et de leurs habitants, qui, en raison de leur “archaïsme”, représenteraient les ancêtres incas des Péruviens. Évidemment, cette image erronée diffère de la réalité et porte préjudice aux habitants de ces localités éloignées.

[4] À Puyca, les personnes qui ont déménagé en ville sont appelées “residentes“, par opposition aux “lugareños” qui vivent dans le village.

[5] Sur le sujet voir : https://ojo-publico.com/3199/casi-250000-peruanos-retornaron-en-pandemia-zonas-rurales

[6] Pour les Puyqueños, le “travail” est un travail salarié, par opposition aux activités agricoles.

[7] Cette migration s’est accrue depuis les années 1980, lorsque le pouvoir des hacendados locaux s’est érodé sous l’influence consécutive de la réforme agraire de 1969 et du conflit armé interne (1980-2000).

[8] Cette “richesse” des residentes est relative. Tandis qu’à Puyca, ils sont plus riches que les lugareños, ils font partie des habitants les plus pauvres en ville. Par conséquent, pendant les confinements, leurs dépenses ont dépassé leurs revenus. Au contraire, à Puyca, le produit des chacras leur permet de peu dépenser en nourriture. Les residentes peuvent alors investir leur argent, notamment pour acheter des terres, ce qui donne accès aux fonctions religieuses et politiques locales. Il convient également de noter que le coût de la vie est beaucoup moins élevé à Puyca qu’en ville. Par exemple, en décembre 2021, on pouvait acheter 4 pains pour 1 sol à Puyca, alors qu’à Arequipa,2 pains coûtaient 1 sol.

[9] Bien que je n’aie pas l’espace ici pour développer ces questions ontologiques, je m’inspire principalement du concept de “collectif ” proposé par Philippe Descola pour désigner un ensemble d’êtres humains et non-humains unis par des relations interspécifiques. Ce terme s’oppose à celui de “société” qui, selon une approche anthropocentrique, ne s’applique qu’aux êtres humains : https://www.franceculture.fr/emissions/les-cours-du-college-de-france/la-composition-des-collectifs-formes-dhybridation-15-introduction

[10] Voir à ce sujet : Karsten Paerregaard, “Ayni Unbounded: Cooperation, Inequality, and Migration in the Peruvian Andes”, The Journal of Latin American and Caribbean Anthropology (2017) ; Wilton Martínez et Paul Gelles, Transnational fiesta, 1992, University of California (1992) ; Antoinette Molinié, La vallée sacrée des Andes, Lima : Institut Français d’Études Andines (1982), entre autres.

[11] J’ai pu assister à ce phénomène à plusieurs reprises, notamment en 2018, lorsque les jeunes qui s’étaient portés volontaires pour occuper la charge rituelle de la fête patronale avaient démissionné quelques jours avant la fête, faute de pouvoir en assumer le coût.

[12] Voir Antoinette Molinié, La vallée sacrée des Andes, Lima : Institut Français d’Études Andines (1982).

[13] Paysan qui travaille la terre d’un autre Puyqueño, souvent un migrant qui n’habite pas le village, en échange de la moitié de la récolte. Bien qu’ils ne vivent plus dans le village, de nombreux mistis ont recours aux services des partidarios pour garder leurs terres intactes (et ainsi maintenir une certaine domination à Puyca).

[14]  Puyca est divisé de manière bipartite par une rue centrale (où la route se termine). Pendant toute la période des haciendas et jusqu’à récemment, la rue principale et la partie inférieure étaient habitées par les mistis et la partie supérieure par les indígenas.

[15] Voir Antoinette Molinié, La vallée sacrée des Andes, Lima : Institut Français d’Études Andines (1982).

[16] Au moment de la rédaction de cette note (janvier 2022), le salaire minimum au Pérou est de 930 soles par mois (équivalent à 242 dollars). Vivant de l’agriculture de subsistance, la plupart des lugareños de Puyca gagnent moins que ce salaire mensuel.

[17] Ces termes ne sont pas ceux de l’anthropologue mais bien ceux des Puyqueños.

[18] Ce thème fait l’objet d’une thèse de doctorat en cours et sera développé dans ce cadre.

Chamanismo y resistencia anticolonial en el pensamiento histórico de los Napo Runas de la Amazonía ecuatoriana

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Arthur Cognet, Université Lyon 2 (Francia)

Reseña redactada por Mélanie Lercier Castelot, doctoranda en antropología en la Universidad Rennes 2 y voluntaria internacional en el IFEA. 

El 4 de febrero de 2022, en el marco de los Encuentros de Jóvenes Investigadorxs del IFEA, asistimos a la presentación de Arthur Cognet, doctorando en antropología en la Universidad Lyon 2 (Francia), titulada “Chamanismo y resistencia anticolonial en el pensamiento histórico de los Napo Runas de la Amazonía ecuatoriana”. En esta ponencia, el antropólogo intentó demostrar que el chamanismo fue pensado por los Napo Runas (un grupo indígena de la Amazonía ecuatoriana) como un modo efectivo de resistencia anticolonial. Con este objetivo, y basándose en la sugerencia del antropólogo brasileño Eduardo Viveiros de Castro por descolonizar la antropología, Arthur Cognet trató emplear teorías, conceptos y elementos de la cosmología Napo Runa tal como el perspectivismo amazónico, las lógicas de depredación y la transformación chamánica, para explicar su resistencia anticolonial histórica a través del chamanismo.

Con el fin de aclarar la ponencia, el doctorando desarrolló en un primer tiempo la situación colonial del Alto Napo ecuatoriano entre los siglos XVI y XX. Cuando llegaron los Españoles al Alto Napo en el siglo XVI, edificaron pequeños pueblos para colonizar este territorio; capturaron, agruparon y esclavizaron a las poblaciones indígenas locales en las encomiendas alrededor de sus pueblos. Entre los siglos XVII y XIX, los misioneros jesuitas hicieron reducciones para evangelizar a los indígenas del Alto Napo. Haciendo esto, contribuyeron a una homogeneización cultural que llevó a la etnogénesis de los Napo Runas al fin del siglo XVIII. A partir de la independencia del Ecuador en el siglo XIX, el sistema de la encomienda desapareció. Pero los indígenas del Alto Napo siguieron explotados por medio del trabajo contra deudas. Los patrones blancos que vivían en la región repartían mercancías entre los Napo Runas y ellos tenían que trabajar para cancelar sus deudas, sin poder llegar a pagarlas. Este sistema de casi esclavitud se reprodujo en la zona hasta los años 1960.

Arthur Cognet resaltó que entre los siglos XVIIIy XX, los Napo Runas casi nunca se rebelaron de manera violenta contra el sistema colonial, de tal manera que los actores coloniales y los etnohistoriadores los trataron de « indios mansos ». Esta resistencia, caracterizada por el sabotaje del trabajo y la huida a la selva, fue calificada por el ponente como una « resistencia pasiva ». Sin embargo, retomando a Blanca Muratorio (1998), Arthur identificó el chamanismo como una forma de resistencia cultural. Según Muratorio, la práctica del chamanismo por parte de los Napo Runas ha permitido que se reproduzca su identidad cultural indígena a lo largo de los siglos. La hipótesis del ponente era que, además de ser un modo simbólico de resistencia cultural, el chamanismo era también un modo efectivo de resistencia anticolonial. Basándose en el análisis de varios relatos Napo Runas que han sido recogidos a lo largo del siglo XX, Arthur Cognet afirmó que este modo de resistencia es percibido como histórico por los Napo Runas. De hecho, en estos relatos, los Napo Runas afirman emplear técnicas chamánicas como la transformación en jaguar o en anaconda (mediante el sueño o la ayahuasca), la ocultación y la agresión chamánica para luchar en contra de los colonos. 

Arthur señaló que, al leer estos relatos muchos antropólogos los calificaron de “historia mitologizada”. Sin embargo, según él, el hecho de categorizar estos relatos como “mitos” es una manera de racionalizar los discursos indígenas que desafían la epistemología occidental, lo cual nos impide entender su relevancia histórica. Para los Napo Runas, transformarse en jaguar no es un acto mitológico. Es una opción que pueden elegir en la vida cotidiana para enfrentarse con muchos problemas. Por ende, se debe entender a través del perspectivismo amazónico y a través de las lógicas de depredación. Los jaguares son los depredadores más potentes de la selva. Ellos ven a los otros seres, incluso a los humanos, como presas. Transformándose en jaguares, los Napo Runas pueden ver a los demás seres como presas y comérselos. En los dos relatos resumidos por el ponente, la transformación en jaguar es un medio para ver a los colonos o a los jesuitas a través de un punto de vista depredador con el fin de combatirlos en igualdad de condición ya que, históricamente, tanto los colonos como los jesuitas han sido vistos por los Napo Runas como depredadores. Además, el ponente expuso otros relatos que cuentan cómo los Napo Runas emplearon la ocultación chamánica, haciendo desaparecer sus casas en lagos, para huir de las opresiones coloniales.

A modo de conclusión, Arthur Cognet habló de la forma más agresiva del chamanismo de los Napo Runas. Los Napo Runas dicen que los chamanes malos echan flechas invisibles que van a colocarse en los cuerpos de sus enemigos para provocar enfermedades o la muerte. En el tiempo de la reforma agraria, entre los años setenta y noventa, hubo mucha violencia chamánica entre los Napo Runas, a raíz de conflictos territoriales, como enseñan las denuncias de brujería en el archivo local de la comisaría. Los relatos recogidos por Arthur demuestran que los chamanes habían empleado el chamanismo para defenderse en contra de los colonos agrícolas que se adueñaron de sus territorios, mandando flechas invisibles a las vacas de los colonos y a veces a los colonos mismos para matarlos.

Como muestran los relatos recogidos a lo largo del siglo XX, se puede decir que históricamente los Napo Runas percibieron el chamanismo como un modo efectivo de resistencia anticolonial. Pero este modo de resistencia, muy sutil, no fue registrado por los actores coloniales. De hecho, el uso del chamanismo como resistencia anticolonial no se puede entender desde una epistemología occidental. En cambio, desde una epistemología napo runa, no se puede concebir la historia sin el uso del chamanismo. Hasta se puede decir que el chamanismo es el modo de acción histórico de los Napo Runas.

Una vez terminada la ponencia, hubo un interesante tiempo de intercambio con el público. Después de saludar el trabajo etnográfico realizado en lengua kichwa, Mélanie Lercier le preguntó al ponente si había recogido relatos sobre el chamanismo entre diversas personas. Arthur contestó que muchos le habían contado historias de transformación en jaguares, sin embargo estas historias eran variadas porque trataban de personas distintas y de lugares distintos, lo cual según él apoyaba la hipótesis de que se trata de una percepción muy generalizada entre los Napo Runas.

