Convocatoria Beca Carlos Brignardello

El Instituto Francés de Estudios Andinos (UMIFRE 17 MEAE /CNRS USR 3337 América latina) ofrece la « Beca Carlos Brignardello » para un trabajo de investigación y de campo a partir del 2do trimestre de 2021 y hasta septiembre de 2022.

Lleva el nombre de « Carlos Brignardello » en homenaje a este limeño apasionado por la Arqueología y a la vez benefactor del IFEA, para perpetuar su memoria y sus investigaciones.

Los beneficiarios:

En la medida en que el legatario era peruano y deseaba favorecer los trabajos franceses sobre el Perú, esta beca se propone a arqueólogo(a)s peruano(a)s y franceses o europeo(a)s inscrito(a)s en instituciones francesas. Esta doble orientación respeta igualmente los principios fundadores del IFEA Pueden postular:

*1/Estudiantes de nacionalidad francesa o europea inscrito(a)s en doctorado en un establecimiento francés

*2/Estudiantes de nacionalidad peruana matriculado(a)s en « maestría » o en doctorado.

Los candidatos y las candidatas deben presentar un proyecto de investigación original que
implica necesariamente un trabajo de campo en el Perú.
Los proyectos que tengan un vínculo con los programas de investigación en arqueología del
IFEA serán seleccionados en prioridad.

Fecha límite: 20 de enero de 2021 a las 17h (hora peruana)

———

L’Institut Français d’Études Andines (UMIFRE 17 MEAE /CNRS USR 3337 Amérique latine)
lance l’appel à candidature pour la « Bourse Carlos Brignardello » pour un travail de recherche
sur le terrain entre le deuxième trimestre 2021 et septembre 2022.
Elle porte le nom de « Carlos Brignardello », en hommage à ce Liménien passionné
d’archéologie et bienfaiteur de l’IFEA, pour perpétuer sa mémoire et ses recherches.

Les bénéficiaires :
Dans la mesure où le légataire était péruvien et où il souhaitait favoriser les travaux français sur
le Pérou, cette bourse est proposée à des archéologues péruviens et français ou européens
inscrits dans des institutions françaises. Cette double orientation respecte également les
principes fondateurs de l’IFEA.

*1/des étudiant(e)s de nationalité française ou européenne inscrit(e)s en doctorat dans un établissement français

*2/des étudiants(es) péruvien(ne)s inscrit(e)s en « maestría » ou en doctorat.

Les candidat(e)s présenteront un projet de recherche original impliquant un travail de terrain à réaliser au Pérou. Les projets s’articulant avec les programmes de recherche en archéologie de l’IFEA seront sélectionnés en priorité

Date limite de candidature : 20 janvier 2021 à 17h (heure péruvienne)

Bourses Aides à la Mobilité

Appel à candidatures 2021

Conditions financières de la bourse970 euros mensuels

Les candidat(e)s présenteront un projet de recherche original en Archéologie (hors terrains péruviens) ou en Sciences humaines ou sociales impliquant un travail de terrain à réaliser en Bolivie, en Colombie, en Équateur ou au Pérou (ou sur plusieurs de ces pays).

Information, appel à candidature et formulaire 👇

http://www.ifea.org.pe/convocatorias/

⚠️ Date limite de candidature : 07 décembre (à 17h, heure de Lima)

Convocation 2021

Formulaire aides à la mobilité 2021

A nuestr@s amig@s:

El Instituto Francés de Estudios Andinos sigue trabajando para que tengamos mañana una sociedad mejor, más informada y más justa.

Los locales de Barranco y Miraflores están cerrados y tod@s cumplimos con las medidas sanitarias dictadas en los cuatro países donde está presente el IFEA —Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú—, en Costa Rica, donde está nuestro contador, así como en Francia y Europa, donde están ubicadas las sedes de nuestras tutelas, el MEAE y el CNRS, y algunas de nuestras contrapartes. Nos quedamos en casa.

Sin embargo, nuestros investigadores siguen analizando la realidad y se reúnen virtualmente para poner al día nuestros conocimientos; nuestros becarios continúan reflexionando sobre sus temas de tesis, aun cuando tuvieron que interrumpir abruptamente sus estadías en el campo o sus búsquedas en los archivos. Siguen estudiando las dinámicas de las ciudades y cómo movilizarnos en ellas sin agotar los recursos del planeta; la historia de las sociedades prehispánicas, de las recomposiciones de la época colonial y sus legados en la actualidad; las creaciones tecnológicas, arquitectónicas, lingüísticas, musicales e institucionales que estructuran la existencia de las personas, y los territorios rurales y urbanos; las razones de los conflictos, las memorias que deja la violencia, la vida en las cárceles, los cambios sociales, demográficos y culturales que definen las evoluciones políticas, entre otros temas.

Seguimos preparando nuevos libros y los próximos números del Bulletin, aunque por el momento no podamos publicar la versión impresa. El público podrá encontrar muy pronto en OpenEdition Books (https://books.openedition.org/ifea/) la mayor parte de los libros de nuestra colección en acceso libre, mientras dure esta situación de confinamiento global, y en OpenEditions Journals (https://journals.openedition.org/bifea/), como siempre, las ediciones anteriores de la revista (desde el año 2001), y tal vez las ediciones futuras, si la situación actual se prolonga.

Asimismo, continuamos organizando futuros eventos científicos y debates: los que no podremos realizar de inmediato, como la “Noche de la historia” del 1 de abril dedicada —ironía del contexto actual— a la historia de la salud en los Andes, incluyendo las epidemias, una historia de mucha utilidad para poner el presente en perspectiva; los ya postergados, sobre la restitución de las tierras en el marco del proceso de paz en Colombia o la influencia creciente del islam en América Latina; y todos los demás eventos del año. Muy pronto podremos darles a conocer más resultados de las investigaciones en curso a través de medios virtuales, videos de presentación de las tesis en proceso, y compartiremos reflexiones que puedan ayudar a tener más claridad sobre los desafíos que plantea la situación actual y las enseñanzas personales y colectivas que nos ofrece.

También estaremos muy pronto en capacidad de informarles acerca de los resultados del concurso de becas para jóvenes investigadores e investigadores confirmados. Las candidaturas han sido todavía más numerosas que en los años anteriores y la crisis, con sus tareas específicas, nos encontró en pleno proceso de evaluación; sin embargo, estamos nuevamente abocados a esta ardua labor de seleccionar, con la ayuda de expertos, entre muchas excelentes propuestas, las que podremos apoyar.

Seguimos atendiendo las dudas respecto a nuestro catálogo en línea y podemos ayudarlos en sus búsquedas. La responsable de la biblioteca, Cecilia Baldassari, responderá sus consultas a través del correo electrónico (cecilia.baldassari@cnrs.fr). Para consultas específicas, el personal de la librería, la administración y la comunicación sigue estando disponible también por correo electrónico: encontrarán los contactos directos en la página web del IFEA (www.ifea.org.pe/personal/).

Estamos como siempre, con casi 72 años de existencia, al servicio de la sociedad para ayudarla a mirarse a sí misma con distancia crítica y cariño, y tomar las mejores decisiones para su futuro.

La dirección y todo el equipo del IFEA

CONVOCATORIA JJA 2020

Desde su creación en 2008, las Jornadas de los Jóvenes Americanistas (JJA) tienen un doble objetivo: contribuir a poner en relación a jóvenes investigadores que trabajan sobre América Latina y constituir así una comunidad científica en el ámbito de las Ciencias Humanas y Sociales.

Al promover el diálogo entre jóvenes investigadores de diversas disciplinas, instituciones académicas y procedencias, especializados en diferentes periodos y áreas geográficas, las Jornadas potencian la confrontación de enfoques, métodos de análisis y herramientas hermenéuticas.
Para su undécima edición, que tendrá lugar en Ciudad de México (18-20 de junio) y en Madrid (18-19 de junio), los organizadores de las JJA proponen una convocatoria centrada en las “Circulaciones de saberes y relaciones de poder (de la época prehispánica a nuestros días)”.

En Ciudad de México, las Jornadas se desarrollarán en el marco de un taller y vendrán precedidas de un coloquio internacional titulado “Agarrar el siglo XX por el cuello. Mitologías europeas y estados del mundo: un balance”, del 15 al 17 de junio. La inscripción a las JJA en México presupone la asistencia al coloquio.

