Convocatoria: Desigualdades urbanas en América Latina y la Región Andina

25, 26 y 27 de octubre de 2017

QUITO – ECUADOR

En el marco de actividades desarrolladas en los últimos años por distintos investigadores de la región andina y en coordinación con diversas instancias nacionales e internacionales, se convoca a la Reunión de Trabajo “Desigualdades urbanas en América Latina y la Región Andina”, a realizarse el 25, 26 y 27 de octubre del año 2017 en Quito (Ecuador). El propósito de esta reunión es generar un espacio de intercambio, aprendizaje y difusión de investigadores urbanos a nivel regional, con un énfasis en la región andina (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú). Esta reunión formará parte de las actividades del Grupo de Trabajo sobre Desigualdades Urbanas de CLACSO. Existen dos razones que justifican la importancia de este evento. En primer lugar, la necesidad de promover espacios de intercambio a nivel de la región andina que permitan la consolidación de redes de trabajo e investigación; en segundo lugar, siguiendo las resoluciones de Hábitat III, se busca promover la discusión sobre el rol que cumple el territorio y las ciudades en la generación y reproducción de desigualdades.

El evento se organiza en torno a tres ejes temáticos que buscan indagar y profundizar en el conocimiento sobre la reproducción de desigualdades urbanas: ciudades intermedias y territorio, servicios e infraestructura, y espacio público. Se considera que estas son dimensiones fundamentales para comprender las características que posee la ciudad en América Latina en general, y en la región andina en específico.

Para participar como ponente, es necesario enviar el formato de propuesta de ponencia individual o colectiva en soporte digital a las siguientes direcciones: desigualdadurbanagt@gmail.com, con copia a Manuel Dammert Guardia. (manueldammert@gmail.com).

Descargar convocatoria

 

Sociología de la juventud: metodología

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s IFEA

Presentación de Manuel Etesse y Antonio Velázquez

CAMINOS HACIA LA VIDA ADULTA EN LIMA METROPOLITANA: PERSPECTIVAS METODOLÓGICAS

El viernes 3 de marzo del 2017, recibimos a Manuel Etesse y a Antonio Velásquez para una sesión sobre sociología de la juventud, con enfoques metodológicos y ambientalistas. La importancia del estudio de la juventud peruana fue subrayada en las mismas ponencias por el peso demográfico del rango de 15-20 años, quienes nunca han sido tan numerosos en el país (figura 1).

Figure 1. Autor: Manuel Etesse

Manuel Etesse, estudiante de doctorado en Sociología (EHESS y PUCP) y becario del IFEA, presentó avances de su tesis bajo el título: “Caminos hacia la vida adulta en Lima: perspectivas metodológicas”, en la cual abordó las dificultades de manejar juntos los enfoques cualitativo y cuantitativo, aunque propuso herramientas para superar los obstáculos, con el objetivo de llegar a un entendimiento descriptivo y luego explicativo del tema.

Además de un peso particularmente acentuado, la categoría de los jóvenes peruanos sufre también de una inédita desigualdad social, un ejemplo de ello son las pruebas PISA que evalúan y comparan a los quinceañeros en el mundo muestran que el Perú es el país donde el rendimiento académico está más relacionado con el origen social. De ahí surge la interrogación de saber cómo se estructuran las trayectorias sociales de la salida del colegio hacia la adultez, en Lima metropolitana.

Para su estudio, Manuel Etesse se apoya en el enfoque biográfico desarrollado por la sociología francesa y anglosajona, que tienden a considerar las estaciones de vida como una construcción social más que un hecho biológico. Analizar las trayectorias de los jóvenes limeños implica estudiar las transiciones hacia la autonomía  y la independencia individual que se resumen muchas veces en ¿qué hacer después del colegio? y que encarnan en las dos dimensiones productivas (trabajo o estudiante) y familiar de los individuos. Estos elementos son parte de un camino a veces difícil para asumir nuevos roles sociales.

Para separar a los jóvenes en grupos de análisis, el ponente usó dos vectores analíticos: el género (hombres o mujeres) y el sector social que está constituido del lugar de residencia la proveniencia geográfica y el grupo socio profesional. La proveniencia geográfica ha sido objeto de discusiones con los participantes, sobre la conveniencia de dividir entre centro y conos, y sobre la movilidad residencial entre los diferentes sectores geográficos de Lima que podrían llevar a inexactitudes en las estimaciones. Manuel Etesse precisó su estrategia y comentó que en Lima la migración de los conos hacia los distritos más cotizados de la capital es la trayectoria típica de los jóvenes con éxito, mientras que en París los jóvenes se alejan cada vez más del centro de la ciudad cuando viene el momento de fundar una familia. Consultado sobre el peso del criterio étnico en las trayectorias de jóvenes, el sociólogo contestó que el origen étnico, medido por la lengua materna y el lugar de nacimiento, era una variable en proceso de análisis cuyos resultados aún no son definitivos (todavía no procesaba estos datos, pero que según los primeros resultados, y de manera sorprendente, no tenía un peso tan importante).

A continuación, el expositor presentó algunos resultados e interrogaciones basados en el análisis mixto de datos cualitativos y cuantitativos. Para manejar juntas las dos perspectivas, que han sido opuestas muchas veces en las ciencias sociales, el sociólogo se apoyó principalmente en la lectura de Creswell y Plano-Clarck. A la pregunta de si la entrevista cualitativa implicaría un cambio epistemológico que impediría relacionarla con datos cuantitativos, Manuel Etesse rechazó esta posibilidad y enfatizó un acercamiento pragmático en la complementariedad cuanti-cuali.

En cuanto a la perspectiva cuantitativa, ésta sufre del hecho de que las estadísticas nacionales en el Perú no son longitudinales, sin embargo agregando los datos en un análisis de cohorte sintética se puede llegar a reconstituir las trayectorias que se quieren estudiar. Así se ha podido establecer por ejemplo diferencias de edad de matrimonio entre las nuevas clases medias y las clases tradicionales (figura 2). Para explicar estas diferencias el expositor usa su encuesta cualitativa, realizada durante el trabajo de campo en Lima, basada en unos 50 casos en diversas zonas de la capital, de 28-32 años, lo que lo ha llevado a dar un enfoque generacional a sus análisis.

Figura 2. Autor: Manuel Etesse

Bibliografía

CRESWELL Y PLANO-CLARCK, 2011

HORNE, 2001

STEVENS, 1990; FUSSELL, 2005

DE SINGLY, 2000

JÓVENES PENSANDO EL MEDIO AMBIENTE Y EL CAMBIO CLIMÁTICO

Antonio Velázquez estudiante de sociología en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), nos presentó los primeros hallazgos de su tesis de licenciatura sobre las percepciones de los jóvenes de San Juan de Lurigancho sobre medioambiente y cambio climático. Empezó por presentar el marco en el cual desarrollo su investigación y la metodología cualitativa que estuvo empleando. Finalmente mostró los primeros hallazgos de su trabajo exploratorio.

Marco de la investigación, perspectivas metodológicas e hipótesis exploratorias

Antonio destacó su experiencia profesional como especialista en proyectos de desarrollo en zonas de alta vulnerabilidad su trabajo en la cooperación internacional, en organizaciones sociales y en el sector privado. En este campo realizó encuestas cualitativas con una orientación metodológica inspirada de la fenomenología, enfoque que considera que del intercambio entre sujetos se crean conocimientos.

A partir de estas reflexiones metodológicas, decidió orientar su trabajo de tesis sobre el tema del cambio climático con el objetivo de entender como los sujetos obtienen conocimiento en el tema. Decidió por ello enfocarse en los jóvenes adultos de 28 años a 35 años pues son más activos en este ámbito y son los  actores del futuro. Finalmente eligió llevar a cabo su estudio en el distrito de San Juan de Lurigancho ya que es el distrito más poblado de Lima,  presenta una diversidad social y económica muy importante y se caracteriza por poseer zonas vulnerables al cambio climático.

Durante la fase exploratoria que nos presentó, el sociólogo empezó con entrevistas muy abiertas sobre ¿qué percepciones tienen los jóvenes de San Juan de Lurigancho del campo y la ciudad según su nivel socioeconómico? ¿Qué entienden por medio ambiente y contaminación?  Y finalmente ¿Qué entienden por cambio climático?  Como hipótesis planteo que el medioambiente donde vivieron sus padres tienen una influencia en sus percepciones del medioambiente y del cambio climático. En otra hipótesis, propone que el nivel educacional tiene una influencia en  las medidas que se plantean como respuestas al cambio climático.

Rol de los jefes de familia, diferenciación social y educacional como factores relevantes de la sensibilidad ambiental de los jóvenes

Antonio hizo hincapié en que varios encuestados se referían a la vida de sus padres en el campo para definir una relación armoniosa con el ambiente (“la sencillez de sembrar papas y criar cuyes”) y la naturaleza pero también para hablar de los efectos del cambio climático (“problemas de la recurrencia de lluvias torrenciales en la sierra”). Del análisis de las narrativas de los encuestados  destacó que la sensibilidad medioambiental de estos jóvenes estaba directamente vinculada con una opinión positiva de la vida de los padres o abuelos en el campo.