A continuación, María Cegarra le ha preguntado si había podido entrevistar a mujeres y si ellas podían ser chamanes. Arthur señaló que si bien pudo hablar con mujeres, ellas no querían que se las grabara, a pesar de ser conocedoras del pasado. Asimismo, contó que el chamanismo es tan generalizado entre los Napo Runas que también existe mujeres chamanes.

Para desarrollar su argumento, Arthur precisó que los relatos sobre los colonos blancos eran ambiguos. Por una parte, los Napo Runas los ven como depredadores, como se puede ver en el caso de los misioneros que salen en los relatos como depredadores sexuales. Pero por otra parte, los Napo Runas ven a los colonos como los que trajeron la “civilización”. De hecho, Arthur señalaba que los Napo Runas se consideran « civilizados » (es decir quienes son cristianos, monógamos, llevan ropas, comen sal y no se matan entre ellos) en comparación con otros pueblos amazónicos « salvajes » quienes no quisieron adoptar este estilo de vida y se huyeron al monte.

Luego, Sharie Neira preguntó si los hombres transmiten los cuentos en kichwa, a lo cual el ponente respondió por la afirmativa, precisando que los jóvenes hablan cada vez menos el kichwa y que las mujeres hablan en kichwa más que los hombres debido a que hasta los años noventa, ellas no iban mucho a la escuela.

Para concluir, Natalia Valdivieso quiso saber si existen narrativas actuales del uso del chamanismo frente a nuevos modos de colonización, como la explotación petrolera, la minería y otros proyectos de neodesarollismo, en la Amazonia ecuatoriana. Aunque Arthur no ha escuchado relatos sobre el chamanismo en relación a este tema, ha recogido relatos sobre el héroe milenarista Jumandy, que cuentan que él había actuado en el pasado para que no ocurran estos problemas con el medio ambiente. Según estos relatos, Jumandy puede ayudar a los actuales líderes Napo Runas en la lucha ecológica contra el extractivismo.

Presentación de Arthur Cognet © IFEA

Bibliografía 

Alvarado, Carlos (Mishqui Chullumbu). 2010a. Historia de una Cultura… a la que se quiere Matar Vol I. Quito, Imprenta Nuestra Amazonía, 91p. (1re Ed. 1994). 

Alvarado, Carlos (Mishqui Chullumbu). 2010b. Historia de una Cultura… a la que se quiere Matar Vol II. Quito, Imprenta Nuestra Amazonía, 172p. 

Cruikshank, Julie. 1992. « Images of Society in Klondike Gold Rush Narratives: Skookum Jim and the Discovery of Gold ». Ethnohistory, 39 (1). pp. 20-41. 

Descola, Philippe. 2005. Par-delà nature et culture, Paris, Éditions Gallimard, collection Folio Essais humaines, 792 p. 

Hudelson, John Edwin. 1987. La cultura Quichua de transición. Su expansión y desarrollo en el Alto Amazonas. Abya-Yala & Museo antropológico del banco central del Ecuador, 221p. 

Morantz, Toby. 2001. « Plunder or Harmony ? On Merging European and Native Views of Early Contact », Warkentin, Germaine & Podruchny, Carolyn (sous la dir. de). 2001. Descentring the Renaissance. Canada and Europe in Multidisciplinary Perspective, 1500-1700. University of Toronto Press, 387p. 

Muratorio, Blanca. 1998. Rucuyaya Alonso y la historia social y económica del Alto Napo (1850-1950). Quito, Abya-Yala, 410p. (1re Ed.: 1987). 

Oberem, Udo. 1980. Los Quijos. Historia de la transculturación de un grupo indígena en el Oriente Ecuatoriano. Instituto Otavaleño de Antropología, 394p. (1re Ed. 1971). 

Taylor, Anne-Christine. 2006. « Devenir jivaro. Le statut de l’homicide guerrier en Amazonie », Cahiers d’anthropologie sociale, Vol 2, n°2. pp. 67-84. 

Taylor-Descola, Anne-Christine. 1986. « Les versants orientaux des Andes septentrionales : des Bracamoro aux Quijos », Renard-Casevitz, France-Marie ; Saignes, Thierry ; Taylor, Anne-Christine. 1986. LInca, lespagnol et les sauvages. Rapports entre les sociétés amazoniennes et andines du XV au XVIIe siècle. TI & TII. Paris, Editions recherche sur les civilisations, 411p. 

Taylor, Anne-Christine. 1999. « The western margins of Amazonia from the early sixteenth to the early nineteenth century », Salomon, Frank & Schwartz, Stuart B. 1999. The Cambridge history of the native peoples of the Americas. Volume III, South America, Part 2. Cambridge University Press, 947p. 

Vincent Sylvie. 2002. « Compatibilité apparente, incompatibilité réelle des versions autochtones et occidentales de l’histoire. L’exemple innu », Recherches amérindiennes au Québec, vol 32, n°2, pp. 99-106. 

Viveiros de Castro, Eduardo. 1998. « Cosmological Deixis and Amerindian Perspectivism », The Journal of the Royal Anthropological Institute, vol. 4, n°3, pp. 469-488. 

Viveiros de Castro, Eduardo. 2009. Métaphysiques cannibales. Paris, PUF, 206p. 

Bicirecorridos comentados: ¿cómo estudiar la movilidad en bicicleta en condiciones cotidianas?

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Maëlle Lucas, Universidad Rennes 2 (Francia)

Reseña redactada por María Jimena López León, Magister en Estudios Políticos y Msc candidate in Comparative Politics en la London School of Economics and Political Science (Reino Unido). 

Con Bicirecorridos comentados, Maëlle Lucas, doctoranda en la Universidad Rennes 2, presentó su experiencia de campo estudiando la movilidad en bicicleta en la ciudad de Bogotá en el 2021. Con el objetivo de caracterizar los perfiles de ciclistas, sus experiencias, y elecciones, y de comprender los factores individuales y colectivos, privados y públicos que influencian estos comportamientos.

Maëlle formula tres hipótesis para su investigación. El contexto social y familiar influye en la elección de la bicicleta como opción de movilidad; usos anteriores de la bicicleta tienden a reforzar su uso en el futuro; y, el entorno físico que condiciona el sistema de movilidad, es decir, la existencia de una infraestructura y un tráfico adecuados, pueden facilitar su uso. Para resolver este rompecabezas, Maëlle combinó el análisis de la Encuesta de Movilidad Urbana de Bogotá (EMU), entrevistas semiestructuradas y un recorrido comentado en bicicleta o “bicirecorridos”, a partir de la cual construye una tipología de bici-usuarios para la ciudad de Bogotá. 

Tomando los patrones de viaje descritos en la EMU (distancia transitada, tiempo y frecuencia de los trayectos), Maëlle construyó seis perfiles de usuarios: ciclistas del centro, ciclistas de clase alta del norte, maratonistas, trabajadores, movilidad del cuidado y estudiantes, y trabajadores de la Sabana. Esta información fue complementada con una encuesta en línea hecha por ella, con la que capturó 500 respuestas y amplió información sobre características sociodemográficas de los usuarios. Para los bicirecorridos seleccionó 5 mujeres y 9 hombres que correspondieran con los seis perfiles identificados anteriormente. En las entrevistas capturó información sobre tres temas principalmente: la bicicleta en su historia de vida, la influencia del entorno en el uso de la bicicleta y su experiencia montando en Bogotá. 

El trabajo de campo se realizó entre febrero y diciembre de 2021 y tuvo varias adaptaciones como resultado de dos situaciones imprevistas: la continuación de las cuarentenas a causa de la pandemia y el Paro Nacional –una serie de protestas sociales ocasionadas por el abuso policial e incumplimiento de acuerdos entre el gobierno y estudiantes, grupos étnicos y sindicatos. Esta coyuntura motivó a que aparecieran “nuevos usos” de la bicicleta, no contemplados en las entrevistas, mientras que otros más convencionales desaparecieran temporalmente, como el usar la bici para ir a estudiar. Pero el mayor efecto que esto generó fue en el cronograma del trabajo de campo que terminó adaptándose exitosamente a los imprevistos. De otro lado, la metodología propuesta es en sí misma un aporte al campo de estudio de la movilidad en entornos urbanos, pues construye estos perfiles de biciusuarios con base en material empírico y combinando variables socioeconómicas y espaciales, contrario a las clasificaciones generales que predomina en los estudios de este campo.

Durante la discusión, se sugirió que, para la etapa de escritura se hiciera más explícitos los elementos que hacen de Bogotá un caso de estudio atractivo. Se mencionó la importancia de contextualizar la cultura de movilidad de la ciudad –como el “pico y placa” y el énfasis de los Planes de Ordenamiento Territorial de las últimas administraciones en las que se ha establecido, por ejemplo, el compromiso de aumentar el número de kilómetros de cicloruta. También el efecto que tienen las interacciones con el tráfico vehicular en general, pues continua, predominando esta idea de que el carro tiene prioridad por encima de la bicicleta. Allí, Maëlle mencionó que el uso que hecho del seguimiento a redes sociales en momentos que han disparado esta discusión como el accidente de tránsito en el que murió un niño ciclista que estaba entrenando al ser atropellado por un camión. 

También se le preguntó si el trabajo contemplaba una comprensión de la bicicleta como artefacto cultural: cuáles modelos se usan y por qué razones o para qué usos, y qué otras nociones culturales respaldan su uso o lo constriñen. Se puso el ejemplo de la ciudad de Lima donde existe una resistencia al uso de la bicicleta porque es algo que “se ve mal”, es un tema de clase social. Maëlle aclaró que hay un factor que hace que la experiencia de montar bicicleta en Bogotá sea diferente a la descrita sobre Lima: la influencia de los ciclistas profesionales ha hecho que el uso de la bicicleta tenga otro tipo de valor social. Aunque también expresa que es indudable el efecto que tiene las condiciones de inseguridad en la ciudad que ha llevado que las clases populares usan bicicletas más económicas para resguardar su seguridad de algún hurto, y que en general, la clase social también marca un diferenciador en los usos y selección de la bicicleta, mientras que los estratos altos lo hacen cada vez más como forma recreativa, la clase popular lo usa para recreación y trabajo. Pero en general, unos y otros concuerdan en concebir la bicicleta como alternativa para la forma de movilidad en la ciudad. 

De otro lado, la intricada metodología también derivó en posibles sesgos metodológicos. Maëlle reconoce que, al basarse en los perfiles creados por la EMU, las personas seleccionadas para las entrevistas corresponden a éste, lo que reduce la posibilidad de contraste con otros tipos de usuario y propósitos de uso de la bicicleta. Para facilitar la triangulación metodológica, Mäelle le dio prioridad a un solo perfil sobre otro, en los casos en que la información de las encuestas mostrara que el entrevistado correspondía con varios perfiles simultáneamente. De otro lado, también reconoció que la presencia del/la investigador/a cambia el comportamiento, en lo que puede llamarse esta “artificialización de la realidad”.  