Organizan:

  • Instituto Francés de Estudios Andinos (UMIFRE 17, USR 3337, Lima)
  • Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (UMIFRE 16, USR 3337, México)
  • École des Hautes Études Hispaniques et Ibériques (Casa de Velázquez, Madrid)
  • Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED, Madrid)
  • Institut des Amériques (IDA)

Con el apoyo de: Instituto Francés de América Latina (IFAL)

Descargar convocatoria 2020 // Formulario de inscripción

Fecha límite de inscripción: viernes 31 de enero de 2020 (10h – hora de México / 17h – hora de Madrid)

 

Convocatoria de becas 2020

Destinadas a beneficiar a estudiantes de maestría y doctorado e investigadores en ciencias sociales y humanas, las becas del Instituto Francés de Estudios Andinos, han contribuido al desarrollo de la investigación en la región andina desde su puesta en marcha en el año 1998.

El IFEA propone tres tipos de becas:

  • Las becas andinas dirigidas a investigadores pertenecientes a los países en los que el IFEA desarrolla sus actividades: Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú. Se proponen dos tipos: el primero dirigido a investigadores confirmados (pertenecientes a una institución o que ejerzan la docencia) y el segundo para jóvenes investigadores (en último año de maestría o doctorado).
  • Las becas Aides à la mobilité con el fin de facilitar el desplazamiento para el trabajo de campo hacia la región andina de estudiantes franceses y/o europeos (a condición de que sean francófonos e inscritos en una universidad francesa)
  • La beca Carlos Brignardello, destinada a contribuir en la formación de jóvenes arqueólogos peruanos, franceses y/o europeos (a condición de que sean francófonos e inscritos en una universidad francesa). Esta beca nace para contribuir a perpetuar la memoria y las investigaciones de Carlos Brignardello benefactor del IFEA y apasionado de la Arqueología.

La convocatoria completa, los formularios para la postulación pueden consultarse en la página web del IFEA:  www.ifea.org.pe/convocatorias

Para dudas o consultas particulares acudir al correo: bourses.ifea@gmail.com

 

Fecha límite de postulación: 20 de enero de 2020

Convocatoria JJA 2019

Políticas económicas y culturales en América latina: entre participación, margen y transgresión

La Paz (Bolivia) / Madrid (España) – 9 y 10 de mayo de 2019

Las Jornadas de Jóvenes Americanistas tienen el objetivo de fomentar un diálogo internacional e interdisciplinario entre jóvenes investigadores de América latina y Europa. Este evento científico permite abrir un espacio de intercambio, de aprendizaje y de reflexión sobre temáticas transversales en Humanidades y Ciencias Sociales. La edición del 2019, dedicada al estudio de las políticas económicas y culturales en América latina: entre participación, margen y transgresión, se desarrollará de forma simultánea en La Paz y en Madrid, los próximos 9 y 10 de mayo. A lo largo de estas jornadas, se analizará la estructuración y la circulación de los dispositivos de regulación social en los ámbitos económicos y culturales, y las relaciones de diversos grupos sociales con ellos, entre apropiación, resistencia y negociación. Se trata así de entender las dinámicas sociohistóricas de producción de las políticas públicas y su recepción, situándolas en definidos contextos y considerando las diversas escalas en las cuales estas políticas producen efectos.

Fecha límite de envío de propuestas: 05 de febrero de 2019 (17h, hora de Madrid)

Organizan:

  • Instituto Francés de Estudios Andinos (UMIFRE 17, USR 3337, Lima)
  • Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (UMIFRE 16, USR 3337, México)
  • École des hautes études hispaniques et ibériques (Casa de Velázquez, Madrid)
  • Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED, Madrid)
  • Institut des Amériques (IDA)

Con el apoyo de : Ambassade de France en Bolivie, Instituto Francés de América Latina (IFAL) y la Cooperación Regional francesa para América del Sur.

Descargar convocatoria

Feria Ricardo Palma Nº39

Como cada año el IFEA participó de la feria del libro Ricardo Palma, en donde dio a conocer sus últimas publicaciones. Esta edición se realizó del 26 de octubre al 11 de noviembre de 2018 y por primera vez después de muchos años tuvo como escenario al parque Kennedy de Miraflores. Aquí algunas imágenes de nuestro stand (© K. Pacheco)

Comme chaque année, l’IFEA a participé à foire du livre Ricardo Palma, l’occasion de présenter ses dernières publications. L’édition 2018 s’est effectuée du 26 octobre au 11 novembre 2018 dans le Parc Kennedy de Miraflores. Nous partageons à continuation quelques photos de notre stand  (© K. Pacheco)

Convocatoria de becas 2019

Destinadas a beneficiar a estudiantes de maestría y doctorado e investigadores en ciencias sociales y humanas, las becas del Instituto Francés de Estudios Andinos, han contribuido al desarrollo de la investigación en la región andina desde su puesta en marcha en el año 1998.

El IFEA propone tres tipos de becas:

  • Las becas andinas dirigidas a investigadores pertenecientes a los países en los que el IFEA desarrolla sus actividades: Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú. Se proponen dos tipos: el primero dirigido a investigadores confirmados (pertenecientes a una institución o que ejerzan la docencia) y el segundo para jóvenes investigadores (en último año de maestría o doctorado).
  • Las becas Aides à la mobilité con el fin de facilitar el desplazamiento para el trabajo de campo hacia la región andina de estudiantes franceses y/o europeos (a condición de que sean francófonos e inscritos en una universidad francesa)
  • La beca Carlos Brignardello, destinada a contribuir en la formación de jóvenes arqueólogos peruanos, franceses y/o europeos (a condición de que sean francófonos e inscritos en una universidad francesa). Esta beca nace para contribuir a perpetuar la memoria y las investigaciones de Carlos Brignardello benefactor del IFEA y apasionado de la Arqueología.

La convocatoria completa, los formularios para la postulación pueden consultarse en la página web del IFEA:  www.ifea.org.pe/convocatorias.

Para dudas o consultas particulares acudir al correo: bourses.ifea@gmail.com

 Fecha límite de postulación: 15 de enero de 2019

Formaciones de estatalidad

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Gina Paola Rodríguez (IEALC / IFEA)

Formaciones de estatalidad: Elementos para repensar el Estado en América Latina

El 17 de noviembre 2017, Gina Paola Rodriguez, Doctora en ciencias sociales e investigadora del Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe (IEALC) de la Universidad de Buenos Aires, presentó avances de la investigación que desarrolla gracias al apoyo del IFEA. En continuidad con lo que fue su tesis doctoral, sustentada en el 2015, su trabajo actual elabora un ejercicio comparado de las dinámicas de violencia parainstitucional en Perú y Colombia en el contexto de sus conflictos armados internos. Para esta sesión de las Tardes de Jóvenes Investigadores la expositora se concentró en el caso colombiano y avanzó en  algunas hipótesis interpretativas sobre el caso peruano que eventualmente pueden ser útiles para  analizar otros países latinoamericanos.

La intervención empezó señalando que la inestabilidad política que ha conocido Colombia desde su nacimiento como República ha sido la fuente de numerosas violencias en las que se intersectan motivaciones políticas, económicas y hasta de sangre. De todas estas violencias, aquella de tipo parainstitucional ha sido la menos investigada en comparación con otras como la violencia insurgente. De ahí que el objetivo de la investigadora consista en indagar el papel de la violencia ejercida por agentes que actúan en modo paralelo al Estado en defensa del statu quo en el proceso ampliado de construcción del Estado y el poder político.