Otro factor relevante, para diferenciar las percepciones de los jóvenes hacia el medioambiente es el entorno en el que viven. Los jóvenes que viven en las laderas donde se desarrollan actividades industriales y comerciales de alcance metropolitano o global dieron respuestas más conceptuales mientras que los jóvenes que viven en parte más altas y quienes son más vulnerables al riesgo ambiental y donde se desarrollan actividades más locales dieron repuestas empíricas.

Finalmente, el nivel de educación en el tema ambiental parece determinar distintas medidas para los efectos del cambio climático de un nivel básico  (“después de una charla mi mama puso plantas para hacer de mi casa un bosque”) hasta más avanzados (“quiero realizar una mini chacra fitotoldeada”).

A partir de estos primeros resultados, Antonio precisa su metodología y elabora sus variables a lo largo de la investigación. Finalmente no presento su guía de entrevista ya más dirigida con objetivos específicos y preguntas más precisas.

Entre los comentarios del público asistente se planteó la cuestión de la elección del rango generacional de los entrevistados, Antonio lo consideró importante porque en San Juan de Lurigancho hay muchas diferencias entre las generaciones.

Se eligió jóvenes a partir de los 28 años hasta 35 años que nacieron en los años 1980 porque tienen la experiencia del conflicto armado y han desarrollado una cultura del ahorro debido a la situación de escasez provocada por la crisis económica. También son personas que terminaron el colegio hace 10 años por lo tanto se puede medir realmente el impacto de su educación en sus percepciones del medioambiente.

François Bignon (IdA) y Quentin Marchand (IFEA)

 

Búsqueda de desaparecidos e investigación forense: miradas desde el arte y las ciencias sociales

El evento se realizará del 17 al 22 de abril en Lima y en Ayacucho

En los últimos años, varios países han desarrollado métodos de búsqueda de los desaparecidos e investigación forense con el fin de otorgar un “entierro digno” a los cuerpos recuperados.  El Perú se inscribe en este movimiento global, calificado a nivel internacional como “giro forense”, mediante las exhumaciones realizadas durante la última década, o recientemente, a través de la Ley de búsqueda de personas desaparecidas (2016), en curso de implementación. Cerca de 15, 000 personas aún siguen desaparecidas, a raíz del conflicto armado interno que vivió el país a fines del siglo XX, y miles de peruanas y peruanos siguen indagando sobre su paradero.

Foto: Alejandro Olazo Millan

En este contexto, el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA), la Embajada de Francia en el Perú, la Alianza Francesa de Lima,  el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM) y el Comité Internacional de la  Cruz Roja (CICR) con el apoyo del Institut Français, de la Universidad de San Cristóbal de Huamanga y del Grupo Interdisciplinario sobre Memoria y Democracia  de la PUCP, proponen tres actividades relacionadas con este tema:

– Un ciclo de cine-debate que incluye títulos como “Entre memorias” de Martha-Cecilia Dietrich (2015), “Requiem NN” de Juan Manuel Echevarría (Colombia, 2013) y “NN” (Perú, 2013) de Héctor Gálvez.

– Dos exposiciones fotográficas: « Búsqueda de desaparecidos, investigación forense y duelo » que será presentada en la Alianza Francesa de Lima y “Desaparecidos: entre la búsqueda y la esperanza”  que estará expuesta en el Centro Turístico Cultural de San Cristóbal de Ayacucho.

– Un coloquio que reúne académicos internacionales como: Elisabeth Anstett (CNRS – Francia), Gabriel Gatti (Universidad del País Vasco), Pamela Colombo (Marie Skłodowska-Curie Research Fellow, EHESS), Clara Duterme (Universidad Toulouse Jean Jaurès) y Valérie Robin Azevedo (Universidad Paris Descartes), quienes  compartirán el debate con  actores claves del

Foto: Jaime Pacheco

Estas actividades realizadas en Lima y en Ayacucho permitirán comparar el caso peruano con otras experiencias en América Latina y en el mundo.

Programa detallado: http://www.ifea.org.pe/eventos/peru/pdf/programa-desaparecidos-web.pdf

 

IN MEMORIAM : JEAN PIEL

L’IFEA s’associe à la peine des proches de Jean Piel, historien, ex pensionnaire de l’Institut, décédé le 20 février 2017.

Jean Piel, né en 1936  à Asnières, a d’abord été boursier de l’École Normale d’Instituteurs de Paris avant d’entrer à l’École normale supérieure de Saint-Cloud. Marxiste, un temps secrétaire national des étudiants communistes, bien que toujours critique vis-à-vis d’un parti qui finalement l’exclura, il passa l’agrégation d’histoire en 1964. Engagé dans la militance anticoloniale, poussé par les conseils de Jean Chesneaux, il orienta rapidement ses travaux vers l’Amérique latine et plus particulièrement vers le rôle des paysanneries dans les révolutions. Jean Piel a rappelé lui-même dans le prologue de sa thèse que, dans le contexte de l’époque, les écrits marxistes insistaient plutôt sur l’importance du prolétariat et des intellectuels. Cependant, dans les pays qu’on commençait à qualifier de Tiers-Monde, les paysanneries semblaient jouer un rôle majeur. Son intérêt pour cette question put pleinement s’exprimer lorsque François Chevalier, alors directeur de l’IFEA, lui proposa un poste de pensionnaire au Pérou.

Jean-Piel (archivo IFEA)

Trois ans passés au Pérou au moment même ou se préparait la réforme

agraire, entre 1965 et 1968, lui permirent de se lancer dans une recherche extrêmement ambitieuse, d’autant que l’information manquait ou était peu accessible : une histoire du latifundisme qui prendrait en compte non seulement les grands domaines mais également leurs travailleurs et dépendants, ouvriers, serfs, descendants d’esclaves…. Dans un contexte mouvementé, il réussit à la fois à accéder aux archives, à rencontrer de nombreux acteurs des transformations en gestation, tant du côté du milieu académique et indigéniste que des guérillas et du syndicalisme, et à explorer les dynamiques en cours sur le terrain[1]. L’ouvrage publié à partir de cette thèse, en deux volumes, a été lu et relu par les générations de chercheurs qui lui ont succédé à l’IFEA. Devenu un classique, il a été publié en espagnol par l’IFEA et l’Université de Salta au milieu des années 1990.

Rentré en France pour rédiger cette thèse grâce à un contrat du CNRS, Jean dut ensuite composer avec les circonstances et, entre autres, devenir coopérant universitaire dans différents pays d’Afrique. Mais il fera néanmoins de fréquents séjours au Pérou, où de nombreux jeunes chercheurs de l’IFEA purent faire sa connaissance dans les années 1980. On le retrouvait également chaque année lors des Andinades que le géographe Olivier Dollfus organisait chez lui à l’occasion du conseil scientifique de l’IFEA.  C’est ensuite en tant que professeur à l’université Paris 7, en compagnie des géographes Olivier Dollfus et Noëlle Demyk, qu’il continua à influencer la recherche sur les Andes, notamment jusqu’à son départ pour le Guatemala en 1992, où il poursuivit ses recherches sur les sociétés locales et régionales.

À son retour en France, Jean Piel a encore dirigé de nombreuses thèses portant pour beaucoup d’entre elles sur les Andes. Quelques-uns de ses anciens étudiants continuent à publier avec l’IFEA, alors que sa voix originale et engagée restera longtemps présente à travers ses propres écrits.

Principales publications de Jean Piel sur les Andes:

Edme, Henri (Jean Piel), « Révolution en Amérique latine ? » Les Temps Modernes, n° 240, mai 1966.

Piel, Jean, « À propos d’un soulèvement rural péruvien au début du vingtième siècle : Tocroyoc (1921) », Revue d’Histoire Moderne et Contemporaine, vol. XIV, 1967, p. 375-405.

Piel, Jean, Le problème de la terre dans la région du Cuzco à l’époque contemporaine : fin XIXe – début XXe siècle, Paris, Institut des hautes études de l’Amérique la- tine, 1970.

Piel, Jean. “The Place of the Peasantry in the National Life of Peru in the Nineteenth Century”, Past & Present, 46, February n°1, 1970.

Piel, Jean, « Terre, agriculture et société au Pérou, de l’ère du guano au lendemain de la Première Guerre mondiale, ou contribution à l’étude du développement du capitalisme agraire dans un pays en situation néo-coloniale », Thèse de doctorat d’État, Paris, 1974.

Piel, Jean, Capitalisme agraire au Pérou. 1. Originalité de la société agraire péru- vienne au XIXe siècle, Paris, Éditions Anthropos, 1975. Disponible sur : http://books.openedition.org/ifea/1331

Piel, Jean, Capitalisme agraire au Pérou 2, L’essor du néo-latifundisme dans le Pérou républicain, Paris, Éditions Anthropos, 1975.

Piel, Jean, Capitalismo agrario en el Perú, Lima, Buenos Aires, IFEA, Universidad Nacional de Salta, 1995.

ÉVELYNE MESCLIER – Directrice de l’IFEA

[1] Jean Piel décrit ces rencontres dans une entrevue publiée récemment par Carine Chavarochette, et Aurélia Michel « Jean Piel et le court vingtième siècle latino- américaniste », dans Problèmes d’Amérique latine 2014/4 (N° 95), p. 101-120.

