Nuevos desafíos a la vista

Mi nombre es Cecilia Baldassari, actualmente soy la responsable de gestionar la biblioteca del IFEA, pertenezco al equipo del Instituto desde el año 1991.

Desde que se declaró el confinamiento obligatorio en Perú el 16 de marzo por el COVID-19, todos de alguna manera hemos sido expuestos a nuevos desafíos.

Desde la biblioteca, un desafío importante es pensar el trabajo remoto, pero más importante aún será compartir el conocimiento científico que guarda su fondo bibliográfico, y esto de una manera eficaz tanto como segura.

Si bien la tecnología nos permite muchas veces el acceso inmediato a fondos digitales, así como la interacción con los usuarios, en nuestro caso específico ofrecemos la atención de manera presencial, mayormente el contacto con los usuarios es directo, cara a cara, y la revisión y lecturas siempre en sala. Por lo visto tendremos que reflexionar en cuanto a nuevas dinámicas para la atención a nuestro público, priorizando la seguridad de ambos lados.

Las bibliotecas son las guardianas de la memoria de un mundo, de este mundo que parece a veces tan frágil; en este contexto es primordial ser más cauteloso aún con la salvaguarda de este material que hace parte del patrimonio de la humanidad. Mientras el aislamiento social nos separa, dedicaremos esta sana distancia a buscar de qué manera podemos seguir cerca de nuestra comunidad de usuarios, absolviendo dudas, aconsejando bibliografía, con la mayor calidez que la tecnología nos permita.

Mi confinamiento, mi barrio

Vivo en el cono Este, en el populoso distrito de Ate-Vitarte, donde saltan a la vista el crecimiento urbano desordenado, la extrema pobreza y los numerosos cerros sin servicios básicos que habitan miles de hogares. Mi familia y yo habitamos un departamento ubicado prácticamente frente al camino de ingreso al Museo de sitio y al complejo arquitectónico Puruchuco, en una calle paralela a la Nueva Prolongación Javier Prado, esta importante arteria que descongestiona muchísimo la Carretera Central y que en los últimos años fue remodelada junto con la inauguración del túnel Puruchuco.

Desde las noticias logro enterarme que el alcalde Edde Cuéllar tiene previsto el reparto de las canastas de víveres que el gobierno dispuso; lamentablemente el alcalde anuncia que las canastas solo se adjudicarán a 25,000 familias en extrema pobreza, al parecer son muchísimas más las familias que no las recibirán.

Desde mi barrio el tema del aislamiento social es acatado, el mercado -que es grande y bastante completo-, hace lo posible por mantener el orden, vigilando el ingreso de las personas con alcohol en mano. Del total de puestos están atendiendo un 20%, los administradores han dispuesto que solo atiendan algunos de los puestos de abarrotes, verduras, frutas y carnes, el resto de puestos están cerrados desde el 24 de marzo.

La gente hace lo posible por mantener las distancias, todos se protegen con mascarillas y guantes. En mi barrio la gente aplaude al serenazgo las pocas veces que pasa por nuestras calles. La municipalidad no ha dejado de trabajar con respecto al recojo de la basura, eso es importante.

En el edificio donde vivo hay seis departamentos, dos de ellos con familia con niños; es increíble, pero desde el confinamiento obligatorio, no veo a ninguno de mis vecinos, salvo a mi vecina de piso que es una mujer mayor que vive sola, la cual vive muy asustada y a la que nos toca hacerle algunas compras de medicina y víveres, pues ni su hija ni sus nietos -que son adultos, y viven en el primer piso-, la suben a ver; eso es bien penoso.

Mi barrio está increíblemente quieto y callado, es muy extraño, pero es también agradable no tener el ruido de autos ni de buses.

Tengo 51 años y salvo la epidemia del cólera del año 91 y la de la conjuntivitis del 98, no recuerdo una situación parecida a la que vivimos actualmente en cuestiones de salud, y menos aún que nos imponga cambios radicales: pasamos al teletrabajo de un día a otro, pasamos a la educación escolar virtual sin siquiera tener un plan, el “quédate en casa” nos obligó al contacto cero, un beso o un abrazo virtual, nunca serán lo mismo.

Desde el ámbito profesional y personal pienso que muchos de estos cambios momentáneos en principio, a la larga se tornarán permanentes, no queda sino encontrarles el lado positivo.


Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.