La presentación constó de cuatro partes. En primer lugar, Rodríguez expuso el concepto de “estatalidad” señalando que se trata de un concepto polisémico y complejo cuya definición tradicional merece ser repensada a la luz de este estudio de caso. Luego, presentó las diversas fases y ciclos de la violencia parainstitucional que han dinamizado la construcción del orden en Colombia entre 1945 y 2010. En la tercera parte, formuló la pregunta por las posibles interpretaciones de este fenómeno anunciando una disyuntiva: ¿se tratará de una crisis del Estado o de una estatalidad ad hoc? ¿Será la violencia parainstitucional un componente de la estatalidad? Según la investigadora, el análisis de la violencia parainstitucional a la luz del proceso de construcción del orden, exige repensar las representaciones del Estado elaboradas a partir de binomios clásicos como legal/ilegal, Estado/sociedad civil y público/privado. Lo que casos como el colombiano y el peruano mostrarían, es la existencia de un punto intermedio, una zona gris que no es dejada al azar y que permitiría al Estado construir y mantener su autoridad.  Finalmente, las ideas expuestas condujeron a una discusión acerca de la situación peruana y los posibles puntos de comparación con la experiencia colombiana.

De las definiciones de la estatalidad hasta una lectura de la violencia parainstitucional

 Antes de exponer los diferentes momentos que componen su investigación, Rodríguez quiso definir el concepto de violencia parainstitucional a partir de cuatro características. Primero, que esta violencia tiene por objeto mantener el statu-quo a través de la represión y el disciplinamiento por la vía del terror. Segundo, que discurre de manera simultánea a la violencia estatal, pero a través de organizaciones o grupos con dinámicas de funcionamiento propias. Tercero, que sirve de complemento y/o suplemento a las fuerzas estatales. Cuarto, que reviste un status organizacional que se define a la vez como legal e ilegal.

Según Rodríguez, la noción de estatalidad suele estar asociada a las capacidades desplegadas por el aparato estatal, el sector público o las burocracias, perdiendo de vista otro tipo de relaciones y actores sociales que también permiten establecer el orden y la coacción sobre un territorio dado. Si bien muchas de estas relaciones se formalizan en un sistema legal surgido del Estado y respaldado por él, muchas otras escapan a lo debidamente sancionado por derecho. De ahí que un concepto más complejo de estatalidad deba comprender -además de  la política legal-formal que establece el estado de derecho, los deberes y libertades ciudadanas etc.- aquella estructura informal y a veces ilegal que asegura los intereses de clase del Estado y garantiza su mantenimiento en el tiempo.

El carácter bifronte de la estatalidad ha sido señalado en trabajos como el del jurista alemán Ernst Fraenkel (1941) quien postuló la noción de “estado dual” para referirse a aquel tipo de organización política en la que el estado de excepción y el estado de normalidad coexisten en un espacio y un tiempo dado. En otro contexto y con otro problema en la mira, el sociólogo argentino Matias Dewey (2012), propuso el término “estatalidad híbrida” para describir cómo las capacidades del Estado incluyen tanto aquellas legales y normadas por el derecho, como otras de tipo ilegal e informal, de tal modo que la estatalidad se construye gracias a la acción de actores estatales como de no estatales. Los aportes de Fraenkel y Dewey, entre otros, nutrieron la interpretación de Rodríguez acerca de los modos en los que el Estado colombiano construye su soberanía apoyado en el despliegue de la violencia parainstitucional.

A partir de allí, las preguntas que planteó la investigadora fueron las siguientes: ¿qué forma adquieren estas prácticas en Colombia entre 1945 y 2010?, ¿de qué manera estos modos de operación nos devuelven una imagen distinta de las capacidades del Estado colombiano, más allá de las visiones que apuntan a su debilidad endémica?

El caso colombiano: análisis de los ciclos de violencia parainstitucional

La investigadora dividió analíticamente su periodo de estudio en cinco ciclos o etapas que,  si bien conservan líneas de continuidad, se diferencian por el tipo de actores, las modalidades de ejercicio de la violencia y el recurso a elementos normativos con fines de disciplinamiento.

El primer ciclo se produce entre 1946 y 1958 en el marco de la exacerbación de los conflictos entre los partidos liberal y conservador. La violencia parainstitucional estuvo agenciada por grupos parapoliciales como los “Pajáros”, los “Contrachusmeros” y los “Aplanchadores”, creados por terratenientes, comerciantes y políticos de filiación conservadora que asumieron la tarea de disciplinar por la vía del terror a los militantes liberales y las poblaciones consideradas “disidentes”. Esta época estuvo marcada también por la creación de “La Chulavita”, una policía compuesta en su totalidad por efectivos afines al partido conservador que ejercían su “fuerza de ley” sobre aquellos que no compartían el mismo sistema de valores.

Cuadro de Fernando Botero. El Cazador. Fuente: Colección « Violencia en Colombia ». Museo Nacional de Colombia.

El segundo ciclo se extiende entre 1958 y 1978 y se diferencia del anterior tanto por los actores comprometidos como por las técnicas empleadas. La violencia extrema entre los partidos tradicionales cedió el paso a un acuerdo de élites que mantuvo en la periferia a las terceras fuerzas. El pacto de 1957, conocido como Frente Nacional, prescribió la alternancia del poder entre los dos partidos por un periodo de 16 años así como la división milimétrica de la burocracia estatal. Esta resolución, aunada a otros factores como la influencia de la Revolución Cubana y la agudización de la pobreza y desigualdad en el país, marcaron el surgimiento de grupos guerrilleros como  las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) como alternativas armadas de oposición política. En este contexto, y en sintonía con lo acaecido en el resto de América Latina, se produjo la consolidación de la Doctrina de Seguridad Nacional promocionada por los Estados Unidos en su lucha anticomunista través de la formación de fuerzas militares de todo el continente. La confrontación, otrora fundada en la afiliación partidista, se convirtió ahora en una confrontación de clase, que relocalizó la mira de “amenazas” para el Estado en las movilizaciones sociales, campesinas, estudiantiles y gremiales consideradas peligrosas para el orden y la seguridad de la nación. Como mecanismo de funcionamiento de la paralegalidad el periodo combinó la proclamación recurrente del Estado de sitio con la persecución armada y el encarcelamiento de las fuerzas de oposición.

El tercer ciclo empieza en el año 1978 y se extiende hasta 1991. Se caracteriza por el involucramiento de los grupos narcotraficantes en la formación de una nueva generación de grupos de violencia parainstitucional. Los grupos paramilitares surgen como un modo de enfrentar a las guerrillas y defender intereses sectoriales a partir de la asociación entre fuerzas del Estado y grupos de narcotraficantes. Creados con la misión de liberar los territorios que estaban bajo la influencia de las guerrillas, operaron una contrarreforma del poder político y económico en los territorios. La estrategia que hasta entonces se mantuvo al margen de la ley empezó a ser convalidada a partir del año 1991, cuando el Estado colombiano legalizó la  creación de las Cooperativas de Seguridad y Vigilancia con el nombre de CONVIVIR. Se trató de grupos de civiles habilitados para tener armamento y funciones de vigilancia, seguridad y control sobre el territorio.

Con distintos alcances y características, la situación colombiana encuentra su análoga en Perú  que, en los años 1991 y 1992 asistió a la legalización de los Comités de Autodefensa (CAD), encargados del combate a Sendero Luminoso. Funcionando de manera informal desde comienzos de los ochenta, dichos Comités fueron finalmente convalidados en tiempos del fujimorismo para asistir a las Fuerzas Armadas y a la Policía en la lucha contra el terrorismo. En ambos casos, la frontera entre civiles y militares se hizo porosa y la multiplicación y  expansión de estos grupos por el territorio nacional produjo un agravamiento sin precedentes de la violencia. Sin embargo, mientras en Perú, la acción contrainsurgente de los CAD permitió la derrota de Sendero Luminoso, en Colombia el efecto espejo entre insurgencia y contrainsurgencia escaló el conflicto de manera geométrica sin lograr la rendición militar de ninguno de los bandos.

Siguiendo con el caso colombiano, Rodríguez describió la estrategia de expansión de los grupos paramilitares.  En un comienzo, se trató de grupos que operaban localmente y estaban desarticulados entre sí. Sin embargo a comienzos de los 2000 iniciaron un proceso de articulación nacional con el que buscaron presentarse ante la opinión pública como una organización centralizada y jerárquica que exigía al Estado colombiano un “proceso de paz”, similar al adelantado con la insurgencia. A partir del año 2003, se inició un cuestionado proceso de desarme y amnistía de los grupos paramilitares bajo la ley de “Justicia y Paz”, con resultados desalentadores tanto por la impunidad en la que quedaron sus crímenes como por la persistencia de sus estructuras políticas y militares a lo largo del territorio nacional.