 

Peaje en Puente Piedra y acceso a la ciudad

Límites sociales y territoriales de los Asociaciones Público-Privadas

Artículo de Quentin Marchand*

Los primeros días del año 2017 han sido el escenario de un conflicto entre los habitantes de Puente Piedra y la Municipalidad Metropolitana de Lima. El problema : la puesta en marcha de un peaje, en el kilómetro 25,5 de la Panamericana Norte, puerta de entrada y salida de este distrito ubicado al norte de la ciudad de Lima. El 4 de Enero de 2017, una semana después de la aplicación de la nueva tarifa, los habitantes de los asentamientos humanos Laderas de Chillón y Eucaliptos, situados al costado del nuevo peaje, se han opuesto violentamente a esta medida incendiando la nueva infraestructura. Luego, el 5 de enero una protesta que reunió aproximadamente 200 personas se dirigió hacia la zona convirtiéndose en un enfrentamiento con la policía. Este conflicto ha dado lugar a un vivo debate político sobre la responsabilidad de la Municipalidad Metropolitana y precisamente del actual alcade Luis Castañeda quien habría perdido 8 puntos de popularidad en el lapso de dos semanas. Desencadenado a nivel local, el conflicto ha tomado rápidamente una dimensión metropolitana, incluso nacional con la intervención del Presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski y del Ministro del interior quienes se pusieron del lado de los habitantes de Puente Piedra, denunciando un proyecto inviable. Tras 15 días de conflictos, el alcalde de Lima declaró durante el aniversario de la ciudad el 18 de enero, que el peaje sería suprimido.

Créditos: Quentin Marchand

Intentaremos evaluar en este artículo cuáles son los límites sociales y territoriales de los peajes urbanos, considerados aquí como una herramienta de financiamiento privado de infraestructura pública. Esta reflexión nos llevará en primer lugar a considerar el carácter equitativo de la tarifa adoptada, para después interesarse en el impacto de las obras de esta infraestructura en aquel territorio.

Un peaje equitativo

La implementación de peajes en las grandes metrópolis es frecuente, sin embargo su función puede variar. Hay que distinguir los peajes de eje, cuyo objetivo principal es financiar una infraestructura, y los peajes de zona, cuyo objetivo es restringir el acceso de los vehículos a la ciudad como es el caso de Londres. En el caso de Puente  Piedra, se trata de un peaje de eje que permite financiar las obras de mejoramiento  de la Panamericana. El Alcalde de Lima precisó que la implementación del peaje estaba previsto en el contrato de concesión de los 3 grandes ejes metropolitanos que atraviesan Lima de norte a sur. El consorcio Rutas de Lima, encargado de esta concesión tenía el derecho de imponer esta tarifa que estaba fijada dentro de los términos del contrato sin embargo, ¿era esta medida era equitativa?

El debate académico sobre la problemática de la equidad de los peajes urbanos es abundante (Reigner & al, 2013) y nos entrega indicadores que permiten ver que las condiciones de esta equidad no están cumplidas en el caso del peaje de Puente Piedra.  Para ser equitativo, un peaje urbano debe primero adoptar una tarifa razonable, es decir, que el costo adicional que trae no debe pesar sobre el presupuesto de la movilidad de las personas implicadas, lo que no es el caso en Puente Piedra. En efecto, para poder salir de sus hogares, los habitantes de Laderas de Chillón y Eucaliptos, cuyos ingresos son bajos, deben pagar 5 soles por recorrido. Además, la Panamericana siendo la columna vertebral de la red vial de Puente Piedra, tiene pocas alternativas al peaje (Avenida Gambetta al oeste y Avenida Chillón Trapiche al este).  La elección de estos nuevos itinerarios conllevan una pérdida de tiempo importante (1 hora más según el Comercio), en un contexto local donde los tiempos de viaje ya son significativos (2 a 5 horas por día).

Así, el peaje penaliza los desplazamientos del domicilio al lugar trabajo, que son indispensables. En efecto, según un estudio del Observatorio Socio Económico Laboral realizado en los distritos del norte de Lima (Rodriguez, 2007), cerca de la mitad de los habitantes de Puente Piedra trabajan fuera del distrito, dentro de ellos un tercio trabaja en los distritos del centro de Lima. El uso de la Panamericana para desplazarse en bus o en vehículo privado es un imperativo para una gran parte de la población de Puente Piedra.

Del punto de vista de la demanda, la implementación de este peaje conlleva entonces efectos particularmente negativos para la población local.

Infraestructura vial y desarrollo territorial

Ahora, si nos interesamos a la oferta, es decir, a la infraestructura construida gracias al peaje, el balance es cuestionable. En primer lugar, se trata de una concesión para el mejoramiento y mantenimiento de una ruta existente. Esto significa que las ganancias del peaje financian el mejoramiento de vías metropolitanas ya construidas al momento de concesionarlas en 2013.

Sin embargo, una de las críticas de los habitantes están justamente relacionadas con las diferencias observadas entre la parte sur de la Panamericana, en dirección hacia los distritos balnearios más favorecidos y la parte norte, más modesta.

Observamos efectivamente que la mayoría de los grandes arreglos y particularmente los costosos “by pass” serán efectuados en la parte sur del río Chillón (mapa adjunto), es decir, fuera del distrito de Puente Piedra. Así las ganancias de los diferentes peajes no están realmente orientadas hacia los territorios y las poblaciones de este distrito en particular ni al cono norte en general. Entonces podemos considerar que los intereses económicos de esta concesión priman sobre los aspectos sociales inherentes a su funcionamiento. La elección de la ubicación del peaje lo demuestra: situado un kilómetro antes del río Chillón (al nivel de Puente Chillón en el mapa), aprovecha la barrera física del río, atravesado por un solo puente que funciona finalmente como un cuello de botella para los automovilistas que deben atravesarlo para acceder a la ciudad.

En términos geográficos, la lógica de un eje, atravesado por puntos de pago (peajes) donde confluyen flujos de transporte se impone a la lógica de un área, donde se relacionan lugares a través de diferentes prácticas de movilidad.

A nivel económico, el desarrollo propio de la infraestructura prima sobre el desarrollo del territorio. Por lo tanto, la infraestructura atraviesa y estructura el territorio. Si a principios del siglo XX Puente Piedra era solamente un pequeño pueblo rural, que crecía en verano con la llegada de los trabajadores temporeros en el campo, ahora es un distrito urbano en pleno crecimiento que participa del funcionamiento de la metrópolis de Lima. La piedra que hacía antes el puente entre las dos orillas del río Chillón se ha convertido en una autopista urbana que atraviesa de punta a punta el distrito y conecta a sus habitantes al resto de la aglomeración.

Si este punto de acceso ha sido estratégico para el desarrollo de Puente Piedra es todavía hoy muy importante para sus habitantes cuyas condiciones de movilidad son determinantes para asegurar su subsistencia. Antes de poner en funcionamiento el peaje, hubiese sido necesario un  diagnóstico para evaluar los efectos segregativos de una medida que restringe y tarifica el acceso a la ciudad y sus oportunidades.

A modo de conclusión, podemos preguntarnos si la ausencia de subsidio público para mejorar los ejes metropolitanos y la elección de modos de financiamiento privado, como las concesiones, excluye de hecho estas consideraciones sobre el derecho a la ciudad y la dimensión inclusiva de las infraestructuras de transporte.

*Volontaire international à l’IFEA – doctorant en géographie à l’université Paris 1 Panthéon Sorbonne (UMR PRODIG)

Referencias

Reigner, H., & al, e. (2013). Nouvelles idéologies urbaine : dictionnaire critique de la ville moderne, verte et sûre. Rennes: Presses Universitaires de Rennes.

Rodriguez, N. V. (2007). Comas, Puente Piedra y Ventanilla – Lima Norte en cifras. Lima: Observatorio Socioeconómico Laboral de Lima Norte.

 

Appel: Journées des Jeunes Américanistes (JJA) 2017

La huitième édition des Journées des Jeunes Américanistes (JJA) 2017 est une initiative des doctorants et jeunes docteurs de diverses institutions européennes et latino-américaines : l’Institut Français des Études Andines (IFEA), le Centre des Études Mexicaines et Centre-américaines (CEMCA), la Casa de Velázquez, l’Université Nationale d’Éducation à Distance (UNED) la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), l’Institut des Amériques (IdA) et l’Université Nacional Mayor de San Marcos (UNSM).

Les Journées des Jeunes Américanistes sont un événement organisé par et pour les universitaires qui sont au début de leur carrière de recherche, dans le but de proposer un espace de discussion interdisciplinaire et international, ouvert aux différentes facettes et méthodes des Sciences Sociales et Humaines. Les huitièmes JJA, “Espaces et lieux des conflits”, se déroulent de façon simultanée à Lima , les 3, 4 et 5 juillet 2017et à Madrid, les  3, 4 juillet 2017. Elles seront l’occasion d’établir de nouveaux ponts de réflexion scientifique et de collaboration entre l’Amérique Latine et l’Europe.