Un último punto de discusión fue el significado de la experiencia personal de ser mujer y realizar trabajo de campo en bicicleta. De acuerdo con Maëlle, lo que más influenció fue el hecho de ser extranjera, pues dice: “me atreví a ir a barrios en los que no tenía esa percepción de que fuera una zona muy insegura”. Y que si bien la categoría de género no salió en las entrevistas sí se hizo evidente en su experiencia como biciusuaria: el acoso sexual dentro del transporte para las ciclistas ocurre, lo que implicó que debiera adaptarse a nuevas estrategias para evitar su “exposición”, y lamentablemente, según Maëlle, es un tema poco discutido. Finalmente, se recomienda a Maëlle que aborde el tema desde el enfoque de género considerando si hay diferencias en la manera en que perciben la comodidad, la seguridad usuarios hombres y mujeres, así como su experiencia de política pública.   

Presentación de Maëlle Lucas © IFEA

Bibliografía 

Adam, Matthieu, Ortar, Nathalie, Merchez, Luc, Laffont, Georges-Henri, Rivano, Hervé, « Susciter la parole des cyclistes: traces GPS et vidéos au service de l’entretien », EspaceTemps.net, 2020 

Aldred, Rachel, « Built environment interventions to increase active travel: a critical review and discussion », Current environmental health reports, vol. 6, n°4, p. 309-315, 2019 

Bonham, Jennifer, Wilson, Anne, « Bicycling and the life course: the start-stop-start experiences of women cycling », International Journal of Sustainable Transportation, vol. 6, n°4, p. 195-213, 2012 

Carvajal, German et al., « Bicycle safety in Bogota: a seven-year analysis of bicyclists’ collisions and fatalities », Accident Analysis & Prevention, vol. 144, 2020 

Coutras, Jacqueline, « La mobilité quotidienne et les inégalités de sexe à travers le prisme des statistiques », Recherches féministes, vol. 10, n°2, p. 77-90, 1997 

Freudendal-Pedersen, Malene, « Cyclists as part of the city’s organism: structural stories on cycling in Copenhagen », City & Society, vol. 27, p. 30-50, 2015 

Handy, Susan, « The contribution of comfort, convenience and liking of bicycling to the bicycling gender gap : Evidence from Davis, California ». In : 5th International Conference on Women’s Issues in Transportation Federation Internationale De L’Automobile (FIA) Institut Francais des Sciences et Technologies des Transports, de l’Aménagement et des Réseaux (IFSTTAR) Bureau of Transportation StatisticsTransportation Research Board, 2014 

Jodelet, Denise, « Les représentations socio-spatiales de la ville », Conceptions de l’espace, p.145-177, 1982 

Montero, Sergio, « Worlding Bogota’s Ciclovía: from urban experiment to international “best practice” », Latin American Perspectives, vol. 44, n°2, p. 111-131, 2017 

Muggenburg, Busch, Geertsema, Lanzendorf, « Mobility biographies: A review of achievements and challenges of the mobility biographies approach and a framework for further research », Journal of Transport Geography, vol. 46, p. 151-163, 2015 

Pérez López, Ruth, « El sistema de bicicletas publicas “Ecobici”: del cambio modal al cambio social », Espacialidades, n°5, p. 104-124, 2013 

Robert, Jérémy, Lucas, Maëlle, Gouëset, Vincent, « Du confinement à la perspective d’une mobilité plus durable : impacts de la Covid-19 à Lima et Bogotá », in La Covid-19 et les Amériques : éclairages à chaud, à paraître 

Rosas Satizabal, Daniel, Rodriguez Valencia, Álvaro, « Factors and policies explaining the emergence of the bicycle commuter in Bogotá », Case studies on transport policy, vol. 7, n°1, p. 138-149, 2019 

Sanchez Bernal, Mónica, Triana Gallego Laura, « Mujeres, patrimonio y ciudad: en bici por monumentos y espacios simbolicos de y para ellas en Bogotá », Revista Transporte y Territorio, n°16, p. 9-40, 2017 

Secretaría Distrital de Movilidad de Bogotá, Encuesta de Movilidad Urbana 2019, 2020

Sheller, Mimi, Urry, John, « The new mobilities paradigm », Environment and planning A, vol. 38, n°2, p. 207-226, 2006 

La evidencialidad en el quechua de Willk’i, Bolivia


Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Ruth Jiménez Nina, Centro Indígena de Investigaciones Taki Unquy (Bolivia)

Reseña redactada por Camille Sallé, doctoranda en historia en la European University Institute (Italia).

¿Cómo se expresa la evidencialidad en el idioma quechua? Ruth Jiménez Nina ha intentado responder esta pregunta en su investigación de maestría en lingüística, tomando como objeto de estudio el idioma quechua sureño de Bolivia. 

Varios estudios han identificado los marcadores de la evidencialidad en el quechua. A diferencia de otros idiomas como el castellano en el cual se usa formas lexicales, la manera como el hablante expresa la procedencia de la información en quechua se caracteriza por el uso de formas gramaticales. Usualmente, se examina las formas gramaticales usando las distinciones entre los tipos de evidencias directas e indirectas, y en esta última categoría, entre el estilo reportativo y el estilo inferido (o conjectural). Así clásicamente, en quechua, se nota la presencia de tres marcadores de evidencialidad: el marcador – mi es del estilo directo, el marcador –si del estilo reportativo, y el marcador – chá del estilo conjetural. Alternativamente, – mi es también identificado por algunos lingüistas como un marcador validador. Pero estos resultados fueron desarrollados basándose en el quechua de Cuzco. Tenemos menos información sobre cómo se expresa la evidencialidad en el caso del quechua de Bolivia, sobre todo en el quechua sureño que estudia Ruth. 

Dos hipótesis son hoy día expresadas para el caso del quechua boliviano: la primera es que seguiría el modelo del quechua del Cuzco; la segunda sería que con la evolución del uso del idioma, algunos marcadores hubieran cambiado, hasta desaparecer como en el caso del marcador – si. 

Son esas hipótesis las que propone explorar la investigación de Ruth Jiménez Nina gracias a una metodología de análisis conversacional del quechua de Willk’i en el Norte Potosí, y a grabaciones hechas en varias ocasiones con varios y varias hablantes del lugar. 

Un resultado sobresaliente es que se verifica el uso de los tres marcadores de evidencialidad en el quechua sureño de Bolivia. El – si y el – chá son usados en sentencias declarativas, aunque el –mi se usa también en sentencias interrogativas, poniendo además hincapié en el sujeto conocido. De este modo la investigadora demuestra que los marcadores mencionados no desaparecieron como se pensaba. 

La ponencia que presentó Ruth también resultó ser muy estimulante por sus reflexiones epistemológicas. Se cuestiona tanto la metodología conversacional y la implicación del sujeto investigador como las categorías que usa la propia disciplina lingüística para analizar la evidencialidad. Ahí hubo cambios en los últimos años y hoy las herramientas de análisis ya no se limitan a las categorías de estilo directo o indirecto del conocimiento. La investigación de Ruth toma en cuenta esas evoluciones y propone pensar esos marcadores como marcadores epistémicos. Por fin, abre también una reflexión sobre las evoluciones históricas de las multiplicidades del quechua. 

El intercambio que siguió a la presentación ha dado la oportunidad a varios investigadores de confrontar sus propios estudios lingüísticos con el trabajo de Ruth tanto del punto de vista de los resultados como de la metodología empleada. Se preguntó sobre los efectos de la grabación en la posibilidad de realizar tales estudios de lingüística, pero también en la interacción entre investigador y el informante. Ruth explicó cómo el hecho de regresar varias veces a su terreno y de conocer a la gente ha sido fundamental para desarrollar una metodología conversacional. Entre otras cosas esta forma de cotidianidad le había dado la oportunidad de hablar de temas de una manera que no hubiera sido posible con un único trabajo de campo. La conversación permitió también mencionar cuestiones vinculadas a la subjetividad del informante del punto de visto epistemológico, lo cual es un tema que tratan también otras disciplinas – sugiriendo así interesantes conversaciones interdisciplinarias. Por fin, las preguntas sobre las causas de la evolución del idioma y las distintas formas del quechua permitieron subrayar la necesidad de tener a más investigadores quechuahablantes para desarrollar trabajos todavía inexplorados.

Presentación de Ruth Jiménez Nina © IFEA

Bibliografía 

Aikhenvald, A. Y. (2003). Evidentiality in Tariana. En A. Y. Aikhenvald, & R. Dixon, Studies in Evidentiality (págs. 131-164). Amsterdam : John Benjamis . 

Hewitt, B. G. (1995). Georgian Grammar . Amsterdam: John Benjamins .


Slobin, D., & Aksu, A. (1982). Tense, aspect and modality in the use of Turkish evidential. En P. Hopper (Ed.), Tense-aspect: Between semantics and pragmatics (págs. 185-200). Amsterdam: Benjamins.


Kalt, S. E. (2021). Acquisition, Loss and Innovation in Chuquisaca Quechua- What happened to evidential marking? Languages, 6(76), 1-20. 


Burquest, D. A. (2006). Análisis Fonológico. Un enfoque funcional (Third Edition ed.). (G. L. Torres, Trad.) Dallas: SIL International.


San Roque, L., Floyd, S., & Norcliffe, E. (2017). Evidentiality and interrogativity. Lingua, 186(187), 120-143.


Terceros Ferrufino, C. R. (2017). Disputas, lenguaje y ética infantil:Un estudio de la socialización entre los niños de T’ojlu Rancho y San Isidro en Cochabamba, Bolivia. México: Tesis Doctoral, CIESAS.


Grzech, K. Z. (2017). Discourse enclitics in Tena Kichwa: a corpus-based account of information structure and epistemic meaning. London: PhD Thesis. SOAS, University of London. 

Grzech, K., Schultze-Berndt, E., & Bergqvist, H. (2020). Knowing in interaction: An introduction. Folia Linguistica, 54(2), 281-315. 

Grzech, K. (2020). Fieldwork on epistemic authority markers: what we can learn from different types of data. Folia linguistica, 54(2), 405-445. 

Hintz, D. J., & Hintz, D. M. (2017). The evidential category of mutual knowledge in Quechua. Lingua, 186(187), 88-109. 

Nuckolls, J. B. (2012). From quotative other to quotative self: Evidential usage in Pastaza Quichua. Pragmatics and Society, 3(2), 226-242. 