El último ciclo empieza a partir de esta época y persiste hasta hoy en una coyuntura de fragmentación, dispersión y rearme de los antiguos grupos de autodefensa. Puede decirse que los esfuerzos del Estado colombiano por desmovilizar a los grupos paramilitares han fracasado. Los residuos del paramilitarismo han configurado el fenómeno conocido como  Bandas Criminales Emergentes (BACRIM), que mantienen a la población en vilo no sólo por su participación en actividades como la extorsión y los mercados ilícitos, sino por su abierta intervención en la configuración de los poderes políticos regionales y nacionales.

La escombrera, operación Orión.  Fotografía de Jesús Abad Colorado[1] (2002)

Por otra parte, en 2012 se inició el proceso de paz con las FARC, que ha atravesado numerosas dificultades no sólo para su firma e implementación. Tras lo logrado en La Habana, si bien se observa una baja en las muertes producto del conflicto armado, causa perplejidad el inusitado aumento de homicidios en el marco de enfrentamientos entre bandas de crimen organizado por el control de las economías y territorios otrora controlados por las FARC. La persistencia de la violencia  y la criminalidad por parte de los ex-paramilitares después del 2003 mantiene la estrategia de disciplinamiento de las poblaciones contrarias al modelo neoliberal de expansión extractivista. Así, desde el año 2016 han sido asesinados más de 200 líderes sociales, campesinos e indígenas. Por supuesto, lo acaecido a partir de 2012 amerita un análisis más detenido.

En el caso peruano, la persistencia de los Comités de Autodefensa en tiempos del posconflicto remite a otras dinámicas. Extinguido su poder de fuego, estas agrupaciones mantienen actualmente su formación con miras al logro de un reconocimiento de derechos por parte de Estado. A su pedido de visibilización como “héroes de la Pacificación”, se suman  demandas concretas de mejoramiento de sus condiciones de vida (becas, indemnizaciones, etc.) y de articulación de su accionar en los esquemas locales de seguridad ciudadana.

¿Una soberanía estatal a través de la desmonopolización de la violencia?

Para Rodríguez, la delegación de la violencia en grupos paraestatales, más que una crisis del Estado puede constituir un modo de estatalidad ad hoc. A fin de mantener su soberanía, los Estados desmonopolizan eventualmente el uso de la fuerza en grupos de civiles. La estrategia encuentra sus límites cuando dichos grupos adquieren una autonomía que hace imposible su control por parte del Estado. Aunque no se puede arribar a una conclusión definitiva en torno al proceso histórico, es posible pensar que el Estado colombiano es un Estado que, en una estrategia sui generis, ha permitido y oficiado el uso privatizado de la violencia como una estrategia para construir y mantener el statu quo. De manera paradójica, el Estado jugó un papel de disolución y redistribución del monopolio de la violencia a fin de preservar su existencia. En este sentido, la guerra en Colombia no es tanto el producto de un Estado ausente o de un Estado víctima que ha sido incapaz de contener la formación de grupos de violencia paraestatal, sino de uno que quiso hacerlos funcionar (por acción u omisión) para sus propios fines, con resultados inesperados. Esta puede ser una hipótesis de trabajo para pensar  en otros Estados considerados “fracasados” por exhibir una modalidad desconcentrada de ejercicio de la violencia.  La investigación concluye sosteniendo la necesidad de reparar en las dinámicas de producción del orden y la estatalidad que se construyen en las zonas grises: de legalidad e ilegalidad, de normalidad y excepción, de autoritarismo y democracia, con miras a devolver la complejidad al proceso histórico.

 Discusión – debate

La presentación fue seguida por un debate centrado en el concepto del monopolio de la violencia y en la comparación que podría ser establecida con el caso peruano.

Arthur Morenas señaló el aspecto importante de la construcción de un discurso y de prácticas sobre el monopolio de la violencia, que también puede ser una forma de invisibilizar formas de dominación gubernamental y no gubernamental. En este caso de estudio, opinó que le parece interesante el trabajo de Rodríguez, cuestionando categorías que los investigadores no suelen cuestionar cuando trabajan sobre el Estado. Terminó preguntando a Rodríguez como incluiría la problemática de la aceptación de formas de dominación en su estudio de caso. Esta forma de comportarse, Rodríguez la identifica según el concepto de Bourdieu de la violencia simbólica. Sin embargo, la violencia simbólica también es sujeta a la disputa permanente entre el Estado y otros agentes no gubernamentales. Sería interesante ver como se construye esta violencia simbólica a través de estudios etnográficos como los de Cecilia Méndez. Esta presentación también hace reflexionar sobre el aspecto económico y el binomio publico/privado sobre el territorio peruano y el control real del estado en la emergencia de inversión privada.

Gerardo Huamaní quiso hacer el paralelismo con la identidad peruana, la Nación peruana que aparece como fraccionada mientras ciertos miembros del gobierno afirman que existe una nación unida. A su parecer, en el caso peruano, la nación puede ser al mismo tiempo unida y fraccionada. El concepto de Estado nación, en este caso, supone que el monopolio se ha logrado por los Estados y que es algo acabado, mientras que la investigadora percibe el Estado como un proceso movible, como lo define el antropólogo Ponciano del Pino en su libro “En nombre del gobierno”.

La historiadora Trilce Lask señaló que el control del Estado sobre ciertos espacios fue casi inexistente. La investigadora propone una perspectiva de las acciones del Estado basada en las estrategias económicas y la necesidad de acoger a las inversiones extranjeras que fueron muy florecientes en la época de la violencia paramilitar. De esta manera, Rodríguez nos mostró las múltiples realidades del poder en un proceso que no se construye necesariamente sobre la efectividad del Estado sobre un territorio específico.

Evelyne Mesclier, directora del IFEA, cuestionó la comparación que se podría estar haciendo entre el caso colombiano y el caso peruano en la medida en que la presencia de los Comités de Autodefensa y los grupos paramilitares se explican por un contexto político e histórico diferente, en cada caso. Otra pregunta fue: si el Estado colombiano se ha construido como un espacio con muchos poderíos regionales dónde se ve una repartición de grupos poderosos en varias ciudades como Medellín por ejemplo.  En lo que concierne el regionalismo, Rodríguez afirmó que Colombia es un país muy fragmentado regionalmente y culturalmente y esto se sumó al hecho de que había también una débil infraestructura pública de rutas y caminos para conectar las diversas regiones del país. Por otro lado, hay un centralismo político y administrativo que recién se va a modificar a partir del año 1986 a través una ley que  dictaminó la elección popular de alcaldes y la descentralización presupuestal.

José Miguel Munive señaló un paralelismo entre la historia de Perú en el siglo XIX y lo que sucedió en la guerra contra Sendero Luminoso a finales del siglo XX. En ambas coyunturas, el Estado peruano, con el fin de legitimarse,  delegó o negoció el ejercicio de la violencia con la población civil, especialmente con la población campesina. Actualmente estas manifestaciones pueden ser observables en la zona acerca de Ayacucho y cerca de la zona del VRAEM con grupos herederos de los comités de autodefensa.

Jeremy Robert preguntó por la metodología etnográfica del caso peruano y a partir de ahí la discusión se centró en el trabajo de campo realizado por la investigadora en Ayacucho. Al respecto, Rodríguez comentó que hasta el momento, su trabajo se ha centrado en la realización de entrevistas a antiguos miembros de Comités de Autodefensa. El trabajo de clasificación e interpretación de la  información recopilada es la etapa a seguir. La extracción de conclusiones provisorias en el futuro promete ser laboriosa en la medida en que la información oficial respecto a los CAD es más bien escasa.

BIBLIOGRAFÍA

Agamben G. (2004), Estado de excepción, Homo Sacer II; Pre-Textos, Valencia

Ansaldi W y Giordano V. (2012), América Latina. La construcción del orden. Tomo II. De las sociedades de masas a las sociedades en procesos de reestructuración; Arie, Buenos Aires

Aranguren M. (2011), Mi confesión. Carlos Castaño revela sus secretos. La Oveja Negra, Bogóta

Bourdieu Pierre (1989-1992), Sobre el Estado. Cursos en Collège de France, Anagrama, Barcelona, 2014

Campbell Bruce (2002), “Death Squads: Definition, Problems and Historical Context”, in Campbelle B y Brenner A (comps). Death Squads in Global Perspective: Murder with Deniability; Plagrave, Macmillan, 2002, pp.19-26.

