AIDES À LA MOBILITÉ 2018

L’Institut Français d’Études Andines (UMIFRE 17 MEAE/CNRS USR 3337) propose plusieurs bourses d’Aides à la mobilité d’une durée variable, allant de 3 à 9 mois, éventuellement renouvelables.

Aides à la recherche de terrain destinées aux étudiants de Master 2 Recherche et aux Doctorants inscrits en thèse dans l’une des disciplines relevant des Sciences humaines et sociales ou des Sciences de la vie, ces bourses seront réparties sur une période allant du 1er septembre 2018 au 31 août 2019.

Les candidatures aux Aides à la Mobilité 2018 sont ouvertes aux ressortissants de l’Union européenne, à condition qu’ils soient francophones et inscrits dans une université française.

Conditions financières de la bourse: 970 euros mensuels.

 Les candidats présenteront un projet de recherche original en Archéologie (hors terrains péruviens) ou en Sciences humaines ou sociales impliquant un travail de terrain à réaliser en Bolivie, en Colombie, en Équateur ou au Pérou (ou sur plusieurs de ces pays).

La priorité sera donnée aux projets ayant un lien avec les axes de recherche de l’unité (ww.ifea.org.pe/investigacion).

La sélection des candidatures prendra en compte la qualité intrinsèque des projets et l’aptitude des candidats à les mener.

Les étudiants n’ayant pas encore soutenu leur Master 2 lors de l’examen des dossiers pourront voir leur candidature retenue sous réserve de l’obtention le 30 juin 2018 au plus tard de leur diplôme avec la mention Bien ou Très Bien. Ils feront les démarches nécessaires à leur inscription en thèse de Doctorat avant leur départ.

Date limite de candidature : 15 DÉCEMBRE 2017 (à minuit, heure de Paris)

Télécharger convocation : http://www.ifea.org.pe/convocatorias/pdf/convocation-aides-mobilite2018.pdf

Formulaire de candidature : http://www.ifea.org.pe/convocatorias/doc/formulaire-aides-mobilite2018.doc

Interculturalidad, Educación Intercultural Bilingüe (EIB) y políticas públicas en Ecuador

Por Sarah Dichy-Malherme (Universidad de La Rochelle/ Universidad París-Nanterre/ IFEA)

En un contexto de apertura del gobierno ecuatoriano al “diálogo nacional” con los movimientos sociales, y en particular con las organizaciones indígenas, Anne-Gaël Bilhaut, representante del Instituto Francés de Estudios Andinos en Ecuador, y Teresa Carbonell, en representación de la carrera de Filosofía y Antropología aplicada de la Universidad Politécnica Salesiana (UPS) y del Grupo de Investigación en Filosofía de la Educación (GIFE), organizaron el 27 de octubre un “Conversatorio sobre interculturalidad, Educación Intercultural Bilingüe (EIB) y políticas públicas”. El objetivo era reunir investigadores, formadores y miembros de las organizaciones indígenas, para presentar e intercambiar experiencias, reflexiones y perspectivas sobre los retos de la Educación Intercultural Bilingüe. Después de la introducción de Hernán Hermosa, docente de la UPS, Floralba Aguilar, coordinadora del GIFE, insistió sobre la necesidad de desarrollar la filosofía de la educación, como saber globalizador y crítico, para crear las condiciones de posibilidad de una educación para la convivencia. Luego, el antropólogo Patricio Guerrero, moderador del conversatorio, recordó la filosofía originaria de la educación bilingüe, a través de la voz de las “mamás” Dolores Cacuango y Tránsito Amaguaña, fundadoras de las escuelas indígenas de Cayambe en los años 1940: no sólo quisieron compartir el “secreto poder de las escrituras”, sino que por su labor sembraron las semillas de la interculturalidad, hoy constitucionalmente reconocida gracias a un proceso de lucha de larga duración, que todavía está por completar.

Créditos foto: Universidad Politécnica Salesiana

Cuatro ponencias permitieron plantear el tema desde distintos enfoques, académicos y políticos. Sarah Dichy-Malherme (doctoranda de las Universidades de La Rochelle y París-Nanterre, asociada al IFEA), empezó con una reflexión sobre los “Territorios de la educación en el Ecuador”. Partiendo de un análisis del discurso de los actores de las organizaciones indígenas y de la EIB, intentó demostrar que el sistema y los establecimientos educativos bilingües, sobre todo en la ciudad, se perciben como una nueva forma de territorio comunitario, que se trata de defender frente a un Estado potencialmente colonizador. La exposición de Teresa Carbonell (docente de la UPS, miembro del GIFE y doctoranda de la Universidad del País Vasco) sobre “La EIB en la Amazonía: saberes y epistemologías en los pueblos y nacionalidades amazónicas en el Ecuador” permitió evidenciar las fallas de las políticas públicas de educación en las comunidades del oriente ecuatoriana. También hizo hincapié en las carencias concretas del sistema, en particular la inadecuación de las infraestructuras y la falta de conocimiento de las lenguas ancestrales por parte de los profesores.

Intervención de Sarah Dichy-Malherme (Universidad de La Rochelle/ Universidad París-Nanterre/ IFEA) / Créditos foto: Universidad Politécnica Salesiana

Etsa Franklin Sharupi, coordinador de la Comisión de Educación de la Confederación de Nacionalidades Indígenas Amazónicas del Ecuador (CONFENIAE), expuso la “Perspectiva política de los pueblos indígenas amazónicos del Ecuador”, que presentó como una “propuesta desde la insurgencia y el derecho”, mediante un recorrido histórico de la implantación de la EIB en la Amazonía, pero también la lectura del Mandato para la “Restitución del Sistema de Educación Intercultural Bilingüe” elaborado por la CONFENIAE en los últimos meses. Finalmente, desde su experiencia docente en la carrera de EIB de la UPS Fredy Simbaña (doctorando de la Universidad Autónoma de Barcelona) presentó algunas “Perspectivas de la enseñanza de la cosmovisión y el saber en la formación docente”. Insistió en particular sobre la necesidad de contextualizar el estudio de las espiritualidades en las carreras de formación docente.

Comentarios finales de Anne-Gaël Bilhaut (IFEA) / Créditos foto: Universidad Politécnica Salesiana

Después de las ponencias, se abrió un debate con el público presente – unas 100-130 personas, en su mayoría estudiantes de las carreras de Filosofía, Antropología Aplicada y EIB de la UPS – que expresó sus dudas, pero también sus propias experiencias relativas a la situación de la EIB y a los retos que se deben enfrentar, tanto desde las políticas públicas como para las propias organizaciones indígenas. Al cerrar el evento, Anne-Gaël Bilhaut propuso prolongarlo con otros encuentros, para profundizar en las cuestiones mencionadas: ¿Qué es la educación propia y cómo lograrla? ¿Cuál es y debe ser el lugar de las lenguas ancestrales en la enseñanza? ¿Cómo capacitar a los docentes de la EIB? Concluyó invitando a los presentes al Congreso internacional de Antropología shuar y achuar, coorganizado en abril de 2018 por el IFEA con el apoyo de la UPS.

 

 

 

Los alfareros itinerantes de Cuzcudén, San Pablo, Cajamarca

Por Gabriel Ramón, Departamento de Humanidades, Pontificia Universidad Católica del Perú.  glramon@pucp.edu.pe

 Alfareros rurales en los Andes peruanos

En el territorio andino hay dos tipos principales de actividad alfarera: rural y urbana. Si bien puede resultar difícil establecer límites precisos entre ambos, en el caso peruano se reconocen las diferencias en las herramientas, las técnicas y los productos. Por ejemplo, los alfareros urbanos suelen producir con torno o usan horno eléctrico, los alfareros rurales no. Para poner en contexto el caso de Cuzcudén, presentaremos la actividad alfarera rural en el Perú, es decir a la producción alfarera en pequeños pueblos o caseríos principalmente dedicada a la confección de ollas y otras vasijas empleadas en la preparación de alimentos.

Quien haya viajado por el territorio peruano podrá observar que la actividad alfarera rural está más difundida de lo que se piensa. Durante los últimos veinticinco años, en nuestros trabajos de investigación en el centro y norte del Perú, por los departamentos de Ancash, Cajamarca, La Libertad, Lambayeque, Lima y Piura, hemos identificado más de treinta pueblos con alfareros en actividad (Mapa 1). Si bien algunos de estos pueblos, los más conocidos, se encuentran en la costa, como Simbilá, Catacaos, Piura [5] (Figura 1) o Mórrope, Lambayeque, Lambayeque [7] (Figura 2), la mayor cantidad de pueblos con alfareros, que hemos podido ubicar en los Andes del norte y centro del Perú, está en la sierra: desde San Bartolomé de los Olleros, Ayabaca, Piura [1] (Figura 3) cerca de la frontera con Ecuador hasta Santo Domingo de los Olleros, Huarochirí, Lima (Ramón 1999). También existen pueblos con alfareros en la selva amazónica y en el centro sur y sur del Perú. Solo en el departamento de Cuzco, el arqueólogo peruano Rogger Ravines (1989: 51-2) dio a conocer la existencia de 24 pueblos con alfareros (ver también Sillar 2000:24-25).

Mapa 1: Alfareros en los Andes Nor-peruanos. En adelante cuando aludamos a pueblos que aparecen en este mapa se indicará el número entre paréntesis rectos. En todos los casos, luego de indicar el lugar se agrega el nombre de la provincia y del departamento.

Figura 1: Simbilá [5]. Sebastián López alisando y José Ipanaqué, asentando.

Figura 2: Mórrope [7]. Luis Alberto Chapoñán.

Figura 3: San Bartolomé de los Olleros [1]. Orfilia Mondragón.

Alfareras y alfareros

Si bien los pueblos con alfareros suelen compartir algunas características, cada uno de ellos tiene rasgos distintivos. Por ejemplo, en el caserío de La Soccha, San Juan Bautista de Sondorillo, Ayabaca, Piura [3], solo los hombres producen vasijas (Figura 4), mientras que en otros pueblos como Yacya, Huari, Ancash [23] las alfareras son mujeres (Figura 5). En pueblos como Caulimalca, Otuzco, La Libertad [10], hombres y mujeres producen vasijas de cerámica (Figura 6). La variedad entre pueblos alfareros no se limita al sexo de los productores, también está presente en otros aspectos.

Figura 4: Sondorillo [3]. Francisco Manchay.

Figura 5: Yacya [23]. Felicita Rojas.

Figura 6: Caulimalca [10].  Alfonso Ávila y Marciana García.

Diversidad de técnicas de manufactura

Existe una gran diversidad de técnicas alfareras dentro de los Andes. Por ejemplo, tenemos el caso de Piura, uno de los departamentos del norte peruano (Ramón 2008b). En el pueblo Simbilá [5], costa de Piura, los hombres producen vasijas grandes con paletas gruesas y una piedra grande (Figura 7). En la sierra piurana, en Santo Domingo, Morropón [2], las mujeres producen ollas utilizando un plato lleno de ceniza sobre el que colocan un par de hojas, un cuchillo grande y una cuchara (Figura 8). En la sierra norte de Piura en Ayabaca, se ubica San Bartolomé de los Olleros [1], cerca de la frontera con Ecuador, allí las mujeres producen con un plato y una herramienta de palo llamada caigua, también usada en la actividad textil, pedazos de mate, cuchillo de fierro y palitos alisadores (Figura 9). En la sierra sur de Piura, en Huancabamba, se encuentra La Soccha [3], donde los hombres producen con doble molde vertical, es decir uno para la base y otro para la parte superior de la vasija, callhuas, cantos rodados y ceniza (Figura 10). También en la sierra sur de Piura, en Santa Ana de Huarmaca [4], los alfareros producen con un solo molde para la base, cailluas y cantos rodados (Figura 11).

Figura 7: Simbilá [5]. Herramientas.

Figura 8: Santo Domingo [2]. Herramientas.

Figura 9: San Bartolomé de los Olleros [1]. Herramientas.

Figura 10: Sondorillo [3]. Moldes.

Figura 11: Huarmaca [4]. Severiano Morantes.

Diversas formas de distribución

Así como existe una gran variedad de técnicas de manufactura alfarera en los Andes peruanos, también poseen diversos modos de distribuir sus productos. Algunos alfareros producen en su pueblo base solo para su consumo familiar, a veces solo para su comunidad, en ocasiones producen para intermediarios, asimismo los alfareros o sus familiares pueden llevar las vasijas a otras localidades donde las intercambian y/o venden en ferias, mercados o casa por casa (Figura 12) (Bell 2017, Sillar 2000). Aunque se ha asumido que la producción en el pueblo base es la más común, ya se está documentando en detalle otra modalidad: la producción itinerante (Ramón 2013).

Figura 12: Venta de vasijas de Caulimalca [10] en Usquil (La Libertad)

¿En qué consiste la producción itinerante?

Alfareros itinerantes son aquellos que salen de su pueblo base para producir vasijas. En muchas partes del mundo se han identificado alfareros itinerantes: en Etiopía, Estados Unidos, Grecia, Pakistán, Saint Lucia en el Caribe y las islas del Mediterráneo, como Chipre y Creta. En los Andes se han identificado diversos casos de alfareros itinerantes, desde Bolivia a Colombia, incluyendo al Perú (Ramón 2013). En ocasiones la producción itinerante ha sido una de las múltiples estrategias usadas por los alfareros para distribuir mejor sus productos, o solo han recurrido a ella por insistencia de los consumidores (como relata la alfarera Orfilia Mondragón en San Bartolomé de los Olleros [1]). Sin embargo, en algunos pueblos los alfareros han recurrido a esta estrategia con mayor frecuencia, hasta considerarse el mecanismo principal de producción/distribución de sus vasijas. De todos los pueblos visitados y/o documentados por nuestro equipo en los últimos veinticinco años el caso más notable de alfareros itinerantes es el centro poblado de Cuzcudén [28] en Cajamarca.