L’édition 2017 accueillera à la fois des conférences magistrales, des ateliers et une sortie de terrain (à Lima). Cette combinaison est destinée à permettre une production collective au cours ou à la suite de l’événement (bilan oral des journées, article ou dossier scientifique publié dans une revue, etc.). Par conséquent, chaque participant sera invité à présenter son expérience méthodologique et à participer de façon active aux ateliers, en intégrant sa réflexion à la thématique des journées.

Les candidats devront compléter le formulaire ci-joint avec toutes les informations indiquées et l’envoyer à l’adresse suivante jovenesamericanistas2017@gmail.com avant le 20 Avril.

Convocatoria / Appel

Formulario Formulaire

.

Péage à Puente Piedra et accès à la ville

 Limites sociales et territoriales d’un outil de financement privé d’infrastructures publiques

Par: Quentin Marchand *

Les premiers jours de l’année 2017 ont été le théâtre d’un conflit entre les habitants de Puente Piedra et la Municipalité Métropolitaine de Lima. En cause : la mise en place d’un péage, au kilomètre 25,5 de la Panaméricaine Nord, porte d’entrée et de sortie de ce district situé au nord de l’agglomération de Lima. Le 4 Janvier 2017, une semaine après la mise en application de la nouvelle tarification, les habitants des « asentamientos humanos » Laderas de Chillon et Eucaliptos, situés près du nouveau poste de péage, se sont violemment opposés à cette mesure en incendiant la nouvelle infrastructure. Une manifestation réunissant près de 200 personnes s’est ensuite dirigée le 5 Janvier sur les lieux et a tourné à l’affrontement avec les forces de police. Ce conflit a donné lieu à un vif débat politique sur la responsabilité de la Municipalité Métropolitaine et notamment de l’actuel Maire Luis Castañeda qui aurait perdu 8 points de popularité en l’espace de deux semaines. Déclenché au niveau local, le conflit a rapidement pris une dimension métropolitaine, voire nationale avec l’intervention du Président de la République, Pedro Pablo Kuczynski et du Ministre de l’intérieur qui ont pris le parti des habitants de Puente Piedra, dénoncant un projet non viable. Après 15 jours de conflits, le maire de Lima a déclaré lors de l’anniversaire de la ville le 18 Janvier, que le péage allait être supprimé.

Créditos: Quentin Marchand

Nous tenterons d’évaluer dans cet article quelles sont les limites sociales et territoriales des péages urbains, considérés ici en tant qu’outil de financement privés d’infrastructure publique. Cette réflexion nous amènera dans un premier temps à considérer le caractère équitable de la tarification adoptée, pour ensuite s’intéresser aux impacts des aménagements de cette infrastructure sur le territoire concerné.

Un péage équitable ?

La mise en place de péages dans les grandes métropoles est fréquente, mais leur fonction peut varier. Il faut en effet distinguer les péages d’axe, dont l’objectif principal est de financer une infrastructure, et les péages de zone, dont l’objectif est de restreindre l’accès des automobiles à la ville comme c’est le cas à Londres. Dans le cas de Puente Piedra, il s’agit d’un péage d’axe qui permet de financer les travaux d’aménagement de la Panaméricaine. Comme le Maire de Lima l’a précisé, la mise en place de ce péage était prévue dans le contrat de concession des 3 grandes axes métropolitains qui traversent Lima du nord au sud. Le consortium Rutas de Lima en charge de cette concession était donc dans son droit lorsqu’il a mis en opération ce péage, en imposant un tarif fixé dans les termes du contrat.  Cependant, cette mesure était-équitable ?

Le débat académique sur la question de l’équité des péages urbains est assez nourri (Reigner & al, 2013) et nous fournit des indicateurs qui permettent de voir que les conditions de cette équité n’étaient pas remplies dans le cas du péage de Puente Piedra.

Pour être équitable, un péage urbain doit tout d’abord adopter un tarif raisonnable, c’est-à-dire que le coût supplémentaire entrainé par sa mise en place ne doit pas trop peser sur le budget transport des personnes concernées, ce qui n’est pas le cas à Puente Piedra. En effet, pour pouvoir sortir de chez eux les habitants de Laderas de Chillon et Eucaliptos, dont les revenus sont faibles, devaient s’acquitter de 5 soles par passage. De plus, la Panaméricaine étant la colonne vertébrale du réseau viaire de Puente Pierdra, les alternatives au péage sont peu nombreuses (Avenue Gambetta à l’ouest et Avenue Chillon Trapiche à l’est). L’adoption de ces nouveaux itinéraires entraînent une perte de temps importante (1h de plus selon le Comercio), dans un contexte local où les temps de trajets sont déjà très importants (2 à 5h par jour). Ainsi, le péage pénalisait les déplacements domicile-travail, qui sont les plus contraints. En effet, selon une étude de l’Observatorio Socio Economico Laboral mené dans les districts du nord de Lima (Rodriguez, 2007), près de la moitié des habitants de Puente Piedra travaillent en dehors du district, dont un tiers dans les districts du centre de Lima. Le recours à la Panaméricaine pour se déplacer en bus ou en véhicule privé est donc un impératif pour une grande part des habitants de Puente Piedra. Du point de vue de la demande, la mise en place de ce péage entraîne donc des effets particulièrement négatifs pour la population locale.

Infrastructure autoroutière et développement territorial

Si l’on s’intéresse désormais à l’offre, c’est-à-dire à l’infrastructure routière mise en place grâce au péage, le bilan est aussi discutable. Tout d’abord, il s’agit d’une concession pour l’entretien et l’aménagement d’une route existante. Cela signifie que les recettes du péage financent l’aménagement de voies métropolitaines déjà construites au moment de leur concession en 2013. Or, une des critiques adressées par les habitants concerne justement les différences observées entre les aménagements effectuées sur la partie sud de la Panaméricaine en direction des districts balnéaires huppés de la capitale et la partie Nord plus modeste. On observe en effet que la plupart des grands aménagements et notamment les coûteux « by pass » seront effectués sur la partie située au sud du fleuve Chillon  (carte ci-jointe), c’est-à-dire en dehors du district de Puente Piedra. Ainsi les recettes des différents péages ne sont pas vraiment orientées vers les  territoires et les populations de ce district en particulier et du cône nord en général.

On peut alors considérer que les intérêts économiques de cette concession priment sur les aspects sociaux inhérents à son fonctionnement. Le choix de la localisation du péage en témoigne : situé un kilomètre avant le fleuve Chillon (au niveau du « Puente Chillón » sur la carte), il profite de la barrière physique du fleuve, traversée par un seul pont qui agit au final comme un « goulot d’étranglement » pour les automobilistes qui doivent le traverser pour accéder à la ville. En termes géographiques, la logique d’un axe, parcouru par des points de paiement (les péages) où conflue les flux d’automobile s’impose sur la logique d’une aire, qui met en relation des lieux entre eux aux travers de différentes pratiques  de mobilité. Au niveau économique, le développement propre de l’infrastructure prime sur le développement du territoire qu’elle traverse et structure pourtant.

Si au début du XXème siècle, Puente Piedra n’était qu’une petite bourgade rurale, qui grossissait en été par l’afflux de travailleurs saisonniers dans les champs, elle est aujourd’hui un district urbain de 350000 habitants en pleine croissance, qui participe du fonctionnement de l’agglomération liméenne. La pierre qui faisait jadis le pont entre les deux rives du fleuve Chillon est devenue une autoroute urbaine qui traverse de bout en bout le district et connecte ses habitants au reste de l’agglomération. Si ce point d’accès a toujours été stratégique pour le développement de Puente Piedra, il est aujourd’hui tout aussi important pour ses habitants dont les conditions de la mobilité sont déterminantes pour assurer leur subsistance. Avant de mettre en place ce péage, un diagnostic aurait été donc nécessaire pour évaluer les effets ségrégatifs d’une mesure qui restreint et tarifie l’accès à la ville et ses opportunités. On peut alors se demander si l’absence de subvention publique pour l’aménagement des axes métropolitains et le choix d’outils de financement exclusivement privés comme les concessions, exclut de fait ces considérations sur le droit à la ville et la dimension inclusive des infrastructures de transport.

L’ombre de l’affaire Odebrecht sur les enjeux locaux du conflit

On peut conclure en se demandant pourquoi cette dimension territoriale et sociale du conflit n’a été que peu traitée dans le débat public. Le conflit a en fait été très rapidement politisé au niveau métropolitain puis national. Tout d’abord, par les échanges entre l’ancienne maire de Lima, Susanna Villaran et l’actuel, Luis Castañeda, qui se sont renvoyé tour à tour la responsabilité des termes du contrat signé avec le consortium Rutas de Lima. Ensuite par le Ministre de l’intérieur et le chef de l’exécutif qui ont très vite pris le parti des habitants de Puente Piedra et dénoncé le caractère inviable du projet.

Tout se passe comme si les acteurs politiques avaient très vite voulu se laver les mains sur le projet, et les Partenariats Public-Privé (PPP) en général, évitant ainsi d’être pris dans la tourmente de l’affaire Odebrecht. Celle-ci fait effectivement passer la question étudiée à une tout autre échelle, celle du continent, entièrement secoué par les affaires de corruption qui entourent ce type de contrat passés avec la multinationale brésilienne Oderbretch.