Fraenkel Ernst (1941), The Dual State. A contribution to the theory of Dictatorship, Oxford University Press, New York

Centeno M.  (2014) Sangre y deuda. Ciudades, Estado, y Construcción de la nación en América Latina; Ediciones Universidad Nacional de Colombia, Bogóta

Comisión Nacional de Reparación y Rehabilitación (2007), Disidentes, rearmados y emergentes ¿bandas criminales o tercera generación paramilitar? Comisión Nacional de Reparación y Rehabilitación, Bogóta.

Dewey M. (2012), “The making of Hybrid Stateness: Sources of Police Performance in the Conurbano”, Revista de Ciencia Política, Vol. 32, N°3, 2012, pp. 659-672

Elías N. (2004), El proceso de la civilización. Investigaciones Psico-genéticas y Socio-genéticas; Fondo de Cultura Económica, México.

Foucault M. (2008), Vigilar y Castigar; Siglo XXI, Buenos Aires

Fund for Peace, Fragile State Index [en linea]. Disponible en : http://fsi.fundforpeace.org/rankings-2015 (Consultado 27/08/2015)

González F., Bolívar I. y Velásquez T. (2003),  Violencia Política en Colombia. DE la nación fragmentada a la construcción del Estado; CINEP, Bogóta

Kalyvas S. y Ana A. (2005), “Paramilitarismo: una pespectiva teórica”, en A. Rangel (ED.), El poder paramilitar; Fundación Seguridad y Democracia, Bogóta, Planeta, pp.24-45

Mann M. (1986), The sources of social power, Cambridge University Press, Cambridge

Medina G., Carlos y T. Ardila (1994), La violencia parainstitucional, paramilitar y parapolicial e Colombia; Rodríguez Quito Editores, Bogóta

Palacio G.(1994) (Comp.),  La irrupción del paraestado. Ensayos sobre la crisis colombiana; ILSA-CEREC, Bogóta

Palacios M (1995), Entre la legitimidad y la violencia. Colombia. 1875-1994; Norma, Santafé de Bogóta, 1995

Pécaut D. (1987), Orden y violencia en Colombia (1930-1954); Siglo XXI, Bogóta

Rangel A. (2005), El poder paramilitar; Fundación Seguridad y Democracia/Editorial Planeta, Bogóta

Rodriguez, G. P. (2015), El Leviatán en la sombra, Condiciones socio-históricas de la violencia parainstitucional en Colombia (1945-2010), Tesis Doctoral; Faculdad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires

Rodríguez G. P., “Violencia parainstitucional y cruzada antipopular en Colombia (1946-1958)”, en Asaldi Waldo y Giordano Verónica. América Latina. Tiempos e Violencias, Ariel, Buenos Aires, 2013, pp.93-114

Romero M. (2003), Paramilitares y autodefensas 1982-2003; IEPRI, Planetas, Bogóta

Rotberg R. (2003) “Failed States, Collapsed States, Weak States: Causes and Indicators” en Rorberg R. (Ed.). State failure and state weakness in a time of terror; The World Peace Fundation, Brookings Institution Press, Cambridge, pp.1-16

Thomson J. (1994), Mercenaries, Pirates and Sovereigns; State-Building and Extraterritorial Violence in Early Modern Europe; Princeton University Press, Princeton

Tilly C. (1985), “War Making and state Making as Organized Crime”, en Bringing in the State Back In; Cambridge University Press, Cambridge

Tilly C. (1992), Coerción capital y los Estados europeos 990-1990; Alianza, Madrid

Weber M. (1984), Economía y Sociedad; Fondo de Cultura Económica, México

[1] https://www.semana.com/nacion/articulo/la-foto-que-dejo-al-descubierto-los-desmanes-de-la-operacion-orion/438656-3

Reseña redactada por Marie Pigeolet (PRODIG -CNRS / Université Paris 1) con el apoyo de Gina Paola Rodríguez (IEALC)

El Perú en el siglo XIX : perspectivas de estudio

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Patricio Alvarado Luna (PUCP/ IFEA) y Ronald Elward (UNMSM)

 “Marchas, contramarchas, derrotas y victorias: el ejército realista bajo el mando de José Manuel de Goyeneche y Joaquín de la Pezuela, 1809-1816” (Patricio Alvarado Luna)

El viernes 23 de febrero del 2018, Patricio Alvarado Luna presentó una parte de su tesis de maestría en Historia (PUCP/becario IFEA 2017), que analiza los efectos y configuraciones geopolíticas originadas por las acciones del ejército realista, comandado por Goyeneche y Pezuela, durante las guerras de independencia (1809-1816). La concepción del espacio geográfico, tanto en la etapa final de la época colonial como en la construcción de narrativas históricas en el presente, corresponde a uno de los principales intereses de este investigador. La historia nacional y tradicional ha tendido a construirse en espacios territoriales determinados por la soberanía del Perú actual. Sin embargo, esta óptica puede limitar el entendimiento del alcance de ciertos procesos históricos. En este caso en particular, el proceso revolucionario y contrarrevolucionario acontecido en el Alto Perú es un suceso que involucra no solamente a Bolivia, sino también al Perú. Es así como la investigación de Alvarado pretende unir y entrar en diálogo con otras narrativas históricas mediante la corriente historiográfica de “historias conectadas”, y así superar percepciones centralistas que son características de la historiografía tradicional.

Las fuentes que maneja el historiador se dividen entre oficiales y privadas. Las primeras corresponden principalmente a material oficial como memorias de gobierno y documentación estatal. Esta fuente de información es valiosa al mostrar la postura de la administración virreinal en torno al proceso independentista. Sin embargo, esta fuente tiene sus límites y sesgos, por lo que es necesario cotejar con otro tipo de información. Es en ese sentido que la información documental de carácter privado es vital. Entre las cartas personales y bandos se puede obtener información complementaria e íntima, debido a su carácter privado. Asimismo, la gran colección documental que Alvarado consultó y recopiló provino de distintos archivos, tanto de Sudamérica como Europa. El Archivo General de la Nación de Perú, el Archivo Nacional de Bolivia, y el Archivo General de Indias, así como el Archivo de Simancas, estos dos últimos en España.

La crisis de la monarquía española en 1808, con la abdicación de Fernando VII, permitió la aparición del fenómeno “juntista” en América. La búsqueda de estas regiones por autonomía y soberanía, pero sin separación del imperio español. Este hecho produjo una pugna de poder entre quienes se mantenían fieles al depuesto rey español y los que apoyaban a Carlota Joaquina, hermana de Fernando VII y pretendiente a la regencia de España. Estas rencillas escalaron en violencia en el Alto Perú, así que el virrey del Perú, Abascal, decidió mandar al presidente de la Audiencia del Cuzco, Goyeneche, para acabar con este accionar. Según Abascal, era necesario que sea Goyeneche ya que el mensaje que quería transmitir era que un americano estaba llevando a cabo la contrarrevolución. Una manera de manifestar la fidelidad de los americanos a la monarquía española.

Jose Manuel de Goyeneche

El mando de Goyeneche sobre el ejército realista del Alto Perú eventualmente iba a terminar. En 1813, a partir de problemas y presiones internas, iba a ser reemplazado por el peninsular Pezuela. El nuevo jefe del ejército se preocupó, a diferencia de Goyeneche en conocer la geografía y la población de la región. Buscó identificar las motivaciones que dirigió a los habitantes del Alto Perú en adherirse a la causa insurgente. Con este reconocimiento del territorio, Pezuela logró tener más éxito en las campañas militares. Es así como hacia 1816, las corrientes independentistas que provenían de Argentina decidieron incursionar al Perú por Chile en vez de Bolivia.