Cuzcudén o Mangallpa

Si bien el nombre oficial del centro poblado es San Francisco de Cuzcudén, el nombre tradicional, reconocido hasta ahora, es Mangallpa que en quechua significa “tierra para ollas”. Administrativamente Cuzcudén es un centro poblado de la provincia de San Pablo, departamento de Cajamarca. Considerando sus tres caseríos y cinco anexos tiene una población de 2000 habitantes, mientras que en Cuzcudén caserío viven aproximadamente 800 personas.

Una forma de llegar a Cuzcudén desde la costa es partir de Pacasmayo a Chilete y luego a San Pablo. De San Pablo se puede ir en carro hasta Carrerapampa y luego caminar por media hora o ir en el carro de los profesores, que va de lunes a viernes a Cuzcudén. Si llegamos desde San Pablo, veremos que el pueblo se sitúa en una especie de hondonada (Figura 13).

Figura 13: Vista de Cuzcudén

Cuzcudén está localizado en un territorio escarpado, un valle estrecho, con un pequeño río en su base. Desde lo alto de la carretera se observa que las casas están repartidas por el territorio desde las zonas bajas próximas al río (2200 msnm) hasta la parte más elevada, conocida como la Loma (2650 msnm). La mayor acumulación de casas está a ambos lados de la vía principal en la sección de La Capilla. El punto central de Cuzcudén, ubicado en el trayecto de esta vía, es una pequeña plaza (2339 msnm) alrededor de la cual se ubica la iglesia, la municipalidad y la escuela primaria. Otra sección importante del pueblo es Capilla Paccha, mayormente dedicada a la agricultura por lluvia. Finalmente, en el camino Morocho – San Miguel, se ubican las secciones de la Cruz (2317 msnm) y el Naranjo.

Para producir las vasijas se utiliza dos materiales: tierra  (también llamada arena) y mito (también llamado greda). Las canteras de estos materiales se sitúan en la parte alta del pueblo, principalmente en la Loma y Jancos Alto. En Jancos Alto existen dos grandes canteras, una de mito (Figura 14) y otra de tierra, ambas pertenecen a la comunidad de Cuzcudén, aunque existen diversas versiones sobre cómo fueron obtenidas. En la Loma se encuentran canteras menores de tierra. En Capilla Paccha hay otra cantera de mito.  Respecto a la mezcla de ambos materiales, Miguel Tanta explicó “casi igual, la tierra un poquito más”. Jaime Tanta precisó que cuando es de Jancos Alto, se mezcla 40% mito y 60% tierra, pero cuando el mito es de Capilla Paccha es 50% de cada uno.

Figura 14: Cantera de mito en Jancos Alto, con Víctor Toledo.

Las herramientas usadas por los alfareros son las paletas gruesas de madera con rayas, el mazo de madera y la piedra, un raspador, generalmente de metal, varios trapitos para alisar la vasija y un cuero de vaca que les sirve como base para trabajar la arcilla (Figura 15). Elaboran cántaros, jarras, paicas, tiestos, tinajas, pero sobre todo ollas. En Cuzcudén solo los hombres hacen vasijas de cerámica, las mujeres se dedican a la producción textil (sobre alfarería de Cuzcudén, ver Biblioteca Campesina 1994,  Druc 2011:317-321, Espejo 1951, Ramón 2013:83-87).

Figura 15: Herramientas de Amado Serna

En cuanto al proceso de aprendizaje la mayoría de alfareros aprendieron “viendo” o practicando con algún familiar. Por ejemplo, Jacinto Tanta cuenta que aprendió “así mirando a los mayores que hacen”. Espíritu Suárez, indica “bueno, de chico aquí todos nos han enseñado nuestro papá, o sea una familia, nos han enseñado a hacer las ollas, como este sitio es la ollería, la ollería llamamos acá, […] hemos aprendido desde chicos con los mayores han sido olleros, entonces ya nos enseñaban así, papá, a veces un tío, alguna familia nos enseñaba de hacer ollas”. Los viajes también han sido parte del proceso de aprendizaje, es decir los alfareros viajan con sus maestros (padres, parientes) para ayudarlos hasta familiarizarse con la actividad. Por ejemplo, Alfonso Toledo cuenta: “…mi papá más antes nos llevaba así cuando éramos chicos, nos llevaba por ejemplo por Chimbote, a Trujillo nos llevaba, y entonces y pero nosotros no hacíamos, nosotros de compañía nomás nos íbamos con él […] y vendíamos las ollas, ahí ayudábamos a vender, él daba la propina, nos daba él, entonces llegábamos para acá, así, así, así me gustó practicarlo…”.

La manufactura de las vasijas implica varias etapas. Primero se procesan la tierra y el mito. Se les mezcla y se obtiene una masa que servirá para hacer vasijas. Antes de empezar a trabajarla hay que “bailar” sobre la masa, colocada sobre el cuero de vaca. Para comenzar se hacen bolas a mano, de cada una saldrá una vasija (Figura 16). Con esas bolas, a pura mano, se hacen tablas, que tienen forma de plato (Figura 17). Posteriormente, se hace el asiento con el mazo y la piedra (Figura 18). Enseguida viene el alzado del cuerpo usando la paleta, mazo y piedra (Figura 19). Luego de un tiempo, para que seque, se pone el gollete usando la badana y el trapito (Figura 20). Después de golletear se deja secar la vasija tanto a la sombra como al sol. Finalmente se realiza la quema (Figura 21).

Figura 16: Oscar de la Cruz haciendo las bolas.

Figura 17: Oscar de la Cruz haciendo las tablas.

Figura 18: Oscar de la Cruz haciendo el asiento.

Figura 19: Valeriano Moncada alzando el cuerpo.

Figura 20: Víctor Toledo golleteando (foto de Rodolfo Monteverde)

Figura 21:  Antonio Toledo preparando la quema

Sobre los viajes, puede indicarse que los alfareros realizan distintos tipos de  desplazamiento. En principio, el viaje con ollas es a zonas cercanas de Cajamarca, por ejemplo al mercado de San Miguel “por la plata” (Figura 22) o a los pueblos de jalca como Callanca, Cochán, Chiapón, Llapa o Unanca para obtener papas. El intercambio se puede hacer de diversas formas, una de las más usadas es al lleno: se recibe lo que entra en la vasija. El segundo tipo de viaje es con material (tierra y mito) y herramientas para producir ollas en otros pueblos. La distancia a recorrer depende de lo que busca el alfarero: William Romero observó “los que quieren comida se van cerca”, “los que quieren dinero se van hasta lejos”.  Así por ejemplo, Contumazá es un destino común para obtener trigo. Varios alfareros normalmente viajan al valle de Jequetepeque, todo el territorio que conecta Cuzcudén con la costa, poblado de zonas arroceras, ubicadas en la “playa”. Por ejemplo, Víctor Toledo viajó a Pay Pay, a tres horas en carro desde Cuzcudén, con un compañero y trabajaron por quince días, produciendo 300 vasijas que intercambiaron por arroz (Figuras 23, 24). Otros alfareros van por los pueblos de la costa de La Libertad y Lambayeque, a lugares como Guadalupe, Pacasmayo o Chepén. o otros hacia lugares más distantes como Tayabamba, al extremo oriental de la Libertad, Bagua grande, Utcubamba, Amazonas y Nueva Cajamarca, Rioja, San Martín. Unos pocos, como Alfonso Toledo, han probado suerte en lugares más distantes, como los alrededores de Lima, e incluso es sabido que algunos alfareros llegaron hasta Ecuador. Considerando todos los viajes que nos han relatado los alfareros de Cuzcudén, se puede decir que ellos son los que más viajan de los Andes, visitando territorios de la costa, la sierra y la selva.

Figura 22: María Arribasplata vendiendo ollas en San Miguel

Figura 23: Victor Toledo  y Manuel Romero en Pay Pay (foto de Howard Tsai)

Figura 24: Preparando la quema en Pay Pay (foto de Howard Tsai)

Finalmente, una pregunta que surge cuando uno observa todos estos viajes es ¿por qué viajan con sus materiales? Hay varias respuestas. Una, explican los alfareros, es la necesidad de obtener productos agrícolas que no consiguen en su propia comunidad, como arroz o trigo. Otra, alude a la fragilidad de las vasijas, viajando con los materiales es posible recorrer mayores distancias sin que se quiebren las vasijas. Una tercera respuesta se refiere a la estacionalidad, se puede viajar a hacer ollas durante todo el año, pues si bien en la sierra llueve estacionalmente, la costa es generalmente seca. Preguntado sobre esto Jacinto Tanta explicó que “con lluvia, es difícil [sacar el material para hacer ollas] pero ya nosotros, ya nosotros nos adelantábamos en el verano, sacábamos […] y preparábamos y ya guardábamos ya. Sacamos para llevarlo y de que sembrábamos también nosotros aquí nuestro triguito, sembrábamos maicito, cebada. Entonces terminadas nuestras siembras, entonces ya no teníamos que hacer nada ya y nos íbamos a trabajar a la costa, así era”.

(Este texto está basado en la exposición temporal inaugurada el 1 de Octubre de 2017 en el colegio primario, I.E.P. 82270, del centro poblado de Cuzcudén).

 Referencias citadas

Bell, M. 2017. Pottery, Livelihood, and Landscapes. A case study from the Peruvian Andes, 89 pp.; Cham: Springer.

Biblioteca Campesina.1994. Barro bendito. La alfarería en la tradición cajamarquina, 136 pp.; Cajamarca: Proyecto enciclopedia campesina.

Druc, I. 2011. Tradiciones alfareras del valle de Cajamarca y la cuenca alta del Jequetepeque, Bulletin de l’Institut Français d’Etudes Andines 40(2):307-331.

Espejo, J. 1951. Los alfareros de Manka-Allpa. El Comercio 1. Diciembre.

Ramón, G.  1999. Producción alfarera en Santo Domingo de los Olleros (Huarochirí-Lima), Bulletin de l’Institut Français d’Etudes Andines 28(2):215-248.

Ramón, G. 2008a. Potters of the Northern Peruvian Andes: a palimpsest of technical styles in motion, 437 pp.; Tesis doctoral presentada en la Universidad de East Anglia, Reino Unido.

Ramón, G. 2008b. Producción alfarera en Piura (Perú). Estilo técnico y diacronía. Bulletin de l’Institut Français d’Etudes Andines 37 (3): 477-509.

Ramón, G. 2013. Los alfareros golondrinos: productores itinerantes de los Andes, 169 pp.; Lima: Instituto Francés de Estudios Andinos/Sequilao.

Ravines, R. 1989. Principales comunidades y centros alfareros del Perú. En Ravines Rogger & Fernando Villiger, La cerámica tradicional del Perú, pp. 45-57. Lima: Los Pinos.

Sillar, B. 2000. Making Pots and Constructing Households: An Ethnoarchaeological Study of Pottery Production, Trade and Use in the Andes, 219 pp.; Oxford:B.A.R.

Imágenes: El Mapa 1 fue elaborado por Martha Bell. La foto 20 es de Rodolfo Monteverde. Las fotos 23 y 24 son de Howard Tsai. El resto de las fotos son de Gabriel Ramón

Sobre nuestro proyecto

Esta muestra es parte de un proyecto de investigación iniciado en 1993 en Santo Domingo de los Olleros, Huarochirí, Lima (Ramón 1999) y luego, desde 1999, extendido a los Andes Norperuanos (departamentos de Ancash, La Libertad, Lambayeque y Piura). Los resultados han sido publicados como libros y en revistas, ver Ramón 2008a, 2008b y 2013. Finalmente, desde 2013 se incorporó en nuestra área de estudio el departamento de Cajamarca (ver http://red.pucp.edu.pe/ridei/proyectos/la-alfareria-y-la-textileria-del-sur-de-cajamarca-un-enfoque-interdisciplinario-parte-1/). Los resultados  preliminares sobre Cuzcudén se basan en cinco visitas realizadas desde 2013 a 2017.

Agradecimientos. Nuestro proyecto en Cuzcudén es posible gracias a la amabilidad de todos sus habitantes, quienes nos permiten visitar periódicamente su centro poblado y hacer muchas preguntas sobre alfarería. Asimismo, agradecemos la Beca Andina 2017 otorgada por el  Instituto Francés de Estudios Andinos,  que ha permitido la financiación del trabajo de campo  en Cuzcudén en el presente año y la realización de esta muestra.  Los resultados presentados son preliminares,  ya que aún estamos procesando más de 800 páginas de entrevistas con los alfareros y sus parientes.

El trabajo de campo fue realizado en compañía de Luis Andrade, Kristel Best,  Daniel Dávila y Rodolfo Monteverde, todos ellos me han auxiliado en diversos aspectos de esta investigación. Asimismo, agradecemos a la directora de la escuela primaria de Cuzcudén, Luz Estela Díaz y el alcalde Hermisián Romero quienes nos dieron su apoyo para la presente muestra.  A Howard Tsai por compartir sus fotos de Pay Pay.

