Conflictos y lecturas políticas de la gestión del agua en Chile y Perú

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Chloé Nicolas-Artero (U. Paris 3) y Kyra Grieco (EHESS)

AGUA Y ACUMULACIÓN POR DESPOSESIÓN EN CHILE: EL ROL DE LAS ORGANIZACIONES DE USUARIOS EN EL DESPOJO DEL RECURSO

El 28 de abril de 2017 Chloé Nicolas-Artero presentó los avances de su investigación de doctorado aportando las primeras conclusiones derivadas del trabajo etnográfico que realizó durante dos estadías en Chile en 2016 y 2017. Chloé es candidata a doctora en geografía de la Universidad Sorbonne-Nouvelle Paris 3. Comenzó su doctorado hace dos años en el laboratorio Centre de Recherche et de Documentation des Amériques (IHEAL/CNRS-UMR7227) y recibió éste año un auspicio del Institut des Amériques. La presentación intenta problematizar el proceso de gestión del agua en la cuenca semiárida del Río Elqui, Región de Coquimbo, Chile.

Esta problematización comienza con identificar que el Código de Aguas chilena separa los derechos del agua de los derechos de la tierra, convirtiéndolos en propiedad privada mediante la dotación de “derechos de agua” y creando un “mercado del agua”, en el cual se transan los títulos de los derechos de agua como bienes privados de libre uso, goce y disposición de su dueño. En este contexto, el Código de Aguas disminuye el rol del Estado como garante de derechos sociales y ente regulador, lo cual ha aumentado la conflictividad y la judicialización de los conflicto en torno a la propiedad y gestión de dicho recurso, aumentando el poder de los jueces como poder del Estado. Este rol del Estado y del mercado reconoce el autogobierno de las aguas superficiales tanto de las Juntas de Vigilancia y Comunidades del agua como de las organizaciones de usuarios formadas por los titulares de los derechos de agua, encargados de la distribución en los territorios.

Cuenca: 9825 km2. Promedio histórico de precipitaciones en Vicuña 102,9 mm (1971 – 2016)
/ Créditos: Chloé Nicolas- Artero

Se analiza este caso desde los enfoques de la Geografía Jurídica Crítica y la Ecología Política de las Aguas, desde los cuales se identifican dinámicas de exclusión en el ciclo socio hidrológico que construyen paisajes híbridos, es decir, paisajes que expresan relaciones de integración e interdependencia entre la naturaleza y relaciones sociales de poder. Desde este abordaje, se realiza una crítica al concepto de Acumulación por Desposesión al presentarse como un concepto globalizante y totalizante, evidenciando las particularidades de la problemática chilena y, en particular, del caso de la gestión del agua en la cuenca del Río Elqui, que da luces de cómo se actualizan y reconfiguran los procesos de acumulación y despojo sobre recursos naturales en distintas latitudes y realidades sociales.

Los resultados preliminares de la investigación indican:

1) Despojo por castigo de no regularización. La construcción del embalse Puclaro en 1999 implicó la constitución de una nueva Junta de vigilancia en el río para que los regantes reembolsasen parte de la obra. En ese contexto se regularizaron las comunidades de agua de la cuenca, ya existentes, y se perfeccionaron o regularizaron los derechos de agua de los titulares inscritos en las comunidades. Los usuarios que no pudieron demostrar la tenencia de sus derechos quedaron no inscritos en las comunidades y despojados de sus aguas.

2) De la regularización al despojo por endeudamiento. Dado que las comunidades del agua son las encargadas de la gestión del agua, se les obliga a responsabilizarse del mejoramiento, la modernización y la tecnificación del riego. Para lograrlo, se legalizaron en el año 2005, lo que las obligó a formalizarse con una estructura empresarial que contempla un gerente y una cuota de inversión, cuya morosidad es castigada con el corte de agua. Esta legalización les permitió endeudarse con bancos para obtener el financiamiento para realizar las mejoras de tecnología e infraestructura necesarias para responder a los discursos de urgencia hídrica.

Sin embargo, la toma de decisiones en las comunidades de agua se da por votaciones con lógicas empresariales, en el cual un derecho de agua equivale a un voto, a diferencia de las votaciones de gobiernos locales, en las que un voto equivale a una persona. Esta estructura privilegia que la mayoría de derechos de agua sea concentrada en pocas manos quienes deciden por la mayoría de los habitantes de la cuenca.

Esta situación condiciona que la distribución de desmarques de agua se dé por mayoría de derechos de agua, generando dependencia de las lluvias en los pequeños propietarios y campesinos, a pesar de la construcción de embalses para enfrentar los ciclos de sequía. Esta desigualdad en el acceso y control del agua se agrava al considerar la subestimación de la oferta y la demanda del mercado del agua por la Dirección General de Aguas (DGA, dependiente del Ministerio de Obras Públicas del Estado chileno) debido a que los puntos de medición de caudales se realizan en lo alto de la cuenca, en los embalses, sin tomar en cuenta las aguas de la parte media y baja de la cuenca, lo cual genera escasez y refuerza el discurso de urgencia hídrica.

3) Nuevos paisajes hídricos: el Rol del Estado. Durante la dictadura se llevó a cabo la Contra Reforma Agraria, concentrando tanto los derechos de la propiedad de la tierra y como los derechos de agua en pocas manos. Esta concentración fue funcional al giro de la economía nacional que apuntaló la industria agrícola extractiva basada en la modernización de la producción primaria exportadora y en la competencia. Dio como resultado el endeudamiento y la posterior quiebra de los pequeños y medianos propietarios ante el avance de los monocultivos y las grandes empresas, vendiendo sus tierras y derechos de agua consuntivos al sector agrícola, minero y sociedades de inversión. Este encadenamiento de hechos da como resultado un nuevo paisaje hídrico, de carácter híbrido, en Elqui-Vicuña, una de las zonas más afectadas por la prolongación de los ciclos de sequía del país.

Vicuña 2017 / Créditos foto: Chloé Nicolas-Artero

Por último, las preguntas y comentarios de los asistentes se orientaron, principalmente, a ahondar sobre la singular normativa chilena en la gestión del agua, única en el mundo, explicándose que la DGA otorgó los derechos de agua en 1981 consuntivos y no consuntivos, es decir, derechos de agua para el aprovechamiento total o parcial de este recurso por su dueño. También surgieron comentarios sobre los actuales cuestionamientos y discusión del Código de Aguas en el Congreso chileno, que se encuentra en trámite en el Senado y que reforma la figura de derechos de aprovechamiento de aguas, pero sólo en aquellas aguas que aún no son otorgadas en derechos a privados, entre otros aspectos de la discusión, siendo un ajuste del mercado de aguas ante la gestión de cuencas hidrográficas en un nuevo escenario de escasez hídrica.

BIBLIOGRAFÍA

Bauer, Carl (2015). Cantos de sirenas. El derecho de aguas chileno como modelo para reformas internacionales. Santiago: El desconcierto.

Blomley, Nicholas (1994). Law, Space and the geographies of Power. New York : Guilford Press.

Boelens, Rutgerd (2001). Derechos de agua y acción colectiva. Lima : IEP.

Bustos, Beatriz et ali (2015). Ecología política en Chile. Naturaleza, propiedad, conocimiento y poder. Santiago: Editorial Universitaria

Harvey, David (2010). Le nouvel impérialisme. Paris : Les prairies ordinaries.

Prieto, Manuel (2015). “Privatizing Water in the Chilean Andes: The Case of Las Vegas de Chiu-Chiu”. Mountain Research and Development, 35(3):220-229.

Robbins, Paul (2004). Political Ecology, Oxford: Blackwell.

Swyngedouw, Eric (2004) Social Power and the Urbanization Of Water. Flows of Power. Oxford: University Press.

CONSTRUCCIÓN SOCIAL DE LOS RECURSOS HÍDRICOS EN CONTEXTOS DE OPOSICIÓN A LA MINERÍA: «EL CONFLICTO CONGA» (CAJAMARCA, PERU)

Kyra Grieco doctoranda (EHESS-CERMA, IFEA) y especialista en temas de conflictos socio-ambientales en contextos andinos, presentó los avances de la  tesis que realiza sobre el caso del «conflicto Conga» (Cajamarca, Peru). A través de las principales etapas de su trabajo de campo (2011-2013), Grieco quiso señalar como el material natural (en este caso el agua) al interior de un contexto de conflicto socio-ambiental (como el caso Conga) puede volverse un “recurso” y de esta forma, adquirir particular atención social, política, (y mediática), terminando por incorporar un valor específico económico, moral, ético y simbólico además de político.

En la primera parte de su presentación, Grieco propuso un resumen de los aportes y los límites que la reciente literatura antropológica está proponiendo sobre el tema de conflictos socio-ambientales. Según ella, el enfoque principal de estas miradas se basa en describir y reflexionar sobre los procesos de inclusión y exclusión que los diferentes sectores de la sociedad involucrada pueden tener frente al bien natural al interior de un proyecto de explotación minero. En otras palabras, el bien natural pasa a ser considerado como un “recurso”, donde una parte de la población termina por tener un mayor acceso y beneficio, a daño de otros sectores que se verán excluidos.

Dicho proceso determina también toda una serie de consecuencias en la posición que dicho bien natural va a adquirir en las relaciones sociales locales y/o nacionales e internacionales. En primer lugar, eso se vuelve en un bien deseado y deseable, símbolo de prestigio y estatus social. En segundo lugar, pasa a convertirse en el símbolo de toda una serie de valores, tanto de uso comercial como de uso cotidiano en el intercambio de las relaciones sociales locales.

Presentación de Kyra Grieco / Créditos foto: Q. MARCHAND

¿Cuáles son los límites que hoy en día la investigación antropológica nos presenta sobre el acercamiento a este tema? Según Grieco, en primer lugar hay que evidenciar como los textos antropológicos se caracterizan por una visión dicotómica y vertical de los actores. En segunda instancia, ellos se enfocan en la reconstrucción de la visión dominante del recurso (es decir reforzando el proceso de consolidación del bien natural en un recurso de escaso acceso). Finalmente, no hay una perspectiva crítica en el análisis de las fuentes orales, es decir de los discursos propuestos por los actores sociales implicados en los acontecimientos.

La antropóloga propone repensar la dimensión social del conflicto como un espacio profundamente polarizado y politizado. Esto implicaría una visión crítica del territorio mismo de inter-dinámica entre actores sociales y reconocer cómo la demanda social, en sus producciones discursivas, ya se encuentra en un estado de desnaturalización.

Posteriormente Kyra Grieco pasó a delinear un análisis sobre los principales tipos de discursos que actualmente protagonizan el debate político sobre el “conflicto Conga” y el “acceso al agua”. Ella muestra como la mayoría de estos discursos tienen una matriz común. El rol de la antropología tendría, por lo tanto, que orientarse a complejizar el análisis de estas producciones discursivas y de sus relaciones con las acciones colectivas. Por ejemplo preguntándose: ¿Cómo los actores interpretan estas prácticas? ¿Qué significado asume, localmente, la utilización de ciertos discursos hegemónicos? Y finalmente: ¿Qué saberes son movilizados en contra del proyecto minero?

Según Grieco, existen diferentes tipos de saberes a los cuales los actores sociales recurren para armar sus protestas y legitimar su oposición a la extracción minera. Ella evidencia cuatro tipos distintos: saberes técnico-científicos, saberes empíricos, sentido común (las metáforas), saberes tradicionales (leyendas, historias orales, diferentes tipos de narrativas).

Al interior de dichos discursos, existe un juego profundo de diferentes tipos de representaciones. Encontramos el Slogan (ej. “El Agua es vida”): pero… ¿qué se entiende por vida? En las construcciones de tipo científico, el agua fuente de vida biológica, mientras en las representaciones simbólicas el agua es una  imagen de la vida social. En este último caso, es particularmente significativo el concepto adoptado de “contaminación”, y su funcionalidad en la representación de una sociedad que se presenta “contaminada” y “desnaturalizada” luego del contacto con la minería.

Otra representación largamente adoptada es la de Agua cómo “ser” socio-político: una entidad autónoma de la laguna, identificada como un “ser” independiente y autónomo. Este tipo de representación es particularmente válida al interior de un discurso sobre de la defensa del agua en relación con la salvaguardia del medio-ambiente y la lucha contra el “cambio del poder” (es decir el cambio de una gestión “campesina” de los recursos ambientales a la de las empresas extractivas).

En conclusión, Kyra Grieco evidencia como todos los discursos son siempre acompañados por ciertas prácticas sociales y políticas. Ella encuentra que la focalización sobre el tema del agua al interior del “conflicto Conga” lleva necesariamente a una politización del acceso a dicho recurso en diferentes escalas.

En la articulación de las políticas de defensa de los grupos opuestos al proyecto minero, encontramos que la amplia producción de discursos políticos y propuestas jurídicas que presentan el agua como derecho (opuesto al discurso empresarial de gestión del recurso), cómo una reivindicación legítima (en vez de una estrategia política), cómo un bien común vinculado al social (no privatizable) y finalmente la representación del agua como modelo de vida y de relación con el paisaje alternativo (en oposición a una visión “extractivista” de la naturaleza).

Reseña redactada  por Patricia González Toro (U. de Chile) y Silvia Romio (EHESS)

Campo político y efectos de Estado en una localidad pesquera del norte del Perú

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Diego Palacios LLaque, Premio Bourricaud 2015

EL CASO DE LA CALETA DE PESCADORES ARTESANALES DE YACILA, PIURA

La presentación realizada el 2 de septiembre de 2016, estuvo cargo de Diego Palacios Llaque, antropólogo de la Pontificia Universidad Católica del Perú, quien presentó su trabajo de licenciatura ganador del Premio Bourricaud 2015. El expositor aprovechó también para compartir con los asistentes detalles de su estancia en Paris y los intercambios que pudo realizar en el IHEAL durante su viaje que formaba parte del premio.