En este periodo la población del Alto Perú se encuentra halada por diferentes frentes: independentistas y realistas. El contacto de los altos mandos del ejército de ambos bandos con las comunidades y autoridades locales es clave para entender no solamente el derrotero de las guerras de independencia, sino las dinámicas sociales entre la élite y los sectores populares en dicha región. El cambio de mando entre Goyeneche y Pezuela muestra un claro indicio de lo vital que resultaba hacer un reconocimiento territorial, tanto para fines estratégicos como para prevenir que la causa insurgente crezca.

Las preguntas realizadas al investigador se centraron en las fuentes y metodología. Arthur Morenas preguntó sobre sobre los problemas qué podría enfrentar el investigador a la documentación histórica en archivos. Alvarado respondió que dependía del tipo de fuente y del archivo en cuestión. En su experiencia, los archivos que visitó para su investigación brindaron una atención rápida y óptima. Posiblemente uno de los inconvenientes que podría aparecer es que no todos los materiales tienen una copia, más aún si son privados. Así que, si alguien más está consultando dicho documento, podría ser un problema. Afortunadamente, la digitalización de materiales históricos es una iniciativa que está generalizándose cada vez más. Asimismo, Raúl Alencar preguntó sobre los materiales que provienen de los sectores populares. En esta época, la documentación existente proviene mayoritariamente de las élites. Alvarado finaliza que llegó a consultar información de carácter judicial y penal, pero la dificultad de rescatar la voz de los sectores populares en dicho tiempo todavía es problemática.

“La élite indígena cusqueña durante el siglo XIX (1781-1896)”(Ronald Edward)

Ronald Edward realizó la presentación de su tema de maestría en Historia (UNMSM). Esta se centra en el análisis de la asimilación y resistencia cultural de la élite indígena cuzqueña en la transición de colonia a república (1781-1896). Edward expresa que la historiografía sobre los remanentes de esta élite es mínima. Es natural caer en la concepción errónea que luego de la independencia estos personajes desaparecieron, dado que su rol dentro de la élite social republicana quedó silenciado. La hipótesis que maneja el investigador es que este grupo no desapareció, sino que migró a otros poblados para mantener su vigencia. Mientras que la ciudad del Cuzco comenzó un proceso de “acriollamiento” en las esferas de poder luego de la independencia, los remanentes de la élite cuzqueña tuvieron que trasladarse a las localidades rurales de San Jerónimo y San Sebastián, donde siguieron ejerciendo cargos administrativos incluso durante la última parte del siglo XX.

Presentación de Ronald Eldward (Foto L. Miramont)

Para poder rastrear y determinar esta hipótesis, Edward realizó una investigación de carácter cualitativo y cuantitativo. Mediante la consulta de fuentes documentales como oficios, censos políticos, propiedades y biografías logró determinar la transformación de la participación política de esta élite. De las 88 familias que logró rastrear, 2/3 de ellas tuvieron individuos que ejercieron el cargo de cacique entre 1781-1812. Asimismo, cinco individuos de estas familias fueron elegidos electores parroquiales para la junta de gobierno en Cádiz (1812-1814). Durante la etapa inicial de la república, 1824-1854, los miembros de esta élite comenzaron a ser poco a poco desplazados. Varios miembros en la transición pertenecieron al colegio electoral, así como también fueron alcaldes y recaudadores de tributo. Sin embargo, en el transcurrir de los años la participación de ellos en las altas esferas de poder disminuiría. En la segunda parte del siglo XIX, pocos remanentes de esta élite indígena todavía permanecen en la ciudad del Cuzco. El resto se trasladó a los pueblos de San Jerónimo y San Sebastián, donde cumplirían un rol dirigente durante los siguientes 100 años.

Complementando a la información de archivo, Edward tuvo la oportunidad de entrevistar a los descendientes de estas familias que todavía viven en dichas localidades. A partir de estos contactos logró determinar de qué manera este grupo social se percibe. La identidad que ellos proclaman es inca, y esto les da legitimidad en sus poblados. En la actualidad, el respeto hacia estas familias proviene de una tradición establecida a fines del siglo XIX, pero inicialmente el reconocimiento hacia este grupo social provenía de su pasado prehispánico. Otra muestra de la adaptación de esta población es que en ese momento comenzaron a funcionar ayllus en esas localidades, en contraste con el Cuzco. Persiste en ellos la idea de haber sido vencidos, pero no se consideran subordinados.

Posteriormente surgieron preguntas sobre la exposición de Edward. La primera interrogante fue cómo se desarrolló el proceso de trabajo. El investigador explicó que tardó unos 5 años en lograr copilar la información que extrajo de los cabildos, protocolos notariales y libros parroquiales. El punto principal era determinar quién era quién, para así poder clasificar a los sujetos de estudio. Además, documentación como nacimientos, defunciones y testamentos fueron vitales para relacionar y armar los integrantes de las familias cuzqueñas. La siguiente pregunta fue cómo las familias en San Jerónimo y San Sebastián todavía mantienen un poder administrativo y representativo en las comunidades. Edward responde que principalmente mediante la tradición y liderazgo de estas familias, desde fines del siglo XIX y a lo largo del siglo XX, han logrado posicionarse en estas comunidades porque han sido servido los intereses de la población. Así que hay una tradición forjada y que, además, es legitimada por su pasado incaico.

Reseña redactada por Raúl Alencar (PUCP)

Yápankam: Ekuarturnumia Uunt Kanusa tserérini ichípsar unuímiattai chichame

Aénts Unuímiattai nuyá Chicham Unuímiattai Yajayá Aéntsjai Mash Irunturar Aújmateamu

Warínkish Utuámpra Surutai Sevilla Don Bosco-nam (Muruna Santiaknum, Ekuaturnum)

19 nuyá 21-tin tuntiák nantutin uwí 2018-tin najánnattawai.

 

Jú irúnmanumka mash aénts yá wakera nu mash kaúnkartí timiaiti, júnaka Kar Atamaint, Anne-Gaël Bilhaut, Marcelino Chumpi, Grégory Deshoullière nuyá Shuar Juákmararu nútiksank Tarímiat Aéntsun Chichatairin, Nekátaitin nuyá Nekákmari Chichamprin IICSAE chichampruiniawai.

Jú tuámun enéntaikia nekaska uunt unuímiatainiam pujuínia, niinki unuímiatin turá shuar nuyá achuar unuímiau pénker tuákar inkiúrar, yajayá aénts ii pujutairin nuyá ii nunké urúkuit nu aarman iis shiir aújmatsarmi timiaiti. Nútiksarik ukúnmaisha tárimiat aénts Uunt Kanusnum pujuíniajaish itiúrak iruntrar yaíniaikimiait tiri juka enentaichush enentaimtusmaiti.

Aénts ipiáwarma jú aíniawai: Jaime Vargas, Santiago Utitiaj, Marlon Vargas, Philippe Descola, Anne-Christine Taylor, Carmen Martínez Novo, Maurizio Gnerre, tura chíkich aéntsush taartatui. Aénts núkap júna asumpruinia kaúnkarat tusar nákameaji (Ii nunkeya, Uunt yaatkanmaya, Ekuaturnumia nuyá Yajá nunkánmayá).

Juí papiinium enkemaarum iistarum tusar ipiámaji https://yapankam.wordpress.com/ turá nuínchuka juní enkemaarum anújmamkatarum, kuítchaiti juí.

Yápankam: las voces de la investigación en la Alta Amazonia ecuatoriana

Congreso Internacional de Antropología y Lingüística

Centro de Acopio de Sevilla Don Bosco (Morona Santiago, Ecuador)
del 19 al 21 de abril 2018

Este evento abierto a todos está organizado por Kar Atamaint, Anne-Gaël Bilhaut, Marcelino Chumpi, Grégory Deshoullière, la Comisión de Lengua y Saberes de la Nacionalidad Shuar y el Instituto de Idiomas, Ciencias y Saberes Ancestrales.

El principal objetivo de este evento es facilitar un espacio de encuentro y reflexión académica en el que universitarios, estudiosos y no estudiosos shuar y achuar puedan debatir y discutir lo que científicos sociales escribieron sobre la región y sus modos de vida. Iniciativa inédita en la región, este encuentro tiene también por objetivo servir de modelo de asociatividad científica para los otros pueblos nativos de la Amazonía y más allá.