Alfareros y parientes entrevistados:

  • Héctor Ramón Aguilar Alvites
  • Alejandro Alvites Valdez
  • Benjamín Arribasplata Moncada
  • Arquímedes Arribasplata Aguilar
  • José Asunción Arribasplata
  • María Arribasplata Aguilar
  • Genaro Chilón Mendoza
  • Oscar de la Cruz
  • Ramón de la Cruz
  • Wilfredo de la Cruz
  • Aurora Espinal Alcántara
  • Neftalí Lozano Lozano
  • Nelson Lozano Aguilar
  • Reiniero Lozano Lozano
  • Alicia Lozano Mendoza
  • Alberto Lozano Mendoza
  • Ulises Lozano
  • Héctor Mendoza Villuslada
  • Marcelino Mendoza
  • Valeriano Moncada Tanta
  • Indalecio Pérez
  • Víctor Pérez Chillán
  • Elmer Pérez Tanta
  • Asunción Romero
  • Hermisián Romero
  • Pedro Romero
  • William Romero
  • Isidora Sánchez
  • Jorge Sánchez Vásquez
  • Nilton Hildebrando Serna Rivasplata
  • Amado Serna Salazar
  • Nelson Serna Salazar
  • José Espíritu Suárez Pérez
  • Hermógenes Tanta/Alejandrina Valdez
  • Jacinto Tanta Aguilar
  • Jaime Tanta Sánchez
  • Luz Tanta
  • Miguel Tanta Aguilar
  • Jacinto Tanta Aguilar y su nieta Rosa
  • Santos Tanta Mendoza
  • Eustaquia Tanta Sánchez
  • Santos Tanta Valdés
  • Nelson Tanta Verástegui
  • Gregorio Tanta Villuslada
  • Yola Tanta
  • Antonio Toledo
  • María Toledo
  • José Víctor Toledo Pérez
  • Julio Toledo Chiloma
  • Víctor Alfonso Toledo Tanta
  • Catalino Vélez
  • Alcides Verástegui Moncada
  • Zacarías Verástegui

 

Convocatoria de Becas 2018

El IFEA abre su convocatoria de becas y ofrece apoyo para la investigación en arqueología, ciencias humanas y  sociales a partir del 1er trimestre de 2018. Propone para ello tres tipos de beca:

  • Becas Andinas dirigidas a investigadores(as)/ estudiantes provenientes de los países en los que el IFEA desarrolla sus actividades: Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.
  • Beca Brignardello dirigida a arqueólogos(as) peruanos(as), franceses(as) o europeos(as) de universidades francesas.
  • Aidès à la mobilité para franceses(as) o europeos(as) de universidades francesas cuyo terreno de investigación se encuentre en los países andinos (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú).

Detalles y formularios: http://www.ifea.org.pe/convocatorias/

Miradas cruzadas sobre las estaciones del metro en Lima-Callao

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Quentin Marchand (IFEA) y Karina Chávez (PUCP)

La presentación se realizó el 31 de marzo de 2017. Esta se centró en los procesos de desarrollo de la infraestructura del metro y sus impactos en el territorio urbano de Lima. Cruzando las miradas de dos disciplinas diferentes pero complementarias y teniendo como objetivo establecer una relación entre dos análisis sobre el mismo objeto de estudio: las estaciones de metro de Lima. Además de hacer dialogar a la sociología urbana con la geografía política, la meta era enriquecer el conocimiento sobre las estaciones enfrentando las visiones tanto de los diferentes grupos de actores como los de la gestión de la infraestructura y los actores locales. Karina y Quentin vienen dialogando desde hace un año y han realizado algunos trabajos de campo en conjunto para cruzar sus maneras de ver y pensar las estaciones.

Caracterizar el encuentro entre el metro y el territorio de Lima-Callao: del espacio del proyecto al lugar de la estación – Quentin Marchand 

Su trabajo propone una mirada detallada al desarrollo de la línea 2 del metro que se lleva a cabo en una nueva era para el transporte en Lima iniciada por la inauguración de dos medios de transporte masivo: el Metropolitano (2010) y el Tren Eléctrico (2012-2014) y un re intervención del sector publico después de veinte años de liberalización del transporte, así como  también un cambio de paradigma del transporte a la movilidad. Con seis líneas seleccionadas por el Estado mediante el Decreto Supremo 059-2013, la llegada del metro en Lima simboliza la voluntad de modernizar y racionalizar el sistema de transporte.

Créditos mapa: Q. Marchand

Su investigación analiza dos espacios que evolucionan en paralelo: el espacio del proyecto y el espacio del territorio. En efecto, el proyecto tiene vida propia pero debe a veces interactuar con actores del territorio, pues está administrado por la Municipalidad Metropolitana de Lima y las municipalidades distritales y también intervienen actores urbanos de transporte, operadores y asociaciones de comerciantes. Sin embargo, el proyecto no se conecta lo suficiente con el territorio y en esta medida, en este escenario de gobernanza surge el papel de los actores internacionales de conectar los dos espacios a través de instrumentos como las cooperaciones técnicas.

En esta perspectiva, la estación de metro pareció el espacio de análisis adecuado para observar la articulación entre los espacios de proyecto y territorio, ya que el encuentro ocurre en este lugar. En efecto, la función primera de la estación es de articular territorio y red, pero también representa una nueva centralidad  potencial así como un lugar de interconexión con diferentes modos de transporte.

El objetivo de la tesis es profundizar en la relación entre territorio e infraestructura de transporte y cuestionar los diferentes espacios del encuentro: entre la infraestructura y el ordenamiento urbano, el proyecto de metro y la gobernanza, el lugar de la estación y las prácticas urbanas. Articulando esos tres ejes de reflexión, plantea la problemática siguiente: ¿en qué medida el encuentro entre el metro y el territorio urbano de Lima en las estaciones de metro pone a prueba la gobernanza de la ciudad, generando incertidumbres sobre el ordenamiento de la ciudad y las prácticas que caracterizan los lugares de su implementación?

Crédito: Q. Marchand

El investigador resalta tres hipótesis. Primero, la implementación de estaciones de metro consideradas como ‘instalación fija relevante del ordenamiento urbano’ provoca una serie de impactos físicos sobre la ciudad que hay que gestionar y controlar. Segundo, el proyecto de metro es considerado como un “espacio de excepción” que se enfrenta al momento de aterrizar  en el territorio a las problemáticas de gobernanza urbana en las escalas metropolitanas y locales. Tercero, las estaciones de metro consideradas como lugar de la ciudad conllevan una cierta visión de la urbanidad que puede entrar en conflicto con las prácticas urbanas observadas alrededor de ella.

Su investigación se apoya sobre tres líneas (L1, L2 y L3) que corresponden a las tres dimensiones consideradas en la temporalidad de desarrollo de un medio de transporte de masa: el momento del estudio y la planificación (L3), el momento de la construcción y la negociación (L2) y el momento de la operación y el funcionamiento (L1). Como la línea 2 está todavía en construcción, trabaja también sobre la línea 1, para para entender cómo funcionan los estaciones y cuáles son los impactos.

En este sentido, eligió como casos de estudio principales a tres estaciones de la línea 2 (Estación Central, 28 julio y Santa Anita) y trabaja de manera menos sistemática sobre otras estaciones de la línea 1 como la de Villa el Salvador. Estas estaciones, terminales o de interconexión, apuntan como caso de estudio los retos de la integración territorial de la infraestructura y los cambios que se pueden generar en el ordenamiento urbano. Por ejemplo, en el caso de la estación Central como futuro centro intermodal en el centro histórico se plantea el reto de ampliar el espacio público para acoger los flujos de pasajeros, en un espacio que ha sido fragmentado por los distintos proyectos viales que se desarrollaron durante la era de expansión del uso del automóvil en Lima.

El estudio de la línea 1 en comparación y en relación con el desarrollo de la línea 2 presenta también la ventaja de observar las diferencias entre una línea hecha sin una concesión de la construcción con una diseñada y construida a través de una concesión. Eso permite entender el cambio en la manera de construir los  grandes proyectos de infraestructura, de una inversión estatal hasta la llegada de las asociaciones público-privadas, que encarnan una nueva manera de construir la ciudad.

Créditos fotos: L. Boudet

Además de observaciones de campo alrededor de las estaciones y de entrevistas semi-directivas con los actores del lugar, Quentin Marchand combina entrevistas, con distintos actores de las escalas del territorio y del proyecto, desde el nivel local hasta los actores estatales y privados, con observaciones de talleres sobre el transporte integral e integrado a la ciudad, organizados por los proveedores de fondos internacionales. Observando distintos actores de Lima y otras ciudades intercambiar su visión del transporte y el concepto de movilidad así como los problemas que encuentran permite comprender los clivajes conceptuales y las relaciones de poder. Adicionalmente, une esos datos con un estudio en detalle del desarrollo de la obra y realiza mapas de síntesis para ver los impactos que se proyectan en cada estación (cambio de suelo, llegada de nuevas actividades, etc.).

El propósito de su tesis no es encontrar un modelo “ideal” de integración de la estación en su entorno sino de entender cómo se llena el vacío dejado por las acciones públicas – el espacio entre la infraestructura y el territorio.

Habitar la Estación: estrategias para la organización y apropiación del espacio, por ambulantes y mototaxistas en la estación de metro Villa el Salvador – Karina Chávez

Karina Chávez presentó su trabajo de campo para su tesis de licenciatura sobre la apropiación del espacio público alrededor de la estación de Villa el Salvador por dos grupos: los trabajadores ambulantes y los mototaxistas.

Su investigación supone que la habilitación de un metro genera nuevas dinámicas urbanas en las estaciones. Primero, el espacio tiene un uso económico, como oportunidad en áreas con precaria infraestructura urbana. Segundo, la habilitación configura nodos de aglomeración que son lugares de conexión que requieren interconexión modal y abastecimiento de servicios. Finalmente este espacio combina dinámicas socio-espaciales diferenciadas entre lo local y lo metropolitano por zonas y temporalidades.

Su trabajo de campo buscó entender como los mototaxistas y los trabajadores ambulantes articulan sus estrategias al funcionamiento del metro en Villa el Salvador. Karina define estos nuevos espacios como espacios sociales dentro del cual hay actores que tiene una posición específica. En este sentido, la meta de la tesis es identificar las estrategias del ordenamiento popular a partir de dinámicas con el espacio, el tiempo y formas de interacción con los usuarios y otros actores en el espacio. La elección de la estación de Villa el Salvador se justifica porque es un nodo terminal con potencial de centralidad ya que cuenta con un flujo de 24 000 personas aprox. cada día, lo cual impacta en las oportunidades de un territorio de baja renta que tiene una débil gestión institucional.

Créditos foto: K. Chávez

Su enfoque consistió en una aproximación cualitativa a través de la etnografía, entrevistas dirigidas y semi-dirigidas, sondeos y conversaciones, con la meta de recolectar información de actores claves e identificar las jerarquías en el uso del espacio. Después, procedió a una operacionalización metodológica que identificó tres dimensiones: pública (condiciones físicas y formales), organizativa (formas de organización, interacción y negociación) y territorial (ocupación o apropiación). Ello permitió entender cómo se organiza el espacio y el tiempo en la estación de Villa El Salvador y articularlo con las reglas de ordenamiento de los dos grupos elegidos, como actores permanentes en el lugar.

Los dos grupos identificados tienen estrategias distintas, pero ambos están a cargo del espacio, su regulación y su limpieza. Los trabajadores ambulantes son mayormente mujeres, organizadas según criterios de antigüedad, residencia y localización en el espacio. Hacen turnos por lugar para evitar peleas y pagan por su mantenimiento, de modo que se apropian del espacio después de una negociación con la municipalidad y el apoyo de juntas vecinales.

Los mototaxistas son hombres, organizados por directivas y se distinguen según sean líderes, socios, conocidos o piratas. Se diferencian por grupos gestionando símbolos de confianza con referencia a la estación: polos, chalecos, gorros, carteles. Tienen una relación más amical e instrumental en comparación con las mujeres. Ellos tienen exclusividad de su localización, la gestionan (hacen cuotas para rellenar huecos en la pista) y la defienden. Estas organizaciones reconocen tres dificultades principales: la seguridad ya que la zona se vuelve insegura cuando el servicio del tren termina, la fiscalización que existe a través de vías no institucionales y la infraestructura que tiene un diseño poco flexible y un mantenimiento precario.

Créditos foto: K. Chávez

Créditos foto: K. Chávez

Reseña redactada por Candice PIGEARD (Sciences Po Paris/ IFEA)

Conflictos y lecturas políticas de la gestión del agua en Chile y Perú

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Chloé Nicolas-Artero (U. Paris 3) y Kyra Grieco (EHESS)

AGUA Y ACUMULACIÓN POR DESPOSESIÓN EN CHILE: EL ROL DE LAS ORGANIZACIONES DE USUARIOS EN EL DESPOJO DEL RECURSO

El 28 de abril de 2017 Chloé Nicolas-Artero presentó los avances de su investigación de doctorado aportando las primeras conclusiones derivadas del trabajo etnográfico que realizó durante dos estadías en Chile en 2016 y 2017. Chloé es candidata a doctora en geografía de la Universidad Sorbonne-Nouvelle Paris 3. Comenzó su doctorado hace dos años en el laboratorio Centre de Recherche et de Documentation des Amériques (IHEAL/CNRS-UMR7227) y recibió éste año un auspicio del Institut des Amériques. La presentación intenta problematizar el proceso de gestión del agua en la cuenca semiárida del Río Elqui, Región de Coquimbo, Chile.

Esta problematización comienza con identificar que el Código de Aguas chilena separa los derechos del agua de los derechos de la tierra, convirtiéndolos en propiedad privada mediante la dotación de “derechos de agua” y creando un “mercado del agua”, en el cual se transan los títulos de los derechos de agua como bienes privados de libre uso, goce y disposición de su dueño. En este contexto, el Código de Aguas disminuye el rol del Estado como garante de derechos sociales y ente regulador, lo cual ha aumentado la conflictividad y la judicialización de los conflicto en torno a la propiedad y gestión de dicho recurso, aumentando el poder de los jueces como poder del Estado. Este rol del Estado y del mercado reconoce el autogobierno de las aguas superficiales tanto de las Juntas de Vigilancia y Comunidades del agua como de las organizaciones de usuarios formadas por los titulares de los derechos de agua, encargados de la distribución en los territorios.