Honorable Alcaldía Municipal de, A. (2003). Plan de Desarrollo Municipal 2003. Potosí, Bolivia.

Adelaar, W. F., & Muysken, P. C. (2004). The Languages of the Andes. New York, USA: Cambridge University Press.

Brants, S., & Huranca, G. (2012). Ser joven en el Norte de Potosí: Un acercamiento sobre la identidad y Participación de Jóvenes quechuas y aymaras del Norte de Potosí . La Paz: Centro de Estudios y Apoyo al Desarrollo.

Harris, O. (1997). Somos hijos de los Ayllus: Pasado y presente de los pueblos indigenas del Norte de Potosí. La Paz, Bolivia: Ministerio de Desarrollo Humano, Secretaria Nacional de Participación Popular, TAYPI-DANIDA.

Mendoza, F., & Patzi, F. (1997). ATLAS de los Ayllus del Norte de Potosí, territorio de los antiguos Charka. Potosí, Bolivia: Comisión Europea-Delegación en Bolivia. Programa de Autodesarrollo Campesino .

Adelaar, W. F. (1997). Los marcadores de validación y evidencialidad en quechua: ¿automatismo o elemento expresivo? Amerindia(22), 4-13.


Adelaar, W. F. (2013). Quechua I y Quechua II: En defensa de una distinción establelcida. Revista Brasileira de Linguística Antropológica , 45-65.

Torero, A. (1964). Los dialectos quechuas. Anales Científicos(2), 446-478.
Weber, D. J. (1989). A grammar of Huallaga (Huánuco) Quechua. University of California Press. 

Cerrón-Palomino, R. (1987). Linguistica Quechua. Perú : Centro de Estudios Rurales Andinos “Bartolomé de las Casas”.

Laime, T. (2016). PURAQ SIMIPIRWA Diccionario Bilingue (Tercera edición ed.). La Paz, Bolivia: Plural Editores.


Dadenvach-Slazar Sáenz, S. (1997). La descripción gramatical como reflejo e influencia de la realidad lingüística: la presentación de las relaciones hablante-enunciado e intra-textuales en tres gramáticas quechua coloniales y ejemplos de su uso en el discurso quechua de la época. En K. Zimmermann, La descripción de las lenguas amerindias en la época colonial (págs. 291-320). Madrid: Iberoamericana. 

Aikhenvald, A. Y. (2004). Evidentiality . Oxford : Oxford University Press.

Willet, T. (1988). A cross-linguistics survey of the grammaticalization of evidentiality. Studies in Language(12), 51-97.

Floyd, R. (1997). La estructura categorial de los evidenciales en el quechua wanka . Lima: Instituto Lingüístico de Verano.


Labov, W. (1972). Language in the inner city: studies in the Black English vernacular . Pennsylvania : University of Pennsylvania Press.


Michael, L. (2008). Nanti evidential practice: Language, Knowledge and social action in an Amazonian society. Phd. dissertation: University of Texas at Austin. 

Wolck, W. (1987). Pequeño Brevario Quechua . Perú: Instituto de Estudios Peruanos.
Kamio, A. (1997). Territory of Information . Amsterdam : John Benjamis.


Grzech, K. Z. (2020). Managing Common Ground with espistemic marking: ‘Evidential’ markers in Upper Napo Kichwa and their functions in interaction. Journal of pragmatics(168), 81-97. 

Albó, X. (1960). El Quechua a su alcance. Cochabamba : Alianza para el Progreso.
Laime Ajacopa, T. (2014). Quichwapi Rimarisqa Rimay Jap’inamanta: Pragmática de los Enunciados en el Quechua . La Paz: Plural Editores.


Lastra, Y. (1968). Cochabamba Quechua Syntax . The Hague : De Gruyter Mouton.
Muntendam, A. (2015). Discourse deixis in Southern Quechua: A case study on topic and focus. En M. 

Manley, & A. Mutendam, Quechua Expressions of Stance Deixis (págs. 58-208). Boston : Brill. 

Stark, L., Segovia Bayo, M., & Segovia Polo, F. (1971). Sucre Quechua: A Pedagogical Grammar. Madison : University of Wisconsin. 

Rumores de mutilación: ansiedades en torno a la rebelión de Iquitos de 1921-1922

Reseña de los Encuentros de lxs Jóvenes Investigadorxs del IFEA

Presentación de Jorge Bayona, Asia Research Institute of the National University of Singapore (Indonesia)

Reseña redactada por Noémi Fablet, doctoranda en historia en la Universidad Rennes 2 (Francia).

Jorge Bayona defendió hace poco su tesis doctoral en Historia: “Contesting dismemberment: rumor, revolt, and empire in Peru and the Philippines (1920-1930)”, donde analiza los rumores de separatismo de la década del veinte con un enfoque comparativo entre Perú y Filipinas. 

Para el primer Encuentro de Jóvenes Investigadorxs del IFEA del año 2022, decidió presentarnos parte de un capítulo de su tesis, el cual se centra en el espacio peruano de principios de los años 1920, precisamente en un conflicto interno que estalló en la periferia de la República del Perú, en Iquitos, ubicado en el territorio amazónico.

Para empezar, Jorge ha mencionado un aspecto fundamental de su investigación: el estudio de los rumores. Las reflexiones de Luise White (2000) le sirvieron de base para entender los rumores como una fuente histórica valiosa. Efectivamente, nos ha explicado que estudiar los rumores permite medir los parámetros de la especulación creíble. En su caso, el estudio de los rumores permitió desvelar los temores en torno a la pérdida de territorio, una amenaza bien arraigada entre los peruanos en aquella época, que se alimentaba de ansiedades tanto territoriales como coloniales.

Antes de profundizar el análisis, Jorge hizo un breve recuento del acontecimiento estudiado y lo contextualizó: el 5 de agosto de 1921, bajo la presidencia de Augusto B. Leguía, estalló un golpe de Estado muy localizado y sin derramamiento de sangre, en Iquitos, donde se proclamó un gobierno revolucionario. Esa rebelión, liderada por el capitán del Ejército Guillermo Cervantes, fue rápidamente derrotada; sin embargo, dio lugar a distintos rumores, tanto en el centro político de Lima, como en la periferia amazónica, rumores que el historiador se proponía desvelar.

Primero, Jorge Bayona ha comparado la recepción del conflicto desde Iquitos, corazón de la rebelión, con la recepción del mismo acontecimiento desde Lima, el lejano centro de poder – insistió en la distancia entre ambos espacios, que resumió de la siguiente manera: para ir de un punto a otro, son 14 000 kilómetros de viaje por mar. A partir de ahí, evoca dos ciclos de rumores. El primero, que se origina en Iquitos, expresa el miedo, difundido por los rebeldes, a una mutilación del territorio nacional. Esa pérdida hubiera sido planificada por el presidente Leguía desde la capital, en beneficio de la república fronteriza de Colombia. En el segundo ciclo de rumores, que parte de la capital peruana, el responsable ya no es el presidente sino la rebeldía, que habría fraguado una secesión.

Para Jorge Bayona, esas mutilaciones son fantasías que vienen a sacar a luz las ansiedades de la República criolla, respecto a un territorio lejano y cuyo control, desde Lima, resulta sumamente frágil. Este territorio periférico, mayormente compuesto por tierras indígenas, es considerado como nacional cuando, en realidad, el poder central tiene más bien una relación de metrópoli a “colonia de ultramar”, sacando provecho de los abundantes recursos naturales, sin lograr imponer su soberanía sobre el territorio.

A partir de los dos ciclos de rumores de mutilación que pudo identificar, el ponente analizó su significado y las complicaciones políticas que encerraban. En cuanto a los rumores desde Iquitos, eran un aporte al objetivo más concreto de derrocar el gobierno de Leguía; dicho de otro modo, servían la causa anti-Leguía. Luego, Jorge se detuvo en los rumores desde Lima: la prensa trató la rebelión como un acontecimiento de poca relevancia para el país, siendo presentada simplemente como un asalto al banco por una “horda”, sin duda pronto derrotada. De hecho, este rumor se apoyaba en un elemento histórico ya que sí, los rebeldes asaltaron a los bancos de Perú y Londres para luego repartir el dinero entre los funcionarios de Iquitos que no habían sido pagados en un contexto de crisis económica. Entonces, desde la prensa oficial, se resta importancia al evento como si fuera un asalto común y corriente. La revista Variedades de la misma época mostró en su portada a un ministro de gobierno muy relajado, en zapatillas, sentado en un cómodo sillón, sin duda para resaltar la poca alarma que reinaba en las altas esferas del gobierno. El acontecimiento fue tratado como una provocación cualquiera, aislada, fugaz.

Sin embargo, parece que la censura calló unos rumores que sí circularon. Si la prensa no lo dejó transparentar directamente, el fantasma del separatismo se cuela de alguna manera. Jorge Bayona lo ha mostrado a partir de un artículo del Centro Loretano, que desmiente la amenaza de secesión, acotándola a puras imaginerías. Luego, lo ha demostrado a partir de discursos posteriores a la rebelión, que desmentían la llamada “campaña separatista”, reivindicando más bien un patriotismo profundo (aquí se basaba en las memorias de 1922 de un militar que participó en el golpe abortado, Samuel Terros Videla). Así que el rumor aparece desde la negación. Por lo tanto, Jorge Bayona supone que tuvo que circular entre la población limeña, a pesar de que no apareciera inmediatamente en la prensa, y dado que posteriormente se ensañaron en desmentirlo. De algún modo, para que hubiera tanta discusión en torno al separatismo, es que esa idea no era tan inverosímil, sobre todo cuando el recuerdo de la pérdida del Acre estaba todavía vivo.

El historiador concluyó volviendo a hechos reales, posteriores a la rebelión fracasada de Guillermo Cervantes: los tratados territoriales en que Perú cedió parte de la región del Putumayo. Así vemos que los rumores de amenaza a la integridad territorial del país estaban arraigados en lo real, ya que la idea de que Leguía iba a vender parte del territorio se concretizó. En el año 1922, fue suscrito con Colombia el tratado Salomón Lozano, ratificado 5 años más tarde, cediéndole la parte norte de la región del Putumayo, delimitada por el río del mismo nombre. Por lo cual, el rumor difundido, tanto desde Iquitos como desde Lima, de una amenaza de mutilación territorial descansaba en una realidad suspendida que se concretizó unos meses después.