Dentro de los invitados contamos con: Jaime Vargas, Santiago Utitiaj, Marlon Vargas, Philippe Descola, Anne-Christine Taylor, Carmen Martínez Novo, Maurizio Gnerre, etc. Se espera un público amplio (local, provincial, nacional como internacional).

Para mayores detalles acceder página oficial https://yapankam.wordpress.com/ y registrarse por el formulario aquí.

Gestión de riesgo y emergencia en el medio urbano

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Reflexión metodológica sobre la práctica de terreno en la interrelación entre disciplinas desde un enfoque deductivo: la geografía y la antropología al servicio de la gestión del riesgo y la emergencia en el medio urbano. El caso de Barrios altos, Lima, Perú

Presentación de Marie Pigeolet (Université Paris I Panthéon Sorbonne / IFEA)

Desde el terremoto de 1970 hasta el embate del fenómeno del Niño Costero en 2017, la ciudad de Lima ha sufrido en las últimas décadas las consecuencias de la incapacidad del Estado para prevenir y gestionar la crisis provocada por los desastres naturales. Sin embargo, a lo largo de este periodo la ciudad ha experimentado un crecimiento urbano sostenido que demuestra una evidente capacidad de recuperación frente a los sucesivos embates de la naturaleza. Marie Pigeolet, doctoranda en Geografía de la Universidad Paris I Panthéon Sorbonne e integrante del Grupo de investigación para la gestión de riesgos y desastres de la Pontificia Universidad Católica del Perú, sostiene que dicha capacidad de respuesta está marcada por prácticas informales vinculadas a la organización del territorio y que funcionan al margen de las normas establecidas por organismos oficiales ante los cuales la población expresa una fuerte desconfianza.

¿Pueden estas prácticas aportar elementos útiles para la gestión de riesgos? ¿Ha contribuido la informalidad a la capacidad de recuperación de la ciudad? Pigeolet planteó estas preguntas como punto de partida de su investigación doctoral que tiene por objetivo identificar e integrar los saberes de la población urbana con el conocimiento de los especialistas en gestión de riesgos. En octubre de 2017, inició la primera etapa de su trabajo de campo en la zona de Barrios Altos, perteneciente al distrito del Cercado de Lima. El pasado 26 de enero, Pigeolet presentó los resultados preliminares de esta primera parte de su investigación y una reflexión sobre metodología interdisciplinaria que reúne herramientas de la geografía y la antropología. La presentación se desarrolló en tres partes. La primera consistió en una exposición del marco teórico aplicado en la definición del problema de investigación y la metodología a emplear. En la segunda Marie expuso los avances y dificultades suscitados a lo largo de su práctica de terreno y sus implicancias en la posterior reelaboración de su hipótesis de trabajo. En la parte final, planteó una discusión acerca de los aportes y límites de la metodología interdisciplinaria.

Una elaboración deductiva: planteamiento del problema y metodología

Resiliencia, informalidad e incertidumbre fueron los conceptos que orientaron la problematización planteada por la investigación. Pigeolet señala que la resiliencia es un concepto útil para entender la capacidad de recuperación de sistemas urbanos expuestos a riesgos naturales y sociales, en la medida en que supone múltiples respuestas en los planos espacial, social e institucional (Reghezza & Rufat, 2015). En realidades urbanas caracterizadas por la incapacidad institucional del Estado para afrontar tales situaciones, la interrogante acerca de las formas de responder a la crisis nos lleva al terreno de las prácticas y acciones informales que con tal propósito despliega la población y que involucran una suma de saberes cotidianos que no son partícipes de las normas administrativas y científicas (Sierra, 2016). Para dar cuenta de estos saberes, Marie introduce la noción de “conocimiento informal”, el cual cumpliría una función relevante en la gestión de emergencias. En ese sentido, propone identificar cómo los saberes informales contribuyen a tomar decisiones ante eventos que cuestionan la definición de la realidad, es decir, en situaciones de “agujero negro” o incertidumbre, donde lo normativo es puesto de lado y las acciones son regidas por el pánico (Gilbert, 1992).

En el caso de Lima, este conocimiento estaría imbricado en el conjunto de representaciones y valores asociados a la sensibilidad religiosa de la población y su vinculación con la organización del espacio. Por esta razón, la investigadora se interesó por comprender el papel de la vida espiritual en la organización del espacio en Barrios Altos, barrio donde se encuentran numerosos conventos e iglesias que durante el periodo colonial estaban consagrados a la evangelización de la población local.

Procesión del Señor de los Milagros (Créditos M. Pigeolet)

¿En qué medida la dimensión religiosa, sus discursos, actores e historia expresan una relación original con el territorio que puede contribuir a la gestión de riesgos?, es la pregunta que orientó la investigación de Marie Pigeolet. En el campo de la geografía social la pertinencia de esta interrogante se respalda en el hecho de que la organización territorial deriva de las prácticas sociales y la valoración y funciones conferidas a cada espacio, en este caso, iglesias, mercados, zonas comerciales, recorridos para ir a la escuela. Desde su perspectiva, estos elementos y su relación con las sensibilidades de la población hacen necesaria la colaboración entre la geografía y el trabajo antropológico. Mediante una metodología que combinó entrevistas, encuestas e itinerarios comentados, Pigeolet se propuso identificar elementos que evidencien la complementariedad entre el conocimiento “profano” (informal) y el conocimiento “experto” (Deboulet & Nez, 2013) y los aportes que la gestión urbana puede tomar de la intersección entre ambos saberes.

En relación a los saberes informales vinculados a la religiosidad, se realizó cincuenta entrevistas con fieles y representantes de la cofradía Señor de los Milagros, además de conversaciones con académicos especialistas en religiosidad popular y un representante de la Comisión Episcopal de Acción Social sobre las acciones desplegadas para responder al impacto del fenómeno del Niño en el norte de Lima. Se realizó también tres itinerarios comentados que incluyeron encuestas puerta a puerta en 17 quintas de Barrios Altos para determinar la percepción de sus habitantes respecto a los espacios y recorridos que prefieren utilizar los habitantes en razón de su seguridad o accesibilidad. De otro lado, se buscó una aproximación con los saberes expertos mediante entrevistas a especialistas de ProLima, organización municipal que cuenta con información técnica que data de 1950, y con arquitectos del proyecto Lima Sin Riesgo, quienes trabajan con juntas vecinales en Barrios Altos en la reducción de riesgos cotidianos ante incendios, colapso de viviendas y desastres naturales.

Itinerarios Comentados

Fortalezas y límites de una elaboración deductiva

La confrontación entre la hipótesis con el trabajo de campo arrojó puntos de contraste que exigieron cuestionar la problematización inicial de la investigación y considerar redirigir su objeto hacia la dinámica de los actores en la gestión de emergencia de un fenómeno perturbador.

Si bien los entrevistados se identificaron como católicos practicantes el resultado de las encuestas puso en evidencia que la iglesia no ejerce una influencia decisiva en la organización del espacio para los vecinos de Barrios Altos. Esta cumple una función más bien relacionada con el apoyo moral y psicológico y su papel en la gestión de emergencias estaría limitado a la distribución de donaciones a las personas más afectadas. Por otra parte, los vecinos de las quintas no poseen una organización colectiva que reúna esfuerzos ante situaciones de crisis; el problema más importante que convoca su participación es el de la propiedad.

En vista de estos resultados, la investigadora considera que es preciso desplazar su enfoque hacia el papel de las instituciones, entre ellas la iglesia, dejando de lado los aspectos referidos a las devociones populares. La elaboración de una nueva problematización implicará el examen de la presencia de las instituciones religiosas a escala nacional en coordinación con el gobierno, los organismos no gubernamentales y la ciudadanía, así como ampliar el espectro de amenazas a problemas como la delincuencia, el colapso de viviendas y los incendios, pues restringir el análisis, señala la investigadora, falsearía los desastres naturales falsearía los resultados.

Pigeolet sostiene que si bien el papel de los discursos religiosos en las acciones de los ciudadanos resultó menos influyente de lo esperado, la metodología planteada permitió esclarecer el lugar de las instituciones religiosas como actores en la gestión de la emergencia. Señala asimismo que la proximidad a la dimensión sensible respecto al espacio local propiciada por los itinerarios le permitió entender dinámicas sociales marcadas por la informalidad de las que no es posible obtener información en las fuentes oficiales. No obstante, recalcó la necesidad de ampliar el horizonte de la investigación a la función de las instituciones religiosas en tanto actores, lo que implica analizar con más profundidad el aspecto sociopolítico en una escala nacional.