Cuenca: 9825 km2. Promedio histórico de precipitaciones en Vicuña 102,9 mm (1971 – 2016)
/ Créditos: Chloé Nicolas- Artero

Se analiza este caso desde los enfoques de la Geografía Jurídica Crítica y la Ecología Política de las Aguas, desde los cuales se identifican dinámicas de exclusión en el ciclo socio hidrológico que construyen paisajes híbridos, es decir, paisajes que expresan relaciones de integración e interdependencia entre la naturaleza y relaciones sociales de poder. Desde este abordaje, se realiza una crítica al concepto de Acumulación por Desposesión al presentarse como un concepto globalizante y totalizante, evidenciando las particularidades de la problemática chilena y, en particular, del caso de la gestión del agua en la cuenca del Río Elqui, que da luces de cómo se actualizan y reconfiguran los procesos de acumulación y despojo sobre recursos naturales en distintas latitudes y realidades sociales.

Los resultados preliminares de la investigación indican:

1) Despojo por castigo de no regularización. La construcción del embalse Puclaro en 1999 implicó la constitución de una nueva Junta de vigilancia en el río para que los regantes reembolsasen parte de la obra. En ese contexto se regularizaron las comunidades de agua de la cuenca, ya existentes, y se perfeccionaron o regularizaron los derechos de agua de los titulares inscritos en las comunidades. Los usuarios que no pudieron demostrar la tenencia de sus derechos quedaron no inscritos en las comunidades y despojados de sus aguas.

2) De la regularización al despojo por endeudamiento. Dado que las comunidades del agua son las encargadas de la gestión del agua, se les obliga a responsabilizarse del mejoramiento, la modernización y la tecnificación del riego. Para lograrlo, se legalizaron en el año 2005, lo que las obligó a formalizarse con una estructura empresarial que contempla un gerente y una cuota de inversión, cuya morosidad es castigada con el corte de agua. Esta legalización les permitió endeudarse con bancos para obtener el financiamiento para realizar las mejoras de tecnología e infraestructura necesarias para responder a los discursos de urgencia hídrica.

Sin embargo, la toma de decisiones en las comunidades de agua se da por votaciones con lógicas empresariales, en el cual un derecho de agua equivale a un voto, a diferencia de las votaciones de gobiernos locales, en las que un voto equivale a una persona. Esta estructura privilegia que la mayoría de derechos de agua sea concentrada en pocas manos quienes deciden por la mayoría de los habitantes de la cuenca.

Esta situación condiciona que la distribución de desmarques de agua se dé por mayoría de derechos de agua, generando dependencia de las lluvias en los pequeños propietarios y campesinos, a pesar de la construcción de embalses para enfrentar los ciclos de sequía. Esta desigualdad en el acceso y control del agua se agrava al considerar la subestimación de la oferta y la demanda del mercado del agua por la Dirección General de Aguas (DGA, dependiente del Ministerio de Obras Públicas del Estado chileno) debido a que los puntos de medición de caudales se realizan en lo alto de la cuenca, en los embalses, sin tomar en cuenta las aguas de la parte media y baja de la cuenca, lo cual genera escasez y refuerza el discurso de urgencia hídrica.

3) Nuevos paisajes hídricos: el Rol del Estado. Durante la dictadura se llevó a cabo la Contra Reforma Agraria, concentrando tanto los derechos de la propiedad de la tierra y como los derechos de agua en pocas manos. Esta concentración fue funcional al giro de la economía nacional que apuntaló la industria agrícola extractiva basada en la modernización de la producción primaria exportadora y en la competencia. Dio como resultado el endeudamiento y la posterior quiebra de los pequeños y medianos propietarios ante el avance de los monocultivos y las grandes empresas, vendiendo sus tierras y derechos de agua consuntivos al sector agrícola, minero y sociedades de inversión. Este encadenamiento de hechos da como resultado un nuevo paisaje hídrico, de carácter híbrido, en Elqui-Vicuña, una de las zonas más afectadas por la prolongación de los ciclos de sequía del país.

Vicuña 2017 / Créditos foto: Chloé Nicolas-Artero

Por último, las preguntas y comentarios de los asistentes se orientaron, principalmente, a ahondar sobre la singular normativa chilena en la gestión del agua, única en el mundo, explicándose que la DGA otorgó los derechos de agua en 1981 consuntivos y no consuntivos, es decir, derechos de agua para el aprovechamiento total o parcial de este recurso por su dueño. También surgieron comentarios sobre los actuales cuestionamientos y discusión del Código de Aguas en el Congreso chileno, que se encuentra en trámite en el Senado y que reforma la figura de derechos de aprovechamiento de aguas, pero sólo en aquellas aguas que aún no son otorgadas en derechos a privados, entre otros aspectos de la discusión, siendo un ajuste del mercado de aguas ante la gestión de cuencas hidrográficas en un nuevo escenario de escasez hídrica.

BIBLIOGRAFÍA

Bauer, Carl (2015). Cantos de sirenas. El derecho de aguas chileno como modelo para reformas internacionales. Santiago: El desconcierto.

Blomley, Nicholas (1994). Law, Space and the geographies of Power. New York : Guilford Press.

Boelens, Rutgerd (2001). Derechos de agua y acción colectiva. Lima : IEP.

Bustos, Beatriz et ali (2015). Ecología política en Chile. Naturaleza, propiedad, conocimiento y poder. Santiago: Editorial Universitaria

Harvey, David (2010). Le nouvel impérialisme. Paris : Les prairies ordinaries.

Prieto, Manuel (2015). “Privatizing Water in the Chilean Andes: The Case of Las Vegas de Chiu-Chiu”. Mountain Research and Development, 35(3):220-229.

Robbins, Paul (2004). Political Ecology, Oxford: Blackwell.

Swyngedouw, Eric (2004) Social Power and the Urbanization Of Water. Flows of Power. Oxford: University Press.

CONSTRUCCIÓN SOCIAL DE LOS RECURSOS HÍDRICOS EN CONTEXTOS DE OPOSICIÓN A LA MINERÍA: «EL CONFLICTO CONGA» (CAJAMARCA, PERU)

Kyra Grieco doctoranda (EHESS-CERMA, IFEA) y especialista en temas de conflictos socio-ambientales en contextos andinos, presentó los avances de la  tesis que realiza sobre el caso del «conflicto Conga» (Cajamarca, Peru). A través de las principales etapas de su trabajo de campo (2011-2013), Grieco quiso señalar como el material natural (en este caso el agua) al interior de un contexto de conflicto socio-ambiental (como el caso Conga) puede volverse un “recurso” y de esta forma, adquirir particular atención social, política, (y mediática), terminando por incorporar un valor específico económico, moral, ético y simbólico además de político.

En la primera parte de su presentación, Grieco propuso un resumen de los aportes y los límites que la reciente literatura antropológica está proponiendo sobre el tema de conflictos socio-ambientales. Según ella, el enfoque principal de estas miradas se basa en describir y reflexionar sobre los procesos de inclusión y exclusión que los diferentes sectores de la sociedad involucrada pueden tener frente al bien natural al interior de un proyecto de explotación minero. En otras palabras, el bien natural pasa a ser considerado como un “recurso”, donde una parte de la población termina por tener un mayor acceso y beneficio, a daño de otros sectores que se verán excluidos.

Dicho proceso determina también toda una serie de consecuencias en la posición que dicho bien natural va a adquirir en las relaciones sociales locales y/o nacionales e internacionales. En primer lugar, eso se vuelve en un bien deseado y deseable, símbolo de prestigio y estatus social. En segundo lugar, pasa a convertirse en el símbolo de toda una serie de valores, tanto de uso comercial como de uso cotidiano en el intercambio de las relaciones sociales locales.

Presentación de Kyra Grieco / Créditos foto: Q. MARCHAND

¿Cuáles son los límites que hoy en día la investigación antropológica nos presenta sobre el acercamiento a este tema? Según Grieco, en primer lugar hay que evidenciar como los textos antropológicos se caracterizan por una visión dicotómica y vertical de los actores. En segunda instancia, ellos se enfocan en la reconstrucción de la visión dominante del recurso (es decir reforzando el proceso de consolidación del bien natural en un recurso de escaso acceso). Finalmente, no hay una perspectiva crítica en el análisis de las fuentes orales, es decir de los discursos propuestos por los actores sociales implicados en los acontecimientos.

La antropóloga propone repensar la dimensión social del conflicto como un espacio profundamente polarizado y politizado. Esto implicaría una visión crítica del territorio mismo de inter-dinámica entre actores sociales y reconocer cómo la demanda social, en sus producciones discursivas, ya se encuentra en un estado de desnaturalización.

Posteriormente Kyra Grieco pasó a delinear un análisis sobre los principales tipos de discursos que actualmente protagonizan el debate político sobre el “conflicto Conga” y el “acceso al agua”. Ella muestra como la mayoría de estos discursos tienen una matriz común. El rol de la antropología tendría, por lo tanto, que orientarse a complejizar el análisis de estas producciones discursivas y de sus relaciones con las acciones colectivas. Por ejemplo preguntándose: ¿Cómo los actores interpretan estas prácticas? ¿Qué significado asume, localmente, la utilización de ciertos discursos hegemónicos? Y finalmente: ¿Qué saberes son movilizados en contra del proyecto minero?

Según Grieco, existen diferentes tipos de saberes a los cuales los actores sociales recurren para armar sus protestas y legitimar su oposición a la extracción minera. Ella evidencia cuatro tipos distintos: saberes técnico-científicos, saberes empíricos, sentido común (las metáforas), saberes tradicionales (leyendas, historias orales, diferentes tipos de narrativas).

Al interior de dichos discursos, existe un juego profundo de diferentes tipos de representaciones. Encontramos el Slogan (ej. “El Agua es vida”): pero… ¿qué se entiende por vida? En las construcciones de tipo científico, el agua fuente de vida biológica, mientras en las representaciones simbólicas el agua es una  imagen de la vida social. En este último caso, es particularmente significativo el concepto adoptado de “contaminación”, y su funcionalidad en la representación de una sociedad que se presenta “contaminada” y “desnaturalizada” luego del contacto con la minería.

Otra representación largamente adoptada es la de Agua cómo “ser” socio-político: una entidad autónoma de la laguna, identificada como un “ser” independiente y autónomo. Este tipo de representación es particularmente válida al interior de un discurso sobre de la defensa del agua en relación con la salvaguardia del medio-ambiente y la lucha contra el “cambio del poder” (es decir el cambio de una gestión “campesina” de los recursos ambientales a la de las empresas extractivas).

En conclusión, Kyra Grieco evidencia como todos los discursos son siempre acompañados por ciertas prácticas sociales y políticas. Ella encuentra que la focalización sobre el tema del agua al interior del “conflicto Conga” lleva necesariamente a una politización del acceso a dicho recurso en diferentes escalas.

En la articulación de las políticas de defensa de los grupos opuestos al proyecto minero, encontramos que la amplia producción de discursos políticos y propuestas jurídicas que presentan el agua como derecho (opuesto al discurso empresarial de gestión del recurso), cómo una reivindicación legítima (en vez de una estrategia política), cómo un bien común vinculado al social (no privatizable) y finalmente la representación del agua como modelo de vida y de relación con el paisaje alternativo (en oposición a una visión “extractivista” de la naturaleza).

Reseña redactada  por Patricia González Toro (U. de Chile) y Silvia Romio (EHESS)

Reconstruction « avec changements »? Olmos, le modèle économique et les suites possibles du Niño costero

Par: Évelyne Mesclier (IFEA), Jean-Louis Chaléard (Université Paris1-Panthéon-Sorbonne)[1] et Sofía Castro (PUCP)[2]

Lors de son discours à la Nation du 28 juillet 2017, le Président péruvien Pedro Pablo Kuczynski est revenu sur les événements tragiques liés au phénomène de Niño costero survenu en début d’année et a présenté la troisième phase de l’intervention de l’État, la « Reconstruction avec changements ». Cette phase doit entre autres permettre « la réactivation économique de secteurs productifs affectés », selon le document Memoria de Gobierno mis à disposition du public par la Présidence. Les changements auxquels fait allusion le document du gouvernement péruvien s’appuient sur l’hypothèse, répétée bien des fois au cours des événements, que l’eau « a une mémoire », qu’elle repassera par les chemins qu’elle a empruntés, et qu’il faut donc éviter de laisser des populations s’installer dans des lieux dangereux et revoir la conception d’un certain nombre d’infrastructures.

De tels changements, sans nul doute souhaitables, sont-ils suffisants pour modifier durablement les effets des phénomènes El Niño ? Comme nous avons pu le montrer lors du Niño 1997-1998 (Hocquenghem, Mesclier et Oré, 2001), ceux-ci dépendent largement de l’organisation des sociétés. Il faut donc, au-delà de la mémoire de l’eau, s’intéresser à cette organisation. Le cas de Olmos, territoire transformé depuis le début des années 2010 par le projet d’irrigation mené par l’État en partenariat avec l’entreprise Odebrecht, fournit un bon exemple de la façon dont des dynamiques sociales, économiques et politiques rapides interfèrent avec les effets à court et surtout moyen termes des phénomènes physiques. En mai 2017, nous avons pu discuter des conséquences du Niño costero avec des agriculteurs et agricultrices, des éleveurs, des fonctionnaires et des élus du « district » d’Olmos, dans le chef-lieu, petite ville proche du fleuve Olmos, et à Pasaje Norte, hameau situé au nord-ouest de celle-ci, dans la vallée du fleuve Cascajal. Nous avons abordé avec ces personnes la question des changements possibles au cours des mois à venir.