La réponse politique de Castañeda s’est alors davantage tournée vers la résolution rapide du conflit en annulant la tarification du péage dans le sens nord-sud. Cette décision a été prise pour éviter que la vindicte populaire, renforcée par le climat de suspicion actuelle autour des PPP, se tourne vers les raisons objectives du conflit c’est-à-dire le pourquoi d’un péage inéquitable et indéfendable en termes sociaux. Il fallait en d’autres termes, éteindre le feu médiatique du conflit de Puente Piedra pour éviter que celui-ci rejoigne le grand brasier de l’affaire Odebrecht qui menace, lui, de tout ravager sur son passage…

*Volontaire international à l’IFEA – doctorant en géographie à l’université Paris 1 Panthéon Sorbonne (UMR PRODIG)

Referencias

Reigner, H., & al, e. (2013). Nouvelles idéologies urbaine : dictionnaire critique de la ville moderne, verte et sûre. Rennes: Presses Universitaires de Rennes.

Rodriguez, N. V. (2007). Comas, Puente Piedra y Ventanilla – Lima Norte en cifras. Lima: Observatorio Socioeconómico Laboral de Lima Norte.

 

Convention signé entre l’Institut Colombien d’Anthropologie et d’Histoire (ICANH ) et L’IFEA

Dans le cadre de la visite officielle du Président de la République française en Colombie, une convention cadre a été signée entre l’IFEA et l’Institut Colombien d’Anthropologie et d’Histoire (ICANH). Elle faisait partie des accords bilatéraux signés entre la France et la Colombie, en présence du président François Hollande et du président Juan Manuel Santos au Palacio Nariño. Il s’agissait du seul des six accords à être à visée scientifique. L’accord a été signé par Ernesto Monténégro, directeur de l’ICANH et Evelyne Mesclier, directrice de l’IFEA

Créditos foto: Embajada de Francia en Colombia

Dans le cadre de sa mission en Colombie, la direction de l’IFEA et Céline Valadeau,  pensionnaire de l’IFEA à Bogotá  ont rencontré les représentants de l’Ambassade de France et de l’Alliance Française. Le but a été de  coordonner la participation de l’IFEA aux activités scientifiques que se réaliseront pendant l’année France/Colombie 2017 .

El estudio sociológico de la legitimidad en contextos a priori desfavorables

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s IFEA

El caso de las prácticas mágicas en la era moderna y de las prácticas políticas en las márgenes urbanas 

Presentación de Fanny Charrasse y Arthur Morenas

LEGITIMIDAD Y LEGITIMIZACIÓN DE LAS PRÁCTICAS MÁGICAS: EL CHAMANISMO EN TÚCUME (PERÚ) Y EL MAGNETISMO EN PARIS (FRANCIA)

Fanny Charrasse, en primer año de doctorado de sociología en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (EHESS-Paris, laboratorio LIERE) bajo la dirección de Cyril Lemieux, presentó el viernes 15 de julio de 2016 una exposición concisa, eficaz y dinámica sobre «Legitimidad y legitimización de las prácticas mágicas: el chamanismo en Túcume (Perú) y el magnetismo en Paris (Francia)».

En este trabajo de comparación de dos prácticas mágicas perteneciendo a zonas geográficas distintas, ella planteó el problema de la patrimonialización y modernización que permite a estas prácticas salir de la zona gris o de la explicita ilegalidad. Más precisamente, cuestionó las dinámicas de transformación que rigen el proceso de patrimonialización.

Partió del problema de la predefinición del chamanismo y del magnetismo: en primer lugar, la predefinición de la misma investigadora que había calificado las prácticas de « tradicionales »: si bien, todos los practicantes no comparten en absoluto este punto de vista sino que algunos (sobre todo los magnetizadores) consideran sus prácticas como «modernas », o «del futuro ». Desde la perspectiva de una sociología pragmática, Fanny Charrasse planteó entonces la interrogación siguiente: ¿quiénes son los que juzgan las prácticas como tradicionales o modernas?

Desarrolló su reflexión en tres puntos: primero, presentó ambas prácticas mágicas, en base a su trabajo de campo, subrayando puntos en común. Luego, describió el trabajo de las asociaciones cuya meta es patrimonializar, y correlativamente, estandarizar las prácticas. Terminó analizando las tensiones generadas por el trabajo de las asociaciones sobre los chamanes y magnetizadores en función del deseo de reconocimiento de los mismos.

Chamanismo y magnetismo: semejanzas, distinciones

Con el fin de obtener una primera aproximación a ambas prácticas – chamanismo y magnetismo – Fanny Charrasse estableció una metodología de investigación precisa: configuró listas de nombres de chamanes y magnetizadores, compilando la opinión de sus interlocutores sobre cada uno de ellos. Una vez establecidas las listas, pudo contactar a chamanes y magnetizadores proponiéndoles realizar entrevistas y hacer observación durante las sesiones.

chaman-fcharrasse

Créditos: F. Charrasse

En base a estos dos trabajos de campo –en Túcume y en Paris– pudo destacar algunas características compartidas por ambas prácticas: la multiplicidad de profesiones de origen, un sistema de alianza y distinciones propias de cada disciplina. Observó en efecto que muchos de los curanderos se dedicaban a otras actividades de forma paralela. También que los chamanes de Túcume, en mayor medida que los magnetizadores de Paris, tenían una red de amistades y enemistades profesionales. Finalmente, en los chamanes de Túcume se distinguen los curanderos «compactados», adinerados y famosos por haber hecho ‘un pacto con el diablo’; mientras que en el magnetismo en Paris se divide entre el magnetismo «puro» y el «abierto» a las prácticas adivinatorias.

Las asociaciones y el trabajo de definición

Fanny Charrasse presentó luego el trabajo de las asociaciones locales -en las cuales participó- cuyo objetivo es valorizar las prácticas, modernizarlas, para que sean reconocidas por el Estado y profesionalmente relacionadas con los museos.

Estas asociaciones, que trabajan de la mano con los curanderos, proceden correlativamente a un ejercicio de definición: ya sea para el chamanismo o el magnetismo y establecen una lista de requisitos que deben reunir los curanderos que desean integrar la asociación.

En el caso del chamanismo en Túcume, los chamanes deben ser profesionales (no dedicarse a otra profesión aparte del chamanismo) y no deben« hacer el mal ». De esta forma, los chamanes «compactados», cuyo contrato con el diablo rige su práctica, son automáticamente descartados de la asociación.

En el caso parisino, las asociaciones definieron el magnetismo como una práctica liberal que tiene que ser declarada en la URSSAF. También los magnetizadores tienen que practicar magnetismo «puro» (sin combinarlo con prácticas adivinatorias), responder al juramento hipocrático (según el cual la práctica no puede ser dañina) y a las prohibiciones del Colegio Médico.

Fanny Charrasse califica este proceso de «modernización simple», apoyándose en la distinción entre modernización simple y reflexiva hecha por Ulrich Beck, esta va a la par con la asepsia y comercialización de las prácticas.

Tensiones sobre las formas de practicar

La doctoranda finalizó su exposición analizando las tensiones provocadas por el trabajo de reconocimiento de las asociaciones sobre las maneras de practicar el chamanismo y el magnetismo. En base a su participación en 22 sesiones de chamanismo en Túcume y en 11 sesiones de magnetismo en Paris, Fanny Charrasse presenció estrategias de precaución de parte de los curanderos, debidas en parte a la presencia de un público -en este caso la socióloga- que tiene contacto con las asociaciones.

Asimismo, nos dio el ejemplo de una ceremonia durante la cual el chamán le justificó que el gesto que estaba realizando no era «para hacer el daño» sino para «devolver el daño», distinguiéndose por lo tanto de una práctica puramente dañina. Por otra parte, con los magnetizadores, ella pudo observar un cambio de vocabulario cuyo uso permitía no trasgredir las prohibiciones del Colegio Médico: por ejemplo, se evitaba el término «videncia» a favor de «intuición», o  «prescripción» a favor de «consejo».

Estos cambios de parte de los curanderos -generados por el deseo de reconocimiento- ilustran las dinámicas de transformación que van a la par con el proceso de patrimonialización. Fanny Charrasse concluyó su exposición con una pregunta final: en estos procesos de legitimización de las prácticas mágicas, ¿qué entidad tiene que cambiar, las prácticas o la sociedad?

El debate

Después de esta presentación descriptiva y analítica, el debate permitió acceder a dimensiones más pragmáticas de la investigación, valiosas en lo que permiten dar forma a la realidad del trabajo de campo.

Se tocó la cuestión de la formación de los chamanes y magnetizadores: la trasmisión de padre a hijo y el don. La doctoranda matizó su respuesta explicando que estas cuestiones estaban en debate dentro de las asociaciones.

Luego se habló del nexo entre chamanismo y turismo: ¿serán dos caras de la misma moneda? Fanny Charrasse precisó que en el caso de Túcume, sólo un  chamán trabajaba con turistas. Pero relativizó esta afirmación anticipando que dentro del contexto actual de trabajo de las asociaciones existe la posibilidad que esta tendencia se desarrolle.