Vivienda precaria en Barrios Altos (Créditos- M. Pigeolet)

Debate

Los asistentes al seminario plantearon comentarios e interrogantes que se centraron especialmente en cuestiones metodológicas y en el diseño de la pregunta de investigación.

Andrés Figallo destacó que la investigación introduzca el concepto de resiliencia para entender la gestión de riesgos en el contexto urbano, pues permite interpretar el potencial de recuperación de la ciudad en tanto sistema en constante evolución. De igual forma destacó la propuesta de examinar el papel de la iglesia como actor en la gestión del desastre dada su capacidad logística y de movilización de recursos. Jorge Luis Avila Cedrón consideró relevante el aporte del trabajo de campo realizado por Marie puesto que propone integrar a los diversos actores que participan en la gestión del riesgo, incluyendo actores locales no gubernamentales cuya acción es efectiva en el momento de la crisis. Puso énfasis en las posibilidades que ofrece el estudio para indagar acerca de las capacidades de autogestión de la población.

Evelyne Mesclier, directora del IFEA, cuestionó el carácter interdisciplinario de la metodología planteando la interrogante acerca de si herramientas como las encuestas y entrevistas no son también propias de la geografía social, y señaló el paralelo de los itinerarios comentados con las cartografías mentales. Jeremy Robert observó la necesidad de redirigir los procedimientos de búsqueda. Consideró que las encuestas y posiblemente las preguntas planteadas no fueron las más favorables para la obtención de la información esperada. En tal sentido, consideró pertinente plantear otras maneras de observar las prácticas y comportamientos asociados a la sensibilidad religiosa y la gestión de riesgos. Complementando el comentario de Robert, José Miguel Munive sugirió recurrir a la etnografía de las prácticas sociales y económicas relacionadas con la institucionalidad religiosa y su posicionamiento en el espacio. La observación participante permitiría aproximarse a las prácticas y acaso obtener información que puede aparecer velada en las respuestas de los entrevistados.

Las intervenciones finales de Jeremy Robert y Evelyne Mesclier se centraron en la cuestión de la pregunta de investigación. Robert señaló que abrir la interrogante desde el lado de la religiosidad en lugar de la gestión de riesgos sería más productivo que el recorrido inverso. Comenzar por reflexionar porqué la elección de lo religioso y no de otros aspectos de la vida social y cultural de la población podría abrir nuevos elementos de comprensión, puesto que poner en primer plano el acopio de elementos útiles para los expertos en gestión de riesgos podría orientar el estudio hacia la obtención de un inventario restándole capacidad teórica y explicativa. En la misma línea Evelyne Mesclier anotó que elegir como punto de partida  una interrogante propia de las llamadas “ciencias duras” (en relación a la gestión de riesgos) y no de las ciencias sociales podría llevar hacia lugares comunes que en lugar de poner en valor el conocimiento popular, lo descalifican al considerarlo carente de autoridad en comparación con las recomendaciones dadas por los expertos.

Reseña redactada por José Miguel Munive Vargas (UNMSM)

Referencias bibliográficas ( Recomendación de Marie Pigeolet)

BENNAFLA, K. 2015 – “Informalité”, notion à la une de Géoconfluences. Visto en: http://geoconfluences.ens-lyon.fr/informations-scientifiques/a-la-une/notion-a-la-une/notion-a-la-une-informalite
DEBOULET, A. & NEZ, H. (dir.), 2013 – Savoirs citoyens et démocratie urbaine, 137 pp. Rennes: Universidad de Rennes.

GARCIA-ACOSTA, V. 2005 – El riesgo como construcción social y la construcción social de riesgos. Desacatos. Revistas de ciencias sociales, 19: 11-24.

GILBERT, C., 1992 – Le pouvoir en situation extrême. Catastrophes et Politique, 268 pp. París : L’Harmattan.

GROSJEAN, M. & THIBAUD J.-P. 2001 – L’espace urbain en méthodes, 217 pp. Marsella: Editions Parenthèses.

MCFARLANE, C., 2016 – Repenser l’informalité : la politique, les crises et la ville. Lien social et Politiques, 76: 44‑76. Visto en: http://id.erudit.org/iderudit/1037065ar

MORELLE, M. et. al., 2016 – L’informalité politique en ville. 8 chercheurs et 9 villes face aux modes de gouvernement urbain. L’Espace Politique [en ligne], 29. Visto en: https://espacepolitique.revues.org/3806

RAULET-CROSET, N., COLLARD, D. & BORZEIX, A., 2013 – Les apports des parcours commentés. Appréhender l’espace dans les organisations éphémères. Revue internationale de psychologie et de gestion des comportements organisationnels. Supplément (HS) : 109-128

REGHEZZA-ZITT, M., 2006 – Réflexions autour de la vulnérabilité métropolitaine : la métropole parisienne face au risque de crue centennale, 385 pp. Tesis doctoral en Geografía, Universidad de Nanterre, Paris X.

REGHEZZA-ZITT, M. & RUFAT, S., 2015 – Résiliences, sociétés et territoires face à l’incertitude, aux risques et aux catastrophes, 227 pp. París: ISTE Editions.

ROBERT, J., 2012 – Pour une géographie de la gestion de crise : de l’accessibilité aux soins d’urgence à la vulnérabilité du territoire à Lima. Tesis doctoral en Geografía, Universidad de Grenoble

RODRÍGUEZ CANALES,  J. 2014 – Tres aspectos de la participación política de la iglesia. Revista de investigación (Arequipa), 5: 48-62.SIERRA, A. et. al., 2009 – Experiencias de gestión de riesgos en Lima: actores y territorios urbanos. Bulletin de l’Institut français d’études andines, 38 (3): 777-797.

 

Presentación de libro

ARQUEOMETRÍA: ESTUDIOS ANALÍTICOS DE MATERIALES ARQUEOLÓGICOS

Rémy Chapoulie, Marcela Sepúlveda, Nino Del-Solar-Velarde, Véronique Wright (eds.)

Fecha y hora: lunes 12 de marzo de 2018 – 19h

Lugar: Sala de cine Alianza Francesa de Lima (Av. Arequipa 4595, Miraflores – Lima)

Participan:

  • Christophe Moulherat, Museo del Quai Branly-Jacques Chirac  (Paris, Francia)
  • Denise Pozzi-Escot, Museo de Sitio de Pachacamac (Lima, Perú)
  • Marcela Sepúlveda, Universidad de Tarapacá (Arica, Chile)

Sobre la publicación:

Este libro constituye una primera recopilación de técnicas arqueométricas elementales, moleculares, de datación y de prospección, además de casos de estudio originales en los cuales la utilización de estos análisis contribuyó con resultados enriquecedores y significativos a la interpretación arqueológica de variadas dimensiones materiales y culturales de sociedades pasadas de América y de Europa. Esperamos que por ser el primer libro de síntesis de estas características, en español, se genere un gran interés entre estudiantes, profesionales e investigadores, en sus variados procesos de formación e investigación, para que en el futuro incorporen estas herramientas y miradas arqueométricas a sus trabajos y a la resolución de sus problemas de estudio.

Los 30 capítulos están estructurados en 3 partes: I) Técnicas, protocolos y aplicaciones; II) Materiales y casos de estudio; y finalmente, III) Técnicas de prospección en Arqueología.

Los autores son destacados investigadores arqueólogos, físicos, químicos, biólogos y geógrafos de Argentina, Brasil, Chile, Estados Unidos, Francia, México y Perú.

Evento en facebook: https://www.facebook.com/events/2116008291960992/

Exposición Fotográfica en Cuzcudén

Galerie

Cette galerie contient 8 photos.

Exposición temporal inaugurada el 1 de Octubre de 2017 en el colegio primario, I.E.P. 82270, del centro poblado de Cuzcudén). Se realizó en el marco del proyecto de investigación « Los Alfareros Itinerantes de Cuzcudén, San Pablo, Cajamarca » de Gabriel Ramón (Departamento … Continuer la lecture