Tras algunos trabajos previos en la selva, Diego Palacios se interesó en el tema de la pesca artesanal desde el 2011 en el marco de un curso de especialidad. El enfoque principal de su investigación era entender la presencia del Estado en las caletas del Perú – y particularmente en Yacila ubicada en la provincia de Paita, al oeste de la ciudad de Piura.

Mapa 1 – Diego Palacios

La intervención del Estado en este espacio rural y aislado del centro de poder se caracteriza a través de la regulación del espacio marítimo y de la actividad pesquera, del desembarcadero artesanal y de la presencia del sargento de playa. En este presentación Diego hizo especial énfasis en la figura del sargento de playa, quién se ubica como intermediario entre el Estado y los pescadores.

Mapa 2 – Diego Palacios

El antropólogo empezó por presentar su pregunta central sobre las maneras en las cuales se vinculan o interactúan las lógicas políticas locales y estatales relacionadas al control del espacio marítimo y la regulación de la pesca artesanal. Esta reflexión se nutre de un marco teórico inspirado de los trabajos de sociología de Bourdieu sobre el campo político para definir “lo que está en juego” o sea el control del espacio marítimo y las formas de pesca que se usan en el espacio. La noción de capital forjada por el sociólogo francés es también utilizada para caracterizar los distintos capitales políticos que pueden adquirir los actores en este campo: el manejo del muelle, el cargo de sargento de playa y las relaciones con los funcionarios del Estado. Finalmente, Diego utiliza el concepto de “efectos de Estado” para afirmar que los dispositivos de regulación del Estado no son factores externos sino que parten de las localidades (Mitchell). Desde esta perspectiva, se puede entender la figura del Estado como un conjunto de prácticas traslapadas con las de los pescadores, o sea ir más allá de la relación “cara a cara” entre el Estado y los sujetos estudiados (Trouiillot, 2011).

Paita- Foto: Diego Palacios

Tras este planteamiento teórico, el antropólogo nos presentó su metodología. Para trabajar el caso de la caleta de Yacila, realizó varias entrevistas y observaciones de campo en la playa y el muelle. A partir de esta inmersión intensiva en su campo de estudio, pudo establecer mapas y árboles de parentesco que utilizó como herramientas de análisis. Los principales sujetos de estudio eran: las autoridades estatales presentes en Paita (Capitanía, FONDEPES, etc), las autoridades pesqueras locales (sargento de playa, administrador del muelle artesanal) y finalmente los distintos grupos de pescadores (balseros, bolicheros y poteros) y comerciantes así como sus respectivas autoridades gremiales. La idea era destacar las diferentes lógicas que entraban en juego entre estos distintos actores desde lo estatal y lo local.

Lógicas estatales de control y regulación

En la calera de Yacila la presencia del Estado se establece a partir de las autoridades provinciales de Paita quiénes realizan el control de los documentos y del espacio marítimo. Sin embargo la ejecución de los mecanismos de control no depende de los funcionarios sino de los pescadores. Allí Diego destacó el rol clave del sargento de playa, quién pertenece a la comunidad de pescadores pero que también forma parte del aparato estatal. Al final se entrelazan dos tipos de lógicas políticas: una formal y otra local que corresponde a los intereses de los funcionarios.

Lógicas locales en el gobierno de la pesca artesanal

A nivel local, el antropólogo se interesó en el proceso de producción de la pesca y en las redes familiares que entran en juego en el establecimiento de las zonas de pesca. Entre las distintas categorías de pescadores se generan pues tensiones y disputas por la forma de pesca y las zonas de captura. Gracias a los arboles de parentesco, Diego pudo ver que las redes familiares atraviesan la organización de la pesca artesanal en Yacila y demostró la importancia para los distintos actores de mantener lazos familiares. Diego establece una categoría de actores que nombra “agentes del poder local”, quienes son los primeros y más antiguos comerciantes que lograron acumular capital económico y ocupar algunos cargos de autoridad en la caleta como la administración del muelle o el sargento de playa. Sin embargo la construcción del muelle hace llegar nuevos agentes (gremios de balseros) y surgen disputas sobre estos cargos y el precio de la pota. Finalmente a nivel local, conviven también dos lógicas: bolichera a través de los agentes “históricos” del poder local y balsera a través de los nuevos actores que aparecen con la llegada de una nueva infraestructura (el muelle).

Encuentros y desencuentros entre lógicas políticas locales y estatales

Los agentes de poder local – bolicheros – siguen acumulando la mayoría de los capitales en juego, gracias a sus relaciones con hombres políticos vinculados con altos funcionarios del Estado pero también a las contradicciones de los balseros. Además, el campo político está todavía atravesado por redes de parentesco que permiten la continuidad familiar de los agentes políticos y evitan las disputas conflictivas o conformacionales entre agentes.

La teoría de los efectos de Estado se verifica a través de la apropiación familiar del muelle: hay encuentros entre los funcionarios y los bolicheros y no entre los funcionarios locales y los balseros. El cargo de sargento de playa finalmente buscar establecer un equilibrio entre la tensión balsera-bolichera y las normas del Estado.

El antropólogo pudo finalmente mapear las lógicas políticas estatales y locales y sus diversas formas de relacionarse en el campo político pesquero artesanal de Yacila,

Esquema – Diego Palacios

La interacción entre las cuatro lógicas políticas (estatal formal, estatal local, local bolichera, local balsera) forman parte del funcionamiento de este campo político. Lo estatal, al estar en constante interacción con lo local genera efectos constantes y diferenciados en el campo político (por la normatividad, desde la materialidad del Estado y desde la autoridad). Lo local se configura a partir sus propias dimensiones (las zonas y formas de pesca artesanal, la historia del campo político, el parentesco y la política gremial. Finalmente, la investigación permitió comprender los espacios pesqueros en relación con los otros agentes (funcionarios del Estado) que intervienen diariamente en sus actividades y así mismo resaltar las formas de despliegue del Estado peruano y la reproducción de jerarquías locales.

Referencias Bibliográficas

BOURDIEU, Pierre, El campo político. La Paz: Plural. 2001.

BOURDIEU, Pierre, El sentido práctico. Madrid: Taurus, 1993.

BOURDIEU, Pierre y WACQUANT, Loïc, Una invitación a la sociología reflexiva. Buenos Aires: Siglo XXI. 2008.

MITCHELL, Timothy, “Society, economy and the State effect”. En Sharma y Gupta, The Anthropology of the State. A reader. Gran Bretaña: Blackwell. 2006.

OCAMPO-RAEDER, Constanza, ““El mar no termina en la arena”: Heterogeneidad, identidad y género en familias de pescadores artesanales de Máncora”. En Debate Agrario, 45; pp. 71-89. Lima. 2011.

REVESZ, Bruno y OLIDEN, Julio, “Piura: transformación del territorio regional”. En Sepia XIV; pp. 718-751. Lima: SEPIA. 2012.

TROUILLOT, Michel-Rolph, Transformaciones globales. La antropología y el mundo moderno. Bogotá: Universidad de los Andes. 2011.

Reseña redactada por Quentin Marchand (IFEA)

 

Cumbia-rock y gráfica popular en Lima

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s IFEA

Presentación de Lucie Miramont

CUANDO LA CHICHA LLEGA A LA ESCENA ALTERNATIVA

 

El viernes 16 de diciembre de 2016, Lucie Miramont presentó su proyecto de tesis en antropología (Universidad de Toulouse 2 / becaria IFEA 2016), en ella se aborda el tema de la música « chicha » en Lima: problemáticas identitarias y procesos de recomposición social en el ambiente urbano. Después de su master en donde estudió el mercado de la pintura chamánica, tras su paso por Lima, le llamaron la atención los afiches de los conciertos de cumbia, llenos de colores fluorescentes. Afiches que a la vez forman parte de la decoración de algunos bares de la capital peruana, principalmente en los distritos de Barranco, Miraflores y en menor medida San Isidro. Paralelamente, se interesó en el estilo de la cumbia peruana, un tipo de música que se escucha en distintas partes de la ciudad, desde Barranco hasta los llamados « conos » de Lima.

La importante difusión esta música a lo largo de la ciudad se explica en gran parte por el papel fundamental de las redes sociales como Facebook entre otros: los afiches de conciertos reemplazan las fotos de perfil, un fenómeno que subraya la intencionalidad por parte de sus diferentes actores y la voluntad de difundir tal cultura cuya heterogeneidad no puede dejar de cuestionarse.

Foto: L. MIRAMONT

En efecto, esta especie de « nueva ola » de la música peruana se propaga fuera de los barrios periféricos donde nació en los 80 y es esta propagación el inicio de los cuestionamientos de la investigadora. Así, su primer postulado es la perspectiva identitaria de dicho fenómeno: la « cumbia peruana » (que es el término más englobante) sería el vector de una identidad compartida por un conjunto, un público diverso en el que se mezclan trabajadores y estudiantes unidos por una afición musical y estética común. Lo que delinearía una identidad peruana plural, de mil caras: mestiza, criolla, costeña, serrana, amazónica. Para comprobar su hipótesis Lucie realizó la siguiente propuesta metodológica: hacer un mapa urbano de los lugares de difusión de la cumbia peruana (conciertos programados y un público interesado).

Sus primeras indagaciones las realizó a partir de las  siguientes preguntas: ¿Cuál es la visibilidad y la audiencia de este movimiento « cumbiero »? ¿Cuáles son los tipos de sociabilidad que se construyen en torno a este movimiento? ¿La chicha o cumbia renovada es un fenómeno de moda? ¿Se trata de una música y una estética que crean consenso y que la gente considera refleja la identidad peruana?

Para realizar una cartografía de este fenómeno musical, social e identitario, ubicó los distintos eventos realizados en Lima por distintos medios: radio, afiches en la calle, redes sociales. Pudo notar que el modo de informar al público varía según las distintas zonas de la ciudad, con un contraste fuerte: en los conos, los modos privilegiados son principalmente la radio, los afiches en la calle y con una presencia menor, Internet; mientras en el Centro y en Barranco, se utiliza casi exclusivamente Facebook para difundir la información. Asistir a un  máximo de conciertos en distintas zonas fue también uno de los requisitos para llevar a cabo la investigación: en el Centro, Barranco, Santa Anita, Los Olivos y el Callao.

Entre las primeras observaciones remarcadas por la doctoranda, señala que no existe interacción entre bandas y públicos provenientes de distintas zonas en una especie de “delimitación territorial”, también señala que existe un desfase entre esos dos tipos de públicos (los provenientes de las zonas periféricas y los que se encuentran más hacia el centro y sur  como Barranco).

Foto: L. MIRAMONT

Lo que se puede llamar la  « performance » del público es distinta también. En distritos como Barranco, el concierto es el evento en sí, la gente va a ver el concierto para disfrutar la música; mientras que en los distritos más populares el concierto es más bien un pretexto de socialización, la gente puede quedarse de espalda al escenario, lo importante no es el show sino la oportunidad de reunirse y compartir.

Al nivel de la música misma,  hay dos corrientes bien distintas según estos dos espacios opuestos. En Barranco y en el Centro de Lima, son grupos más jóvenes de clase media o alta, son músicos que fusionan la cumbia con el punk, el rock, el reggae, y muy a menudo, expresan un compromiso político en sus canciones. Y en estas bandas, hay un énfasis en el huayno, mientras que en los otros barrios, ya no se toca “la verdadera chicha” (la música de los migrantes andinos de los 80, una mezcla de huayno, cumbia y guitarra eléctrica), si no que el toque andino del estilo se va perdiendo mientras se acerca más a la cumbia en un aspecto más tropical con variantes difíciles de distinguir. El tema del arraigo a la tierra y de la condición de los migrantes que trabajaban en Lima ha sido reemplazado por letras acerca de la trilogía temática amor/desamor/alcohol.

La investigadora restringió su zona de estudio a los lugares centrales de Lima para ver como esta « nueva ola de cumbia » se plasmaba en la ciudad y en sus actores. Este proceso de recuperación de un patrimonio cargado de historia como lo es la chicha es una re-creación cultural en la que es particularmente interesante observar las interacciones entre los individuos y la creación de « performances », para ello la doctoranda opto por estudiar a los artistas que presentan los dos aspectos de los que quiere tratar en su tesis: la música y la estética.

En esta red de artistas gráficos y músicos se destacan tres puntos importantes: la cuestión política se trata de grupos que poseen centros de interés u opiniones políticas  que convergen y confluyen; la autogestión como definición de representar una corriente alternativa y el tipo de público que congrega por lo general heteróclito: amigos, universitarios, jóvenes de clase media aficionados al rock y a la música subterránea pero criados con un trasfondo chichero o cubierto, un « background » cotidiano.

A pesar de un mensaje político a menudo reivindicado con bastante fuerza, muchos de los músicos y artistas nunca tuvieron un compromiso partidario afirmado. Más que todo en realidad, hay un peso simbólico en los conciertos: llevan con ellos la idea de autogestión que lucha contra un sistema capitalista opresivo con el propósito de armar una comunidad. Una comunidad de artistas independientes en contra del individualismo. Así el espacio mismo del concierto se convierte en espacio de resistencia, poniendo en su centro la problemática fundamental del espacio y la idea según la cual hay que apropiárselo.