La ponencia se prolongó con un diálogo entre el ponente y los participantes. Aquí proponemos un resumen de lo que se dijo. Aliocha Maldavsky empezó dando algunas referencias en francés en torno a los rumores:  

  • Aldrin, P. (2003). Penser la rumeur Une question discutée des sciences sociales. Genèses, no50, 126-141. https://www.cairn.info/revue-geneses-2003-1-page-126.htm)
  • Soria, M., & Billoré, M. (Eds.) (2011). La rumeur au Moyen Âge: Du mépris à la manipulation, Ve-XVe siècle. Rennes: Presses universitaires de Rennes
  • Corbin, A. (1990) Le village des cannibales, Paris : Flammarion

Jorge Bayona precisó su enfoque. Distinguió lo que dice la prensa y el rumor, que se encuentra en los vacíos o desmentidos de la prensa. Por ejemplo, subrayó que la oposición supuestamente muy difundida al tratado del 1922 era invisible en la prensa ya que la censura era bien potente. Precisó también la noción de territorio nacional como cuerpo, “el geocuerpo” (Thongchai , 1994) desde la cual la separación de parte del territorio es vista como una mutilación dolorosa. En ese sentido, el imaginario del territorio nacional no toma en cuenta el hecho de que, en realidad, los territorios periféricos son más bien territorios indígenas que se sueltan del dominio del poder central. Esa ansiedad de separatismo demuestra finalmente lo frágil del control sobre esos territorios.

En cuanto a los indígenas, principales habitantes de la zona del Putumayo, llama la atención que no aparezcan en el discurso y resulten perfectamente invisibilizados, de tal modo que el territorio nos aparece, primero que todo, como un espacio de riquezas naturales deshabitado. No surge la preocupación por los indígenas bajo la dominación colombiana, pero sí el temor a perder recursos naturales. Cuando la temática indígena aparece en el debate, en boca de un senador cauchero, Julio César Arana, es para preparar su desplazamiento hacia el sur del río Putumayo y preservar así la mano de obra. De tal modo que la preocupación por los derechos de los habitantes de esta zona no existe, y si hay una preocupación, esa es económica.

Presentación de Jorge Bayona © IFEA

Bibliografía

Barclay, Frederica. (2009). El estado federal de Loreto, 1896: centralismo, descentralización y federalismo en el Perú, a fines del siglo XIX. 1a. ed. Travaux de l’Institut français d’études andines ; t. 266. Lima : Cuzco, Peru: Instituto Francés de Estudios Andinos ; Centro de Estudios Regionales Andinos “Bartolomé de Las Casas.

Thongchai Winichakul. (1994). Siam Mapped: A History of the Geo-Body of a Nation. Honolulu: University of Hawaii Press.

White, Luise. (2000). Speaking with Vampires: Rumor and History in Colonial Africa. Studies on the History of Society and Culture. Berkeley, Calif.: University of California Press.

Narra la Independencia desde tu pueblo, tu distrito o tu ciudad

Escribe Juan Carlos Estenssoro, Universidad Sorbonne Nouvelle – Paris 3

El proyecto Narra la Independencia desde tu pueblo, tu distrito o tu ciudad prosigue su misión de incentivar la participación ciudadana en el proceso de descentralizar y democratizar la memoria histórica peruana. En su nueva etapa iniciada en 2020 ha diversificado y ampliado sus actividades. Además de una segunda convocatoria del concurso de ensayos, ha construido un motor de búsqueda para facilitar el acceso a las fuentes, realizado talleres de formación para fortalecer capacidades de investigación, promovido debates públicos y actividades académicas.

Concurso de ensayos

El 23 de agosto se realizó el lanzamiento del segundo concurso de ensayos Narra la Independencia desde tu pueblo, tu distrito o tu ciudad. Como en su primera versión, este certamen estimula el cambio de perspectiva, invitando a multiplicar los puntos de vista en la narrativa de la independencia de modo a hacer posible un diálogo ciudadano. Busca para ello poner en valor las voces de historiadores que no tienen necesariamente una formación profesional, ni la posibilidad de acceder a círculos académicos. Las bases y afiches han sido difundidos en quechua y castellano y se incita a los participantes a escribir en sus lenguas maternas pudiendo presentar sus ensayos en cualquiera de los idiomas originarios hablados en el Perú. Del mismo modo, el certamen queda abierto a la participación de candidatos de países limítrofes cuyos procesos de independencia estuvieron fuertemente involucrados con el del Perú o que propongan miradas desde espacios que formaban parte en ese momento del antiguo virreinato. El concurso deja también margen a los participantes para definir libremente los límites cronológicos que les parezcan más apropiados al marco local o regional que hayan elegido.

En el evento del lanzamiento, animado por Javier Torres, los miembros del comité organizador del proyecto expusieron las bases del concurso e informaron sobre las actividades complementarias orientadas a garantizar una participación efectiva a pesar de los tiempos de pandemia. Se insistió en la necesidad de multiplicar la toma de la palabra para superar una narrativa focalizada en Lima y en la fecha única de 28 de julio. Además de investigadores académicos, participaron miembros de los archivos históricos regionales de Ayacucho y Puno. La difusión posterior de la convocatoria ha sido posible gracias al apoyo de la prensa radial y escrita, sobre todo regional. Entre los medios que han colaborado se encuentran Caretas, La República Edición Sur, Radio Estación Wari y Radio Líder Cajamarca. Una serie de breves videos, difundidos en las redes sociales, promueven el concurso gracias a llamados a la participación de, entre otros, los historiadores Susana Aldana, Nelson Pereyra y Christine Hünefeldt.

Convocatoria al concurso de ensayos. © Proyecto narra la independencia

La recepción de trabajos se inició el 15 de noviembre y, a pedido del público, se ha prorrogado la fecha de cierre hasta el 15 de enero del 2022. Los ensayos recibidos hasta el momento muestran la participación de regiones que no estuvieron representadas en la primera convocatoria lo que es de por sí un paso adelante en la construcción de nuestros objetivos.

Motor de búsqueda Recursos digitales para la investigación en torno a la Independencia

Para facilitar el acceso a materiales de primera mano en tiempos de pandemia, se ha creado un repositorio de fuentes documentales a partir de material digitalizado que el proyecto pone a disposición en uso libre vía Internet. El aliado clave que lidera esta tarea es la Fundación Neogranadina, líder en el desarrollo de humanidades digitales, especializada en el rescate, digitalización y puesta en valor del patrimonio documental. En este marco creó un motor de búsqueda que consolida en una única base de datos la integralidad del corpus reunido en la Colección Documental de la Independencia del Perú publicada con ocasión del sesquicentenario entre 1971 y 1976, y digitalizada por la Biblioteca Nacional del Perú. El material se encuentra descrito y, por primera vez, separado documento por documento, lo cual permite agilizar la consulta, afinar las pesquisas y potenciar la explotación de este material excepcional.

En septiembre de este año se puso a disposición del público el motor de búsqueda con los documentos que se habían ingresado hasta entonces. Es gracias a la colaboración de voluntarios, en su gran mayoría estudiantes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y de la Universidad de California-Santa Bárbara, que esta labor se viene realizando. El Dr. Juan Cobo, miembro fundador de Neogranadina, capacitó a los interesados e interesadas en el uso adecuado de esta plataforma digital. Pronto todos los tomos de la Colección Documental estarán integrados en este motor de búsqueda y se podrá enriquecer esta herramienta incorporando otras colecciones de similar importancia: colaboraciones con archivos regionales y otros esfuerzos de digitalización previos están en curso.

Talleres para la ciudadanía

Luego de la realización de un primer ciclo de talleres entre los meses de abril y mayo, se organizó, los sábados desde el 11 de septiembre hasta el 2 de octubre, un segundo ciclo de formación con el título “Narra la Independencia desde tu pueblo… ¿Y cómo hacerlo? Herramientas de historia participativa para la ciudadanía”. Esta nueva serie de talleres estuvo enfocada en fortalecer las capacidades de investigación de los potenciales participantes del concurso.

Los temas que se expusieron estuvieron relacionados al acopio y procesamiento de datos; elaboración de un estado de la cuestión y marco conceptual; definición de temas y problemáticas; cómo redactar y presentar los trabajos. Participaron en estos talleres ciudadanos y ciudadanas de muy diversas regiones del Perú y de otros países andinos, pero también de distintas ocupaciones, lo cual enriqueció el debate en estas reuniones. En paralelo a su desarrollo, las sesiones fueron transmitidas en vivo para que un público más amplio pudiera participar con sus preguntas y permanecen a disposición como material para la autoformación de los interesados

Debates públicos y actividades académicas

En colaboración con el portal La Mula.pe, el proyecto inauguró en julio de este año «La Independencia en debate», un espacio de diálogo crítico donde se aborda el tema de la Independencia y su trascendencia en la historia del Perú. El conversatorio se realiza los segundos lunes de cada mes. Las seis mesas programadas para 2021 comprenden los siguientes temas: Independencia: la verdad por la ficción; ¿Bicentenario? Independencia y comunidades amazónicas; Mujeres e Independencia; ¿Derribar a Colón… y a Pizarro? Independencia, racismo y memoria; La Independencia desde la escuela; y La independencia combatida: revolución, guerra y Estado.

En estos espacios miembros del comité organizador del Proyecto dirigen cada debate con investigadores e investigadoras externos y externas o actores ligados a la elaboración de la memoria histórica, permitiendo que el público interactue con los expositores a través de sus preguntas. Estas charlas son transmitidas en vivo a través La Mula.pe y las redes sociales del proyecto.

El seminario internacional “La Independencia en el Sur Peruano: un proceso interregional” organizado por Paulo Lanas (Iquique) y el conversatorio “Identidad y región. Heroínas y héroes silenciados” coordinado por Guido Chati (Ayacucho) prosiguen los debates y encuentros académicos del proyecto.

Publicaciones

Este fin de año ha visto la aparición del volumen de ensayos Las independencias antes de la independencia. Miradas alternativas desde los pueblos (coedición IFEA-IEP) coordinado por J.C. Estenssoro y C. Méndez. Este libro cumple con ofrecer en cada uno de sus trabajos un punto de vista alternativo a la visión tradicional de una independencia anclada en Lima al tiempo que promueve un debate sobre las implicancia en el presente de la construcción de nuestra memoria histórica sobre la independencia. Una primera presentación, con los comentarios de Mónica Ricketts y Christine Hünefeldt, tuvo lugar en la Feria del libro de Arequipa y una segunda, con la participación de Manuel Burga, José Carlos Agüero y Susana Aldana, se desarrolló en el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social – LUM.

Narra la independencia se ha esforzado también por continuar con la difusión de los trabajos ganadores del primer concurso por medio de reseñas, entrevistas y podcast.

***

Narra la Independencia en su nuevo formato se define como un proyecto de historia ciudadana y participativa. Entre los muchos colaboradores y apoyos debemos destacar el esfuerzo y compromiso, en cada uno de sus componentes, de estudiantes voluntarios y jóvenes historiadores de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos sin los cuales no habrían sido posible los logros alcanzados, muy particularmente en la elaboración del motor de búsqueda y los talleres de formación. 

