In Memoriam – Edgardo Rivera Martínez

Por Pascal Riviale (Archivos Nacionales de Francia)

Edgardo Rivera Martínez (Jauja, 28 de septiembre de 1933 – Lima, 5 de octubre de 2018) fue un escritor peruano reconocido y respetado, cuya obra literaria y poética, iniciada en 1963 con la recopilación de cuentos El unicornio,  estuvo impregnada por las tradiciones populares de la sierra. Se le deben varios libros de cuentos, como Ángel de Ocongate y otros cuentos (1986), Danzantes de la muerte y de la noche (2006) o Cuentos del Ande y la neblina (2008), pero también novelas como País de Jauja (1993), Libro del amor y las profecías (1999), Diario de Santa María (2008), A la luz del amanecer (2012).

Su pasión por las tradiciones orales lo llevó a publicar además una serie de antologías relativas a Lima, Arequipa, Trujillo, Jauja, Huamanga, y la Amazonía peruana.

Créditos foto: Diario La República

Las tradiciones, leyendas, descripciones de personajes y paisajes, son elementos que se pueden encontrar con frecuencia en los relatos publicados por viajeros extranjeros que han recorrido el Perú desde la Conquista: mezcla de observaciones, prejuicios, fantasías, fuentes de inspiración inconfesadas. Quizás sean estos elementos narrativos los que hicieron que Edgardo Rivera Martínez se acercara a este género literario, publicando muy temprano (1963) una obra dedicada a la literatura de viajes. En 1974,  publicó un libro pionero sobre la obra gráfica del cónsul de Francia en Perú y en Bolivia, Léonce Angrand. Más tarde, Rivera Martínez tendrá la ocasión de traducir para el IFEA los relatos de otros grandes viajeros como Charles Wiener y Laurent de Saint-Cricq (alias Paul Marcoy).

Sus vínculos con Francia eran antiguos: tras sus estudios secundarios en Jauja, y posteriormente en la facultad de letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, obtuvo una beca que le permitió estudiar entre 1957 y 1959 en la Universidad de París. Nombrado en la Universidad de Huancayo en 1962, tuvo la oportunidad de regresar a Francia entre 1964 y 1967 para completar su formación universitaria.

Su manejo perfecto de la lengua francesa hizo que pudiera realizar muchos trabajos de traducción, en particular para el Instituto Francés de Estudios Andinos, y sobre temas muy diversos, en particular el libro de Paul Marcoy, Viaje a través de América del Sur. Del Océano Pacífico al Océano Atlántico, o el libro de Pierre Morlon (coord.) Comprender la agricultura campesina en los Andes Centrales, Perú-Bolivia.

Gracias a este gran autor, siempre amable con todas y todos, el IFEA pudo difundir entre sus lectores textos muy importantes para la comprensión de la historia y la cultura andina.


Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.