Foto: L. MIRAMONT

Lucie concluye entonces que podría considerarse que estos artistas crean sus propios espacios de expresión para paliar un espacio urbano fragmentado, donde es difícil hacer emerger una nueva propuesta artística. También permiten difundir un mensaje político, en particular contra la corrupción, contra el racismo, promoviendo la igualdad de derechos entre todos los ciudadanos de un país que reconoce su diversidad. Se posicionan como promotores y actores de un movimiento de empoderamiento de lo peruano por los peruanos.

Reseña redactada por : Kyralina Rubio López

Les nouveaux boursiers et leurs thèmes de recherche

Pendant le deuxième trimestre de l’année l’IFEA a reçu ses nouveaux boursiers (convocation 2017), qui ont initié leur recherches de terrain.

Nous avons reçu au siège administratif, lors de leur passage à Lima, à Katya Valladares Domínguez et Alicia Espinoza, gagnantes de la bourse Carlos Brignardello en Archéologie.

Katya Valladares (Photo: K. Pacheco)

Katya Valladares propose une recherche intitulée : “Exploration des identités sociales des individus chimú depuis une perspective bio archéologique sur le site archéologique de Chan Chan, Pérou”, dans le cadre d’un master en Bio archéologie de l’Université de Western Ontario, Canada ; et Alicia Espinoza est doctorante de l’Université Paris 1 Panthéon Sorbonne (UMR 8096) et étudie les : « Filiations culturelles et  contacts entre les groupes sociaux de la côte nord du Pérou à la Période Intermédiaire Ancienne (200 av. – 600 apr. J.-C.), Étude des traditions techniques de la production céramique des populations Virú-Gallinazo ». 

Par ailleurs, les boursiers andines: Gabriel Ramón Joffré, Martha Cecilia Ruiz Muriel et Gina Paola Rodríguez Montenegro (chercheurs confirmés) ; et Sara Milena Alayón Guevara et Patricio Alonso Alvarado Luna (jeunes chercheurs), ont aussi commencé leurs travaux de terrain.

Gabriel Ramón Joffré, Alicia Espinoza y Patricio Alvarado

Gabriel Ramón, professeur du département de Humanités de la PUCP  a pour sujet de recherche : « Les potiers itinérantes de Cuzcudén (San Pablo, Cajamarca): apprentissage, production et circulation céramique dans les Andes septentrionales péruviennes ». Martha Ruiz, chercheuse invitée de la FLACSO siège Equateur, et docteur en Sciences Sociales à l’Université Libre d’Amsterdam, réalise sa recherche sur le sujet:  “Femmes migrantes dans le commerce sexuel et frontières dans la région andine : au-delà de la criminalisation ». Gina Rodríguez est docteur en Sciences Sociales, chercheuse de l’Institut d’Études d’Amérique Latine et le Caraïbe (IEALC) et  de l’Institut de Recherche Gino Germani. Son thème de recherche est « Violence para-institutionnel, le conflit social et construction de l’État  au Pérou et Colombie (1980 – 2003) ».

Gina Paola Rodríguez Montenegro (Photo: K. Pacheco)

Patricio Alvarado, étudiant du master d’Histoire à la PUCP, étudie: « Le Haut-Pérou et la contre-révolution vice-royale : les effets politiques, militaires et territoriaux de la réincorporation du Haut-Pérou à la vice-royauté péruvienne, 1811-1826« ; et Milena Alayón, étudiante du master en géographie à l’Université Nationale de Colombie, prépare sa thèse : “Configurations territoriales du conflit armé dans la ville de Tumaco (Colombie)”.

Destinées au bénéfice des étudiants et chercheur(e)s des sciences humaines, sociales et sciences de la vie, les bourses de l’IFEA ont contribué au développement de la recherche à la région andine dès leur origine en 1998.

 

Jornadas de Jóvenes Americanistas 2017

“Espacios y lugares de los conflictos”

Definir el espacio como lugar, comprender los conflictos y los actores que intervienen en ellos, abordar el papel del investigador superando las terminologías y los conceptos de sus propias disciplinas, fue el reto enfrentado por los jóvenes investigadores en la última edición de las Jornadas de Jóvenes Americanistas (JJA) 2017 “Espacios y lugares de los conflictos”, que se realizaron del 3 al 5 de julio, en Lima y Madrid simultáneamente.

El evento significó una oportunidad para establecer nuevos puentes de reflexión científica y de colaboración entre América Latina y Europa. Acogió conjuntamente tres conferencias magistrales a cargo de Evelyne Mesclier (IFEA), Carlos Malamud Rikles (UNED) y Deborah Delgado Pugley (GICO-PUCP), dos días de  talleres y una salida de campo (en Lima) que consistió en una visita guiada por el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión social (LUM) y un recorrido del tramo Sur de la línea 1 del Metro de Lima presentado por Quentin Marchand (IFEA) y Karina Chávez (PUCP).

Inauguración en Lima: Sofía Castro, Audrey Chérubin, François Bignon y Quentin Marchand

Esta combinación de actividades tuvo como objetivo favorecer la reflexión colectiva sobre la temática doble de los espacios y los lugares considerados dentro de las situaciones de conflicto y permitió a cada participante presentar su experiencia metodológica y participar activamente en los talleres que fueron organizados en tres grupos de trabajo. Los intercambios alimentarán una producción colectiva posevento.

Las jornadas se realizaron por primera vez en 2010 en el Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA), como una iniciativa de estudiantes de doctorado en Ciencias Sociales y Humanas, teniendo como objetivo el proponer un espacio de discusión interdisciplinaria e internacional, abierto a las diferentes disciplinas y metodologías. En las siguientes ediciones se sumaron a la organización el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA) y desde hace dos años la Casa de Velázquez, sede de las jornadas en Madrid.

Esta octava edición se realizó gracias al apoyo de instituciones francesas y latinoamericanas como la Pontificia Universidad Católica del Perú, sede de las jornadas en Lima, el Instituto de las Américas (IdA), la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), el Instituto Francés de América Latina (IFAL) y la Cooperación Regional Francesa para América del Sur.

Jóvenes Americanistas 2017  en Lima

 

Conectando océanos, vínculos sociales y éxodos mercantiles en el trayecto comercial Lima – Saint Malo

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s IFEA

Presentación de Raúl Alencar

La intervención de Raúl Alencar (PUCP) se realizó el 17 de marzo de 2017 y consistió en la presentación de su proyecto inicial de tesis de doctorado en Historia con el que busca analizar las relaciones sociales entre comerciantes y las diferentes políticas comerciales europeas de la primera mitad del siglo XVIII.

El contexto histórico en el que se ubica el proyecto, el periodo borbónico temprano, ha sido identificado por el autor como una etapa poco atendida por la historiografía. Para comprenderlo es necesario remontarnos a procesos como el monopolio comercial de España con sus colonias americanas. Una de las finalidades de este sistema fue el de controlar la extracción de metales y el comercio desde y hacia América. El principal dispositivo para su consolidación fue el sistema de flotas y galeones que consistía en el resguardo obligatorio de las flotas comerciales por barcos de guerra. La piratería, las afrentas y el contrabando eran riesgos que buscaron ser superados con el establecimiento de flotas militares en la península ibérica, en el Caribe y en el Pacifico.

El sistema era principalmente financiado por el “impuesto a la avería” que recaía sobre los comerciantes y que se vio considerablemente incrementado durante el siglo XVII. Esto incentivó una gradual expansión del fraude en la declaración de mercancías, así como al contrabando por rutas y puertos no autorizados. Estas prácticas fueron llevadas a cabo principalmente por mercaderes franceses, ingleses, holandeses y genoveses que encontraban oportunidad en los problemas de abastecimiento de manufactura por parte de España.

Raúl Alencar (Historia- PUCP)

En esta etapa un personaje como Louis de Lille refleja esta generalización de estas prácticas. Belga y amigo cercano del rey Louis XIV, establece una red de contrabando paralela a los intercambios legales con consentimiento de las autoridades que se beneficiaban ilícitamente. Asimismo en estrecha relación con el director de la compañía negrera y en confabulación con el virrey logran hacer muchos beneficios y acumulan fortunas con el tráfico ilícito e irregular de mercancías.

Por otra parte, los cambios dinásticos de Habsburgo a Borbón ponen a España en posición de dependencia en relación a Francia, por el apoyo militar recibido. A través de la alianza con Louis XIV, Francia busca tener mayores concesiones comerciales para alcanzar mercados americanos. Se genera una tolerancia a los desplazamientos cada vez más importantes de mercaderes franceses que colocan productos directamente en plazas importantes como Panamá, Caracas, Buenos Aires y Lima. Así, la presencia francesa fue particularmente elevada en relación a otros orígenes europeos (esto ha sido trabajado por autores tales como Malamud en la obra Cádiz y Saint Malo en el comercio colonial peruano: 1698-1725).

Como parte de sus políticas expansivas el rey de Francia formaliza dos compañías navieras comerciales, la Empresa del Mar de Sur y la Empresa de la China que representan al reino a través de las rutas mercantiles. Pronto se dan cuenta que negociar con los virreinatos americanos es muy rentable debido a la demanda de manufactura muy poco satisfecha por España.

El proceso se ve reflejado por otra parte en el establecimiento de casas comerciales pertenecientes a familias de Saint-Malo. Desde ese puerto bretón, en ese entonces el más importante en comercio con América, se exportaban principalmente productos manufacturados como telas, y tuvo a su vez un rol importante en el tráfico de esclavos de origen africano. Las elites de Saint-Malo estaban interesadas en plata sin sellar, no declarada a las autoridades y de difícil trazabilidad. El auge se da entre 1700 y 1725, cuando estalla la cuádruple guerra de España contra Francia.

Posteriormente, aparece un nuevo orden comercial post-monopólico que sacude fuertemente los vínculos mercantiles tanto para las elites comerciales limeñas como las de Saint-Malo. Inglaterra juega un rol clave, tras enfrentamientos bélicos en los que España se ve obligada a negociar la paz dando mayores concesiones a los ingleses. Ello también marca el fin del sistema de flotas y galeones, establecido en el siglo XVII, que se ve reemplazado por el “navío de registro” que consistió en un registro de la carga de cada barco en el puerto de salida y destino, ya sin necesidad de escoltas. Por otra parte, se le dio a Inglaterra la posibilidad de enviar una flota comercial una vez al año a Panamá.

En este contexto, el objetivo principal de la investigación presentada es analizar el auge y la decadencia del circuito comercial entre Lima y Saint-Malo, desde una perspectiva de historias conectadas. Esta perspectiva busca realizar un análisis histórico balanceado de diferentes regiones vinculadas del mundo, y tiene como vocación superar el etnocentrismo historiográfico al equilibrar fuentes e interpretaciones de sociedades distintas.

En este sentido, el contacto social y comercial entre limeños y pobladores de Saint-Malo son dos aspectos centrales a ser estudiados. En cuanto a los agentes comerciales limeños, implica primordialmente personajes nacidos en América y que en este sentido tendrían una identidad “criolla” o “americana”. El análisis se basa en el examen de archivos vinculados a personajes y familias asentadas en ambos puertos, las fuentes principales son notariales y empresariales, como la Agenda de Lima. Cabe mencionar que la revisión de fuentes francesas es una tarea aún pendiente para este proyecto.

Reseña redactada por Manuel Etesse (Paris Descartes- PUCP)

 

Sociología de la juventud: metodología

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s IFEA

Presentación de Manuel Etesse y Antonio Velázquez

CAMINOS HACIA LA VIDA ADULTA EN LIMA METROPOLITANA: PERSPECTIVAS METODOLÓGICAS

El viernes 3 de marzo del 2017, recibimos a Manuel Etesse y a Antonio Velásquez para una sesión sobre sociología de la juventud, con enfoques metodológicos y ambientalistas. La importancia del estudio de la juventud peruana fue subrayada en las mismas ponencias por el peso demográfico del rango de 15-20 años, quienes nunca han sido tan numerosos en el país (figura 1).

Figure 1. Autor: Manuel Etesse

Manuel Etesse, estudiante de doctorado en Sociología (EHESS y PUCP) y becario del IFEA, presentó avances de su tesis bajo el título: “Caminos hacia la vida adulta en Lima: perspectivas metodológicas”, en la cual abordó las dificultades de manejar juntos los enfoques cualitativo y cuantitativo, aunque propuso herramientas para superar los obstáculos, con el objetivo de llegar a un entendimiento descriptivo y luego explicativo del tema.

Además de un peso particularmente acentuado, la categoría de los jóvenes peruanos sufre también de una inédita desigualdad social, un ejemplo de ello son las pruebas PISA que evalúan y comparan a los quinceañeros en el mundo muestran que el Perú es el país donde el rendimiento académico está más relacionado con el origen social. De ahí surge la interrogación de saber cómo se estructuran las trayectorias sociales de la salida del colegio hacia la adultez, en Lima metropolitana.

Para su estudio, Manuel Etesse se apoya en el enfoque biográfico desarrollado por la sociología francesa y anglosajona, que tienden a considerar las estaciones de vida como una construcción social más que un hecho biológico. Analizar las trayectorias de los jóvenes limeños implica estudiar las transiciones hacia la autonomía  y la independencia individual que se resumen muchas veces en ¿qué hacer después del colegio? y que encarnan en las dos dimensiones productivas (trabajo o estudiante) y familiar de los individuos. Estos elementos son parte de un camino a veces difícil para asumir nuevos roles sociales.