Todas las actividades mencionadas han sido desarrolladas de manera pública y gratuita. Las grabaciones se encuentran en la página web del Proyecto, en sus redes sociales, Facebook y canal YouTube, para la consulta de todas y todos los interesados.

Están asociados en la organización de Narra la Independencia, el IFEA, el Instituto de Estudios Peruano (IEP), el Centre de Investigación sobre Hispanoamérica Colonial (CRAEC) de la universidad Sorbonne-Nouvelle, la Universidad de California en Santa Barbara, la Escuela Profesional de Historia (Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos), la Fundación Neogranadina, el Archivo Regional de Ayacucho y LaMula.pe.

Páginas del proyecto:

http://www.univ-paris3.fr/narra-la-independencia-2021-2025-679503.kjsp?RH=1499433530649

https://www.facebook.com/profile.php?id=100063881770892

Raconte l’indépendance depuis ton village, ton quartier ou ta ville

Par Juan Carlos Estenssoro, Université Sorbonne Nouvelle – Paris 3

Le projet Raconte l’indépendance depuis ton village, ton quartier ou ta ville poursuit sa mission d’encourager la participation des citoyens au processus de décentralisation et de démocratisation de la mémoire historique péruvienne. Dans sa nouvelle phase, qui a débuté en 2020, il a diversifié et élargi ses activités. En plus d’un deuxième appel à essais, il a construit un moteur de recherche pour faciliter l’accès aux sources, organisé des ateliers de formation pour renforcer les capacités de recherche, et promouvoir des débats publics et des activités universitaires.

Concours d’essais

Le deuxième concours de rédaction Raconte l’indépendance depuis ton village, ton quartier ou ta ville a été lancé le 23 août. Comme dans sa première version, ce concours favorise un changement de perspective, invitant à multiplier les points de vue dans le récit de l’indépendance afin de rendre possible un dialogue citoyen. Il cherche à faire entendre la voix d’historiens qui n’ont pas nécessairement une formation professionnelle ou un accès aux cercles académiques. Le règlement et les affiches ont été distribués en quechua et en espagnol et les participants sont encouragés à écrire dans leur langue maternelle, avec la possibilité de soumettre leurs essais dans l’une des langues indigènes parlées au Pérou. Le concours est également ouvert aux candidats des pays voisins, dont le processus d’indépendance était étroitement lié à celui du Pérou ou qui proposent des points de vue provenant de régions qui faisaient partie de l’ancienne vice-royauté à l’époque. Le concours laisse également les participants libres de définir les limites chronologiques qui leur semblent les plus appropriées au cadre local ou régional qu’ils ont choisi.

Lors de l’événement de lancement, animé par Javier Torres, les membres du comité d’organisation du projet ont expliqué les règles du concours et fait le point sur les activités complémentaires visant à garantir une participation efficace malgré la période de pandémie. Ils ont insisté sur la nécessité de multiplier les voix pour dépasser un récit centré sur Lima et sur la seule date du 28 juillet. En plus des chercheurs universitaires, le projet a compté avec la participation des membres des archives historiques régionales d’Ayacucho et de Puno. La diffusion ultérieure de l’événement a été rendue possible grâce au soutien de la radio et de la presse écrite, notamment la presse régionale. Parmi les médias qui ont collaboré, citons Caretas, La República Edición Sur, Radio Estación Wari et Radio Líder Cajamarca. Une série de courtes vidéos, diffusées sur les réseaux sociaux, assurent la promotion du concours grâce aux appels à participation des historiens Susana Aldana, Nelson Pereyra et Christine Hünefeldt, entre autres.

Appel à contributions © Projet Raconte l’histoire

L’appel à contributions a été lancé le 15 novembre et, à la demande générale, la date de clôture a été reportée au 15 janvier 2022. Les essais reçus jusqu’à présent montrent la participation de régions qui n’étaient pas représentées lors du premier appel, ce qui est en soi un pas en avant eu égard à nos objectifs.

Moteur de recherche : ressources numériques pour la recherche sur l’indépendance

Pour faciliter l’accès aux documents de première main en période de pandémie, un dépôt de sources documentaires a été créé à partir de matériel numérisé que le projet met gratuitement à disposition sur Internet. Le partenaire clé qui dirige ce travail est la Fondation Neogranadina, leader dans le développement des humanités numériques, spécialisée dans le sauvetage, la numérisation et la valorisation du patrimoine documentaire. Dans ce cadre, elle a créé un moteur de recherche qui consolide dans une seule base de données l’ensemble du corpus de la Collection documentaire de l’indépendance du Pérou, publiée à l’occasion des 150 ans de l’événement, entre 1971 et 1976, et numérisée par la Bibliothèque nationale du Pérou. Le matériel est décrit et, pour la première fois, séparé document par document, ce qui facilite la consultation, affine la recherche et améliore l’exploitation de ce matériel exceptionnel.

En septembre de cette année, le moteur de recherche a été mis à la disposition du public avec les documents qui avaient été saisis en ce moment. C’est grâce à la collaboration de volontaires, pour la plupart des étudiants de l’Universidad Nacional Mayor de San Marcos et de l’University of California-Santa Barbara, que ce travail a pu être réalisé. Le Dr Juan Cobo, membre fondateur de Neogranadina, a formé les personnes intéressées à la bonne utilisation de cette plateforme numérique. Bientôt, tous les volumes de la Collection documentaire seront intégrés dans ce moteur de recherche et il sera possible d’enrichir cet outil en y incorporant d’autres collections d’importance similaire : des collaborations avec des archives régionales et d’autres efforts de numérisation antérieurs sont en cours.

Ateliers pour les citoyens et citoyennes

Suite au premier cycle d’ateliers qui s’est déroulé en avril et mai, un deuxième cycle de formation a été organisé les samedis du 11 septembre au 2 octobre sous le titre “Racontez l’indépendance de votre village… Et comment faire ? Des outils d’histoire participative pour les citoyens“. Cette nouvelle série d’ateliers visait à renforcer les compétences de recherche des participants potentiels au concours.

Les sujets abordés étaient liés à la collecte et au traitement des données, à l’élaboration d’un état de la question et d’un cadre conceptuel, à la définition des thèmes et des problématiques et à la manière de rédiger et de présenter les articles. Des citoyens de régions très différentes du Pérou et d’autres pays andins ont participé à ces ateliers, mais aussi de professions différentes, ce qui a enrichi le débat lors de ces réunions. En même temps, les sessions ont été diffusées en direct afin qu’un public plus large puisse participer avec ses questions et ils restent disponibles comme matériel d’auto-formation pour les personnes intéressées.

Débats publics et activités académiques

En collaboration avec le portail La Mula.pe, le projet a inauguré en juillet de cette année “L’indépendance en débat“, un espace de dialogue critique pour aborder le sujet de l’Indépendance et sa transcendance dans l’histoire du Pérou. Les débats ont eu lieu le deuxième lundi de chaque mois. Les six tables rondes prévues pour 2021 ont porté sur les sujets suivants : Indépendance : vérité ou fiction ; Bicentenaire ? Indépendance et communautés de l’Amazonie ; Femmes et indépendance ; Démolir Colomb… et Pizarro ? Indépendance, racisme et mémoire ; Indépendance de l’école ; et Indépendance combattue : révolution, guerre et État.

Dans ces espaces, les membres du comité organisateur du projet animent chaque débat avec des chercheurs externes ou des acteurs liés à l’élaboration de la mémoire historique, permettant au public d’interagir avec les intervenants par le biais de leurs questions. Ces entretiens sont diffusés en direct sur La Mula.pe et sur les réseaux sociaux du projet.

Le séminaire international “L’indépendance du sud du Pérou : un processus inter-régional” organisé par Paulo Lanas (Iquique) et la discussion “Identité et région. Héroïnes et héros réduits au silence” coordonné par Guido Chati (Ayacucho) poursuivent les débats et les rencontres académiques du projet.

Publications

La fin de l’année a vu la parution du volume d’essais Las independencias antes de la independencia. Miradas alternativas desde los pueblos (coédition IFEA-IEP) coordonné par J.C. Estenssoro et C. Méndez. Ce livre offre dans chacun de ses articles un point de vue alternatif à la vision traditionnelle d’une indépendance ancrée à Lima, tout en favorisant un débat sur les implications pour le présent de la construction de notre mémoire historique de l’indépendance. Une première présentation, commentée par Mónica Ricketts et Christine Hünefeldt, a eu lieu au Salon du livre d’Arequipa et une seconde, avec la participation de Manuel Burga, José Carlos Agüero et Susana Aldana, s’est tenue au Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social – LUM.

Raconte l’Indépendance s’est également efforcé de continuer à diffuser les travaux gagnants du premier concours par le biais de critiques, d’interviews et de podcasts.

***

Raconte l’Indépendance, dans son nouveau format, se définit comme un projet d’histoire citoyenne et participative. Parmi les nombreux collaborateurs et soutiens, il faut souligner l’effort et l’engagement, dans chacune de ses composantes, des étudiants volontaires et des jeunes historiens de l’Universidad National Mayor de San Marcos sans lesquels ces réalisations n’auraient pas été possibles, notamment le développement du moteur de recherche et les ateliers de formation.

Toutes les activités mentionnées ont été réalisées publiquement et gratuitement. Les enregistrements sont disponibles sur le site web du projet, sur ses réseaux sociaux, sur Facebook et sur la chaîne YouTube, pour consultation par toutes les parties intéressées.

Les partenaires organisateurs de Raconte l’Indépendance sont l’IFEA, l’Institut de Études Péruviens (IEP), le Centre de Recherche sur l’Amérique Espagnole Coloniale (CRAEC) de l’Université de la Sorbonne-Nouvelle, l’Université de Californie à Santa Barbara, l’École professionnelle d’histoire (Faculté des sciences sociales de l’Universidad National Mayor de San Marcos), la Fondation Neogranadina, les archives régionales d’Ayacucho et LaMula.pe.

Pages du projet :

http://www.univ-paris3.fr/narra-la-independencia-2021-2025-679503.kjsp?RH=1499433530649

https://www.facebook.com/profile.php?id=100063881770892

Reflexiones en torno a la Comisión de la verdad colombiana: retos, avances y caminos hacia el futuro incierto

Escribe Julie Massal, doctora en ciencia política e investigadora del IFEA en Colombia

El proceso de paz colombiano, 5 años después del Acuerdo del Teatro Colón

El 24 de noviembre de 2021, Colombia celebró el quinto aniversario del Acuerdo de paz  hoy conocido como el Acuerdo del Teatro Colón, vigente desde el 1 de diciembre de 2016[1]. Como en años anteriores, han florecido los balances del proceso de paz[2], evidenciando voces y percepciones muy divergentes, aunque el apoyo al proceso sigue firme en la comunidad internacional.