Olmos  » côte  » nord, mai 2017 – Crédits Photo: E. Mesclier

Le Niño costero, s’il a pu surprendre par la soudaineté de son apparition, comme par ses modalités particulières, n’est pas un événement inhabituel pour les habitants de la région côtière du nord du Pérou. Celle-ci vit au rythme des alternances entre les périodes de sécheresse prolongée, les années de pluies plus abondantes et les Niño qui transforment la forêt sèche en paysages dignes du versant amazonien des Andes. Le Niño costero de 2017 a interrompu une longue période de sécheresse qui durait depuis le Niño de 1997-1998, malgré quelques pluies plus importantes en 2012. Le Service National de Météorologie et Hydrologie du Pérou (SENAMHI) a enregistré pour Olmos comme pour l’ensemble du littoral du nord du pays des pluies et des crues exceptionnelles (Senamhi, 2017). Selon le responsable de l’antenne locale de l’Autorité de l’eau, les pluies ont duré de février jusqu’à fin avril.

Les Niño ont des conséquences en général plutôt négatives sur les activités des campagnes du littoral nord du Pérou dans un premier temps : perte des récoltes, propagation de maladies, personnes déplacées, infrastructures endommagées ; et dans un second temps plutôt positives: disponibilité d’eau pour les cultures, croissance des pâturages.

A Pasaje Norte, situé près de la confluence du Cascajal avec la rivière Insculas, les habitants ont connu des moments effectivement difficiles : routes coupées par la crue et difficultés consécutives de l’approvisionnement alimentaire, à peine soulagée par l’apparition ponctuelle d’aide envoyée par le gouvernement par hélicoptère ; coupure prolongée de l’électricité suite à la chute de la ligne, entraînant à la fois l’interruption des communications (sauf la radio) et du fonctionnement du puits qui fournit l’eau de consommation humaine ; fermeture des établissements scolaires, et impossibilité de se rendre à leur travail pour les adultes, et destruction de parcelles de culive. Ces difficultés se prolongeaient en partie les mois suivants, avec l’érosion de la rive du fleuve, qui a emporté des terres de culture  et menace le puits du hameau, et avec l’état de destruction des routes, parsemées de trous et encore en partie inondées. En revanche, aucune épidémie de dengue ou de zika n’avait été signalée.

Les effets positifs du Niño quant à eux suscitaient un certain nombre d’interrogations : dans la vallée du Cascajal, pouvait-il y avoir un redémarrage de l’élevage, comme lors d’autres épisodes semblables ? Le « projet Olmos » a concrètement commencé par la confiscation par le gouvernement central d’une centaine de milliers d’hectares appartenant à la « communauté paysanne » Santo Domingo de Olmos, à la fin des années 1990. Il s’agissait de mettre en culture ces terres considérées comme arides grâce à un apport d’eau venant du versant oriental de la cordillère, à travers un projet hydraulique de grand ampleur. Dans la pratique, ces terres faisaient partie des parcours utilisés par les éleveurs, qui constituent un des groupes d’exploitants présents dans la communauté (Auquier, 2013). Plus radicalement encore, un peu plus au sud, dans le périmètre du projet, les hameaux et les puits ont été rasés et la population déplacée vers un ensemble de maisons construit pour l’occasion, sans terres de parcours, appelé la Algodonera.

La diminution des parcours liée au « projet » et l’absence prolongée de précipitations ont entraîné la réduction drastique du nombre d’animaux. Par ailleurs, les ex éleveurs travaillent aujourd’hui sur les nouvelles plantations du périmètre irrigué, qui sont installées depuis environ deux ans. Les travaux à réaliser sont surtout ceux d’ouvriers agricoles, pour un salaire qui, selon les témoignages recueillis, est de 33 soles par jour, soit 198 soles par semaine. Les contrats sont de trois mois, ce qui est considéré par ces nouveaux ouvriers comme très stable, et ouvrent l’accès à des services de santé différents, qui ne sont cependant pas considérés comme supérieurs à ceux qui existaient auparavant. En revanche le salaire est lui considéré comme plus bas que ce qui était attendu : sur la foi des rumeurs et discours qui ont accompagné le projet, les gens espéraient être payés au moins 45 soles par jour. L’élevage serait plus rémunérateur : dans les années de pâturage abondant, les cheptels qui se reconstituent comptent, selon les témoignages recueillis depuis le début de nos enquêtes, des centaines d’animaux. Mais les journées de travail sur les entreprises ne permettent pas nécessairement de reprendre cette activité. La difficulté est encore plus grande en raison de l’état actuel des routes, qui rend longs et pénibles les déplacements : les personnes de Pasaje Norte mettaient encore deux à trois heures au mois de mai pour rejoindre les entreprises agricoles du périmètre irrigué, à une vingtaine de kilomètres du hameau, soit des temps de déplacement quotidiens de cinq à six heures ! Les hommes interrogés à ce sujet envisageaient une spécialisation au sein des familles, les femmes pouvant rester à la maison et s’occuper des animaux pendant qu’eux-mêmes continueraient d’aller travailler sur les entreprises – l’avis des habitantes de Pasaje Norte sur ce sujet pourrait être différent, certaines d’entre elles ayant trouvé des emplois de bureau dans les entreprises.

Certes, la présence du projet Olmos a pu faciliter la prise en compte des projets d’électrification rurale qui ont abouti de façon concommitante. Celle-ci a permis à quelques éleveurs d’installer des pompes électriques sur leurs puits, ce qui rend plus facile et plus rapide l’accès à l’eau pour les animaux – tout en signifiant une nouvelle dépense. Néanmoins, globalement, les recompositions du territoire impulsent aujourd’hui une dynamique particulière à la reconstruction. Le « changement » est engagé et entraîne une bifurcation importante par rapport aux alternances de réduction et reprise des activités d’élevage.

Dans la vallée du fleuve Olmos, les agriculteurs peuvent-ils quant à eux espérer des changements substantiels après cette période de pluies intenses ? Un certain nombre d’entre eux aurait dû pouvoir dès avant le Niño profiter des infrastructures du projet Olmos pour irriguer leurs terres, puisque 5500 hectares leur appartenant devaient être intégrés au nouveau réseau. De fait, depuis 2015, ils ont pu faire occasionnellement des demandes et obtenir un supplément d’eau, pour leurs parcelles actuellement en culture, améliorant ainsi un peu les résultats de leur activité. Mais ce bénéfice a été de courte durée en 2017 : pendant l’épisode du Niño, une partie de la production fruitière a pourri ou n’a pu se développer et, parallèlement, les canaux du système ancien de distribution ont été détruits. Or c’est à ce seul système que peuvent recourir les petits agriculteurs de la vallée, membres de l’association des usagers. La distribution modernisée, par conduites tubulaires, n’a pu encore être installée sur leurs parcelles, pour des raisons qui combinent apparemment lenteurs administratives et manque de financements. Pour l’instant, seules les entreprises disposent de ce système moderne de distribution. L’urgence est aujourd’hui à la reconstruction des canaux anciens, ce qui a entraîné des frais importants pour les petits et moyens agriculteurs : en mai, leur association avait déjà dépensé plusieurs milliers de soles en location d’engins de chantiers.  Il ne leur était pas possible d’attendre l’aide gouvernementale Celle-ci ne sera pas assez rapide pour leur permettre d’éviter que les plantes manquent d’eau maintenant que les pluies ont cessé ; par ailleurs elle devrait être destinée en priorité aux exploitations les plus modestes, au terme d’une gestion incertaine.

Crédits Photo: E. Mesclier

Les installations du projet Olmos ont elles-mêmes été endommagées dans la vallée ancienne, au niveau de la première prise d’eau, comme l’ont rapporté quelques journaux locaux. Mais plus encore que ces dégradations causées par le Niño, c’est la conception d’ensemble du projet qui semble laisser peu d’espoir à ces agriculteurs, qui se déclarent aujourd’hui déçus : ils ont, disent-ils, attendu des années ce projet, tout cela pour voir passer l’eau qui alimente le nouveau périmètre irrigué, sans pouvoir réellement l’utiliser. La prédiction de Laureano del Castillo, qui parlait en 2012 d’ « injustice hydrique », s’est vue réalisée. Au-delà, les modalités de mise en œuvre du projet laissent largement à désirer : le barrage construit par l’entreprise Odebrecht pour capter l’eau sur le versant oriental de la cordillère n’a pas la hauteur initialement prévue. La partie hydro-énergétique du projet n’a pas vu le jour. L’irrigation des 5500 hectares de la vallée ancienne se heurte à différents obstacles, signalés plus haut. Par ailleurs, même avant les inondations de 2017, les apports d’eau dans cette vallée avaient déjà conduit à une salinisation de certaines parcelles, selon l’ingénieur chargé de l’antenne locale de l’Autorité de l’eau. Comme dans le cas des éleveurs, les agriculteurs abordent la période post Niño dans un contexte territorial nouveau, marqué par l’incertitude sur les possibilités réelles de redéveloppement de leurs activités à la faveur de l’abondance ponctuelle de l’eau.

Le projet Olmos présente des caractéristiques qui sont en lien avec la nature du modèle économique péruvien comme avec la relation particulière que l’État a entretenue avec Odebrecht. Les politiques péruviennes en matière de développement agricole reposent depuis plusieurs décennies sur deux piliers : les mesures en faveur de l’économie de marché, après une période de réforme agraire et d’interventionnisme d’État ; et l’expansion des périmètres irrigués, dans le cadre de « projets » de grande ampleur. Dans la région côtière, cette dernière dynamique a été très importante et a favorisé l’apparition d’exploitations de grande taille (plusieurs milliers d’hectares) produisant pour l’exportation, alors que les petites et moyennes exploitations n’ont pas fait l’objet d’une attention aussi marquée. L’expansion des périmètres irrigués s’est faite dans un nouveau contexte, marqué par les partenariats public-privés, dans lesquels l’entreprise brésilienne Odebrecht a pris une part considérable. Les conditions de ces partenariats ont été depuis des années considérées par des observateurs critiques comme peu favorables à l’État (voir par exemple Escobedo, 2010). Cette situation s’est vue largement expliquée, à partir de 2016 et des confessions concernant le Pérou des cadres de Odebrecht, par la collusion entre les intérêts personnels de hauts personnages de l’État et ceux de l’entreprise.

La reconstruction « avec changements » peut-elle modifier les dynamiques enclenchées jusqu’à présent sur le territoire d’Olmos et créer une situation non seulement plus favorable d’un point de vue économique pour les petits et moyens producteurs, mais leur permettant également de faire des choix moins contraints ? Tout dépend à l’évidence de l’orientation politique que prendra cette reconstruction. Or, si l’agriculture familiale est considérée comme prioritaire dans la Politique Nationale Agraire élaborée depuis 2015 et adoptée en 2016[3], cette priorisation n’est pas encore perceptible dans les faits dans le district d’Olmos. En sera-t-il autrement avec la reconstruction ?

Références citées:

Auquier, C., 2013. Transformations agraires par le prisme de la mondialisation. Le cas d’Olmos, une oasis dans le nord du Pérou. Mémoire ISTOM (Ecole supérieure d’agro- développement international), 139p.

Del Castillo, L. 2012. “El proyecto de irrigación de Olmos, un caso de injusticia hídrica » Justicia hídrica, mars 2012

Escobedo, J., 2010. “Proyecto Olmos: quién gana, quién pierde. El contrato”. La Revista Agraria nº122

Hocquenghem A.-M., Mesclier, É. et Oré, M. T., 2001. Los múltiples avatares de El Niño. dans J. Tarazona, W.E. Arntz et E. Castillo de Maruenda, El Niño en América Latina: Impactos Biológicos y Sociales, Concytec, Lima, pp. 323-330

Kuczynski, P.P., 2017 República del Perú. Memoria de Gobierno 28 julio 2016/27 julio 2017

SEMAHMI, 2017. Boletín climático marzo 2017

 

[1] Jean-Louis Chaléard et Évelyne Mesclier ont réalisé des missions successives de terrain à Olmos dans le cadre du projet ANR Périmarge porté par l’UMR Prodig et le CIRAD.

[2] Les auteurs remercient les habitants et autorités de Olmos qui ont bien voulu répondre à leurs questions en mai 2017 comme pendant les années précédentes.

[3] http://www.minagri.gob.pe/portal/download/pdf/marcolegal/normaslegales/decretossupremos/2016/ds02-2016-minagri.pdf

¿Reconstrucción «con cambios»? Olmos, el modelo económico y los posibles efectos del Niño costero

Por: Évelyne Mesclier (IFEA), Jean-Louis Chaléard (Université Paris1-Panthéon-Sorbonne)[1] y Sofía Castro (PUCP)[2]

Durante su discurso a la nación el 28 de julio de 2017, el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski volvió a hablar de los trágicos eventos ligados al fenómeno del Niño costero acontecidos a inicios del año y presentó la tercera fase de intervención del Estado denominada la « Reconstrucción con cambios ». Esta fase debe, entre otras cosas, permitir «la reactivación económica de los sectores productivos afectados», según el documento  Memoria de Gobierno puesto a disposición pública por la Presidencia. Los cambios a los que hace alusión el documento del gobierno peruano se apoyan en la hipótesis, repetida muchas veces en el transcurso de los eventos, que el agua « tiene una memoria», que volverá a pasar por los caminos que ha recorrido y que se debería entonces impedir que las poblaciones se instalen en lugares peligrosos y revisar la concepción de un cierto número de infraestructuras.