Para separar a los jóvenes en grupos de análisis, el ponente usó dos vectores analíticos: el género (hombres o mujeres) y el sector social que está constituido del lugar de residencia la proveniencia geográfica y el grupo socio profesional. La proveniencia geográfica ha sido objeto de discusiones con los participantes, sobre la conveniencia de dividir entre centro y conos, y sobre la movilidad residencial entre los diferentes sectores geográficos de Lima que podrían llevar a inexactitudes en las estimaciones. Manuel Etesse precisó su estrategia y comentó que en Lima la migración de los conos hacia los distritos más cotizados de la capital es la trayectoria típica de los jóvenes con éxito, mientras que en París los jóvenes se alejan cada vez más del centro de la ciudad cuando viene el momento de fundar una familia. Consultado sobre el peso del criterio étnico en las trayectorias de jóvenes, el sociólogo contestó que el origen étnico, medido por la lengua materna y el lugar de nacimiento, era una variable en proceso de análisis cuyos resultados aún no son definitivos (todavía no procesaba estos datos, pero que según los primeros resultados, y de manera sorprendente, no tenía un peso tan importante).

A continuación, el expositor presentó algunos resultados e interrogaciones basados en el análisis mixto de datos cualitativos y cuantitativos. Para manejar juntas las dos perspectivas, que han sido opuestas muchas veces en las ciencias sociales, el sociólogo se apoyó principalmente en la lectura de Creswell y Plano-Clarck. A la pregunta de si la entrevista cualitativa implicaría un cambio epistemológico que impediría relacionarla con datos cuantitativos, Manuel Etesse rechazó esta posibilidad y enfatizó un acercamiento pragmático en la complementariedad cuanti-cuali.

En cuanto a la perspectiva cuantitativa, ésta sufre del hecho de que las estadísticas nacionales en el Perú no son longitudinales, sin embargo agregando los datos en un análisis de cohorte sintética se puede llegar a reconstituir las trayectorias que se quieren estudiar. Así se ha podido establecer por ejemplo diferencias de edad de matrimonio entre las nuevas clases medias y las clases tradicionales (figura 2). Para explicar estas diferencias el expositor usa su encuesta cualitativa, realizada durante el trabajo de campo en Lima, basada en unos 50 casos en diversas zonas de la capital, de 28-32 años, lo que lo ha llevado a dar un enfoque generacional a sus análisis.

Figura 2. Autor: Manuel Etesse

Bibliografía

CRESWELL Y PLANO-CLARCK, 2011

HORNE, 2001

STEVENS, 1990; FUSSELL, 2005

DE SINGLY, 2000

JÓVENES PENSANDO EL MEDIO AMBIENTE Y EL CAMBIO CLIMÁTICO

Antonio Velázquez estudiante de sociología en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), nos presentó los primeros hallazgos de su tesis de licenciatura sobre las percepciones de los jóvenes de San Juan de Lurigancho sobre medioambiente y cambio climático. Empezó por presentar el marco en el cual desarrollo su investigación y la metodología cualitativa que estuvo empleando. Finalmente mostró los primeros hallazgos de su trabajo exploratorio.

Marco de la investigación, perspectivas metodológicas e hipótesis exploratorias

Antonio destacó su experiencia profesional como especialista en proyectos de desarrollo en zonas de alta vulnerabilidad su trabajo en la cooperación internacional, en organizaciones sociales y en el sector privado. En este campo realizó encuestas cualitativas con una orientación metodológica inspirada de la fenomenología, enfoque que considera que del intercambio entre sujetos se crean conocimientos.

A partir de estas reflexiones metodológicas, decidió orientar su trabajo de tesis sobre el tema del cambio climático con el objetivo de entender como los sujetos obtienen conocimiento en el tema. Decidió por ello enfocarse en los jóvenes adultos de 28 años a 35 años pues son más activos en este ámbito y son los  actores del futuro. Finalmente eligió llevar a cabo su estudio en el distrito de San Juan de Lurigancho ya que es el distrito más poblado de Lima,  presenta una diversidad social y económica muy importante y se caracteriza por poseer zonas vulnerables al cambio climático.

Durante la fase exploratoria que nos presentó, el sociólogo empezó con entrevistas muy abiertas sobre ¿qué percepciones tienen los jóvenes de San Juan de Lurigancho del campo y la ciudad según su nivel socioeconómico? ¿Qué entienden por medio ambiente y contaminación?  Y finalmente ¿Qué entienden por cambio climático?  Como hipótesis planteo que el medioambiente donde vivieron sus padres tienen una influencia en sus percepciones del medioambiente y del cambio climático. En otra hipótesis, propone que el nivel educacional tiene una influencia en  las medidas que se plantean como respuestas al cambio climático.

Rol de los jefes de familia, diferenciación social y educacional como factores relevantes de la sensibilidad ambiental de los jóvenes

Antonio hizo hincapié en que varios encuestados se referían a la vida de sus padres en el campo para definir una relación armoniosa con el ambiente (“la sencillez de sembrar papas y criar cuyes”) y la naturaleza pero también para hablar de los efectos del cambio climático (“problemas de la recurrencia de lluvias torrenciales en la sierra”). Del análisis de las narrativas de los encuestados  destacó que la sensibilidad medioambiental de estos jóvenes estaba directamente vinculada con una opinión positiva de la vida de los padres o abuelos en el campo.

Otro factor relevante, para diferenciar las percepciones de los jóvenes hacia el medioambiente es el entorno en el que viven. Los jóvenes que viven en las laderas donde se desarrollan actividades industriales y comerciales de alcance metropolitano o global dieron respuestas más conceptuales mientras que los jóvenes que viven en parte más altas y quienes son más vulnerables al riesgo ambiental y donde se desarrollan actividades más locales dieron repuestas empíricas.

Finalmente, el nivel de educación en el tema ambiental parece determinar distintas medidas para los efectos del cambio climático de un nivel básico  (“después de una charla mi mama puso plantas para hacer de mi casa un bosque”) hasta más avanzados (“quiero realizar una mini chacra fitotoldeada”).

A partir de estos primeros resultados, Antonio precisa su metodología y elabora sus variables a lo largo de la investigación. Finalmente no presento su guía de entrevista ya más dirigida con objetivos específicos y preguntas más precisas.

Entre los comentarios del público asistente se planteó la cuestión de la elección del rango generacional de los entrevistados, Antonio lo consideró importante porque en San Juan de Lurigancho hay muchas diferencias entre las generaciones.

Se eligió jóvenes a partir de los 28 años hasta 35 años que nacieron en los años 1980 porque tienen la experiencia del conflicto armado y han desarrollado una cultura del ahorro debido a la situación de escasez provocada por la crisis económica. También son personas que terminaron el colegio hace 10 años por lo tanto se puede medir realmente el impacto de su educación en sus percepciones del medioambiente.

François Bignon (IdA) y Quentin Marchand (IFEA)

 

Appel: Journées des Jeunes Américanistes (JJA) 2017

La huitième édition des Journées des Jeunes Américanistes (JJA) 2017 est une initiative des doctorants et jeunes docteurs de diverses institutions européennes et latino-américaines : l’Institut Français des Études Andines (IFEA), le Centre des Études Mexicaines et Centre-américaines (CEMCA), la Casa de Velázquez, l’Université Nationale d’Éducation à Distance (UNED) la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), l’Institut des Amériques (IdA) et l’Université Nacional Mayor de San Marcos (UNSM).

Les Journées des Jeunes Américanistes sont un événement organisé par et pour les universitaires qui sont au début de leur carrière de recherche, dans le but de proposer un espace de discussion interdisciplinaire et international, ouvert aux différentes facettes et méthodes des Sciences Sociales et Humaines. Les huitièmes JJA, “Espaces et lieux des conflits”, se déroulent de façon simultanée à Lima , les 3, 4 et 5 juillet 2017et à Madrid, les  3, 4 juillet 2017. Elles seront l’occasion d’établir de nouveaux ponts de réflexion scientifique et de collaboration entre l’Amérique Latine et l’Europe.

L’édition 2017 accueillera à la fois des conférences magistrales, des ateliers et une sortie de terrain (à Lima). Cette combinaison est destinée à permettre une production collective au cours ou à la suite de l’événement (bilan oral des journées, article ou dossier scientifique publié dans une revue, etc.). Par conséquent, chaque participant sera invité à présenter son expérience méthodologique et à participer de façon active aux ateliers, en intégrant sa réflexion à la thématique des journées.

Les candidats devront compléter le formulaire ci-joint avec toutes les informations indiquées et l’envoyer à l’adresse suivante jovenesamericanistas2017@gmail.com avant le 20 Avril.

Convocatoria / Appel

Formulario Formulaire

.

El estudio sociológico de la legitimidad en contextos a priori desfavorables

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s IFEA

El caso de las prácticas mágicas en la era moderna y de las prácticas políticas en las márgenes urbanas 

Presentación de Fanny Charrasse y Arthur Morenas

LEGITIMIDAD Y LEGITIMIZACIÓN DE LAS PRÁCTICAS MÁGICAS: EL CHAMANISMO EN TÚCUME (PERÚ) Y EL MAGNETISMO EN PARIS (FRANCIA)

Fanny Charrasse, en primer año de doctorado de sociología en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (EHESS-Paris, laboratorio LIERE) bajo la dirección de Cyril Lemieux, presentó el viernes 15 de julio de 2016 una exposición concisa, eficaz y dinámica sobre «Legitimidad y legitimización de las prácticas mágicas: el chamanismo en Túcume (Perú) y el magnetismo en Paris (Francia)».

En este trabajo de comparación de dos prácticas mágicas perteneciendo a zonas geográficas distintas, ella planteó el problema de la patrimonialización y modernización que permite a estas prácticas salir de la zona gris o de la explicita ilegalidad. Más precisamente, cuestionó las dinámicas de transformación que rigen el proceso de patrimonialización.

Partió del problema de la predefinición del chamanismo y del magnetismo: en primer lugar, la predefinición de la misma investigadora que había calificado las prácticas de « tradicionales »: si bien, todos los practicantes no comparten en absoluto este punto de vista sino que algunos (sobre todo los magnetizadores) consideran sus prácticas como «modernas », o «del futuro ». Desde la perspectiva de una sociología pragmática, Fanny Charrasse planteó entonces la interrogación siguiente: ¿quiénes son los que juzgan las prácticas como tradicionales o modernas?

Desarrolló su reflexión en tres puntos: primero, presentó ambas prácticas mágicas, en base a su trabajo de campo, subrayando puntos en común. Luego, describió el trabajo de las asociaciones cuya meta es patrimonializar, y correlativamente, estandarizar las prácticas. Terminó analizando las tensiones generadas por el trabajo de las asociaciones sobre los chamanes y magnetizadores en función del deseo de reconocimiento de los mismos.

Chamanismo y magnetismo: semejanzas, distinciones

Con el fin de obtener una primera aproximación a ambas prácticas – chamanismo y magnetismo – Fanny Charrasse estableció una metodología de investigación precisa: configuró listas de nombres de chamanes y magnetizadores, compilando la opinión de sus interlocutores sobre cada uno de ellos. Una vez establecidas las listas, pudo contactar a chamanes y magnetizadores proponiéndoles realizar entrevistas y hacer observación durante las sesiones.

chaman-fcharrasse

Créditos: F. Charrasse

En base a estos dos trabajos de campo –en Túcume y en Paris– pudo destacar algunas características compartidas por ambas prácticas: la multiplicidad de profesiones de origen, un sistema de alianza y distinciones propias de cada disciplina. Observó en efecto que muchos de los curanderos se dedicaban a otras actividades de forma paralela. También que los chamanes de Túcume, en mayor medida que los magnetizadores de Paris, tenían una red de amistades y enemistades profesionales. Finalmente, en los chamanes de Túcume se distinguen los curanderos «compactados», adinerados y famosos por haber hecho ‘un pacto con el diablo’; mientras que en el magnetismo en Paris se divide entre el magnetismo «puro» y el «abierto» a las prácticas adivinatorias.

Las asociaciones y el trabajo de definición

Fanny Charrasse presentó luego el trabajo de las asociaciones locales -en las cuales participó- cuyo objetivo es valorizar las prácticas, modernizarlas, para que sean reconocidas por el Estado y profesionalmente relacionadas con los museos.

Estas asociaciones, que trabajan de la mano con los curanderos, proceden correlativamente a un ejercicio de definición: ya sea para el chamanismo o el magnetismo y establecen una lista de requisitos que deben reunir los curanderos que desean integrar la asociación.

En el caso del chamanismo en Túcume, los chamanes deben ser profesionales (no dedicarse a otra profesión aparte del chamanismo) y no deben« hacer el mal ». De esta forma, los chamanes «compactados», cuyo contrato con el diablo rige su práctica, son automáticamente descartados de la asociación.

En el caso parisino, las asociaciones definieron el magnetismo como una práctica liberal que tiene que ser declarada en la URSSAF. También los magnetizadores tienen que practicar magnetismo «puro» (sin combinarlo con prácticas adivinatorias), responder al juramento hipocrático (según el cual la práctica no puede ser dañina) y a las prohibiciones del Colegio Médico.

Fanny Charrasse califica este proceso de «modernización simple», apoyándose en la distinción entre modernización simple y reflexiva hecha por Ulrich Beck, esta va a la par con la asepsia y comercialización de las prácticas.

Tensiones sobre las formas de practicar

La doctoranda finalizó su exposición analizando las tensiones provocadas por el trabajo de reconocimiento de las asociaciones sobre las maneras de practicar el chamanismo y el magnetismo. En base a su participación en 22 sesiones de chamanismo en Túcume y en 11 sesiones de magnetismo en Paris, Fanny Charrasse presenció estrategias de precaución de parte de los curanderos, debidas en parte a la presencia de un público -en este caso la socióloga- que tiene contacto con las asociaciones.