Pese a ciertos avances, cada vez más se expresan voces de alerta sobre la falta de reformas económicas (reforma rural integral, punto 1), o en la lucha contra el narcotráfico (punto 4), y más aún, ante la  violencia que acecha territorios y regiones, ya muy afectados durante el conflicto, debido a la multitud de grupos armados presentes y a la débil presencia del Estado a nivel social y económico. Esta violencia afecta en particular a los excombatientes de las Farc desmovilizados y a los llamados “líderes sociales”, líderes comunitarios y de organizaciones locales que adelantan procesos productivos alternativos a los cultivos ilícitos, defienden las políticas derivadas del acuerdo de paz, o promueven la defensa del medio ambiente. La población civil también enfrenta la violencia de los distintos actores (disidentes, guerrillas, narcotraficantes y grupos heredados de los paramilitares) que compiten por el control del territorio y los recursos, entre ellos los derivados del narcotráfico[3]. En conjunto, el proceso de paz sufre retrasos importantes en su implementación[4].

La verdad, la justicia,  la reparación a las víctimas y la no repetición: pilares del proceso de paz

Uno de los pilares fundamentales del proceso de paz es el Sistema Integral  de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR), dentro de lo que se conoce como la Justicia Transicional. Ha sido desplegado desde el 2018 y al cabo de tres años, empiezan a surgir algunos resultados preliminares. Dentro del SIVJRNR, existen tres instancias: la Jurisdicción Especial de la Paz (JEP), la Comisión de la Verdad, Reconciliación, Convivencia y No Repetición (conocida como CEV o Comisión de la Verdad) y la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD). La Comisión no tiene competencia judicial pero aporta elementos de información que la JEP puede utilizar.

La JEP tiene siete macro-casos abiertos[5], y ha empezado en 2021 a emitir fallos[6], tanto contra exdirigentes de la guerrilla de las Farc por el crimen de secuestro contra civiles (políticos, empresarios entre otros), como contra militares y policías, acusados de haber cometido o permitido los llamados “falsos positivos”. Este término designa las ejecuciones extrajudiciales realizadas, a cambio de primas o vacaciones, por policías o militares contra civiles disfrazados de guerrilleros, para aparentar resultados positivos en la “lucha antisubversiva”[7]. La JEP ha develado la cifra reevaluada de 6400 casos de falsos positivos (la mayoría ocurrieron entre 2006 y 2008)[8]. La JEP también ha llegado a promover la búsqueda de personas aún no encontradas, entre las víctimas de “falsos positivos” o personas que han sido secuestradas y luego asesinadas, o que han desaparecido sin causa conocida, organizando esta tarea junto con la UBPD.

El avance en los siete macro-casos ha dejado clara la magnitud de los procesos de reparación pendientes hacia las diversas víctimas, pero también ha demostrado la complejidad y diversidad de los distintos patrones de violencia ejercidos durante el conflicto, así como de los modus operandi en vigencia según el tipo de victimario, en las distintas regiones.

Paralelamente a los avances de la JEP,  la CEV ha avanzado, desde octubre de 2018, en la recolección de los testimonios de las victimas pero también en los encuentros con los responsables de la guerrilla, de la fuerza pública y del sector privado,  en aras a presentar un informe final con distintos capítulos enfocados en la diversas víctimas y grupos de población (indígenas, mujeres, niños y jóvenes, etc.).

Los debates en torno a la Comisión de la Verdad: retos y aportes.

En este marco, es pertinente recordar algunos debates que se han dado alrededor del desempeño, de los aportes de la CEV y de los retos que ha tenido que enfrentar hasta la fecha. Estos debates han sido expresados en el coloquio internacional virtual: “La Comisión de la Verdad colombiana. Perspectivas a la luz de experiencias comparadas[9], que fue organizado el 6 y el 7 de octubre de 2021, por el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA), el Instituto de las Américas (IDA), la Asociación de Juristas Franco-Colombianos (AJFC) y la propia Comisión de la Verdad (CEV), con el apoyo de la Embajada de Francia. En ese evento se han  evidenciado algunos de los principales retos que la CEV ha tenido que sortear. Esos retos se relacionan tanto con su metodología de trabajo y su equilibrio, su eficacia o impacto, su legitimidad y su pertinencia social y cultural.

Ese evento se realizó justo después de que el mandato de la Comisión, que debía extinguirse en noviembre de 2021, fuera prorrogado por otros nueve meses: 7 para la realización del informe final de la Comisión, y 2 para su socialización y difusión en la sociedad.  Esto ocurrió debido al procedimiento de varias organizaciones de víctimas ante la Corte Constitucional, para pedir que el mandato se extendiera, ante los obstáculos relacionados con la pandemia y el confinamiento de cinco meses en 2020, lo que dificultó los encuentros de la Comisión con las víctimas en varias regiones, sobre todo las más apartadas y desprovistas de cobertura de internet.  

El caso colombiano muestra como la labor de la CEV se realiza durante un periodo que, si bien se enmarca en el proceso de paz, también se caracteriza por la persistencia de varios tipos de violencia social y política hasta la actualidad, lo que reorienta su mandato, tal como resaltó el comisionado Carlos Martin Beristaín. Por ende, aunque su mandato es entender las dinámicas del conflicto armado, también orienta su reflexión sobre los factores de persistencia de la violencia hasta hoy. La CEV opera además en un periodo marcado por una fuerte polarización política y social en torno al proceso de paz, pues como lo evidenció el plebiscito de octubre de 2016, este proceso de paz no es consensual en absoluto. Esa polarización obedece a múltiples causas, pero es de resaltar en especial la fuerte tensión entre el Estado y sectores de la sociedad civil, en particular algunas organizaciones de representantes de victimas del Estado y de la fuerza pública (como las madres de los jóvenes que fueron víctimas de “falsos positivos”) que no coinciden en su interpretación del conflicto armado y tampoco respecto a lo que debería ocurrirle a los victimarios, sean institucionales (fuerza pública), privados (empresarios), paramilitares o guerrilleros, después de reveladas las responsabilidades de los crímenes que la JEP también va a tratar al nivel judicial[10].

La Comisión de la Verdad debe contribuir, como lo indica su mandato, al “esclarecimiento de la verdad” acerca de los crímenes cometidos. Por ende, pueden surgir tensiones o divergencias en la forma como se conciben y se evalúan las responsabilidades de los victimarios y las penas aplicables, al nivel jurídico o simbólico. Hay sectores críticos por la falta de sanción hacia responsables de las Farc sobre todo, y que se muestran escépticos ante la “poca eficacia” en este sentido del sistema de justicia transicional.

Otras críticas se refieren más bien al trato a las víctimas. Se puede señalar por ejemplo que la JEP y la Comisión tienen procedimientos distintos de recolección de los testimonios, que aparecen a veces no suficientemente articulados, lo que obliga ciertas victimas a testimoniar en distintos espacios y en repetidas ocasiones[11]. Además, la violencia persistente afecta a víctimas que han dado su testimonio y que pueden verse intimidadas o amenazadas, razón por la cual se ha reclamado mayores garantías de seguridad para las víctimas por parte de la Comisión; algo que es un tema de debate y un motivo de preocupación hasta la actualidad, pese a avances en esta dimensión.

Finalmente una dificultad adicional se debe a que la CEV no es el primer espacio de debate que promueven las instituciones en torno a la reconciliación y la memoria,  dimensiones que han sido ya trabajadas por instancias oficiales pero también por la academia y la sociedad civil en otros espacios. Los “ejercicios de memoria” han sido numerosos y la producción de informes e investigaciones en este ámbito ha tenido un auge en la última década en Colombia[12]. Por ende, la CEV tenía que demostrar su legitimidad con un aporte adicional en este sentido, para contribuir al esclarecimiento de la verdad, a la convivencia y la no repetición, y no volver a repetir lo que ya se conocía y se había hecho pero que no había sido publicitado o sistematizado.

Pese a todas estas dificultades y restricciones, agravadas durante el confinamiento que ha impedido los desplazamientos de los comisarios hacia las regiones y los encuentros presenciales con las víctimas (que no siempre pueden o quieren testimoniar en modalidad virtual), la CEV ha logrado  entrevistar o encontrarse, en el lapso de 3 años, con cerca de 25 000 personas que han contribuido con testimonios, y ha colectado y revisado múltiples informes e investigaciones elaborados en el sector académico, o por ONG y organizaciones sociales nacionales, locales o internacionales. Esto le permite evaluar y analizar las dinámicas del conflicto y la persistente violencia en distintas regiones del país.

Al nivel metodológico, el enfoque de género, con un énfasis más marcado que en otras comisiones en el mundo sobre la violencia hacia las mujeres, y el enfoque étnico, con la atención puesta sobre los efectos del conflicto en las poblaciones indígenas y afrodescendientes, han sido desarrollados tanto en grupos de trabajo específicos como en actividades transversales a la labor de la Comisión.

Así, la comisionada Alejandra Miller subraya que existe un continuum entre las violencias privadas en la esfera personal o doméstica y las violencias políticas hacia las mujeres, relacionadas con cualquier forma de militantismo social. También se observa un predominio del interés por la violencia sexual (la misma que se declina en 13 modalidades distintas), aunque existen otras violencias hacia la mujer menos visibles como la desaparición o el desplazamiento, aun cuando éstas afectan en mayor medida el género masculino. Pese a estos avances innegables, subsisten limitaciones tanto conceptuales como metodológicas que han sido objeto de debate con organizaciones de mujeres y sectores académicos, especialmente en la forma de concebir el enfoque de género y la “visión liberal” de la paz[13].

En el evento de octubre, también se resaltó, en las investigaciones o las experiencias de organizaciones locales, las limitaciones del enfoque étnico, incorporado más tardíamente y con menos alcance, a la reflexión colectiva de la CEV, así como la débil e incipiente implementación del capítulo étnico del acuerdo de paz. Las organizaciones sociales señalan además las prácticas racistas y discriminatorias hacia los pueblos étnicos y la falta de apoyo social, estatal e institucional hacia la población indígena y afrodescendiente, la más afectada por la pobreza y la violencia, llamando a poner un mayor énfasis en estas realidades en el trabajo de la CEV.

Todos estos retos (alcances, enfoques, eficacia, pertinencia, representatividad y legitimidad) han sido objeto de reflexión en el evento de octubre ya mencionado. Pero hacia el futuro, la CEV tiene retos igualmente importantes y tal vez aún más controversiales.

Los retos hacia el futuro  frente al informe final de la CEV.