Un participante preguntó acerca del poder de los chamanes compactados, cuya fama resiste a las condenas consecutivas de la iglesia, los médicos y actualmente las asociaciones. Fanny Charrasse relató entonces la forma en la cual pudo conocer a un chamán compactado famoso de Túcume y las estrategias que ella desarrolló en su trabajo de campo.

El debate concluyó con una pregunta en torno a las diferencias y similitudes entre el campo francés y el campo peruano y la cuestión de la racionalidad: ¿es la misma cosa hacer chamanismo en el Perú que magnetismo en Francia? Fanny Charrasse contestó que, dentro de la perspectiva de la sociología pragmática, se evaluaban las prácticas a partir de los mismos criterios, sin jerarquía de racionalidad.

Luego se enfocó la charla en la experiencia personal de una de las participantes cuya voluntad de aprender a pasar el cuy fue rechazada porque, según su interlocutora, sus creencias no eran compatibles con la práctica. Fanny relativizó este suceso con su propia experiencia: en algunos casos, los chamanes le solicitaban su participación y en otros, se la negaban.

EL MARGEN Y LA INFORMALIDAD: PRÁCTICAS DE ACTORES Y CONSTRUCCIÓN DE LEGITIMIDAD POLÍTICA. EL CASO DE JICAMARCA

 

Arthur Morenas es estudiante del Master América Latina del Instituto de Estudios Políticos de Grenoble. Ha sido practicante del IFEA, apoyando en la organización del coloquio « Nuevas miradas sobre el régimen militar de Velasco Alvarado ». Actualmente, es miembro del equipo de investigación PERIMARGE, en el marco de una práctica en el CNRS.

Arthur presentó los primeros resultados de su investigación sobre el tema « El margen y la informalidad: prácticas de actores y construcción de la legitimidad política”. Su estudio se enfoca en la comunidad de Jicamarca, distrito de San Antonio de Huarochirí. Esta investigación tiene como objetivo analizar las prácticas de los actores sociales y políticos durante las elecciones generales de 2016 en una zona considerada como marginal.

Escenario territorial y político de la Comunidad de Jicamarca

Arthur empezó por describir la particularidad del contexto territorial y político de su zona de estudio. La comunidad campesina de Jicamarca definió su territorio dentro de los anexos 22 y 8 ubicados en la matriz de la provincia de Huarochirí en límite con la provincia de Lima Metropolitana (distritos de San Juan de Lurigancho y Lurigancho-Chosica). El propósito de la creación de los anexos 22 y 8 de la comunidad de Jicamarca era defenderse de la urbanización creciente de esta zona de expansión urbana, reivindicada por las dos provincias. Esta situación de continuidad directa con la aglomeración limeña y su urbanización creciente es justamente un contexto idóneo para realizar esta investigación. Arthur resaltó efectivamente el peso político potencial de esta zona marginal y el interés de los actores políticos en entrar en esta durante la campaña por las elecciones generales.

Crédito: A. Morenas

Crédito: A. Morenas

Clientelismo y marginalidad

A partir de este contexto, Arthur definió el espacio marginal desde su dimensión social (exclusión de un tipo de personas) y espacial (exclusión de un territorio específico). Estas dos dimensiones de la marginalidad subrayadas por Didier Fassin, se encuentran en el contexto de Lima en el análisis de José Matos Mar sobre la exclusión del Perú profundo por el Perú oficial en las barriadas de Lima. En este marco, el análisis del  contexto político de los territorios marginales describe un espacio con poca presencia política y prácticas políticas fuera de lo que se define en democracia liberal como el clientelismo.

Los resultados del trabajo de campo realizado por Arthur durante el periodo electoral y post-electoral permiten más bien balancear esta constatación. Si bien el contexto electoral ha  demostrado una cierta tendencia al desarrollo de prácticas clientelistas: cambio de presencia política en la zona de inexistente a muy fuerte con la llegada de candidatos, cultura del regalo (comida para los pobres, promesa de titulación de propiedades para los domingueros*). Pese a ello, las relaciones políticas entre los actores no carecían de contenido político. Más bien se identificó interacciones fuertes entre organizaciones sociales y políticas. Tal como que el frente de defensa (reunión de dirigentes de los diferentes sectores de los anexos 22 y 8) dejo de funcionar un año durante las elecciones para evitar los conflictos entre los dirigentes que apoyaban Keiko y los que apoyaban el Frente Amplio.

Crédito: A. Morenas

Crédito: A. Morenas

Organizaciones sociales y militancia política

A partir de estos primeros resultados, Arthur pudo distinguir dos tipos de organizaciones sociales: las que tienen militancia política clara y las que no tienen y se presentan solamente como apoyo al candidato. Sobre estas últimas agrupaciones, suelen pertenecer a sectores más populares que no están conectados con el tren eléctrico. El apoyo que entregan a un candidato se caracteriza por un intercambio: le dieron un espacio para poner su cartel porque el candidato ayudo en la construcción de un muro de contención.

Arthur terminó su presentación subrayando el carácter prospectivo de su investigación, que hizo surgir muchas interrogantes, sin proporcionar aún respuestas claras, debido a la complejidad del territorio estudiado y de las dinámicas que lo atraviesan.

Bibliografía

FASSIN, Didier : « Exclusion, underclass, marginalidad. Figures contemporaines de la pauvreté urbaine en France, aux Etats-Unis et en Amérique latine »,  In: Revue française de sociologie, 1996, 37-1. pp. 37-75

MATOS MAR, José : Desborde popular y crisis del estado, el nuevo rostro del Perú en la década del 1980, Instituto de Estudios Peruanos, IEP Ediciones, Lima : 1986

 

Camille Riverti (EHESS) y Quentin Marchand (IFEA)

 

El patrimonio alimentario de los quiteños

Material elaborado para el coloquio Internacional: « Patrimonios alimentarios en América latina. Recursos locales, actores y globalización »

Realizado el 27 y 28 de Octubre de 2016 – Quito, Ecuador

sigrist2016posterpatalim

Créditos: Marie Sigrist

RDV del IFEA con Jean-Jacques Kourliandsky

 conferencia-kourliandsky

El mundo se mueve. América Latina se mueve. Por razones tectónicas que afectan sus bases físicas. Pero existe también una tectónica tanto de las relaciones internacionales como interamericanas.  ¿Refleja nuestra visión del mundo latinoamericano los últimos movimientos de esta tectónica de las relaciones internacionales?

Se habla fácilmente del mundo de ayer. Se explica con claridad y sin perder detalles sus características y sus dinámicas, mucho más que las del mundo en que vivimos. Además refuerzan esta tendencia intelectualmente conservadora la prensa, los medios, los discursos de los políticos y a veces los de los sabios, de los expertos y de los universitarios, que nos ofrecen un panorama de las realidades internacionales visto con anteojos de otra época.

¿Sigue siendo América Latina, el patio trasero de América del norte? ¿Confirma la victoria en EEUU de Donald Trump, candidato presidencial inesperado, esta verdad tópica del siglo pasado? 

La América Latina de hoy día, de hecho tiene una relación al mundo mucho más abierta y diversificada que la de los años 1950 o 1970. Lo que implica necesariamente otro tipo de relacionamiento con sus socios históricos. Esto plantea otras preguntas relativas a la lógica global de un sistema internacional en donde América Latina tuvo, de 1492 a 2016, – de anteayer a hoy día, pasando por ayer-, un papel original que permite revelar jerarquías internacionales en movimiento.

Jean- Jacques  Kourliandsky es especialista en Ciencias Políticas, doctor en Historia e investigador del IRIS dedicado especialmente a la región ibérica (América Latina y España ). Consultor en situaciones relativas a dichas regiones desde la administración pública y de empresas, Kourliandsky participa igualmente a través de las Fundaciones Friedrich Ebert y Jean Jaurès en América Latina.

Fecha: Lunes 12 de diciembre

Hora: 6 pm

Lugar:  Sala de Cine de la Alianza Francesa de Lima (Av. Arequipa 4595. Miraflores) 

Facebook del evento: https://www.facebook.com/events/1077936638990844/

Colloque : « Patrimoines alimentaires en Amérique Latine »

Le colloque international « Patrimoines alimentaires en Amérique Latine » a eu lieu au mois d’octobre 2016 à Quito dans les locaux de FLACSO. Il a réuni des chercheurs de  différentes disciplines qui ont analysé les effets des politiques publiques et des mobilisations de la société civile sur la reconnaissance et la promotion de savoirs locaux en matière d’alimentation.

 

Les communications ont donné lieu à des échanges théoriques et à des comparaisons portant sur l’ensemble de l’Amérique latine. Au delà de l’évocation des plaisirs culinaires, la patrimonialisation de l’alimentation est porteuse d’enjeux culturels, économiques, sociaux et politiques qui ne sont pas toujours explicites dans les discours et les représentations. La recherche est amenée à décrypter les processus et les contradictions d’une tendance récente et très liée à la fois aux territoires locaux et à la mondialisation.