Asimismo, nos dio el ejemplo de una ceremonia durante la cual el chamán le justificó que el gesto que estaba realizando no era «para hacer el daño» sino para «devolver el daño», distinguiéndose por lo tanto de una práctica puramente dañina. Por otra parte, con los magnetizadores, ella pudo observar un cambio de vocabulario cuyo uso permitía no trasgredir las prohibiciones del Colegio Médico: por ejemplo, se evitaba el término «videncia» a favor de «intuición», o  «prescripción» a favor de «consejo».

Estos cambios de parte de los curanderos -generados por el deseo de reconocimiento- ilustran las dinámicas de transformación que van a la par con el proceso de patrimonialización. Fanny Charrasse concluyó su exposición con una pregunta final: en estos procesos de legitimización de las prácticas mágicas, ¿qué entidad tiene que cambiar, las prácticas o la sociedad?

El debate

Después de esta presentación descriptiva y analítica, el debate permitió acceder a dimensiones más pragmáticas de la investigación, valiosas en lo que permiten dar forma a la realidad del trabajo de campo.

Se tocó la cuestión de la formación de los chamanes y magnetizadores: la trasmisión de padre a hijo y el don. La doctoranda matizó su respuesta explicando que estas cuestiones estaban en debate dentro de las asociaciones.

Luego se habló del nexo entre chamanismo y turismo: ¿serán dos caras de la misma moneda? Fanny Charrasse precisó que en el caso de Túcume, sólo un  chamán trabajaba con turistas. Pero relativizó esta afirmación anticipando que dentro del contexto actual de trabajo de las asociaciones existe la posibilidad que esta tendencia se desarrolle.

Un participante preguntó acerca del poder de los chamanes compactados, cuya fama resiste a las condenas consecutivas de la iglesia, los médicos y actualmente las asociaciones. Fanny Charrasse relató entonces la forma en la cual pudo conocer a un chamán compactado famoso de Túcume y las estrategias que ella desarrolló en su trabajo de campo.

El debate concluyó con una pregunta en torno a las diferencias y similitudes entre el campo francés y el campo peruano y la cuestión de la racionalidad: ¿es la misma cosa hacer chamanismo en el Perú que magnetismo en Francia? Fanny Charrasse contestó que, dentro de la perspectiva de la sociología pragmática, se evaluaban las prácticas a partir de los mismos criterios, sin jerarquía de racionalidad.

Luego se enfocó la charla en la experiencia personal de una de las participantes cuya voluntad de aprender a pasar el cuy fue rechazada porque, según su interlocutora, sus creencias no eran compatibles con la práctica. Fanny relativizó este suceso con su propia experiencia: en algunos casos, los chamanes le solicitaban su participación y en otros, se la negaban.

EL MARGEN Y LA INFORMALIDAD: PRÁCTICAS DE ACTORES Y CONSTRUCCIÓN DE LEGITIMIDAD POLÍTICA. EL CASO DE JICAMARCA

 

Arthur Morenas es estudiante del Master América Latina del Instituto de Estudios Políticos de Grenoble. Ha sido practicante del IFEA, apoyando en la organización del coloquio « Nuevas miradas sobre el régimen militar de Velasco Alvarado ». Actualmente, es miembro del equipo de investigación PERIMARGE, en el marco de una práctica en el CNRS.

Arthur presentó los primeros resultados de su investigación sobre el tema « El margen y la informalidad: prácticas de actores y construcción de la legitimidad política”. Su estudio se enfoca en la comunidad de Jicamarca, distrito de San Antonio de Huarochirí. Esta investigación tiene como objetivo analizar las prácticas de los actores sociales y políticos durante las elecciones generales de 2016 en una zona considerada como marginal.

Escenario territorial y político de la Comunidad de Jicamarca

Arthur empezó por describir la particularidad del contexto territorial y político de su zona de estudio. La comunidad campesina de Jicamarca definió su territorio dentro de los anexos 22 y 8 ubicados en la matriz de la provincia de Huarochirí en límite con la provincia de Lima Metropolitana (distritos de San Juan de Lurigancho y Lurigancho-Chosica). El propósito de la creación de los anexos 22 y 8 de la comunidad de Jicamarca era defenderse de la urbanización creciente de esta zona de expansión urbana, reivindicada por las dos provincias. Esta situación de continuidad directa con la aglomeración limeña y su urbanización creciente es justamente un contexto idóneo para realizar esta investigación. Arthur resaltó efectivamente el peso político potencial de esta zona marginal y el interés de los actores políticos en entrar en esta durante la campaña por las elecciones generales.

Crédito: A. Morenas

Crédito: A. Morenas

Clientelismo y marginalidad

A partir de este contexto, Arthur definió el espacio marginal desde su dimensión social (exclusión de un tipo de personas) y espacial (exclusión de un territorio específico). Estas dos dimensiones de la marginalidad subrayadas por Didier Fassin, se encuentran en el contexto de Lima en el análisis de José Matos Mar sobre la exclusión del Perú profundo por el Perú oficial en las barriadas de Lima. En este marco, el análisis del  contexto político de los territorios marginales describe un espacio con poca presencia política y prácticas políticas fuera de lo que se define en democracia liberal como el clientelismo.

Los resultados del trabajo de campo realizado por Arthur durante el periodo electoral y post-electoral permiten más bien balancear esta constatación. Si bien el contexto electoral ha  demostrado una cierta tendencia al desarrollo de prácticas clientelistas: cambio de presencia política en la zona de inexistente a muy fuerte con la llegada de candidatos, cultura del regalo (comida para los pobres, promesa de titulación de propiedades para los domingueros*). Pese a ello, las relaciones políticas entre los actores no carecían de contenido político. Más bien se identificó interacciones fuertes entre organizaciones sociales y políticas. Tal como que el frente de defensa (reunión de dirigentes de los diferentes sectores de los anexos 22 y 8) dejo de funcionar un año durante las elecciones para evitar los conflictos entre los dirigentes que apoyaban Keiko y los que apoyaban el Frente Amplio.

Crédito: A. Morenas

Crédito: A. Morenas

Organizaciones sociales y militancia política

A partir de estos primeros resultados, Arthur pudo distinguir dos tipos de organizaciones sociales: las que tienen militancia política clara y las que no tienen y se presentan solamente como apoyo al candidato. Sobre estas últimas agrupaciones, suelen pertenecer a sectores más populares que no están conectados con el tren eléctrico. El apoyo que entregan a un candidato se caracteriza por un intercambio: le dieron un espacio para poner su cartel porque el candidato ayudo en la construcción de un muro de contención.

Arthur terminó su presentación subrayando el carácter prospectivo de su investigación, que hizo surgir muchas interrogantes, sin proporcionar aún respuestas claras, debido a la complejidad del territorio estudiado y de las dinámicas que lo atraviesan.

Bibliografía

FASSIN, Didier : « Exclusion, underclass, marginalidad. Figures contemporaines de la pauvreté urbaine en France, aux Etats-Unis et en Amérique latine »,  In: Revue française de sociologie, 1996, 37-1. pp. 37-75

MATOS MAR, José : Desborde popular y crisis del estado, el nuevo rostro del Perú en la década del 1980, Instituto de Estudios Peruanos, IEP Ediciones, Lima : 1986

 

Camille Riverti (EHESS) y Quentin Marchand (IFEA)

 

El estudio arqueológico de las identidades y de los territorios prehispánicos

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigadores IFEA

Estudio de caso en la sierra y la costa

Presentación de Alicia Espinoza y Romuald Housse

Este viernes 29 de abril, Alicia Espinoza, doctoranda en arqueología de la Universidad Paris 1, presentó sus investigaciones acerca de los Virú-Gallinazo, un pueblo anterior y contemporáneo a los Mochicas, que floreció en la costa norte entre 200 a. C. y 650 d. C.

El debate lanzado por Millaire y Morlion (2009) cuestiona de forma profunda el fenómeno Virú-Gallinazo, estudiado por el famoso proyecto Virú de los años 40. Al inicio, se definió dos estilos que corresponden al Virú-Gallinazo: el Castillo Decorado y el Negativo. Luego, el descubrimiento de tiestos del Castillo Decorado en numerosos sitios de la costa norte parecía apuntar hacia la presencia de una población Virú-Gallinazo extensamente distribuida, aparentemente dominada por los Mochicas. Sin embargo Millaire sostiene que el estilo Castillo Decorado no es un criterio suficiente para definir una ocupación Virú-Gallinazo y que se trataría más bien de una larga tradición doméstica compartida por los Mochicas y los Virú-Gallinazo.

Tomando en cuenta esta hipótesis, Alicia se dedicó, desde su Master 2, a develar la “ilusión” Virú-Gallinazo, estudiando en un primer tiempo la distribución espacial del Castillo Decorado, del Negativo y de un tercer estilo aparentemente relacionado con los Virú-Gallinazo, el White-Red-Orange. Asimismo, cuenta con un total 476 sitios – repartidos entre los valles de Huarmey y Piura – donde se encontró por lo menos uno de los tres estilos. Alicia resalta la co-ocurrencia del Castillo Decorado con el Negativo en los valles de Piura y Virú pero subraya también la presencia del Castillo Decorado en todos los valles. Los resultados muestran que los Mochicas y los Virú-Gallinazo comparten una organización espacial muy similar. Alicia indica también que el estilo Castillo Decorado podría corresponder a un subestrato cultural que da luego lugar a dos sistemas ideológicos distintos (reflejados por los estilos Mochica y Negativo) y que no se trata de un simple estilo doméstico.

Crédits Alicia Espinoza

Emilio Anton, alfarero de Chulucanas – La Encantada, mostrando las huellas del paleteado. © A. Espinoza 

De hecho, Alicia resalta la variedad de los contextos, domésticos, funerarios, ceremoniales y el desequilibrio de los datos disponibles entre los valles, debido al avance de la investigación más o menos desarrollada, lo que no facilita tal análisis espacial. Consciente de esa distorsión, la joven arqueóloga subraya la necesidad de conocer más contextos domésticos. Pero para entender la estructura de los Virú-Gallinazo en los valles de la costa norte, se puede emplear otros métodos analíticos, como él que Valentine Roux desarrolló en base a la tecnología cerámica. Según esa investigadora, la cadena operatoria es una herencia firme, que se perpetúa por mucho tiempo en un mismo grupo humano, a diferencia de las formas y decoraciones que cambian rápidamente con el paso del tiempo. El análisis macroscópico, microscópico de los tiestos y de las pastas permite entonces determinar los gestos técnicos y asimismo definir grupos que comparten una misma tecnología cerámica.

A través de este análisis aplicado al material de los estilos Castillo Decorado, Negativo y White-Red-Orange, Alicia espera identificar la identidad de los Virú-Gallinazo.

Comentarios y preguntas

Las preguntas que surgieron luego de la presentación tocaban puntos muy diversos, como la ponderación de la cantidad de sitios en función de las investigaciones y de la cronología para cada valle. Alicia explicó que siempre tomaba en cuenta estos aspectos pero que no los integró de forma estadística a su análisis espacial.

En cuanto a los restos óseos asociados al material cerámico, se podría estudiar para determinar grupos humanos, pero tal tarea debe ser realizada por un especialista. Alicia mostró su voluntad de hacer excavaciones a fin de obtener más material y contextos estratigráficos en el valle de Virú.

Gerónimo López, alfarero de Simbila, alisando borde de la ceramica

Gerónimo López, alfarero de Simbila, alisando borde de la ceramica. © A. Espinoza 

Otras preguntas se centraban más en la cerámica, en particular en la descripción de los estilos Castillo Decorado y Negativo. Alicia explicó que el Castillo Decorado corresponde a cantaros con una decoración tipo cara-gollete. En cambio, el Negativo se caracteriza por una decoración hecha con barbotina (mezcla de agua y arcilla) que permite conservar el color rojo anaranjado de la pasta mientras que las partes no protegidas se vuelven grises con el humo, durante la cocción.

Finalmente, Alicia dio explicaciones adicionales acerca del método analítico de Valentine Roux que desarrolló en base a los estudios de varios doctorandos quienes trabajaban alrededor del mundo. Asimismo, se pudo definir diferencias tecnológicas en el caso del fenómeno Campaniforme que se extendía por buena parte de Europa, durante el tercer milenio antes de nuestra era.

A continuación, El joven arqueólogo Romuald Housse presentó los avances de su tesis de doctorado bajo el título: “Defender su territorio en los Andes Prehispánicos – Una investigación arqueológica de los sistemas de fortificaciones durante el Intermedio Tardío en los Andes centro-sur”. Su investigación ha sido posible gracias a la tutela de la Universidad Paris 1 Panthéon Sorbonne, el IFEA, el Museo de Quai Branly, el proyecto Altos Arica y el laboratorio ArchAM (UMR 8096 Arqueología de las Américas)

Su presentación se estructuró en cinco grandes apartados: el contexto geográfico y arqueológico, la problemática planteada en su tesis, los antecedentes a su investigación, su metodología, finalizando con los resultados obtenidos. A continuación se detallan dichas secciones.