El informe final estará listo en el próximo mes de junio, y su difusión se dará en junio-agosto 2022, justo después de la elección legislativa y presidencial (respectivamente en marzo y mayo-junio). Esto significa que coincidirá con la llegada de un nuevo Congreso (20 de julio) y un(a) nuevo(a) Presidente (7 agosto). El periodo electoral suele ser marcado por un incremento de la polarización sociopolítica.

Por ende, con la difusión del informe de la CEV, más aun en semejante contexto, el principal reto radica en la manera de preparar la sociedad colombiana a recibir las verdades que surjan del Informe. Es decir, en lograr que los diversos sectores sociales y políticos, ya bastante escépticos, críticos o prevenidos, estén en posición de oírlas, entenderlas y aceptarlas. A falta de lo cual, puede generarse un rechazo hacia la CEV y un incremento aún más notorio de la violencia. Muchas verdades pueden resultar incomodas o inaceptables para los responsables de los crímenes pero también para las víctimas. Máxime si estos responsables no reciben las sanciones esperadas por parte de la JEP. Lo que podría alterar o dificultar la reconciliación entre víctimas y victimarios pero también entre distintas categorías de víctimas, ya que algunas se sienten menos escuchadas u olvidadas.

La comisionada Lucía González ha insistido, en el evento de octubre, sobre las necesarias estrategias a desplegar para garantizar la más amplia difusión del informe final, no solo como texto escrito sino a través de múltiples formatos, en medios de comunicación, pero también gracias a los eventos artísticos y culturales que puedan difundirse en  los festivales. Las prácticas artísticas son una forma de hacerse escuchar por parte de las victimas tanto al nivel individual como colectivo, y también constituyen una herramienta para la reconstrucción de lazos sociales y comunitarios en territorios afectados por la violencia.

El énfasis en la transformación de índole cultural es por ende una tarea determinante a futuro, para escuchar la palabra de las víctimas y fomentar la reconciliación, pero también para prepararse a escuchar las verdades que surjan. Sin embargo, algunas representantes de organizaciones de víctimas, en el evento de octubre, también han señalado las divergencias entre ellas y los diferentes posicionamientos hacia el pasado, el presente y el futuro, que pueden afectar la capacidad de oír las verdades y aceptarlas.

También subsisten las enormes dificultades de algunas comunidades y víctimas para hacerse escuchar, peor aún en territorios marcados por un incremento de la violencia política, articulada a las desigualdades socioeconómicas tradicionales y a las diversas actividades económicas ilegales (minería, narcotráfico). Esa violencia aísla aún más, con o sin confinamiento sanitario, a las regiones muy apartadas, desprovistas de servicios sociales y públicos elementales y de conexión internet. Esto lo resaltó el comisionado Leyner Palacios, quien expuso desde la región pacifica mediante un video que tuvo mucha dificultad en enviarnos a los organizadores del evento. Ello ilustra de manera explícita la dificultad de acceder a las víctimas para los comisarios, y para ellas, de lograr ser visibles para el conjunto de la sociedad colombiana. ¿Qué verdades llegarán hasta ellas y como serán recibidas?

El trabajo de la CEV está hoy por hoy en el centro del debate político,  y refleja de este modo, al mismo tiempo que las analiza, las tensiones sociales, culturales y políticas persistentes en Colombia, cinco años después del Acuerdo de paz. Este fue renegociado luego de su rechazo en el plebiscito, renegociación que retomó gran parte de las críticas al Acuerdo de la Habana. Aun así, los sectores opositores al Acuerdo de paz siguen renuentes hacia la labor de la CEV, por razones múltiples que superan el alcance de este artículo.

La Comisión de la verdad colombiana es considerada al nivel internacional como una comisión que beneficia de un mandato equilibrado, representativo, ambicioso pero no en exceso, y con fuerte legitimidad, según lo mencionado por R. Uprimny (en la conferencia final del evento de octubre). Además se ha beneficiado de los aprendizajes hechos a partir de las comisiones similares en otros países (como las de Perú, Guatemala, Argentina o Chile, entre otras). Pese a ello, la CEV sigue enfrentando  desafíos trascendentales. Y el conflicto persistente,  así como las múltiples modalidades de violencia, ensombrecen las perspectivas de reconciliación y de cambio sociopolítico. Por ello, el proceso de paz está en juego en el próximo periodo electoral.


[1] La versión inicial se conoce como Acuerdo de la Habana, por haber sido negociado en esta ciudad cubana; fue firmado en Cartagena en Colombia en septiembre de 2016. Después de su rechazo en el plebiscito del 2 de octubre, fue renegociado y aprobado el 24 de noviembre de 2016, por el Congreso, en el Teatro Colón en Bogotá.

[2] Por ejemplo: “Logros y retos de la paz a los cinco años del acuerdo del colón”, 22/11/2021, por C. González Posso: LOGROS Y RETOS DE LA PAZ A LOS CINCO AÑOS DEL ACUERDO DEL COLÓN – Indepaz

[3] Indepaz, informe en línea (14/11/2021) : LÍDERES SOCIALES, DEFENSORES DE DD.HH Y FIRMANTES DE ACUERDO ASESINADOS EN 2021 – Indepaz; Contagioradio (2/11/2021): “En solo 3 meses fueron agredidos 209 defensores de DD.HH” : En solo 3 meses fueron agredidos 209 defensores de DD.HH. – Contagio Radio

[4] Contagioradio (22/11/2021): “En cinco años del Acuerdo de Paz, la implementación solo lleva 20%: Indepaz”: En cinco años del Acuerdo de Paz, la implementación solo lleva 20%: Indepaz – Contagio Radio

[5] En vez de tratar casos individuales, la JEP trata diferentes tipos de crímenes en distintas regiones, cada uno siendo objeto de un “macro-caso”, para establecer “patrones” de violencia. Para más información : Los grandes casos de la JEP

[6] Para una síntesis reciente en cifras de los resultados (noviembre de 2021): Presentación de PowerPoint (jep.gov.co)

[7] Esto puede significar el asesinato pero también la posterior desaparición de los civiles asesinados, la mayoría de ellos han sido enterrados en fosas comunes pero también a veces desmembrados.

[8]  Los avances en el macro-caso 03: “Asesinatos y desapariciones forzadas presentados como bajas en combate por agentes del Estado”: Caso 03: Asesinatos y desapariciones forzadas presentados como bajas en combate por agentes del Estado (jep.gov.co)

[9] Coloquio internacional: “La comisión de la verdad colombiana, perspectivas a la luz de experiencias comparadas”. Sesión 6 de octubre: https://www.youtube.com/watch?v=ZKLoOJMQXZg ; Sesión 7 de octubre: https://www.youtube.com/watch?v=E7js77KLOqc

[10] S. Michalowski, M. Cruz Rodríguez & H. Martínez Carrillo, ¿Cómo contribuir a la paz con verdad y justicia? Aportes a la verdad y reconocimiento de responsabilidad por quienes serán seleccionados en la Jurisdicción Especial para la Paz. Bogotá, Editorial Dejusticia, 2021.

[11] J. Vargas & J. Galindo, “Cómo participan las victimas en la JEP?”, Policy Brief n°7-20, CAPAZ-EDPAL-Georg August-Universität Göttingen, November 2020.

[12] Para una síntesis: Informe del Relator Especial sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición: “Promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición”,  Consejo de Derechos Humanos, Naciones Unidas, 11-07-2019.

[13] Gómez D. & al. (2021), Comisiones de la verdad y género en países del Sur Global: miradas decoloniales, retrospectivas y prospectivas de la justicia transicional, Uniandes-CIDER-CAPAZ.

Groupe de travail “Andes septentrionales: archéologie et histoire”

Membres: Claudia Afanador (Université de Nariño), Ángelo Constantine (ESPOL, Équateur), Daniela Balanzátegui (University of Massachusetts), Heimar Cortés, Alejandro Bernal, Felipe Cárdenas (indépendants – Colombie), Catherine Lara (IFEA).

L’objectif du groupe de travail Andes Septentrionales : archéologie et histoire, est de faire connaître les problématiques et apports les plus récents réalisés dans ces domaines et espace géographique, à travers un cycle de tables rondes animées par des chercheurs invités issus de divers horizons (confirmés, jeunes, universitaires, acteurs institutionnels, communautaires…). Les axes thématiques prévus à cet effet sont les suivants :

  1. Repenser les Andes Septentrionales à partir de l’archéologie historique
  2. Archéologie et ethnohistoire de la présence du Tawantinsuyo dans les Andes Septentrionales
  3. Les relations entre les hautes terres et les basses terres dans les Andes Septentrionales
  4. Chronologie des Andes Septentrionales
  5. De l’Archaïque au Formatif

La première table ronde (axe « Relations hautes terres basses terres »), a eu lieu le 22 novembre dernier. Elle a eu pour thème l’obsidienne dans l’archéologie de l’aire septentrionale andine, et a compté sur la participation d’Andrea Cuéllar (Université de Lethbridge, Canada), Eric Dyrdahl (Pontificia Universidad Católica del Ecuador) et Sthefano Serrano (Sacharxeos/Musée de Perucho, Équateur).

Première table ronde du GT Andes septentrionales: archéologie et histoire

Grupo de trabajo “Andes septentrionales: arqueología e historia”a

Integrantes: Claudia Afanador (Universidad de Nariño), Ángelo Constantine (ESPOL, Ecuador), Daniela Balanzátegui (University of Massachusetts), Heimar Cortés, Alejandro Bernal, Felipe Cárdenas (independientes – Colombia), Catherine Lara (IFEA).

El objetivo del nuevo grupo de trabajo Andes Septentrionales: arqueología e historia es dar a conocer las problemáticas y aportes más recientes realizados en estos ámbitos y espacio geográfico, a través de un ciclo de conversatorios virtuales protagonizado por panelistas invitados de distintos horizontes (experimentados, jóvenes, académicos, actores institucionales, comunitarios…). Los ejes temáticos contemplados con este fin son:

  1. Repensando los Andes Septentrionales desde la arqueología histórica
  2. Arqueología y etnohistoria de la presencia del Tawantinsuyo en los Andes Septentrionales
  3. Relaciones entre tierras altas y tierras bajas en los Andes Septentrionales
  4. Cronología de los Andes Septentrionales
  5. Del Arcaico al Formativo

El primer conversatorio (eje “Relaciones entre tierras altas y tierras bajas”), tuvo lugar el pasado 22 de noviembre. Tuvo como tema la obsidiana en la arqueología del área septentrional andina, y contó con la participación de Andrea Cuéllar (Universidad de Lethbridge, Canadá), Eric Dyrdahl (Pontificia Universidad Católica del Ecuador) y Sthefano Serrano (Sacharxeos/Museo de Perucho, Ecuador).

Primer conversatorio del GT Andes septentrionales: arqueología e historia