Dichos cambios, deseables sin ninguna duda, ¿son suficientes para modificar duraderamente los efectos de los fenómenos de El Niño? Como hemos demostrado durante el Niño 1997-1998 (Hocquenghem, Mesclier et Oré, 2001), estos dependen largamente de la organización de las sociedades. Hace falta entonces, más allá de la memoria del agua, interesarse en esta organización. El caso de Olmos, territorio transformado desde inicios de 2010 por el proyecto de irrigación dirigido por el Estado en asociación con la empresa Odebrecht, constituye un buen ejemplo de la manera en que dinámicas sociales, económicas y políticas rápidas interfieren con los efectos a corto y sobre todo a mediano plazo de los fenómenos físicos. En mayo de 2017, pudimos discutir las consecuencias del Niño costero con los agricultores, ganaderos, funcionarios y representantes del distrito de Olmos, en la capital, pequeña ciudad cercana al río Olmos y en Pasaje Norte,  caserío situado al noroeste del mismo, en el valle del rio Cascajal. Hemos abordado con estas personas la problemática de los cambios posibles en el curso de los meses venideros.

Olmos, « costa »norte del Perú /  Créditos foto: E. Mesclier

El Niño costero,  si bien ha podido sorprender por la rapidez de su aparición, así como por sus modalidades particulares, no es un evento inhabitual para los habitantes de la región costera del norte del Perú. Ella vive al ritmo de las alternancias entre los periodos de sequía prolongada, los años de lluvias más abundantes y el Niño que transforma los bosques secos en paisajes dignos de las vertientes amazónicas de los Andes. El Niño costero de 2017 interrumpió un largo período de sequía que duraba desde el Niño de 1997 – 1998, a pesar de algunas lluvias más importantes en 2012. El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (SENAMHI) registró en Olmos y en el conjunto del litoral del norte del país  lluvias y crecidas excepcionales (SENAMHI, 2017). Según el responsable de la antena local de la Autoridad del Agua, las lluvias duraron desde febrero hasta finales de abril.

Los fenómenos de El Niño tiene consecuencias en general negativas sobre las actividades de los campos del litoral norte del Perú en un primer tiempo: pérdida de las cosechas, propagación de enfermedades, damnificados, infraestructuras dañadas y más bien positivas en un segundo momento: disponibilidad de agua para los cultivos, crecimiento de los pastizales.

En Pasaje Norte, situado cerca a la confluencia de Cascajal con el río Insculas, los habitantes pasaron momentos ciertamente difíciles: rutas cortadas por los desbordes y dificultades consecutivas de aprovisionamiento alimentario, apenas mitigadas por la aparición puntual de ayuda enviada por el gobierno en helicóptero; corte prolongado de electricidad debido a la caída de la línea, lo que trajo consigo a su vez la interrupción de las comunicaciones (salvo la radio) y del  funcionamiento del pozo que provee agua de consumo humano, el cierre de establecimientos escolares y la imposibilidad de asistir al trabajo para los adultos, y destrucción de parcelas. Estas dificultades se prolongaron parcialmente los meses posteriores, debido a la erosión de la margen del rio, que amenaza al pozo que abastece el caserío y el estado de destrucción de los caminos, salpicados de huecos y aun en parte inundados. En cambio, ninguna epidemia de dengue o de zika fue reportada.

En cuanto a los efectos positivos del Niño, ellos suscitan un cierto número de interrogantes: en el valle de Cascajal ¿podría haber un renacimiento de la ganadería, como se dio en otros episodios similares? El «proyecto Olmos» concretamente comenzó con la confiscación por el gobierno central de una centena de millares de hectáreas pertenecientes a la  «comunidad campesina»  Santo Domingo de Olmos, a finales de los años 1990.  Se trataba de cultivar esas tierras consideradas como áridas gracias a un aporte de agua proveniente de la vertiente oriental de la cordillera, mediante un proyecto hidráulico de gran amplitud. En la práctica, esas tierras formaban parte de trayectos utilizados por los ganaderos, que constituyen uno de los grupos de agricultores presentes en la comunidad (Auquier, 2013). Más radicalmente aún, un poco más al sur, en el perímetro del proyecto, los caseríos y los pozos fueron arrasados y la población desplazada hacia un conjunto de viviendas construidas para la ocasión, sin tierras  de pastoreo, llamada la Algodonera.

La disminución  de trayectos ligados al «proyecto» y la ausencia prolongada de precipitaciones han significado la reducción drástica del número de animales. Por otra parte, los ex ganaderos trabajan hoy en día en las nuevas plantaciones del perímetro de riego, que fueron instalados hace alrededor de dos años. Los trabajos a realizar son especialmente de obreros agrícolas, por un salario que, según los testimonios recogidos, es de 33 soles  por día, es decir 198 soles por semana. Los contratos son de tres meses, lo que es considerado por estos nuevos asalariados como muy estable y abren el acceso a servicios de salud diferentes,  los que no se consideran sin embargo superiores a los que existían anteriormente. En cambio, el salario es considerado como más bajo al esperado: basados en rumores y discursos que acompañaron el proyecto, la gente esperaba recibir mínimamente 45 soles  por día.  La ganadería sería más lucrativa: en los años de pastizal abundante, los rebaños que se recomponen, según los testimonios recogidos desde el inicio de nuestras encuestas, cuentan con centenas de animales. Pero las jornadas de trabajo en las empresas no permiten necesariamente retomar esta actividad. La dificultad es aún más grande debido al estado actual de las rutas que hace largos y penosos los desplazamientos: los pobladores de Pasaje Norte necesitaban de dos a tres horas en el mes de mayo para llegar a las empresas agrícolas del perímetro de riego, a una veintena de kilómetros del caserío, ¡es decir tiempos de desplazamientos cotidianos de cinco a seis horas! Los hombres consultados al respecto evalúan una especialización en el seno de las familias, donde las mujeres puedan quedarse en casa y ocuparse de los animales mientras que ellos mismos continuarían yendo a trabajar a las empresas – la opinión de las habitantes de Pasaje Norte en este tema podría ser diferente, pues algunas de ellas han encontrado un empleo de oficina en las empresas.

Eventualmente, la presencia del proyecto Olmos ha podido facilitar que se tomen en cuenta proyectos de electrificación rural que se realizaron de manera conjunta. Aquello permitió a algunos ganaderos instalar bombas eléctricas en sus pozos, lo que hace más fácil y más rápido el acceso al agua para los animales – si bien significa un nuevo gasto. No obstante, globalmente, las recomposiciones del territorio impulsan hoy en día una dinámica particular de la reconstrucción. El «cambio» empezó antes y conlleva una bifurcación importante respecto a las alternancias de reducción y de reactivación de las actividades de ganadería.

En el valle del rio Olmos, ¿pueden los agricultores por su parte esperar cambios sustanciales después de este periodo de lluvias intensas? Un cierto número entre ellos deberían haber podido aprovechar la infraestructura del proyecto Olmos para regar sus tierras desde antes del Niño, puesto que 5500 hectáreas de su pertenencia debían ser integradas a una nueva red. De hecho, desde el 2015, ellos han podido hacer ocasionalmente pedidos y obtener un suplemento de agua, para sus parcelas actualmente en cultivo, mejorando así un poco los resultados de su actividad. Pero este beneficio ha sido de corta duración en 2017: durante el episodio del Niño, una parte de la producción de frutas se malogró o no pudo desarrollarse, paralelamente, los canales del antiguo sistema de distribución fueron destruidos. Sin embargo, es este el único sistema al que pueden recurrir los pequeños agricultores del valle, miembros de la asociación de usuarios. La distribución modernizada, por conductos tubulares, no ha podido aún ser instalada sobre sus parcelas, por razones que combinan aparentemente demoras administrativas y falta de financiamiento. Por el momento, solo las empresas disponen de este moderno sistema de distribución. La urgencia está hoy en día en la reconstrucción de los antiguos canales, lo que conlleva gastos importantes para los pequeños y medianos agricultores: en mayo, su asociación había ya gastado varios miles de soles en el alquiler de maquinaria de construcción. No les era posible esperar la ayuda gubernamental, que no será lo bastante rápida para permitirles evitar que les falte agua a las plantas ahora que las lluvias cesaron; además ella debería estar destinada prioritariamente a los cultivos más modestos, al término de una gestión incierta.

Créditos foto: E. Mesclier

Las instalaciones del proyecto Olmos fueron dañadas en el valle antiguo, a nivel de la primera toma de agua, como lo han señalado algunos periódicos locales. Pero más allá de las degradaciones causadas por el Niño, es la concepción del conjunto del proyecto la que parece dejar poca esperanza a los agricultores, que se declaran hoy decepcionados: ellos dicen haber esperado por años este proyecto y todo para ver pasar el agua que alimenta el nuevo perímetro de riego, sin poder utilizarla. La predicción de Laureano del Castillo, que hablaba en 2012 de una «injusticia hídrica», se ve realizada. Aún más, las modalidades de implementación del proyecto dejan mucho que desear: la represa construida por la empresa Odebrecht para captar el agua en la vertiente oriental de la cordillera no tiene la altura inicialmente prevista. La parte hidroenergética del proyecto no vio la luz. La irrigación de las 5500 hectáreas del valle antiguo se ve obstaculizada por diferentes problemas, señalados más arriba. Por otro lado, aún antes de la inundaciones de 2017, los aportes de agua en este valle ya habían conducido a una salinización de ciertas parcelas, según el ingeniero encargado de la antena local de la Autoridad del agua. Como en el caso de los ganaderos, los agricultores abordan el periodo pos Niño  en un contexto territorial nuevo, marcado por la incertidumbre sobre las posibilidades reales de un nuevo desarrollo de sus actividades gracias a la abundancia puntual del agua.

El proyecto Olmos presenta características que están ligadas a la naturaleza del modelo económico peruano así como a relación particular que el Estado ha establecido con Odebrecht. Las políticas peruanas en materia de desarrollo agrícola reposan desde hace varias décadas sobre dos pilares: las medidas en favor de la economía de mercado, luego de un período de reforma agraria y de intervencionismo del Estado, y la expansión de los perímetros de riego, en el marco de «proyectos» de gran amplitud. En la región costera, esta última dinámica ha sido muy importante y ha favorecido la aparición de unidades de explotación de gran tamaño (varios millares de hectáreas) que producen para la exportación, mientras que los pequeños y medianos productores no han sido objeto de una atención tan marcada. La expansión de los perímetros de riego se hizo en un nuevo contexto, marcado por las asociaciones público-privadas, en las que la empresa brasileña Odebrecht ha tenido un rol considerable.  Las condiciones de estas asociaciones han sido desde hace años consideradas por los observadores críticos como poco favorables al Estado (ver por ejemplo Escobedo, 2010). Esta situación se ha visto largamente explicada, a partir de 2016 y de las revelaciones concernientes al Perú de los directivos de Odebrecht, por la colusión entre los intereses privados de altos personajes del Estado y los de la empresa.

La reconstrucción «con cambios» ¿puede en si modificar las dinámicas desencadenadas hasta el momento en el territorio de Olmos y crear una situación no solamente más favorable económicamente para los pequeños y medianos productores, sino también que les permita elegir bajo menores presiones? Todo depende evidentemente de la orientación política que tomará esta reconstrucción. Sin embargo, si la agricultura familiar es considerada como prioritaria en la Política Nacional Agraria elaborada desde 2015 y adoptada en 2016[3], esta priorización no es aún perceptible en los hechos en el distrito de Olmos. ¿Será diferente con la reconstrucción?

Referencias citadas:

Auquier, C., 2013. Transformations agraires par le prisme de la mondialisation. Le cas d’Olmos, une oasis dans le nord du Pérou. Mémoire ISTOM (Ecole supérieure d’agro- développement international), 139p.

Del Castillo, L. 2012. “El proyecto de irrigación de Olmos, un caso de injusticia hídrica » Justicia hídrica, marzo 2012

Escobedo, J., 2010. “Proyecto Olmos: quién gana, quién pierde. El contrato”. La Revista Agraria nº122

Hocquenghem A.-M., Mesclier, É. et Oré, M. T., 2001. Los múltiples avatares de El Niño. dans J. Tarazona, W.E. Arntz et E. Castillo de Maruenda, El Niño en América Latina: Impactos Biológicos y Sociales, Concytec, Lima, pp. 323-330

Kuczynski, P.P., 2017 República del Perú. Memoria de Gobierno 28 julio 2016/27 julio 2017

SEMAHMI, 2017. Boletín climático marzo 2017

 

[1] Jean-Louis Chaléard y Évelyne Mesclier han realizado misiones sucesivas de terreno en Olmos en el marco del proyecto ANR  Périmarge realizado por el l’UMR Prodig y el CIRAD.

[2] Los autores agradecen a los habitantes y las autoridades de Olmos que han aceptado responder sus preguntas en mayo 2017 como durante los años anteriores.