Contexto geográfico y arqueológico

Plano preliminar del pucara de Paxchamarca en la quebrada de Sitajara.© R. Housse

La investigación se ha centrado en las zonas centro-sur de los Andes, que se caracterizan por la diversidad de regiones geográficas (desde el elevado lago Titicaca, pasando por el altiplano, las altas montañas, la pre-cordillera y finalmente la costa del Pacífico). La diversidad de paisajes es evidente. La cronología de los Andes centrales empieza con los cazadores-recolectores (9 mil años a. C.) y termina en el siglo XVI con la llegada de los españoles. No obstante, el periodo de enfoque en este trabajo es el Intermedio Tardío (1000-1450 d. C.), conocido por sus pequeños señoríos localizados en los cerros, la construcción de pucarás contrastada con la ausencia de arquitectura pública o ceremonial, y la casi total inexistencia de jerarquía. Lo primera interrogante  es la definición de la palabra “pucará. Descrita como fortaleza o muro en diccionarios y crónicas del siglo XVI y XVII, el fenómeno pucará es claramente andino y ha sido ligado a la llamada “edad de los guerreros”, por lo tanto tiene connotaciones militares. Analizando las crónicas en detalle, más de la mitad de los casos presenta esa connotación militar, aunque en casi un 40% de las menciones tiene otro significado.

Problemática

El periodo bajo estudio, el Intermedio Tardío, está caracterizado tradicionalmente por la división política y la construcción de fortalezas pucará, que se piensa se debe a un aumento de la violencia en las sociedades andinas de la época. Esto se ve reflejado en la visión negativa que tenían los incas y españoles de dicho momento histórico. Pero en realidad la verticalidad andina existía y ha sido demostrada, ya que relaciones entre las tierras altas y la costa ocurrían regularmente. Entonces la pregunta principal planteada en la investigación del candidato a doctor Housse es la siguiente: ¿Cuáles fueron las relaciones entre las diferentes poblaciones dentro de una región multicultural durante una época reputada por su violenta y conflictividad?”.

Antecedentes a la Investigación

Con el fin de encontrar respuestas a dicha problemática sobre la violencia existente en el Intermedio Tardío, los arqueólogos tienen dos maneras de actuar: estudiar los indicios directos (i.e. armas, restos humanos con traumatismos, campos de batalla o/y destrucciones intencionales) y/o indirectos (i.e. el análisis del territorio). Antes de empezar cualquier trabajo activo por parte del investigador, se puede observar que el número de asentamientos defensivos aumenta durante el Intermedio Tardío, aunque la cantidad de traumas esqueléticos es escasa.

Metodología

La metodología empleada en este trabajo se basa en prospectar y excavar con un análisis informático complementario. La prospección y excavación se centró en Tacna, en la parte sur del Perú. Los criterios de selección de los asentamientos defensivos se basó en la existencia de fortificaciones construidas con el fin de limitar el acceso a las mismas y en su posición defensiva, estratégica y defendible.

Una vez definido lo que debe poseer un asentamiento defensivo, se seleccionaron 4 sitios donde se realizaron en cada uno de ellos 3 sondeos exploratorios de 2x1m. Las excavaciones se centraron en lo establecido como estructuras residenciales y defensivas con el fin de entender la ocupación, verificar el papel defensivo de la estructura y buscar posibles evidencias de conflicto.

Para tener una visión más amplia y exhaustiva del asunto, un análisis informático fue llevado a cabo con ortofotos, modelos 3D además de modelos de elevación digital. Todo esto con el fin de entender los asentamientos fortificados y ponerlos en relación con lo que les rodea. De esta manera se intentó entender la posición estratégica del sitio con respecto a sus defensas naturales, todo ello calculando las pendientes. También fue posible observar las conexiones del pucará con los sitios vecinos y el campo visual de su emplazamiento. Finalmente, el papel micro-regional del pucará fue establecido gracias al estudio del grado de accesibilidad al sitio.

Resultados

Las excavaciones demostraron que existe una arquitectura defensiva en los 4 asentamientos excavados, la cual fue previamente planificada. No obstante no se encontraron evidencias directas y claras de conflicto o violencia. Los análisis informáticos permitieron ver redes de alianza y como un territorio se encuentra controlado por una comunidad o un grupo de comunidades. Al mismo tiempo los intereses de las poblaciones prehispánicas pudieron ser abordados. Con los distintos métodos utilizados se ha podido identificar 4 diferentes funciones asociadas a los pucarás: doméstico, puesto avanzado, refugio o fortaleza. Dependiendo del acceso, del campo visual, del tamaño y del tipo de construcción que presentan son colocados en una categoría u otra. Por lo tanto, debido por ejemplo a los restos de coprolitos de llama encontrados en algunos de los pucarás, se piensa que estas estructuras no son militares sino estructuras domésticas. Lo mismo pasa debido a la poca altura de los muros o el fácil acceso a algunas de las estructuras. Parece entonces que la tradicional visión de pucarás con función militar puede tener en algunos casos algo de validez pero está lejos de ser la adecuada para todos estos tipos de construcciones que invaden los Andes en el Intermedio Tardío.

La falta de evidencias directas como óseos humanos con traumatismos esqueléticos o/y armas dificultan la identificación de sociedades violentas. La ausencia de huesos no significa directamente la ausencia de violencia ya que se pueden no haberse conservado. Por lo tanto afirmar una u otra cosa sería arriesgado.

Conclusiones

Romuald Housse concluyó su presentación con tres puntos: que existen distintas respuestas a los conflictos o tensiones según la zona geográfica en cuestión, que el Intermedio Tardío está caracterizado por movimientos e intercambios en zonas de cohabitación, las cuales presentan un mismo patrón y normas preestablecidas, y finalmente que los pucarás pueden ser distintos en configuración y funciones.

Reseña redactada por: Camille Clément y Tatiana Vlémincq Mendieta

Paisaje sociocultural, arquitectura y urbanismo en la cultura Chimú

Del valle de Chicama a Chan Chan (costa norte del Perú, Intermedio Tardío 900-1470 d.C) 

Reseña de las Tardes de l@s Jóvenes Investigador@s del IFEA 

El 24 de junio, el doctor Camille Clément nos presentó sus tesis de doctorado y los avances de su nuevo proyecto de investigación. Camille Clément es doctor en arqueología por la Universidad de Paris 1 Panthéon-Sorbonne. Su tesis ha sido auspiciada por el laboratorio ArchAm, el IFEA y el Institut des Amériques. Desarrolla ahora su nuevo proyecto de investigación en el LabEx DynamiTe.

 Resultados de la tesis de doctorado

Camille Clément empezó por la trayectoria de su tesis de doctorado sobre la cultura Chimú, cultura que se desarrolló en la costa norte del Perú de los años 1000 hasta 1470, fecha a partir de la cual inicia el periodo Chimú-Inca y posteriormente el período colonial. Esta cultura, famosa por su cerámica y el sitio arqueológico de Chan Chan, también se apoyó sobre una red jerarquizada de centros administrativos en una zona muy extendida para el control de los recursos agrícolas e hídricos.

1-canal-de-ascope

El canal de Ascope, una de las antiguas construcciones chimú, fotografía Camille Clément

Los arqueólogos e historiadores a menudo intentaron explicar el proceso de imposición política  de Chan Chan a esta red de centros administrativos. Camille Clément decidió al contrario explicar cómo se relacionaban las elites locales con el poder centralizado de Chan Chan, especialmente en el valle de Chicama, para el cual faltaba un estudio general. Además de recopilar los numerosos estudios puntuales sobre la región (Chauchat et al. 1998), se propuso llevar a cabo en las partes bajas, medias y altas del valle el levantamiento de sitios, relacionándolo con el análisis de cerámicas y de arquitectura chimú. El uso de Google Earth y el recorrido a piele permitieron descubrir otros sitios que no habían sido considerados (Clément 2015).

El análisis de los datos recopilados llevó a Camille Clément a clasificar los sitios, desde un número alto de pequeños sitios residenciales hasta algunos sitios de tamaño más amplio, con fines ceremoniales y/o administrativos, establecidos por la élite local o el poder central de Chan Chan. Esta clasificación le permitió destacar que esos sitios de gran importancia se ubicaban en los puntos estratégicos de afluencia al río Chicama, donde el caudal es el máximo, es decir puntos agudos del control del recurso hídrico.

2-repartición-territorial

Repartición territorial de las comunidades chimú en el Valle de Chicama según Camille Clément

A estos datos arqueológicos Camille Clément agregó datos históricos basados en la lectura de archivos e historiadores de la época colonial (Netherly 1984). Los pleitos judiciales para el uso y la propiedad de los antiguos canales en particular le permitieron establecer un mapa de la repartición de las comunidades Chimú en la época colonial (ver mapa). Así se pudo distinguir que casi cada comunidad cuenta con un sitio de mayor importancia.

Camille Clément concluyó de su estudio que:

  • varios sitios del valle de Chicama parecían bastante independientes de los centros de poder Chimú;
  • el movimiento migratorio en el valle partió de la costa y se extendió hacia el valle alto en relación con el control del agua;
  • las necesidades de Chan Chan para alimentar a su numerosa población hacía del valle del Chicama una zona de suma importancia para la cultura Chimú;
  • finalmente, concluyó que más que una imposición del poder desde Chan Chan, la organización del valle del Chicama mostraba que las relaciones entre las élites locales y las autoridades centrales de Chan Chan se basaban en las alianzas.

 Proyecto de post-doctorado: el urbanismo de Chan Chan

A continuación de la tesis, Camille Clément continúa sus investigaciones sobre la cultura Chimú en el marco del LabEx DynamiTe. Se enfoca esta vez en los sitios de Chan Chan. En esta zona, los palacios han sido bien estudiados, en particular el proceso de trasformación del palacio en sitio funerario con la muerte del dirigente vigente y la construcción de un nuevo palacio. Sin embargo, los otros barrios periféricos y las poblaciones de artesanos han sido menos estudiados, y Camille Clément propone para entender sus vínculos con los palacios aplicar una metodología comparativa original.

3- estudio- comparativo

Los sitios arqueológicos que permiten a Camille clément un estudio comparativo

Gracias a los numerosos estudios urbanos sobre las antiguas ciudades del Medio Oriente (Margueron 2004), de  Mesopotamia y del Levante, Camille Clément puede aplicar una ficha de lectura, una serie de preguntas a los sitios de Chan Chan. Puede así detectar la presencia sistemática de un vestíbulo en las casas de Chan Chan, e interrogarse sobre la función de los espacios vacíos. Su proyecto planea seguir este análisis comparativo así como integrar el estudio de un barrio periférico y usar la estratigrafía y el estudio de las cerámicas.

 Charla con el público

La discusión que siguió se enfocó principalmente en dos puntos: el recurso hídrico en la cultura chimú y las fuentes del estudio de Camille Clément.

Sobre el agua, el público preguntó si los ríos marcaban las fronteras entre las diferentes comunidades, si se trataba el agua usada, y si Camille Clément usaría los conceptos de geografía urbana contemporánea a su trabajo. El ponente contestó que los estudios geográficos le aportaban mucho y agregó que Chan Chan era una ciudad muy limpia en comparación de otros sitios antiguos, lo que no facilitaba el encuentro de material arqueológico.

La discusión sobre las fuentes subrayó la dificultad – aunque no redhibitoria – de usar fuentes del periodo colonial para establecer conclusiones sobre el periodo precolombino, así como la de fechar exactamente construcciones como canales que siguen visibles hoy en día. Camille Clément presentó una forma pertinente de establecer la edad de esos sitios con el estudio del entorno. El público también se preguntó sobre la dificultad de estudiar el sitio de Chan Chan que ha sido renovado y por lo tanto impide nuevas investigaciones. Camille Clément contestó que no era un obstáculo para su trabajo ya que él se enfocaba en zonas no renovadas y que las últimas renovaciones habían sido más adecuadas a las investigaciones arqueológicas.

camille-clement

Présentation de Camille Clement

Finalmente, la discusión abarcó los potenciales vínculos entre la costa y la selva en épocas remotas. Camille Clément precisó que si bien existía en la iconografía costeña rasgos de culturas selváticas, como la presencia de plumas de adorno o el motivo del mono, la mayoría de los símbolos chimú tenían que ver con el mar. Concluyó que existían conexiones económicas pero que si un movimiento migratorio de la selva a la costa habría sido una realidad, era mucho antes de la cultura Chimú y no había sido masivo.

Bibliografía:

Chauchat, Claude, Gálvez Mora, César A., Briceño Rosario, Jesús & Uceda Castillo, Santiago 1998 – Sitios arqueológicos de la zona de Cupisnique y margen derecha del valle de Chicama, Trujillo, Lima: Instituto Nacional de Cultura La Libertad – Institut Français d’Etudes Andines, 169 p.

Clément, Camille 2015 – Paysage socioculturel et architecture dans la culture chimú. BAR International Series, Paris Monographs in American Archaeology 37 (Serie Editor Eric Taladoire), Oxford: Archaeopress, 381 p.

Margueron, Jean-Claude 2004 – Mari, métropole de l’Euphrate au IIIe et au début du IIe millénaire av. J.-C., Paris: Picard ERC, 575 p.

Netherly, Patricia J. 1984 – The Management of Late Andean Irrigation Systems on the North Coast of Peru, American Antiquity 49 (2): 227-254.

Reseña redactada por: François Bignon (IdA)

La relación en el mundo andino y en el quechua

Reseña de las Tardes de l@s Jóvenes Investigador@s del IFEA del 30 de marzo de 2016 

Camille Riverti es especialista en antropología lingüística. Actualmente es candidata al grado de doctora en Antropología en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (EHESS) y becaria del IFEA. Realiza su trabajo de campo en el centro poblado de Pitin Pata de la comunidad campesina y pastoril de San Juan de Dios en el departamento de Huancavelica en Perú. Bajo las direcciones del especialista en quechua César Itier y del antropólogo Emmanuel Désveaux, Camille Riverti enfoca su estudio sobre las relaciones con el “otro” y se interroga sobre la posibilidad de una lectura política del mito. Para ello – tras un aprendizaje del quechua de cuatro años – parte del uso de la lengua tanto a nivel del estudio de la gramática como del “être-au-monde” que implica su manejo. Cuestiona, a su vez, la coherencia entre un sistema cultural y un sistema lingüístico.