Organisateurs: Universidad Regional Amazónica IKIAM, FLACSO sede Ecuador, el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA) y el Instituto de investigación para el desarrollo (IRD)

Comité d’organisation:

  • Anne-Gaël BILHAUT, Instituto Francés de Estudios Andinos(IFEA)/Universidad Regional Amazónica (IKIAM)/Centro EREA (UMR 7186)/UMR 208 PaLoc
  • Francisco ENRIQUEZ, FLACSO-Ecuador
  • Esther KATZ, Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo (IRD, UMR 208 PaLoc)
  • Myriam PAREDES, FLACSO-Ecuador
  • Nasser REBAÏ, Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo en el Ecuador (IRD-Ecuador)
  • Charles-Édouard de SUREMAIN, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS-DF México)/Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo (IRD, UMR 208 PaLoc)

La cuestión urbana en la región andina

Miradas sobre la investigación y la formación

NUEVA PUBLICACIÓN

Se trata del esfuerzo conjunto de un colectivo de investigadores andinos y franceses quienes nos presentan un balance original de los estudios urbanos y los grandes desafíos planteados por la ciudad en los últimos 25 años en Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.
Editores científicos:
Pascale Metzger, Julien Rebotier, Jérémy Robert, Patricia Urquieta y Pablo Vega Centeno 

Edición de: Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE)

Con el apoyo de: IRD, PNUD, IFEA, CNRS

cuestion-urbana-large

Transformaciones familiares en la Amazonía y los Andes

Reseña de las Tardes de l@s Jóvenes Investigador@s del IFEA 

Presentación de Mathilde Van Drooghenbroeck y Erik Pozo Buleje

En esa tarde del IFEA, dos investigadores presentaron sus resultados de campo e intuiciones de investigación, acerca del tema: “Las transformaciones familiares en la Amazonía y los Andes peruanos”.

La primera presentación estuvo a cargo de  Mathilde Van Drooghenbroeck, candidata al doctorado en ciencias políticas y sociales por la Universidad Católica de Louvain (UCL, Bélgica), así como becaria del Centro de Estudios del Desarrollo (DVLP) y del Centro interdisciplinario de Investigación sobre las Familias y las Sexualidades (CIRFASE).

Mathilde nos presentó una fase intermedia de su tesis doctoral sobre el tema “Las paternalidades y organización social del cuidado infantil en el contexto andino urbano”. Su estudio se enfoca en la ciudad de Ayacucho, provincia de Huamanga, ubicada en la sierra sur del Perú y tiene como objetivo principal analizar cuáles son y cómo se producen las prácticas de paternidad entre padres co-residentes de al menos un hijo de entre 1 y 5 años.

Presentación Mathilde

Presentación Mathilde Van Drooghenbroeck

Mathilde empezó por aclarar el interés empírico de estudiar la ciudad de Ayacucho por el contexto histórico de violencia política, la urbanización acelerada y el crecimiento de la sociedad de consumo, llevando a una mezcla entre cultura andina y cultura globalizada. Definió las “prácticas de paternidad” a partir de la propuesta teórica de Doucet (2006) diferenciando una dimensión material y una dimensión moral del cuidado, e incluyendo el “cuidado masculino” que se refiere a las actividades de juego, paseo y deporte. Con su estudio, Mathilde busca mapear la “organización social del cuidado” partiendo de los padres hasta el sistema social alrededor de los hijos y los distintos regímenes del cuidado (Estado, mercado, sociedad civil y familia).

Para definir sus primeras hipótesis relaciona por un lado, los diferentes grados de participación del padre en el cuidado de sus hijos, desde la ausencia hacia la participación activa y por otro lado el nivel socio-económico de la familia. Continuó con la presentación de su marco metodológico, que consiste en una primera fase cuantitativa a través de encuestas con 525 madres que permitió seleccionar de manera más representativa los padres a entrevistar en la segunda fase cualitativa, en la que se realizaron 37 entrevistas a profundidad. Otros métodos usados fueron los relatos de vida, permitiendo identificar las trayectorias personales de los padres y la retro-alimentación a partir de la restitución de los resultados intermedios.

A partir de esas dos fases de recolección de datos, Mathilde nos presentó sus primeros resultados estructurados según dos ejes centrales: los discursos sobre paternidad por un lado (del discurso del sustento al discurso del cuidado) y las prácticas de cuidado por otro lado (de limitadas a activas). Un primer resultado fue que el nivel socio-económico permite explicar las variaciones en los discursos, los padres con menores ingresos teniendo un discurso más enfocado en el sustento. Un segundo resultado fue que la división sexual del trabajo permite explicar las variaciones en las prácticas, los padres teniendo prácticas más activas cuando las mujeres trabajan. Además, otro resultado fue que el nivel socio-económico define los dispositivos del cuidado, las familias con ingresos altos acuden a cunas particulares.

Sin embargo, Mathilde relativiza sus resultados resaltando las limitaciones de esas categorías sociales para explicar ciertos discursos o prácticas. Resaltó la importancia de los discursos y la existencia de distintas “ideologías del género” que diferencian representaciones globalizadas del cuidado, por ejemplo a través de cunas privadas y representaciones más tradicionales, vinculadas por ejemplo a migrantes rurales. Otro elemento que ha aparecido como transversal a la mayoría de los padres es el “discurso del cariño”, que traduce un cambio generacional con la imagen del “nuevo padre” en un contexto post-conflicto y globalizado.

Debate con el público

  • Como comentarista, el doctor Robin Cavagnoud mencionó la importancia de tomar en cuenta los cambios demográficos de la fecundidad en el país, que se traducen por un menor número de hijos por familia (desde hace 10 o 15 años, este número ha bajado de 4.5 a 3.4 hijos por mujer en la sierra) y su vínculo con las prácticas de paternidad. Confirma el interés de realizar un análisis multifactorial (social, cultural, político, nivel escolar, composición de la familia…) para entender este fenómeno;
  • También hizo la pregunta acerca del caso específico de los padres adolescentes y de primeros hijos no planificados;
  • Comentó como el estudio de Mathilde demuestra una transición de un lado patriarcal hacia un lado democrático, con una nueva división de roles y toma de decisión;
  • Finalmente, comentó sobre el interés de aplicar el método de la bibliografía intergeneracional para entender las trayectorias de vida de los padres, y la posibilidad de entrevistar a las madres para contrastar los discursos de los padres;
  • Otra participante hizo un comentario sobre la necesidad de definir con precisión el concepto de globalización, para entender su influencia en las practicas del cuidado, a lo cual Mathilde explica por ejemplo que la ideología más globalizada entra por las cunas privadas y una cierta imagen del niño como autónomo. La misma participante propone diversificar la tipología de los discursos incluyendo el discurso del cariño y las representaciones de género.

La segunda presentación fue realizada por Erik Pozo Buleje, docente de la PUCP  y candidato al doctorado en Etnología y Antropología, en co-tutela con la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y l’École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS),

Erik nos presentó parte de sus resultados de investigación sobre el tema “Eclipse de la prescripción: las transformaciones de las relaciones de la alianza matrimonial y el surgimiento de una nueva morfología social entre los awajún de la Amazonia peruana”. Su estudio se enfoca en la comunidad Supayaku, de la etnia awajún de familia lingüística jíbara, en la Amazonia del Norte del Perú, más precisamente en la provincia de San Ignacio del departamento de Cajamarca. Erik Pozo se interesa en particular en este pueblo Amazónico dado que los sistemas de parentesco en esta región son complejos, y constan de una terminología muy rica, que muestra bien que toda relación de parentesco es una construcción social y no deriva simplemente de la biología.

Para empezar, Erik Pozo explicó que el padrón de asentamiento tradicional awajún, desde el punto de vista demográfico, no se desarrolla en un solo lugar, sino que se compone de unidades domésticas dispersas en las riberas de los ríos, que tienen entre sí relaciones fuertes de parentesco y que suelen reunirse a ciertas horas del día. Erik subrayó dos dinámicas en este padrón de asentamiento: la creación de un nexus endogámico, o unidad territorial y política en la cual se realizan el conjunto de alianzas y donde los lazos de parentesco se reproducen, y el principio de residencia uxorilocal (los jóvenes esposos se van a vivir al pueblo de los padres de la mujer). El enfoque de Erik busca relacionar el padrón de asentamiento, la emergencia de un territorio, con el sistema de parentesco.

“Comunidad Nativa” awajún - Erik Pozo

“Comunidad Nativa” awajún – Erik Pozo

Luego de definir las características principales del padrón de asentamiento awajún, Erik Pozo nos introdujo a la terminología awajún de parentescos. Nos reveló que para los awajún, existen diferencias muy importantes entre los parientes consanguíneos y los parientes por matrimonio: todo el universo awajún y su estructura familiar se organizan en referencia a esta distinción.

Así, Erik nos explicó, a través de la terminología utilizada por los awajún, las relaciones de alianza matrimonial que existen entre parientes. Los awajún usan la misma terminología para referirse a su madre o a la hermana de ella y de igual manera se refieren a su padre y al hermano de él. Los hijos de aquellos tíos son primos hermanos. En cambio los primos cruzados, es decir los hijos del hermano de su madre o de la hermana de su padre, se designan como esposos potenciales, o cuñados. Por ejemplo: el hijo de un matrimonio tiene por antsug (esposa potencial o real) a la hija de su tío materno al que llama diich (suegro potencial o real). el poder prescriptivo de estas designaciones, es decir el tener que casarse efectivamente con su antsug o prima cruzada para un individuo, poco a poco ha desaparecido, como lo refleja muy claramente el dicho awajún : “El awajún moderno no se casa con su prima”.