[3] http://www.minagri.gob.pe/portal/download/pdf/marcolegal/normaslegales/decretossupremos/2016/ds02-2016-minagri.pdf

Deuxième journée des bolivianistes « L’État plurinational de Bolivie : concepts et réalités »

Paris – Juin 2017

Article redactée par Elise GADEA (IHEAL – IFEA) 

Le 6 juin 2017 s’est tenue, grâce à l’appui de l’IFEA, la journée d’étude consacrée au concept et à la réalité de l’Etat plurinational. Cet évènement s’est attaché à évaluer les changements amorcés par l’Etat plurinational. La première partie de cette journée s’est concentrée sur l’étude de cet État juridique sui generis. Si Jean-Réne Garcia aborda la notion d’utopie dans la Constitution juridique, Victor Audubert  présenta les fondements sociaux, philosophiques et juridiques du précepte du vivir bien cher à l’Etat plurinational bolivien. Dans quelle mesure cet État constitue une rupture avec l’ancien ordre constitutionnel, et représente une nouvelle manière d’appréhender le lien entre l’État et les citoyens à l’aune de la plurinationalité et de l’interculturalité ? Elise Gadea interrogea le processus politique de reconnaissance de la justice dite indigène, au sein de diverses instances gouvernementales –notamment le tribunal constitutionnel plurinational- afin d’analyser l’évolution de la légitimité des diverses sources de droit locales. Wiam Oualane montra en quoi la Bolivie peut être considérée comme un exemple de la fractalisation du droit en Amérique latine, où le système institutionnel fragilise l’Etat de droit.

S’éloignant de la thématique juridique, l’après-midi de cette journée d’étude fut consacrée à une analyse sociologique, anthropologique et politique de la démocratie participative et communautaire du nouveau modèle de citoyenneté bolivienne, notamment des autonomies territoriales et de la santé interculturelle. Les divers participants montrèrent en quoi les changements constitutionnels sont vécus par les acteurs locaux. D’abord, Veronica Calva aborda le cas de Tarabuco. Elle montra en quoi le dispositif d’ethnogouvernementalité dans cette municipalité ne s’inscrit pas dans une rupture via-à-via des gouvernements antérieurs, faisant de l’Etat plurinational un avatar du multilatéralisme des années 1990. Conservant le même objet d’étude, Père Morell Terra présenta les différents régimes d’autonomie et plus particulièrement celui de Charagua montrant quels en sont les véritables enjeux. Dans un registre différent, Amélie Aubert-Plard analysa les différentes restructurations mises en place par l’Etat plurinational dans l’accès des femmes enceintes à la santé au sein de la ville de El Alto. Elle montra comment le flou institutionnel ainsi que les barrières sociales et culturelles entre professionnels de santé et usagers freinent une amélioration des soins et une baisse de la mortalité infantile.

Les débats ont été nourris entre les participants et le public, composé notamment de représentants étatiques tels que plusieurs ambassadeurs français et bolivien. Les discussions revenant sur les différentes présentations, ont permis d’approfondir l’analyse de l’Etat plurinational ainsi que certains de ses concepts clés comme la catégorie Indigène Originaire Paysan.

Le succès de cette journée d’étude ainsi que de l’édition précédente de 2016 symbolisent la réactivation du cycle de rencontres impulsé au début des années 2000. Grace au premier réseau de publication et de partage des « bolivianistes » français, les organisateurs de l’édition 2017 profitent de cette expérience et des dynamiques précédentes, afin de continuer à œuvrer pour la circulation et le rassemblement des recherches sur la Bolivie. L’organisation d’une journée des bolivianistes en 2018 permettra de pérenniser ce nouvel élan, crucial pour l’union et la valorisation des recherches en sciences sociales sur la Bolivie.

 

Campo político y efectos de Estado en una localidad pesquera del norte del Perú

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s del IFEA

Presentación de Diego Palacios LLaque, Premio Bourricaud 2015

EL CASO DE LA CALETA DE PESCADORES ARTESANALES DE YACILA, PIURA

La presentación realizada el 2 de septiembre de 2016, estuvo cargo de Diego Palacios Llaque, antropólogo de la Pontificia Universidad Católica del Perú, quien presentó su trabajo de licenciatura ganador del Premio Bourricaud 2015. El expositor aprovechó también para compartir con los asistentes detalles de su estancia en Paris y los intercambios que pudo realizar en el IHEAL durante su viaje que formaba parte del premio.

Tras algunos trabajos previos en la selva, Diego Palacios se interesó en el tema de la pesca artesanal desde el 2011 en el marco de un curso de especialidad. El enfoque principal de su investigación era entender la presencia del Estado en las caletas del Perú – y particularmente en Yacila ubicada en la provincia de Paita, al oeste de la ciudad de Piura.

Mapa 1 – Diego Palacios

La intervención del Estado en este espacio rural y aislado del centro de poder se caracteriza a través de la regulación del espacio marítimo y de la actividad pesquera, del desembarcadero artesanal y de la presencia del sargento de playa. En este presentación Diego hizo especial énfasis en la figura del sargento de playa, quién se ubica como intermediario entre el Estado y los pescadores.

Mapa 2 – Diego Palacios

El antropólogo empezó por presentar su pregunta central sobre las maneras en las cuales se vinculan o interactúan las lógicas políticas locales y estatales relacionadas al control del espacio marítimo y la regulación de la pesca artesanal. Esta reflexión se nutre de un marco teórico inspirado de los trabajos de sociología de Bourdieu sobre el campo político para definir “lo que está en juego” o sea el control del espacio marítimo y las formas de pesca que se usan en el espacio. La noción de capital forjada por el sociólogo francés es también utilizada para caracterizar los distintos capitales políticos que pueden adquirir los actores en este campo: el manejo del muelle, el cargo de sargento de playa y las relaciones con los funcionarios del Estado. Finalmente, Diego utiliza el concepto de “efectos de Estado” para afirmar que los dispositivos de regulación del Estado no son factores externos sino que parten de las localidades (Mitchell). Desde esta perspectiva, se puede entender la figura del Estado como un conjunto de prácticas traslapadas con las de los pescadores, o sea ir más allá de la relación “cara a cara” entre el Estado y los sujetos estudiados (Trouiillot, 2011).

Paita- Foto: Diego Palacios

Tras este planteamiento teórico, el antropólogo nos presentó su metodología. Para trabajar el caso de la caleta de Yacila, realizó varias entrevistas y observaciones de campo en la playa y el muelle. A partir de esta inmersión intensiva en su campo de estudio, pudo establecer mapas y árboles de parentesco que utilizó como herramientas de análisis. Los principales sujetos de estudio eran: las autoridades estatales presentes en Paita (Capitanía, FONDEPES, etc), las autoridades pesqueras locales (sargento de playa, administrador del muelle artesanal) y finalmente los distintos grupos de pescadores (balseros, bolicheros y poteros) y comerciantes así como sus respectivas autoridades gremiales. La idea era destacar las diferentes lógicas que entraban en juego entre estos distintos actores desde lo estatal y lo local.

Lógicas estatales de control y regulación

En la calera de Yacila la presencia del Estado se establece a partir de las autoridades provinciales de Paita quiénes realizan el control de los documentos y del espacio marítimo. Sin embargo la ejecución de los mecanismos de control no depende de los funcionarios sino de los pescadores. Allí Diego destacó el rol clave del sargento de playa, quién pertenece a la comunidad de pescadores pero que también forma parte del aparato estatal. Al final se entrelazan dos tipos de lógicas políticas: una formal y otra local que corresponde a los intereses de los funcionarios.

Lógicas locales en el gobierno de la pesca artesanal

A nivel local, el antropólogo se interesó en el proceso de producción de la pesca y en las redes familiares que entran en juego en el establecimiento de las zonas de pesca. Entre las distintas categorías de pescadores se generan pues tensiones y disputas por la forma de pesca y las zonas de captura. Gracias a los arboles de parentesco, Diego pudo ver que las redes familiares atraviesan la organización de la pesca artesanal en Yacila y demostró la importancia para los distintos actores de mantener lazos familiares. Diego establece una categoría de actores que nombra “agentes del poder local”, quienes son los primeros y más antiguos comerciantes que lograron acumular capital económico y ocupar algunos cargos de autoridad en la caleta como la administración del muelle o el sargento de playa. Sin embargo la construcción del muelle hace llegar nuevos agentes (gremios de balseros) y surgen disputas sobre estos cargos y el precio de la pota. Finalmente a nivel local, conviven también dos lógicas: bolichera a través de los agentes “históricos” del poder local y balsera a través de los nuevos actores que aparecen con la llegada de una nueva infraestructura (el muelle).

Encuentros y desencuentros entre lógicas políticas locales y estatales

Los agentes de poder local – bolicheros – siguen acumulando la mayoría de los capitales en juego, gracias a sus relaciones con hombres políticos vinculados con altos funcionarios del Estado pero también a las contradicciones de los balseros. Además, el campo político está todavía atravesado por redes de parentesco que permiten la continuidad familiar de los agentes políticos y evitan las disputas conflictivas o conformacionales entre agentes.

La teoría de los efectos de Estado se verifica a través de la apropiación familiar del muelle: hay encuentros entre los funcionarios y los bolicheros y no entre los funcionarios locales y los balseros. El cargo de sargento de playa finalmente buscar establecer un equilibrio entre la tensión balsera-bolichera y las normas del Estado.

El antropólogo pudo finalmente mapear las lógicas políticas estatales y locales y sus diversas formas de relacionarse en el campo político pesquero artesanal de Yacila,

Esquema – Diego Palacios

La interacción entre las cuatro lógicas políticas (estatal formal, estatal local, local bolichera, local balsera) forman parte del funcionamiento de este campo político. Lo estatal, al estar en constante interacción con lo local genera efectos constantes y diferenciados en el campo político (por la normatividad, desde la materialidad del Estado y desde la autoridad). Lo local se configura a partir sus propias dimensiones (las zonas y formas de pesca artesanal, la historia del campo político, el parentesco y la política gremial. Finalmente, la investigación permitió comprender los espacios pesqueros en relación con los otros agentes (funcionarios del Estado) que intervienen diariamente en sus actividades y así mismo resaltar las formas de despliegue del Estado peruano y la reproducción de jerarquías locales.

Referencias Bibliográficas

BOURDIEU, Pierre, El campo político. La Paz: Plural. 2001.

BOURDIEU, Pierre, El sentido práctico. Madrid: Taurus, 1993.

BOURDIEU, Pierre y WACQUANT, Loïc, Una invitación a la sociología reflexiva. Buenos Aires: Siglo XXI. 2008.

MITCHELL, Timothy, “Society, economy and the State effect”. En Sharma y Gupta, The Anthropology of the State. A reader. Gran Bretaña: Blackwell. 2006.

OCAMPO-RAEDER, Constanza, ““El mar no termina en la arena”: Heterogeneidad, identidad y género en familias de pescadores artesanales de Máncora”. En Debate Agrario, 45; pp. 71-89. Lima. 2011.

REVESZ, Bruno y OLIDEN, Julio, “Piura: transformación del territorio regional”. En Sepia XIV; pp. 718-751. Lima: SEPIA. 2012.

TROUILLOT, Michel-Rolph, Transformaciones globales. La antropología y el mundo moderno. Bogotá: Universidad de los Andes. 2011.

Reseña redactada por Quentin Marchand (IFEA)

 

Cumbia-rock y gráfica popular en Lima

Reseña de las tardes de l@s jóvenes investigador@s IFEA

Presentación de Lucie Miramont

CUANDO LA CHICHA LLEGA A LA ESCENA ALTERNATIVA

 

El viernes 16 de diciembre de 2016, Lucie Miramont presentó su proyecto de tesis en antropología (Universidad de Toulouse 2 / becaria IFEA 2016), en ella se aborda el tema de la música « chicha » en Lima: problemáticas identitarias y procesos de recomposición social en el ambiente urbano. Después de su master en donde estudió el mercado de la pintura chamánica, tras su paso por Lima, le llamaron la atención los afiches de los conciertos de cumbia, llenos de colores fluorescentes. Afiches que a la vez forman parte de la decoración de algunos bares de la capital peruana, principalmente en los distritos de Barranco, Miraflores y en menor medida San Isidro. Paralelamente, se interesó en el estilo de la cumbia peruana, un tipo de música que se escucha en distintas partes de la ciudad, desde Barranco hasta los llamados « conos » de Lima.

La importante difusión esta música a lo largo de la ciudad se explica en gran parte por el papel fundamental de las redes sociales como Facebook entre otros: los afiches de conciertos reemplazan las fotos de perfil, un fenómeno que subraya la intencionalidad por parte de sus diferentes actores y la voluntad de difundir tal cultura cuya heterogeneidad no puede dejar de cuestionarse.

Foto: L. MIRAMONT

En efecto, esta especie de « nueva ola » de la música peruana se propaga fuera de los barrios periféricos donde nació en los 80 y es esta propagación el inicio de los cuestionamientos de la investigadora. Así, su primer postulado es la perspectiva identitaria de dicho fenómeno: la « cumbia peruana » (que es el término más englobante) sería el vector de una identidad compartida por un conjunto, un público diverso en el que se mezclan trabajadores y estudiantes unidos por una afición musical y estética común. Lo que delinearía una identidad peruana plural, de mil caras: mestiza, criolla, costeña, serrana, amazónica. Para comprobar su hipótesis Lucie realizó la siguiente propuesta metodológica: hacer un mapa urbano de los lugares de difusión de la cumbia peruana (conciertos programados y un público interesado).

Sus primeras indagaciones las realizó a partir de las  siguientes preguntas: ¿Cuál es la visibilidad y la audiencia de este movimiento « cumbiero »? ¿Cuáles son los tipos de sociabilidad que se construyen en torno a este movimiento? ¿La chicha o cumbia renovada es un fenómeno de moda? ¿Se trata de una música y una estética que crean consenso y que la gente considera refleja la identidad peruana?

Para realizar una cartografía de este fenómeno musical, social e identitario, ubicó los distintos eventos realizados en Lima por distintos medios: radio, afiches en la calle, redes sociales. Pudo notar que el modo de informar al público varía según las distintas zonas de la ciudad, con un contraste fuerte: en los conos, los modos privilegiados son principalmente la radio, los afiches en la calle y con una presencia menor, Internet; mientras en el Centro y en Barranco, se utiliza casi exclusivamente Facebook para difundir la información. Asistir a un  máximo de conciertos en distintas zonas fue también uno de los requisitos para llevar a cabo la investigación: en el Centro, Barranco, Santa Anita, Los Olivos y el Callao.