Los resultados presentados en esta ponencia fueron recientemente recolectados durante un trabajo de campo de cinco meses. A partir de una etnografía densa y detallada, la antropóloga analizó las relaciones mantenidas con distintas expresiones de la alteridad, ya sean con entidades sobrenaturales o con “lo ajeno”. Analizó las influencias reciprocas entre el hablar y las prácticas culturales, cuestiones que le permitieron a la investigadora plantear una reflexión crítica sobre el paradigma de la reciprocidad en los Andes y traer a colación la cuestión de la predación  – propio de la ontología en la Amazonía – al mundo andino. Este análisis, indicó Camille Riverti, se inspira en el trabajo de la antropóloga Laurence Charlier, quien desarrolló una crítica sobre uno de los conceptos principales de la antropología del mundo andino, es decir: la reciprocidad.

Con ese marco de referencia Camille Riverti organizó su presentación en tres partes interrelacionadas:

  • La representación que se hace desde la comunidad sobre el citadino a partir del atuendo (la
    camille-exposicion

    Presentación de Camille Riverti

    ropa)

  • La relación con los seres sobrenaturales a través de la figura del “gringo”
  • La relación con el “otro” que habla distinto, que no habla quechua o que habla otro tipo de quechua

Sobre el primer punto, la investigadora desarrolló una reflexión sobre el uso de la ropa y sus significados, como un indicador de las distintas relaciones al interior de la comunidad o con los de afuera de ella. A partir de la observación de ceremonias donde el hecho de vestir o desvestir, ya sea a elementos sagrados -como las cruces- o a personas durante los rituales de matrimonio o de muerte, se vuelve fundamental. Además de esos eventos puntuales, Riverti pudo notar que “el vestir” y “el desvestir” son categorías metafóricas que determinan las relaciones de la comunidad en la vida cotidiana. A los citadinos se les denomina qala, que puede significar “desnudos”, en oposición a los comuneros que son pachayuq (“los que llevan la ropa”). Esa distinción se inserta en los patrones de la dualidad frio/caliente, característica del sistema de representaciones andinas. Esas observaciones conllevan a una hipótesis sobre el significado un poco más profundo sobre el uso de la ropa que no se reduce a su materialidad; en efecto, “vestirse” o estar “vestido” permitiría crear relaciones de parentesco que te vinculan con la comunidad y no estar “vestido” significaría alejarse de ella.

En cuanto a las relaciones con los seres sobrenaturales, Camille Riverti propone una lectura a través de la figura paradigmática del “gringo”. Este último, según la representación de los comuneros, no es necesariamente el extranjero, sino todo aquel que encaje en las siguientes características: se trata de un personaje alto, flaco, de tez “blanca”, de ojos y cabello claros. Según el imaginario de los comuneros se califica de “gringo” a tres personajes: al pishtaco, a la sirena y al guamaní. Esos tres seres representan cada uno una amenaza, siendo considerados como raptores, carniceros o violadores. Esas entidades tienen distintos tipos de alianza con los comuneros. Riverti pudo constatar estos elementos durante una ceremonia hecha al monte Yana Urqu donde las autoridades suben a la montaña para dejarle ofrendas. En esa ceremonia se tejen, según la expositora, complejas relaciones entre los hombres de la comunidad, las mujeres y la montaña tales como lazos de parentesco y alianzas sexuales simbólicas. Por otra parte, un elemento destacado en esos discursos es la posible contaminación de la mujer embarazada por la montaña. La antropóloga argumentó que esas relaciones entre los comuneros y los seres sobrenaturales permiten dar una explicación a las variaciones biológicas que ocurren dentro de la población, en especial el hecho de que nazcan niños “gringos”.

Por último, Camille Riverti desplegó unas reflexiones acerca las relaciones entre los comuneros y el “otro” lingüístico: “los que hablan distinto”. Los comuneros de San Juan de Dios consideran que los que residen en Cuzco, Ayacucho y Puno erik-comentarioshablan un quechua “puro”, “neto”, mientras que ellos mismos hablan un quechua combinado. Estiman su propio idioma como una mezcla, usando la metáfora de la combinación entre la cancha y el mote.  Esta concepción sobre el idioma podría ser resultado, siempre siguiendo a Camille Riverti, de la difusión del discurso de la élite cusqueña relativo al “verdadero quechua” que supuestamente ellos hablarían. A partir de las representaciones de los individuos que no hablan el quechua, la antropóloga supo analizar que el idioma era considerado como una herramienta para “defenderse”. La performance lingüística casi teatral, observada en todas las escenas de la vida cotidiana en forma de intercambios de insultos y de demostraciones del manejo de la lengua para causar gracia, constituye un punto de reflexión clave en esta investigación. La investigadora analizó su propia postura de aprendiz del quechua, calificada de “persona que aprende a defenderse” frente a los insultos y según las relaciones involucradas. Para los comuneros, si ella quería “llevarse” el quechua tenía que “sembrar” su propio idioma. En este sentido, la reciprocidad puede ser considerada más como una estrategia que una ontología para evitar y salvarse de la depredación. La antropóloga, según el estatus que los comuneros le otorgaron, pasaba de raptora potencial a miembro de un intercambio. La modalidad relacional intrusión/defensa es primordial en la vida cotidiana y se va definiendo según el contexto.

A modo de conclusión, Camille Riverti subrayó un concepto desarrollado en los años ochenta por el lingüista Gerald Taylor acerca el mundo quechua: kamay, según el cual las divinidades comunican su ser a los comuneros. Las culturas van cambiando con el tiempo, pero los fundamentos culturales, digamos ontológicos, aunque cambian de forma, no desaparecen tan fácilmente. Lo que se expresa en la representación paradigmática con “los seres sobrenaturales” tiene una lógica similar a lo que sucede en lo cotidiano entre los comuneros a través de las configuraciones lingüísticas y culturales.

Bibliografía

Charlier Zeineddine Laurence, 2015. L’homme-proie : infortunes et prédation dans les Andes boliviennes. Rennes, Presses Universitaires de Rennes.

Itier César, 1997. Parlons Quechua, la langue du Cuzco. Paris, L’Harmattan.

Allen Catherine Jane, 2008. La coca sabe. Coca e identidad cultural en una comunidad andina. Lima, Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de las Casas.

Ortiz Rescaniere Alejandro, 1973. De Adaneva al inkarri, Una visión indígena del Perú. Lima, Retablo de Papel.

Ansion Juan, 1989. Pishtacos: de verdugos a sacaojos. Lima, Tarea.

Juliette Roguet (IHEAL- Université Paris 3 Sorbonne Nouvelle)

Erik Pozo Buleje (PUCP- EHESS)

 

Bilan 2015: Après-midi des jeunes chercheurs de l’IFEA

Pour leur deuxième année d’existence, les « après-midi des jeunes chercheurs de l’IFEA » se sont tenues à dix occasions, fréquence similaire à sa première année. Ces rencontres se veulent résolument tournées vers les jeunes chercheurs en sciences sociales (master et doctorat), quelque soient leur nationalité et leur université de rattachement, qui étudient les phénomènes sociaux dans les Andes, hier et aujourd’hui. Leur organisation, les travaux qui y sont présentées et les comptes rendus dont ils font l’objet sont à la charge des membres du réseau (une soixantaine).

Depuis sa formation, le séminaire a adopté des formats variés, bornés par la seule exigence scientifique. Présentations de thèses achevées, en cours ou en projet, de livres, de programmes de recherche ou réflexions sur une notion particulière, le séminaire a permis cette année encore de rompre l’isolement et les barrières entre chercheurs et disciplines, et de construire des relations entre les nombreux jeunes chercheurs gravitant autour de l’IFEA.

Cette année encore, les analyses portant sur l’aménagement et la planification territoriale, tant urbaine que rurale, ont été bien représentées. Laure Criqui est venue présenter sa thèse achevée qui, grâce à la comparaison entre Lima et New Delhi, lui a permis de dépasser la traditionnelle vision d’une planification urbaine défectueuse au Pérou, tandis que Celia Auquier (« Políticas públicas agrícolas y recomposiciones territoriales en Perú y Ecuador ») et Andres Figallo (« Un nuevo modelo de territorio agrícola emerge entre lo local y lo global: San Pedro de Lloc tras la restructuración neoliberal ») sont intervenus sur les territoires ruraux et agricoles. Les approches se sont ensuite concentrées sur l’étude de la gestion des ressources. À l’échelle locale, Lena Hommes a montré comment les grands projets d’aménagements hydriques sont symptomatiques des relations entre territoires urbains et ruraux (« Aguas urbanizadas – vínculos rurales-urbanos y territorios hidro-sociales en las cuencas de Lima ») avant qu’Emilie Dupuits ne détaille la gouvernance communautaire de l’eau et des forêts à l’échelle des réseaux internationaux (« En búsqueda del campo transnacional: espacios de circulación y redes de discurso sobre gobernanza comunitaria de agua y bosque »).jovenes-ifea

L’anthropologie a également été à l’honneur, en premier lieu sur les questions de genre. En mars, Alejandra Ballón venait présenter les suites de son ouvrage Memorias del caso peruano de esterilización forzada et Juliette Roguet présentait son projet de thèse issu de son master sur le bricherismo, phénomène répandu au Pérou et d’autres pays similaires, mais encore mal connu (« El fenómeno brichero, en el cruce de las fantasías. Un estudio de la construcción de una identidad exótica para el Otro, hacia una capitalización del romance »). Les approches anthropologiques ont également traité la thématique des migrations, entre consentement et coercition, avec les présentations de Camilo León Castro y Raphaël Colliaux, respectivement sur les déplacements dus à l’exploitation minière et aux migrations estudiantines de la communauté des Matsiguenga.

L’histoire a quant à elle été représentée dans sa composante coloniale par Loann Berens qui a fait part des avancées de sa thèse sur Juan de Betanzos (« Juan de Betanzos o el arte de la mediación en la primera sociedad colonial andina, años 1530-años 1570 »), interrogeant les nouvelles avancées sur le personnage et la pertinence du terme d’expert pour la période. Les contributions historiennes se sont aussi penché sur le XXe siècle pour s’interroger sur les relations du Pérou avec la communauté internationale au travers du conflit avec l’Équateur en 1941 (François Bignon, « Usos políticos en el Perú de la guerra con Ecuador, 1940-1945)  et de la réaction internationale au tremblement de terre de 1970 (Victor Emilio Alvarez Ponce, « El Terremoto de 1970 en el Perú: cooperación internacional, ayuda humanitaria y mitigación de riesgos »). L’archéologie a été l’objet d’une présentation sur le motif iconographique de lune de la part de Céline Mahé (« La Luna, los mitos y la organización del mundo andino a través de la iconografía Chimú, Costa Norte del Perú, Intermedio Tardío, 900-1470 d.C »).

Enfin, après les questions d’éthique et d’outils de recherche en 2014, le séminaire a organisé une séance thématique au cours de laquelle les assistants ont pu réfléchir sur les usages historiques et actuels de la notion de « monde andin », à partir de présentations originales de Cyriaque Hattemer, Loann Berens et François Bignon.

Pour la première fois, les présentations ont menées à la publication systématique des comptes rendus des séances, avec les réflexions soulevées par l’assistance et des indications bibliographiques. Ces reseñas publiées  en ligne sur le Carnet Hypothèse de l’IFEA et l’organisation du séminaire en 2015 doivent beaucoup à Cyriaque Hattemer, qui passe la main aux membres du réseau.

El fenómeno Brichero, en el cruce de las fantasías.

UN ESTUDIO DE LA CONSTRUCCIÓN DE UNA IDENTIDAD EXÓTICA PARA EL OTRO, HACIA UNA CAPITALIZACIÓN DEL ROMANCE

Reseña  de la tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA del 27 de marzo de 2015

Juliette Roguet es candidata al Master 2 recherche, études latino-américaines parcours sociologie de l’IHEAL, Université Paris 3 Sorbonne Nouvelle y estudiante en intercambio en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

El trabajo de investigación de Juliette Roguet se inscribe en la trayectoria de su primer año de maestría dedicado al análisis del neo-indianismo en las ciudades de Cuzco y Arequipa. A partir de este primer trabajo teórico pudo realizar un trabajo de campo[1], desde donde surgió el objeto actual de su investigación, el “bricherismo”.

Para empezar, la ponente presentó su concepción de “neo-indianismo”. Basándose en el trabajo de Jacques Galinier y Antoinette Molinié, lo definió como un conjunto heterogéneo de manifestaciones, prácticas, creencias, representaciones y símbolos que nacieron de la sociedad urbana peruana, en un contexto de desarrollo turístico. Este concepto se manifiesta por ejemplo en el movimiento “New Age”. Luego, Juliette Roguet nos propuso una definición del bricherismo, que se vincula al neo-indianismo. La noción del bricherismo apareció en el Perú en el transcurso de los años 1980 y corresponde al hecho de que individuos, tanto hombres como mujeres, seduzcan turistas extranjeros con el propósito de tener una relación que conlleva un beneficio material o simbólico. Subrayó que el fenómeno es mucho más complejo, con prácticas, identidades y representaciones diversas, y presentó dos teorías principales para su aprehensión. Una considera que el bricherismo vendría de la palabra “hembra”, subrayando la calidad de seducción y de acumulación de conquistas enamoradas de los Bricheros. Otra sostiene que su origen se encuentra en la palabra inglesa “bridge” que significa puente: sería el puente real o imaginario que liga Perú al Occidente. Esta segunda acepción del término bricherismo tiene mayor consenso en los bricheros y en la sociedad en general. Subraya particularmente el hecho de que el bricherismo nació en un contexto de crisis económica y durante el conflicto armado en los años 1980, por el que se dieron grandes flujos migratorios. Pero la representación del bricherismo evolucionó bastante desde esa época y hoy no sólo se piensa como una práctica migratoria, sino también como un fenómeno mucho más complejo.