A partir de esa constatación, el propósito de Erik, citando a Claude Levi-Strauss en Les structures élémentaires de la parenté (2015: 90), es averiguar cómo los individuos viven el cambio de las estructuras parentales, dado que es un tema de investigación muy poco estudiado y menos aún en ese contexto.

Erik Pozo se inscribe en la línea de los estudios etnográficos llevados a cabo en los años 1960 y publicados en los años 1980, en particular el trabajo de Michael Brown (1984), que presenta el cuadro de términos de parentesco awajún a partir del estudio de 65 matrimonios (donde consta que un 70 % se han casado con su antsug), y de manera más reciente, un estudio realizado por Jaime Regan e Isaac Paz Suikai, publicado en 2008, analizando una muestra de 12 matrimonios de 10 hermanos, que revela que el sistema de parentesco tradicional sigue funcionando.

Erik Pozo concentra su análisis en el sistema de parentesco de la comunidad Supayaku, lo cual lo llevó a hacer un análisis de las evoluciones espaciales del padrón de asentamiento de la comunidad, enriqueciendo el aporte de sus predecesores con una dimensión territorial y geográfica. Mostrándonos un mapa de la comunidad nativa matriz Supayaku, Erik nos reveló el desplazamiento del centro de la comunidad en los últimos 50 años. Siempre se ubica en las riberas del río, pero poco a poco, se han ido reconociendo como comunidades anexas otros pequeños centros poblados. Su reconocimiento ha constituido un hito importante ya que se instalaron por iniciativa del gobierno escuelas, y puestos de salud.

Otra evolución observada por Erik es la de las casas awajún, que antes eran más grandes, y que ahora son llamadas “chozas modernas”, y compuestas de dos pisos. Cuando antes los espacios estaban repartidos según una visión cosmogónica awajún, ahora Erik las califica de espacios “mestizos”, dado que la reconfiguración del espacio favorece un espacio de socialización en la parte delantera de la casa, y un balcón para ver a los jóvenes jugar fútbol.

imagen2

La “comunidad nativa” matriz- Erik Pozo

Pero no es lo único que ha evolucionado en las últimas décadas: Erik nos explicó que las alianzas matrimoniales se han vuelto cada vez más complejas, dado que la fuerza prescriptiva del antsug ya no es tan operativa como antes en las uniones. Muchas veces se dan matrimonios oblicuos, es decir que uno se casa con los hijos de su antsug, y el hombre, que tiene la posibilidad de ser polígamo, puede tener dos esposas que son hermanas, y/o recuperar la esposa de su hermano fallecido.

Por otro lado, la aparición de escuelas y de colegios abre una transición, un lapso de tiempo en el cual los niños no se casan. Se crea así una brecha que se llama “juventud”, en la cual el peso de antsug es menos fuerte, y menos prescriptivo. Los jóvenes conocen a otros jóvenes fuera de su círculo de parentesco, y emergen relaciones de noviazgo. El joven puede llamar al padre de su novia diich a modo humorístico.

Desde luego, Erik Pozo se preguntó si emerge una nueva morfología social. Nos explicó que el padrón de asentamiento ha desaparecido, dado que la uxorilocalidad por ejemplo ya no es obligatoria, para dar lugar al concepto de comunidad nativa y de sus comunidades anexas (“Nuevo Cuchín” es la comunidad anexa de Cuchín, por ejemplo). Se observa una fuerte movilidad, con la creación de anexos compuestos de más o menos 15 personas, que son generalmente una familia, o varias familias emparentadas.

Erik Pozo observa que el nombre de los territorios, de esas comunidades anexas, se convierte en epónimos de las personas que viven en ellos. Ese nombre se transmite a los hijos que nacen en ese territorio, y lo guardan inclusive si se van a vivir a otra localidad. Cada vez más, la pertenencia a un territorio define la identidad de los individuos.

Charla con el público:

  • Robin Cavagnoud mencionó el conjunto masivo de datos brutos que han sido trabajados por Erik, y que todavía quedan por analizar, y preguntó sobre las orientaciones sexuales como motivación para el desplazamiento hacia otras localidades. Erik observó que existen muchos homosexuales awajún, pero se encuentran principalmente en el departamento de Amazonas, y menos entre los Supayaku de San Ignacio. Erik subrayó que los roles tradicionales de hombre y mujer no se apoyan en el sexo de los individuos, sino más bien en el género, pero que se rechazan a los individuos que oscilan entre ambos géneros, masculino y femenino.
  • Se preguntó sobre la posibilidad que se transformen completamente la organización y la estructura del parentesco a través de la difusión de la escolarización. Erik mencionó las múltiples variables que contribuyen a los cambios observados:
  • La escolarización;
  • La Iglesia y evangelización, que han contribuido a la nucleación; en todos los anexos existe una iglesia;
  • La transmisión por herencia de las tierras implica que una comunidad nativa no debe de perder a sus anexos.
  • Estos elementos van transformando e influenciando a las comunidades, pero desde el punto de vista de su cosmología, ellos continúan a subrayar la alteridad para formar su identidad. En una lógica de depredación, ellos agarran esos elementos exteriores, los integran, y los articulan con lo que existía antes.
  • Se preguntó acerca de las concesiones mineras que existen en la provincia de San Ignacio. Erik contestó que la presencia de concesiones mineras ha contribuido al distanciamiento de las comunidades Supayaku y los Naranjos, que ambas forman parte de la etnia awajún: los Naranjos están a favor de las minas, pero los Supayaku no lo están. Esta oposición ha reforzado la pertenencia nominal de las personas a su territorio.
  • ¿Por qué existen dos comunidades distintas? Erik mencionó que las dos comunidades pertenecen a dos distritos diferentes desde el punto de vista jurídico, pero que también existe el relato de un éxodo de dos hermanos, venidos de Amazonas, un guerrero y un chamán, y que por buscar recursos y alimentos, el guerrero fue explorando, ocultando al otro la existencia de tierras difíciles de acceso. Al descubrirlo el otro hermano, se pelearon y se dividieron las tierras.

Erik Pozo ha recolectado un amplio conjunto de datos y se ha integrado profundamente a esta comunidad, para analizar el periodo de transición de esta sociedad awajún, que poco a poco hace caer la prescripción del antsug, para integrarse a la emergencia de una nueva morfología social. Erik analiza cómo perciben en el tiempo este cambio importante del sistema de parentesco los individuos. Además, la investigación muestra una notable originalidad al relacionar, en un periodo de 50 años, la estructura de parentesco awajún con el padrón de asentamiento de la comunidad en el espacio, la creación y la reconfiguración del territorio de esa comunidad, volviéndose una reflexión no solamente desde el punto de vista de la antropología, sino también un análisis propiamente geográfico. Muestra una íntima relación entre territorio e identidad, padrón de asentamiento y relaciones de parentesco.

A modo de conclusión

La reseña cruzada de las dos presentaciones acerca de las transformaciones familiares en la Amazonia y los Andes permite sacar algunas conclusiones generales acerca del tema:

  • Importancia de los factores sistémicos o externos para explicar las transformaciones familiares: globalización, territorialización, violencia política del Estado;
  • Importancia del factor espacial: urbano/rural, andino/amazónico, cambios territoriales;
  • Importancia de las representaciones de género y sus evoluciones a lo largo de las generaciones: el padre, el suegro.

Bibliografía – Presentación de Mathilde

-Doucet, A. (2006). Do men mother?: Fathering, care, and domestic responsibility: University of Toronto Press.

-Faur, E. (2011). A Widening Gap? The Political and Social Organization of Childcare in Argentina. Development and Change, 42(4), 967-994.

-Freyre Valladolid, M., & Edgardo, L. M. (2011). Brechas de Género en el Uso del Tiempo. Lima: MIMDES.

-Fuller, N. (2000a). Paternidades en América Latina. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

-Ortiz Rescaniere, A. (1993). La pareja y el mito. Estudio sobre las concepciones de la persona y de la pareja en los Andes. Lima, Pontificia Universidad Católica del Perú

Bibliografía- Presentación Erik

Brown, Michael F. 1984. Una Paz Incierta: Comunidades Aguarunas Frente Al Impacto de La Carretera Marginal. Lima: Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica.

Dreyfus, Simone. 1993. “Systèmes Dravidiens À Filiation Cognatique En Amazonie.” L’Homme 33(126):121–40.

Silva, Marcio. 2004. “Parentesco E Organização Social Na Amazônia: Um Rápido Esboço.” Anuario de Estudios Americanos 61(2):649–79.

Surrallés, Alexandre. 2000. “La Passion Génératrice. Prédation, Échange et Redoublement de Mariage Candoshi.” L’Homme 154-155(Question de parenté):123–44.

Viveiros de Castro, Eduardo and Carlos Fausto. 1993. “La Puissance et L’acte. La Parenté Dans Les Basses Terres d’Amérique Du Sud.” L’Homme. 126- 128 (La remontée de l’Amazone):141–70.

Reseña redactada por Nina Montes de Oca y Emilie Dupuits