Entre las primeras observaciones remarcadas por la doctoranda, señala que no existe interacción entre bandas y públicos provenientes de distintas zonas en una especie de “delimitación territorial”, también señala que existe un desfase entre esos dos tipos de públicos (los provenientes de las zonas periféricas y los que se encuentran más hacia el centro y sur  como Barranco).

Foto: L. MIRAMONT

Lo que se puede llamar la  « performance » del público es distinta también. En distritos como Barranco, el concierto es el evento en sí, la gente va a ver el concierto para disfrutar la música; mientras que en los distritos más populares el concierto es más bien un pretexto de socialización, la gente puede quedarse de espalda al escenario, lo importante no es el show sino la oportunidad de reunirse y compartir.

Al nivel de la música misma,  hay dos corrientes bien distintas según estos dos espacios opuestos. En Barranco y en el Centro de Lima, son grupos más jóvenes de clase media o alta, son músicos que fusionan la cumbia con el punk, el rock, el reggae, y muy a menudo, expresan un compromiso político en sus canciones. Y en estas bandas, hay un énfasis en el huayno, mientras que en los otros barrios, ya no se toca “la verdadera chicha” (la música de los migrantes andinos de los 80, una mezcla de huayno, cumbia y guitarra eléctrica), si no que el toque andino del estilo se va perdiendo mientras se acerca más a la cumbia en un aspecto más tropical con variantes difíciles de distinguir. El tema del arraigo a la tierra y de la condición de los migrantes que trabajaban en Lima ha sido reemplazado por letras acerca de la trilogía temática amor/desamor/alcohol.

La investigadora restringió su zona de estudio a los lugares centrales de Lima para ver como esta « nueva ola de cumbia » se plasmaba en la ciudad y en sus actores. Este proceso de recuperación de un patrimonio cargado de historia como lo es la chicha es una re-creación cultural en la que es particularmente interesante observar las interacciones entre los individuos y la creación de « performances », para ello la doctoranda opto por estudiar a los artistas que presentan los dos aspectos de los que quiere tratar en su tesis: la música y la estética.

En esta red de artistas gráficos y músicos se destacan tres puntos importantes: la cuestión política se trata de grupos que poseen centros de interés u opiniones políticas  que convergen y confluyen; la autogestión como definición de representar una corriente alternativa y el tipo de público que congrega por lo general heteróclito: amigos, universitarios, jóvenes de clase media aficionados al rock y a la música subterránea pero criados con un trasfondo chichero o cubierto, un « background » cotidiano.

A pesar de un mensaje político a menudo reivindicado con bastante fuerza, muchos de los músicos y artistas nunca tuvieron un compromiso partidario afirmado. Más que todo en realidad, hay un peso simbólico en los conciertos: llevan con ellos la idea de autogestión que lucha contra un sistema capitalista opresivo con el propósito de armar una comunidad. Una comunidad de artistas independientes en contra del individualismo. Así el espacio mismo del concierto se convierte en espacio de resistencia, poniendo en su centro la problemática fundamental del espacio y la idea según la cual hay que apropiárselo.

Foto: L. MIRAMONT

Lucie concluye entonces que podría considerarse que estos artistas crean sus propios espacios de expresión para paliar un espacio urbano fragmentado, donde es difícil hacer emerger una nueva propuesta artística. También permiten difundir un mensaje político, en particular contra la corrupción, contra el racismo, promoviendo la igualdad de derechos entre todos los ciudadanos de un país que reconoce su diversidad. Se posicionan como promotores y actores de un movimiento de empoderamiento de lo peruano por los peruanos.

Reseña redactada por : Kyralina Rubio López

Les nouveaux boursiers et leurs thèmes de recherche

Pendant le deuxième trimestre de l’année l’IFEA a reçu ses nouveaux boursiers (convocation 2017), qui ont initié leur recherches de terrain.

Nous avons reçu au siège administratif, lors de leur passage à Lima, à Katya Valladares Domínguez et Alicia Espinoza, gagnantes de la bourse Carlos Brignardello en Archéologie.

Katya Valladares (Photo: K. Pacheco)

Katya Valladares propose une recherche intitulée : “Exploration des identités sociales des individus chimú depuis une perspective bio archéologique sur le site archéologique de Chan Chan, Pérou”, dans le cadre d’un master en Bio archéologie de l’Université de Western Ontario, Canada ; et Alicia Espinoza est doctorante de l’Université Paris 1 Panthéon Sorbonne (UMR 8096) et étudie les : « Filiations culturelles et  contacts entre les groupes sociaux de la côte nord du Pérou à la Période Intermédiaire Ancienne (200 av. – 600 apr. J.-C.), Étude des traditions techniques de la production céramique des populations Virú-Gallinazo ». 

Par ailleurs, les boursiers andines: Gabriel Ramón Joffré, Martha Cecilia Ruiz Muriel et Gina Paola Rodríguez Montenegro (chercheurs confirmés) ; et Sara Milena Alayón Guevara et Patricio Alonso Alvarado Luna (jeunes chercheurs), ont aussi commencé leurs travaux de terrain.

Gabriel Ramón Joffré, Alicia Espinoza y Patricio Alvarado

Gabriel Ramón, professeur du département de Humanités de la PUCP  a pour sujet de recherche : « Les potiers itinérantes de Cuzcudén (San Pablo, Cajamarca): apprentissage, production et circulation céramique dans les Andes septentrionales péruviennes ». Martha Ruiz, chercheuse invitée de la FLACSO siège Equateur, et docteur en Sciences Sociales à l’Université Libre d’Amsterdam, réalise sa recherche sur le sujet:  “Femmes migrantes dans le commerce sexuel et frontières dans la région andine : au-delà de la criminalisation ». Gina Rodríguez est docteur en Sciences Sociales, chercheuse de l’Institut d’Études d’Amérique Latine et le Caraïbe (IEALC) et  de l’Institut de Recherche Gino Germani. Son thème de recherche est « Violence para-institutionnel, le conflit social et construction de l’État  au Pérou et Colombie (1980 – 2003) ».

Gina Paola Rodríguez Montenegro (Photo: K. Pacheco)

Patricio Alvarado, étudiant du master d’Histoire à la PUCP, étudie: « Le Haut-Pérou et la contre-révolution vice-royale : les effets politiques, militaires et territoriaux de la réincorporation du Haut-Pérou à la vice-royauté péruvienne, 1811-1826« ; et Milena Alayón, étudiante du master en géographie à l’Université Nationale de Colombie, prépare sa thèse : “Configurations territoriales du conflit armé dans la ville de Tumaco (Colombie)”.

Destinées au bénéfice des étudiants et chercheur(e)s des sciences humaines, sociales et sciences de la vie, les bourses de l’IFEA ont contribué au développement de la recherche à la région andine dès leur origine en 1998.

 

22e Foire International du Livre de Lima

Comme chaque année  l’IFEA a participé à la Foire Internationale du livre de Lima – FIL 2017, qui a célébré sa 22e édition (dès 21 juillet  jusqu’à 6 août) organisée dans le parc de « Los Próceres »  du district de Jesus María.

Sur son stand (nº3) l’IFEA a accueilli de nombreux visiteurs et acheteurs, qui ont pu acquérir les dernières publications de l’Institut à un tarif préférentiel.

Colloque-atelier du GDRI APOCAMO2

L’évangélisation et les nouvelles religions dans la transformation du panorama politique des peuples indigènes d’Amazonie

Avec les premiers européens qui débarquent dans le Nouveau Monde au départ de la période coloniale, on trouve des missionnaires disposés à propager l’évangile entre les peuples indigènes. Si le catholicisme se prédit depuis le XVI siècle, d’autres églises d’origine et d’inspiration variées se sont implantées plus récemment, surtout dans les dernières décennies. La croissance considérable de ce que l’on appelle « les nouvelles religions » (qu’elles soient de type charismatique, pentecostal, évangélique, autochtones ou autre), et de nouvelles interprétations du propre catholicisme, a suscité une profonde recomposition du paysage politico-religieux dans de nombreuses régions d’Amérique indigène. Ce processus est observable aussi dans la région de l’Amazonie où l’hégémonie du catholicisme traditionnel comme influence religieuse s’est vue affectée par ces formes nouvelles de religiosité. Avec l’objectif de proposer une réflexion sur ces questions et d’autres de l’anthropologie politique de l’Amazonie contemporaine, un colloque-atelier du groupe international APOCAMO2[1]  s’est tenu les 17 et 18 juillet 2017 à l’Université Catholique du Pérou à Lima.

Présentation Jean-Pierre Chaumeil

L’objectif de l’atelier a été d’interroger les effets de ces nouvelles configurations religieuses en constante mutation, sur les pratiques politiques des sociétés indigènes de l’Amazonie andine. Il a cherché à analyser l’énorme créativité dans la combinaison du chamanisme, avec de nouvelles et anciennes religions, et de formes d’action politique, au-delà du simple syncrétisme, suscitant ainsi un certain nombre de questions : Quel a été (est) l’impact de l’évangélisation et des nouveaux mouvements religieux dans la transformation du leadership amérindien d’Amazonie (la figure du dirigeant politique moderne en particulier) ou dans la reconfiguration de ses réseaux d’appui ? Comment penser la relation entre les vieilles et les nouvelles églises (autochtones ou non) avec la pratique chamanique (dans certains endroits caractérisée par une forme de « décadence » ou « marginalisation », alors qu’ailleurs on parle au contraire de « renaissance ») quand on sait que de nombreux chaman (ou considérés comme tels) jouent un rôle politique toujours plus actif aussi bien au niveau local, que régional et national ? Que peut-on dire de la consolidation (ou non) d’un catholicisme ou d’un mouvement évangélique amérindien, qui pose la question fondamentale de la nature de la « conversion » et qui pourrait aussi traduire une recombinaison des adhésions religieuses et politiques amérindiennes ?

Oscar Espinosa (PUCP), Élise Capredon (CRBC-Mondes Américains) et Alexandre Surrallés (CNRS-Collège de France)

Dix communications ont alimenté ces deux journées de travail organisées en deux axes : « la religion et l’impact sur l’organisation sociale et institutionnelle », et « les trames culturelles de la réception missionnaire », sous la direction des organisateurs du colloque-atelier, Jean-Pierre Chaumeil (CNRS-UPO) Oscar Espinosa (PUCP), et Alexandre Surrallés (CNRS-Collège de France). Élise Capredon (CRBC-Mondes Américains), conférencière invitée, initia les discussions à propos de la « Rencontre des Baniwa « croyants » avec les nouvelles Eglises évangéliques brésiliennes et ses répercussions sur la scène religieuse du Alto Río Megro (Amazonas, Brésil) ». L’atelier s’est conclu avec la présentation du dernier livre publié par APOCAMO Política y poder en la Amazonia: Estrategias de los pueblos indígenas en los nuevos escenarios de los países andinos (Bogotá, UNC, 2017).

[1] Grupo de Investigación internacional (GDRI) APOCAMO “Antropología política contemporánea en la Amazonía occidental” (IFEA, CNRS, EHESS, UNAL, PUCP, FLACSO).

Journées de Jeunes Américanistes 2017

“Espaces et lieux des conflits”

La définition de l’espace comme un lieu, la compréhension des conflits et des acteurs qui interviennent, aborder le rôle du chercheur, qui doit surmonter les terminologies et les concepts inhérents à leur discipline, furent quelques-uns des défis des jeunes chercheurs lors de la dernière édition des Journées de Jeunes Américanistes (JJA) 2017 :  “Espaces et lieux des conflits”, réalisée du 3 à 5 juillet à Lima et Madrid simultanément.

L’événement fut l’occasion d’établir de nouveaux liens de réflexion scientifique et de partage entre l’Amérique Latine et l’Europe. Trois conférences magistrales furent données par Evelyne Mesclier (IFEA), Carlos Malamud (UNED) et Deborah Pugley (GICO-PUCP) conjointement avec deux jours d’ateliers et une sortie de terrain à Lima (visite guidée au  LUM – Musée de la Mémoire, la Tolérance et l’inclusion social) et du trajet sud de la ligne 1 de Métro de Lima, coordonnée par Quentin Marchand (IFEA) et Karina Chávez (PUCP).

Inauguration à Lima: Sofía Castro, Audrey Chérubin, François Bignon y Quentin Marchand

L’ensemble de ces activités a eu pour objectif de faciliter la réflexion collective. Chaque participant a pu présenter son expérience méthodologique et participer activement aux ateliers, ces derniers étaient organisés en trois groupes de travail autour des grands axes thématiques des journées. Les échanges alimenteront une production collective post événement.

Les premières JJA furent organisées en 2010 au Centre de Études Mexicaines et Centroaméricains (CEMCA), à l’initiative de jeunes doctorants en Sciences Sociales et Humaines. Elles cherchaient à promouvoir un espace de discussion interdisciplinaire et international qui soit ouvert aux différents disciplines et méthodologies. L’IFEA s’est joint à l’organisation des éditions suivantes ainsi que la Casa de Velázquez à Madrid plus récemment.

La huitième édition s’est déroulée grâce à l’appui des institutions françaises et latino-américaines comme : la Pontificia Universidad Católica del Perú, siège des journées au Pérou, l’Institut des Amériques (IdA), l’Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), l’Institut Français d’Amérique Latine (IFAL) et la Coopération Régionale Française pour l’Amérique du Sud.

Jeunes Américanistes à Lima