Respecto a su estatus social y su condición de mujer gringa, Juliette Roguet centró su estudio en el bricherismo masculino, a pesar de que existe también un bricherismo femenino. Más específicamente, focalizó su atención sobre los “waykis”, palabra quechua que significa “hermano de un hombre”. El estudio de este grupo específico permite analizar el encuentro entre la sociedad globalizada y el resurgimiento de un mundo tradicional. A nivel metodológico, su investigación se ubica en el marco de la interseccionalidad, empleando la antropología del turismo, la antropología cultural, de género y de las identidades principalmente. Utilizó grandes nociones como el turismo de romance, la invención de la tradición, las identidades plurales, la hibridación, el exotismo, el folklore, la disonancia cultural, entre otras. Su trabajo de investigación se basó en varias entrevistas semi-directivas y observaciones participantes y no participantes. Gracias a una red de contactos establecida durante la primera etapa de su trabajo, pudo realizarlo en una amplia área geográfica, entre las ciudades de Lima, Cuzco, Arequipa y Máncora. Explicó que la principal dificultad encontrada era su propia posición, que le generó dificultades en la reflexividad.

Para problematizar su trabajo, tuvo que preguntarse como concebir sociológicamente las fronteras del bricherismo. Analizó  también la influencia del turismo en la sociedad peruana y su papel en el objeto estudiado. A través del estudio específico de los “bricheros waykis” pudo estudiar la articulación entre bricherismo y neo-indianismo. Por otro lado, articuló su trabajo de investigación con cuestiones de género y relaciones de poder, analizando la redefinición de la masculinidad y la construcción de los estereotipos acerca de las extranjeras. En suma, este trabajo le permitió analizar el viaje como el lugar de la utopía, desarrollando una reflexión alrededor de las identidades de los cuerpos, entre creación y proyección de las fantasías.

Entre las principales conclusiones, Juliette Roguet se refiere la estructura del bricherismo, en la cual distingue tres grupos que toman la jerarquía de la sociedad peruana, en base a factores económicos, sociales y sobretodo étnicos. Considera que estos grupos se desarrollan desde la norma hasta el margen, pasando por la frontera: los “bricheros de alto nivel” (la norma, esfera dominante), los “bricheros waykis” (el fenómeno liminal, la frontera) y “los bricheros cochinos” (el marginal, la clase popular). Cada grupo tiene sus estrategias y propósitos propios acerca de la práctica del bricherismo. Además, la ponente destacó la existencia de varios tipos de bricherismo, desde lo “institucional” (casi un empleo) hasta el estado efímero (un actuar dependiendo de la circunstancias).

 Al centrarse en el grupo de los “bricheros waykis” puso de relieve la ambivalencia de su estrategia en la seducción. Físicamente, llevan la apariencia del indio “presentable” y “exótico” quién responde a las expectativas de las turistas. Pero al mismo tiempo esta apariencia debe mantener una desenvoltura y una apariencia de rechazo de los códigos dominantes, aunque todos sean calculados. En sus discursos, los bricheros waykis siguen una estrategia especial de seducción, mezclando críticas al mundo moderno, mitos prehispánicos, culpabilización frente a la colonización etc. Así los bricheros necesitan tener una gran capacidad de adaptación social, tanto en sus comportamientos como en sus discursos. En otros términos, al controlar una marginalización y una indianización peculiar, estas identidades hibridas permiten a los bricheros navegar entre las aspiraciones de la turistas, con el propósito de seducirlas.

El análisis de la estructura del bricherismo y del grupo de los bricheros waykis le permitió llegar a la conclusión que el bricherismo es un actuar que varía mucho según el contexto. Es una “performance”, una teatralización del encuentro amistoso, sexual o amoroso. El individuo se vuelve brichero a partir del momento en el cual racionaliza el papel que actúa, mientras sus prácticas y discursos (valores del compartir, de la harmonía emocional, de la unidad entre la naturaleza y el humano) entran en contradicción con su propósito implícito (ganancia, provecho e integración al sistema dominante). Destaca el hecho de que se encuentran denominadores comunes en estas estrategias, tal como el discurso de la cosmovisión andina, del regreso a lo auténtico, o también el consumo de drogas. Subraya el peso de la historia en este encuentro, de manera recíproca (tanto para el brichero como para las turistas). En este contexto, se puede entender el viaje como el lugar de la transgresión, dónde el pasado y la “autenticidad” están entretejidos para responder artificialmente a las expectativas de los viajeros. En paralelo, la mirada del turista hacia la cultura local conlleva una serie de reconsideraciones positivas del individuo acerca de su propia cultura.

Otras conclusiones de Juliette Roguet se dieron acerca de la reproducción de los mecanismos de dominación, tanto a nivel racial como a nivel del género. A nivel racial, mientras que la indianidad del wayki es creada, controlada, manejada, sus consecuencias existen como si fueran reales. En efecto, se pueden observar comportamientos y juicios muy racistas sobre los bricheros, que dependerán de las esferas dónde se mueve el individuo. Mientras el bricherismo puede ser considerado como un modelo de ascensión social en las clases populares, se puede observar una discriminación y un rechazo del brichero en las esferas altas. Es decir que la compañía de una extranjera trae consecuencias sociales diferentes según el contexto. La representación colectiva del color de piel es función de factores sociales.

A nivel de género, en la medida en que la mujer maneja el capital económico, hay una redefinición necesaria de la masculinidad dentro de la pareja. La masculinidad tiene que reconstruirse bajo otros factores (fuera de lo económico) tomando como modelo al Inca, quien representa la virilidad, la fuerza. Luego, se destacó la reproducción de los mecanismos de dominación a nivel del género a través del juicio acerca del fenómeno del bricherismo en sí mismo: es considerado como un turismo de romance, y no como una prostitución cualquiera, reflejando así la persistencia de una concepción romántica estereotipada de la mujer.

Finalmente, se consideró la noción de utopía dentro del bricherismo. A través de un desplazamiento físico o imaginario, este tipo de relación permite vivir la utopía en el cuerpo del otro: el brichero se vuelve otro para seducir, las gringas se vuelven otras para liberarse de su corteza cotidiana. Se realiza una forma de trascendencia a través del goce de lo exótico y del romanticismo, un encuentro de las fantasías que mantiene la ilusión de un otro mundo posible.

A modo de conclusión, Juliette Roguet nos presentó sus perspectivas futuras de investigación para seguir trabajando sobre este tema durante su tesis: estudiar la parte femenina del fenómeno del bricherismo, añadir una perspectiva más histórica en su trabajo, pero también proponer una dimensión comparativa con otras formas de turismo de romance o de prostitución masculina, desarrollar una dimensión cuantitativa, centrarse más en los imaginarios de migración, entre otras. Concluyó sobre la idea que este trabajo le permitió diseñar una base importante, cual abre necesariamente un trabajo de investigación a largo plazo.

 Charla con el público

  • Sobre la noción de beneficios simbólicos en el bricherismo

Ella considera que existen beneficios simbólicos en la medida en qué sigue existiendo un sistema de dominación muy fuerte. En efecto, simbólicamente, un brichero puede sentirse muy valorizado al andar en la calle de la mano con una gringa.

  • Sobre la dimensión temporal, ¿hubieron cambios desde los años 1980?

Según la ponente, la primera ocurrencia del término “brichero” en la literatura peruana se ubica en 1989, con el libro de Mario Guevara Paredes, Cazador de gringas y otros cuentos, publicado en Cuzco. Entonces, tal como entendemos el fenómeno hoy en día, en base a este libro y a lo que investigó, considera que el bricherismo se desarrolló en los años 1980. Además, supone que la presencia del término en las bromas y la literatura peruana desde esta época significa que empezó a tener una solidez social.

  • Sobre las extranjeras que participan en este fenómeno, ¿cuáles son sus percepciones?

Hay perfiles muy diferentes. Fue notorio sin embargo que hay un sentido de logro en los bricheros al enamorar a la gringa, fuera del beneficio material o económico. El objetivo es “hacer caer a la gringa”. Para lograr este propósito, eligen a las más “débiles”. Como dicen “¡más fea, mejor!”. Es preciso tomar en cuenta también que algunas extranjeras se dan cuenta del trato implícito del bricherismo. Pero se sienten protegidas, cuidadas, guiadas por el brichero quién le enseña la cultura, etc. Así, a veces el brichero puede convertirse en una especie de souvenir, un “consumo” turístico del país.

  • Sobre las finalidades del bricherismo, ¿qué impacto sobre las representaciones de la pareja? ¿y sobre las identidades?

Al observar las historias de migración, se puede ver que muchas concluyeron con un fracaso, porque el brichero sigue intentando “brichear” allá, en París por ejemplo. Así se regresan y siguen buscando otras formas de migración. Aunque tradicionalmente el bricherismo es una manera de migrar, ahora existe otro tipo de bricherismo contemporáneo, que no implica necesariamente marcharse. Sería más bien una manera de vivir, y de vivir bien; ¡unos ganan bien su vida así!

  • Una participante describe su propia observación del bricherismo en Cuzco: un hombre venía todos los días en un restaurante con una gringa diferente, y cada día tenía el mismo discurso, pero en idiomas distintos; también se cambiaba de ropa en función del estilo de la turista. Bien se veía que no era algo improvisado, todo era calculado. Pregunta: de alguna forma ¿los bricheros necesitan tener dinero al lado, para sobrevivir?

Al nivel de los recursos económicos, además de sacar beneficios materiales (comida, alojamiento…) hay el asunto de las drogas. Una práctica muy difundida en los lugares turísticos dónde los turistas están de paso (Cuzco por ejemplo): el último día antes que se vaya la turista, el brichero anuncia que su mamá está enferma, debe reparar la casa, tiene problemas de salud…es decir una serie de invenciones dramáticas, siempre con el punto común de ser urgentes. Y justamente, en la urgencia logran obtener dinero. A veces esto representa mucha plata, hasta miles de dólares, o regalos…es así como se “ganan la vida”.

  • Sobre la literatura alrededor del tema

Casanova es una buena referencia para hablar de la historia del bricherismo, porque es una figura que existe en varios países y desde hace tiempo. Otro documento interesante es el reportaje de Arte sobre los “bricheros” de Grecia en los años 1970. Los “Kamakis”[2]

  • Sobre el tema de la seducción

Lo más interesante son las estrategias de seducción y el contexto peruano, lo que hace pensar en una idea de dominación. Tal vez el bricherismo podría ser entendido como la venganza de ciertas personas que se sienten invadidos de turistas, y que no pueden a su vez acceder a una forma de vida mejor…Entonces el bricherismo podría ser una estrategia específica de superación

  • Sobre los usos políticos de las identidades y de las culturas

Durante los años 1960-70, se escuchaba el tema de la “culpabilización” por parte de los latinoamericanos. El argumento de la revolución y del comunismo era utilizado como una manera de tener éxitos amorosos en Europa. Por ejemplo, un poeta decía “yo soy la venganza del pueblo” y se interpretaba políticamente. En esta época, no se observaba un uso de la indianidad, sino más bien un uso de la política, para traer extranjeras politizadas y seducirlas. También se puede observar este tipo de uso de la política en generación de migrantes latinoamericanos en Francia, quienes usaban ambos argumentos (indianidad y política Juliette Roguet contó que en una de sus entrevistas, el entrevistado se presentó como “el mejor brichero” de su generación, y le contó que una de las estrategias utilizadas por los bricheros era “culpabilizar” a la extranjera por la colonización histórica, o la colonización actual neoliberal. Pero subrayó que el brichero reconocía no ser sincero, a nivel político por ejemplo. Para ellos, es sólo un argumento para lograr su meta de enamorar a la gringa.

  • Sobre los procesos coloniales y las relaciones sexuales interraciales

Es muy importante el imaginario alrededor de la mujer latinoamericana. Por ejemplo, existen cartas describiendo cada parte de la mujer, creando este imaginario, con fines económicos y más. Tal vez sería interesante ponerlas en relación con la cuestión del bricherismo contemporáneo, en una perspectiva histórica. También se podría hacer una relación con el “orientalismo”. En los países árabes, por ejemplo, los pintores de los siglos XIX-XX eran muy atraídos por el orientalismo, que representaba una cierta imagen de la mujer. Así, el bricherismo podría ser una parte del orientalismo.

  • Sobre el tema de la cultura (en antropología)

Una pregunta clásica de la antropología a propósito de la cultura opone la cultura en el sentido de tradiciones antiguas, indianidad, “verdaderas” versus la cultura que se recrea, que se reinventa según los contextos. Sobre este tema, habría que interrogarse sobre la mezcla del bricherismo (dónde aparece el dinero) y la seducción, en el uso de las herramientas culturales por ambas partes (la viajera y el brichero), como la simbología del romance, del imaginario europeo, de la seducción local…porque también esto ocurre en todo el planeta. Permite especialmente pensar la relación / la diferenciación entre el bricherismo y la prostitución, en el contexto de Perú. Tema riquísimo para preguntarse cuestiones de cultura al nivel antropológico, teórico.

[1] Realizó su trabajo de campo desde septiembre de 2014 hasta febrero de 2015.

[2] https://www.arte.tv/guide/fr/041799-000/colosses-d-amour

Flore Horras (Science Po Grenoble)